Archivos diarios: 3/12/12

138.- SED PERFECTOS…


1astamariamagd

Aunque el sol todavía está alto en una fresca tarde otoñal, el viento que corre entre los árboles del monte de los olivos es verdaderamente helado y por eso ha sido más sorprendente…  El extraño sudor que bañó el rostro de Judas de Keriot en su reciente pugna con su Maestro, cuando recorren el camino hacia Bethania.

El apóstol-levita, se ha sumergido en un hosco silencio y sus compañeros ya no hacen ningún comentario sobre lo sucedido.

Jesús camina al frente, solo y retirado unos diez metros del grupo apostólico que avanza silencioso. Su rostro está muy serio y una sombra de dolor, nubla su mirada…

En esta asombrosa historia plena de sucesos extraordinarios, el conflicto surgido con Judas evidencia la magistral destreza de Jesús, para revelar su estado espiritual al apóstol que es su suplicio, sin faltar a la caridad…  Y al mismo tiempo seguir ocultando su realidad y su maldad, de los demás apóstoles…

El Maestro está tratando de que Iscariote reflexione usando todo el amor, la paciencia, la inteligencia divina y aun el reclamo abierto, como en esta ocasión…

Pero el cinismo y la obstinación del Apóstol Rebelde, también tienen la marca del poderoso Arcángel que lo domina tiránicamente y de una manera absoluta… Con el pecado que acaba de ser revelado…Y que nadie fuera de Judas, lo advirtió.

2lucifer (1)

Cuando están a punto de llegar a la casa de Lázaro, el Maestro se ha reunido con los apóstoles…

Jesús dice:

–           Ahora vamos a detenernos para despedirnos de Lázaro y luego continuaremos hacia el Jordán.

Judas de Keriot se interesa inmediatamente y pregunta:

–           ¿Vamos al Jordán?

Jesús aclara:

–           No. A Betabara.

–           Pero… La noche…

–           No faltan casas y poblados de aquí al río…

Nadie dice una palabra. Y fuera del rumor del viento, no se escucha ningún otro sonido…

Al día siguiente…

3jordan

Han subido por el margen del Río Jordán y llegado a la casa de Salomón. El jardín y el huerto están bien atendidos, por la ventana de la cocina se ve la luz de una lámpara de aceite.

Tomás llama con su vozarrón y sin tardanza el anciano Ananías abre la puerta mirando hacia el camino… Pero no ve nada, porque la noche es oscura.

Jesús dice con voz fuerte:

–           Somos nosotros…

El anciano reconoce al punto la voz  y desciende corriendo las gradas  del porche para ir a abrir, mientras grita feliz:

–           ¡El Maestro! -Mientras abre los cerrojos del cancel agrega- ¡Mi Señor entra! ¡Entra en tu casa y sea bendito este día que termina con tu llegada! Estoy solo y cierro bien, porque los ladrones son capaces de todo… Hay algunos que cometen injusticias, cuando se viene de los montes de Galaad. Mi vida no me preocupa… Había preparado para Ti… –Mira a Jesús y agrega-  ¡Oh Maestro! Ven… La noche está húmeda y tus cabellos están llenos de rocío…

Jesús dice sonriendo:

–           Eres más diligente que la esposa del Cantar de los Cantares padre, ¿No te molesta acoger al Peregrino?

–           ¿Molestarme? ¡Los meses me han parecido demasiado largos!…  Sembré semillas de muchas verduras, pensando en ofrecértelas y que las saborearas. Pero no viniste. Las frutas maduraban y con dolor me las comía, porque Tú no estabas…  La oveja me parió un corderito blanco y lo reservé para que lo comiésemos juntos. Esperaba verte antes de la Fiesta de los Tabernáculos y te he guardado de todo, lo más que he podido: frutas, queso, pescado seco, legumbres y algunas sandías. También tengo un poco de vino y frutos secos que preparé para Ti, para el invierno…

5JESUS-CENA-CON-PECADORES (2)

Mientras habla, Ananías prepara la mesa, atiza el caldero y trae leche del establo. Con sus gestos paternales y llenos de devoción; toma los mantos húmedos, las sandalias lodosas y se los lleva… Regresa con un cesto lleno de manzanas, granadas, uvas, higos y dátiles secos.

Jesús lo abraza y le dice:

–           Me gustan mucho. Es algo que me recuerda mi niñez y a mi padre José… No deberías privarte de tantas cosas por Mí. Debes estar sano y fuerte, para hospedarme siempre… Eres dulce como un padre, para todos nosotros.

Pedro dice a todos los demás:

–           Ea. Vamos a preparar nuestras camas, mientras Jesús habla con Ananías.

El anciano contesta:

–           ¡No es necesario! Ya las tengo preparadas. Todo está limpio. Sólo que me falta una para este niño…-Mira a Marziam y con una sonrisa y agrega- Pero yo dormiré en el pajar…

Jesús lo interrumpe tajante:

–           Marziam duerme conmigo.

Ananías lo mira suplicante:

–           O conmigo, si no te disgusta… Recordaré como lo hacía, cuando vivía mi pequeño Ananías.

Marziam contesta:

–           Está bien, Maestro. Me quedaré con él… Todavía estaré contigo, ahora que me has permitido acompañarlos…

Jesús lo acaricia con ternura, al comprender el gesto amoroso de su discípulo más pequeño, para consolar la soledad del anciano… La petición de Ananías ha solucionado de un golpe, una de las preocupaciones primarias del Maestro: preservar la integridad de uno de sus niños más amados…

Más tarde…

5JESUS-CENA-CON-PECADORES (1)

La cena ha terminado y se disponen a descansar. En las conversaciones de sobremesa, el anciano Ananías dice:

–                       Muchas veces después de Pentecostés, vinieron a  buscarte los del Templo. Querían saber de Ti… Yo les dije: ‘No está aquí y no sé cuándo vendrá’  Terminaron por cansarse.  También preguntaron por un Juan y lo buscaban con insistencia… Les dije: ‘Su discípulo anda con Él’ El Fariseo Ismael y el viejo Elquías dijeron: ‘¿Acaso su discípulo es enfermo, viejo y tuerto? ¿Y que está casi por morir?’ Y yo les respondí: Conozco a su apóstol Juan, que es un joven apuesto y sano tanto del alma, como del cuerpo y con un corazón bueno y santo. Entonces me amenazaron… Pero no cambié mi declaración. ¡Es la verdad! Luego, no vinieron más…

Jesús contesta:

–                       Cierto que es la verdad. Sé siempre verás. Y aunque tengas que causarme algún daño, nunca mientas padre.

–                       Mis cabellos se han vuelto grises tratando de obedecer siempre al Señor en sus Sagrados Mandamientos. Pero, ¿Por qué te buscan? Cuando era ciego, jamás fui a Jerusalén. Ahora que fui, oí que se te odia y se te ama… He comprendido que existe  más odio entre los dignatarios del Templo… Que en ninguna otra parte…

6templo-salomon

Estaba en el Templo aquella mañana en que quisieron hacerte daño… Me vine muy triste para esperarte y para llorar…  ¿Por qué el hombre debe ser tan malo?

–                       Porque ha dado muerte a su espíritu. Y con ella, a la capacidad de oír el remordimiento de que es injusto.

–                       ¿Es verdad que te buscaban para hacerte el mal?

–                       Así es.

–                       Si Israel quiere hacer daño a su Rey… ¡Horror! … ¿Israel sale al encuentro del Castigo, que los profetas predijeron?… Estoy contento de que mi hijo haya muerto. ¡Y también yo quisiera morirme, para no ver el Pecado de Israel!…

Destruction of Jerusalem by Ercole de' Roberti

Un silencio profundo  se cierne sobre todos…

Tan solo el crepitar de la leña, parece desentonar un lúgubre canto…

Judas, completamente alterado dice:

–                       Hablemos de otra cosa. Siempre se habla de muerte. De odio, de traición.  ¡Basta! ¡Basta!… ¡No puedo oír hablar más de esto!

Tiene el rostro torvo, agitado y camina muy nervioso por la cocina, abriendo y sacudiendo sus brazos…

Muchos lo apoyan:

–                       Judas tiene razón.

Jesús dice abriendo resignadamente los brazos, sobre la rústica mesa:

–                       Pero no querer oír, no sirve para nada… Lo que sirve es no consentir.

Judas agita sus manos hacia el rostro de Jesús, a través de la mesa:

–                       ¿Qué quieres decir con eso de consentir? ¿Quién es el que consiente en ello?

Jesús se levanta y asume su Divinidad absoluta…

Inquiere con toda su majestad de Dios-Hombre:

–                       ¿Quién?… Todos lo que sueñan ya en verme morir bañado en mi Sangre. ¡Sangre! ¡Sangre de tu Mesías! ¡Sangre sobre ti, tierra que no quiere a su Señor! ¡Sangre que brilla más que esas llamas!

8cristoluminoso

¡Sangre, fuego en el hielo y en las tinieblas de un mundo criminal! Creen poder matar la Luz quitándole su Sangre…

10JESUSDELADIVINAMISERICORDIA

En verdad, en verdad os digo: que cuando todo se haya cumplido. Y la Carne y la Sangre se hayan consumido en sacrificio, entonces como en ese fuego que es ahora todo luz…

laimagen

Mi Espíritu más que nunca iluminará al mundo y  más que nunca seré Luz…  Una Luz que deslumbrará para siempre tanto a los que la odian, como a sus asesinos.

11puertas-cielo-

Una Luz tan intensa, que se fundirán las áureas Puertas de los Cielos, cerradas al Linaje humano por tantísimos siglos y se abrirán de par en par, para los justos…

_12intothelight

Una Luz tal, que perforará las piedras que aman al Abismo y su fuego ardiente será mucho más cruel con mis rayos gloriosos que despediré…

13infierno

¡Ay, ay, ay, de aquellos que hayan tratado de atacar la Luz!

-14HA-1

¡Sangre y Luz! ¡Sólo estas dos cosas estarán ante ellos, para hacerlos enloquecer y desesperar! ¡Demonios!…

16_el_fogon (2)

La voz de Jesús fue como un trueno cuando dijo: “En verdad, en verdad os digo…” Y había infundido un miedo terrible en la cocina de paredes oscuras, a quién el chisporrotear de la leña, pareció como si le formase una corona de fuego alrededor de su cabeza…

Luego se sienta y guarda silencio.

Todos se miran entre sí.

Todos menos Judas que parece hipnotizado ante la leña que arde en el fogón…

16_el_fogon (1)

Hipnotizado y espantado… Un espanto que le pone una horrible máscara de lívido color, sobre la que las llamas de la hoguera pintan de colores rojizos…

18lucifer (2)

Luego Judas se vuelve de pronto y grita:

–                       ¡Cállate! ¡Cállate! ¿Por qué nos atormentas?…  y sale golpeando violentamente la puerta…

20APOSTOLES (3)

Excepto Jesús…

Nadie advierte que ha sido Satanás el que ha hablado.

lucifer

Todos miran extrañados al apóstol atormentado que ha salido de manera tan violenta…

Una sola voz se levanta en su defensa…

Tomás dice:

–                       Teniendo en cuenta su carácter es verdad, pero él te quiere mucho…y sufre al oír ciertas palabras. También a nosotros nos causa pena… Pero nosotros no nos comportamos de esa manera rara… ¡Demasiado rara!… para decirlo de una vez por todas.

Nadie más se atreve a hablar.

Jesús sigue callado.

Después de unos minutos, Jesús ordena:

–                       Llamad a Judas…

Juan sale a llamar a su compañero… Y cuando regresan…

En la cara de Judas se nota un angustiado tormento sin paz… Se sienta a la mesa…

Todos quieren romper el muro de tristeza que reina en la sala y nadie lo logra hasta que el mismo Jesús se dirige al anciano, preguntándole que si en el poblado han aceptado su Palabra.

–                        Sí. Sí Maestro. Y produce mucho, mucho bien… Sobre todo al otro lado de la ribera. ¿Sabes? Por acá el recuerdo del Bautista prevalece y sus discípulos que ahora son tuyos, lo citan y te dan a conocer con sus palabras. Además, por acá hay muy pocos fariseos y…

El amoroso anciano Ananías sigue poniendo al tanto a Jesús de todas las noticias del lugar…

La siguiente semana…

20APOSTOLES (2)

Jesús y los apóstoles llegan a una encrucijada de la que se desprende un camino empedrado hecho por los romanos. En sus jornadas apostólicas han sido rechazados en varias poblaciones y avanzan hacia el sur, entre dos cadenas de montañas desiguales.

Iscariote objeta:

–                       ¿De veras quieres tomar este camino? No me parece prudente por varias razones.

Jesús dice:

–                       ¿Cuáles? ¿No fueron a verme de estos contornos hasta Cafarnaúm, varias personas, en busca de salvación y sabiduría?

–                       Sí… Pero. No es muy prudente ir cerca de Maqueronte. Es un lugar de mal presagio, para los enemigos de Herodes.

–                       Maqueronte está lejos. No tengo tiempo de ir hasta allá.

–                       José te aconsejó…

–                       Que anduviese por caminos que están vigilados. Esta es exactamente la vía de Ultra Jordania que frecuentemente vigilan los romanos. No soy un cobarde, Judas. Pero tampoco un imprudente…

–                       Yo no me fiaría. Yo no me alejaría de Jerusalén. Yo…

22bosque-en-otono- (2)

Santiago de Zebedeo interviene:

–                       Deja que el Maestro decida. Él es el Maestro y nosotros sus discípulos. ¿Cuándo se ha visto que sea el discípulo quien aconseje al Maestro?

–                       ¿Cuándo? No han pasado muchos años desde que tu hermano aconsejó al Maestro de no ir a Acor y Él le hizo caso. Ahora que me lo haga a mí.

–                       Tienes celos y quieres imponerte. Si mi hermano lo propuso y aceptó su proposición, señal es de que era justo lo que decía. Y por eso se le escuchó. Bastaba con haber mirado a Juan aquel día, para comprender que había razón para escucharlo.

–                       ¡Oh, con toda su sabiduría no ha sabido jamás defenderlo! ¡Y nunca logrará hacerlo!… Y por el contrario, todavía está fresco lo que yo hice, al venir a Jerusalén.

–                       Cumpliste con tu deber. También mi hermano lo hubiera hecho de otra forma, porque no sabe mentir ni siquiera en cosas buenas. Y de ello me alegro…

–                       Me ofendes. Me tomas por mentiroso…

–                       ¡Eh! ¿Quieres que te diga que fuiste sincero, cuando mentiste tan hábilmente y sin cambiar de color?

–                       Lo hice para…

–                       Sí. Lo sé. Para salvar al Maestro. Pero eso Él no lo aceptó y ninguno de nosotros lo acepta…Preferimos callar y ser tenidos como necios, como bobos, antes que mentir. Se empieza con una cosa buena y se termina con otra que no lo es.

Judas se defiende:

–                       ¿Quién es el malo? Cierto que yo no. ¡Quién es el necio! Es claro que yo tampoco.

Jesús grita:

–                       ¡Basta! Si al principio tenéis razón, termináis por equivocaros y ofenderos, porque es algo contra la caridad. Vosotros, Todos. Sabéis lo que pienso sobre la sinceridad; lo mismo que sobre la caridad. Vámonos.  Estas disputas vuestras me son más dolorosas, que los insultos de los enemigos.

22bosque-en-otono- (1)

Y Jesús dando muestras de enfado, echa a andar a paso veloz avanzando por la vía romana que interna en medio del bosque y de vez en cuando atraviesa puentes sobre los riachuelos que bajan hacia el Jordán o el Mar Muerto…

Se encuentran con una caravana con muchos camellos y mercaderes extranjeros…

24jmontain (2)

Los apóstoles cuchichean entre sí.

Algunos tratan de consolar a Santiago que está deprimido por la severa reprensión del Maestro y otros tratan de persuadir a Judas de que no sea tan obstinado y agresivo.

Y todos los aconsejan a los dos, a que vayan a pedir perdón a Jesús.

Judas dice con cinismo:

–                       ¿Yo? Voy inmediatamente. Estoy seguro de tener razón. Conozco mis acciones. No fui quién insinué algo malo. Voy.  –y apresura el paso para alcanzar a Jesús.

Por su parte Santiago, que es el menos culpable, está casi abatido por haber causado un dolor al Maestro y no tiene valor para acercársele. Mira a su Maestro, que ahora va hablando con Judas. Anhela ser perdonado, pero por ese mismo amor que siente por Jesús, le parece que su falta no tenga perdón.

Los apóstoles le dicen:

–                       ¡Ve!

–                       ¡Como si no lo conocieras!

–                       ¡Ya te perdonó!

Y con una agudeza de ingenio, mientras pone su mano en la espalda de Santiago, el de mayor edad y más prudente…

Bartolomé dice:

–                       Yo te lo digo: para no suscitar otras disputas, imparcialmente os reprendió a ambos. Pero su corazón lo decía solo por Judas.

tadeo

Tadeo confirma:

–                       Así es, Tolmai. Mi hermano se consuma en soportar a ese hombre que se obstina en no querer reconocer sus yerros. Y se cansa en tratar de hacerle ver… como somos nosotros. Él es el Maestro y yo soy yo… Pero si Yo fuese Él; ¡Oh! ¡Oh!…  ¡El hombre de Keriot no estaría ya con nosotros!

Varios preguntan.

–                       ¿Lo crees?

–                       ¿Sospechas algo?

–                        ¿Qué cosa?

–                       Nada. Nada preciso. Pero ese hombre no me gusta.

Santiago de Alfeo dice con tono calmado y persuasivo:

–                       Jamás te ha gustado hermano. Una repulsión que no tiene motivo. Que te nació desde el mismo momento en que lo viste. Tú mismo me lo confesaste…  Y es algo contrario al amor. Tienes que vencerla. Si no por otro motivo, para dar alegría a Jesús.

–                       Tienes razón, pero no lo logro. Ven Santiago. Vamos con mi hermano.  –y Judas Tadeo toma resueltamente del brazo a Santiago de Zebedeo y se lo lleva.

Judas los oye venir y dice algo a Jesús.

Éste se detiene y los espera.

24jmontain (1)

Judas, con una mirada maligna, observa al apóstol avergonzado.

Tadeo dice:

–                       Perdón. Déjanos un momento. Quiero hablar con mi hermano.  –la frase es cortés, pero el tono muy seco.

Iscariote ríe maliciosamente y alzando los hombros, regresa con los demás.

Tadeo dice:

–                       Jesús, somos pecadores…

Santiago murmura con la cabeza inclinada:

–                       Yo lo soy, no tú.

–                       Somos pecadores Santiago. Porque lo que tú hiciste, lo pensé yo. Lo aprobé y lo tengo en el corazón. Por eso también yo he pecado. Mi corazón juzga a Judas, lo que mancha a la caridad… Jesús, ¿No dices nada a tus discípulos que reconocen su falta?

Jesús contesta:

–                       ¿Qué debo decir que no sepáis? ¿Acaso os hacéis mejores con mis palabras?  No. No más de lo que él se cambia con lo que le dices.

Santiago interviene:

–                       No te preocupes de Judas. ¡Déjalo! Yo fui el que falté. Se trata de mí y de mí debo ocuparme, no de otros. Maestro, no estés enojado conmigo…

Jesús dice:

–                       Santiago, Yo quisiera de ti como de todos, una sola cosa. Muchas son las penas. Muchas las incomprensiones con que tropiezo… debidas a una resistencia obstinada. Lo estáis viendo… de un poblado que me da alegría, tres no me la dan y me arrojan cual malhechor.

1arechazados1

Yo quisiera que esa comprensión, esa adhesión que los demás me niegan, me las dierais al menos vosotros. Que el mundo no me ame. Que me sienta ahogarme en medio de este Odio; de la antipatía, de la enemistad, de sospechas que me rodean. De inmundicias de toda clase, de egoísmos, de todo lo que sólo mi infinito amor por el hombre, me hace soportar, es algo muy penoso.

Sin embargo lo sufro con resignación. Para eso vine, para soportar a los que odian la salvación. ¡Pero vosotros!… ¡No!… ¡Esto no lo soporto! ¡No soporto que no seáis capaces de amaros mutuamente y por lo tanto, de comprenderme! No soporto que no os adhiráis a mi espíritu, esforzándoos por hacer lo que hago.

¿Creéis?… ¿Podéis creer todos vosotros que no vea los errores de Judas? ¿Qué ignore algo de él? ¡Oh! Persuadíos de que no es así. Si hubiera querido seres perfectos de espíritu, habría hecho que se encarnasen los ángeles y me hubiera rodeado de ellos. Habría podido hacerlo…

26angelesninosparaimprimir

Pero, ¿Habría sido un bien verdadero? No. De mi parte hubiera sido egoísmo y desprecio. Habría evitado el dolor que recibo de vuestras imperfecciones. Y habría despreciado a los hombres que mi Padre creó y que tanto ama hasta el punto de que me envió a salvarlos…

Fue necesario que me revistiese de carne, para persuadir al hombre de que si quiere, puede ser casto y santo.

A vosotros los tomé como los encontré. Mi voluntad y la vuestra, los transforma lentamente en maestros de otros hombres. El hombre puede creer al hombre que ve. Es difícil para él que se encuentra tan caído, creer en Dios a quién no ve. Cuando vosotros seáis maestros, serviréis de ejemplo y testimonio, de levadura entre los hombres.

Éstos no podrán decir: “Son dioses bajados entre nosotros y no podemos imitarlos.” Tendrán que decir: “Son hombres como nosotros. En ellos existen los mismos instintos y estímulos que en nosotros. Las mismas reacciones; pero saben vencerse y reaccionar a los estímulos de una manera diferente de la nuestra, que es grosera.

Y se persuadirán de que el hombre puede divinizarse, con tal de que quiera entrar en los caminos de Dios.

Tratad de ser otros ‘Yo’ y no tengáis prisa. El hombre se desenvuelve lentamente de animal racional a un ser espiritual. ¡Tened compasión de vosotros mismos! Fuera de Dios nadie es perfecto.

28~1 (2)

Imitad a Simón de Jonás, que en menos de un año ha dado pasos de gigante. Y con todo… ¿Quién más que Simón entre vosotros, era el hombre cargado de defectos demasiado humanos?

29pescadores

Tadeo confiesa:

–                       Es verdad, Jesús. Continuamente lo estudio y lo observo. Y me llena de admiración.

Santiago agrega:

–                       Sí. Lo conozco desde mi niñez. Como si fuese un hermano mío. Pero ahora tengo frente a mí a un Simón nuevo. Te confieso que cuando dijiste que sería nuestro jefe y no solo yo; todos nos quedamos perplejos…  Me parecía el menos indicado de todos. ¡Simón respecto al otro Simón y a Nathanael! ¡Simón respecto a mi hermano y a los tuyos! ¡Sobre todo a estos cinco! Me pareció un verdadero error… Ahora digo que tenías razón.

30

Jesús dice con mucho amor:

–                       Y vosotros sólo veis la superficie de Simón. Yo veo lo profundo de su corazón. Yo quisiera que en todos hubiera su voluntad, su sencillez, su humildad y su amor…

Jesús le sonríe a Santiago y éste pregunta:

–                       ¿Entonces estoy perdonado?

–                       Quisiera poder perdonar a todos como a tú… – Jesús lo abraza y lo besa.

Y se reúnen con los demás.

Más tarde, Tadeo dice a Jesús:

–                       Hermano, ¿Te acuerdas cuando éramos pequeños y de que un día representaste a Moisés, que bendecía a Israel antes de morir?

Santiago de Alfeo agrega:

–                       ¿Y de que tu Madre gritó al verte cómo parecías estar muerto?… Ahora sí que vamos al Nebo.

Bartolomé exclama:

–                       Y bendecirás a Israel. ¡Eres el verdadero Jefe del Pueblo de Dios!

Con una risita burlona, Judas de Keriot pregunta:

–                       Pero no mueres. Tú nunca morirás. ¿No es verdad, Maestro?

Jesús contesta:

–                       Moriré y resucitaré como está dicho. Muchos morirán sin haber muerto en aquel día. Y mientras que los justos resucitarán; aun cuando ya haga muchos años que murieron. Los que se ven vivos; pero que estarán muertos espiritualmente del todo, en aquel día; no resucitarán. Procura que no te encuentres en el número de éstos.

Judas de Keriot replica mordaz:

–                       Y Tú procura no repetir que resucitarás. Dicen que es una blasfemia.

Jesús lo mira fijamente y dice:

–                       Es verdad. Y la repito.

Al día siguiente…

31caminantes

Jesús sube de un valle hacia un monte,  por un camino que zigzaguea la pendiente, además de los apóstoles y discípulos, le siguen otras personas.

Un joven se separa del grupo y alcanzando al Maestro, lo saluda con respeto. Jesús le devuelve el saludo.

El joven dice:

–                       Quiero hacerte una pregunta, Maestro.

Jesús contesta:

–                       Hazla.

–                       Una mañana después de la Pascua te oí… Y he estado pensando que tal vez yo pueda ser uno de los que llamas. Pero antes de hacerlo quiero saber con mayor precisión lo que es necesario hacer y lo que no debe hacerse. Yo, soy un pobre hombre, Señor. y la perfección solo es de Dios.

Volvía escucharte y en ese entonces dijiste: “Sed perfectos, como mi Padre Celestial es Perfecto…”  Y aunque fuiste severo, me parece que no es imposible llegarlo a ser, porque… Yo mismo no lo comprendo. Ni puedo explicármelo, ni explicártelo. Me pareció que si era algo imposible o peligroso llegar a desear ser como dices. Tú que nos quieres salvar, no nos lo propondrías. Pues la presunción es pecado.

 El querer ser dioses, fue el pecado de Lucifer. Pero tal vez debe haber una manera de llegarlo a ser; para obtenerlo sin pecar. Y es siguiendo tu Doctrina. ¿Digo bien?

32_-Archangel-Lucifer

–                       Muy bien. Y luego, ¿De qué tienes miedo?

–                       No lo sé… Cuando te escucho me parece fácil. Y me decido a venir. Luego lo pienso… Y he preguntado y me parece muy difícil…

–                       Te voy a decir lo que te pasa. Es una tentación del Demonio para estorbarte a que vengas. Te atemoriza con fantasmas. Te hace que preguntes a quién como tú, tiene necesidad de Luz… ¿Por qué no viniste a Mí, directamente?

–                       Porque tenía miedo… Nuestros sacerdotes y rabinos, ¡Son tan soberbios y tan duros!  Y Tú… No me atrevía a acercarme. Pero ahora estoy aquí. Hace poco, un apóstol tuyo me dijo: “Ve y no tengas miedo. Es bueno para con los pecadores.” Otro me dijo: “Lo harás feliz si le muestras confianza. Quién confía en Él, encuentra que es más dulce que la propia madre.”  Y otro añadió: “No sé si me equivoque, pero te dirá que la perfección se encuentra en el Amor” Esto es lo que dijeron tus apóstoles.

Por lo menos algunos de los que me parecen ser mejores y son un eco de tu Voz. Otro… me atemorizó y me dijo con una sonrisa maligna: “¿Quieres llegar a ser perfecto? No lo somos nosotros que somos sus apóstoles. ¿Y quieres serlo tú? ¡Es imposible!…

aj6

¡Si no hubiera hablado con los otros, hubiera huido desconsolado! Pero hago la última prueba… Si Tú también dices que es imposible…

Jesús dice con dulzura:

–                       Hijo mío, ¿Crees que haya venido a proponer cosas imposibles a los hombres? ¿Quién crees que fue el que te puso en el corazón, este deseo de llegar a ser perfecto? ¿Tú mismo corazón?

–                       No, Señor. Me imagino que fuiste Tú con tus palabras.

–                       No estás lejos de la verdad. Respóndeme. ¿Ante tus ojos que son mis Palabras?

–                       Tú hablas como la Sabiduría, dulce y claro. Dijiste que eres la Misma Palabra de Dios y que por esto hablas de parte de Dios.

–                       Comprendiste bien. Entonces, ¿Quién te puso en el corazón el deseo de perfección?

–                       Dios, por medio de tu Palabra.

–                       Fue pues Dios. Ahora piensa: “Si Dios que conoce la capacidad de los hombres, les dice: Venid a Mí. Sed perfectos…” Señal es de que sabe que el hombre si quiere; puede llegar a serlo. Es una Voz que habla desde hace mucho. Lo oyó por primera vez Abraham, como una revelación, como una orden: “Yo Soy el dios omnipotente. Camina en mi Presencia y sé perfecto…”

33abraham

Dios se manifestó para que el Patriarca no tuviese dudas de la santidad de la orden y de la Verdad de la invitación. Ordenó caminar en su Presencia; porque quien camina en la Vida, convencido de hacerlo bajo la mirada de Dios, no comete acciones malas. Por lo tanto se pone en condición de poder llegar a ser perfecto, como Dios invita a serlo.

–                       ¡Es verdad! Si Dios invita a serlo, es porque puede hacerse. ¡OH, Maestro, qué bien se comprende todo cuando Tú hablas!… ¿Cuál es la virtud más importante?

–                       La caridad. Si amas serás santo, porque del Amor al Altísimo y al prójimo, brotan todas las demás virtudes. Y todas las buenas obras. Y esto en su conjunto es un manojo de flores, de la planta real de la santidad. Si tú amas al Señor, Él te dará sus dones y las virtudes crecerán bajo el sol de la Gracia.

–                       En otras palabras, ¿En el alma que ama a Dios está Él, Quién obra de una manera prodigiosa?

DIOS PADRE CREADOR

–                       Sí, hijo. Es Dios quién obra prodigiosamente, dejando que el hombre solo ponga su voluntad de querer alcanzar la Perfección. Sus esfuerzos por rechazar las tentaciones, para mantenerse fiel a su propósito. Sus luchas contra la carne, el mundo, el Demonio; cuando lo asaltan. Y esto para que su hijo tenga el mérito de su santidad.

–                       ¡Ah! ¡Entendido! Entonces es razonable decir que el hombre ha sido hecho para ser perfecto como Dios quiere… ¡Gracias, Maestro! Ahora he comprendido. Voy a ponerlo en práctica. ¡Ruega por mí!

–                       Te llevaré en mi corazón. Vete y no temas de que Dios vaya a dejarte sin ayuda.

El joven, contento, se separa de Jesús…

Jesús continúa su camino…

Christ Walking On Shoreline 001

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA