Archivos diarios: 30/11/16

E13 LOS PEQUEÑOS CRISTOS


PADRE ETERNO Todo Mí Amor ha sido derramado a través de los siglos sobre vosotros, Mis hijos. He recibido rechazo de parte de unos y acogida, de parte de otros. Mi Amor ha sido blasfemado y ha sido alabado.

El tiempo de la Cosecha se acerca. Mís Angeles tomarán a unos y a otros. Los Míos serán marcados y perseguidos, los otros serán verdugos y serán condenados. Mí Tiempo no es vuestro tiempo.

La Obra de la Salvación del género humano se tendrá que culminar con Mí Triunfo Total en el Amor Divino de Mí Corazón. La Luz del Espíritu Santo iluminará a todos aquellos que habrán sido escogidos para proseguir Mí Obra de Creación.

espíritu santo

 No dudéis hijitos Míos, el Amor es el que Me hace obrar así. Mí Dulce Amor alegrará esos corazones que están dispuestos a recibirme y a vivir en Mí, por toda la Eternidad.

Los Acontecimientos Inminentes, son acontecimientos de Purificación moral y espiritual. Vosotros mismos os dáis cuenta de ello. Se necesita una purga en vuestro mundo, la cual vendrá en el futuro próximo.

Los acontecimientos han sido planeados cuidadosamente por Mí Enemigo, el cuál hace planes para la Destrucción Total de la Tierra, sin respetar aún a los que los que van a encumbrar.

000club-bilderberg

Mí Misericordia lo evitará, pero aquellos que hayan seguido a la Bestia y hayan blasfemado Mí Santo Nombre provocando la condenación de muchos, su suerte será la misma: la condenación eterna.

El castigo será peor para ellos, ya que gracias a su mal ejemplo empujaron al mal a miles de almas que Me pertenecían.

La Santa Justicia de Mí Corazón se hará patente en ellos, quienes tratarán de zafarse de ella, pero sus múltiples pecados los jalarán al Lugar del Castigo.

Mí Amor es todo Misericordia y es todo Perdón. Y por eso Me comunico a través de Mís Profetas en todos los tiempos, para hacerles llegar Mí Voluntad.

PROFECIA CIELO

¿No os dáis aún cuenta plena de cuánto os amo?

Yo, todo un Dios Omnipotente, Me humillo y Me doy a vosotros en todo momento. Me tenéis en las Palabras de los Evangelios, Me tenéis en el Antiguo Testamento, Me tenéis en la Sagrada Eucaristía, Me tenéis en todo lo que os rodea y Me tenéis dentro de vuestro corazón.

¿Por qué sóis tan ciegos y testarudos?

¿Es qué el pecado en el que habitáis y condescendéis, os ha prometido mejores cosas que las que Yo os pueda regalar?

alma-condenada

No, hijitos Míos, el pecado sólo promete Traición a Vuestro Creador y subsecuentemente, condenación eterna para vosotros.

Mí Voz, cuando es escuchada y seguida, tomada en vuestro corazón y vivida para bien vuestro y de los demás, os proveé de dicha y bienestar, actual y futura. Mí Voz es la voz del Pastor que guía a sus ovejas a campos verdes y pastura sagrada.

Es Mí propia Presencia en vosotros, es Mí misma Vida dentro de vuestro corazón, es Mí Amor donado de corazón a los Míos, a los que han regalado su voluntad a Su Dios y Señor. Yo os prometo Vida Eterna, el Mal os promete Muerte Eterna.

salvacion-vida

Hijitos Míos, es vuestra vida eterna lo que Me interesa. Vosotros os donásteis al venir a la Tierra a servirme y Yo, como pago a ello, os prometo un Reino Eterno y Mí Cuidado amoroso durante vuestra misión.

Pero, ¿Cuántos de vosotros Me escuchan y deciden seguirme, cuando han llegado a la Tierra y se han dejado embaucar por Mí Enemigo?

Por eso busco almas donadas en la Oración y en la Penitencia, para salvar almas. No os daréis plena cuenta de lo que un alma significa para Mí, hasta que entréis al Reino de los Cielos.

Cuánto Amor ha sido derramado sobre vosotros a través de los tiempos y que poca acogida ha tenido. Pueblos enteros han sido destruídos por vuestra pobre respuesta a Mís Peticiones.

decepcion_traicion_soledad

Los humanos, cuando nos traicionan sentimos MORIR DE DOLOR, y Satanás nos tienta con el suicidio. A Dios cuando lo TRAICIONAMOS, tambien le destrozamos Su Corazón sin piedad….

Me traicionáis, hijitos Míos y NO lo tomáis esto en cuenta. Os mantenéis en la falta y NO os importa el pensar lo que Mí Corazón pueda sufrir.

El sufrimiento de un Dios, es tan grande como Su Bondad Omnipotente lo es. Soy Espíritu Puro y el espíritu sufre MÁS, mucho más, de lo que pueda un alma sufrir cuando se encuentra aún con su cuerpo. Sóis limitados en vuestra actuación; pero aún así, vuestros pecados Me Ofenden Infinitamente.

Haced actos de Reparación frecuentes para Aliviar los Dolores de Mí Corazón Misericordioso. Mí Amor se dá en pleno, Mí Vida en Mí Hijo, se dio en pleno. Yo no Me reservo partes, Yo doy en totalidad. La mayoría de vosotros sois de doble cara.

Una cara de conveniencia a vuestro Dios, para pedir cuando no tenéis y otra cara de Maldad, de Traición, para aprovechar las maldades que también os convienen, que provienen de Mí Enemigo.

Hijitos, ¿Creéis que para Mí sea agradable veros ser destruídos por el Mal? Yo le limito su poder destructivo, pero vosotros ni aún así entendéis.

el-aviso-y-el-milagro-20121

La Gran Prueba de Fe a Mí Amor se acerca para todos vosotros, tomádme de la mano y NO os soltéis. Soy un Padre Amoroso que defiende a Sus hijos de cualquier peligro. ¡No os soltéis de Mí Mano! Yo estaré con vosotros en todo momento, sí así es vuestra Fe.

Mis Ángeles y Mis Santos os seguirán en vuestro camino, nos seguirán a los dos, a ti y a Mí, a todos vosotros y a Mí. No temáis, dadme todo lo vuestro y Yo Me derramaré con mayor prontitud y excelsitud. Mientras más Me deis en Fe, más recibiréis en protección y en Amor.

Aunque la saña diabólica se derrame sobre vosotros, Mí Misericordia puede muchísimo más. No dudéis hijitos Míos, no dudéis. La duda os hace débiles.

__salvar_al_mundo

El Espíritu Santo, a Quién pronto recibiréis, os dará la fortaleza y las Virtudes necesarias a cada uno de vosotros, para que completéis la obra de Salvación, a la cual os donasteis al venir a Servirme. Pedidle lo que en vuestro corazón sintáis, cuando lo recibáis.

 Habrá manifestaciones en el Cielo, maravillosas, que os anunciarán la venida del Espíritu Santo a vosotros. Estad atentos. Recibidle con el mayor fervor y amor que podáis darle. Mantened vuestra alma pura y santa, para que pueda hacer en ella Su Santa Morada.

De ahí en adelante, vivid atentos interiormente a Sus Designios de Amor, que son los Míos. Daos por los demás para que podáis ser otros Cristos entre vuestros hermanos.

AMOR SALVACION

Mí Presencia Y Mí Voz interior os guiarán y la Luz de Mí Corazón, puesta en el vuestro, os iluminará a pesar de las Tinieblas de inmoralidad y pecado que os rodearan.

Mí Luz en vosotros nunca se apagara, hasta que vosotros mismos así lo decidáis. ¡Cantad con alegría y con júbilo, porque pronto veréis ésos Cielos Nuevos y ésa Tierra Nueva que os tengo prometidos!

Docilidad, hijitos Míos, docilidad es lo que ospido. Vosotros os habéis dado cuenta en vuestras vidas, que cuando un hijo, un hermano, un amigo piensa como vosotros en un tema determinado, todo se aligera. Así Yo os lo pido ahora Aligeradme vuestro camino, al triunfo.

Yo os tomaré y juntos venceremos. Mi Amor es grande, Mi misericordia también lo es; pero necesito de vuestra donación para que ellas puedan rendir su fruto con facilidad y total donación de Mí Ser al vuestro. Confiad en Mís Palabras, confiad en Mí Corazón.

mundo destruido

Conoceréis en éste tiempo la Maldad en su máxima expresión. Aún los más malos se horrorizaran de la bajeza y destrucción de Mí Enemigo para con vosotros y para con Mí Obra de Creación.

Gracias a que aún en gente mala, Mí Luz todavía encendida como luz tenue, al darse cuenta de la Maldad desmedida de Mí Enemigo para con vosotros, se volverán a Mí y Yo haré resplandecer, con grandes destellos ésa luz, que pronto se apagaría si Mí Misericordia no la tomara.

Mís caminos son torcidos y vuestra mente pequeña y aún los malos caminos del Mal, Me van a atraer almas a su salvación eterna. Por eso, nunca juzguéis a vuestros hermanos que vivan en el error, puesto que muchos de ellos pueden quedar encumbrados en el Reino de los Cielos, más arriba que vosotros que os sentís Míos y Me falláis en el Amor.

pastor separacion ovejas y cabras sheepgoats

Sed prudentes y NO deis un paso si NO Me lo consultáis primero. Yo os voy a Guiar, Yo NO voy a ir detrás de vosotros aceptando los errores que cometáis. Yo Soy el Pastor, vosotros las ovejas.

El Mal cundirá por todos los pueblos de la Tierra. No habrá monte ni valle, ni cumbre escarpada, ni abismo profundo que se salve del ataque de Mí Enemigo. Su furia perversa será desplegada mediante él mismo y sus secuaces. La Gran Persecución se aproxima y será Gloria para unos y Muerte Eterna para otros.

Vuestra Fé y Confianza en Mí os traerán el Triunfo, porque Yo LucharÉ en vosotros, Yo VivirÉ en vosotros, Yo MorirÉ en vosotros. Vuestra Sangre será la Mía vuestra salvación será eterna.

000las-tierras-prometidas-del-eden-perdido-el-paraiso

Yo Mismo os recibiré en el Reino de los Cielos y Mí Dicha será eterna, porque Me visteis a Mí, antes que a vosotros mismos. El Hombre-Dios bajará nuevamente a tomar posesión de Su Grey Bendita y viviréis momentos de gran fiesta de Su Corazón. Grandes regalos os esperan.

Los Míos, los que perseveren hasta el final, los que vean bajar a Mí Hijo nuevamente a vosotros, experimentarán momentos de Cielo. Será Mí regalo para con vosotros. La Jerusalem Celestial os dará albergue y enjugará vuestras lágrimas y os proveerá de todo lo necesario para vivir en ella, gozando vuestro triunfo contra las fuerzas del Mal.

La alegría, la fuerza del bien, Mí Presencia entre vosotros, Mí Cariño y cuidado Paternal os envolverá en Nueva Tierra. Os consentiré como el padre ó la madre, consienten al hijo aplicado. Es Mí Gracia Infinita la que os envolverá y os hará olvidar la lucha cruel que tuvisteis con Mí Enemigo, el cuál encarcelado será, para que podáis vivir vida plena de amor y de virtud en Mi Reino Nuevo entre vosotros.

NO LO DUDES. ¡JESÚS SERÁ TU CIRENEO!

NO LO DUDES. ¡JESÚS SERÁ TU CIRENEO!

¡Donaos hijitos Míos, donaos!, Ya desde ahora, para que desde éste momento vayamos preparando el Triunfo de Mí Corazón Amoroso.  Recordad y confiad en que Mí Amor os irá indicando que hacer en todo momento de la lucha.

 Así como el General ordena a sus soldados las mejores estrategias, así Yo os iré moviendo para vencer a las Fuerzas del Mal. Por eso necesito vuestra docilidad, para que podáis escuchar Mís Ordenes Amorosas que terminarán con la Maldad en vuestro Mundo.

Estad atentos a Mís Inspiraciones y a las mociones que Mí Espíritu os dará. Os lo repito, NO actuéis antes de preguntarme. Un fiel soldado no actúa si no recibe órdenes superiores y Yo no Soy un general de ejército que ve fríamente a sus soldados. Yo Soy Vuestro Padre que ve por el bienestar de sus hijos.

apocalipsis rey primer sello

¡Confiad en Mí y lo lograremos todo! Sé que vuestra Fe es limitada y no muy ejercitada, Pedidme que os la refuerce y así os mantengáis bien unidos a Mí, que sólo busco vuestro bien.

Recordad, como ejemplo, a Mí profeta Daniel, ¿No fue llevado al foso de leones hambrientos? Y, ¿Qué pasó? El tenía su confianza puesta en Mí plenamente y Yo lo protegí del mal que tenía en ésos leones, a su lado. Vosotros tendréis peores leones, pero recordad que Mí Gracia y Mí Omnipotencia es muchísimo mayor que cualquier mal que os aseche.

Viviréis las Tinieblas del Mal sobre la Tierra, Todo se os obscurecerá, pero Mí Luz de Verdad y de Amor, habitará en vuestro corazón. Juntaos entre hermanos que andéis por el mismo camino del amor y de la verdad. Ayudaos unos a otros. Daos ánimo para proseguir en la lucha. Y NO os desaniméis en ningún momento, porque el Triunfo llegará cuando menos os lo imaginéis.

_satan-duda miedo desaliento

SON DARDOS DE SATANÁS

Que vuestro sacrificio siempre este unido al de Mí Hijo.  Que vuestra vista siempre este puesta en Mís ojos y que vuestro corazón se funda completamente en el Mío.

Porque el Amor es el ingrediente Divino que hace la diferencia en vuestros actos, en vuestra vida, en todo lo que hacéis durante vuestra vida.

No es lo mismo hacer vuestro trabajo, porque tenéis que hacerlo, que sentís la obligación, que hacerlo con Amor. No es lo mismo educar a vuestros hijos, porque tenéis que hacerlo, que hacerlo con Amor.

 No es lo mismo, vosotras las mamás, preparar los alimentos, porque tenéis que prepararlos, que prepararlos con Amor. No es lo mismo llevar una vida sobre la Tierra, porque tenéis que cumplir, a cumplir con Amor.

frase-en-la-caridad-el-pobre-es-rico-sin-caridad-todo-rico-es-pobre-agustin-de-hipona-100238

Mis pequeños, cuando hacéis las cosas por obligación, tratáis de cumplirlas lo más pronto posible y NO os importa cómo os salgan. Aparentemente lo que hacéis, lo hacéis bien, pero es pura apariencia.

Cuando realmente se hacen las cosas por Amor, todo se hace con delicadeza, con cuidado y esperando con todo el corazón, que lo que estáis haciendo dé un buen resultado ó le guste a la otra persona. O a las otras personas lo que estáis haciendo, estáis poniendo vuestro corazón en ello y eso es lo que cuenta, Mis pequeños.

La obligación NO os va a dar tantos méritos como os da el Amor, NO va a rendir los frutos la obligación, como los da el Amor. Cuando actuáis durante vuestra vida en el Amor, sois recordados y además dais ejemplo a vuestros hermanos, porque el Amor deja una impresión muy fuerte en los corazones que han tenido contacto con ése detalle que sale de vosotros, ése ingrediente Divino que debéis llevar siempre en vuestro corazón.

amor-y-cuidado

Cuando recibís las cosas de los demás hechas por obligación, no las aprovecháis, se olvidan y os dejan un mal gusto en vuestro corazón.

Así pues, Mis pequeños, os pido que de aquí en adelante, todo lo que hagáis lleve ése ingrediente Divino, el Amor, que hagáis todas las cosas así, como si Me las estuvieras presentando a Mí. VedMe en vuestros hermanos y veréis que así es más fácil actuar en el Amor.

Hijitos Míos, alguna vez os dije que con un puñado de almas totalmente sueltos a Mi Voluntad, podría cambiar al mundo entero y esto quiere decir almas que se han vuelto totalmente Cristos.

Ved cómo Mi Hijo os trajo toda una Evangelización de Amor, cómo os dio vida, una nueva Vida que no se conocía. Conocían algo a través de los Profetas, pero no la habían realmente vivido como con un Dios entre ellos.

evange-fusion

Mis pequeños, cuando os he pedido ser otros Cristos, es ser un verdadero Cristo, ser una verdadera alma totalmente suelta a Mi Voluntad, una alma que viva en Mis Verdades, en Mi Amor, un alma que sea esclava de Mi Amor.

Mis pequeños, imaginad diez, veinte, treinta Cristos alrededor del Mundo, donde Yo Me pueda manifestar plenamente a través de ellos. ¡Qué más quisiera Yo, Mis pequeños, que todos vosotros, cientos de miles, millones, fuerais Cristos sobre la Tierra!.

Ese es Mi deseo, Mis pequeños, que cada uno de vosotros tuvierais de vuestro hermano, ése ejemplo de vida, que lo hicierais propio, que transmitierais ésa vida a vuestros hermanos.  ¡Qué difícil es para el hombre separarse de lo material!, ¡Qué difícil es para el hombre vivir para su Dios!

LA PENITENCIA Y EL SACRIFICIO NOS ENTRENAN PARA VENCER

LA PENITENCIA Y EL SACRIFICIO NOS ENTRENAN PARA VENCER Y VEREMOS A SATANÁS CAER…

Queréis solamente lo fácil, lo bueno, lo que os trae gustos, felicidad, comodidad… Pero tan pronto se os pone difícil vuestro entorno y vuestro futuro, el alma desfallece, el alma duda, el alma Me da la espalda.

Ved, ved la Vida de Mi Hijo sobre la Tierra, ¡Tanto que os trajo!, ¡Tanto que os dio!, El bienestar que os prometió y que es una realidad.

Mis pequeños, sed consientes en que vuestra estancia sobre la Tierra es pasajera, si la comparáis con la Eternidad. Ciertamente, el ser otro Cristo os traerá alguna contrariedad por estar defendiendo Mi Nombre, pero por otro lado, tenéis el goce eterno, ¿No vale la pena un poco de sacrificio, un poco de penitencia que es una inversión para vuestro goce eterno?

z-amor-y-poder

Aún vosotros mismos, cuando queréis obtener un bien, sacrificáis otros bienes con tal de obtener un bien mayor. Yo os estoy prometiendo el Bien máximo, ¿No vale la pena sacrificaros un poco por ése Bien máximo?

Meditad, Mis pequeños y nuevamente os invito a ello, a ser de ése puñado de almas que puedan cambiar la faz de la Tierra y traerMe a vuestros hermanos hasta Mi Corazón. Vivid de acuerdo a las Enseñanzas de Mí Hijo en los Evangelios, llevando paz, alegría, amor y confianza a los vuestros.

Mís hijos, Mís Cristos de éste Fin de tiempos, ¡Cuánto os amo! Recordad el escuchar Mí Voz en todo momento dentro de vuestro corazón cuando recibáis al Espíritu Santo, al Espíritu Vivificador, Pedidle Sus dones, que serán vuestra armadura contra la Lucha Infernal.

ETERNIDAD

¡Sed plenamente Míos y Yo seré plenamente Vuestro!

Os Amo y Os espero al final del camino, a las puertas de Mí Reino, ya el Celestial, ya el Nuevo, en Nuestro Mundo. Ahí estaré como Padre Amoroso os estrechare junto a Mí Corazón, para gozar en vosotros Mí Amor.

Yo os bendigo ahora y por siempre, en MÍ Santo Nombre, en el de Mí Hijo, Salvador vuestro y en el del Espír1tu de Amor y Vivificador.

Mí Santa Hija, la Siempre Virgen Maria, os cuidará y os guiará para aplastar la cabeza de la serpiente del mal. Dejaos llevar por Sus Palabras de Amor y Salvación. Su ternura es excelsa.

bend trinidad padre creador GUADALUPANA

Hijitos Míos, ¡Cuánto os amo!

http://www.diospadresemanifiesta.com/index.php

F59 CURSO DE ORACIÓN


ven-espiritu-santo-121LECCIÓN UNO

Pequeños Míos, os quiero instruir en los trucos que utiliza Satanás para desviar a las almas. Yo, vuestro Dios Espíritu Santo, que conozco lo más profundo de las almas, que conozco vuestro corazón. Os quiero ir ayudando, aleccionando, para que os podáis proteger contra los trucos y fuerzas del Mal.

Sabed que la Oración es Poderosísima. El amor que vosotros producís a través de la Oración, produce grandes desastres para el Infierno.

Mis pequeños, cuando oréis, entrad en vuestro corazón. Dentro de vuestro corazón estamos Nosotros, en la Santísima Trinidad. Arrodillaos ante Nosotros, entregad vuestra mente, vuestros pensamientos, vuestros oídos, vuestros sentidos.

nino-orando-2

Entregádmelos ahí dentro de vuestro corazón, que debe ser vuestro hogar espiritual; vuestra capillita, donde deberéis presentaros puros, donados. Y quiero daros una explicación sobre ésta donación.

Debe ser un tiempo en el cual NO estéis de prisa. Un tiempo de regalo totalmente para vuestro Dios, en donde con tranquilidad y paz, estéis ante Nosotros. Y así, en Presencia real ante Nosotros en vuestro corazón, olvidaos totalmente del mundo exterior, atendiendo a vuestro Dios.

Con todas vuestras potencias, empezaréis a orar. A PLATICAR, a ofrecer, a interceder. Entrad en ése Coloquio Divino. Entrad en ésa familiaridad en la Oración y así os tomaremos. Entraréis en esa intimidad que solamente Nosotros os podemos dar.

cielo profetas-fano

Al purificaros de todo lo exterior, al purificaros en vuestros pensamientos, al purificaros de todo aquello que os pueda separar de Nosotros, empezaréis con vuestros rezos. Vuestra Oración, vuestro rezo debe ser muy íntimo, debe de ser en Presencia Divina.

Debéis respetar de aquí en adelante, Nuestra Presencia en vosotros y esto os lo digo para evitar todo tipo de distracción,  de preocupación mundana o personal.

Ciertamente deberéis ejercitaros en ello y sobre todo, poned todo de vuestra parte, porque el Maligno os empezará a atacar más.

Cuando venga el ataque, cuando venga la distracción, postraos dentro de vuestro corazón.

postrado

Postraos dentro de vuestro corazón ante Nosotros, postraos. Y así, pondréis todos vuestros sentidos nuevamente a disposición de vuestro Dios.

Vivimos realmente en vuestro interior y no queremos seguir siendo Huéspedes, Huéspedes a los que no se les hace caso.

Sois almas consentidas, sois almas a las que hemos apartado del mundo, sois almas a las que hemos puesto Nuestro Ser y Nuestros deseos para grandes obras, debéis poner más de vuestra parte para atender a vuestro Dios y ya no dejarNos olvidados dentro de vuestro ser.

eucaristía niño adorando al santísimo sacramento

Deberéis hacer vida con Nosotros en todo momento, os vuelvo a repetir, deberéis ejercitaros en ello. Poco a poco, vuestro corazón se irá adentrando, Nos irá tomando más en cuenta y así, después, cuando salgáis del Sagrario, salgáis de la Iglesia y hagáis vuestra vida rutinaria,

estaréis aún postrados dentro de vuestro corazón, atendiéndoNos, mimándoNos, dejándoos guiar por lo que Nosotros queramos.

Vuestra mente, vuestro corazón, todos vuestros actos estarán ya a disposición de vuestro Dios y vuestra vida cambiará, vuestros actos  cambiarán, vuestras palabras cambiarán por esa vida íntima que deberéis llevar de ahora en adelante.

Vivid ésa intimidad y veréis los Regalos que obtendréis.

PROFECIA CIELO

Hijitos Míos, os sigo instruyendo, al estar ya ante Nuestra Presencia en vuestro corazón; aprenderéis a ESCUCHAR  Nuestras intenciones. Aprenderéis a escuchar a vuestro Dios y lo que quiere realmente de cada uno de vosotros.

Os llevaré a conocer la raíz del mal, la soberbia. Siendo la raíz, prácticamente de todo mal que existe sobre la Tierra, deberéis tratar de luchar contra ella. Lucharéis con Fuerzas Divinas, deberéis ser cautos, deberéis ser sabios, sencillos y humildes.

Todos vosotros afectados por el Pecado Original, estáis padeciendo por ésta raíz del pecado primario; que fue desobediencia, causado por la soberbia del hombre, causado por la Soberbia de Satanás.

martin porres humildad-persecucion

Si vosotros aprendéis a ir a la esencia de cada pecado, a la raíz de cada pecado; encontraréis la soberbia y deberéis protegeros con la Humildad. La Humildad os llevará a la sencillez y la Humildad os abrirá todas las puertas de la Gracia.

Al ser humildes, todas las Virtudes florecerán. Ved aquí Nuestra Obra Maestra, la Siempre Virgen María, que en Su Humildad, aceptó Nuestra Vida en Ella, Nuestro trabajo en Ella, Nuestra Voluntad en Ella.

El Demonio, os lleva a oponeros a todo aquello que sea superior a vosotros, que os sintáis como esclavos, que os sintáis sumisos.

Nuevamente os presento a Mi Esposa, la Siempre Virgen María. Su Sumisión, además de Ser Perfecta la llevó a esa Santidad Infinita. Ella podía actuar por Sí Misma, porque así se le Creó y prefirió someterse a Nuestras Ordenes.

ateismo soberbia mortal servicio -mejor_reinar_en_el_infierno_que_servir_en_el_cielo_-john_miltonA vosotros os hace creer el espíritu del Mal que no debéis someteros a nadie, que NO os arrodilléis ante nadie, que vosotros sois grandes y eso le encanta al hombre, sentirse grandes, sentirse poderosos.

Cuando NO tenéis las Virtudes, NI la Gracia, NI los poderes, como para sentiros así. La soberbia solamente os debilita y os aparta más de la Fuente Divina que proviene de Nosotros.

El alma soberbia, NO puede crecer. El alma soberbia no acepta consejo ni alimento especial. El alma soberbia se vuelve autónoma y si realmente utilizáis la Sabiduría, os daréis cuenta que en vuestra autonomía, por ser tan pequeños, tan miserables, NO podréis vivir solos y vuestra caída es inevitable.

humildad

En la Humildad podéis reconoceros así, miserables, pequeños, faltos del alimento Divino. Y así el alma sencilla, el alma humilde, corre a la Fuente Divina a alimentarse, a purificarse, a sanear todo aquello que la está separando de ésta Gracia que solamente puede venir de vuestro Dios.

La soberbia, manejada como lo hace el espíritu del Mal, os va carcomiendo. Os va destruyendo, sin que os deis cuenta, porque os mantiene ciegos a la realidad. Os va ensalzando con bellas palabras, con bellos pensamientos, cuando realmente estáis llevando una podredumbre interna.

Os va haciendo creer grandes a los ojos de los hombres, cuando realmente estáis disminuyendo ante los Ojos Divinos.

00fe-voluntad

El alma soberbia, al NO aceptar consejo, al NO aceptar guía Divina, se va obscureciendo. Y sobre todo, va causando destrozos para el Reino de Dios por su mal ejemplo, por su falsa guía, por su inmodestia, por su maldad.

Las almas soberbias se vuelven instrumentos del mal, sin que se percaten de ello. Al verse a sí mismas, ya no hay nada que valga para ellas a su alrededor, se sienten perfectas, se sienten dioses y así llevó el Demonio a vuestros Primeros Padres hasta éste punto, a sentirse dioses.

Tened cuidado Mis pequeños, cuando empiecen vuestros hermanos a ensalzaros, a haceros creer ser grandes ante los hombres. Cuando os eleven por sobre los hombres, tened cuidado Mis pequeños, porque puede ser el principio de vuestra caída.

1caida1

JESÚS REPARÓ NUESTRAS CAÍDAS

El hombre nunca se debe separar de la Fuente Divina. Debe ser raíz que absorba los nutrientes para su buen crecimiento y sobre todo para su buen sostén. No os envanezcáis Mis pequeños, porque vosotros SOLOS, nunca podréis ser dioses.

Si estáis separados de Nosotros, NI siquiera podréis dar Vida a alguno de vuestros hermanos y ésa es vuestra misión sobre la Tierra. Dar verdadera Vida para el Reino de vuestro Dios.

Sois mensajeros del Amor y en vuestra pequeñez, lograréis esto. Humillaos en todo momento, deberéis sentiros pequeños en todo momento. Pero deberéis sentiros hijos en todo momento también, para que podáis recibir de vuestro Dios el Alimento Divino.

MADRE MÍA

Manteneos así, pequeñitos y necesitados de Nuestra Gracia. Y sin que os deis cuenta, os elevaremos a niveles muy altos de espiritualidad, manteniéndoos pequeñitos; para que NO echéis a perder la Grandeza de vuestro Dios en vuestro interior y en la obra que está haciendo en vosotros.

Hijito Mío, el Mensaje ahora va para ti y para los Profetas y Videntes que hemos escogido alrededor del Mundo.

Ciertamente, vuestra tarea es difícil. El Anuncio y la Denuncia son difíciles, precisamente cuando tendréis que hacerlo, ya ante el pueblo, ya ante vuestros superiores en la Iglesia, ya ante las autoridades.

YO SOY VUESTRO DIOS ESPÍRITU SANTO  

icrucificados

Ya os he dicho que Yo iré guiando los Acontecimientos. Nada se da sin que vuestro Dios en Su autoridad Divina, lo permita. Vosotros os habéis dado a la Voluntad Divina, sois los Cristos de éste Tiempo. Sois los denunciantes de la raza maldita que ha tratado de destruir la Palabra de Dios, la vida en Dios.

Yo vengo a fortalecer a todos aquellos escogidos. Yo vengo a dar Fuerza a las Palabras de Jesucristo. Son Tiempos de dar Vida, son tiempos de Luz, cuando todo está en Tinieblas.

Sed como niños. El niño acepta la Voluntad del Padre. No ve más allá que el Amor con que el Padre o la Madre le ordenan algo. Es autoridad y él la acepta, porque sabe que va hacia un bien.

dones_del_espiritu-1

Tomad de Mí lo que necesitéis. Que además Yo os daré lo que Yo necesito de vosotros. NO TEMÁIS. Seguid adelante, éstos son Tiempos de lucha, Nosotros venceremos. Vosotros sois ahora los representantes del Cielo, es la Voz del Cielo la que se dará a través de vosotros.

Cuando queramos que se dé la Verdad ante los hombres, Yo os tomaré. Mis Palabras fluirán libremente y tocarán corazones. Tened confianza. Vivid en la Verdad, vivid en la Oración, vivid en la Pureza, vivid en la Santidad y todo saldrá bien, Mis pequeños.

Es un Tiempo el que estaréis sobre la Tierra sirviendo a vuestro Dios, dad vuestro máximo. Dad vuestro máximo, que se os pagará eternamente con grandes regalos, con grandes bellezas de vuestro Dios.

Pero NO hay nada, Mis pequeños, como servir a vuestro Dios. Lo entenderéis dentro de poco tiempo y os alegraréis por ello.

los-dones-del-espritu-santo-para-nios-11-638

En éstos momentos intuís algo de ésas bellezas… Pero Yo os abriré vuestra mente, os abriré vuestro corazón, quitaré el velo de vuestros ojos y entonces veréis la Gloria de vuestro Dios por la que habéis trabajado y que todavía trabajaréis.

Entonces vuestro corazón se alegrará enormemente, gozaréis. Gozaréis infinitamente y ése gozo os llevará a la entrega total de vuestro ser por el servicio de vuestro Dios.

VIDA,Vida quiero dar a los que viven muertos, es una contradicción, ¿Para qué vivir aquí en la Tierra si se vive muerto a la Gracia? En lugar de transmitir Vida, muchos de vuestros hermanos están transmitiendo Muerte.

JUSTICIA DE DIOS

Muerte Espiritual. Y aquellos que lo hacen así para ir en contra de su Dios, tendrán que enfrentarse en algún momento con Su Justicia.

Pero recordad Mis pequeños, que NO venimos como Jueces en éstos momentos. No se Nos debe ver en el temor, sino en el Amor…

Y os pedimos que sigáis Orando por aquellos que necesiten de su conversión, que necesiten entrar en ésa vida espiritual. Que vean que todavía hay Luz en su camino, que hay quién los ama todavía, a pesar de su pecado.

Dejad amor en los corazones. Dejad Luz, para que encuentren el Camino y que regresen a Nosotros, que regresen a la Divinidad.
Os Amo, Mis pequeños, os Amo. Os quiero explicar algo que NO conocéis todavía. 

padre creador trinidad
Mis pequeños, así como la Trinidad Somos el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Una sola Persona. Cuando vosotros en grupo oráis, NO sois grupo sois uno, Mi Cuerpo Místico NO se puede dividir. Seréis muchos, tendréis diferente mentalidad, diferentes ideologías, diferentes necesidades.

Sois diferentes ciertamente, como Nosotros en Nuestra Trinidad. Pero sois Uno, porque el Amor os une. Aquí estáis vosotros, LOS QUE ME ESTÁIS LEYENDO.

  Pero ya sois uno Conmigo, porque Yo estoy en vosotros, Yo estoy para vosotros, Yo os llevo a la Trinidad y la Trinidad está con vosotros.

cuerpo mistico la iglesia

NO os podéis separar, Mis pequeños. Y os vuelvo a repetir, porque el Cuerpo NO está dividido. La Presencia de Mi Hijo sobre la Tierra fue para esto Mis pequeños:

El Pecado os desunió, os separó de Mi Cuerpo Místico, Él vino a unir nuevamente al Cuerpo.

Estáis separados, pero no por vuestras ideologías, estáis separados porque NO ME AMÁIS. Porque NO os amáis, el Amor os unirá al final. Todavía vuestro corazón no está preparado a ello, porque estáis en el Mundo. Estáis viviendo para el Mundo y NO sois del Mundo, Mi Hijo os lo repitió varias veces, vosotros pertenecéis al Cielo.

000guiados-por-el-espiritu-santo

Mis pequeños, vuestra Oración Me halaga, en vuestra Oración estoy Yo y Yo voy guiando vuestra Oración, porque vosotros sois pequeños y Yo estoy en vosotros. Yo en vuestro interior, os voy guiando para que ésa Oración llegue a Mí.

Ahora os estoy hablando como debe ser, en la Trinidad Perfecta. Yo Mismo: Padre, Hijo y Espíritu Santo, os voy dando a conocer Mis necesidades, os voy dando a conocer Mi Amor, os voy dando a conocer las facetas de Mi Amor, para que vosotros mismos encontréis el camino que más quiera vuestro corazón…

Ahí es donde vuestra voluntad, vuestro libre albedrío os va dando vuestra personalidad, personalidad en el Amor.

000vivir-guiados-por-el-espiritu-santo

Vosotros podréis escoger entre la intimidad, dónde Me encontraréis. Podréis escoger entre el apostolado y ahí también Me encontraréis. Entregaréis Mi Amor al daros a los pequeños, múltiples formas podréis tener Mis pequeños, como facetas de Amor y en todas Yo estaré. 

Respeto ésa Libertad en el Amor. Y además, os doy ése gusto personal para que encontréis vuestro camino para llegar a Mí.

Os amo infinitamente, Mis pequeños. Y Yo en Mi Trinidad os acojo, para que sigáis uniendo con vuestra Oración, con vuestra donación, al Mundo entero en Mi Cuerpo Místico, en el Amor de vuestro Dios, en la Santísima Trinidad.

consecuencias-del-divorcio

Mis pequeños, Soy vuestro Dios Espíritu Santo. Desde que sois pequeños, vosotros vais dejando entrar en vuestro corazón, situaciones que os van afectando para vuestra vida. Ahí se van quedando y éstas a la vez van normando vuestra existencia, vuestra personalidad.

A veces eso se vuelve una situación difícil que NO podéis superar y que de lo cual, muchas veces ya NI conscientes estáis que os está afectando a vuestra forma de ser a vuestra personalidad, a vuestro trato con vuestros hermanos y peor tantito a vuestro trato con vuestro Dios.

Mis pequeños, Yo vivo en vosotros, estoy en vosotros, Yo os guío, Yo os protejo. Yo os aconsejo porque estoy en vuestro interior. Y quiero que Me pidáis la Gracia de poder escudriñar en vuestro interior, todo aquello que está afectando a vuestro crecimiento espiritual, a vuestra perfección espiritual… Y que ésta, afecta también a vuestra perfección humana.

conversion-sangre y salvacionperdon LIBERALOS PERDONALOS Y SALVALOS - HOMBRE A LOS PIES DE CRISTO

PedidMe esa Gracia Mis pequeños, para que al conoceros íntimamente, podáis vosotros pedir Perdón por vuestros pecados y errores pasados y pronto estará Mi Corazón, Mi Amor, la Sangre Preciosa de Jesús vuestro Salvador; para limpiaros de aquello que está afectándoos…

A veces, hasta fuertemente. Como tantos hermanos vuestros, que van creciendo y se van volviendo de un carácter muy feo. Muchas personas NO pueden tener un trato correcto con sus hermanos, se vuelven toscos, groseros, aislados…

Y esto hace que la misma gente a su alrededor los rechace. Y muchas veces, es por esto que os estoy explicando que algo que pudo haber sucedido en la niñez, en la adolescencia; se quedó ahí, muy profundamente arraigado en vuestro interior y os está afectando fuertemente.

10_crucified-lives

Vosotros NO sois perfectos, esto entendedlo bien. Mi Perfección Divina os está ayudando a vuestra perfección humana.

Hacedlo Mis pequeños y presto estaré para ayudaros a que vosotros podáis eliminar aquello que está afectando vuestra perfección.

LlamadMe, deseadMe de corazón que Yo Viva en vuestro interior y ahí estaré pronto, para vuestra Purificación y vuestra santificación. Y juntos, vuestra voluntad y Mi Divinidad, lucharemos por vuestra santidad.

Dejad que vuestra alma se libere ya de las ataduras del Mal, dejad que vuele hacia donde tiene que volar, que es hacia Nuestra Santísima Trinidad.

volando-con-el-espiritu-santo-libertad

Y dejad que goce plenamente ya, de la vida espiritual a la que todos vosotros estáis llamados,  porque mucho se ha hecho por salvaros.

Preparad todo vuestro ser para el Gran Encuentro con el Amor, después de la Purificación Universal. Embelesados con Mis Bendiciones y regalo viviréis.

Orad y esperad, el tiempo se acerca presuroso, os amo, Mis pequeños.

Yo os Bendigo en el Amor de Mi Padre, en el Amor vivido por el Hijo y por Mi Amor infundido en los corazones.

poder y sabiduria

Yo os Bendigo en la Trinidad Perfecta del Amor, Padre, Hijo y Espíritu Santo y en el nombre del Perfecto Tabernáculo Viviente, en la persona de la Santísima Virgen María.

Yo os concedo Mi Sabiduría y Mi Paz. Id, hijitos Míos, a transmitir y a vivir el amor de vuestro Dios y así lograréis empezar a vivir en el camino de la realización plena, en la perfección, que se obtiene al vivir vida de AMOR

Yo os Bendigo en el Amor de Mi Padre, en el Amor vivido por el Hijo y por Mi Amor infundido en los corazones.

ESP-SANTO-TRINIDAD En20Dios20estC3A120la20fuerza20y20e

http://diospadresemanifiesta.com/

77.- MARTIRIO DE UNA MADRE


000colosseum_gladiator(EL DIARIO DE REGINA)

La ausencia de Marco Aurelio, le impidió ver cómo se agravó la enfermedad de Alexandra.

Bernabé velaba su inconsciencia con ardientes plegarias.

Regina, la que en la Puerta del Cielo enseñara a los catecúmenos el tema de ‘La Pobreza de Espíritu’ también fué arrestada.

Y ahora va a dar el más estremecedor testimonio de todo lo que enseñó. 

El tribuno encargado trataba muy duramente a los prisioneros pues temía que se escaparan de la cárcel…

Por arte de un mágico encantamiento.

Regina se lo reclamó:

–           Nosotros no escaparemos. ¿Por qué no nos concedes ningún alivio, a nosotros que somos presos tan distinguidos?

¡Nada menos que del César y hemos de combatir en su Natalicio!

¿No aumentaría tu gloria, si nos presentásemos más gordos y saludables?

El militar se sintió desconcertado y enrojeció de vergüenza.

Luego ordenó que se les tratara más humanamente.

Permitió a los parientes que entraran a la cárcel y se reconfortaran mutuamente, a excepción de Marco Aurelio.

Pues había recibido órdenes terminantes, por parte de Tigelino.

alex-virg-2

En el segundo calabozo, Alondra se halla en el octavo mes del embarazo pues fue detenida cuando estaba encinta.

Al aproximarse el día del espectáculo sufre mucha tristeza, temiendo que su martirio fuese postergado a causa de su estado, ya que la ley prohíbe que las mujeres encinta sean expuestas al suplicio.

No quiere quedarse atrás de los cristianos y que más adelante tenga que derramar su sangre inocente, entre los demás criminales.

Y tampoco sus compañeros de martirio quieren dejar atrás a tan excelente compañera.

Tres días antes de los juegos, todos se unieron en una misma súplica al Señor Jesús y  apenas terminaron la Oración, enseguida le vinieron los dolores de parto.

Debido a lo prematuro y por razón natural, ella sufre y gime…

Entonces un carcelero le dijo:

–           Si tanto te quejas ahora… ¿Qué harás cuando seas arrojada a las fieras de las que te burlaste al no querer sacrificar?

RostroJesusNasa

Ella respondió:

–           Ahora soy yo la que sufro. Pero allá en la arena, habrá Otro en mí que padecerá por mí…

Pues yo también padeceré por Él.

Alondra dio a luz una niña a la que una cristiana adoptó como hija.

Entonces un joven llamado Lewis se acercó al grupo donde estaba Regina…

Y les dijo:

–           Acabo de tener una visión: Ya habíamos sufrido el martirio y habíamos salido de nuestro cuerpo. Cuatro ángeles nos transportaban hacia el Oriente, pero sus manos no nos tocaban.

Íbamos trepando por una pendiente suave. Pasado el primer mundo, vimos una luz inmensa y le dije a Regina que venía a mi lado: ‘He aquí lo que el Señor nos prometió y ya recibimos la recompensa’

Mientras éramos llevados por los cuatro ángeles, se abrió ante nuestros ojos una gran llanura que era como un vergel poblado de rosales y de toda clase de flores.

Y sus hojas caían incesantemente.

En el vergel, había cuatro ángeles más resplandecientes que los demás.

Al vernos nos acogieron con grandes honores.

Y dijeron a los otros ángeles con admiración: ‘¡Son ellos! ¡Son ellos!

angeles cielo

Entonces los cuatro ángeles nos dejaron en el suelo.

Y nosotros caminamos la distancia de un estadio, por una ancha avenida.

Allí encontramos a  Daniel, Xavier y Joshua, que habían sido quemados vivos en la misma persecución.

Y a Ramón, que había muerto en la cárcel.

Les preguntamos qué en donde estaban los demás,

Pero los ángeles nos dijeron:

–           Vengan. Antes entren y saluden al Señor.

Llegamos a un palacio cuyas paredes parecen edificadas de pura luz.

Delante de la puerta había cuatro ángeles que antes de entrar, nos vistieron con vestiduras blancas.

Entramos y oímos un coro que repetía sin cesar:

‘Agios, Agios, Agios = Santo, Santo, Santo.’

PADRE-santa-faz-rostro-real-de-dios-padre-mensajesdediosalmundo-blogspot

En la sala vimos sentado a un anciano canoso, con cabellos de nieve, pero con rostro juvenil.

No vimos sus pies. A su derecha y a su izquierda, había cuatro ancianos.

Y detrás estaban de pie, otros innumerables ancianos.

Avanzamos asombrados y nos detuvimos ante al trono.

Cuatro ángeles nos levantaron en vilo.

Besamos al Señor y él nos acarició la cara con la mano.

Los demás ancianos dijeron:

–           ¡De pie!

Y de pie nos dimos el beso de paz.

Después los ancianos nos dijeron:

–           Vayan y jueguen.

Y yo dije a Regina:

–           Ya tienes lo que anhelabas.

Y ella me contestó:

–           ¡Gracias a Dios! Fui dichosa en el mundo, pero aquí soy más dichosa todavía.

Cuando salimos del Palacio, reconocimos a muchos hermanos que ya habían sufrido también el martirio.

Todos nos sentimos alimentados y saciados por una fragancia inefable.

Entonces me desperté lleno de gozo.

Cuando Lewis terminó su relato…

El sacerdote Damián, dijo:

–           El poder del Espíritu Santo, es idéntico por esto. ¡Qué abran bien los ojos, quienes valoran este Poder!

¡Que fue enviado para distribuir todos los Carismas, en la medida que el Señor los distribuye a cada uno de nosotros, para que se fortalezca nuestra Fe!

Tanto en el carisma del martirio como en el de las revelaciones, Dios cumple siempre sus promesas, para confundir a los incrédulos y sostener a los creyentes…

Tal como está escrito:

En los últimos días, dice el Señor, derramaré mi Espíritu sobre todos los hombres y profetizarán sus hijos y sus hijas. Los jóvenes verán visiones y los ancianos tendrán sueños”…

La voz del sacerdote resuena en las paredes de la prisión.

Cuando termina de hablar, Regina retoma la escritura que tan cuidadosamente está llevando:

“Unos días antes de que fuéramos arrestados, fuimos bautizados y el Espíritu Santo me inspiró estando dentro del agua, que no pidiera otra cosa que poder resistir, el amor paternal.

Cuando nos hallábamos todavía con los guardias, mi padre impulsado por su cariño, deseaba ardientemente alejarme de la Fe con sus discursos y persistía en su empeño de conmoverme.

Yo le dije:

–           Padre ¿Ves ese cántaro que está en el suelo? ¿Esa taza y esa jarra?

–           Lo veo. –me respondió.

–           ¿Acaso se les puede dar un nombre diferente del que tienen?

–           ¡No! –me respondió.

–           Yo tampoco puedo llamarme con un nombre distinto de lo que soy: ¡Cristiana!

Entonces mi padre, exasperado se arrojó sobre mí para sacarme los ojos, pero solo me maltrató.

Después, vencido se retiró con sus argumentos diabólicos. Durante unos días, no volvió.

Por eso di gracias a Dios  y sentí alivio por su ausencia.

Luego fuimos encarcelados.

Yo experimenté pavor, porque jamás me había hallado en tinieblas tan horrorosas ¡Qué día tan terrible!

El calor era insoportable por el amontonamiento de tanta gente. Los soldados nos trataban brutalmente.

Y sobre todo, yo estaba agobiada por la preocupación… ¡Mi hijo está tan pequeño!

MAMA Y BEBE

Leonel y Santiago, benditos diáconos que nos asistían, consiguieron con dinero que se nos permitiera recrearnos por unas horas, en el lugar más confortable de la cárcel.

Saliendo entonces del calabozo, cada uno podía hacer lo que quisiera.

Yo amamantaba a mi hijo casi muerto de hambre.

Preocupada por su suerte, hablaba con mi madre, confortaba a mi hermano y le recomendaba a mi hijo.

Yo me consumía de dolor al verlos a ellos consumirse por causa mía.

Durante muchos días, me sentí abrumada por tales angustias.

Finalmente logré que se quedara conmigo en la cárcel.

Al punto me sentí con nuevas fuerzas y aliviada de la pena y la preocupación por el niño.

MAMA Y BEBE

Desde aquel momento, la cárcel me pareció un palacio y prefería estar en ella más que en cualquier otro lugar.

Un día mi hermano Josué me dijo:

–           Domina hermana, ahora estás elevada a una gran dignidad ante Dios. Tanta que puedes pedir una visión y que se te manifieste si la prisión ha de terminar en martirio o en libertad.

Yo podía hablar familiarmente con el Señor, del que había recibido muchos favores y por eso,

confiadamente le prometí:

–           Mañana te daré la respuesta.

Me puse en Oración y tuve la siguiente visión:

Vi una escalera de bronce tan maravillosamente alta, que parecía tocar el cielo, pero tan estrecha, que solo se podía subir de a uno.

En los brazos de la escalera estaban clavados toda clase de instrumentos de hierro: espadas, lanzas, arpones, puñales, cuchillos…

Si uno subía descuidadamente sin mirar a lo alto, quedaba atravesado y hubiera dejado jirones de carne enganchados en los hierros.

dragon

Al pie de la escalera estaba echado un dragón de extraordinaria grandeza, que tendía asechanzas a los que subían y los asustaba para que no subieran.

Lewis subió primero.

Él nos había edificado en la Fe y al no estar presente cuando fuimos arrestados, se entregó después voluntariamente, por el amor que nos profesaba.

Al llegar a la cumbre de la escalera, se volvió hacia mí

Y me dijo:

–           Regina, te espero pero ten cuidado, para que ese dragón no te muerda.

Yo le contesté:

–           No me hará daño en el nombre de Cristo.

Y el dragón parecía como si me tuviera miedo.

Sacó lentamente la cabeza de debajo de la escalera y yo se la pisé, usándola como si fuera el primer peldaño y subí.

Después vi un inmenso prado, en medio del cual estaba sentado un anciano alto, de rostro juvenil y muy hermoso. Con el cabello completamente cano y en traje de pastor, ocupado en ordeñar sus ovejas.

Muchos miles de personas vestidos de blancos hábitos, lo rodeaban.

Levantó la cabeza, me miró y dijo:

–           ¡Seas bienvenida, hija!

Me llamó y me dio un bocado del queso que estaba preparando.

Yo lo recibí con las manos juntas y comí.

Todos los circunstantes dijeron:

–           ¡Amén!

Sus voces me despertaron mientras yo seguía saboreando algo dulce.

En seguida conté a mi hermano la visión y  los dos comprendimos que nos esperaba el martirio…

Desde aquel momento empezamos a perder toda esperanza en las cosas de esta tierra.

Días después corrió la voz de que seríamos interrogados.

Mi padre, consumido de pena, llegó de prisa a la ciudad, se me acercó con intención de conmoverme…

Y me dijo:

–           Hija mía, apiádate de mis canas. Apiádate de tu padre si es que merezco que me llames padre. Con estas manos te he criado hasta que llegaste a la flor de la edad y te he preferido a todos tus hermanos.

No es para esto que te engendré. Entre todos mis hijos te he amado, alegría y luz de mi casa.

Y ahora tú quieres tu ruina y no te importa destruir también al pobre padre tuyo, que siente morir su corazón por el dolor que le das.

Desde que dijeron que dejarían libres a los que hicieran sacrificios a nuestros dioses.

familia-romana

Hija; llevo semanas rogándote. Tú has querido resistir y has conocido la cárcel. Tú, nacida y criada entre el lujo y las comodidades.

Y yo le contesté:

–           Es por el amor que siento por ti y por él, que permanezco fiel a mi Señor.

Ninguna gloria de la tierra dará a tu cabello blanco y a este inocente tanto decoro, como el que te dará mi muerte.

Tú llegarás a la Fe y…

¿Qué dirás entonces de mí, si tuviese la bajeza de haber renunciado en un momento de debilidad, a la Fe?

–           ¡Oh, dioses! ¡¡Ayúdenme!! Regina escucha por favor: Inclinando mi espalda ante los poderosos, te he obtenido un arraigo domiciliario, para que puedas estar todavía en tu casa como prisionera.

Le he prometido al juez que te doblegaría con mi autoridad paterna.

Ahora él me escarnece, porque no me haces caso. ¿No es esto lo que debería enseñarte, la doctrina que dices que es perfecta?

¿Cuál Dios es el que sigues  que te inculca de no amar y no respetar, al que te ha engendrado? Porque si me amaras no me darías tanto dolor.

Tu obstinación, que ni siquiera la piedad por tu inocente ha vencido; te ha costado el ser arrancada de la casa y encerrada en esta mazmorra.

Pero ahora ya no se habla más de prisión. Se habla de muerte… Esto es atroz. ¿Por qué? ¿Por Quién? ¿Por quién vas a morir tú?

¿Ese Dios tuyo tiene necesidad de tu sacrificio y del nuestro, el mío y el de tu criatura, que ya no tendrá más madre? ¿Su triunfo tiene necesidad de tu sangre y de mi llanto, para cumplirse?

¿Pero cómo? La fiera ama a sus cachorros… y tanto más los ama cuanto más los ha tenido en el seno.

amamantar

Tú no eres una bestia. Has sido la hija más perfecta y una madre ejemplar. Pero ahora no te comprendo. Porque te conozco, por eso te obtuve el que pudieras amamantar a tu niño. Pero tú no cedes.

Y después de haberlo nutrido, de darle calor, de servirle de almohada a su sueño, ahora lo rechazas y lo abandonas sin pesar. ¡Por Júpiter! ¿Qué es lo que te pasa?

No sé qué hacer. ¡Ya no te entiendo! No te ruego por mí, sino por él. No tienes el derecho de hacerlo un huérfano. Ya perdió a su padre en Britania y ahora te perderá a ti también.

No tiene derecho ese Dios tuyo para hacer esto.

¿Cómo puedo creerlo bueno, más que los nuestros, si requiere estos sacrificios tan crueles? Tú me haces que lo odie y lo maldiga siempre más…

–           Mi Dios no tiene necesidad de mi sangre y de tu llanto para triunfar. EL YA TRIUNFÓ. Pero tú sí tienes necesidad de llegar a la Vida Verdadera. Y también este inocente tiene que quedarse para conocerla.

Por la vida que me espera y por la alegría que él me ha dado, yo les obtengo la Vida que es verdadera, eterna, feliz. No. Mi Dios no enseña el desamor por los padres y por los hijos, sino el verdadero amor.

Ahora el dolor te hace delirar, padre. Pero después la luz se hará en ti y me bendecirás. Yo te la mandaré desde el Cielo.

–           ¡LOCA! ¡PERDIDA! Pero ¡NO! ¡NO! ¡NO! ¿Qué estoy diciendo? ¡Oh, Regina perdona! ¡Perdona a tu viejo padre al que el dolor enloquece! ¿Quieres que ame a tu Dios? Le amaré más que a mí mismo, pero quédate entre nosotros.

Di al magistrado que te doblegas. Después le adoraremos entre los dioses de la tierra. Después harás de tu padre esto que tú eres: seré cristiano. Te lo juro.

No te llamo más hija. Ya no seré tu padre, sino tu siervo y tu esclavo y tú serás mi señora.

Domina, ordena y yo te obedeceré. Pero ¡Piedad! ¡Piedad! ¡Sálvate mientras todavía puedes hacerlo! El tiempo ya se terminó.

alex-virg-2

Tu compañera ha dado a luz a su criatura. Yo lo sé y nada más falta la sentencia. Te será arrancado el hijo y no lo verás nunca más. Quizás mañana, quizás hoy mismo.

¡Piedad, hija! ¡Ten piedad de mí y de él, que no sabe hablar todavía! Pero ¿Lo ves cómo te mira y sonríe? ¡Cómo invoca tu amor!

¡Oh! Señora mía. Luz y reina de mi corazón. Luz y alegría de tu bebé, ¡Piedad! ¡Piedad!

Y se arrodilló y besó la orla de mi vestido. Y se abrazó a mis rodillas.

Buscó mi mano y la besaba, bañándola con sus lágrimas.

Y yo tenía la otra sobre mi corazón, mientras oraba y me contenía ante el  más terrible ensañamiento humano.

Esta tortura era más feroz que cualquiera imaginada por el verdugo más brutal y despiadado.

Pero no me doblegué y le dije:

‘A  este inocente no es que yo lo ame menos, ahora que estoy vaciada de sangre para nutrirlo.

Si la ferocidad pagana no se hubiera desatado contra nosotros los cristianos, yo sería para él una madre amantísima y él sería el motivo más precioso de mi vida.

madre-e-hijo

Pero más que la carne nacida de mí, es más Grande mi Dios.

Y el amor que Él ha dado, ES INFINITAMENTE MÁS GRANDE. Posponer su amor, por el de una criatura… ¡¡¡No!!! ¡No!

Tampoco serás el esclavo de tu hija. Yo para ti soy tu hija y en todo obediente, fuera de esto: de renunciar al Verdadero Dios por ti.

Deja que el querer de los hombres se cumpla.

Y sí me amas, sígueme en la Fe. Y encontrarás a la hija tuya para siempre, porque la verdadera Fe da el Paraíso.

Mi Pastor Santo, ya me ha dado la bienvenida a su Reino.’

Y entonces tomé al niño que había dejado durmiendo sobre mi manto, saciado y contento. Después de besarlo suavemente para no despertarlo, lo consagré a Jesús.

Era mi corderito sacrificado junto conmigo, por la salvación de sus almas.

Y mojando mi dedo con mis lágrimas, también lo bendije, trazando una cruz sobre su frente, sobre sus manitas, sobre su pecho y sus piecitos.

Mi niño me sonrió como si sintiera mi ternura y la dulzura de mis caricias.

Luego se lo di a mi padre.

Entonces él me suplicó llorando:

–           ¡No me hagas ser la vergüenza de los hombres! Piensa en tus hermanos,  piensa en tu madre y en tu tía materna.

Piensa en tu hijito que no podrá sobrevivir sin ti. ¡Cambia tu decisión y no nos arruines a todos! ¡Ninguno de nosotros se atreverá a presentarse en público, si eres condenada!

Así hablaba mi padre, movido por su cariño.

¡Cuánta compasión me inspiraba mi pobre padre! ¡Pues él sería el único de mi familia, que no se alegraría con mi martirio!

Traté de consolarlo diciendo:

–           Allá en el tribunal, sucederá lo que Dios quiera. Has de saber que nosotros no somos dueños de nosotros mismos, sino que pertenecemos a Dios.

Y él se retiró de mí desconsolado.

Otro día mientras estábamos almorzando, nos sacaron de repente para ser interrogados y llegamos al Fórum.

Había un gentío inmenso, subimos al estrado.

Mis compañeros fueron interrogados y confesaron su Fe.

Por fin llegó mi turno.

Bruscamente apareció mi padre con mi hijo en brazos y me arrastró fuera de la escalinata, suplicándome:

–           ¡Compadécete del pequeño!

El procurador Emilio que tenía el Ius Gladii o poder de vida y muerte, insistió:

–           Apiádate de las canas de tu padre y apiádate de la tierna edad del niño. Sacrifica por la salud del emperador.

Yo respondí:

–           No sacrifico.

–           ¿Eres cristiana?

–           Sí. Soy cristiana.

Mi padre se mantenía firme en su intento de conmoverme.

Por eso Emilio dio orden de que lo arrojaran de ahí y hasta le pegaron con una vara.

Sentí los golpes a mi padre, como si me hubieran apaleado a mí…

¡Cuánta compasión me daba su infortunada vejez!

Entonces Emilio pronunció sentencia contra nosotros, condenándonos a las fieras. Y volvimos a la cárcel muy contentos.

Como el niño estaba acostumbrado a tomarme el pecho y a permanecer conmigo en la cárcel, enseguida envié al diácono Antonio a reclamarlo a mi padre. Pero mi padre no se lo quiso entregar. Entonces, gracias al Querer divino, ni mi niño extrañó los pechos, ni éstos me causaron ardor. De esta manera cesaron mis preocupaciones por la criatura y por el ardor de mis pechos.

A los pocos días, mientras estábamos en Oración, súbitamente se me escapó la voz y nombré a Vicente. Me quedé pasmada porque nunca me había venido a la mente, sino hasta ese momento.

Y sentí compasión al recordar cómo había muerto. También comprendí que yo era digna y que debía orar por él. Empecé a hacer mucha Oración por él y a gemir delante del Señor.

Seguidamente aquella misma noche tuve esta visión:

Vi a Vicente salir de un lugar tenebroso, donde también había muchos otros. Venía sofocado por el calor y sediento. Con un vestido sucio y rostro pálido. Llevaba en la cara la herida que tenía cuando murió.

Vicente era mi hermano carnal de siete años de edad. Murió de un cáncer tan terrible en la cara, que daba asco al mundo.

Yo hice Oración por él. Pero entre él y yo había una gran distancia, de tal manera que  era imposible acercarnos el uno al otro.

Además en el mismo lugar en que estaba Vicente, había una piscina llena de agua, pero el borde estaba más alto que la estatura del niño. Vicente se estiraba como si quisiera beber.

Yo me afligía al ver la piscina llena de agua, pero con el borde demasiado alto para que pudiera hacerlo y beber hasta saciarse.

Entonces me desperté y comprendí que mi hermano estaba sufriendo, pero confiaba en que podría aliviar sus sufrimientos.

Por esto, oraba por él todos los días.

Hasta que fuimos trasladados a otra cárcel, porque debíamos combatir en los Juegos Militares, para celebrar el cumpleaños del César.

Y continué orando por él, día y noche, con gemidos y lágrimas para alcanzar la gracia.

El día que estuvimos en el cepo, tuve una nueva visión:

Vi el lugar que había visto antes y a Vicente limpio de cuerpo, bien vestido y lleno de alegría.

Donde antes tenía la llaga, vi solo una cicatriz. El borde de la piscina estaba más bajo y llegaba hasta el ombligo del niño. Sobre el borde había una copa de oro, llena de agua.

Vicente se acercó, bebió, pero la copa no se agotaba nunca.

Saciada su sed, se retiró del agua y se puso a jugar, gozoso, como lo suelen hacer los niños.

En esto me desperté y comprendí que ya no sufría.

Pocos días después James, encargado ayudante de la cárcel, empezó a tenernos gran consideración, por comprender que el Señor nos favorecía con su Gracia y permitió que mucha gente nos visitara, para confortarnos mutuamente.

Mientras tanto se aproximaba el día del espectáculo.

Mi padre consumido de pena, vino a verme y empezó a arrancarse la barba, a arrojarse al suelo y a pegarse en su  rostro.

Maldecía sus años y decía tales palabras, que hubiera podido conmover a cualquiera.

¡Qué compasión sentía por su infortunada vejez! Pero mi Señor me sostuvo. Aumentó su fortaleza…

El día anterior a nuestro combate, tuve otra visión:

El diácono Antonio venía a la puerta de la cárcel y llamaba con fuerza. Yo salí y abrí. Venía vestido con túnica blanca, sin cinturón y llevaba chinelas muy elaboradas con variados colores.

Y me dijo:

–           Regina, te estamos esperando. Ven…

Me tomó de la mano y empezamos a caminar por lugares ásperos y tortuosos. Por fin llegamos jadeantes al Anfiteatro.

Y Antonio me llevó en medio de la arena y me dijo:

–           No tengas miedo. Yo estaré contigo y combatiré a tu lado.

Y se marchó.

Entonces vi a un gentío inmenso, pasmado.

Yo sabía que había sido condenada a las fieras, por eso me sorprendía que no las soltaran contra mí.

Entonces avanzó contra mí, un egipcio de aspecto repugnante, acompañado por sus ayudantes.

Ansioso de luchar conmigo.

Al mismo tiempo se me acercaron unos jóvenes hermosos, mis ayudantes y partidarios.

Me desnudaron y quedé convertida en varón.

Mis ayudantes comenzaron a frotarme con aceite, como se acostumbra en los combates.

Y frente a mí, vi al egipcio que se revolcaba en la arena.

Entonces sobrevino un hombre de extraordinaria grandeza. Tanta, que sobrepasaba la cumbre del Anfiteatro.

Llevaba una túnica flotante con un manto de púrpura, abrochado por dos hebillas en medio del pecho y calzado con chinelas de oro y plata.

Tenía una vara de lanista o entrenador de gladiadores y un ramo verde del  que colgaban manzanas de oro.

Pidió silencio y dijo:

–           Si el egipcio vence a la mujer, la pasará a filo de espada. Pero si ella vence al egipcio, recibirá este ramo.

Y se alejó.

Nos acercamos el uno al otro y empezamos un combate de pugilato.

Él trataba de sujetarme los pies y yo golpeaba su cara a puntapiés.

Entonces fui levantada en el aire y yo comencé a castigarle sin pisar tierra.

Cuando tuve un momento de respiro, junté las manos trenzando los dedos y aferré su cabeza.

Cayó de bruces y yo le aplasté la cabeza.

El pueblo me vitoreó y mis partidarios entonaron un canto.

Yo me acerqué al lanista y recibí el ramo.

Él me besó y me dijo:

–           Hija. La paz sea contigo.

Radiante de gloria, me dirigí a la Puerta de los Vivos.

Entonces me desperté y comprendí que yo debía de combatir,  no contra las fieras; sino contra el Diablo, pero estaba segura de la victoria.

Para este tiempo, Aiden el lugarteniente de la cárcel había abrazado la Fe.

La víspera de los Juegos tuvimos la última cena, llamada también ‘Cena de la Libertad’. Pero la convertimos en ‘Ágape’ o ‘Cena de la Fraternidad’.

Interpelaban a los curiosos con la acostumbrada intrepidez y los intimidaban con el Juicio de Dios.

Proclamaban la dicha de su martirio y se reían de los majaderos.

Lewis les decía:

–           ¿No les basta el día de mañana para contemplar a los que detestan? ¿Hoy amigos, mañana enemigos?

Fíjense cuidadosamente en nuestros rostros para que nos puedan reconocer en el Día del Juicio.

Todos se retiraban de allí confundidos.

Y muchos de ellos se convirtieron…

Regina escribió éstas últimas frases, antes de entregar su escrito a Aiden:

–           Hasta aquí relaté lo que nos sucedió la víspera del combate.

Si alguien quiere escribir el combate mismo, ¡Que lo haga!…

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, CONÓCELA

76.- EL RECURSO DEFINITIVO


roma-imperial

Las prisiones han quedado considerablemente vacías.

El pueblo está harto de sangre y empieza a manifestar cansancio y una alarma creciente, por los sucesos extraordinarios que envuelven la muerte de los condenados.

También temen a la venganza del Dios de los cristianos y al tifus que de las prisiones se ha extendido por la ciudad, pues cada día perecen más personas y todos están inquietos.

Y se preguntan si será necesario hacer sacrificios expiatorios para apaciguar al Dios Desconocido…

Porque si la ciudad fue incendiada por orden del César, a los cristianos se les ha estado castigando injustamente.

Pero por esa misma razón, el César y sus secuaces deciden ser más implacables en la Persecución y para calmar a la gente, ordenan nuevas distribuciones de trigo, aceitunas y vino.

senado

El emperador en persona, asiste a las sesiones del Senado, para promover el bienestar del pueblo y de la ciudad.

Pero hacia los cristianos NO HAY ni siquiera una sombra de clemencia.

El Amo del Mundo se ha propuesto fortalecer la convicción de que tan implacables castigos sólo pueden haberse aplicado, a los verdaderos culpables del incendio; porque tienen una religión criminal.

En el Senado NO se escucha ninguna voz en favor de los cristianos, porque comprenden que es inútil y nadie quiere ofender al César.

Los muertos son entregados a los parientes, pues las leyes romanas no incluyen en su venganza a los cadáveres.

Marco Aurelio siente un triste consuelo al pensar en que si Alexandra muere, él podrá sepultarla en la tumba de su familia y descansará a su lado.

Lo único que desea es encontrar los medios que le permitan verla, pues ya no abriga la menor esperanza de salvarla.

Entonces recuerda que David entraba y salía de la cárcel Mamertina como fosor. Y decidió hace lo mismo que él.

El encargado de las fosas pútridas fue sobornado y le admitió entre los esclavos a quienes mandaba a buscar cadáveres.

Es poco probable que le reconozcan, pues lo protegen las sombras de la noche, su vestimenta de esclavo y hay poca luz dentro de la prisión

¿Quién se imaginaría que un patricio, nieto de un senador e hijo de un cónsul, pueda andar revuelto entre los esclavos, conduciendo cadáveres y expuesto a los miasmas de los calabozos y las fosas pútridas?

Y empezó para el tribuno una faena a la cual solo se ven obligados algunos hombres… ya sea por su esclavitud o por su pobreza extrema.

Por la noche se vistió con alegría su traje de sepulturero. Se cubrió la cabeza con un paño empapado en trementina.

Y con el corazón palpitante de ansiedad de dirigió junto con los demás, al Esquilino.

romanos patricios y esclavos pretoriano

La guardia pretoriana revisó sus pases a la luz de la linterna.

Y los dejaron pasar.

Después de atravesar las enormes puertas de hierro…

Marco Aurelio se encontró en un amplio sótano abovedado, al cual siguen muchos más…

Unos cirios que dan muy poca luz, alumbran el interior de cada uno.

Algunos presos duermen pegados junto a las murallas.

Otros están sentados en el suelo, con los codos apoyados sobre las rodillas, orando o meditando.

Algunas madres acunan a sus hijos dormidos, otros beben agua de pequeñas ánforas.

En los ángulos, hay enfermos que son atendidos por los más sanos.

El pensar que Alexandra está en medio de tanta miseria y sufrimiento, le oprimió el corazón…

Y aumenta su deseo de encontrarla pronto.

En ese momento oye al encargado de las fosas pútridas…

Que dice:

–          ¿Cuántos cadáveres tenéis hoy?

El encargado de la prisión contestó:

–           Como una docena. Pero habrá más antes del amanecer, pues algunos están agonizando junto a las murallas.

Se escuchan entonces las voces de dos carceleros:

–           Estoy harto de custodiar a estos perros.

–           Mi trabajo no es mejor que el tuyo.

Y se queja de que algunas mujeres no se quieren separar de sus hijos muertos y han  tratado de ocultarlos.

alex-john-william-waterhouse-sleeping-beauty-copia

Este diálogo le recordó a Marco Aurelio la urgencia de encontrar a Alexandra.

Los sótanos están comunicados por pasadizos hechos recientemente…

Y los fosores solo pueden pasar cuando hay muertos que transportar.

Al tribuno se le encoge el corazón al pensar que puede perder el privilegio tan penosamente alcanzado…

Pero felizmente su jefe vino en su auxilio:

–           La infección se propaga más por medio de los cadáveres.

Es necesario sacar los muertos inmediatamente si no queréis morir junto con los presos.

El Decurión responde:

–           Somos solo diez guardias para todos los sótanos y es necesario que durmamos.

0000-intendente-roma

–           Dejaré aquí cinco de mis hombres, quienes recorrerán los sótanos durante la noche, para que recojan a todos los que vayan muriendo.

–           Si haces eso, beberemos juntos mañana.

Sólo que es necesario someter todo cadáver a la prueba:

Hemos recibido la orden de atravesarles el cuello, antes de mandarlos a las fosas pútridas. El centurión encargado, supervisa.

–           Muy bien. Entonces mañana beberemos juntos.

Y enseguida escoge cinco hombres, Marco Aurelio entre ellos.

Y les dice:

–           Ya oyeron. Antes de sacar el cadáver, le avisan al centurión de los pretorianos.

Y se lleva a los demás, para que saquen los cadáveres que ya están listos para ser retirados.

Marco Aurelio respira aliviado.

Ahora por lo menos está seguro de que podrá encontrarla.

Examinó cuidadosamente el primer sótano.

Vio a los que junto a las paredes duermen envueltos en sus mantos.

Y algunos enfermos graves que son velados con mucho amor…

Pero Alexandra no está aquí. Ni en el segundo. Ni en el tercero…

legionarios tres-soldados

Los guardianes instalados en los corredores también duermen.

El único sonido que se escucha es el murmullo de los que están despiertos y hablan en voz baja.

Marco Aurelio llega al cuarto sótano que parece ser el más pequeño y levantando la linterna, se estremece de alegría.

Porque cerca de una abertura enrejada que hay en la muralla, le pareció ver la gigantesca silueta de Bernabé…

Se acerca con cuidado y le dice:

–           La paz sea contigo. ¿Eres tú, Bernabé?

El gigante se sorprende…

Volviendo la cabeza, pregunta:

–           Y también contigo. ¿Quién eres?

Marco Aurelio a su vez, cuestiona:

–           ¿No me conoces, hermano mío?

–           ¿Cómo quieres que lo haga, si apenas te veo?

Pero Marco Aurelio ve a Alexandra recostada cerca de la pared y envuelta en un manto.

Y sin decir nada más, se arrodilla junto a ella.

bernabe

Entonces Bernabé lo reconoció…

–          ¡Alabado sea Jesucristo! Eres tú…

Marco Aurelio contesta con voz trémula:

– Eternamente lo sea…

Marco Aurelio la contempla por un laguísimo momento…

Y las lágrimas se deslizan por sus pálidas mejillas.

A pesar de la oscuridad distingue su rostro, iluminado por la luz de la luna que se filtra a través de la pequeña abertura.

La ve tan pálida, que parece de alabastro.

Su amor se desborda, pero no se atreve a tocarla.

Siente tanta piedad, respeto, adoración…

alex

Que sin poder contenerse, inclina su cara hasta el suelo…

Y luego acerca sus labios a  la cabeza de la que para él, es lo más amado en el mundo.

Bernabé contempla largo tiempo al tribuno en silencio…

Y finalmente tirando de su túnica.

Le preguntó:

–           ¿Vienes a salvarla?

El joven militar se levanta.

Y controlando sus emociones dijo al fin:

–           Indícame los medios.

–           Creí que tú los habías encontrado. Solamente uno me ha venido a la cabeza.

Y al decir esto mira el enrejado que hay en la muralla, en la abertura por la cual le vio Marco Aurelio.

Y agregó:

–           Por allí. Pero habrá soldados afuera…

–           Un centenar de pretorianos.

–           ¿Entonces no podríamos pasar?

–           ¡NO!

El Parto se llevó la mano a la frente con desaliento…

Y preguntó:

–           ¿Cómo llegaste hasta aquí?

0marco1

–           Tengo un pase de entrada como fosor de las fosas pútridas…

Se para en seco.

Una idea como un relámpago ilumina su semblante…

Y dice con precipitación:

–           ¡Ya sé!… Me quedo en su lugar. Que ella tome mi pase. Puedo darle mi traje.

Entre los esclavos hay muchachos jóvenes. Los pretorianos no se fijarían en el cambio.

Y una vez que ella se encuentre en la casa de Petronio, ella estará a salvo.

Pero Bernabé NO comparte su entusiasmo…

Deja caer la cabeza sobre el pecho.

Y dice con consternación:

–           Ella no consentirá, porque te ama. Y además está enferma e imposibilitada para levantarse.

Si ni tú, ni el noble Petronio habéis podido sacarla de la prisión. ¿Quién podría?

–           Solamente Dios.

–           Cristo hubiera podido salvar a todos los cristianos.

NIÑOS CRISTIANOS

NIÑOS CRISTIANOS PRESOS, ANTES DE SER QUEMADOS VIVOS POR EL ESTADO ISLÁMICO

Y el parto con sencillez, agregó:

–            Pero si NO lo ha hecho y seguimos aquí… Es porque ha llegado la hora del Martirio y de la Muerte.

Marco Aurelio se arrodilla nuevamente junto a su joven esposa.

Alexandra abre los ojos y pone su mano ardiente por la fiebre, en el brazo de él.

Mientras le dice con infinita ternura:

–           Te veo, Marco Aurelio. Sabía que vendrías.

El tomó su mano y llevándola a los labios, murmuró:

–           He venido… ¡Alexandra adorada! –y no dijo más porque siente su corazón acongojado…

Y NO quiere aumentarle sus penas.

–           Marco, estoy enferma y voy a morir. En la cárcel o en la arena…  ¡He orado tanto al Señor, pidiéndole que me dejara verte por última vez!…

¡Y has venido, amor mío!… Jesús escuchó mi plegaria.

Marco Aurelio fue incapaz de contestarle y solo estrechó a la joven contra su corazón…

Ella continuó:

–           Yo te vi a través de la ventana del Tullianum. ¡Y supe que sentías lo mismo que yo!

Porque estamos unidos en el mismo anhelo.

¡Bendito sea Dios que nos ha permitido despedirnos!…

Me voy con Él, al Cielo Marco. Pero te amo y te amaré eternamente.

El tribuno consiguió dominarse.

Ahogó heroicamente su inmenso dolor y lo entregó a Jesús.

Inmediatamente sintió la Paz que le ayudó a hablar con serenidad…

Y firmeza:

–           ¡No, Alexandra mía! ¡Tú no morirás!

Jesús me preguntó que si confiaba en Él… Y yo confío en Él. Yo tengo Fe y le estoy pidiendo a Dios un milagro.

Ya agoté todos los recursos humanos. Y es Nerón el que te mantiene aquí.

Pero yo creo que nuestro Dios es Todopoderoso y el poder del emperador, es polvo junto a Él.

¡Si tú supieras las cosas que hemos visto últimamente!…

Alexandra lo interrumpió:

–          ¡Oh, Marco! El mismo Cristo le dijo al Padre:Aparta de mis labios este amarguísimo cáliz, pero NO se haga mi voluntad, sino la tuya…’

getsemani angel del dolor

Y lo apuró. Cristo murió en la Cruz y millares de confesores están muriendo ahora por Él

¿Por qué tendría que exceptuarme a mí? ¿Quién soy yo, Marco?

Al propio Pedro le he oído decir que él también morirá martirizado…

Y cuando pedimos el Bautismo, sabemos que estamos pidiendo el Martirio.

Cuando los pretorianos nos arrestaron, tuve miedo a la tortura y a la muerte. Pero ya NO les temo. Mira qué terrible prisión es ésta. También es dulce sufrir por Jesús.

El Dolor es temporal, pero yo voy al Cielo. Piensa que aunque el César reina aquí y es malo y cruel con nosotros; allá Reina el Redentor Bueno y Misericordioso. Allá NO hay sufrimiento, ni tortura, ni muerte.

Tú me amas como yo te amo. Piensa cuán feliz voy a ser, ¡Oh, mi adorado Marco!

En la Casa de nuestro Padre, en donde yo te estaré esperando. Piensa que allá estaremos juntos y felices por toda la Eternidad.

beso

Se detiene para tomar aliento y tomando en sus manos el rostro de él, le besa dulcemente en los labios.

Y en aquellas manos varoniles tan fuertes…

Y ¡Tan amadas!…

Suspira profundamente y dice:

–           ¿Marco Aurelio?

–           Dime, amor mío…

–           No llores por mí. Ten esto presente: esto NO se acaba aquí. Es muy poco el tiempo que hemos vivido y NI siquiera hemos podido hacerlo juntos. Pero Dios nos unió.

Aunque NO hemos consumado nuestro matrimonio, somos una sola alma. Y le diré a Jesús que aún cuando mi muerte te causó mucho dolor, tú NO blasfemaste contra Él, NI te alejaste de Él.

Veré con alegría que tú acataste su Voluntad y seguiste amándolo cada día más. Porque nos uniremos con Él en la eternidad… y Él me dejará venir por ti… Porque le amarás ¿No es así?

Y sufrirás con paciencia mi ausencia. ¡Te amo tanto y  deseo estar contigo en el Cielo! –le faltó de nuevo el aliento y luego dijo en voz baja- ¡Prométeme esto, Marco!

Marco Aurelio la abrazó temblando…

Y llorando silenciosamente.

Luego dijo con voz clara y firme:

–           ¡Claro que te lo prometo, amor mío!

El rostro de Alexandra se volvió radiante…

Y murmuró con deleite, en su voz vibrante de felicidad:

–           ¡Soy tu esposa!

Y los dos al mismo tiempo, empezaron a orar el ‘Pater Noster’…

pater-noster

Por espacio de tres noches, nada turbó la paz de los amantes esposos.

Cuando terminaba la faena diaria de la cárcel, la cual consistía en separar a los enfermos graves…

Marco aurelio oraba por ellos y los confortaba.

Y una vez que los guardias se iban a dormir en los corredores, el joven tribuno entraba en el sótano de Alexandra y  permanecía con ella hasta rayar el alba.

Ella apoyaba su cabeza en el pecho de Marco Aurelio y ambos hablaban en voz baja: del amor y de la muerte.

martirio de Joshua

Él le contó los prodigios que hizo el Señor en las mazmorras de Calígula, la noche del banquete truncado.

La valentía de Margarita y su martirio…

También lo sucedido con Prócoro en los jardines imperiales: su acusación al César y su martirio.

En pensamientos y palabras. En deseos y esperanzas…

Sin darse cuenta ellos mismos, se fueron desprendiendo más y más de la Existencia.

Y parecían dos navegantes que partían en un viaje hacia el infinito, pues sus almas gemelas se unieron en tal forma tan íntima y espiritualmente, por aquel amor recíproco que se tenían a través de Dios…

Hasta que ese amor humano divinizado, maduró y se convirtió e un amor perfecto.

Tan fuerte y tan grande, que los llena de plenitud y de una dicha incomparable.

Y los dejó listos para emprender el vuelo hacia lo eterno…

Solo por momentos hay en el corazón de Marco Aurelio oleadas de Dolor que lo sumergen como torbellinos…

Pero ora y los entrega a Jesús.

Y enseguida vuelve aquella Paz inalterable…

También hay relámpagos de esperanza que le hacen vislumbrar aquel milagro tan anhelado…

-confianza-en-dios-11

Llamaradas de confianza nacidas de su amor y de su Fe en el Dios Crucificado.

Sus almas se han desprendido de las vanidades del mundo y de todo lo terrenal…

Y aceptan apaciblemente la Voluntad de Dios, en todo lo que el destino les tenga reservado.

En la mañana, cuando sale de la prisión y regresa a la casa de Petronio, le parece estar soñando…

Todo se ha vuelto tan extraño y distante, que es como si él mismo ya no perteneciese a este Mundo.

La tortura ha dejado de ser terrible…

Su espíritu se ha fortalecido. Y ahora comprende por qué los mártires soportan todo con ese heroísmo extraordinario.

Él mismo siente esa fortaleza y la alegría de tener a Dios consigo…

Pablo les envía la Eucaristía.

¡Cómo anhelan los cristianos esa Sagrada Comunión!

jesus sacramentado1

En ella está el secreto de su heroísmo…

Y en Marco Aurelio le ayuda a llevar su martirio moral y espiritual, con más entereza cada día.

Todas las prioridades de su vida han cambiado.

A los dos amantes esposos, les parece que la eternidad ha comenzado a recibirlos.

Bajo el imperio del terror y de la muerte. En medio de la amargura y del sufrimiento.

En el fondo de aquel sombrío calabozo, se ha abierto el Cielo para ambos; pues ella ha tomado a su esposo de la mano y le ha llevado como un ángel salvador, hacia la Fuente de la Vida.

Aprendió, con la sabiduría y los dones del Espíritu Santo, a conocer y a amar a Dios como jamás lo creyó posible.

Y su Fe y su amor crecieron en una forma impresionante.

Al ser sostenidos solamente POR EL PODER DE DIOS.

Y ambos dicen con Adoración: “HÁGASE TU VOLUNTAD” con un ímpetu nacido desde lo más profundo de su corazón…
EVANG MATRIMONIO

En el crisol de esta prueba tan dolorosísima, ahora ambos anhelan ardientemente el Cielo.

Por su parte, Petronio ha observado que su sobrino pasa las noches fuera de casa.

Y pensó que tal vez ha ideado un nuevo plan para liberar a Alexandra, de la cárcel del Esquilino.

Pero se abstiene de preguntarle por temor de arruinarle sus proyectos.

Aunque no logra adivinar como podría ser esto posible.

Porque este escéptico de tan exquisito buen gusto, con los últimos acontecimientos ya no sabe qué pensar…

Su fracaso en el intento de liberar a la joven de la prisión Mamertina, le quitó seguridad en sí mismo y en su buena estrella.

Duda mucho de que tengan éxito las nuevas tentativas de Marco Aurelio.

La prisión del Esquilino no es tan terrible como el viejo Tullianum, cercano al capitolio.

Pero está cien veces mejor custodiada.

Petronio comprende que Alexandra ha sido conducida allí, sólo para que no muera y escape del Anfiteatro.

Petronio piensa con una gran preocupación:

–           Es evidente que tanto el César como Tigelino, la han reservado para un espectáculo especial, más horrendo que los anteriores.

Y Marco Aurelio tiene ahora más probabilidades de perderse a él mismo en su nuevo proyecto, que de salvar a Alexandra.

Y al mismo tiempo, este gran augustano está estupefacto, porque nota ahora en el semblante de su sobrino, una Paz y una Alegría que NO había tenido nunca.

Piensa que tal vez verdaderamente el tribuno ha encontrado el medio para rescatar a su esposa.

Y se siente mortificado de que el joven no le haya confiado nada.

Al cuarto día, incapaz de contenerse por más tiempo,

le dijo:

–           Ahora tienes otro aspecto. No trates de ocultarme tus secretos pues bien sabes que tengo voluntad y medios para apoyarte. ¿Has dispuesto algo?

marco aurelio

Marco lo mira con una expresión indefinible..

Y luego declara:

–           Sí. Pero tú no puedes ayudarme. Después de que ella muera, confesaré públicamente que soy cristiano y me reuniré con ella.

–           ¿Entonces ya no abrigas ninguna esperanza?

–           Por el contrario. Las abrigo todas. Cristo nos unirá eternamente y ya no volveremos a separarnos jamás.

Petronio empezó a pasearse por el atrium.

Y en su semblante se reflejan la desilusión y la impaciencia…

Finalmente dijo:

–           Tu Cristo no hace falta para eso. El Thanatos (La muerte) nuestro, te puede prestar el mismo servicio.

Marco Aurelio sonrió con cierta tristeza…

Y con resignada fortaleza, dijo:

–           No querido mío. Tú no puedes comprender… Si alguna vez te decidieras a ser cristiano, entonces tal vez…

Pero ahora…  Ni puedo explicártelo, ni tú podrías entenderlo. Perdóname, necesito ir a ver a Alexandra.

Y salió.

Dejando a Petronio más confundido que nunca.

Se dirigió apresuradamente a recoger su pase.

Pero lo esperaba una contrariedad.

El encargado se lo negó, diciendo:

–           Lo siento. He hecho por ti cuanto me ha sido posible, pero ya no puedo seguir arriesgando mi vida.

Han reforzado la guardia con oficiales. Los calabozos están llenos de soldados. Si llegan a reconocerte, mis hijos y yo estamos perdidos.

Marco Aurelio comprende que es inútil insistir.

No obstante abriga la esperanza de que los soldados que antes le han visto entrar, le admitan sin presentar el pase. Llegada la noche se disfrazó como de costumbre y fue a la prisión.

Pero aquel día los pases fueron examinados con mayor cuidado.

marco-3-copia

Y lo peor…

Julio Vindex, soldado muy estricto y que pertenecía a la guardia personal del César, lo reconoció…

Pero se movió a compasión por el infortunio del augustano.

Y en lugar de golpear con su lanza el escudo, para dar la alarma.

Condujo aparte al tribuno y le dijo:

–           Señor, regresa a tu casa. Sé quién eres y no quiero tu ruina, por eso guardaré silencio.

No puedo dejarte pasar. Regresa por donde has venido y quieran los dioses suavizar tu dolor.

Y Marco Aurelio emprendió el regreso con un nuevo dolor en el corazón…

Al día siguiente el cónsul Lucio Calpurnio Víndex, junto con el senador Flavio Escevino, visitaron a Petronio.

El cónsul estuvo conversando con él, acerca de los aciagos tiempos que están viviendo y del César.

Vindex se expresó con tan abierta franqueza, que Petronio se mostró cauteloso y prudente, aún cuando lo considera un buen amigo.

Éste se quejó de estar llevando una existencia llena de locura e injusticia.

0marco TRICLINIO

Teme que todo aquello termine en una tragedia peor que el Incendio de Roma, ya que los mismos augustanos están descontentos y asustados con todo lo que ha sucedido, con el asunto de los cristianos.

Que Vinicio, el Segundo Prefecto de los Pretorianos, no está de acuerdo con las infames órdenes de Tigelino.

Y que todos los parientes de Séneca están muy consternados por la conducta del César con su antiguo maestro, así como con el mismo Lucano.

Finalmente aludió al descontento que hay entre el pueblo y aún entre los mismos pretorianos, cuya lealtad en su mayoría, se está ganando el mismo Vinicio.

Petronio le preguntó:

–           ¿Por qué me estás diciendo todo esto?

Calpurnio contestó:

–           En interés del César. Tengo un sobrino entre los pretorianos que también se llama como yo y por él, sé lo que pasa en el campamento.

El disgusto aumenta también allí. Calígula enloqueció y tú sabes lo que le pasó con Casio Queroneo. Él fue el que liberó al mundo de un monstruo.

petronio

–           ¿Lo que estás tratando de decirme es que aunque  no apruebas a Casio Queroneo, necesitamos más hombres como él?

En lugar de contestar, Calpurnio cambió el tema y empezó a elogiar a Pisón.

Exaltando su familia, su nobleza de espíritu, todas las cualidades de su carácter, su intelecto, su ecuanimidad y su simpatía.

Y agregó:

–           El César no tiene descendencia y todos creen que Pisón será su sucesor y además, le miran con agrado. Fenio Rufo, le ama. Hay muchos que le son adictos y morirían por él. Puedo proporcionarte todos los nombres.

–           No es conveniente que lo hagas.

–           Muchos simpatizan con los cristianos y están en contra de la Persecución que se les hace a esos infortunados.

Esto debiera ser para ti una cualidad que te predispusiera en su favor, pues a ti también te importa que se acabe esta locura.

–           No a mí, sino a Marco Aurelio.

Por consideración a él, quisiera yo salvar a cierta doncella.

alex

Pero no puedo, pues ya he perdido el favor de Enobarbo.

Calpurnio se extrañó:

–           ¿Cómo puedes decir eso? ¿Acaso no has notado que el César te busca nuevamente y empieza a conversar contigo otra vez?

Petronio respondió:

–            Te diré por qué. Se está preparando para la expedición a Acaya, donde piensa cantar en griego sus himnos.

El senador:

–           Arde en deseos de emprender el viaje, pero en realidad les teme a los griegos.

Calpurnio:

–           Piensa que allá le espera el más grande triunfo o el peor de los fracasos.

El senador Escevino exclamó:

–        ¡Por supuesto! Necesita un buen consejo y él sabe que nadie puede dárselo mejor que tú.

–        Eres su director artístico. Esa es la razón por la que estás empezando a recuperar su favor.

Petronio replicó sereno:

–           Lucano podría ocupar mi lugar.

neron12-2

Los dos opinaron:

–           Barba de Bronce aborrece a Lucano. Está lleno de envidia hacia él.

–           En lo íntimo de su ser ya tiene decretada su sentencia de muerte.

Y Calpurnio agregó:

–           El poeta ya está condenado, solo está buscando el pretexto.

Petronio se defendió:

–           ¡Por Zeus! Es muy posible que yo pudiera tener otro medio para recuperar pronto su favor.

–           ¿Cuál?

–           Repitiendo a Barba de Bronce todo cuanto acabas de decirme.

Calpurnio palideció y exclamó alarmado:

–           ¡Yo no he dicho nada!

Petronio puso una mano en el hombro del cónsul,

Y dijo:

–           Tú has llamado loco al César. Has previsto la sucesión de Pisón y has dicho: ‘Lucano comprende la necesidad de apresurar las cosas’ ¿Qué cosas quieres tú apresurar, caro amigo?

Calpurnio se puso todavía más pálido…

Y por un instante los dos se miraron a los ojos.

Luego exclamó:

–           ¡Tú no lo repetirás!

–           ¡Por Zeus! No lo repetiré, es verdad. ¡Qué bien me conoces!

No puedo repetir lo que no he oído y por otra parte ¡Tampoco quiero oír! ¿Me entiendes?

La vida es demasiado corta para que en ella encuentre tiempo, para iniciar empresa alguna que valga la pena.

Lo único que te pido es que saliendo de aquí visites a Tigelino y converses con él un tiempo igual al que has utilizado para hablar conmigo, acerca del tema que mejor  te plazca.

–           ¿Por qué?

–           Si alguna vez Tigelino me llega a decir: ‘Calpurnio estuvo contigo’

Yo quiero poder contestarle, ‘También estuvo contigo ese mismo día.’

Calpurnio al escuchar estas palabras, rompió su bastón de marfil que traía en la mano.

Comprendió la sabiduría y la astucia que encerraban…

Y dijo:

–           ¡Reniego de ese bastón! Iré a ver a Tigelino hoy mismo y después iré a la fiesta del César. Supongo que también irás tú…

Petronio lo miró sin contestar.

Y el otro se despidió:

–            En todo caso, adiós.

Escevino se despidió diciendo:

–         Volveremos a vernos hasta que nos encontremos en el Anfiteatro.

Y Calpurnio:

–          En donde se presentarán pasado mañana, los últimos cristianos. ¡Hasta entonces!

Los dos distinguidos visitantes se fueron muy apresurados.

petronio1

Cuando Petronio se quedó solo…

Se repitió en voz alta:

–           ¡Pasado mañana!… ¡No hay tiempo que perder!

Y decidió intentar el último recurso…

En el Banquete, el César habló con Petronio de Acaya y de las ciudades que visitarán en su gira artística.

Los que le preocupan más son los atenienses…

Y Petronio se dio cuenta de que les teme.

Nerón tiene un verdadero pánico escénico y dijo:

–           Creo que no he vivido hasta ahora y me imagino que voy a nacer solamente en Grecia.

Petronio le contestó:

–           Allá vas a nacer a una nueva gloria y a la inmortalidad.

–           Confío en que esto sea cierto y que Apolo no se muestre envidioso. Si de allí regreso triunfante, le he de ofrecer una hecatombe, como antes no la haya tenido ningún otro Dios.

El barco ya está listo en Nápoles. Quisiera partir mañana mismo, si fuera posible.

barco del imperio romano

Al oír esto, Petronio se levantó. Y mirando fijamente a Nerón,

Dijo:

–           ¡Oh, divinidad! Permíteme celebrar entonces una fiesta nupcial, a la que te he de invitar a ti, antes que a todos los demás.

–           ¿Una fiesta nupcial? ¿Qué fiesta nupcial?

–           La de mi sobrino Marco Aurelio con aquel rehén tuyo: la hija del rey Artabán. Ella está actualmente en una prisión pero por su calidad de rehén, no puede estar sujeta a encarcelamiento.

Además, tú mismo dispusiste que Marco Aurelio se uniese a ella en matrimonio y siendo tus sentencias inmutables como las de Zeus, tú has de ordenar que salga de la prisión y yo la entregaré a tu elegido.

neron

La sangre fría y la tranquila seguridad en sí mismo, con que Petronio habló, dejó perplejo a Nerón.

Y bajando los ojos dijo:

–           Ya sé. He pensado en ella y en aquel gigante que mató a Atlante.

Petronio contestó con firme tranquilidad:

–           En ese caso ambos están salvados.

Pero Tigelino intervino rápidamente en ayuda del César diciendo:

–           Ella está en prisión por voluntad del César. Y tú mismo has dicho ¡Oh, Petronio! Que sus sentencias son inmutables.

Todos los presentes conocen la historia de Marco Aurelio y de Alexandra. Y saben exactamente de qué se trata.

Así pues, se hizo un profundo silencio, esperando el resultado final de esta conversación.

Petronio replicó enfático:

–           Ella está en una prisión contra la voluntad del César y a causa de un error tuyo, nacido de tu ignorancia de la Ley de las Naciones.

Tú eres un necio, Tigelino. Pero aún así, no serás tan tonto como para afirmar que ella incendió a Roma. Esa acusación nadie te la aceptará.

neron

Pero Nerón ya se recuperó de la sorpresa.

Y entrecerrando sus ojos miopes con una cruel malicia, dijo:

–           Petronio tiene razón.

Tigelino lo miró sorprendido…

–           Petronio tiene razón. – repitió.

Y agregó sentenciando:

–          Mañana serán abiertas para esa joven, las puertas de la prisión.

Y en cuanto a la fiesta nupcial, hablaremos de ella al día siguiente de nuestra fiesta en el Anfiteatro.

Petronio suspiró…

Y pensó:

–           He perdido nuevamente.

Y al llegar a su casa se sintió tan deprimido y tan seguro de que ya llegó el fin para Alexandra…

Que mandó al Anfiteatro a uno de sus libertos, para negociar con el jefe del spolarium, la entrega del cadáver de la joven.

Para poder después entregárselo a Marco Aurelio…

neron-circo

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA,CONÓCELA