F101 EL CREDO 16 (4)


LA IGLESIA MILITANTE Y PEREGRINA

Nosotros, aún estamos luchando en esta vida contra los Tres Enemigos de nuestra salvación a saber: el Demonio, el Mundo y la Carne. Por eso, somos miembros de la Iglesia Militante. Somos luchadores contra el Mal.

Nuestra perseverancia en la gracia de Dios nos puede salvar y alcanzar el cielo. La Iglesia Triunfante nos está mirando desde el cielo, rogando por nosotros para que logremos reunirnos con ella. La Iglesia Purgante desea que pidamos por ellos… Y a su vez, ellos piden por nosotros.

Aunque las almas en Purgatorio sufren, ellas desean ser purificados antes de presentarse y ver la Cara de su Creador. Pero si viéramos cómo sufren las almas en el Fuego del Purgatorio, ciertamente preferiríamos hacer la expiación aquí en la Tierra, que sufrir un solo día en el Purgatorio.

Conviene resaltar que en el texto de este catecismo de 1951, con las enseñanzas del Concilio de Trento (1545 -1563), explica que la Iglesia militante es la que peregrina día a día…Encontrando aquí una equivalencia entre el termino militante y peregrina, que también se encontrará en la Lumen Gentium,

Cuando al describir que  la Virgen María “con su amor materno cuida de los hermanos de su Hijo, que peregrinan y se debaten entre peligros y angustias y luchan contra el pecado hasta que sean llevados a la patria feliz.              

Nótese que el concepto es el mismo y los términos utilizados son peregrinan y se debaten, con lo que se señala que el destino principal de la milicia es interior.

 Peregrinando todavía sobre la Tierra, siguiendo de cerca sus pasos en la Tribulación y en la Persecución, nos asociamos a sus dolores como el cuerpo a la cabeza. Padeciendo con Él a fin de ser glorificados con Él (cf. Rm 8,17).”

VEN Y SÍGUEME… “Aquí estoy Señor, para hacer tu Voluntad…”

Habla Nuestro Señor Jesucristo.

Hijitos Míos, Yo bajé a la Tierra para estar entre vosotros y para llevaros la Palabra del Padre a todos vosotros. Su Voluntad y Su Palabra son Santas. Y vosotros NO tenéis nada mejor en la Tierra por seguir.

 Rápido se os olvida Mis pequeños, que vosotros fuisteis creados para servir; pero en paga vosotros recibís el Reino, Nuestro Reino.

Ciertamente a algunos les toca una misión fuerte, difícil. Pero también se os dan dones, cualidades, para que podáis llevar a cabo esa misión.

Otros, llevaréis misiones más sencillas y también recibiréis las capacidades necesarias para llevarlas a cabo. Se os ha dicho que NO os podéis comparar los unos con los otros. Todos vosotros sois necesarios, estáis haciendo crecer Mi Cuerpo Místico; esto es, la función espiritual que Yo os dejé y que vosotros debéis tomar de Mí, vuestro Salvador.  Os he dejado la Palabra de Mi Padre y Su Voluntad. Al momento en que vosotros la tomáis también, en ese momento estáis cumpliendo con vuestra misión y debéis hacerlo con respeto, con amor y con una gran dedicación, porque estáis trabajando para vuestro Dios, en Nuestra Santísima Trinidad.

Debéis aprender Mis pequeños, a espiritualizar vuestros actos. NO trabajar o NO llevar a cabo lo que hacéis todos los días, simplemente porque estáis trabajando para ganar dinero. Al hacerlo así, vuestra misión pierde su valor. Todo lo que hagáis Mis pequeños debéis espiritualizarlo.

Y esto es: actuar en Ofrecimiento y en unión Conmigo, vuestro Dios. 

Todo lo que Yo hacía, inmediatamente, lo refería a Mi Padre. Al momento en que vosotros estáis actuando, os debéis unir a Nosotros en Nuestra Santísima Trinidad. Ciertamente algunos tendréis más afinidad con Mi Padre, otros con Mi Santo Espíritu, otros Conmigo, otros con Mi Madre o con Mi padre de la Tierra, José.

Cuando os unís a algunas de Nuestras Personas de aquí del Cielo, en ese momento vosotros estáis actuando como Yo actuaba con Mi Padre.

Cuando vosotros os unís al Cielo, sea a través de una o de otra Persona de Nuestra Santísima Trinidad o de Mi Madre o de Mi padre José, vosotros estáis espiritualizando vuestras obras.

Cuando os unís a Nosotros, vuestras obras las BendeciMos y adquieren un valor incalculable y esto ¿Para qué? os preguntaréis: para la salvación de las almas.

Para eso bajé y para eso estáis también vosotros en la Tierra, para salvar almas.

 Para darNos alegría al salvar almas con vuestra dedicación, con vuestro trabajo diario, con el Ofrecimiento de todas vuestras acciones… O del ofrecimiento también, de todas vuestras molestias, dolores.

Yo sufrí también todo eso y TODO lo ofrecía a Mi Padre. Y vosotros estáis en igual posición. Si Yo tomé naturaleza humana, vosotros también la tenéis, actué de la misma forma en que vosotros actuáis.

Tuve frío, tuve calor, dolores, quise tomar la naturaleza humana para que os dierais cuenta de que sí sabeMos cómo os sentís… Y al momento en que vosotros os unís a Mí, vuestro Redentor y Me ofrecéis todas vuestras acciones, dolores, TODO.

Todo lo que tenéis y hacéis, estad seguros que os entiendo perfectamente. 

Y si actuáis de la misma forma como Yo actuaba, ofreciéndoLe todo a Mi Padre por vuestra salvación, vosotros deberéis hacer lo mismo por la salvación de vuestros hermanos. Lo que obviamente recaerá también para vosotros; ya que así estaréis actuando y viviendo para vuestra propia salvación.

Desgraciadamente hay TANTOS, tantos de vuestros hermanos que os rodean que NO quieren entender el porqué de vuestra existencia aquí en la Tierra. NO quieren entender todo esto que os explico y se apartan de Mí.

 Y se pierden tantos actos buenos, tantos dolores, que ofrecidos de corazón, pueden salvar a muchas almas. Se pierde la misión para la cual recibisteis el Don de la Vida.

Es mucho el Amor que se os ha dado, es mucho el Amor que poneMos de parte Nuestra, para cuidaros de los ataques de Satanás.  Pero seguís viviendo para vosotros mismos, NO estáis viviendo para el Cielo. Y todo esto sucede, porque NO entráis a vuestro corazón a platicar con Nosotros.

Por eso Yo os decía que el Reino de los Cielos estaba dentro de vosotros, Mi Santo Espíritu habita en vosotros, Nuestra Santísima Trinidad habita en vosotros. Os conoceMos perfectamente y os guiaMos, pero solamente SI vosotros os dejáis guiar.

Es una desgracia para vuestras almas, el que NO os dejéis mover por Nuestra Divinidad. Y es porque NO entendéis lo que esto significa.

Es una Gracia muy grande, que se os otorga, el que podáis ser movidos por Nuestra Divinidad, por Nuestra Sabiduría. ¡Es tanto, TANTO, lo que vosotros desaprovecháis del Conocimiento Divino que se derrama sobre vosotros! Queréis seguir haciendo vuestra voluntad.

Y al hacerlo, en lugar de mejorar caéis y volvéis a caer. Y tropezáis con vuestros errores y seguís cayendo… NO entendéis NI con vuestros propios errores…

Y es una tontería lo que os sucede y NO queréis aprender por soberbios, por tontos.

¿Por qué hay almas santas? Porque éstas se dejaron guiar por Nuestra Sabiduría.La Sabiduría que la gran mayoría de vosotros desperdiciáis.

Desgraciadamente, aquellos que enseñan lo que es Nuestra Voluntad, lo que es Nuestra Divinidad, lo que son los Dones, Carismas, Regalos Espirituales, NI ellos mismos entienden ya, lo que quereMos de vosotros.

NO saben enseñar porque NO conocen lo que deben enseñar y debieran conocerlo.

El hombre sigue siendo muy testarudo y soberbio. Y no solamente el hombre común, sino aún aquellos que tienen ya una preparación sacerdotal y religiosa.

Siguen siendo hombres y hombres testarudos. Y muchos de ellos también soberbios, MUY SOBERBIOS.  Y en ellos cae la enseñanza que Yo les daba a Mis discípulos en aquellos tiempos, que NO HACEN lo que enseñan.

Yo les decía de los Fariseos, hagan lo que les enseñan, lo que está en las Sagradas Escrituras; pero NO lleven a cabo los actos que les vean hacer a ellos, porque siguen siendo humanos que dejan mucho qué desear y que muy poco ejemplo bueno dan.

El hombre sigue desperdiciando todo lo que se os ha dado de bueno, para que alcanzarais la perfección a la que estáis llamados.

Yo os quisiera preguntar:

 ¿Cuántos de vosotros realmente Nos amáis?¿Cuántos de vosotros dejaríais todo por seguirMe?

¿Cuántos de vosotros daríais vuestra vida por Mí? 

A cada pregunta, se van disminuyendo los sujetos que quisieran vivir para Nosotros.

Poniendo nuestros piés sobre sus huellas ensangrentadas, ¡NO tengamos miedo de subir hasta el Calvario…!

Vinisteis a llenaros de Mi Palabra, la Palabra que Yo dejé entre los hombres. Vinisteis a tomar de Mi Ejemplo, para que siendo una escuela espiritual lo que Yo os dejé, vosotros mismos la siguierais; transmitiendo a los vuestros, especialmente en vuestra familia.

Vinisteis a dar el mismo Ejemplo que Yo di entre los hombres, que es un Ejemplo Santo. ¿Cuántos estáis realmente, llevando a cabo esto?

Lo tenéis en las Sagradas Escrituras, Escrito está, para que NO podáis poner pretextos de que NO estuvisteis en ésos momentos de la Historia y que lo que os pido, NO os toca a vosotros hacerlo…  

Y NO es así Mis pequeños, es un Compromiso Santo el que se os ha concedido.

Al servirMe, vosotros os estáis volviendo otro Cristo, estáis viendo por los intereses del Cielo. Estáis realmente, buscando la mejor parte para vuestra vida y para la de los vuestros.

Os afanáis demasiado en buscar los bienes de la Tierra, para heredar a vuestros hijos muchos bienes materiales y las mismas Escrituras os dicen que esos bienes materiales, de nada servirán para cuando lleguéis ante Mi Presencia.

Entonces ¿Por qué os afanáis tanto? Y todo lo contrario, NO os llenáis de los bienes espirituales, que esos sí os van a llevar a gozar eternamente.

ETERNAMENTE, en el Reino de los Cielos.

Vuestra tabla de valores está toda al revés. Os repito, os afanáis demasiado por hacer lo que NO sirve… Y hacéis a un lado lo que os va a salvar y ayudar a gozar por toda la Eternidad.

¿Ahora os dais cuenta, cómo Satanás os ha llevado por caminos equivocados? Os hace creer que lo que realmente vale, es lo que no vale para el Reino de los Cielos.

Vuestros méritos son nulos al afanaros tanto. Os cansáis, os enfermáis, os metéis en tantos problemas por querer tener de lo material en abundancia.

Y cuando os dais cuenta de la realidad, ya es demasiado tarde, ya estáis ante Mi Presencia. Porque muchos de vosotros morís, porque os cansasteis demasiado. Os enfermasteis por buscar los bienes de la Tierra en una forma enfermiza. En cambio pocos, MUY POCOS, buscáis la forma en que podéis vosotros ser otros Cristos, la forma en que podéis ayudar a vuestros hermanos que Me necesitan, para llenar esa necesidad espiritual.

Como Yo la daba, a través de la Enseñanza, a través de la Palabra, a través del Ejemplo; esos son los verdaderos bienes, salvar almas. 

No os imagináis el gozo que se vive en el Cielo cuando regresa un alma que se dio para salvar a otras almas.

Cuando regresa un alma que amó Mi Palabra, que la vivió y la transmitió…

Ésas son las verdaderas almas que valen…  Pero que ciertamente, son despreciadas en la Tierra.

Por eso, está en las Bienaventuranzas el Gozo que tendrán estas almas que se dieron por servirNos, que se dieron por ayudar a vivir a otras almas en la Verdad, Nuestra Verdad y NO la supuesta verdad del Mundo, que está satanizada.

¡Cuánto error vive el hombre! Vivís solamente para vuestra sensualidad, queréis ganar mucho dinero, muchos bienes para darle gusto a vuestro cuerpo, para consentirlo. Para vestirlo con lujos, para embellecerlo y ¿De qué os servirá todo eso, cuando Yo os llame a cuentas?

Pedid pues Mis pequeños, ayuda a Mi Santo Espíritu, para que os ilumine y os haga aprender la realidad que debe de vivir todo hijo de Dios y hermano Mío Jesucristo.

Para que aprovechéis vuestro tiempo, que es Mi tiempo, en la salvación de otras almas. Y para que al actuar bajo Nuestra Voluntad, vosotros os santifiquéis y tengáis un lugar muy especial, en el Reino de los Cielos por toda la Eternidad.  

Hijitos Míos, el Mal se inició a partir del Pecado Original, éste siempre ha existido y existirá hasta el Fin del Mundo, cuando Yo divida al Cielo del Infierno.

Cuando los cierre a ambos… Y entonces los buenos, los escogidos, vivirán Conmigo y los que prefirieron vivir en el Mal, estarán con Satanás.

La Humanidad no se da cuenta bien, de este significado del Bien y del Mal.

Generalmente ponéis todo en lo material, pensáis más en lo tangible, en lo que veis y tocáis… Pero en lo intangible, en lo que es precioso en vosotros, que es vuestra alma, NO le dais la importancia debida.  La Humanidad desde sus inicios se ha movido así, en el Bien y en el Mal.

Se han dado las guerras, se han dado los robos, los asesinatos, infinidad de pecados relacionados con ello. El Mal vive en vosotros porque vosotros mismos le habéis dado cabida.

Veis lo que sucede a vuestro alrededor, entre esa lucha del Bien y el Mal; guerras entre hermanos, destrucción, muerte. NO os respetáis los unos a los otros, la Maldad se ha ido incrementando, porque vosotros mismos NO le habéis puesto un freno.

Ciertamente, veis lo que está sucediendo a vuestro alrededor, pero NO entráis a vuestro interior. Si a vuestro alrededor hay una gran lucha entre el Bien y el Mal; interiormente también la tenéis…  Una gran lucha, en donde los combatientes son muy poderosos. A vuestro interior, habéis dejado entrar el Bien, pero también el Mal. Prácticamente, NO le podéis echar la culpa A NADIE de esta lucha interna que tenéis.

Porque vosotros mismos sois los autores de esa lucha interna, nadie más que vosotros podéis abrir la puerta a vuestra mente, para que ENTRE de todo lo que tenéis a vuestro alrededor, bueno y malo.

Y así como a vuestro alrededor, veis que NO termina esta lucha. En vuestro interior debierais vosotros mismos, de tratar de eliminar todo aquello que os está apartando de Mí.  Bien sabéis y os lo he repetido varias veces, que NADIE entra al Reino de los Cielos con el corazón sucio, con una mente sucia, con Maldad en vuestro interior…

Por eso es la Purificación, que Yo PERMITO tanto en lo personal, como en los pueblos de alrededor del Mundo y del Universo.

Si realmente vuestra intención, al final de vuestro tiempo, es acompañarMe Eternamente en el Reino de los Cielos, vosotros mismos debéis provocar esa lucha interior; para eliminar todo aquello que os está apartando de esa entrada fácil al Reino de los Cielos.

Fácil, cuando vosotros estáis luchando por eliminar todo lo malo que os daña y también daña a Mi Corazón.  Ciertamente, Satanás puso las tentaciones a vuestro alrededor. Pero vosotros en vuestro libre albedrío y ayudados por Mí, a tener más fuerza para Detener esa Maldad, pudisteis haber luchado; para que NO entrara esa Tentación a vuestra mente y a vuestro corazón.

Ciertamente Yo Vivo en vosotros y conozco vuestras intenciones. Sé si realmente, estáis luchando contra esa maldad interior que lleváis, que habéis ido permitiendo entrar a lo largo de vuestra existencia.

O por otro lado, puedo conocer si habéis sido permisivos, si habéis dejado entrar esa Maldad que os ha venido haciendo daño y NO habéis luchado contra ella, sino que la gozáis en vuestro interior.

Conozco perfectamente vuestras intenciones, tanto buenas como malas.Y por eso, Soy el Único que os puedo Juzgar perfectamente. NI vosotros mismos os podéis juzgar correctamente, porque Yo conozco las intenciones y el resultado de vuestra lucha contra ellas o vuestra permisividad para mantenerlas en vosotros.

NO conocéis el grado de Maldad, tanto el que vosotros dejáis entrar y con el que también vosotros atacáis a vuestros hermanos, infundiéndoles malos ejemplos, malos tratos, desamor, maldad.

Ciertamente, Satanás NO quiere que vosotros regreséis al Reino de los Cielos, él os conoce muy bien y sabe cómo actuáis en general.

Conoce vuestras pasiones, conoce vuestra humanidad y con muchos de vosotros, NO necesita hacer una gran tarea para destruiros espiritualmente.Simplemente os pone la Tentación, ésta entra en vosotros y vosotros mismos en lugar de eliminarla, empezáis a jugar con ella.

Si os dais cuenta, Satanás YA NO os está atacando. Él simplemente puso la tentación y vosotros le dais muchas vueltas a esa tentación, deleitándoos con ella y cayendo en pecados, cada vez más graves.

Cuando NO vivís en estado de Gracia, cuando NO vivís preparados para la lucha, cuando NO queréis realmente vivir en pureza y en santidad, os volvéis presa fácil de Satanás.

Cuando Yo os he dado los Sacramentos, cuando Yo os he dado el Ejemplo de Mi Hijo Jesucristo, cuando Yo os he dado el Conocimiento del actuar de Mi Hija la Siempre Virgen María; la Pura, la Santa, la Inmaculada, la Llena de todos los Dones y Gracias…Para que con todos ellos tuvierais un Ejemplo de Vida. Si NO ponéis de vuestra parte, si NO queréis realmente buscar la santidad en vuestra vida, estáis en serio peligro de NO poder regresar a vuestro Hogar, en el Reino de los Cielos.

Ciertamente, cuando Yo os doy el Don de la Vida, para que podáis bajar a servirMe a la Tierra; os doy todas las capacidades para que os podáis defender contra los ataques de Satanás…

Él es muy sutil y va buscando por donde atacaros. Pero si utilizáis todas las armas necesarias, para que os podáis defender; difícilmente caeréis en sus garras.

Cuando un alma Me busca, cuando un alma quiere mantenerse limpia ante Mi Presencia, Yo la ayudo; porque sé que sois pequeños, que sois débiles y sé que los ataques de Satanás os pueden hacer caer fácilmente si NO estáis bien preparados para combatirlos.A estas almas que luchan por mantenerse en el Bien, Yo las ayudo fuertemente. Porque además estas almas, al estar tratando de buscar una perfección espiritual; serán más atacadas por Satanás, porque él está viendo la valía de vuestra alma.

 Un alma que trata de mantenerse en santidad, le puede quitar muchas almas por su Oración, por su ejemplo, con su vida de Gracia. Son almas que han entendido la vida Crística en la Tierra y por eso son más atacadas; pero difícilmente caen.

El gran problema está en las almas débiles, en aquellas que NO les importa vivir en Gracia. Almas apáticas, almas que ya se han acostumbrado a vivir en el Error y en el Pecado.

Estas almas, SI NO se acercan a Mí a pesar de que las busco en todo momento, para que Me encuentren; difícilmente podrán salvarse.La diferencia entre un alma santa y un alma mediocre, está en vosotros mismos. En la lucha y en el deseo que pongáis vosotros para salir adelante, a pesar de los ataques de Satanás.

Ciertamente las almas santas, son almas que luchan fuertemente. Son almas que NO se dejan vencer fácilmente.

Son almas que si caen por los golpes fuertes de Satanás, se levantan y contraatacan con mayor fuerza y esto es, creciendo más en Virtudes, en Amor, en vida espiritual y en unión íntima Conmigo.

Os he dicho, las almas apáticas caen y prácticamente, NO les interesa levantarse, viven en el Mal. Desgraciadamente, gozan vivir en el Mal…Y estas almas NO pueden entrar al Reino de los Cielos, porque el Mal NO existe en el Reino de los Cielos.

Haced, pues, un recuento de vuestra vida, abrid vuestra mente y vuestro corazón, ante Mi Presencia y mostradMe cómo está vuestra vida espiritual.

Sois almas de lucha, sois almas heroicas, sois almas que NO se dejan vencer fácilmente o sois almas apáticas, almas que ya se dejaron vencer, almas que no quieren su perfección. Vosotros mismos conocéis la respuesta por vuestra forma de ser y de vivir, por la forma en que os comportáis con vuestros hermanos.

Y sobre todo, cuánto amor Me tenéis a Mí, vuestro Dios, cuánto amor vivís y compartís a vuestros hermanos.Os he dicho que NO podéis dar lo que NO tenéis, si estáis Conmigo, podéis dar mucho y hasta milagros lograréis hacer, porque Yo estoy con vosotros y Me alegro de estar con vosotros, porque sois almas que Me dan plena confianza.

Son las almas de las que se habla en las Sagradas Escrituras, que se les dio poco, pero que lo trabajaron bien y Yo puedo después daros mucho, porque tengo confianza plena en que también trabajaréis en lo mucho, como trabajasteis en lo poco.

Ciertamente, hay muchas almas que desperdician la oportunidad que Yo os doy de vivir para Mí, y es una grave falta ante Mis Ojos el que NO deis vuestro cien por ciento o que NO tratéis de dar lo más que podáis.

¿No os dais cuenta, Mis pequeños, que muchas almas dependen de vosotros para su salvación? Estáis en la Tierra, de la misma forma, en la que Le pedí a Mi Hijo que bajara para serviros. Estáis en la Tierra, para servirMe y servir a vuestros hermanos, como lo hizo Mi Hijo. No podéis regresar ante Mí, al final de vuestra existencia, con las manos vacías. Estáis obligados a producir fruto al treinta, al sesenta, al cien por ciento.

El alma que baja a la Tierra, es un alma escogida, es un alma especial, es un alma a la que le doy muchos atributos espirituales y humanos; pero son desperdiciados cuando no estáis Conmigo y cuando no queréis vivir según Mi Voluntad.

Benditos seáis vosotros, los que entendéis vuestra tarea, al estar sirviéndoMe en la Tierra. Si os he dado mucho y lo aprovechasteis, tendréis todavía más cuando regreséis al Reino de los Cielos.

Porque bajar a la Tierra, luchar contra todos los ataques de Satanás, mantenerse limpios y regresar a Mí, requiere muchas acciones heroicas… Y os lo digo así Mis pequeños, porque cuando regreséis a Mí y os deis cuenta de lo que erais, ante la potencia grandísima y gravísima de Satanás, sabréis que fuisteis ese David contra Goliat, también vosotros.

La potencia de Satanás ante vosotros, es inmensa y salir victoriosos de una lucha de muchos años, de toda una vida, es para almas heroicas, para almas que Me aman. Para almas que entendieron perfectamente bien cuál era su misión; pero sobre todo, que entendieron bien cuál es su lugar en la Creación.

Todos tenéis un lugar muy importante en la Creación y las almas heroicas, lo comprenden bien y ponen toda la fuerza de su ser en cumplir con lo que Yo os pido. Por eso, Yo premio, abundantemente a las almas heroicas, porque tienen que luchar tremendamente contra los poderes del Mal.

Como os dije, todas las almas que bajan a servirMe, son atacadas por las fuerzas de Satanás; pero, cuando él se da cuenta que un alma sobresale, que NO cae fácilmente a sus ataques, a sus seducciones, entonces, la ataca más fuertemente… Y esto va forjando su carácter y por eso hablo de que son almas heroicas, porque los ataques de Satanás son más fuertes contra ellas, que contra las demás almas.

Ciertamente caen, pero se levantan y toman mayor fuerza, porque les duele haberMe ofendido.

Os pido Mis pequeños, que seáis de esas almas heroicas, porque en este tiempo las necesitaré. El poder de Satanás será más fuerte contra vosotros en este tiempo y si NO estáis preparados, caeréis fácilmente en su ataque.

Os he repetido esto, pero NO le habéis puesto la atención debida. Esto es una verdadera lucha. Una lucha descomunal, deberéis darle el valor que se merece.PedidMe que os dé lo que necesitaréis para poder vencer a Satanás en lo personal y en grupo. Y hablo en grupo, porque os uniréis todas las almas alrededor del Mundo, para luchar contra las fuerzas de Satanás. Tenéis un Enemigo en común y éste es él. Lo podréis vencer, porque Yo estaré con vosotros.

 Ayudad a cuanta alma podáis y no os deis por vencidos, por eso, os quise explicar lo que era el alma heroica y así os quiero ver a cada uno de vosotros, luchando sin desfallecer, luchando por imponer nuevamente, Mi Bien en todo lo Creado.

Amor Misericordioso significa un Amor extremo. Cuando hablo de Mi Misericordia, os estoy dando una inmensidad de Mi Amor y esto es Mis pequeños, porque el hombre ha ido pecando, cada vez más fuerte, contra Mi Corazón Sacratísimo.

Habéis abierto también vuestro corazón a Satanás y muchos de vosotros, os mantenéis como almas convenencieras: Os acercáis a Mí, cuando necesitáis de algún bien, ya sea material o espiritual… Pero si se acerca a vosotros una tentación, la aceptáis, también.

Las almas convenencieras NO aman verdaderamente. Las almas que entran al Reino de los Cielos, son almas fuertes, sufrientes, que luchan, para que NO sean afectadas por la mentalidad de Satanás.

Si vosotros os dais cuenta de la vida de los santos, que siguieron la Vida de Mi Hijo Jesucristo; son almas que luchan contra todo tipo de influencia satánica, NO dejan entrar a su mente y a su corazón, todo lo que Satanás les quiere inducir.

Son almas que se rehúsan a que algo malo entre en su mente y en su corazón, porque cuando un pensamiento malo entra en vosotros, os quita la paz, os quita la pureza, os quita el respeto a Mí, vuestro Dios, que Vivo en vosotros.Las almas que amo, son las almas puras, las almas que luchan, para que Yo esté viviendo tanto en su corazón, como en su mente. Las almas que amo, son almas que tratan de vencerse a sí mismos…

Que NO permiten que un mal pensamiento los desvíe del buen camino y sobre todo que pierdan el tiempo, Mi tiempo, en cosas que les pueda llevar al pecado y así perder el estado de Gracia.

Mis pequeños, cuando vosotros perdéis el tiempo pensando en una tentación que os pone Satanás, al dar cabida a ese pensamiento podéis vosotros perder el estado de Gracia, porque ese pensamiento luego lo lleváis a la acción.

Al momento en que vosotros lleváis un pensamiento a la acción ya Me estáis faltando, ya estáis cometiendo pecado y a veces, muy grave.Tened en cuenta una cosa muy importante, Mis pequeños: si Yo estoy en vosotros; si Vivo en vosotros; si os aconsejo y os llevo de la mano en toda acción que vosotros queráis llevar a cabo en vuestra misión en la Tierra; todo os saldrá bien.

Si confiáis en Mí; si confiáis en Mi Perfección; Yo os voy a llevar a que vosotros alcancéis esa perfección a la que estáis llamados y que os he pedido tanto. Pero NO si vosotros no estáis Conmigo…

Si vosotros NO Me invitáis a Vivir en vuestra vida; si perdéis tiempo en malos pensamientos que os quitan tiempo bueno, con el cual podríais vosotros salvar muchas almas. Porque entonces NO ORÁIS, estáis pecando, Me estáis robando Mi tiempo…

Y al robarMe Mi tiempo, estáis afectando vuestra alma. NO le estáis dando la oportunidad de crecer espiritualmente, la estáis llevando a niveles inferiores de espiritualidad, porque estáis aceptando la tentación de Satanás en vuestra vida y Me estáis haciendo a un lado de ella.Tenéis que meditar esto, Mis pequeños. Vosotros Conmigo, debeMos ser Uno, pero al momento en que vosotros escogéis vuestra vida y le hacéis caso a Satanás, ya NO soMos Uno. Estáis desperdiciando tiempo, estáis desperdiciando una forma de perfección en vosotros, que es el estar Conmigo.

Ved a Mi Hijo, siendo Dios, os vino a servir, Se dio por vosotros, NO buscó Su vanagloria. Sus actos son los que Lo llevaron a que todo el mundo Lo conociera. Vivía en el silencio, en la oración Conmigo y lo que decía, era para crecimiento espiritual.

NO desperdició ni tiempo, ni palabras, ni pensamientos en las cosas del Mundo. Vino a lo que vino: a rescataros. A ayudaros a crecer en Vida Verdadera y no en la vida falsa, a donde os lleva Satanás.

Ahora, ¿podéis ver la diferencia, Mis pequeños? Cuando estáis Conmigo, cuando Me buscáis cuando os queréis llenar de todo lo que es espiritual y lo que Me alegra, os va a dar verdadera vida.

Las almas que Me buscan, las que desean servirMe, las que han aprendido a ver y buscar lo que es mejor para vosotros, son las almas perseguidas, las almas que tienen problemas con todos, porque el Mundo NO entiende a estas almas. NO entiende a las almas que están Conmigo, las ven “raras.”

A estas almas, les dicen “locas” y ciertamente lo son, están locas por Mi Amor, están locas porque aman al Verdadero Amor, que Soy Yo. Me buscan, se afanan en perfeccionarse y NO pierden el tiempo en el Mundo, sino que todo lo contrario.

Son las almas que ya encontraron la Perla Valiosa y la quieren compartir, ésa Perla Valiosa Soy Yo vuestro Dios, con Mis Enseñanzas, con Mi Vida y sobre todo, con los Sentimientos de Mi Corazón.Y así, mientras más os acercáis a Mí, cuando más os parezcáis a Mí, más perseguidos seréis.

Estad Conmigo Mis pequeños, con Mi Amor Misericordioso. Mucho pecado habéis cometido, pero Mi Misericordia os alcanza y os perdona. NO desfallezcáis, NO dudéis, NO creáis que os abandono.

Estoy siempre con vosotros, pero deseo que de vosotros nazca ese deseo de arrepentimiento y de esta forma, regresareMos a ser lo que debeMos ser: Familia. DebeMos unir Cielo con Tierra.Yo os Bendigo, Mis pequeños, os envío Mi Santo Espíritu, para que entendáis lo que os he dicho y para que tengáis la Fuerza de rechazar todo aquello que os manda Satanás y que por vuestras propias fuerzas, NO podéis rechazar.

Os amo, Mis pequeños, recibid Mis Bendiciones y transmitidlas a todos los vuestros, a todo el Mundo, al Universo entero.

Orad, orad, daos por todos, como Mi Hijo se dio por todos vosotros.

Yo os Bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo y en el del Amor-Sabiduría de Mi Santo Espíritu.

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: