N166 RESURRECCIÓN ESPIRITUAL


000pastor“Mi Paz os dejo, mi Paz os doy. Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.”

Vuestro Maestro, Jesús el Buen Pastor de todos los tiempos.”

EL LLAMADO ES CONSTANTE EN TODOS LOS MENSAJES DEL CIELO

Y todos los apóstoles y profetas de los Últimos Tiempos lo repiten sin cesar, cómo lo hacía San Juan Bautista y lo hicieron los primeros apóstoles de Jesús.

Todos los evangelizadores lo puntualizan en el Kerigma y es un mandato que se vuelve imperioso, después de que tenemos nuestro primer encuentro el Dios Trino y Viviente. Pero, ¿En qué radica la importancia primordial que encierra este Llamado a la Conversión?

Veamos como lo describen las Sagradas Escrituras:

corazóndepiedra

LIBRO DE EZEQUIEL CAPÍTULO 36

V 23.Yo santificaré mi gran nombre profanado entre las naciones, profanado allí por vosotros. Y las naciones sabrán que yo soy Yahveh – oráculo del Señor Yahveh – cuando yo, por medio de vosotros, manifieste mi santidad a la vista de ellos.

  1. Os tomaré de entre las naciones, os recogeré de todos los países y os llevaré a vuestro suelo.
  2. Os rociaré con agua pura y quedaréis purificados; de todas vuestras impurezas y de todas vuestras basuras os purificaré.
  3. Y os daré un corazón nuevo, infundiré en vosotros un espíritu nuevo, quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.
  4. Infundiré mi espíritu en vosotros y haré que os conduzcáis según mis preceptos y observéis y practiquéis mis normas.
  5. Habitaréis la tierra que yo di a vuestros padres. Vosotros seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios.

AMOR-CONVERSIONEVANGELIO DE SAN MARCOS  CAPÍTULO 1

V2. Conforme está escrito en Isaías el profeta: Mira, envío mi mensajero delante de ti, el que ha de preparar tu camino.

  1. Voz del que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor, enderezad sus sendas,
  2. Apareció Juan bautizando en el desierto, proclamando un bautismo de conversión para perdón de los pecados.

EVANGELIO DE SAN JUAN CAPÍTULO 3

V1. Había entre los fariseos un hombre llamado Nicodemo, magistrado judío.

  1. Fue éste donde Jesús de noche y le dijo: «Rabbí, sabemos que has venido de Dios como maestro, porque nadie puede realizar las señales que tú realizas si Dios no está con él.»
  2. Jesús le respondió: «En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de lo alto no puede ver el Reino de Dios.»
  3. Dícele Nicodemo: «¿Cómo puede uno nacer siendo ya viejo? ¿Puede acaso entrar otra vez en el seno de su madre y nacer?»conversion
  4. Respondió Jesús: «En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios.
  5. Lo nacido de la carne, es carne; lo nacido del Espíritu, es espíritu.
  6. No te asombres de que te haya dicho: Tenéis que nacer de lo alto.
  7. El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que nace del Espíritu.»
  8. Respondió Nicodemo: «¿Cómo puede ser eso?»
  9. Jesús le respondió: «Tú eres maestro en Israel y ¿no sabes estas cosas?
  10. «En verdad, en verdad te digo: nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero vosotros no aceptáis nuestro testimonio.
  11. Si al deciros cosas de la tierra, no creéis, ¿cómo vais a creer si os digo cosas del cielo?
  12. Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre.
  13. Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre,
  14. para que todo el que crea tenga por él vida eterna.CRUZ ARREPENTIMIENTO Y AMOR
  15. Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.
  16. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. (Biblia de Jerusalén)

¿CÓMO SE VIVE ESTA EXPERIENCIA, CUANDO DIOS CUMPLE SUS PROMESAS?

Nací y crecí en el seno de una familia ultraconservadora, donde mi madre regía nuestra casa con reglas muy estrictas que determinaban claramente lo que podíamos hacer y lo que no podíamos hacer, sin ser castigados severamente.

Mi padre era muy sabio y muy dulce. Y se la pasaba enfrascado en sus negocios, casi dejando totalmente el control de nuestra casa en las manos de mi madre. Esto fue así hasta que él murió.

Creo que esto era una tradición desde mi abuela materna, que era respetada con un amor reverencial por toda la familia y cuya educación se regía por una disciplina militar que probablemente copió de la sociedad porfiriana en la que ella se crió.

Mi madre la secundó perfectamente y en nuestra casa fuimos educados con la idea de que el honor, el linaje de nuestro apellido, las buenas costumbres y la reputación impecable, eran algo que debíamos cuidar por sobre todas las cosas.

almas predestinadas

Todo esto estaba avalado por algo de lo que mi madre se sentía muy orgullosa y no permitía que lo olvidáramos: tanto en la familia de mi padre, como en la suya propia, proliferaban las vocaciones religiosas, había varios sacerdotes y monjas. Y tan solo por eso, teníamos doblemente la obligación de mantener una conducta ejemplar.

Yo era la primogénita y creo que heredé de las dos un carácter indómito y una personalidad muy fuerte. Procuraba ser obediente porque detestaba que me castigaran y también me enorgullecían todas las cosas que avalaban las exigencias con las que fuimos educados.

Cuando tenía 14 años, una vez hubo una boda en la familia y la festejaron en la hacienda de mis abuelos. Cuando todos estaban ocupados en el jaripeo, yo entré en la casa y subí a la biblioteca, allí encontré a uno de mis tíos y me dí cuenta que estaba un poco embriagado por el tequila que habían servido en la reunión.

Era 17 años mayor que yo y cuando menos lo esperaba, ya me apretaba entre sus brazos y descubrí de una manera violenta, que había dejado de considerarme una niña y quería disfrutar a la mujer…

Con mucha dificultad logré zafarme de él con mi virginidad intacta. Pero cuando escapé de él, tenía mi corazón destrozado por la traición, la desilusión y un estupor sin respuesta; pues era un sacerdote y el tío consentido al que yo más amaba…

oveja perdida0

Estremecida por la ira, mi reacción posterior fue un silencio absoluto sobre lo sucedido y jamás comuniqué a nadie los motivos que me convirtieron en la oveja negra de la familia… En una rebeldía abierta, arrasé con mi furia también con Dios. Y solamente me paraba en el templo, cuando había bodas, bautizos y funerales.

Me volví alérgica a todo lo que apestara a religión, beatería, hipocresía y mojigatería. Aunque jamás dije nada cuando me preguntaron, mi madre supo lo que era una voluntad igualita a la suya; pero que la ponía constantemente a prueba cuando de la iglesia se trataba, pues yo cortaba tajante con todo lo que oliera a religión o sencillamente me retiraba sin dar explicaciones.

Sin embargo no es posible desarraigar todo lo que constituye la esencia espiritual con la que hemos sido alimentados en nuestra formación. Porque aunque no estaba consciente de mis verdaderos sentimientos, pues estaba muy enojada con la Iglesia, no me había puesto a recapacitar que mantenía vigente en mi vida, toda la doctrina con la que había sido educada.

Yo creía que CREÍA en Dios y si alguien me lo hubiera refutado, lo hubiera negado con vehemencia. Lo que no sabía era que mi fe era una fe de tradición, alimentada con conocimiento de la doctrina cristiana, pero nada más. Y la verdad era que A DIOS NO LO CONOCÍA Y MUCHO MENOS LO AMABA.

OVEJAPERDIDA

OVEJA PERDIDA Y CONFUNDIDA

Ya había cumplido 20 años y paulatinamente había regresado a la práctica de la Misa dominical y la confesión frecuente, pero fuera del templo era la misma oveja rebelde que no participaba de los rezos comunitarios en la familia.

Me las arreglaba para tener siempre algo que hacer y huía de las actividades parroquiales como de la peste, pues recibía los Sacramentos, principalmente para descansar de los sermones de mi madre. Irónicamente conocí a mi futuro esposo en el grupo parroquial, donde mis hermanas formaban parte del coro que cantaba en la iglesia.

Después que me casé y cuando descubrí que la familia de mi marido eran masones, instintivamente eduqué a mis hijos exactamente igual que me educaron a mí y desde pequeños los enseñé a rezar. Trataba de protegerlos del ateísmo de mi nueva familia.

En 1980 yo tenía 28 años de edad estaba casada, tenía tres niños pequeños y trabajaba en la empresa de comunicaciones más importante de mi país. Había ascendido al puesto de supervisora y tenía un promedio de 20 subalternos, con los cuales trabajábamos rindiendo una alta productividad, como lo exigía el departamento del cual dependíamos.

oficina-trabajando

Un día, una compañera de oficina que también era mi mejor amiga, se me acercó y me dijo:

–         Tengo un boleto para un evento que va a haber en la plaza de toros, ¿Quieres comprármelo? Es para una obra de caridad.

Yo pensé: ‘Tal vez me hace falta hacer una obra de caridad… Si es que Dios realmente existe…’

Le pagué el boleto y casi sin mirarlo lo guardé en el fondo de mi locker.

Pasaron los meses…

Y otro día, Gabriela  muy sonriente me dijo:

–        Puse tu nombre en el pizarrón de los cambios y ya lo autorizaron. El viernes no vas a trabajar y nos iremos juntas…

–       ¿A dónde?

–         A la plaza de toros. ¿Ya no te acuerdas?

–         Ah…- No supe que contestar, pues mi amiga ya había eliminado todos los pretextos con los que podía haberme defendido.

Yo no tenía el más mínimo deseo de asistir, pues mi vida ya era bastante complicada para ir a perder el tiempo con un espectáculo, en donde una caravana de artistas actuarían en vivo en un concierto de los cuales eran muy populares en aquellos años.

Aunque pensándolo bien, tal vez distraerme oyendo cantar a Juan Gabriel, Rocío Dúrcal o Vicente Fernandez, alegrarían un poco mi existencia llena de desilusión y sufrimiento…

juan-gabriel-y-durcal

Porque en la plaza de toros, lo único que habían eran corridas o caravanas de los cantantes más populares.

Ya no puse más objeciones. Y puntualmente el Viernes por la tarde, estaba aparcando mi auto en el estacionamiento de la plaza.

Cuando caminábamos hacia las entradas, empecé a oir a grupos de jóvenes cantando alabanzas y muchos sacerdotes y religiosas que avanzaban muy alegres, a la par que nosotras.

Por primera vez miré detenidamente el boleto que había comprado y me dí cuenta que no anunciaba ningún artista como equivocadamente lo había pensado.

Lo único que resaltaba con letras grandes era esto:

00p-_emiliano_tardif_m-s-c-santisimo

CONGRESO DE LA RENOVACIÓN CARISMÁTICA NUMERO???

Que tendrá como invitado especial al Padre Emiliano Tardif… Etc…

Yo me quedé congelada y me paré en seco.

Voltee a mirar a mi amiga que era muy alta, (medía 1,82 cm) a la par que trabajaba en la oficina conmigo, también era modelo de pasarela cuando había desfiles de modas.

monumental-plaza-de-toros-nuevo-progreso-1

Y además de bonita, había tenido una colección de novios extranjeros con los que tenía la esperanza de casarse y que la llevaran a vivir a Europa, su sueño dorado; pero con los que por un motivo u otro, después de un tiempo rompía la relación y también el idioma con el que se esforzaba, para mejorar la comunicación con su enamorado de turno.

Sin ocultar mi asombro y mi disgusto, le pregunté:

–         ¡Jamás hubiera imaginado que eras beata! ¿Por qué nunca me lo dijiste?

Ella me miró sonriente y contestó:

–         Conociéndote como te conozco, hubieras terminado alejándote de mí.

–        Entonces sabes muy bien que esto no es para mí. Yo me voy. –le extendí el boleto.

Y agregué:

–          Dáselo a alguien que sí crea en esto y le sirva. Salió un poco cara tu obra de caridad y por lo mismo, que le aproveche a otra persona que le gusten estas cosas. A mí no me sirve para nada, porque tú bien sabes que soy alérgica a todo esto…

trajes-elegantes-oficina

Pero Gabriela también era supervisora y no se amilanó por mi respuesta. Estaba familiarizada con la autoridad que debía ejercer y supo como doblegarme…

–         Por favor, no te vayas. Mira son las cuatro, si de verdad eres mi amiga y me quieres, entra solo una hora. Solamente una hora y te prometo que jamás volveremos a hablar de esto. A las cinco en punto te vas…

Con semejante chantaje, no me quedó más remedio que aceptar.

Y refunfuñando porque me sentía atrapada, entramos a la plaza.

Cuando entregamos los boletos nos dieron un tríptico con el programa de actividades que incluían los tres días del Congreso y unas hojas con las letras de los cantos que debíamos aprender, para interactuar como público.

plaza-de-toros-nuevo-progreso

La plaza estaba llena hasta el tope y los más de diecisiete mil asientos estaban ocupados. Nosotros nos fuimos a donde nos habían asignado y nos sentamos.

En el centro de la arena había un entarimado alto donde habían colocado un altar y una estatua de tamaño natural de la Virgen de la Medalla milagrosa.

Todo estaba adornado con flores y detrás estaba un grupo que amenizaba con música los cantos.

Alrededor  había muchos enfermos. Unos sentados, otros en sillas de ruedas y varios tendidos sobre colchonetas, porque no se podían levantar.

Un joven tenía el micrófono y su voz retumbó por toda la plaza escuchándose muy clara:

–        Hermanos, el Señor nos acaba de dar una visión…

Y a continuación describió como Jesús nos daba la bienvenida y la Virgen estaba muy contenta.

Luego dio un mensaje que los dos habían dicho…

Esto para mí era demasiado…

Pensé:  ‘¿En donde rayos vine a caer? Estos no sólo son fanáticos, están locos y drogados… 

Le dije a mi amiga:

–        Vaya tarde de sorpresas. Además de beata, creo que también estás loca de remate…

Ella solo se rió.

alabanza_cristiana2

Y me resigné a pasar aquella hora, en medio de aquella parafernalia religiosa que no comprendía en absoluto…

Luego un sacerdote tomó el micrófono y empezó a hablar…

Mi paciencia ya estaba al límite y mirando mi reloj pensé: ‘Bueno, me quedan 40 minutos de tormento, para escuchar a otro cura hipócrita, hablando de lo que no cree…’ 

Me resigné y decidí escuchar con seriedad su conferencia…

Lo siguiente que recuerdo son estas palabras que fueron como un repique de campanas dentro de mí:

–        Dios te ama tal como eres en este momento y está llamando a tu corazón…

Y SENTÍ LA PRESENCIA DE DIOS DE UNA MANERA TAN FUERTE Y TAN PODEROSA,

llorar idolor sufrimientoQue me estremeció como nunca lo había experimentado y sin saber por qué, un llanto abundante y silencioso estaba manando de mis ojos sin poderlo contener.

Yo le dije al Señor:

–          Jesús entra en mi corazón y no te salgas jamás. Te entrego toda mi vida y todo mi ser… 

Me volví a mirar a Gabriela y ella reía y lloraba dándole gracias a Dios.

Y tenía una sonrisa como no se la había visto nunca, que la volvía más hermosa de lo que hubiera imaginado…

Entonces ella me abrazó y dijo:

–        He orado tanto por este momento…

Cuando cerraron el evento de aquella tarde, la Misa la celebró el Padre Tardif…

jesus-sacramentado-4

Y cuando levantó la hostia grande en la Consagración, mi alma se postró y yo caí de rodillas.

emiliano_tardif_elevando_el_caliz_en_la_consagracin

E hice la oración más sincera y más peligrosa de toda mi vida… 

00jesusestavivo

Le dije a Jesús:

–       Señor, sé que estás Vivo y estás aquí. Por favor toma el control de mi vida, Tú me la diste y te pertenece, junto con todo lo que me has dado. Ayúdame a conocerTe. Quiero entregarte todo mi ser y todo lo que tengo.

Y quiero conocer tu Evangelio como tú lo Predicaste y NO como lo enseñan los hombres que NO te Conocen y ni siquiera creen en TÍ. Quiero enamorarme de TÍ, cómo se enamora una mujer de un amante y deja todo por amor a él…

Luego TODOS los enfermos comenzaron a sanar: los ciegos veían, los sordos y mudos hablaban y oían, los paralíticos empezaron a caminar y se levantaron los que estaban en las colchonetas.

Las muletas fueron dejadas a un lado y aplausos atronadores y llenos de alegría convirtieron aquella Misa en una fiesta inolvidable.

TESTIMONIOS DEL AMOR DE DIOS

TESTIMONIOS DEL AMOR DE DIOS

Jamás volví a mirar el reloj. Y después de 36 años, para mí todavía NO dan las cinco de la tarde…

Y para mi ventura, me volví más loca que mi amiga.

Cuando llena de euforia les platiqué en casa lo que había vivido, mis suegros sólo comentaron que la histeria colectiva era muy poderosa y se veían milagros que no eran verdaderos.

Mi marido remató:

–       Detrás de la tumba hay solo silencio. La religión es buena porque evita que los pobres nos asesinen a los ricos, pero es el opio de los pueblos. Lo que viste fueron paleros llevados por los curas que les gusta idiotizar a la gente.

cuadraplegicos

Esto último fue refutado, porque uno de los sanados fue un amigo de la familia de Gabriela, que había quedado parapléjico cuando se lanzó desde un trampolín muy alto, en una piscina olímpica…

Y se había lastimado las vértebras cervicales.

Tenía más de 12 años sin levantarse del lecho, hasta esa tarde donde Jesús lo había sanado.

resurreccion-conversion

Pero yo misma era un milagro, porque Dios me había resucitado de mi parálisis espiritual y a partir de aquel día para mi ventura, mi vida nunca fue la misma.

Estaba iniciándose la aventura más emocionante y maravillosa que hubiera imaginado jamás:

Conocer y Amar a Dios…

enamorarse de Dios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: