F108 EL CREDO 20 (2)


LA VIDA ETERNA:  EL JUICIO Y EL INFIERNO

Hay algunos católicos que tuvieron el Juicio Particular de Dios.

Y están entre nosotros, para contarnos de qué se trata.

A ellos les han dado una segunda oportunidad.

Los casos más notorios son los de Gloria Polo, Marino Restrepo y el Padre Steven Sheiers.

CASOS REALES: EXPERIENCIAS  INFERNALES

Desde su vuelta a la vida, luego de la experiencia cercana a la muerte, han desplegado una intensa actividad evangelizadora.

Nos están tratando de sensibilizar sobre lo que vieron y oyeron, sobre cómo se nos juzgará.

LOS CASOS CATÓLICOS MÁS CONOCIDOS DE JUICIOS PARTICULARES

Hay casos emblemáticos de personas que sufrieron una experiencia cercana a la muerte y una iluminación de la conciencia, donde Jesús les hizo un Juicio de su vida.Uno es el de Gloria Polo.

Una dentista católica que vivía en Colombia, que fue alcanzada y quemada por un rayo.

Durante su experiencia fue llevada a un Tribunal Supremo, donde se le dio una idea de cómo las opciones de su vida la habían llevado a la Perdición y contempló los pormenores de su jornada terrena con el Conocimiento Divino…

Gloria se había entregado al materialismo y a la despreocupación por los demás.

En sus relatos detalla cómo la Justicia Divina ve la castidad, la pureza, la anticoncepción y el aborto entre otras cuestiones morales.

Gloria cambió radicalmente su vida y ahora se dedica a dar testimonio de su experiencia, lo que vio y su misión.Otro es Marino Restrepo un productor de Hollywood que fue secuestrado por los rebeldes de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Columbia) y permaneció cautivo durante seis meses.

Durante su calvario, Marino tuvo una experiencia mística parecida a una experiencia cercana a la muerte.

Fue enfrentado a Jesús quien le mostró todos sus pecados de impureza, egoísmo y creencias de la Nueva Era.  

En una revisión de su vida.

Después de la liberación, Restrepo inmediatamente fue a la Confesión, regresó a la Iglesia Católica y reformó su vida.

Hoy es conferencista sobre su experiencia y ha realizado docenas de videos con distintos tipos de mensajes evangelizadores.

Es un Testigo de las verdades que se encuentran en los Novísimos: Muerte, Juicio, Infierno y Gloria…

Pero es el tercero sobre el que queremos hablar con más detalle, se trata del Padre Steven Sheiers, que luego de un accidente automovilístico, vivió una experiencia cercana a la muerte.

LA VIRGEN MARÍA INTERCEDIÓ

PARA QUE UN SACERDOTE NO FUERA AL INFIERNO

 El P. Steven Scheier sabe de primera mano lo difícil que es hacer una buena confesión. En su caso, lo que le reveló la gravedad del estado de su alma y la importancia de una verdadera contrición al confesarse, fue una experiencia cercana a la muerte tras un accidente automovilístico en 1985, en el que sufrió una fractura del cuello y un corte cerebral.

Fue entrevistado por la Madre Angélica en la EWTN el de 15 de abril de 1997 y durante su intervención da testimonio de lo que le sucedió.

En el vídeo doblado al español se visualiza la entrevista completa.

Steven fue ordenado sacerdote diocesano el 26 de mayo de 1973 en la diócesis de Wichita (Kansas, U.S.A.) y su primer destino era servir a la comunidad de la parroquia del Sagrado Corazón, en Fredonia.

Los cristianos que viven el evangelio de San Evangelista: un evangelio que NO EXISTE, pero que ellos han acomodado a su manera de vivir. Con la Palabra de Dios que les gusta, DESECHANDO lo que les disgusta….(Porque se NIEGAN A OIR LO QUE NO LES CONVIENE)

Si bien cumplía con los deberes que le estaban asignados y los feligreses tenían un buen concepto del joven sacerdotela verdad es que NO cultivaba su Fe, su vida espiritual.

Cuestión que era desconocida NO solo para quienes le rodeaban; incluso el propio Steven NO alcanzaba a sopesar la fatal dimensión de su fragilidad…

NO cuidaba su alma

Le preocupaba más lo que otros pensaran de él, que ser fiel a su ministerio sacerdotal. Cuidar el prestigio y creer que debía competir con sus compañeros sacerdotes de la diócesis para ser bien conceptuado, era una tentación constante.

Tampoco acudía muy asiduo a la dirección espiritual con otros sacerdotes, NI obtenía provecho de ella para su conversión.  Lo mismo ocurría en su escasa vida de Oración Personal.Y con el paso de los años, fue entibiándose además su certeza, de que Dios Mismo estaba Presente en la Eucaristía.

La crisis del alma se evidenció luego en negligencias pastorales, que era incapaz de reconocer. Siempre lleno de compromisos, era poco el tiempo dejaba para la reflexión sincera.

Así, aunque se confesaba con regularidad…

NO lograba palpar el fondo del Mal que lo atrapaba.

LA CONVERSIÓN ES LA RESURRECCIÓN DEL ESPÍRITU…

En algunos momentos era consciente de su fragilidad, pero NO buscaba los apoyos necesarios para convertirse.

El día inesperado que enfrenta la Muerte

El 18 de Octubre de 1985 fue a Wichita, distante a unos 140 kilómetros, para visitar a un sacerdote. Salió temprano por la mañana avisando que regresaría al atardecer.

El día transcurrió sin contratiempos y por la tarde tomó nuevamente la carretera 86, que le llevaría de Wichita a Fredonia.

Sin embargo era otro su destino. La carretera, llena de curvas en una zona montañosa y sin cunetas laterales, tenía mucho tráfico y estaba con muchos vehículos circulando…No calculó bien las distancias, cuando decidió acelerar su auto para adelantar un camión y antes de poder evitarlo, impactó de frente con una camioneta que traía a tres personas, que eran de Houston (Texas).

Con el impacto Steven fue arrojado del vehículo, sufriendo laceraciones en la cabeza, quedando despegado del cráneo el lado derecho de su cuero cabelludo y perdiendo masa encefálica.

A pesar de las graves lesiones, en una semi-consciencia vio a una mujer que le practicaba los primeros auxilios.

Ella era enfermera, venía en un vehículo atrás de él e hizo lo que pudo, pues vio que además Steven tenía el cuello roto…

Los servicios de emergencia le llevaron a un hospital cercano, donde lo estabilizaron suturando las heridas, fijando con tornillos a su cabeza una estructura que mantenía su cuello en una sola posición…

Y fue llevado de urgencias en un helicóptero a un hospital de mayor complejidad en Wichita.

Estaba con riesgo vital.

Era tan grave su estado que hacía imposible operarlo. Lo pusieron con tracción, pues tenía fracturada la segunda vértebra cervical.

No había muerto asfixiado en el lugar del accidente, gracias al buen trabajo de aquella anónima enfermera que le había asistido, impidiendo que moviesen su cuello.

Los médicos no daban posibilidades de sobrevivir, al sacerdote que permanecía sedado con morfina. Sin embargo, cuando se supo del accidente, los miembros de su parroquia y de otras comunidades cercanas se pusieron en Oración por él.

Steven se recuperó así de manera sorprendente y rápida.

Una revelación que le abre el entendimientoEl 2 de Diciembre lo dieron de alta, pero los médicos le advirtieron que lo más probable era que estaría para siempre paralizado del cuello hacia abajo, usando un respirador, mirando hacia el techo por el resto de su vida y sin volver a hablar.

Pero no era eso lo que Dios permitiría para el sacerdote. En el mes de abril de 1986 le retiraron los aparatos que lo tenían inmovilizado.

De regreso en su parroquia, algunos días después celebró Misa.

Correspondía a ese día el Evangelio de Lucas, capítulo 13, versículo 6 y siguientes, cuando Jesús cuenta la parábola en que el Dueño de un viñedo ordena al viñador, cortar una higuera que no daba fruto desde hacía tres años.

El viñador intercede ante el Dueño de la viña y le propone abonarla y cuidarla durante un año más para ver si da fruto. O si no, puede cortarla…

Inesperadamente dice el sacerdote, mientras leía este Evangelio tuvo una experiencia sobrenatural: la página se volvió luminosa…  Creció en tamaño y se acercó hacia él.

El sintió –agrega-, un gran sobresalto y terminó la misa como pudo. Después tuvo que sentarse para poder calmarse.

El día de su Juicio

Aún estaba intentando serenarse cuando comenzó a recordar por primera vez, un hecho ocurrido instantes después del accidente y que había olvidado.

Perturbado por el suceso, -declaró- no veía a nadie, pero sí escuchaba las voces que ahora venían a su mente, acompañadas de imágenes.

De esta forma pudo recordar esa conversación, el padre Steven dice que se encontraba en la Presencia de Dios.

Ante el amor puro de Jesús, el sacerdote rememoró que podía sentir con claridad su ser pecador, cuando el Señor le dijo:

«Te amo, acércate».

Comprendió así que se enfrentaba a su Juicio particular.

Allí fueron puestos en evidencia muchos pecados mortales que NO había confesado, por dejar siempre todo eso para más tarde.Dice el sacerdote que sintió luego el Amor Justo de Dios cuando su Señor Jesús le dijo:

«Tu sentencia es el Infierno por toda la Eternidad».

Y sólo contestó:

«Sí Señor, lo sé».

No había excusas, pretextos ni justificaciones posibles. El Juicio era justo y lo sabía.

En ese instante el sacerdote cuenta que escuchó una voz femenina intervenir:

«Hijo, por favor, ¿Puedes Perdonar su vida y su alma inmortal?»

Y el Señor Jesús contestó:

«Él ha sido sacerdote por doce años para sí mismo y NO para Mí. Dejemos que coseche el castigo que merece».

Acto seguido, aquella dulce voz femenina replicó:

«Pero Hijo, si le damos gracias especiales, entonces veamos si da frutos; si no, Hágase Tu Voluntad».

Aún recuerda el sacerdote cuánto sintió el amor Misericordioso de Dios envolverlo, mientras escuchaba al Señor contestar:

«Madre, él es todo tuyo».

En su frágil vida espiritual, este sacerdote tampoco tenía devoción especial por la Santísima Virgen María.

Sobra decir que desde ese instante Ella comenzó a estar Presente en todo, en su mente y corazón. La conversión del sacerdote inició precisamente aquél día.

Tras los acontecimientos, el padre Steven ingresó a una comunidad contemplativa para orar e interceder por los sacerdotes.

Este sacerdote había sufrido con anterioridad otros dos accidentes de tránsito, donde el segundo había sido un poco más serio que el primero.

Él dice que sabía eran advertencias para un cambio de vida, pero NO las escuchó. En el tercero, que fue tan grave, Dios le dio una nueva oportunidad, para ser testigo de su Amor y Misericordia.

EL PADRE STEVEN REFLEXIONA SOBRE LA INTERVENCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN

El padre Steven dice que algunos le dijeron cuando lo contó:

“Pero padre, debes haber tenido una dedicación especial a la Santísima Madre para que esto sucediera. No es de extrañar que Ella intercediera por ti.”

Sin embargo él contesta que NO.

Lo admitió sabiendo que ésta, era una acusación contra él como sacerdote.

Porque respecto a su creencia en los ángeles, los santos, la Santísima Madre, creyó en ellos pero con su cabeza, con su intelecto… NO con su Corazón.

“Los ángeles y los santos eran para mí como compañeros de juegos imaginarios. Yo creía en ellos, pero NO eran reales. Descubrí por este accidente lo reales que son”.

Y agrega que lo que le sucedió a él en el Juicio es lo que a cualquiera de nosotros en el mismo lugar sufriría:

La experiencia de la Divina Misericordia de Nuestro Señor Jesucristo y su Madre que Intercedió por él.

Él recuerda su devoción por María cuando niño:

“Por lo que puedo recordar en mi niñez temprana, tuve una devoción especial a nuestra Madre Bendita. 

Siempre fue importante para mí y lo sigue siendo, a pesar de que me alejé de mi propio camino por un tiempo. 

Pero Ella NO lo olvidó y fue a mi favor”.

Y agrega que:

“La devoción temprana a nuestra Santísima Virgen desempeñó un papel importante en mi vocación al sacerdocio. Siempre confié en ella para todo, sobre todo al llegar al seminario y a mis estudios. La Santísima Madre es como nuestro Abogado Ella es la más cercana a Dios como Madre de su Hijo y Esposa del Espíritu Santo. 

NO creo que sepamos hasta que lleguemos al Cielo, lo Poderosa que ES.

La Santísima Madre nos ruega: ‘Por favor Ora.’

¿Qué reina suplica a sus súbditos? Ella es la Humildad personificada.” Además recuerda que en Su mente y Sus palabras, los sacerdotes son especiales. 

Quiere que sean semejantes a su Hijo, que es la persona más humilde que vino sobre la Tierra.

La única cosa que Dios NO representa es la arrogancia y el egoísmo de pensar más en nosotros mismos que en lo que somos.

Y trae a colación lo que dijo San Bernardo, que incluso aquí en la Tierra Jesús NO podía decirle ‘No’ a Ella.

Y eso es porque Su Voluntad y la de Ella son una.

¿No es alguien como Ella que queremos de nuestro lado?Y al respecto, el Padre Steven se queja de que la mayoría NO está prestando atención a las locuciones o apariciones de la Santísima Virgen María

Que está marcando para nosotros un Plan detallado sobre cómo llegar al Cielo.

Y lo Preocupada que está NO es una sorpresa, porque somos sus hijos. Y Ella nos ama más que  nuestra propia madre.

Ella está repitiendo lo que dijo en la fiesta de bodas de Caná en Galilea, donde dijo a los sirvientes: “Hagan lo que Él les diga”.

Y concluye el Padre Steven:

Eso es lo que ha dicho en todas las apariciones y locuciones durante siglos:

‘Hagan lo que Él les diga’.

No ha dicho nada nuevo. Lo que ha hecho es lo que el Espíritu Santo está haciendo en nuestro tiempo.

Nos está recordando lo que Jesús dijo que deberíamos hacer. 

El Espíritu Santo y nuestra Abogada, la Santísima Madre, tienen el mismo trabajo”.

La experiencia cercana a la Muerte que tuvo y el Juicio particular, le han servido para mirar su trabajo con otra perspectiva.

LAS LECCIONES QUE APRENDIÓ

Del accidente dice que aprendió tres cosas:

La primera es que el Infierno existe.

La segunda es que los sacerdotes también están expuestos al Infierno.

Y la tercera es que muchas cosas están empeorando en la Iglesia y los sacerdotes tienen responsabilidad…

Al respecto reflexiona:

“En esta época, mucha gente tiende a descartar el hecho de que Dios es Justo. 

Ellos piensan y equivocadamente, que Dios es amor y que Él NO castigaría a nadie por la Eternidad. 

Esto es una Falacia.Todos nosotros somos responsables  de guardar los Mandamientos de Dios y hacer uso del Sacramento de la Reconciliación para que nuestros pecados sean perdonados.

Si creemos que NO pecamos, quizá debamos hacer un examen más completo de la conciencia…

Y otra de las verdades que aprendí en mi experiencia, es el hecho de que Dios NO envía a nadie al Cielo o al Infierno.

NOSOTROS ELEGIMOS ESO, Tomamos esa decisión nosotros” y Él sólo la respalda. 

Y agrega:

“Mi prioridad debería haber sido salvar mi alma y la de los demás. ES lo que un sacerdote debe hacer, invertir en ese futuro.

EL VIERNES SANTO POR LA TARDE…. Después del Terremoto que rasgó el Velo del Templo de Jerusalén…

NO invertir en la felicidad de aquí en la Tierra.

Mi misión es hacerles saber ¡Cuánto Dios nos Ama! Que también el Infierno EXISTE y nosotros como sacerdotes somos responsables ante Él por descuidar nuestra mision de corredentores, de almas víctimas… POR LAS ALMAS QUE NO SALVAMOS… 

Que también existe su Divina Misericordia y Su Amor supera a la Justicia”

Esto le lleva a reflexionar que la mención del Infierno y el Pecado es muy impopular hoy. Estas son cosas que tienen que ser habladas porque son reales y son probablemente las cosas más importantes que podemos hablar.

Y trae a la memora la visita al cardenal William Baum en Roma, cuando él dijo:

“Tienes un problema en los Estados Unidos. La gente ya no va a confesarse. La gente piensa que ellos NO pecan.

Ya NO hay colas para el confesionario.

A veces un sacerdote se sienta durante una hora sin escuchar una confesión.

Qué extraño para mí. Todo el mundo va a la Comunión los domingos y nadie va a la confesión”.Además agrega que las comuniones son una cuestión de rutina, sin pensar en A QUIÉN están recibiendo.

La idea de la Presencia Real está cada vez menos en la mente de los católicos

LA RELIGIOSIDAD SE ESTÁ DESVANECIENDO

Su experiencia le ha hecho reflexionar más profundamente sobre las devociones.

Él dice que hay un remanente que se aferra a las tradiciones y a las doctrinas de la Iglesia, mientras la Iglesia está decreciendo en número.

SI LO CREES… ¿LO ESTÁS ADORANDO COMO ÉL LO MERECE?

“Las cosas no son relevantes como solían ser, como la Confesión, las devociones, las novenas, las Horas Santas, la Bendición, la Adoración Perpetua y las Oraciones por las almas en el purgatorio…”

Siente que la gente está siguiendo sus propias conciencias. Y sus conciencias NO están siendo dirigidas por la Iglesia en asuntos graves.

Y ha descubierto como pastor, que la gente NO QUIERE ningún consejo constructivo hoy.

El razonamiento de la gente respecto a sus sacerdotes es según él, de este modo:“Estoy bien. Y estás aquí para complacerme y afirmar lo que digo o quiero. Lo que hago o digo está bien, porque soy una buena persona”.

Por eso llega a la conclusión de que:

“En este momento, decir la Verdad es pagar una consecuencia La consecuencia es que NO va a gustar… Y NO nos van a hablar y nos van a evitar. 

Ese es el martirio en cierto modo, el martirio sin sangre. Pero todos estamos llamados a ser mártires.  Él nunca nos prometió que seríamos populares siendo sus seguidores. Sólo nos prometió cruces. 

Pero las cruces son soportables porque Él está allí y porque su Madre Bendita está allí para aligerarlas”.

Y sentencia que sólo en el sufrimiento llegamos a conocer los valores religiosos.

El sufrimiento parece que es lo único capaz de ponernos de rodillas.

Y hace una afirmación interesante:

“Creo que eso es lo que Dios está tratando de hacernos ahora, hasta el punto de hacernos caer de rodillas y permanecer allí. Las Torres Gemelas fueron una llamada de despertador. 

En Akita, la Santísima Madre dijo que ya no podía retener el Brazo de su Hijo”.

Finalmente estos sucesos que conmovieron al padre Steven lo hizo reflexionar también sobre la Oración.

“Las vigilias de Oración tales como la novena y las horas sagradas, la bendición e incluso la adoración perpetua del Santísimo Sacramento han sido a menudo eliminadas de las actividades de las parroquias.

Parece como si estuviéramos proclamando: ‘La oración es inútil, tenemos que buscar una solución de los problemas” Pero la oración era necesaria en el pasado, ¿Por qué NO ahora?”

El 11 de junio de 2013 el Padre Steven Scheier pasó a retiro por razones de salud. Hoy reside en un Hogar Sacerdotal en Bel Aire, Kansas. Estados Unidos. Puedes escribirle (inglés) a:
Rev. Steven Scheier
Priests’ Retirement Center
6900 E 45th St N
Bel Aire, KS 67226

¿QUÉ HAN VISTO LOS QUE HAN ESTADO EN LAS PROFUNDIDADES DEL INFIERNO?

Es desconcertante por qué pocas de las llamadas experiencias cercana a la muerte vuelven con un relato del Infierno (sólo ocho al once por ciento).

Y esto a pesar que María dijo que muchos van al Infierno.

¿Será porque sólo 1 de cada 10 es condenado al Infierno? O… ¿Es porque es demasiado horrible o embarazoso recordarlo? ¿El subconsciente lo bloquea?

EL INFIERNO NO ES SOLO UN ESTADO INMATERIAL O UNA “DIMENSIÓN”, ES UN LUGAR FÍSICO… 

No es agradable informarse sobre este asunto. Y muchos piensan que evitando abordar el tema, Satanás y su Reino Maldito dejan de existir… Para poder seguir pecando a placer…Algunas personas se deprimen o asustan, e incluso esta es la razón aparente por la que NO hay más homilías sobre el Infierno en la actualidad.

Pero NO por negarnos a escuchar, el Averno pierde su espeluznante realidad…

Pero tenemos una Madre que nos Ama, nos Defiende y nos Protege porque ES la Madre más Poderosa del Universo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: