Archivos diarios: 23/12/12

185.- ¿QUIÉN SOY?


1jdisc

La majestuosa sala, que es una de las que se emplea para celebrar en ella banquetes, es blanca en todo: en sus paredes, en el techo, cortinajes, tapices, lámparas y la mayoría de objetos que la decoran. Ahí hay quince mujeres charlando entre sí…

Pero en cuanto Jesús separa la gruesa cortina y aparece en el umbral, un silencio absoluto se impone.

Todas se levantan y se inclinan con el mayor respeto.

En el rostro de Jesús no hay la menor señal del dolor experimentado un momento antes.

Con su maravillosa sonrisa, dice con amabilidad:

–                La paz sea con vosotras.

Juana de Cusa contesta por todas:

–               La paz sea contigo, Maestro. Nos mandaste avisar que viniéramos y aquí estamos. Yo te obedecí y también vinieron Valeria, Plautina y Marcela. Es tan hermoso sentirnos hermanas, al creer en Ti… Esperando que también otras que te aman, eleven su alma como lo ha hecho Valeria.  –y mira a Plautina de manera muy significativa…

Jesús le contesta:

–                       Los diamantes se forman lentamente, Juana. Son necesarios siglos de fuego en lo profundo de la tierra… No se debe tener prisa… No te desanimes jamás…

–                       ¿Y cuándo un diamante se vuelve ceniza?

–                       Señal es de que todavía no era un diamante perfecto. Son necesarios paciencia y fuego. Comenzar de nuevo esperando en el Señor. Lo que la primera vez produce desilusión, la siguiente vez se convierte en triunfo.

1diamond

Magdalena interviene:

–                       O a la tercera. O a la cuarta. Yo fui una desilusión muchas veces, pero al fin triunfaste. ¡Rabonní!

Martha suspira y dice:

–                       A María le encanta humillarse, recordando su pasado.  –que quisiera que nadie lo recordase.

–                       Es verdad hermana. Me siento contenta y lo hago para impulsarme a subir; empujada por el recuerdo del mal que hice y para agradecer al que me salvó. Y también para que quién duda de sí mismo, cobre ánimos y pueda llegar a la Fe que mueve montañas.

Juana suspira:

–                       Tú la posees. Dichosa tú que no conoces el temor…

–                       Si fui intrépida en el Mal, ahora que soy propiedad de mi Salvador; con mayor razón. Todo me ha servido para aumentar mi Fe. ¿Puede alguien como yo, que fui resucitada espiritualmente; que he visto resucitar físicamente a mi hermano, dudar de algo? No. Nada me hará dudar jamás.

Plautina dice:

–                       Mientras Dios esté contigo. Esto es, mientras el Rabí lo esté. Pero Él anda diciendo que pronto nos abandonará, ¿Qué pasará entonces a nuestra Fe? Es decir, a vuestra Fe. Porque yo no he logrado rebasar los límites humanos.

Lindsay Duncan plays Servilia of the Junii

Magdalena contesta:

–                       Su Presencia o ausencia material, no afectará mi Fe. No tendré miedo. No es soberbia mía. Es que me conozco. Si las amenazas del Sanedrín se llevasen a cabo… No temeré…

Plautina insiste:

–                       ¿Qué puedes temer? ¿Qué el Justo o sea justo? Esto, ni yo.  Creemos en él como muchos sabios cuya sabiduría gustamos y añadiría que nos nutrimos con la vida de su pensamiento, aún siglos después de que han desaparecido de la tierra.  Pero si tú…

Magdalena la interrumpe:

–                       Yo ni siquiera temeré a su muerte. La Vida no puede morir. Resucitó a Lázaro, que es un pobre mortal.1Rembrandt, the Raising of Lazarus

–                       No resucitó por sí. Sino que el Maestro llamó a su espíritu de ultratumba. Y es el único que puede hacerlo. Pero, ¿Quién llamará a su espíritu, si lo matan?

–                       ¿Qué quién? ¡Él Mismo! Esto es, Dios. Dios se hizo por Sí Mismo.

–                       Algo difícil para nosotros de admitirlo; pues sabemos que los dioses se engendran por amores divinos.

Magdalena concluye:

–                       Por amores irreales, querrás decir.

Plautina responde calma:

–                       Como quieras…

Y antes de que pueda proseguir.

Magdalena se adelanta…

–                       Pero el hombre no puede por sí resucitarse. Así piensas, ¿No es así?…  Como Él por Sí Mismo se hizo Hombre, porque nada es imposible al Santo de los santos. Así, Él se dará a Sí Mismo la orden de resucitar. No puedes comprender esto. No conoces las figuras de nuestra Historia de Israel. Él y sus prodigios están escritos en ella.

1biblia

Magdalena se vuelve hacia Jesús:

–                       De antemano creo, Señor. Creo todo. que Tú Eres el hijo de Dios. El Hijo de la Virgen. Que eres el Cordero de Salvación; que eres el Mesías Santísimo. Que eres el Libertador y Rey Universal. Que tu Reino no tendrá fin, ni límites. Que la muerte no prevalecerá sobre Ti, porque la Vida y la Muerte son cosas que Dios ha creado y le están sujetas como todo lo demás. Creo.

Y si será un gran dolor el verte desconocido, despreciado, mayor será mi Fe en Tu Ser Eterno. Creo. Creo en todo lo que está predicho acerca de Ti. Creo en todo lo que dices. Supe creer y obedecer por todos y reaccioné contra aquellos y contra aquellas cosas, que querían persuadirme para que no creyese.

Sólo al final de la prueba cometí un error… Pero hacía tanto tiempo que duraba… Ahora no dudaría en creer, aun cuando el sepulcro haya conservado dentro su presa durante meses. ¡Oh, Señor mío! ¡Yo sé Quién Eres! ¡El fango ha conocido a la Estrella!

María se ha acercado a sus pies. Se le queda mirando con su actitud de adoradora, con su cara levantada hacia su Rostro.

Jesús pregunta con seriedad y un amor infinito:

–                       ¿Quién Soy?

1moisas10

María declara:

–                       El Que Es. Eso Eres. Lo demás, la persona humana, es el vestido necesario que llevas sobre tu Luz, sobre tu Santidad, para que pudieras venir a salvarnos. Es el velo de carne, para que pudiéramos verte sin morir. Eres Dios. Eres mi Dios.

Y se arroja a sus pies y se los besa. Parece como si sus labios no quisieran desprenderse de los pies desnudos del Salvador, que se asoman bajo su túnica.

Y Él la envuelve en una mirada llena de amor y le dice:

–                       Levántate María. Procura tener siempre ésta Fe robusta. Levántala como una estrella en las horas borrascosas. Para que los corazones se afirmen y sepan esperar, por lo menos…

Luego se dirige a todas:

–                       Os mandé llamar porque en los días que están por venir, no vamos a poder estar juntos con calma. El mundo nos rodeará… A los corazones les gusta guardar sus secretos, como al cuerpo su pudor. Hoy no soy el Maestro, sino el Amigo.

Os he llamado a vosotras, flores de Israel y del Nuevo Reino y a vosotras, flores de gentilidad, que abandonan las sombras para entrar en la Vida.

1calanit_white

Grabad en vuestro corazón para los días que están por venir, que el honor que tributáis al Perseguido Rey de Israel, al Inocente Acusado, al Maestro que no se le escucha, mitigue mi dolor.

Os pido que todas estéis muy unidas; ayudándose mutuamente a llegar y permanecer en la Verdad. Consideraos como hermanas que el destino ha traído a mí alrededor en estos últimos días de mi vida mortal…

Al oír esto, todas comienzan a llorar…

Jesús dice:

–                       ¡No lloréis! Sois de lugares, idiomas y costumbres diferentes; que dificultan el entenderse bien. pero el amor tiene un solo lenguaje que consiste en hacer lo que el  Amado enseña. Y hacerlo para darle honra y alegría. En este punto todas debéis entenderos. Y las que más entiendan, ayuden a las demás. Después… en un futuro no muy lejano; en circunstancias diversas, volveréis  dividiros por las regiones de la tierra.

Unas, regresando a vuestros lugares nativos. Otras yendo al destierro que no os pesará; porque las que lo sufran comprenderán perfectamente la verdad de que, no el estar aquí o allí forma la verdadera patria, pues ésta es el Cielo. Porque quién está en la Verdad, está en Dios y tiene  Dios consigo. Está en el Reino de Dios y éste no conoce fronteras.

En donde quiera que estéis, estaréis en el Reino, si siempre estáis en Jesús. He venido a  reunir a todas las ovejas… Sed siempre obedientes a los pastores. Comportaos como hijas para con mi Madre.

1hija,madre y esposa

Ella os guiará. Puede guiar tanto a las jóvenes como a las viudas; a las casadas, a las madres; pues Ella ha conocido todos estos estados de la vida, no solo por experiencia; sino también por conocimiento sobrenatural.

Amamos y amadme en María. Nunca os engañaréis, porque Ella es el Árbol de la Vida; el Arca Viviente de Dios. La Forma de Dios en la que la Sabiduría se hizo un Trono y la Gracia se hizo Hombre.

Os he hablado y os he visto. Ahora quiero escuchar a mis discípulas. Las que tengan algo que decirme, háganlo ahora; porque después no habrá  momentos tan tranquilos…

Afuera se ha desatado la tormenta.

Y todas prudentemente se retiran para que de una en una, puedan platicar con Jesús. Primero las que tienen que regresar…

Entran juntas, Juana de Cusa y Valeria.

Una preocupada y la otra que aunque está pálida y suspira, pero es la que tiene más valor.

Juana dice:

–                       ¡Oh, Maestro! Cusa será una veleta, un calculador; pero no es un mentiroso. Él me ha asegurado que Herodes no tiene ninguna intención de hacerte daño… De Poncio… No sé nada.

Y mira a Valeria que guarda silencio.

Después de otro suspiro, Valeria dice:

–                       Maestro, yo… Mis familiares tratan de convencerme para que regrese a Italia, pero no volveré. He traído conmigo a Marcela para que te viese y comprenda que no me quedo aquí por un amor vergonzoso por un hebreo. Para nosotros es una deshonra.

1anacreon-reading-his-poems-at-lesbias-house

Sino porque en Ti he encontrado a Dios y el consuelo de una mujer repudiada. Marcela no es mala; ha sufrido y comprende. Pero todavía no es capaz de comprender mi nueva religión. Me regaña un poco, pues piensa que es una quimera. No importa. Si quiere, vendrá a donde estoy. Soy libre, rica, puedo hacer lo que quiera. Y no obrando mal, realizaré lo que más me agrade.

Jesús pregunta:

–                       ¿Y cuándo el Maestro no esté más?

Valeria contesta:

–                       Quedarán sus discípulos. Plautina, Lidia, la misma Claudia que después de mí, es la que más te sigue por Doctrina y la que más te honra; creen conocerme…  Pero yo sí estoy segura de conocerme…  Tanto es así; que te aseguro que si pierdo mucho al perderte; no perderé todo, porque quedará en mí la Fe.   Permaneceré en donde ella nació y te conocí. No Quero llevar a Fausta a donde nada le hablará de Ti. Aquí… Todo habla de Ti. Y ciertamente no vas a dejarnos sin guía, a quienes hemos querido seguirte.

1VALERIA

¿Por qué debo ser yo la gentil, la que piense en estas cosas; cuando muchas de vosotras y tú misma Juana, estáis como atolondradas pensando en el día, en el que el Maestro no estará más entre nosotros?

Jesús dice:

–                       Porque ellas Valeria; por muchos siglos se han acostumbrado a una inmovilidad. A pensar que el Altísimo está allí en su Casa, sobre el altar…  Invisible y que solo el Sumo Sacerdote ve, en las ocasiones solemnes.

1lugarsanto

Esto las ayudó a venir a Mí. Finalmente podían acercarse también ellas al Señor. pero ahora tiemblan de miedo, por no tener al Altísimo en su gloria, ni al Verbo del Padre entre sí. Hay que saber compadecer…

Levanta el corazón, Juana. Yo estaré en vosotros, recuérdalo. Me iré, pero no os dejaré huérfanos. Os dejaré mi casa que es la Iglesia. Mi Palabra, que es la Buena Nueva. Mi Amor habitará en vuestros corazones.

Al final os dejaré un regalo mayor que os alimentará de Mí y hará que no solo espiritualmente esté entre vosotros y en vosotros; sino que os dará consuelo y fuerzas. Ahora es necesario que estéis unidas, muy unidas.

Valeria pregunta:

–                       ¿No podremos ir a donde estés?

–                       En estos días seré como un relámpago que pasa veloz y desaparece. Subiré al Templo por la mañana y luego saldré de Jerusalén. Sólo en el Templo y a hora temprana me encontraréis.

Juana dice:

–                       Cusa tiene mucho influjo en Herodes. Quisiera que arrancara del Tetrarca una promesa a favor tuyo; así como Claudia trata de arrancarla de Pilatos…

999-9260

Cusa solo me refiere frases vagas de Herodes…Dice que él, lo único que desea es verte realizar un milagro y que no te perseguirá. Con ello cree poder calmar los remordimientos de su conciencia, que tiene por la muerte de Juan el Bautista. Y que no levantará su mano contra Ti, porque, ¡Tiene mucho miedo!

–                       Y dice la verdad. No levantará su mano contra Mí. Muchos en Israel no lo harán; porque tienen miedo de condenarme materialmente. Pero pedirán que lo hagan otros; como si hubiera alguna diferencia ante los ojos de Dios entre quien golpea bajo la presión de un pueblo que así lo quiere y el que lo hace golpear.

Valeria dice:

–                       ¡El pueblo te ama! Se están preparando grandes fiestas en tu honor. Pilatos no quiere tumultos. Ha reforzado las guardias en estos días. ¡Oh, Señor! espero que…

Juana:

–                       ¡Oh! Ya no sé qué espero…

Jesús dice:

–                       Ruega Juana. Y estad en paz. Piensa en que jamás has causado dolor alguno a tu Maestro y que Él lo tiene presente. Podéis iros.

Jesús las bendice y Juana sale muy pensativa.

1juana de cusa

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

184.- EL SACERDOTE RENEGADO


1betania

De esta manera llegan a Bethania.

Acuden Lázaro y sus hermanas que se postran ante Él y María le besa los pies polvorientos.

Lázaro se pone a su lado y le dice:

–                       Ven, Señor mío. Mi casa te espera para alegrarse con tu Presencia.

María Magdalena va recogiendo todas las flores que Jesús pisa y la multitud va arrojando a su paso.

Jesús se separa y ordena:

–                       Esperad. Debo decir una palabra a alguien…

Se dirige a los hermanos de Juana de Cusa, a Yoel  y los que están con él:

–                       Os ruego que vayáis a la casa de Juana y díganle que venga a verme, porque mañana empieza el sábado y quiero celebrarlo con mis amigos de Bethania. Venid con ella y  las mujeres que están con ella. Id en paz.

Eliel responde:

–                       Se lo comunicaremos, Señor y Juana vendrá.

Jesús le dice a Yoel:

–                       Avisa a José y a Nicodemo que he llegado. Y que el día siguiente al sábado entraré en la ciudad.

Yoel responde:

–                       ¡Oh, ten cuidado Señor!

–                       Ve y ten valor. El que sigue la justicia y cree en mi verdad, no debe temblar, sino alegrarse. Porque va a realizarse la Promesa que fue hecha desde antaño.

–                       ¡Ah! ¡Huiré de Jerusalén! Soy hombre débil. Lo ves. Lo sabes. Y por eso se burlan de mí. No podría ver la… las…

–                       Tu ángel te guiará. Vete en paz.

1angel

–                       Te… ¿Te volveré a ver Señor?

–                       Cierto que me volverás a ver. Pero entretanto recuerda que tu amor me ha proporcionado una gran alegría, cuando Yo sufría.

Yoel toma la mano que Jesús le había puesto en la espalda, la oprime contra sus labios y la baña con sus lágrimas. Luego se va.

Jesús pregunta a Zaqueo:

–                       ¿Dónde están los tuyos?

Zaqueo contesta:

–                       Se quedaron en la fuente Señor. Así se los ordené.

–                       Vete con ellos a Betfagé, en Jerusalén. Donde están mis discípulos más antiguos y que me son más fieles. Di a Isaac que es su jefe, que se desparramen por la ciudad para que avisen sólo a los discípulos que a la mañana siguiente al sábado, a la hora tercia, entraré. Pasando por Betfaghé en Jerusalén y subiré solemnemente al Templo. Dirás a Isaac que es aviso solo para los discípulos. Él comprenderá lo que quiero decir.

–                       También yo lo comprendo, Maestro. Quieres sorprender a los judíos, para que no obstaculicen tu entrada.

–                       Así  es. Haz lo que te dije. Recuerda que es una misión de confianza que te confío. Me sirvo de ti y no de Lázaro.

–                       Y esto me muestra tu bondad que no tiene límites para mí. Te lo agradezco, Señor.  –Zaqueo besa la mano de su Maestro y se va.

Jesús se reúne con sus apóstoles en la casa de Lázaro.

Y bajo el pórtico les dice:

–                       Si queréis podéis ir a donde os plazca. Yo me quedo aquí. Y conmigo Judas y Santiago. Van a venir los discípulos. Procurad regresar para el crepúsculo. Sed prudentes. Tratad de pasar inadvertidos, para que no os vayan a hacer algo.

Los apóstoles conversan entre sí, sobre lo que cada uno hará en Jerusalén.

1apostoles (4)

Judas de Keriot se amarra las correas de sus sandalias y se acomoda el manto, como si fuera a salir.

Jesús le pregunta:

–                       ¿A dónde vas?

Judas contesta con altanería:

–                       A la ciudad.

–                       Te dije que te quedaras conmigo y con Santiago.

–                       ¡Ah! Pensé que te referías a Tadeo… Entonces… -agrega con ironía- Yo…  soy como un prisionero… ¡Ah, ha!  -y ríe con sarcasmo.

Zelote observa:

–                       Bethania no tiene cadenas, ni barrotes. Sólo tiene el deseo de tu Maestro. Yo estaría contento de ser su prisionero.

Judas responde:

–                       ¡Oh, claro! Sólo era una broma. Es que… quería  tener noticias de mi madre y como vendrán a Jerusalén peregrinos de Keriot y…

Jesús dice con autoridad:

–                       No. Dentro de dos días estaremos todos en Jerusalén… Tú ahora te quedas aquí.

Judas no insiste y se quita el manto.

Tomás exhorta:

–                       ¡Ya no perdamos tiempo! ¡Vámonos!

Juan pregunta:

–                       ¿Maestro, voy?

–                       Vete.

Judas explota:

–                       ¡Bueno! ¡Siempre lo mismo! ¡Él sí! ¡Los otros sí! ¡Yo no!… ¡Siempre no!

judas1

Juan le promete para calmarlo:

–                       Procuraré informarme de tu madre.

Zelote dice:

–                       Yo voy contigo y con Tomás. Mi edad frenará a los jóvenes. Maestro, conozco bien a los de Keriot. Si veo a alguien le preguntaré. Y traeré noticias de tu madre, Judas. ¡Sé bueno! ¡Pórtate bien! Es Pascua Judas.  ¿Para qué quieres estar siempre tan inquieto, tan hosco y tan descontento?

1letmypeoplego

Pascua es el Paso de Dios… Pascua es fiesta de liberación para nosotros, de un duro yugo del que nos sacó el Dios Altísimo. Pascua, liberación de los corazones. Purificación, bautismo con la Sangre del Cordero; para que las fuerzas enemigas no hagan daño al que esté señalado con ella.

1jordan

¡Tan bello que es el empezar el nuevo año con esta Fiesta de la Purificación! Liberación, Adoración a nuestro Dios Salvador… ¡Oh, perdón Maestro! He hablado olvidando que eres Tú el que debe rectificar nuestros corazones…

1crucemarrojo1

Judas rezonga rojo de ira:

–                       Es lo que yo estaba pensando, Simón. Exactamente lo mismo: ahora tengo dos maestros, en lugar de uno. ¡Y me parecen demasiados!

Pedro grita sin poderse controlar:

–                       ¡Y si no te callas, tendrás un tercero! Ese seré yo. ¡Te juro que tendré argumentos más persuasivos que las palabras!

Judas lo reta:

–                       ¿Te atreverías a pegarle a un compañero? Finalmente sale a flote tu verdadera naturaleza.

–                       Cuando se trata de asnos salvajes como tú, no hay otro argumento para domarlos, que los latigazos.  ¡Avergüénzate de abusar de su bondad y de nuestra paciencia! ¡Vámonos! Hasta pronto Maestro. También yo me voy, porque si me quedo…

Pedro toma su manto y se pone al revés. Juan se lo advierte y le ayuda a ponérselo bien. Pedro sale pisando fuerte para descargar su coraje.

Los demás… ¡Oh! ¡Todos son libros abiertos que no esconden sus pensamientos! Bartolomé levanta su cara al cielo y parece estudiar los vientos, para no ver el dolor en Jesús y la perfidia en Judas, el discípulo indigno.

Mateo y Felipe se llevan a Tadeo y a Santiago de Alfeo, antes de que estalle un conflicto. Andrés y Santiago de Zebedeo se miran mutuamente con tristeza y desconcierto y también se van.

Se quedan solos.

Judas se va al jardín y se dirige al kiosco de los jazmines.

Jesús lo sigue con la mirada vigilante. Ve que finge sentarse. Desaparece por la parte posterior y se mete entre los rosales que separan el jardín de los colmenares…

1colmenas

¡Judas está decidido a escaparse sin permiso! Se dirige hacia una de las puertas que hay en los muros del vastísimo jardín.

Jesús lo mira con angustia. ¡Sí lo único que quisiera fuera sólo desahogar su mal humor!… pero trata de abrir el cancel. Y al no lograrlo, llama a un siervo que trabaja en las colmenas…

Jesús le grita:

–                       ¡Judas! ¡Espérame! ¡Debo hablarte!…  –y corre tratando de alcanzarlo.

El siervo dice sonriente:

–                       Casi nunca abrimos esta puerta. Está enmohecida. Cuando algo no se usa, se acaba… Como nos sucede a nosotros cuando no trabajamos en nuestro corazón. Yo me digo, si las abejas obedecen la orden de Quien las creó y son tan pequeñas que no sé dónde tengan el cerebro y su corazón. Yo que tengo además un alma y que escucho al Maestro, ¿No debo obedecerlo y embellecer mi espíritu, no permitiendo que el Enemigo lo dañe con sus ataques y sus trampas?

El siervo dice todo esto, mientras forcejea con la cerradura y la gruesa llave para poder abrir.

1abejareina

Jesús pone su mano sobre la cabeza blanca del anciano que está inclinado ante él y le dice:

–                       Has dicho muy bien. Imita a tus abejas y tu alma se convertirá en una colmena de virtudes preciosas con las que Dios se regocijará. Vuelvo pronto, Jonás. La paz sea contigo. Si te quedas aquí, no es necesario que cierres detrás de nosotros.

Y sale por el camino que lleva a los prados de trébol rojo, que son hermosos como alfombras, con sus colores verdes y carmesí. Por ellos las abejas pasan veloces, volando de flor en flor.

1-flores-bejas

Cuando se han alejado lo suficiente para que nadie pueda escucharlos…

Jesús pregunta a Judas:

–                       ¿Oíste lo que dijo? Es un campesino sin instrucción y sin embargo él ve la necesidad de vigilar, para que los enemigos del espíritu, no destruyan su espíritu. Yo… por causa de ellos te tengo junto a Mí y por eso me odias. Te quiero defender de ellos y de ti mismo. Y tú me odias. Una vez más te lo digo, Judas. Vete lejos. No entres en Jerusalén. Estás enfermo. No es mentira que estás enfermo y que no puedes participar en la Pascua. Celebrarásla Suplementaria…

Judas rechaza:

–                       ¡No! Muchas veces te pedí que me arrojaras. No lo has querido. Ahora soy yo el que no quiere.

Jesús dice con súplica:

–                       ¿No lo quieres? ¿No quieres salvarte? ¿No tienes compasión de ti mismo? ¿Tampoco de tu madre?

1-_Jesus_and_Judas

Judas lo mira con ironía y dice:

–                       Deberías decir: ¿No tienes compasión de Mí? Serías más sincero…

–                       Judas, infeliz amigo mío. Te lo pido no por Mí, sino por ti. Sólo por ti te lo pido. ¡Mira! Estamos solos. Yo y tú. Tú sabes Quién Soy yo. Y Yo sé quién eres. Es el último momento de la Gracia, que se te ha concedido una vez más, para impedir tu ruina…

Judas suelta una carcajada satánica…

1judas-dem

Jesús continúa:

–                       No te rías tan diabólicamente, amigo mío. No te burles de Mí como si fuera un loco, porque te digo tu ruina y no la mía. Estamos solos: Yo y tú. Y sobre nosotros Dios, que todavía no te odia y que asiste a esta última lucha entre el Bien y el Mal, que se disputan tu alma.

Sobre nosotros está  el Empíreo que nos contempla. Ese empíreo que pronto se llenará de santos, que ya presienten esta hora de su bendita alegría… Judas, entre ellos está tu padre…

Judas contesta mordaz:

–                       Fue un pecador. No está allí…

–                       Fue un pecador, pero no es un condenado. Por eso él siente que se acerca la alegría también para él. ¿Por qué quieres proporcionarle tristeza?

–                       El no sufre. Está muerto.

Jesús objeta:

–                       No. Sufre al ver que eres culpable… Que eres… ¡Oh! ¡No quieras arrancarme esa palabra!…

–                       ¡No temas! ¡Dila! Hace meses que me la digo a mí mismo. Estoy condenado.

1condenados

–                       Lo sé. Nada puede cambiarse…

–                       Todo, Judas. Yo lloro. ¿Quieres ser tú la causa de mis últimas lágrimas? Judas, te lo suplico. Piensa amigo que el Cielo hace lo que le pida. Y tú… ¿Dejarás que pida en vano?… Piensa que el que delante de ti te lo suplica, es el Mesías de Israel,  ¡El Hijo del Padre!… ¡Judas, escúchame! ¡Detente ahora que puedes hacerlo todavía!… 

1hades2

La respuesta de Judas sale como un latigazo:

–                       ¡No!

Jesús se cubre el rostro con las manos y se deja caer a la orilla del prado. Llora en silencio y se ve que su espalda se sacude, por los profundos sollozos.

Judas lo mira a sus pies, aniquilado. Llorando por el deseo de salvarlo… Algo se mueve en su corazón de piedra  y hace a un lado su tono amargo…

Judas con fatiga dice:

–                       Tengo que ir. He empeñado mi palabra.

Jesús levanta su rostro desencajado por el dolor y dice:

–                       ¿Con quién? ¿Con hombres miserables? ¿Te preocupas de sus honras? ¿No te habías entregado a Mí hace tres años?  ¿Piensas en lo que diga un puñado de malhechores y no en el Juicio de Dios?  -Jesús baja desconsolado la cabeza, mientras agrega-  ¿Qué debo hacer Padre, para que en él renazca la voluntad de no pecar?

Judas siente compasión y dice:

–                       ¡Me quedo! ¡No sufras de ese modo! Me quedo. ¡Ayúdame a continuar! ¡Defiéndeme!

–                       ¡Siempre! Basta con que tú lo quieras. No hay culpa que no compadezca y no perdone. Di: ‘Quiero’ Y te redimiré…

Jesús se pone de pie y abraza a su amigo.

JONATHAN SCARFE, JOHNATHON SCHAECH

Pero si las lágrimas de Jesús-Dios caen sobre los cabellos de Judas, éste mantiene sus labios sellados. No pronuncia la palabra que se le ha pedido. Ni  siquiera pide perdón, cuando oye que Jesús le habla con infinita dulzura…

Jesús dice:

–                       ¡Sabes que te amo! ¡Tenía que haberte reprendido! Te doy el beso de paz. Podría haberte dicho: “Pide perdón a tu Dios” Y sólo te pido que quieras ser perdonado. ¡Estás tan enfermo! No se puede pedir mucho a uno muy enfermo. A todos los pecadores que han venido a Mí, les he exigido un arrepentimiento absoluto, para poder perdonarlos. A ti amigo, solo te pido que quieras arrepentirte. Y luego… Yo haré el resto.

Judas no dice nada…

Jesús lo suelta y dice:

–                       Quédate aquí por lo menos hasta el Domingo.

–                       Me quedo… Regresemos a casa antes de que noten nuestra ausencia. Tal vez los discípulos ya te estén esperando. Son mejores que yo y no debes descuidarlos.

1La-oveja-perdida

–                       ¿No recuerdas la parábola de la oveja perdida? Tú eres… Los discípulos son las buenas ovejas encerradas en el redil. No conocen ningún peligro. Es tu alma la que quiero llevar al redil.

–                       ¡Está bien! ¡Regreso al redil! Me encerraré en la biblioteca de Lázaro a leer. No quiero que me perturben. Así… no se sospechará de mí. Me iré por la puerta principal. No temas, no voy a huir. Cuando quieras, puedes ir a verme, ahí estaré.

Y dándole la espalda, se aleja a grandes pasos.

Jesús levanta los brazos y su afligido rostro al cielo. Levanta su corazón al Padre Celestial, llorando…

Jesús gime:

–                       ¡Oh, Padre mío! ¿Podrás acaso acusarme de haber dejado algo sin mover, para salvarlo? Sabes que lucho por su alma, no por mi vida para impedir su crimen… ¡Padre mío, te lo ruego! Apresura la Hora de las Tinieblas. La Hora del Sacrificio; porque me es muy amargo vivir junto al amigo que no quiere ser redimido. ¡Oh! ¡Es el más grande dolor!

Se sienta sobre el tupido trébol. Reclina la cabeza sobre sus rodillas  que ha estrechado con sus brazos y llora amarga y silenciosamente. Es un llanto muy doloroso… Pues sabe que el Cielo no hará nada por consolarlo y que Él debe padecer ese dolor.

1jesus-orando

Testigos de estas lágrimas son las abejas, el trébol que se mueve al impulso del viento que amenaza tempestad, en las nubes que han oscurecido el firmamento y se cierran vaticinando lluvia.

Jesús deja de llorar y dice:

–                       ¡Padre mío, hágase como Tú quieres! ¡Te ofrezco el sacrificio de este deseo mío de Salvador y de Amigo! ¡Escrito está! Él lo ha querido, es verdad. Pero permíteme, ¡Padre mío! Que continúe Yo mi obra por él, hasta que todo esté terminado. Desde ahora te digo Padre, cuando oraré por los pecadores cual víctima impotente para cualquier acción directa, ¡Padre! Toma mi sufrimiento y fuerza con él, el alma de Judas.

Sé que te pido lo que la Justicia no puede conceder; pero de Ti vienen la Misericordia y el Amor. Yo Mismo me daré a mis amados en alimento y bebida. Padre, que mi Carne y mi Sangre, no sirvan de condenación para ninguno de ellos. Padre ayúdame, ¡Que haya un germen de arrepentimiento en ese corazón!

1getsemani

Padre… ¿Por qué te alejas? ¿Te alejas ya de tu Verbo que te ruega? Padre,  es la Hora. Lo sé. Hágase tu voluntad Bendita; pero deja en tu Hijo, en tu Mesías; la esperanza de salvarlo. ¡Oh, Padre mío! Lo sé. Lo supe desde que lo encontré en el Templo… Siempre lo he sabido… Pero ahora, ¡Oh! ¡Me parece una gran piedad tuya el que disminuya en Mí, la visión segura el futuro!

Todo esto me parece una horrible pesadilla, causada por su comportamiento, que no es lo último… Que puedo esperar todavía; porque mi sufrimiento es infinito e infinito será el sacrificio y que sirva para él. ¡Ah, deliro! ¡Es el Hombre el que quiere esperar esto!

1jesus-el-unico-camino-al-cielo 1jllorando

¡El Dios que está en el Hombre, el Dios hecho Hombre no puede hacerse ilusiones! El Abismo ya se abrió para tragarse al que prefirió las Tinieblas  la Luz…

1jesus-el-unico-camino-al-cielo

Piedad de tu parte, el mostrármelo ahora que me has consolado! Si Padre, también esto. Seré Misericordia hasta el fin. Porque tal es mi Esencia.

Sigue orando con los brazos abiertos en forma de cruz. Su rostro desencajado por el dolor, se va revistiendo de una paz majestuosa. Parece iluminarse por una alegría interior. Es la alegría de su espíritu en comunión con el Padre; que trasluce a través de los velos de la carne y borra las señales que el dolor ha dejado sobre su rostro enflaquecido y espiritualizado. Que cada vez se hace más claro, cuanto más avanzan el dolor y el sacrificio.

1Greg_Olsen_O_Jerusalem_525

Ese Rostro del Dios-Hombre, cincelado en una belleza sobrenatural de amor y dolor perfectos y completos; que ningún artista sería capaz de plasmar, aun cuando el Redentor se le mostrase.

Después de un rato termina de orar y regresa a la casa.

Jonás lo ve y corre a tomar de sus manos la pesada llave. En el jardín se encuentra con Lázaro.

El más fiel amigo dice:

–                       Maestro, llegaron las mujeres. Están en la sala blanca, porque en la biblioteca está Judas leyendo y se ve que sufre.

Jesús contesta:

–                       Lo sé. Gracias por recibirlas. ¿Son muchas?

–                       Además de tu Madre y mis hermanas, vinieron todas y las romanas con Juana de Cusa…

Se adentran en la casa.

1vestales

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA

183.- REINO DE ISRAEL


1CARDENAL

En el fresco amanecer los pajarillos llenan con sus trinos el aire fresco de la campiña.

Jesús es el primero en salir de la casa de Nique. Y al atravesar el huerto le salen al encuentro cuatro hombres, que se postran en tierra y lo adoran.

Jesús los saluda:

–                       La paz sea con vosotros. ¿Para qué me queréis?

Ellos se levantan y se echan para atrás los mantos.

Al quitarse el capucho, se presentan:

–            Yo soy el escriba Yoel de Abía.

–                       Yo soy Judas de Beterón.

–                       Yo soy Eliel y mi hermano Elcana de Belén de Judá.- señala al que está a su diestra- Hermanos de Juana tu discípula. No estuvimos contigo cuando todo lo podías, pero sí ahora que eres un perseguido.

–           Yo, Yoel de Abía que por tanto tiempo tuve los ojos cegados, pero ahora se   han abierto a la Luz.

Jesús dice:

–                Os dije que os fuerais. ¿Qué se os ofrece?

Eliel dice:

–                       Queríamos decirte que… Si estuvimos cubiertos no era por Ti, sino…

Jesús ordena:

–                       ¡Ea! ¡Hablad!

Todos callan turbados.

Jesús insiste:

–                       Bien. Tú Yoel habla. Porque tú eres el que sabes más que todos…

Yoel contesta:

–                       Señor. Lo que sé es esto… ¡Horrible!… Quisiera que nadie supiese, ni oyese lo que voy a decirte.

1yoelphariseeA2

Jesús replica:

–                       No te preocupes. Sé lo que vas a decir…  Pero habla. Da lo mismo…

Yoel dice:

–                       Si lo sabes. Permite que mis labios no se estremezcan al hablar de una cosa tan horrible…  No quiero insinuar que mientas porque dices saber todo y que quieres que lo diga para cerciorarte; sino solo porque…

Jesús confirma:

–                       Sí, porque es algo que grita al Señor. Pero te lo diré para que te convenzas de que conozco el corazón de los hombres: Tú, miembro del Sanedrín conquistado para la Verdad… has descubierto cosas que tú solo no puedes sobrellevar; porque son demasiado grandes… Y fuiste a ver a éstos hombres de buen corazón, a pedirles su parecer.

Hiciste bien aun cuando no era necesario. Yo no voy a vencer a fuerza de lanzas o espadas. Entrad sin temor en el Camino de la Verdad. Triunfaré con una victoria celestial. Tú que estás más pálido de lo habitual, sabes quién es el que ha presentado los textos de acusación contra Mí.

ojos grises de judas

Testigos que son falsos en su corazón, son verídicos en lo que se refiere a la realidad. Porque en verdad, Yo violé el sábado cuando tuve que huir, pues todavía no llegaba mi Hora. Y cuando arranqué a los tres inocentes de los ladrones…

1Ninos%20Jesus%20y%20los%20ninos (1)

Podría decir que la necesidad justificó mis acciones; así como la necesidad justificó a David, el haber comido de los panes de la proposición.

Es verdad que me refugié en Samaría, pero cuando los samaritanos me propusieron que fuera su Pontífice, rehusé tal honor  y su protección por permanecer fiel a la Ley. Pese a que esto significa el ser entregado en manos de mis enemigos.

Es verdad que amo a pecadores y pecadoras, para arrebatarlos del pecado. Es verdad que he predicho la ruina del Templo, aun cuando estas palabras mías solo confirman las palabras de sus profetas.

Profecia de Daniel

Profecia de Daniel

Aun cuando el que se aprovecha de éstas y de otras acusaciones. Y aún mis milagros los hace objetos de acusación y de cualquier otra cosa de la tierra, se ha servido de ello para intentar acusarme de pecado y poder unir las otras acusaciones, es un amigo mío.

Esto también lo dijo el Rey Profeta de quien por mi Madre desciendo: “Hasta mi amigo íntimo en quien Yo confiaba, el que mi pan comía; levanta contra Mí su calcañal.” Lo sé. De buena gana moriría dos veces si pudiera impedir que cometiese tal crimen… Pero su voluntad se ha entregado a la muerte y Dios no fuerza la voluntad del hombre.

1nobles

Más ojala lo horroroso de su crimen, lo arrojase arrepentido a los pies de Dios. Por esto tú, Judas de Beterón decías ayer a Mannaém que se callase…  porque la serpiente estaba cerca y podía hacerle daño tanto a él como a Mí.

No. Sólo Yo sufriré las consecuencias…

No tengáis miedo. No seré el causante de vuestras penas y desgracias. Pero todos participaréis de lo que dijeron los profetas, por el Crimen de todo un pueblo…  

1doj_roberts_01 (1)

¡Desgraciada, sí! ¡Desgraciada será la Patria mía! ¡Desgraciada Tierra que saboreará el castigo de Dios!…  Desgraciados los habitantes y niños que bendigo y que quisiera que se salvasen. Y que sin embargo saborearán la amargura de la más grande de las desgracias.

1empalados

Mirad esta tierra, bella y fértil como un  edén… Grabaos en vuestro corazón su belleza… Y luego, cuando YO regrese a donde vine… Huid. Huid hasta donde podáis, antes de que la destrucción cual ave de rapiña caiga sobre vosotros y os destruya…  Más que lo que hizo en Sodoma y Gomorra…

1sodoma

Sí. Más que allá. Donde la muerte fue casi instantánea. Aquí… ¿Yoel? ¿Te acuerdas de Sabea de Betlequi?…  Profetizó una vez más, el futuro del Pueblo de Dios que no aceptó al Hijo de Dios…

2-Reyes-28-Nabucodonosor

Los que lo oyen, no saben qué responder. El terror del Porvenir los ha dejado mudos.

1Ester

Eliel pregunta:

–                       ¿Nos aconsejas…?

Jesús confirma:

–                       Sí. Que os vayáis. Nada podrá detener a los hijos de Abraham. No se permitirá. Los que de entre los principales fueren hechos prisioneros, serán para adornar el triunfo del vencedor.

1coltrj1jpg

El Templo Nuevo e Inmortal, llenará por Sí la Tierra y cualquiera que me busque me tendrá; porque estaré dondequiera que me ame un corazón.

1jesus-es

Vosotros me ofrecéis el modo de salvarme y ayuda…  Yo os ofrezco lo mismo y os ayudo con este consejo: No echéis en saco roto mis palabras.

–                       ¿Pero qué puede hacernos Roma? Ya nos tiene dominados. Sus leyes son duras. Más ha reedificado nuestras casas y la ciudad. Y…

1ARCO DE TITO

–                       Así es. Pero tened presente que ni una piedra de Jerusalén quedará intacta. El fuego, el ariete, la honda, la jabalina; quemarán, destruirán, acabarán con todas las casas y nuestra Patria, será pastizal de asnos salvajes, para siempre. El desierto, la aridez, la esterilidad. ¡Ésta es la suerte destinada a estas tierras!

1sitio-de-jerusalen

Campo de batalla, lugar de torturas, sueño de reconstrucción; que destruirán para siempre en una condenación inexorable… Tentativas de volverse a levantar y que al nacer serán destruidas. Tal será la suerte de la tierra que rechazó al Salvador y pidió un rocío que es fuego sobre los culpables…

1Batalla de Dolrilea

Yoel el escriba llora.

Los otros tres judíos principales, preguntan con ansiedad:

–                       ¿Entonces no hay posibilidad de que exista un Reino de Israel? 

1Declaration_of_State_of_Israel_1948

Jesús responde:

–                       Después de siglos de un vegetar estéril, el Pueblo de Israel se apilará a su vetusto tronco y dará muestras de reconstrucción. Al fin el Pueblo disperso se reunirá. Reunido y perdonado… SÍ. Dios esperará esa Hora para romper los siglos. Ya no habrá más siglos, sino eternidad.

1bandera israeli

Bienaventurados los que perdonados serán el florecimiento fugaz, del último Israel… Que después de muchos siglos pasará a ser mío y morirán redimidos, junto con todos los pueblos de la Tierra…

1aviacion isreli

Bienaventurados con los que no solo supieron de nuestra existencia; sino que abrazaron mi Ley, como ley de salvación y vida.

1women-in-the-israeli-army03

Oigo las voces de mis apóstoles. Idos antes de que vengan.

Yoel dice:

–                       Señor. No queremos que nos conozcan… Y eso, no por cobardía, sino para poder servirte. Si se supiese que nosotros hemos venido a verte, nos excluirán de las deliberaciones.

–                       Comprendo…  Pero cuidaos, que la serpiente es astuta. Yoel, procura cuidarte…

–                       ¡Preferiría mi muerte a la tuya! ¡Y no ver los días de los que has hablado! Bendíceme Señor, para robustecerme…

–                       Os bendigo a todos, en el Nombre del Dios Uno y Trino. Y en el Nombre del Verbo que se encarnó para salvar a los hombres de buena voluntad…

Los bendice con una señal larga. Luego pone su mano sobre la cabeza de cada uno. Se ponen de pie. Se cubren las caras y se internan entre los árboles y los cercados de moras, que dividen los perales de los manzanos y de los demás árboles.

1MANZANOS

Después llegan los apóstoles buscando al Maestro, para ponerse en camino.

Pedro dice:

–                       Ante la casa hay una gran multitud que apenas si hemos logrado detenerla, para que pudieses orar. Quieren seguirte… A los que dijiste que se fueran, ninguno se ha ido. Y muchos de los que se fueron, regresaron y se les juntaron muchos más. Les hemos gritado hasta que…

Jesús dice:

–                       ¿Por qué? ¡Dejadlos que me sigan! ¡Ojala así fueran todos!…  ¡Dejadlos que me sigan! ¡Vámonos!

Jesús se pone el manto que Juan le presenta y se pone a la cabeza de los suyos.

Los pobres y los ciegos que conocen de la bondad del Maestro gritan más fuerte que lo acostumbrado, para llamar la atención de Jesús. Pero no le piden que los cure, piden solo una limosna y Judas se las da.

Pero Jesús, con su característica bondad; sana a todos los enfermos y continúa su camino, entre los vítores de la multitud.

1jemf

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONOCELA

182.- EL CADÁVER DEL TEMPLO


1admanases

Al día siguiente…

Las paredes blancas de las casas de Jericó y sus palmeras, se recortan contra un cielo intensamente azul. Junto a un bosquecillo de tamariscos, encuentran a un grupo de discípulos, capitaneados por Mannaém.

Lo saludan y le dicen que lo han estado esperando.

Mannaém promete a Jesús:

–                       He venido con éstos y no te dejaré, hasta que no te vea a salvo en casa de Lázaro.

Tadeo pregunta:

–                       ¿Por qué? ¿Hay algún peligro?

–                       Estáis en Judea… sabéis lo del decreto y que lo odian. Todo puede temerse. –Mannaém se vuelve a Jesús-  Traje conmigo a los más valientes, porque supuse que si no te habían aprehendido, pasarías por aquí. Muestro arrojo varonil unido a nuestro amor de discípulos. Hará que te respeten.

Jesús mira a aquel grupo de hombres vigorosos, en la flor de la edad y dispuestos a todo, por defenderlo. Y una sonrisa triste y llena de amor, se dibujó en sus labios.

Luego preguntó:

–                       Vámonos. ¿No hay nadie con las mujeres en casa de Nique?

Mannaém responde:

–                        Los pastores. Jonathás no está porque espera a Juana en el palacio de Jerusalén. Tus discípulos han aumentado muchísimo. Ayer había unos quinientos, esperándote en Jericó. Y los siervos se lo comunicaron a Herodes…

1herodes

Él no supo qué hacer, si temblar de miedo o tomar partido contra Ti. El recuerdo de Juan lo obsesiona y ya no se atreve a levantar la mano contra algún profeta…

Pedro se frota las manos con alegría mientras exclama:

–                       ¡Eso está bien! ¡Él no te hará nada!

Jesús replica:

–                       Pero es el que menos vale. Es un ídolo que cualquiera puede mover a su antojo y quién lo tiene en su mano, puede manejarlo.

Bartolomé pregunta:

–                       ¿Y quién lo tiene? ¿Acaso Pilatos?

Mannaém responde:

–                       Pilatos para hacer algo, no tiene necesidad de Herodes. Éste no es más que un siervo y los poderosos no piden ayuda a sus criados.

Bartolomé insiste:

–                       ¿Entonces quién?

De entre el grupo de Mannaém…

Juan el sacerdote responde con aplomo:

–                       El Templo.

–                       Pero a los ojos del Templo, Herodes es un anatema. Su pecado… -objeta Bartolomé.

Mannaém replica con desprecio:

–                       Eres un ingenuo pese a tu saber y a tus años. ¡Oh, Bartolomé! ¿No sabes que el Templo sabe pasar por alto muchas cosas, con tal de conseguir sus objetivos? Por eso no es digno de seguir existiendo.

1mannaem (3)

Bartolomé advierte severo:

–                       Tú eres israelita. No debes hablar así. El Templo es siempre nuestro Templo.

El escriba Yoel replica:

–                       No. El Templo es un Cadáver de lo que fue.

Mannaém confirma con franqueza:

–                       Y un cadáver se convierte en carroña insoportable, cuando hace días que murió. Por eso Dios ha mandado al Templo Vivo… Para que pudiéramos postrarnos ante el Señor, sin ser una pantomima inmunda.

Uno de los suyos, murmura a Mannaém:

–                       ¡Cállate!

–                       ¿Y por qué debo callarme si así habla mi corazón? ¿Crees que mis palabras pueden causar daño al Maestro? Si así fuere me callaría. No por otra razón. Aun cuando me condenaren, tendré valor para decir: “Esto es lo que pienso y no castiguéis a otros, sino a mí.”

Esteban exclama con ímpetu:

–                       Aunque Mannaém tiene razón. No hay que seguir callando por miedo. Es hora de  que cada uno tome su lugar en pro o en contra… Y que diga lo que tiene en su corazón. Yo pienso como tú, hermano en Jesús. Y si esto pudiere acarrearnos la muerte, moriremos juntos, confesando una vez más la verdad.

1coro levitas

Bartolomé exhorta:

–                       ¡Sed prudentes! ¡Sedlo! El Templo es siempre el Templo. Tendrá deficiencias pues no es perfecto, pero es… Después de Dios, no hay personas más dignas, ni fuerza mayor que la del Sumo Sacerdote y el Sanedrín… Representan a Dios. Debemos ver lo que representan, no lo que son. ¿Me equivoco, Maestro?

Jesús responde:

–                       No te equivocas. En cada institución hay que reconocer su origen. En este caso es el Eterno Padre quién ha establecido el Templo y las jerarquías. Los ritos y la autoridad de los hombres destinados a representarlo. Es necesario dejar que el Padre sentencie.

Él sabe cómo y cuándo intervenir; como proveer para que la corrupción que se va extendiendo, no corrompa a todos y hagan que duden de Él. Todo exceso es siempre dañino; tanto para el que lo realiza, como para el que tiene que soportarlo. Las denuncias no las harán los hijos de la Luz, porque es obra de las Tinieblas.

1sacerdote

El sacerdote Juan se arrodilla y toma la mano de Jesús diciendo:

–                       Eres bueno, Maestro. Demasiado tarde te he conocido, ¡Oh, Palabra de  Dios! Pero todavía hay tiempo para amarte como mereces; aunque no para servirte cómo habría deseado; como ahora quisiera hacerlo.

–                       Nunca es tarde para la Hora de Dios. Llega al momento justo y da tiempo para servir a la Verdad, cuanto la voluntad quiere.

Han llegado a Jericó. La gente se desborda gritando hosannas a Jesús. Y le dicen que Herodes ya escapó a Jerusalén.

Mannaém confirma:

–                       Es verdad. Se fue por la noche, a escondidas. Tiene miedo.

Jesús se detiene diciendo:

–                       ¡Paz, paz! Quién me quiera oír, que vaya a Jerusalén. Soy un peregrino como vosotros. Hablaré en la Casa del Padre.

Zaqueo y todos sus amigos, junto con los pastores, corren al encuentro de Jesús. Se postran y le abren, mientras pasa bendiciendo. Llegan a la casa de Nique.

Al día siguiente…

Jesús está sentado sobre un montón de heno, bajo el ardiente sol. Está solo y absorto en Sí Mismo. Un grupo de judíos que ha venido a buscarlo y lo espera bajo la sombra de unos árboles, conversa con los apóstoles.

1jmed

Un hombre dice con preocupación:

–                       ¡Le va a hacer daño seguir así! Y nosotros no podemos retrasarnos más…

Judas responde:

–                       Está bien. Iré a decir que os queréis ir.

–                       No. ¡No es así! Quisiéramos estar en Ensemes, antes del anochecer. Porque los montes de Adomín son muy inseguros…

Judas se va sonriendo con ironía. Con esa sonrisa extraña que se ha vuelto tan habitual en él, en los últimos meses y que es tan desagradable de soportar.

1judas-dem

Se inclina hacia el Maestro:

–                       Dicen que es porque te puede hacer mal el sol, pero la verdad es que a ellos les puede acarrear daño los ser vistos. Los judíos quieren despedirse de Ti.

Jesús se levanta.

–                       Voy. Pensaba… Tienen razón.

Judas rezonga:

–                       Todos, menos yo…

Jesús lo mira y no dice nada.

Va hacia donde lo esperan y dice a los judíos:

–                       Ya os había dicho que os podíais ir. No hablaré, sino en Jerusalén.

–                       Es verdad. Pero queremos hablarte en privado. ¿Es posible?…

Judas amonesta con una sonrisa viperina:

–            Dales gusto. Tienen miedo de nosotros. O de mí, para ser más exactos y francos.

El hombre responde con vehemencia:

–                       No tenemos miedo de nadie. Si lo hubiésemos tenido, hubiéramos buscado otros medios. No todos los que viven en Palestina, son unos cobardes. Somos descendientes de los héroes de David y si todavía no eres un esclavo o un vil, debes respetar de donde procedemos.

1josue

Venimos a honrar al Hijo de David y a darle un consejo. Porque Él es grande. Pero aún con su grandeza puede tener necesidad de un amigo, en las horas decisivas de su vida.

–                       Nosotros somos sus amigos. Los somos desde hace tres años, cuando nosotros…

El otro interrumpe a Judas:

–                       No lo conocíamos. Muchas veces hemos sido engañados con falsos Mesías, para dar crédito a cualquier cuento. Pero los últimos sucesos han sido luz para nosotros. Sus obras son de Dios y afirmamos que Él es el Hijo de Dios.

–                       ¿Y pensáis que tenga necesidad de vosotros?

–                       Como Hijo de Dios, no. Pero como Hombre, sí. Él ha venido para ser el Hombre. Y el hombre tiene necesidad de los hombres, sus hermanos. Por otra parte, ¿Por qué tienes miedo? ¿No quieres que nos hable? Te lo preguntamos.

–                       ¿Yoo? Hablad. Hablad. Él escucha con más gusto a los pecadores que a los justos.

1Jesus -Zaqueo

Jesús interviene:

–                       ¡Judas! ¡Creía que tales, palabras debían parecerte fuego en tus labios! ¿Cómo te atreves a juzgar cuando tu maestro no lo hace?  Está dicho: “Si vuestros pecados fueren rojos como la púrpura; quedarán blancos como la nieve…” 

–                       Pero Tú ignoras que entre éstos…

–                       ¡Cállate! Hablad vosotros…

–                       ¡Señor! lo sabemos. La acusación contra Ti está lanzada. Se te acusa de violar la Ley y el sábado. De amar más a los de Samaría que a nosotros. De defender a publicanos y a prostitutas. De recurrir a Belcebú y a otras fuerzas misteriosas, como la Magia Negra. De odiar al Templo y de querer su destrucción. De…

1jdem

Jesús exclama.

–                       ¡Basta! Cualquiera puede acusar, pero probar la acusación es difícil…

–                       Sin embargo ellos tienen quién las sostiene. ¿Crees que haya algunos rectos en el Templo?

–                       Os responderé con las palabras de Job. Que fue un símbolo del hombre que padece como Yo: “Lejos de mí que piense que todos sois rectos. Pero hasta el último momento sostendré que soy Inocente. No renunciaré a mi derecho de justificarme, porque mi corazón no me reprocha nada de lo que yo haya hecho.” Ved. Todo Israel puede testimoniar que Yo he enseñado siempre el respeto a la Ley. Aún más; he perfeccionado la obediencia a la Ley y los Sábados no han sido violados por Mí… ¿Qué quieres decir? ¡Habla! Has hecho un gesto y después te has retenido… ¡Habla!

1hebreo

Otro miembro del grupo dice:

–                       Señor. en la última reunión del Sanedrín, se leyó una acusación contra Ti. Llegó de Samaría, de Efraím donde estabas y decía que cada vez se comprobaba más, que violabas el sábado y…

–                       Una vez más te responde con Job: “¿Y qué esperanza tiene el hipócrita si roba por Avaricia y Dios no libra su alma?” Éste infeliz que finge externamente una cara y por debajo en su corazón lleva otra y quiere cometer el mayor robo aprovechándose de mis bienes; camina ya por el sendero del Infierno.

Y en vano esperará dinero y honras. En vano creerá subir donde Yo quise, para no traicionar el Decreto Santo. ¿Qué otra cosa haremos por él, sino rogar?

–                       Sin embargo el Sanedrín se burló de Ti diciendo: ‘¡Éste es el amor que le tienen los samaritanos! Lo acusan para congraciarse con nosotros.

–                       ¿Estáis seguro de que fue una mano samaritana, la que escribió esas palabras?

–                       No. Pero Samaría se portó dura contigo, hace poco…

1_-abraham-

–                       Porque los enviados del Sanedrín la soliviantaron y azuzaron con falsos consejos; suscitando esperanzas que tuve que tronchar. Por otra parte, se debe decir de Efraím; como de Judá y de cualquier otro lugar, lo que se dice del corazón del hombre; que olvida los beneficios y se doblega ante las amenazas: “Vuestra rectitud es como el rocío, que desaparece bajo los rayos solares.” Pero esto no prueba que los samaritanos sean los acusadores del Inocente. Un amor equivocado los hizo enfurecer contra Mí. Es amor de quién delira. ¿Qué otra cosa prueba la preferencia por los samaritanos?

–                       Se te acusa de que los amas tanto, que dices: “Escucha Israel…” en lugar de decir: “Escucha Judá…”   Y que no puedes reprender a Judá…

–                       ¿De veras? ¿La sabiduría de los rabinos es así de vana? ¿No soy acaso el Retoño de Justicia salido de David, por el que como dice Jeremías, Judá será salvado? El profeta prevé que Judá, sobre todo Judá; tendrá necesidad de salvación. ¿Acaso se equivocó el profeta? ¿Estaba ebrio?

1jeremias212

No de otra cosa más que de penitencia; porque para acusarme a Mí, alguien tendrá que sostener que Jeremías era un hombre dado a la bebida. Y sin embargo él dice que el Retoño de David salvará a Judá y se sentará sobre el torno de Israel. Y éste será un gran favor. Así pues, el que me ha enviado y que me ha dado las dos varas, despedazará ambas para que los crueles no alcancen gracia; para que el flagelo no venga del Cielo sino del mundo.

Y no hay flagelo más duro que hombres mismos. Así sucederá. ¡Oh, así! Yo seré golpeado y los dos tercios de ovejas serán dispersados. Solo un tercio… ¡Siempre solo un tercio! Se salvará y perseverará hasta el fin. Este tercio atravesará por el fuego, por el que Yo atravesé primero y se purificará…

1Andres

Y será probado como se acrisolan la plata y el oro. Y se le dirá: ‘Tú eres mi Pueblo y él me dirá Tú eres mi Señor.’

Y habrá quien ponga en la balanza treinta monedas, el precio vergonzoso de la víctima. Esas treinta monedas no podrán regresar de donde salieron, porque las mismas piedras gritarán aterrorizadas al verlas, empapadas de la Sangre del Inocente.

Del sudor que derramará el que se sentirá presa de una horrible desesperación. Mondas que servirán como está escrito, para comprar de los esclavos de Babilonia el Campo de los Extranjeros. ¡El Campo para los Extranjeros! ¿Sabéis quiénes son? ¡Los de Judea e Israel! Quienes pronto, en los siglos y siglos carecerán de Patria.

1gueto

Y ni siquiera el suelo que antes los cobijó, los acogerá.  Los vomitará aun cuando estén muertos, porque ellos rechazaron la Vida… ¡Horror Infinito!…

Jesús se calla como oprimido, con la cabeza inclinada. Después la levanta. Mira a su alrededor y suspira como si despertase de una pesadilla.

Pregunta:

–                       ¿Qué otra cosa decíais? ‘Que compadezco a publicanos y meretrices’ Es verdad. Son unos enfermos. Unos agonizantes. Yo la Vida me entrego a ellos como vida. Venid a quienes he liberado.  –Ordena a Zaqueo y a los suyos- Venid y escuchad lo que os voy a decir, lo que dije a los mejores: ‘No vayáis a Jerusalén.’ A vosotros os digo: Venid. Esto parecerá una injusticia…

1EXILIO

Iscariote lo interrumpe:

–                       Lo es.

Jesús continúa como si no lo hubiese oído y sigue hablando a Zaqueo y a sus compañeros.

–                       Os digo venid, porque sois los más necesitados de otra lluvia. Es verdad que el Templo Vivo puede ser destruido y que en tres días será reedificado y para siempre.

1desctruccion-del-templo

Pero el Templo muerto que tan solo se sacudirá  y que creerá ser vencedor, para siempre quedará derribado.

Destruction of Jerusalem by Ercole de' Roberti

¡Idos! ¡No tengáis miedo! Estad. en Jerusalén cuando llegue la aurora del día siguiente al sábado. Quiero que estén los resucitados al lado de los justos, porque en el Reino del Mesías hay infinitos lugares; cuantos hombres hay de buena voluntad.

Jesús hace un ademán de despedida.  Y se dirige a la casa de Nique a través del huerto.  Por la vereda se encuentra con una gallina, seguida por sus polluelos. Ve a los hombres y extiende sus alas en señal de protección, cacareando fuerte.

Los pollitos corren y se esconden bajo sus alas…

Jesús se detiene a mirarla… Y las lágrimas bañan sus mejillas.

Los apóstoles se preguntan asombrados:

–                       ¡Llora! ¿Por qué?

Pedro dice a Juan:

–                       Pregúntale porqué llora…

Juan se acerca a Jesús:

–                       ¿Por qué lloras, Señor mío? ¿Acaso por lo que te dijeron y dijiste?

Jesús mueve su cabeza negando y una sonrisa triste se dibuja en sus labios. Señala a la gallina que amorosamente continúa defendiendo a sus polluelos…

1gallina y pollitos

Y responde:

–                       Yo también, Uno con mi Padre vi a Jerusalén como dijo Ezequiel, desnuda y llena de vergüenza. La vi y pasé cerca de ella. Llegó el tiempo de mi amor; extendí mi Manto sobre ella y cubrí su desnudez. Quise que fuera reina después de haberle sido Padre y quise protegerla, como la gallina protege a sus polluelos…

Pero entre tanto que los pollitos reconocen las ansias de su madre y se refugian bajo sus alas; Jerusalén ha rechazado mi protección… Pero Yo mantendré mi diseño de amor… Yo… Mi Padre hará después según le plazca.

Jesús da un rodeo para no perturbar a la gallina. Y avanza hacia la casa. Las lágrimas le bañan su rostro afligido y pálido. Entra en la casa con sus discípulos y los demás continúan su camino.

1MujerCananeacon%20Jesus

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONOCELA