Archivos diarios: 7/03/13

10.- DESPEDIDA DE LA MADRE


ave_de_primavera

Las señales de la Pasión han desaparecido. María está en su habitación sentada y leyendo el Libro de Daniel en un rollo que estudia con mucha atención… Ya no se ve torturada. Su rostro ha adquirido una gravedad mas acentuada y sin ser aquel rostro trágico de la Pasión, se ve mucho más madura. Tiene un aspecto sereno y muy majestuoso.

En la tranquila habitación, por la ventana abierta entra un radiante sol matutino, que ilumina un jardín cercado por altas tapias, pero en el que todavía se ven brillar en las hojas, las gotas del rocío matinal.

Entra Jesús, todavía con su espléndida vestidura de la mañana de la Resurrección. Su Rostro emana fulgor. Sus heridas son pequeños soles.

María se arrodilla sonriendo. Luego se alza y lo besa en la Mano derecha.

Jesús la estrecha contra su Corazón y la besa en la frente, sonriendo, y le pide un beso.

Que María da, también en la Frente.

Jesús dice:

–                 Mamá. Mi tiempo de permanencia en la Tierra ha terminado. Subo al Padre. He venido para una especial despedida de ti y para mostrarme a ti una vez más, con el aspecto que tendré en el Cielo.

resucitó

No he podido mostrarme a los hombres con esta figura de esplendor: no habrían podido soportar la belleza de mi Cuerpo glorificado, una belleza que supera demasiado sus capacidades. Pero a ti, Mamá, sí. Y vengo a inundarte de alegría otra vez con ella.

Besa mis Heridas. Que Yo sienta en el Cielo el perfume de tus labios y que a ti te quede en los labios la dulzura de mi Sangre. Pero quédate segura Mamá, de que nunca te dejaré. Saldré de tu corazón durante esos pocos instantes requeridos por la consagración del Pan y del Vino; para volver luego, después de esa fatigosa separación de ti, con un ansia de amor pareja a la tuya, ¡Oh Cielo mío vivo cuyo Cielo soy Yo!

No habremos estado nunca tan unidos como de ahora en adelante. A1 principio, mi incapacidad embrionaria; luego mi infancia seguida por la lucha de la vida y del trabajo; la Misión, la Cruz y el Sepulcro: estas cosas me interponían distancia y obstáculo para decirte cuánto te amo.

z_regina_angelorum

Pero ahora estaré en ti no ya como una criatura en formación; estaré a tu lado no ya en medio de los obstáculos del mundo que veda la fusión de dos que se aman: ahora estaré en ti como Dios. Y nada, nada; ni en la Tierra ni en el Cielo, podrá separarnos a mí de ti, ni a ti de mí, Madre Santa.

Te diré palabras de inefable amor, te haré caricias de indescriptible dulzura. Y tú me amarás por quien no me ama. ¡Oh, tú colmas la medida del amor, que el mundo no dará a Cristo, con tu amor perfecto, Mamá! Por eso más que un adiós, mi despedida es como la de uno que saliera un momento a este jardín florido a coger rosas y azucenas.

Pero Yo te traeré del Cielo otras rosas y otras azucenas más hermosas que éstas que aquí han florecido. Te llenaré de ellas el corazón Mamá, para hacerte olvidar el hedor de la Tierra que no quiere ser santa y anticiparte la brisa del bienaventurado Paraíso donde con tanto amor se te espera.

Y el Amor que no sabe esperar, vendrá a ti dentro de diez días. Adórnate con tu más hermosa alegría ¡Oh Madre Virgen, que tu Esposo viene! El invierno ha pasado… Las viñas florecidas emanan su perfume y Él canta: “¡Levántate, Oh llena de hermosura! ¡Ven  Esposa mía, que serás coronada!”. (Cantar de los cantares 2, 11-13)

reginaceleste

Con su Fuego te coronará, ¡Oh Santa! y te hará feliz con su Espíritu, que se infundirá en ti con todos sus esplendores, ¡Oh Reina de la Sabiduría!, Reina suya, que has sabido comprenderlo desde la aurora de tu vida y amarlo como ninguna criatura en el mundo jamás amó.

Madre, subo al Padre nuestro. A ti, Bendita, la bendición de tu Hijo.

María resplandece en su éxtasis, en esta habitación resplandeciente por la luz de Cristo.

Jesús dice:

–                    No hagáis, hombres, objeto de polémica el hecho de si era o no posible que Yo cambiara de figura. Ya no era el Hombre vinculado a las necesidades del hombre. Tenía al Universo como escabel de mis pies y todas las potencias como siervas obedientes. Y si, mientras era el Evangelizador, había podido transfigurarme en el Tabor ¿No iba a poder transfigurarme para mi Madre siendo ya el Cristo glorioso? O mejor: ¿no iba a poder cambiar de figura para los hombres y aparecerme a Ella como ya era: divino, glorioso, transfigurado en Aquel que en realidad era, en vez de con esa figura de Hombre con que me mostraba a todos? Ella, que además, me había visto ¡Pobre Mamá!, transfigurado por los padecimientos; era justo que me viera transfigurado por la Gloria

regina celstial

No hagáis objeto de polémica el si Yo podía estar realmente en María. Si decís que Dios está en el Cielo y en la Tierra y en todas partes, ¿Por qué sois capaces de dudar el que Yo pudiera estar contemporáneamente en el Cielo y en el Corazón de María, que era un vivo Cielo? Si creéis que estoy en el Sacramento y cerrado dentro de vuestros ciborios, ¿Por qué podéis dudar que Yo estuviera en este purísimo y ardentísimo Ciborio que era el Corazón de mi Madre?

¿Qué es la Eucaristía? Es mi Cuerpo y mi Sangre unidos a mi Alma y a mi Divinidad. Pues bien, cuando Ella me concibió, ¿Acaso tenía algo distinto en su seno? ¿No tenía al Hijo de Dios, al Verbo del Padre con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad? Si vosotros me tenéis, ¿No es acaso, porque María me tuvo y me dio a vosotros, después de haberme llevado nueve meses?

Pues bien, de la misma manera que dejé el Cielo para morar en el seno de María, ahora que dejaba la Tierra, elegía el seno de María como Ciborio para mí. ¿Y qué ciborio, en qué catedral, es más hermoso y santo que éste?

CORAZN~1

La Comunión es un milagro de amor que hice por vosotros, hombres. Pero en la cima de mi pensamiento de amor resplandecía el pensamiento de infinito amor de poder vivir con mi Madre y hacer que viviera Ella conmigo hasta que nos reuniéramos en el Cielo.

El primer milagro lo hice para alegría de María, en Caná de Galilea. Los últimos milagros, para el consuelo de María, en Jerusalén: La Eucaristía y el velo de la Verónica.

El Velo de la Verónica, para poner una gota de miel en la amargura de la Desolada y la Eucaristía, para que no sintiera que Jesús ya no estuviera en la Tierra.

 JESS_E~1

¡TODO, TODO, TODO…  Comprendedlo de una vez por todas, ¡LO TENÉIS POR MARÍA! Deberíais amarla y bendecirla cada vez que respiráis. El velo de la Verónica es también un aguijón para vuestra alma escéptica.

1245074455273

Comparad vosotros racionalistas, tibios, inseguros en la fe; vosotros que os conducís por secos exámenes, el Rostro del Sudario y el de la Sábana: uno es el Rostro de un vivo, el otro es el de un muerto; pero la altura, la anchura, los caracteres somáticos, la forma y las características son iguales.

Superponed las imágenes. Veréis que corresponden la una a la otra. Soy Yo. Yo que quise recordaros cómo era y en qué me convertí por amor a vosotros. Si no estuvierais definitivamente extraviados, si no fuerais ciegos; deberían bastar esos dos Rostros para llevaros al amor, al arrepentimiento, a Dios.

El Hijo de Dios os deja, bendiciéndoos con el Padre y con el Espíritu Santo.

SUDARIO DE TURIN

SUDARIO DE TURIN

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONOCELA