F86 EL CREDO 5


NACIÓ DE SANTA MARÍA VIRGEN

Yo, hijitos Míos, el Rey del Universo; Yo, hijitos Míos, el Salvador; Yo, hijitos Míos, la Voz del Padre; Yo, hijitos Míos, el Amor que he venido a salvaros.

¡Oh! Pobre humanidad, que se olvida de su Dios,  que se olvida de su Redentor, que se ha olvidado del Amor.

¡Oh! Pobre humanidad que camina a la deriva, que camina por caminos errados, que camina por caminos de perdición.

María le enseña a Jesús, a dar sus primeros pasos…

¡Oh! Pobre humanidad, que NO entiende que el Camino seguro es el vivir en Mi Corazón.Todo Un Dios que se hace Hombre para convivir entre los hombres, todo Un Dios que Vive, camina, habla, come, hace Milagros entre los hombres…

Quienes en lugar de encumbrarlo en sus corazones, lo Desprecian, lo Abofetean y lo Matan.

El mayor Regalo que pudo haber hecho Mi Padre a la humanidad y fue Despreciado.

Pocos corazones acogieron Mi Venida, Mis enseñanzas, Mi Amor. Pocos corazones apreciaron tal Regalo del Cielo.

El corazón del hombre es tan duro, el pecado ha obscurecido sus mentes, cerrado sus oídos, ha hecho de piedra su corazón. Hijitos Míos, son muy pocas las almas de las cuales Yo recibo agradecimiento o amor.

Días grandes están por venir, se recuerda el Advenimiento de vuestro Dios y ¿Qué hace el hombre? Sólo intercambio de cosas materiales, cuando debieran hacer gran fiesta por el recuerdo de la Vida de su Salvador, del Nacimiento de su Salvador aquí en la Tierra.

¡Oh! Mis pequeños, ¡Como se ha endurecido el corazón del hombre!

Vivís en lo material, vivís para el mundo, vuestro Dios ha quedado a un lado, vuestro Dios ya no Vive en vuestro corazón. De algunos se habla que su dios es el dinero o el Ego… 

Vuestro corazón, vuestra mente divagan en cosas vacías, necias, malvadas. El corazón del hombre ha sido arrebatado por el Maligno, se vive para la Obscuridad, se vive para la Maldad.

Se le arrebata al que tiene, se destruye al que posee, el delincuente encuentra su reino y es protegido por los grandes. Éstos grandes, en su afán de poseer el mundo, aplastan al pequeño, destruyen al que es Mío.

Manipulan todos los bienes del mundo para aprisionar al débil. Vuestra vida se ha vuelto un Caos.

El Amor, Mi Amor que todo lo vence se le ha hecho a un lado, las potencias del hombre ahora son ensalzadas, el más fuerte es el que vence. Se le ve débil al que Me ama, ahora el enfermo de “lepra” es aquel que está Conmigo. Se le aparta, se le persigue, se le destruye. Los papeles se han cambiado, el que triunfa es el que tiene más maldad en su corazón.

Las Tinieblas van obscureciendo al mundo. Las luces, que son los Míos, están siendo apagadas, pero NO vencerán aún. Mi Vida, aunque sea una pequeña flama, casi por extinguirse dará gran luz en el momento preciso, cuando Yo lo indique y así, todo volverá a florecer.

La Luz purificará, las Tinieblas serán vencidas, pero el hombre se tiene que dar cuenta de su error, se tiene que dar cuenta de que las Tinieblas lo han llevado a la destrucción espiritual, moral, física.

No hay vida si Yo no estoy con el hombre. El hombre ahora quiere permanecer en la muerte y Yo le permito ésta libertad a pesar del dolor de Mi Corazón…  Yo NO PUEDO  detener al hombre a pesar de que lo Amo tanto. TENGO que esperar su arrepentimiento, tengo que esperar a que escoja Mi Amor. (Porque vivimos en un Mundo Dominado por Satanás)

¡Un Dios que se ha dado por completo al hombre y es Despreciado de ésta manera!…

El hombre ha preferido la maldad, la obscuridad, el Pecado antes que a su Dios. Antes que al Amor, antes que a la Paz que lo va a llevar a producir Cielo en la Tierra.

Mis pequeños, sois Mis hermanos.

Os invito a hacer Familia Conmigo, os invito a traer el Cielo, como Yo lo traje a la Tierra, os invito a compartir el Reino que habéis dejado crecer en vuestro corazón y darlo a vuestros hermanos.  Dad Mis pequeños lo que Yo os he dado, dad Mis pequeños, ese Amor, esa confianza, esa Vida a vuestros hermanos.

Hacedles entender y hacedles VIVIR el Reino, el Reino de vuestro Dios que Yo os vine a traer por mandato del Padre.  Ayudad a vuestros hermanos a entrar por la Puerta Grande, la Puerta de los hijos de Dios.

Ayudadles a vuestros hermanos a comprender las bellezas de Mi Palabra, de Mis Obras, de Mis Milagros. Todo fue dado para vosotros, para todas las generaciones.

Vividlas, para que se gocen vuestros hermanos al veros vivir el Reino de vuestro Dios aquí en la Tierra, que seáis emisarios del Amor.  Vivid Conmigo éste Tiempo: el Nacimiento de vuestro Dios, la Misericordia Infinita de vuestro Padre hacia los hombres.

VIVID, vivid Conmigo ésta alegría de estar nuevamente en el Pesebre, de estar ya con vosotros en la Tierra.

Apreciad el Regalo de vuestro Dios, que por generaciones y generaciones se venía anunciando por los Profetas y que por fin se daba en ese momento de la Historia.

Gozad infinitamente Mi Presencia en esos momentos en los cuales la Promesa se hacía patente en la Tierra.   Agradeced vosotros mismos y por vuestros hermanos Mi Venida, la cual anunciaba la Luz nuevamente para el hombre, que anunciaba el vencimiento del Pecado y de la Maldad de Satanás.

Empezaba ya una época de Amor, de libertad y de Gloria para la Humanidad.

Dejad que vuestro corazón se llene de ese gozo infinito que tuvieron los mismos Ángeles al ir a adorarMe en el Pesebre…

 Acompañad con vuestra mente, con vuestro corazón a esa gente sencilla, a esos pastores que Yo escogí para que fueran los primeros en ver a su Salvador.  Vosotros a los que he escogido de entre el Mundo, a los sencillos, a los obedientes, a los que han dado su “fiat” de amor, Acercaos.

Venid aquí ante el Pesebre y ved ahí la Obra de vuestro Dios: el Regalo Inmenso, Infinito de vuestro Dios, concederos a Su Propio Hijo.

Por fin llegaba la plenitud de los Tiempos y Yo coronaba esa plenitud, el Regalo de vuestro Dios.

Dejad que Mi Santo Espíritu de Amor os haga entender éste Misterio de Amor, éste Regalo Infinito de vuestro Dios.

EL SACRIFICIO DEL PADRE…

Apartaos del mundo en éste Tiempo, vivid los gozos del Cielo, como Mi Misma Madre los Vivió en Total Donación a Mi Padre, cuidando a Su Hijo, a Su Dios y a Su Salvador.

Os pido que seáis Mi padre, os pido que seáis Mi madre en la Tierra, os pido que seáis Mi Familia.

Sois Mis hermanos, cuidadMe, protegedMe, alimentadMe, llevadMe a todos aquellos que necesiten conocerMe, para que también se arrodillen ante Mí con humildad y sencillez…

Y agradezcan a Mi Padre, vuestro Padre y vuestro Dios Sus Bondades y el Regalo que os dio con Mi presencia en la Tierra.  Enamorad a vuestros hermanos con el amor que debe existir en vuestro corazón, con ese santo agradecimiento de Mi Vida entre vosotros.

GozadMe, AdoradMe, AgradecedMe, que Yo Me sigo dando por cada uno de vosotros.

Yo Me sigo Ofreciendo por cada uno de vosotros, Yo os sigo educando, Yo velo por cada uno de vosotros…

Estoy Vivo entre vosotros y en vosotros, NO Me cambiéis por el mundo,

NO Me cambiéis por un regalo que solamente será un compromiso ante vuestros hermanos.  NO olvidéis esta fiesta Santa, por solamente un intercambio material, de compromiso con vuestros hermanos. Soy Yo, vuestro Dios Al que debéis recordar.

Soy Yo vuestro Dios el que vine a Salvaros y a daros todos los regalos del Cielo, Soy Yo vuestro Dios el que ahora os da Vida y os la dará eternamente…

El compromiso es Conmigo, NO con el Mundo.

Gozad, os pido nuevamente. GOZAD, éste Tiempo. Así como lo gozaron todos aquellos que sintieron en su corazón por Obra del Espíritu Santo, Quién Es el que Venía en el Vientre de Su Madre: la Siempre Virgen María.

“HE AQUÍ LA ESCLAVA DEL SEÑOR…. HÁGASE EN MÍ, SEGÚN TU PALABRA”…

Agradeced a Mi Madre Su Donación, Sus Dolores por vosotros. Dejad que Ella os lleve hasta ese Rinconcito.

Un Rinconcito de la Tierra que fue el Trono de vuestro Dios. Id hacia ese lugar con vuestro corazón. Acompañad a Mi Madre, a Mi padre José…

Acompañadlos en esa adoración de corazón ante su Dios. GOZAD, gozad y ayudad a vuestros hermanos a entender esta Belleza Celestial.

Quedo con vosotros Mis pequeños, quedo con el Mundo, quedo con todos aquellos que han abierto el corazón a su Dios.Hijitos Míos, se os dice en las Escrituras “ProbadMe, probad a vuestro Dios, probad qué Bueno es vuestro Dios”.

Yo os digo: “DejadMe obrar en vuestra vida” A eso se refieren las Escrituras. DejadMe a Mí, ProbadMe a Mí, que Yo maneje vuestra vida, que se haga Mi Voluntad en vuestra vida.

DejadMe a Mí vuestro Dios, todo Bondad, todo Misericordia, todo Vida; que Yo pueda entrar en vuestra vida y os pueda llevar por esos caminos por los que llevo a aquellos que Me son fieles, obedientes, humildes, pequeñitos, confiados.

DejadMe a Mí vuestro Dios, que Yo os lleve por esos caminos en los cuales obtendréis grandes regalos espirituales, con los cueles gozaréis vuestra estancia en la Tierra; en donde se manifestará Mi Triunfo sobre aquellos que han aceptado Mi Vida y Mis Enseñanzas.DejadMe a Mí vuestro Jesús vuestro Dios, que vosotros seáis Mi Trofeo por las obras que Yo pueda hacer a través de vosotros…

Y os pueda presentar posteriormente ante Mi Padre, Gozoso de que Yo a través de vosotros siga obrando en el mundo y trabajando para Él, en vosotros y con vosotros…

Y después de que hayáis cumplido vuestra misión, dejadMe a Mí vuestro Dios, serviros por toda la Eternidad, porque Yo Soy así.

Y os lo dije también: “Que el mayor sirva al menor”  En la Tierra a través de vosotros, serviremos al pequeño, al que NO sabe, al que necesita levantarse…

Y en el Cielo os serviré Yo vuestro Dios, el Grande, el Omnipotente y Eterno.

A llevaros hacia esos horizontes que NI siquiera la mente humana puede imaginar, hacia una Vida Eterna que nunca ha alcanzado ni siquiera a vislumbrar el hombre, porque sus capacidades están bloqueadas por el Pecado.

Muchas cosas grandes tengo Yo para aquellos que se suelten con confianza y con amor. NO TEMÁIS Mis pequeños.  NO temáis de vuestro Dios que Yo NO os voy a quitar, sino al contrario.

OS DARÉ, cuando os deis a Mí.

DadMe vuestra pequeñez para que Yo os pueda engrandecer, dadMe vuestra miseria para que Yo la convierta en Realeza.

Confiad en Mí, Mis pequeños, confiad en Mí… Hijitos Míos, los escribas y fariseos pedían una señal, Me decían  “Danos una señal para creer en Ti”. Su corazón era de piedra, a pesar de que se sabían las Escrituras.

El hombre sigue pidiendo señales para creer. Por la señal creer en Mí, por el Milagro, cuando realmente el Milagro vive en vuestro corazón, os vine a traer el Reino de Mi Padre.

Tenéis el Milagro de la vida, tenéis todos los Milagros de la Naturaleza a vuestro alrededor, tenéis la sonrisa del bebé, tenéis todo Mis pequeños y seguís pidiendo una Señal. La Fe es la señal, pero NO la queréis ver.

El hombre NO ha acrecentado esa Fe en su corazón, NO Me quiere ver en los Acontecimientos que os rodean, el Amor NO puede venir del Maligno.  Todo lo que os rodea, todo lo que se os ha dado, todos los cuidados que se os dan, vienen del Amor de un Padre que os Ama Infinitamente, NO os falta nada.

Si Mi Padre cuida de la Naturaleza, de los animalitos, de las flores, de los Cielos, del mar. Si todo eso camina en orden, en el orden Universal,

¿Todavía pedís una señal para creer?

¿Por qué los astros se mantienen en ese lugar y NO se golpean unos a otros o caen y chocan contra vuestra Tierra? Todos esos son regalos de vuestro Dios…

Y aún así…

¿Pedís una señal?

LA MUJER VESTIDA DE SOL…

Veis señales a vuestro alrededor profetizadas, como la maldad del hombre que os está llevando a la destrucción como al pueblo de Sodoma y Gomorra…

Éstos pueblos que apartaron también el amor de su corazón.

Estáis así ahora Mis pequeños, destruyendo el amor y las bondades que se os dieron en vuestro corazón y pedís una señal.

La Mayor Señal se os dio ya hace más de dos mil años en ese Pesebre…  

El Salvador con vosotros y la Humanidad lo sigue negando, a pesar de los Milagros que se hicieron, a pesar de las Enseñanzas que os Dí…

Y sigue pidiendo la Humanidad una señal.

La Señal más grande, la Señal más bella, Tener a vuestro Dios entre vosotros y el hombre la Despreció y el hombre la sigue Despreciando.

Mis pequeños NO busquéis señales, NO os distraigáis en las cosas que tienen que pasar. Tomad para vuestro corazón la señal que ya se os dio y esa señal os abrirá todos los caminos, será Luz en vuestra vida:

Vuestro Dios con vosotros, la Señal de la Salvación del hombre, ésa es la que debéis apreciar, gozar y agradecer.  Sí hijitos Míos, la  Cruz es la que os salvará. Sí Mis pequeños, Yo mismo vuestro Dios, vuestro Hermano Jesucristo, Hijo del Dios Verdadero, también tomé Mi Cruz.

Me hice pequeñito, Me hice como vosotros. SACRIFIQUÉ Mi condición Divina para hacerMe como vosotros, Mi Cruz fue la aceptación de la Voluntad de Mi Padre.

Pero Mis pequeños, cuando se habla de Cruz inmediatamente creéis hablar de muerte y NO es así Mis pequeños, la Cruz es Vida.

La Cruz que Yo vine a destruir os dio Vida. La Cruz en ése tiempo significaba para los romanos, para ésta gente, destrucción de la maldad, destrucción de los criminales, destrucción de todos aquéllos que provocaban más maldad entre sus hermanos.  La Cruz que Yo tomaba significaba destrucción de la muerte a donde os lleva el pecado, a donde os lleva Satanás…

Y al destruir ésa muerte espiritual, Yo os estaba dando Vida y ahí es a donde os quiero llevar, Mis pequeños.

Que la muerte, la cruz que vosotros lleváis por el Pecado Original; ésa muerte del alma, se debe destruir en vosotros con la virtud y el amor.

Quiero que os fijéis en Mi Cruz, en Mi Sacrificio, en el Amor que Yo puse para traeros Vida. Que la toméis, la sirváis y así alcancéis ésa Vida que Yo os vine a dar al abriros nuevamente las Puertas del Paraíso.Así que Mis pequeños, NO veáis muerte donde NO la hay. Mi Cruz es Cruz de Vida. Es la misma Cruz que debéis llevar vosotros: ir destruyendo todo aquello que pueda apartaros de Mí, que pueda apartaros de la virtud y del amor.

Y toméis ésa vida de perfección enseñando a vuestros hermanos lo que Yo os dejé en predicación.

Vida, toda Mi Vida sobre la Tierra, fue para traer a vosotros ésa vida de Cielo, el Amor que se vive en el Cielo, la fraternidad entre los hombres.

No sufráis Mis pequeños, al contrario, Unios Conmigo y así juntos gozaremos de la Cruz que os va a santificar.

La  falsedad cubre al Mundo, hay falsedad en los corazones, hay falsedad en las obras, hay falsedad en lo que se enseña, hay falsedad por doquier Mis pequeños, el Demonio os cubre de falsedad.

Antes de que Yo viniera a la Tierra, una gran falsedad omnibulaba la mente de todos los hombres. Ahora estáis viviendo ésa falsedad por conveniencia, porque Yo os vine a traer la Luz.

Me costó traeros ésa Luz Mis pequeños, mucho Sacrificio de parte Mía, de vuestro Dios. Han sido poco más de dos mil años de predicación para que ésta Luz de Sabiduría se os diera a todo el género humano y seguís prefiriendo la falsedad.

Habláis con falsedad ante vuestros hermanos, habláis con falsedad para aprovecharos de los bienes de vuestros hermanos. Actuáis con falsedad para dar una cara, cuando realmente tenéis otra y NO os dais cuenta de que Yo conozco la otra.  Creéis vivir de acuerdo a una verdad falsa que os habéis creado; pero tarde o temprano ésa falsa verdad que seguís, os lleva al Abismo.

Vosotros mismos vais cerrando puertas por vivir en la Falsedad, cuando la Luz os abre todo; todas las puertas y os sentís libres… Podéis caminar con la frente en alto cuando vivís en la Verdad.

Ciertamente, en éstos tiempos es atacada la virtud, el Amor, la vivencia de los Sacramentos. Mis Verdades, porque el hombre prefiere vivir en ésa falsedad y se siente acusado cuando ve a otros viviendo en la Verdad…

En la Luz y por eso tratan de destruir siempre la Luz, para que NO les  haga ver ante los hombres su falsedad.Mis pequeños Yo os vine a mostrar ésa vida en la Luz y por eso, todos aquellos que Me siguen Sufren y Mueren a manos de aquellos que prefieren vivir en la falsedad…

Pero sed valientes, porque ésa vivencia en la Luz, os llevará a la Luz Perpetua…

Estaréis Conmigo por los siglos de los siglos. Mientras que aquéllos que han preferido las Tinieblas, la falsedad que ha destilado el veneno de Satanás, los va a llevar a la Condenación Eterna.

Sed Luz para vuestros hermanos Mis pequeños. Cueste lo que os cueste, llevad siempre la Verdad en vuestros labios y en vuestros actos…  Cueste lo que cueste, que se vea que Sois verdaderos Apóstoles de la Verdad y de la Luz…

Que seáis verdaderos apóstoles de Cristo Jesús.

Os amo, Mis pequeños y  NO sufráis. Al contrario, Alegraos cuando se os Persiga por ello, porque a Mi se Me persiguió primero y así estaréis seguros de que estáis actuando en la Verdad.

Al ser perseguidos por vuestros hermanos, ALEGRAOS, que es cuando más cerca estaré Yo de vosotros.  Acudid a Nuestra Fuente de Vida y Amor que os puede proveer de todo lo que podáis necesitar para ése cambio en vuestras vidas y en vuestro corazón.

El Amor todo lo puede, acudid a Él y NO quedaréis defraudados.

Os amo con el Amor que Me concedió Dios Padre y con el Amor que Nos une el Espíritu Santo y os bendigo con el Santo Deseo de que ésta Bendición sea la chispa que encienda vuestra luz interior para producir vuestro verdadero y eterno cambio.

Yo os amo infinitamente y os Bendigo en el Nombre de Mí Padre Eterno, en Mí Nombre, Vuestro Salvador Glorioso y en el del Amor Derramado y Purificador del Espíritu Santo.

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: