F100 EL CREDO 16 (3)


LA IGLESIA PURGANTE

La Liturgia, en este mes de Noviembre nos recuerda la unión de todo el Cuerpo Místico de Cristo.

El 02 de Noviembre es el día de todos los fieles difuntos (Iglesia Purgante). Significa, las almas del Purgatorio que se están purificando antes de ver la Cara de Dios. Nos exhorta la Iglesia a pedir por todos los fieles difuntos; es decir, NO solamente por los nuestros, sino también por los difuntos olvidados.

La práctica de rogar por las almas del Purgatorio, por la cual podemos mitigar las grandes penas que ellas están sufriendo… Y hacerlas llegar más rápidamente a la Eterna Gloria, es muy agradable a Dios y beneficiosa para nosotros, pues todas ellas son sus esposas bienaventuradas. Y estarán muy agradecidas de aquellos que las libraron de su prisión o al menos mitigaron sus tormentos.

Ciertamente cuando ellas entren en el Cielo, NO se olvidarán de quienes hayan rezado por ellas. Es una piadosa creencia que Dios permitirá que otros recen a su vez, por quienes hayan rezado por las benditas ánimas. Esta costumbre está basada en la Sagrada Escritura, en el Segundo Libro de los Macabeos y en las revelaciones a los místicos que las han recibido.

Judas Macabeo, después de haber sepultado a los soldados caídos de la guerra, “…y habiendo recogido en una colecta que mandó hacer, doce mil dracmas de plata, las envió a Jerusalén, a fin de que se ofreciese un sacrificio por los pecados de estos difuntos… y porque consideraba que a los que habían muerto después de una vida piadosa, les estaba reservada una grande misericordia. Es, pues, un pensamiento santo y saludable el rogar por los difuntos, a fin de que sean libres de sus pecados.” (2 Mac12, 43 – 46). Evidentemente, Judas NO consideraba graves (mortales) los pecados de los caídos. Ya que los protestantes, desde el tiempo de Martín Lutero, habían rechazado la doctrina de rezar por los difuntos y la doctrina del Purgatorio; entonces quitaron los Libros de los Macabeos de su Biblia.

Claro que la palabra Purgatorio NO se usaba antes, pero la gente ya tenía la costumbre de rezar por sus difuntos, como Judas Macabeo en el Antiguo Testamento.

También el Nuevo Testamento habla de ese estado de Purificación (1 Co 3, 13-15), o pagar la deuda: “…y te pongan en la cárcel…no saldrás de allí sin que hayas pagado…” (Mt 5, 25-26) y los primeros cristianos pedían oraciones. Y hasta Santa Mónica, la madre de San Agustín, pidió a su hijo que pidiera por ella en las misas.

Si creemos que el alma del difunto ya está en el Cielo, entonces NO hay necesidad de pedir por su Descanso Eterno, ya que estar en el Cielo es descansar el alma con Dios.

Y si creemos que el alma ya está condenada en el Infierno, ¿Quién cree en interceder por el condenado? Ya que estar en el Infierno es estar allí por toda la Eternidad.

Sin embargo, si Oramos por ellos, PODEMOS ponerlos en niveles más bajos de tormento….
Nosotros pedimos por los difuntos porque si están en el Purgatorio, con nuestras Oraciones podemos acelerar su salida. Ellos NO pueden ayudarse a sí mismos.

Nosotros, los miembros de la Iglesia Militante, podemos hacerlo a través de las Oraciones, Sacrificios u obras de caridad. La mayoría de nosotros, visitamos la tumba de nuestros difuntos, rezamos el Santo Rosario y nos quedamos varias horas allí…

Pero todavía hay personas que NO hacen el gran esfuerzo para asistir a la Santa Misa en el Día de Difuntos NI el Sacrificio de la Santa Misa ofrecido por su descanso eterno. Claro que el rezo del Santo Rosario es una práctica piadosa que ayuda al difunto…

Sin embargo, la Santa Misa es la Oración más Sublime que la Iglesia ofrece para las almas del Purgatorio. El mismo Jesucristo ES quien ofrece el Sacrificio, el mismo Jesucristo es la Víctima que se ofrece al Padre Celestial.

Ofrecer nuestras Comuniones para el descanso eterno de nuestros Difuntos es la mejor manera de ayudarlos.  

Nosotros, aún estamos luchando en esta vida contra los Tres Enemigos de nuestra salvación, a saber: el Demonio, el Mundo y la Carne. Por eso, somos miembros de la Iglesia Militante.

Somos luchadores contra el Mal. Nuestra perseverancia en la gracia de Dios nos puede salvar y alcanzar el Cielo. La Iglesia Triunfante nos está mirando desde el Cielo…

Rogando por nosotros para que logremos reunirnos con Ella. La Iglesia Purgante desea que pidamos por ellos…  Y a su vez, ellos piden por nosotros.

Aunque las almas en Purgatorio sufren. Ellas desean ser purificados antes de presentarse y ver la cara de su Creador. Pero si viéramos cómo sufren las almas en el Fuego del Purgatorio, ciertamente preferiríamos hacer la Expiación aquí en la Tierra, que sufrir un solo día en el Purgatorio.Para terminar, hay una historia en uno de los libros de San Alfonso de Ligorio:

Un Ángel se le apareció a un hombre que sufría de cáncer. El Ángel preguntó al enfermo si prefería sufrir un año más de cáncer antes de morir… O morir ¡YA! Pero estar en el Purgatorio durante tres días.

El hombre optó por sufrir por sólo tres días en el Purgatorio. El hombre sufre mucho… y SIENTE QUE YA HAN PASADO TRES SIGLOS… Y se queja a su Ángel diciendo: “Usted me ha dicho que estaré aquí sólo por Tres Días pero ya he durado tanto tiempo aquí”.

El Ángel le contestó: “No. Estás equivocado, mira que tu cuerpo está caliente todavía en tu lecho….”

EL TIEMPO DE DIOS…

Mis estimados, ayudemos a las almas a acelerar su salida del Purgatorio con nuestras súplicas. Hagamos Penitencia en este Mundo, NO solamente para evitar el Infierno, sino para NO pasar por el Purgatorio. 

Para entrar al Cielo, debéis estar perfectos, como cuando salísteis de él. Vuestro paso por la Tierra debería haberos hecho crecer… Al menos eso fue el propósito cuando os encarnásteis y prometísteis VIVIR PARA DIOS.

 Habla Dios Padre 
Hijitos Míos, Satanás ahora os está dando un mundo fácil. Un mundo en el que podéis encontrar lo que queráis de una forma fácil, pero NO os estáis dando cuenta que ésa facilidad en la cual habéis caído, os está apartando de los Mandamientos y Leyes que Yo os pedí tomarais primero, los cuales debéis cumplir para que se dé un desarrollo de Amor, de santidad y de vida espiritual perfectos.Él os lleva a una vida fácil y os hace ver Mis Mandamientos como cosa difícil.

Y vosotros, os he dicho, debéis luchar contra vosotros mismos, contra vuestras pasiones, contra lo pecaminoso de la carne, en donde todos vosotros estáis afectados. Cuando vosotros pedís Mi ayuda para cumplir con los Mandamientos que Yo os he dado, Yo os doy todas las capacidades para que podáis cumplir…

Y sobre todo, para que Me agradéis por cumplirlos, porque NO os dejáis llevar por la Frialdad y la Maldad del Mundo.

Yo os he dado libertad de acción, tenéis el libre albedrío. Podéis dejaros llevar por el Mal y negar Mi Bien o podréis escoger la Muerte, ésa muerte espiritual y negar la vida.  

Si vosotros escogéis la Muerte, aún a pesar del libre albedrío que respeto, os pondré siempre la ayuda en vuestro camino a lo largo de vuestra vida, a lo largo de vuestra misión en la Tierra.

Nunca estaréis desamparados. Aún a pesar de que viváis en el Error, siempre trataré de que regreséis al buen camino, a una vida productiva; NO a una vida de error, en donde podáis destruir almas por vuestro mal comportamiento…

Por vuestro mal ejemplo, por los errores que podáis difundir, porque vivís en el Error.

Siempre trataré de lograr que vosotros entendáis, también dentro de vuestro libre albedrío que estáis viviendo en el Error y que necesitáis enmendar el Camino. 

Dejar ése camino que os está destruyendo espiritualmente y que vayáis por un camino correcto para que deis mucho fruto.

Una gran mayoría de vosotros NO os dais cuenta, NI sabéis quizá que en vuestro Juicio, una de las cosas que más os lleva a pasar mucho tiempo en el Purgatorio purificándoos, fue el transmitir error a través de vuestro ejemplo.

Creéis que nada más se peca con la palabra, con el pensamiento, con las acciones de las cuales estáis conscientes de que estáis llevando a cabo.

Pero los errores en los cuales vivís, de los cuales a veces ya NI os dais cuenta el escándalo que estáis causando por ése ejemplo malo, a través de ése escándalo es como estáis afectando a muchas almas, empezando con vuestro hogar.

¿Cuántas almas NO habréis afectado a lo largo de vuestra vida por vuestro mal ejemplo, por algo que estabais haciendo y que otros ojos os vieron y por el mal ejemplo, que ellos tomaron, también ellos se perdieron?

Tened cuidado pues Mis pequeños, con lo que habláis. A veces decís muchas cosas por decirlas, quizá jugando ó bromeando, pero que pueden afectar a otras almas y llevarlas al error.

Tened cuidado con el ejemplo malo que podéis dar a vuestros hermanos, que quizá NO os estáis dando cuenta: pero ojos inocentes a vuestro alrededor os pudieron haber visto…

Y lo que hicisteis malo, queda grabado en su mente para toda la vida y les va a afectar en su conducta.  Por eso debéis estar muy pendientes Mis pequeños, de vuestro actuar interno y externo. Por eso las almas os repito nuevamente, pasan tanto tiempo en el Purgatorio.

Porque NO son conscientes a veces de su mal actuar, de su mal pensar, de sus palabras erróneas o pecaminosas, de ejemplos malos que dais. Explicaciones que conllevan una finalidad egoísta o mala. De tantos errores que cometéis, porque NO estáis Conmigo NI pedís Mi Sabiduría Santa.

PedidMe que os dé ésa Gracia antes de que os presentéis ante Mí. La Gracia de que podáis conocer ésos pecados cometidos en el pasado, de los cuales NO os disteis cuenta, pero que sí os van a afectar en vuestro Juicio y en vuestro Castigo Eterno.

Si vosotros pedís ésta Gracia, os podréis arrepentir de tantas cosas que hicisteis o dejasteis de hacer y que os pueden dar un dolor largo en el Purgatorio.

Tratad Mis pequeños, siempre de aminorar los Dolores del Purgatorio, porque son muy dolorosos.

Os lo digo porque os amo, porque Soy un Padre que quiere lo mejor para Sus hijos y la Purificación en el Purgatorio es MUY DOLOROSA, Mis pequeños.

Tratad de llegar ante Mí, con la menor carga posible de faltas que hayáis cometido a lo largo de vuestro tiempo. Acudid a todas las opciones que la misma Iglesia os concede para purificar vuestra alma, las indulgencias que os van a quitar tanto peso de encima en vuestra alma, las buenas obras.

Tanto bien que podéis hacer para vuestra alma, aprovechadlo. Estáis viviendo los Últimos Tiempos, NO sabéis por cuánto tiempo más estaréis sobre la Tierra.

Preparad vuestra alma a que se presente ante Mí lo más bella que podáis, para que Yo Me alegre ante vuestra presencia y os invite rápidamente a regresar a vuestro Hogar, en el Reino de los Cielos.

No echéis en saco roto todo esto que os digo Mis pequeños, porque os lo vuelvo a repetir, el Dolor del Purgatorio es muy fuerte y YO NO quiero que sufráis ahí.

Yo os Bendigo, Mis pequeños, os envío Mi Santo Espíritu, para que entendáis lo que os he dicho y para que tengáis la Fuerza de rechazar todo aquello que os manda Satanás y que por vuestras propias fuerzas, NO podéis rechazar.

Os amo, Mis pequeños, recibid Mis Bendiciones y transmitidlas a todos los vuestros, a todo el Mundo, al Universo entero. Orad, orad, daos por todos, como Mi Hijo se dio por todos vosotros.  

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: