N190 ¿DIOS DE SORPRESAS?


Hijitos Míos, Mi Amor os gratificará inmensamente por todo el bien que hacéis con vuestra donación, con vuestras oraciones, con vuestras penitencias y sobre todo con el aceptar Mi Voluntad en vosotros.

A veces, el hombre NO entiende Mi Voluntad, porque hay dos tipos de pensamiento: el que acepta, sabiendo que lo que Yo os envío viene de Mí y aquel que se pone en contra de lo que es Mi Voluntad y NO le aprovecha la Gracia que os concedo, al aceptar Mi Voluntad.

Nada se da por casualidad, todo tiene una finalidad para llevaros a la santidad en lo personal y para llevar a la Santidad a muchas, muchas Almas.

Ciertamente, NO os permito saber hasta dónde alcanza la donación y la Gracia que se desprende de vuestra Obediencia a lo que Yo os pido, porque podríais caer fácilmente en soberbia, eso Me lo reservo para Mí. Yo os lo haré saber en vuestro futuro cuando os encontréis ante Mí, para vuestro Juicio Personal.

Sabéis que nada de lo que vosotros hacéis a lo largo de vuestra existencia, ni se desperdicia ni pasa sin dejar huella, con una gratificación en las almas y todo está anotado en el Libro de vuestra vida. Y todo, tanto lo bueno como lo malo, se hará presente en el momento de vuestro Juicio Personal.

Pero a lo que voy Mis pequeños, es la obediencia. La Obediencia a aceptar Mi Voluntad,tal y como la aceptó Mi Hijo Jesucristo vuestro Salvador, que se donó por todos vosotros y para todos los tiempos. Fue una prueba fuerte y cruel.

Él, que NO se Lo merecía por ser Mi Hijo, por ser Dios, por ser el Santo de los Santos; pero Yo siendo el Autor del hombre, de su pensamiento y de su futuro, Le pedí a Mi Hijo esa donación.

Así os pido a vosotros Mis Pequeños, que aceptéis lo que Yo os pida. Vosotros NO podéis siquiera vislumbrar lo que una situación así puede causar. Esto, hablándolo en el ámbito de lo espiritual, NO podéis ni siquiera imaginar todos el Bien que se logra con un acto de Caridad, con un acto de obediencia, con un acto de Amor…

Y recordad que vuestro acto bueno Ofrecido y Aceptado, va produciendo la salvación de muchas almas.

Vosotros os ofrecéis, quizá por una; pero esa alma al recibir Mis Bendiciones, las trasmitirá a otras y luego, esas otras, a algunas más.

Así que al final vuestro acto bueno, que Yo os pedí que vosotros Me ofrecierais, va a dar por resultado la salvación de muchas almas.

Cuando vosotros hacéis algo y Me lo ofrecéis, Yo lo tomo, le doy Mi Bendición y esto hace que se multiplique. De eso debéis estar seguros Mis Pequeños.

Y además, por ese hecho deberéis estar muy agradecidos; porque lo poquito que vosotros hicisteis, pero Unido a los Méritos de Mi Hijo y aceptando Mi Voluntad, se engrandece.

Se hace inmenso, se va multiplicando y produce mucho bien.

No subestiméis nunca Mis Pequeños, un acto bueno.

A veces creeréis que algo bueno que hicisteis, que lo veis pequeño, NO dará muchos frutos, porque fue un acto pequeño, sencillo, que quizá NO os dio mucho trabajo, NI dolor, ni pesar el hacerlo y ofrecerlo.

Señor, te entrego mi trabajo y mi cansancio…. Mi descanso y también mi alegría, unidos a los de Jesús…

Pero recordad, que NO es tanto el acto, sino cuanto Amor pusisteis en hacerlo.

El Amor lo es todo. El Amor bendice, el Amor engrandece y es algo que siempre debéis recordar.

Os repito, no es tanto el acto en sí lo que va a producir un bien general, sino el Amor con el que lo hicisteis y la Obediencia que vosotros aceptasteis a lo que Yo os pedía.

Señor te entrego nuestro sufrimiento, nuestras lágrimas y nuestro dolor. Gracias por ser nuestro padre y por todo lo que estás PERMITIENDO EN NUESTRA VIDA…. 

Estáis llamados a hacer grandes obras, Mis pequeños. Sí, sois pequeños; pero os he dicho que unidos a Mí y con una grande intención de AgradarMe y de ObedecerMe, vosotros haréis grandes cosas por vuestros hermanos, que tanto lo necesitan.

Todos vosotros estáis necesitados de salvación, os falta mucha fe, os falta mucho Amor. Falláis mucho. Debierais estar más preocupados en vuestra salvación.

Ciertamente Soy muy sensible a todo lo que tiene que ver con el Amor, porque el Amor es Mi Esencia Divina. Pero también Soy muy sensible al Dolor que Me causáis con vuestros pecados. Eso tenedlo en cuenta, Mis pequeños.

Ciertamente NO veréis a un Dios cruel y despiadado estar ante vosotros en el momento de vuestro Juicio, pero sí en Mi Misericordia. Y unido a vuestros buenos actos, veréis a ese Dios Bondadoso y Misericordioso del que hablan las Escrituras.

TE AMO MI SEÑOR, PADRE MÍO Y DIOS MÍO…

Pero al momento de vuestras obras malas, seré un Dios Justo y Tajante, porque vosotros atacasteis al Amor de Mi Corazón y es algo muy doloroso en Mi Persona, porque Soy vuestro Dios. todo lo que vosotros hacéis, Me llega a Mí multiplicado. Y eso Me afecta y Me duele en Mi Sensibilidad Divina,

esto es algo que no podéis entender perfectamente. Aunque, también, por ser sensibilísimo en el Amor, agradezco infinitamente todo lo que hacéis en el Amor.

La Sensibilidad Divina que poseo, se ve muy afectada por todo lo malo que vosotros producís, porque viene del Enemigo.

Viene de aquel que Me Traicionó, que Me dio la espalda y que ha provocado que muchos de vosotros también, Me deis la espalda o que Me causéis mucho Dolor con todos los pecados que cometéis a lo largo de vuestra existencia.

Si meditarais esto, Mis Pequeños… Y Me pidierais vivir Mi Sensibilidad Divina aunque fuera por unos momentitos, entenderíais a qué Me refiero… Y cambiaríais si realmente hay Amor en vuestro corazón.

El Pecado, la Maldad que sale de vosotros, NO lo puedo soportar Yo y NO puede estar en el Reino de los Cielos. Por eso, tenéis que cuidar vuestras palabras, vuestros actos y pensamientos, para NO DañarMe; porque eso llegará a Mí después y Me causaréis mucho daño.

Tratad pues Mis pequeños, de cuidar vuestros actos. Esto os lo pido Mis pequeños, para que seáis ejemplo. Ejemplo santo ante los hombres que al veros, Me vean a Mí. Que vean cómo os debéis comportar y sobre todo, para que YA NO Le causéis ningún daño a Mi Sacratísimo Corazón.

Yo Soy vuestro Dios. Mandé a Mi Hijo para vuestra salvación. Os he dado todo lo necesario para que vosotros alcancéis la santidad de vida y eso os dé de premio la Vida Verdadera, para la cual fuisteis creados. Tened cuidado, pues con vuestras palabras, pensamientos, obras.

Aunque sean adultos, podéis vosotros cambiar a una o muchas almas que os estén observando, con lo más sencillo en un principio. Vosotros, si quieres cambiar a hermanos vuestros que viven en el error, deberéis ser ejemplo primeramente.

Esto es muy importante, porque así aprenden vuestros hijos pequeñitos. Aprenden con el ejemplo que vosotros como padres, vais dando.

Debéis tener mucho cuidado con lo que decís y hacéis enfrente de vuestros pequeñitos. Dad siempre lo mejor de vosotros, cread a vuestro alrededor un ambiente santo.

Y para ello, vosotros debéis ser primeramente esas almas santas para que todos aquellos que os vean. NO solamente vuestros pequeñitos, sino todos aquellos que estén a vuestro alrededor se enamoren del cómo actuáis, del cómo pensáis, del cómo os relacionáis primeramente Conmigo vuestro Dios y después, entre todos vosotros.

NO desperdiciéis ni una sola oportunidad de dejar Mi Amor entre los hombres. Por donde vayáis, Bendecid internamente a todos los que estén a vuestro alrededor, a TODOS los que veáis.

Dadles a todos Mis Bendiciones y Mis buenos deseos, Mi Gracia. De esta forma caerán como lluvia a todos vuestros hermanos alrededor de la Tierra y en el Universo entero. Como os dije antes: vosotros NO os dais cuenta de cómo vuestros buenos actos y deseos se multiplican, gracias a vuestra Donación.

Seguid adelante Mis pequeños, el tiempo es corto. Las pruebas fuertes se acercan y mientras más estéis llenos de Mi Amor y YA hayáis actuado en la Misericordia, estaréis más preparados para sobrellevar las penas que PERMITIRÉ en vuestra vida.

NO TEMÁIS. Especialmente si estáis haciendo buenas obras y estáis moviendo almas a la Conversión.

TEMED  si en vuestro ser hay mucho Mal. Hay Pecado, HAY RECHAZO A MÍ, a Mi Amor y a Mi Voluntad. 

Os he pedido mucho que seáis Luz ante las naciones. No necesariamente, esto quiere decir que iréis a otros lugares, sino que a vuestro alrededor deis esa Luz que Soy Yo, entre vosotros.

Habláis de Persecución, pero la tenéis cuando vosotros habláis de Mí. Satanás os ha ido tentando y atacando, os ha llenado de malicia, de mentira y los que están a vuestro alrededor, NO desean ya escuchar de Mí. ¡Y esa es una gran tristeza, Mis pequeños!

Porque os heMos dado tanto, en Nuestra Santísima Trinidad y el hombre ya no Nos da ni siquiera una mirada de amor. ¡Cuánta maldad ha dejado Satanás en vuestros corazones! Y vosotros, ni siquiera os dais cuenta de ello, porque ya os volvisteis del Mundo.

Vosotros los que estáis Conmigo, estáis en el Mundo, pero NO pertenecéis al Mundo. Habéis tomado en serio vuestra misión, habéis bajado a llevar Luz a todos aquellos que os rodean, por eso, Mi Santo Espíritu os ha insistido tanto en que toméis en serio todo lo que se os ha dado.

¡Vosotros no os imagináis, Mis pequeños, cuánto amor producís al transmitir las Enseñanzas que se os han dado! Esa es la Luz que va llegando a los corazones. Es la Luz que va transformando. Es la Luz que va dando vida a esos corazones muertos, a esos corazones traicioneros, a esos corazones destructivos.

 ¡Hay tantas almas que NO Me conocen! Hay tantas almas que NO quieren saber de Mí, pero es porque NO se les ha enseñado Quién Soy Yo y qué es lo que quiero de cada uno de Vosotros.

Soy vuestro Dios, os amo infinitamente, os he dado el Don de la vida, para que primeramente vosotros os llenéis de Mí y enseguida, Me transmitáis a vuestros hermanos con la Luz que crece en los corazones, cuando Me tomáis como medio de vida para estar en la Tierra y luego con ella, poder regresar al Reino de los Cielos.  

Ciertamente, muchos están en la Tierra pero NO transmiten Vida, NO viven para Mí, NO están ellos para servirMe. Y a veces es todo lo contrario, se vuelven servidores de Satanás para destruir. Hay tantas almas que Me atacan y ni siquiera conocen el Amor, el Amor que proviene de Mí.

Mi Hijo os recordó que cuando NO habéis vivido una situación específica, NO podéis ni siquiera hablar de ella y menos criticarla, porque NO la conocéis y hay muchos que están así. Critican, atacan y NO saben siquiera Quién Soy Yo y qué es lo que quiero de cada uno de vosotros.

Os he dicho que el Mundo se ha materializado, que NO quiere vivir en la espiritualidad que os va a abrir las puertas a vuestra vida eterna. Esta frase, no la habéis meditado en lo profundo: “Vida Eterna”.

Estáis en estos momentos ayudándoMe a salvar almas, ¿Os estáis preparando a amarMe cada vez más y a ir creciendo en espiritualidad para tener en el Reino de los Cielos un lugar más cercano a Mí, vuestro Dios?

Cuando ya habéis encontrado el verdadero camino, que a algunos ciertamente les toma mucho tiempo, gozáis y en ese gozo al llenaros de Mi Amor, deseáis darlo. Mi Amor es para todos vosotros. Quien tiene Mi Amor, ha encontrado el gran Tesoro.

Pero este Tesoro tan diferente de los tesoros del Mundo, NO deseáis esconderlo solamente para vuestro bien deseáis compartirlo, porque vosotros mismos NO podéis abarcar todo lo que es Mi Amor. Mi Amor no solamente os llena, os satisface completamente, os sobrepasa y por ello deseáis compartirlo.

¡Es tan grande Mi Amor, que cuando lo tenéis, vivís éxtasis inmensos! Mi Amor os lleva a vivir momentos bellísimos en donde solamente sois vosotros y vuestro Creador: Yo, con vosotros.

¿Hay alguien acaso, más grande que Yo? ¿Hay alguien acaso, que os ame más que Yo? ¿Hay alguien acaso que os pueda consentir más que Yo o que os pueda perdonar vuestras faltas, como lo hago Yo y que Me olvide totalmente de ellas? Eso es Amor, Mis pequeños, eso es Amor.

Vosotros apenas vais creciendo en el Amor. Sois tan frágiles, a veces, tan egoístas. Queréis tenerMe, pero NO TransmitirMe. Queréis Mi Amor, pero para vosotros mismos. Queréis tenerMe, para presumir un lugar especial ante el Mundo y caéis en soberbia… Y de ahí, ésta os lleva a la Maldad.

¡Cuánto error vivís y cuánto error tenéis en vuestro ser!

 Yo NO Soy un Dios de sorpresas, Yo siempre aviso con antelación todo lo que os va a suceder, escrito está en la Biblia, en las Sagradas Escrituras todo lo que va a venir de Mí, todo lo que va a venir sobre vosotros, todo lo que saldrá de Mi Corazón.

Ciertamente os he dicho que de acuerdo a vuestra voluntad, a vuestra libre donación, al amor que vosotros produzcáis, todo puede ser alterable para vuestro bien. Recordad, os he dicho el ejemplo de Jonás que anunciaba la destrucción de Nínive.

EL QUE CREE EN MI… (Juan 14, 12)

Estos son tiempos en que se os está anunciando infinidad de afectaciones sobre la Tierra, para su Purificación. Ciertamente se tiene que dar para vuestro bien, pero vosotros podréis aminorar el Dolor con que se vendrán estas manifestaciones que Yo permitiré y que serán para vuestro bien.

Tenéis en las Escrituras Mis Profecías, pero éstas solamente las entenderán los sencillos. Porque los sabios, los entendidos, los que creen sacar de Mi todo el mayor provecho para su propio bienestar o para su soberbia inmadura, ellos NO reciben la Verdad, a pesar de que la tengan frente a ellos.

Los sabios siempre caerán, tropezarán ante todo lo que es Mío; porque la soberbia nunca podrá contra Mí, vuestro Dios.

En cambio el sencillo, el humilde, de Mí podrá sacarMe todo lo que quiera. Porque son las almas que están a Mi servicio, son las almas que están prontas a recibir Mis órdenes y llevarlas a cabo, son las almas que NO se ponen a pensar si lo que les estoy mandando es para bien, es para mal. Si lo que estoy mandando va de acuerdo a su razón o NO.

JESUS, YO TE AMO Y CONFÍO EN TÍ

Simplemente actúan porque confían plenamente en Mí y saben que de Mí siempre saldrá Bondad, Amor, respeto hacia las almas, cuidado hacia cada una de las almas.

Mis pequeños, NO busquéis en lugares ocultos, escondidos, privados, supuestas enseñanzas Mías, ¡NO, Mis pequeños!, Lo que es Mío está al alcance de todos, está a la luz del día. Nada es escondido, todo se puede obtener.

Yo NO Soy un Dios de sorpresas, ni un Dios oculto, ni de misterios. Yo Soy un Dios Sencillo, un Padre que cuida a Sus hijos y que NO les pone enigmas en la educación para ver si resolviendo el enigma, pueden ellos crecer a través de esa enseñanza “escondida” que les quiero dar.

Es una tontería Mis pequeños pensar eso, un padre una madre amorosos nunca les van a poner ése tipo de educación a los hijos, saben que NO son capaces de resolver cosas difíciles para su bien; ellos enseñan en la simplicidad, con el ejemplo, con toda sencillez para poderlos guiar…

Y así Soy Yo, Mis pequeños. Simple, Sencillo, Humilde y Amoroso para con todos vosotros, pero sobre todo Sabio. Os conozco a cada uno de vosotros y sé como guiaros en lo particular.

El pastor conoce a sus ovejas y Yo Soy el Buen Pastor y por cada uno de vosotros Me hago a vuestra manera, para poder guiar vuestra vida hacia el bien y hacia la perfección.

Así pues os repito, NO busquéis cosas escondidas, cosas enigmáticas, cosas ocultas para una supuesta educación basada en secretos, Yo NO Soy ése, Yo NO Soy ése Dios que buscáis.

Y si lo encontráis, veréis que NO Soy Yo, sino que es el Enigmático, el Mentiroso. Es satanás el que os pone todas esas tentaciones para que crezcáis en soberbia y os alejéis de Mí, vuestro Dios.

Tened cuidado Mis pequeños, cuando tengáis ante vosotros algo oscuro, algo oculto y enigmático, NO VIENE DE MÍ. BuscadMe a Mí en la sencillez. Por eso se os pide ser como niños, para que podáis recibir educación de niños y podáis crecer libremente sin ningún tipo de atadura. Ataduras que os pone Satanás cuando os da según él, sus secretos.

Os vuelvo a repetir: Tened cuidado con aquello que suene oculto y enigmático, NO viene de Mí.

Hijitos Míos, pedidMe la humildad constantemente, porque a través de ella os vais a perfeccionar en el Bien. Aquel que posee la humildad junto con la Sabiduría, que ya os había pedido que Me pidierais, puede estar siempre Conmigo.

Aquel que tiene la humildad se reconoce necesitado de Mí, de vuestro Dios. Reconoce que NO puede avanzar si no es Conmigo y a través Mío. Reconoce su pequeñez, reconoce su terquedad y su negligencia.

Sí, Mis pequeños, a través de la Humildad podréis obtener de Mí todo lo que queráis. Es la Llave de oro que abre Mi Corazón y Mis Potencias para que se derramen sobre vosotros.  

Es en la pequeñez en la que vosotros crecéis. Cuando os presentáis ante Mí así pequeñitos, necesitados, deseosos de aprender. Y quiero recalcar esto, deseosos de aprender y de perfeccionaros, porque os reconocéis muy necesitados…

Ees cuando Yo os tomo entre Mis Brazos y es cuando os puedo consentir, os puedo dar todo lo que queráis, porque venís a Mi con grandes deseos de superación.

Los sabios y entendidos o sea los soberbios, NUNCA podrán obtener de Mí algún regalo espiritual o aún material. Porque ellos exigen, creen saber cómo dirigirse a Mí, creen vivir en la verdad y NO quieren reconocer su error y su mentira.

Mis pequeños, buscadMe en la sencillez, buscadMe en la necesidad, buscadMe para que seáis perfectos. Si NO Me buscáis a Mí, NO hay otra fuente a la que podáis acudir. Os podréis equivocar y os puede engañar Satanás haciéndoos creer que del poder obtenéis sabiduría…

 Una sabiduría secreta para unos cuantos, una sabiduría que realmente va a ser mentira, falsedad y separación de virtud y de Amor os lleva él a la soberbia, porque solamente creéis que es para unos cuantos.

¡NO!, Mis pequeños. Vivid para Mí, estad Conmigo, buscadMe y Me encontrareis. Haceos pequeñitos y permitidMe que Yo os cargue, os consienta y os lleve a la perfección.

Cómo quisiera Mis pequeños, que todos vosotros al final de vuestra existencia y acudiendo a Mi llamado de regreso, os presentarais a Mí satisfechos de haber cumplido vuestra misión.

Es tan bello cuando alguien recibe una tarea, la cumple con toda diligencia y al final va con el amo o con quien le pidió esa tarea, satisfecho de haber cumplido. Y el amo o la persona que se lo pidió queda alegre, contento, satisfecho del desempeño de la persona o del trabajador a quien se le pidió determinado trabajo.  

Mis pequeños, Yo prefiero que os presentéis ante Mí de ésta forma, satisfechos, contentos y sobre todo al saber que así actuasteis, regresareis alegres ante Mí, sabiendo que recibiréis el gran premio de la Vida Eterna.

Muchas almas llegan ante Mi con la mirada hacia abajo, avergonzadas, NO queriendo verMe. NO queriendo estar presentes ante Mí, porque saben que es el momento del Juicio Personal, saben que NO cumplieron. Yo le doy a cada alma esa capacidad de saberse auto juzgar y por eso llegan ante Mí avergonzadas.

Eso no quiero Mis pequeños. SÍ, ciertamente contareis con Mi Misericordia, NO recibiréis regaño por parte Mía, vuestro auto juicio os dará la vergüenza y os dará la sabiduría para saber a dónde deberéis ir. Antes de estar presentes ante Mí, vosotros mismos os juzgareis.

Es muy triste Mis pequeños, recibir tantas almas que NO supieron cumplir con su misión. Que fueron negligentes, que NO se dieron plenamente, que fueron avaros en darMe lo que Yo a RAUDALES concedí.

NO quiero que os presentéis así ante Mí. Por eso os hago éste Llamado para que retoméis vuestra vida, para que os concienticéis  con lo que estáis haciendo por Mí y por vuestros hermanos. Para que os deis cuenta de que la Misión es una misión en conjunto, NO estáis aislados, Mis pequeños.

Como células que sois del Cuerpo Místico de Mi Hijo, vosotros si NO cumplís, si os quisierais aislar moriríais… Y así suceden con muchas zonas de Mi Cuerpo, NO TIENEN VIDA, mueren porque vosotros NO estáis dando vida, NO estáis cumpliendo vuestra Misión.

Dejad vuestros intereses mundanos, mezquinos… Y entrad en esta fase madura a la que debéis entrar todos vosotros, a la que debéis alimentar la parte que os corresponde de Mi Cuerpo Místico.

BuscadMe a Mí vuestro Dios, para que Yo os ayude a crecer y sobre todo, a trabajar plenamente, para que NO dejéis vuestra parte a la deriva sin vida, sin aliento de vida espiritual: Muerta.

Yo dependo de cada uno de vosotros. ES una Gracia especial que concedo a las almas: bajar a la Tierra a servirMe y alimentar el Cuerpo Místico de Mi Hijo.

Si vosotros NO cumplís, ninguna otra alma cumplirá con vuestra misión, VUESTRA MISIÓN ES ÚNICA Y PERSONAL. Debéis ayudarMe Mis pequeños, dependo de vosotros.

Vosotros recorréis toda una vida en estudios, en prácticas para que después con éste conocimiento lo podáis ofrecer a alguien y ésta persona pague por vuestros servicios. Vosotros conocéis qué tan preparados estáis y sabéis el puesto probable que os puedan dar en el lugar a donde pediréis que acepten vuestros servicios, sabréis la paga de acuerdo a vuestro conocimiento.

Esto os lo digo Mis pequeños, para que haciendo una reflexión sobre vuestra vida os pongáis a pensar honestamente, cuánto tenéis en vuestro corazón con lo que Me podéis servir, cuánto habéis aceptado en vuestro corazón de las Enseñanzas de Mi Hijo y cuánto os habéis puesto a trabajar para el servicio de vuestros hermanos y de acuerdo a esto, también sabréis vuestra paga.

Ése es el acto de conciencia que vosotros debéis tener. Debéis ser sencillos, humildes y honestos para daros cuenta cómo Me habéis servido a Mí, porque cuando estéis presentes ante Mí al final de vuestra vida, ésta misma pregunta se os hará…

¿Cuánto dejasteis de Mi Amor sobre la Tierra? ¿Cuánto servisteis a vuestros hermanos siendo otros Cristos, para la salvación de sus almas? ¿Qué habéis hecho para que Mi Reino se extendiera sobre la Tierra?

Meditad Mis pequeños todo esto y que esto vaya normando vuestra vida. Vinisteis a ésta misión Mis pequeños. SIMPLEMENTE A ESTA MISIÓN. Donde quiera que estéis, en el puesto que estéis, en lo que estéis trabajando; vuestra misión es ser otros Cristos en la salvación de las almas y la difusión de Mi Reino sobre la Tierra.

¿Qué habéis hecho Mis pequeños entre  vuestros hermanos, entre vuestra familia, entre vuestras amistades, entre los desconocidos a través del Mundo, con vuestras oraciones? ¿Qué tanto empeño pusisteis en que el Mundo para que fuera cambiando a través de ése deseo grande en vuestro corazón y de vuestro ejemplo ante vuestros hermanos?

¿Qué habéis hecho para que Yo pueda empezar a Reinar en el corazón de los hombres? ¿Qué habéis hecho para que vuestros hermanos teniendo una mala información o simplemente, NO tener información sobre Mi Evangelización, empezaran a motivarse y buscarMe?

Mis pequeños, ésta es vuestra misión os lo repito, que deis y os deis por vuestros hermanos como Mi Hijo se dio por cada uno de vosotros. Es puro amor Mis pequeños lo que Yo pido que deis; porque la Evangelización de Mi Hijo fue eso: recibir el Amor, llenarse de Amor y darlo a Sus hermanos.

NO os he puesto una misión difícil. NO es una misión imposible que os haya pedido en vuestra vida el ser ejemplo de vida, ser ejemplo en vuestro trabajo, ser ejemplo en todos los lugares a donde acudáis. Ya el simple hecho de ser ejemplo teniendo a Mi Hijo en vuestro corazón, ya eso es un trabajo.

Ya es la Presencia Viva de Mi Hijo que estáis dejando en los lugares a donde vais. Seréis distintos a los demás, unos os aceptarán y vuestra presencia les motivará su alma al cambio. Sentirán que necesitan cambiar porque verán que sí se puede tener un cambio, porque seréis ejemplo vivo de ése cambio.  

Para otros vuestra presencia será molesta, porque sentirán en su corazón que los estáis juzgando aunque así no sea, que es lo que pasaba cuando Mi Hijo caminaba por las calles y se presentaba en los Templos.

Aquellos que tenían un corazón obscuro, malo, sentían ésa represión. Sentían que se les estaba juzgando, aun sin que Mi Hijo hablara contra ellos, porque NO podían ver la Verdad, el Amor, la Pureza y la Santidad junto a ellos. Se sentían juzgados, porque ellos eran diferentes y actuaban diferente a Mi Hijo.

Así pues Mis pequeños, os pido que a pesar de que seáis Juzgados y Perseguidos, como Mi Hijo lo fue; que os mantengáis en ésa presencia viva y santa que Mi Hijo tuvo y que vosotros debéis tener por ser como Él y llevarlo en vuestro corazón.

Yo estaré con vosotros Mis pequeños, en ésos momentos difíciles en donde deberéis ser TESTIGOS verdaderos de ésa vida interior que tenéis para con Nosotros.

NO juzguéis para que NO seáis juzgados. ORAD, orad mucho por vuestros hermanos que NO han querido abrir su corazón al Amor, a la vida espiritual santa, Divina, que es lo que os dejó Mi Hijo y seguid adelante Mis pequeños, para que Mi Reino se siga difundiendo a través de vosotros, Mis testigos de Luz.

Yo os Bendigo, Mis pequeños. Y contad Conmigo en todo momento, para que, al pedirMe lo que necesitéis para llevar a cabo vuestra misión, Yo os pueda ayudar y os pueda dar lo que necesitéis para el bien de vuestros hermanos y para vuestro propio bien.

Manteneos siempre en Mi Corazón. Actuando así seréis Dignos hijos del Rey. Os Amo Mis pequeños príncipes…

Yo os Bendigo en Mí Santo Nombre, en el de Mí Hijo y en el del Santo Espíritu de Amor.

Mí Hija, la Siempre Virgen María os lleva en Su Corazón y Os protege bajo Su manto.

Yo os Bendigo ahora y por siempre, en MÍ Santo Nombre, en el de Mí Hijo
Salvador vuestro y en el del Espírítu de Amor y Vivificador.

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: