R137 LA MUJER VESTIDA DE SOL


13 de Julio de 2018

“SOY LA MUJER VESTIDA DE SOL CON LA LUNA BAJO SUS PIES”

“Apocalipsis, 12 1.Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; 2.está encinta, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz.”

Hijitos Míos, Soy vuestra Madre Santísima, la Siempre Virgen María, la Mujer vestida de Sol con la Luna bajo Sus pies.

Desde el principio del Tiempo el Maligno ha atacado la Obra Creadora de Nuestro Dios. Él fue vencido por Mi Arcángel San Miguel y las huestes celestiales y al ser corrido del Cielo, él juró atacar toda la Obra de vuestro  Dios.

Vosotros, hijitos Míos, sois la presa preferida del Maligno, para ser eliminados de la herencia celestial.

Estáis viviendo una verdadera batalla campal. Sólo aquellos que NO quieren ver no se dan cuenta de ésta batalla espiritual tan poderosa, en la que todos vosotros estáis siendo afectados, de una u otra forma.Mi Padre Me ha puesto al frente de las milicias celestiales, donde Mi Arcángel San Miguel es el jefe de ellas. Este es el Tiempo en el que Mi Dios y Señor Me ha concedido atacar al Mal y liberaros a todos vosotros, a los que queráis seguir la Guía Divina dada en vuestros corazones y así llevar a cabo el Plan Divino de Salvación de todo el género humano.

Este es ahora Mi Tiempo, en el que Yo, vuestra Madre Santísima, Guía y Protectora del Pueblo de Dios, he de contraatacar las fuerzas del Mal.

Todos vosotros, Mis hijos, los que ahora vivís sobre la Tierra, los que estáis de parte del Bien Divino, sois Mis soldados. Soldados que no tienen que ver en nada con la producción de muerte ni de violencia. Sois soldados de un Dios Divino, de un Dios de Paz, de un Dios de Bien.

Vuestra misión es pacificadora, de unión, de vida espiritual, de crecimiento en el Amor. Mis soldados son soldados de Oración, luchan con la fuerza del Santo Rosario, con la donación total a Nuestro Dios, cómo Yo Misma Me doné a El.Ahora son tiempos en los que la Serpiente Antigua tratará de morder Mi calcañal, Mi talón, que sois todos vosotros. No podéis permanecer ya ciegos y sordos al mal que os rodea y menos, manteneros impávidos y estáticos al ataque tan fuerte que estáis sufriendo.

Prácticamente todos vosotros habéis ya sido atacados, de una forma u otra, por las Fuerzas del Mal:

Quienes con ataque físico como asaltos o asesinatos, quienes con la destrucción espiritual, tanto personal como en familia al destruirles el núcleo familiar… O con la apostasía a la Fe Divina, prefiriendo sectas que os llevan a un relajamiento en las Verdades que Mi Hijo os vino a enseñar.

No podéis tapar ya el Sol con un dedo, todos vosotros estáis involucrados en ésta lucha tremenda de poderes espirituales. Vinisteis a la Tierra a ser servidores de vuestro Dios, a uniros a las huestes celestiales, para que bajo Mi Guía pudiéramos restaurar el Reino de Dios Padre caído por el pecado y por el constante ataque siempre fuerte, de nuestro Enemigo Infernal.

Estáis viviendo una lucha real de poderes, donde parece que el Mal está ya venciendo… Esta tremenda lucha pronto verá su fin; pero antes el Maligno, dará su coletazo final fuerte, tremendo, nunca antes visto por el ser humano. No temáis, que Mi Hijo vuestro Dios y Yo, vuestra Madre, acompañada por las Huestes Angelicales, estaremos prontos a protegeros.

Sólo os pido que pidáis una Fé inmutable, firme y confiada en vuestro Dios.

Vamos a vencer, hijitos Míos. Vamos a vencer, unidos en el amor de Nuestro Dios y NO temáis, que vuestro Dios nunca os pediría sufrir más de lo que podríais soportar. Recordad que El os ha prometido tomar el Dolor, para que NO sufráis en la prueba final.

Acercaos a Mi Corazón, venid confiados en Mí, vuestra Madre, para que Yo os revista a cada uno de vosotros, con las armas que necesitaréis para luchar contra el Dragón poderoso. Vuestras armas son espirituales, Divinas, envueltas con el Amor de vuestro Dios. Yo os voy a guiar, Yo voy a guiar a Mis hijos, los que Me ayudarán a vencer a la Serpiente Antigua, al Mal que va destruyendo a la Obra Divina.

Desde ahora agradeced a vuestro Dios la Gracia tan grande que os ha concedido al permitiros bajar a la Tierra a servirLe y para ayudar en éstos tiempos de cambio, al logro definitivo de la Paz Celestial en la Tierra.

Logro que dará como resultado el que Mi Hijo pueda vivir entre vosotros una vez más.

Hijitos Míos, el Mal os quiere destruir. Yo, Vuestra Madre Santísima, tengo la Tarea Divina de rescataros de la inmundicia y del pecado que el Maligno os está inculcando. Su Bestialidad en poco tiempo se mostrará a lo máximo, pero NO temáis, Yo estaré con vosotros.

Yo Soy la Mujer Vestida de Sol que aplastará la cabeza de Satanás, él lo sabe y por eso ataca con furia a todo lo que es Mío y a los Míos… Pero el Poder que viene de lo alto Me ha dado toda la fuerza para vencerlo,NO temáis, Yo estoy con vosotros.El os ha estado tratando de engañar a través de todos los tiempos. Los errores en los que la humanidad ha caído por escucharlo, son ya demasiados y están llevándoos a la perdición de vuestros cuerpos y almas.

El Mal no respeta ni respetará nada. Yo, Vuestra Madre Celestial, os he de guiar a lugares seguros. Deberéis profundizar en la Oración, NO le déis un valor superfluo a ella, es poderosísima. Vuestra Oración la cuál Yo tomaré, la purificaré y la levantaré en Ofrenda, junto con la oración de Mí Hijo; para ayuda vuestra, de los vuestros y de todos vuestros hermanos que vivís ahora éstos momentos de cambio.

NO temáis, la Fuerza y el Poder de Vuestro Dios y Señor, está con Nosotros.

La Sabiduría Eterna se mostrará y os mostrará vuestra pequeñez. Yo deseo llevaros a una santidad digna del Nuevo Reino, dejáos mover por Mí Ayuda y Mí Voluntad, que es la de Mí Señor y Mí Dios.

Porque Yo, Vuestra Madre, deseo hijos purificados en el Amor y para ello deberéis vivir en él. Apacentád el Rebaño de Mí Hijo con vuestra propia vida volcada a los intereses celestiales.Varios de vosotros seréis nuevos guías de la Iglesia de Mí Hijo, dejád que la Gracia de Mí Esposo, el Santo Espíritu, fluya a través vuestro. Sus Potencialidades son máximas, son de Amor y Perfección.

 Un Nuevo Reino de Perfección se acerca y deberéis daros cuenta de que sóis pequeños y de que no podéis alcanzar esa perfección por vosotros mismos, necesitáis fuerza y guía de lo alto y para eso llego Yo, Vuestra Madre y Maestra, para guiar y educar la Nueva Estirpe del Amor.

Seréis Nueva Estirpe, Nación Consagrada a Vuestro Dios y Señor, por quién se vive y por quién viene la Salvación a todos los pueblos de la Tierra. Viviréis eternamente agradecidos al ver las maravillas de Su Corazón, a la pequeñez del vuestro. Seréis colmados por Su Amor. Dejáos conducir y NO os arrepentiréis.

Almas volcadas en la Virtud Yo deseo. Almas volcadas en la Voluntad Divina Yo busco. Almas donadas al Amor, Yo espero ver, para poderlas conducir hasta la Presencia Real de Nuestro Dios y Señor.

HE AQUÍ LA ESCLAVA DEL SEÑOR

Abandonáos perfectamente, como Yo Me abandoné a Mí Señor, con Fé, con Confianza, con Humildad y ya sabéis lo que Él hizo con Su Sierva, el regalo máximo de Si Amor que se desarrolló en Mí Vientre Virginal.

Vuestra pequeña donación, de corazón y en plena confianza, será coronada con las riquezas del Amor de Vuestro Dios, las cuales no tienen par sobre la Tierra y son omnipotentes e inigualables.

Bendecid en todo momento a Vuestro Dios, alabádLo, agradecédLe porque os ha permitido vivir estos momentos de cambio, en los cuáles veréis Su Misericordia y Su Amor en pleno, en vuestras vidas y veréis maravillas a vuestros ojos que os harán ruborizar y humillar ante Su Poderío Divino.

Sóis pequeños, comprendédlo, la Gracia sólo se puede manifestar en almas humildes. Vivíd la pequeñez del hijo que apenas dá los primeros pasos y que necesita la ayuda de sus padres para ser guiado. La gran mayoría de vosotros, apenas estáis dando los primeros pasos…Dejáos guiar por Vuestra Madre para que Yo pueda hacer de vosotros joyas preciosas a los Ojos de Nuestro Padre y Me pueda enorgullecer de haberos preparado en el Amor y en la total donación de vuestra voluntad.

Yo Soy Vuestra Madre, la Mujer Vestida de Sol con la Luna bajo Sus pies que vencerá a la Serpiente Antigua con la ayuda de Mis hijos: vosotros, Mis pequeños. La lucha se inicia para vencer al Mal y para preparar el Reino de Mí Hijo. Confiad hijitos, confiad en Vuestra Madre. Una madre guía, protege y hasta dá su vida por sus hijos. Vivíd en Mí, como Yo vivo en Mí Señor.

La Corona del Triunfo será puesta en vuestra cabeza, para coronar vuestra ayuda en el cumplimiento de la Palabra y en la ayuda a la llegada del Reino. Porque así como la Aurora anuncia el nuevo día, Yo vengo ahora a prepararos a recibir la Segunda Venida de Mi Hijo.

Estos son tiempos que la Trinidad Divina Me ha concedido para ayudaros. Son tiempos en que la Mujer Vestida de Sol, ha de reunir al Rebaño escogido para que Mí Hijo os presente al Padre Celestial cómo Holocausto de Amor, por ser los que perseveraron, a pesar de las tinieblas que envuelven ya desde ahora a vuestro Mundo. Son tiempos en los que la Mujer y Sus hijos han de luchar contra las Huestes del Mal.El Maligno Me quiere arrancar de Mi regazo a cada uno de vosotros y Yo os defiendo, Yo intercedo, Yo Me doy por cada uno de vosotros, en unión con Mí Hijo, que se dio por cada uno de vosotros en la Cruz.

Estos son los tiempos de la Gran Tribulación, en donde vuestras almas están siendo atacadas por las Fuerzas del Mal, en forma descomunal. La gran mayoría de vosotros no os dáis cuenta de ello o no queréis daros cuenta de ello, ya que vivís en un libertinaje que os conviene, que aceptáis.

Porque os habéis dado la libertad de ofender a vuestro Dios con vuestro mal comportamiento, sin que se os dé una llamada de atención por parte de vuestras autoridades eclesiásticas, ya que ellas también se han corrompido.

Os estáis dejando llevar por la ola tremenda de maldad que va destruyendo todo a su paso y no os sentís lo suficientemente fuertes como para querer luchar contra ella. Preferís dejaros llevar por su fuerza destructiva y NO hacéis nada, ni en lo moral ni en lo espiritual, como para tratar de luchar o hacerle ver a los vuestros, en el error en el que también se están dejando llevar.

Es más cómodo y “menos riesgoso”, humanamente hablando, el NO oponer resistencia de ninguna especie al Mal, el cuál se ha introducido en vuestra vida y a todos niveles. NO queréis educar en el verdadero Amor y en la Pureza, ya que vosotros mismos no los vivís.Hijitos Míos, así como la madre tiene la función de unir a los hijos en el hogar, a protegerlos como la gallina protege a sus polluelos, a educarlos y prepararlos para que puedan algún día presentarse ante la sociedad, Mí Misión es la de haceros crecer en el Amor.

Preparar vuestras almas para estar “presentables” para la Segunda Venida de Mí Hijo y la de educaros, recordándoos las Palabras y Enseñanzas de Mí Hijo, para que podáis vivir vida de amor y fraternidad ya desde ahora.

El tiempo es corto, el Ladrón se acerca y quiere destruiros. Espera dar el zarpazo final, destruyendo lo más precioso que poseéis y así completar su obra de oposición a la Obra Divina de Nuestro Padre Dios.

Hijitos Míos, dáos cuenta del peligro que corre vuestra alma. Estáis en serias dificultades y NO pedís ayuda. Os habéis quedado dormidos y el Ladrón os está robando los valores de vuestra alma y la de vuestros hijos.

NO estáis volteando vuestros ojos al Cielo implorando ayuda; en cambio, os estáis revolcando en el fango que el Maligno os está facilitando aquí en la Tierra. Vida de disipación, vida de vicio, vida de impiedad, vida de lujuria, vida de impureza, vida sin Ley.Os habéis acomodado a todo ello y ya NO queréis reflexionar si es bueno o malo y cuando “reflexionáis” sólo os conformáis con decir “es que los tiempos ahora son así y hay que tomarlos como llegan”. Habláis sobre lo “obsoleto” de las Leyes de Nuestro Dios. Os dejáis engañar con éstas falsas deducciones, que crean corazones que apestan a maldad y perdición.

NO os ponéis a reflexionar que en el Cielo NO se vive, NO se puede vivir en la forma que ahora vivís y que vuestra estancia sobre la Tierra es efímera. NO os ponéis a reflexionar que vuestras mismas obras serán vuestros jueces más severos cuando os presentéis ante el Amor Eterno y Justo de Nuestro Dios.

NO os ponéis a reflexionar que la vida del Cielo es vida de AMOR, PUREZA Y fraternidad VIVIDA en su máxima expresión y que para poder vivirla allá, os tenéis que empezar a preparar ya desde ahora, aquí en la Tierra.

NO os ponéis a reflexionar del tiempo que perdéis buscando vuestro propio yo, llenándoos de bienes materiales y olvidándoos de ayudar a los vuestros con el amor que debiera imperar en vuestro corazón, que es el Amor de Mí Hijo. Ya NO os ponéis a reflexionar sobre el Gran Sacrificio de Amor que tuvo que padecer Mí Hijo Jesucristo, durante 33 años sobre la Tierra, para daros toda una enseñanza vivida en el Amor.

Él se ha dado por TODOS vosotros. Él se ha sacrificado por todos vosotros. Él ha vencido al mal para enseñaros cómo todos vosotros, también, lo debéis vencer. Él quiere vencer al mal en la presencia de cada uno de vosotros. Para ello estáis sobre la Tierra, para que Mí Hijo se pueda encarnar en cada uno de vosotros. Vuestra misión real sobre la Tierra es sublime, dejar que Mí Hijo haga morada en el corazón de cada uno de vosotros.

Yo, Vuestra Madre Celestial, que llevé en Mí Divino Seno Virginal al Redentor durante 9 meses y ello Me daba vida de Cielo, Yo os pido Le permitáis que vuestro Dios, Mí Hijo, el Creador de todo el Universo, viva en vuestro corazón y actúe a través de todas vuestras obras…

Y os aseguro que empezaréis a vivir, también, ésa vida de Cielo que viví y sigo viviendo en Mí Corazón y ante Su Presencia, ahora en el Cielo.

Una verdadera madre nunca es egoísta, se dá en totalidad por sus hijos, con tal de ver en ellos su vida realizada, con nuevas alegrías cómo las que vivió en sus etapas tempranas. Yo, como la Perfecta Madre, Me doy a cada uno de vosotros, en el Amor de Mí Hijo, para atraeros a la Casa Paterna. Mí Misión es de Apostolado, de Intercesora, de Medianera, de Corredentora.

Os quiero llevar a la perfección del Amor, pero para ello necesito os déis cuenta plena de la necesidad que debe tener vuestra alma de voltear nuevamente al Cielo, a Mí Hijo. A pedir perdón por vuestras faltas, por vuestra Tibieza, por vuestra falta de interés por la vida en la virtud… Y así podáis conseguir, por Su Gracia, vivir la Verdadera Vida en Dios.

Recordad, hijitos Míos, del respeto absoluto que Dios tiene para con las almas. Él NO se impone a las almas, Él toma a todas aquellas que libre y desprendidamente, se entreguen a Su guía y a Su Amor.

Os vuelvo a recordar, el tiempo es corto, la mies es mucha y el Ladrón acecha día y noche, ¿Estáis preparados y estáis preparando a los vuestros para el Gran Encuentro?Acudíd a Mí, hijitos Míos. Acudíd a vuestra Madre, Oremos juntos, Ofrezcamos juntos. Tomad Mí Mano Materna que os llevará por caminos seguros de vida y salvación eternas. Yo os he dado a conocer el medio más seguro de protección a vuestra alma: la vida en la Gracia, la asistencia asidua a los Sacramentos y el Rezo del Santo Rosario.

Se os ha dado todo para lograr una estancia segura, protegida y bien guiada sobre la Tierra, para que podáis cumplir satisfactoriamente vuestra misión y para que podáis regresar triunfantes a la Casa Celestial.

¡Lo tenéis todo, NO lo desaprovechéis! Vida Divina costó para que tuviérais todo ello, NO la desperdiciéis, NO seáis ingratos con vuestro Dios que tanto os ama.

Venid hijitos Míos, veníd, agradezcamos y alabemos juntos, unidos a los cantos angelicales, a Aquel por quién la vida y el amor se nos ha concedido. Yo, vuestra Madre Celestial, la Siempre Virgen María, he de vencer a la Bestia con vuestra ayuda, ¡AcompañádMe, hijitos Míos, acompañádMe!

Mí Dios y Señor, Padre de todo lo creado, os bendiga; que Mí Hijo, bendición de Mí Dios y Señor, a Mí Corazón y a Mí Vientre Virginal, os bendiga y que Mí Esposo, el Santo Espíritu del Amor, la Sabiduría, la Palabra, el Amor, también os bendiga y recibíd, también de Mí, Vuestra Madre Celestial, Mis Bendiciones y Mí Ternura.

Y preparád vuestra voluntad a una libre donación para ser guiados al triunfo de la Verdad y del Amor.

(Momentos después, al seguir rezando el Santo Rosario, tengo una visión:

Veo al Señor San José, cargando con el brazo izquierdo al Niñito Jesús y teniendo su brazo extendido hacia adelante, está sosteniendo una cruz de su tamaño)

Y me dice:

“Esta Cruz que fue hecha para Mi Hijo, NO le dio muerte, sino que produjo vida, Vida para todos vosotros…

Y la Cruz  que ahora lleváis todos vosotros, NO dará tampoco muerte, sino dará Vida a todo el Género Humano.

Yo también estaré con vosotros en este Tiempo de Cambio, junto con Mi Hijo Jesús y Mi Amada Esposa María.”

 http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: