EL SANTO ROSARIO 1


HABLA JV

La Santa Misa y el Santo Rosario en sí tienen un gran valor y éste será aumentado de acuerdo a la devoción que pongamos y a nuestro grado de profundización en la Oración y de INTERCESIÓN que tengamos, pero la siguien­te experiencia nos hará entender mejor como debemos hacer nuestras oraciones.

La Santísima Virgen María nos había pedido que después de la Santa Misa rezáramos el Rosario a mi compañera de misión y a mí. Solíamos empezar invocando a la Santísima Trinidad y Les ofrecíamos nuestras oraciones con la intercesión, ya fuera de la Santísima Virgen o del Señor San José, a quienes les pedíamos que lo presidieran.

Así lo hicimos varias veces hasta que un día, al empezar EL Credo, de repente tuve una visión (dada por el Espíritu Santo), teniendo mis ojos cerrados yo “veía” con otros ojos (del alma), vi en lo alto el Cielo abierto, se veía como un agujero redondo y muchas personas de pie se asomaban por el y nos estaban observando.

En­tonces escuché una voz interna que me decía: ¿Por qué no nos invitan a no­sotros los Ángeles y los Santos a rezar con ustedes el Santo Rosario?

De inmediato le conté a mi compañera lo que me habían dicho y como respuesta le dijimos a la Santísima Trinidad que también invitábamos a los Án­geles y a los Santos a orar con nosotros.

Pasó un momento y de repente se me presentaron unas almas del Purgatorio y me hicieron la misma peti­ción y también le presentamos a la Santísima Trinidad ésta petición de unirse con nosotros.

Y como acto seguido, mi compañera dijo: “Y también nos unimos a todos los Rosarios que se estén rezando en éstos momentos en to­da la Tierra.”

Seguimos rezando y de repente vuelvo á escuchar una voz del Cielo que me decía: “Cuando ustedes dos rezan el Santo Rosario, su Rosario vale por dos, pero cuando nos invitan a todos (Cielo, Purgatorio y Tierra) sus Rosarios valen por millones”.

Desde ese día procuramos invitarlos a todos y ya no solamente para el Santo Rosario sino también al ir a Misa o a cantar o a cualquier cosa que hagamos para darle gloria y alabanza a la Santísima Trinidad y a la Santísima Virgen María.

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, hoy os quiero hablar sobre el grandísimo Favor concedido a Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María: el Santo Rosario.

Todas las culturas, antiguas y modernas, tienen y han tenido la necesidad de alabar, agradecer, pedir, ofrecer holocaustos y, sobre todo, amar a un dios determinado.

El alma tiene ésa necesidad intrínseca, la de buscar y tratar de hallar su espiritualidad, ya que ella tiende a lo eterno, a lo sublime, a lo que no es de la Tierra.

Toda alma encarnada sufre una transformación, está aprisionada por el cuerpo y sus debilidades y así el alma, tiene necesidad de concentrarse más en las cosas espirituales para poder vencer los desvíos, pasiones, pecado, a donde el cuerpo la quiere arrastrar.

El alma inteligente, el alma que discierne, el alma buena, va a tender a luchar por mantener ésa espiritualidad con la que bajó y así, el esfuerzo por mantenerse en ése estado, será grande, porque grandes son los ataques del Maligno por conquistar las almas hacia el Mal.

Por lo tanto, el alma, después de discernir en la verdad, llega a la conclusión de que no hay otro camino para mantenerse en la salud espiritual, que a través del alimento espiritual, el cuál consiste en la Oración y en la vida de Amor.

Hijitos Míos, a través de la oración humilde, sencilla, confiada, podréis obtener todo de Mi, siempre y cuando sea para la obtención y crecimiento de vida espiritual y para el mejor cumplimiento de vuestra misión sobre la Tierra.

Recordad que os he dicho que no desperdiciéis vuestro tiempo de oración pidiendo cosas materiales superfluas,

Yo velo constantemente por vuestras necesidades básicas y de vez en cuando os doy “regalitos extras” para mantener vuestro cuerpo en el mejor estado para que podáis cumplir vuestra misión.

Cuando bajáis a la Tierra a servirMe y cuando buscáis primero Mi Reino, Yo os doy la añadidura, la cuál es la que concierne a vuestro cuerpo y sus necesidades.Esto os debe enseñar a no dejaros llevar por las apariencias humanas que véis; sino que debéis respetar la vida real, verdadera, la que no alcanzáis a ver perfectamente, ya que por lo general, las almas que viven en estado de Gracia y en Oración, vosotros las notáis diferentes, raras, a ojos humanos.

Debéis comprenderlas, agradecerlas y apoyarlas, porque gracias a ésas almas de oración, muchos males son detenidos y aún, anulados.

¡Cuánto mal se podría detener y destruir si fuerais todos almas de oración! Viviríais el Cielo en la Tierra, porque el vivir en la Oración, es vivir Conmigo y Yo Soy vuestro Cielo, Yo Soy vuestro Dios.

Mi grande Amor Me ha llevado a daros la Gracia, a través de vuestra Madre Santísima, de regalaros el Santo Rosario.

Después de la Sagrada Eucaristía, el rezo del Santo Rosario ocupa un lugar grandísimo en Nuestro Corazón.Es a través del rezo del Santo Rosario y a la devoción de Mi Hija, la Siempre Virgen María, que una gran mayoría de los santos que conocéis, alcanzaron ésa santidad que poseen.

Es a través del rezo del Santo Rosario que se han obtenido Gracias inmensas para pueblos enteros y aún para toda la Humanidad.

Es a través del rezo del Santo Rosario, que el Cielo se ha acercado a la Tierra y así, con la ayuda de su rezo, la Tierra se va a purificar.

No podéis apartar la devoción, el amor grandísimo que le tenéis a Mi Hija Santísima, con el rezo del Santo Rosario.

Aquellos que han sido llamados a ser Mis hijos consentidos, Mis hijos en los cuáles Yo puedo confiar más íntimamente; han venido a través del Corazón de Mi Hija Santísima y por consiguiente, a través del rezo de Santo Rosario.

ES TAN PODEROSO SU REZO,

QUE SERÁ A TRAVÉS DE ÉL,

QUE EL MALIGNO SERÁ VENCIDO Y LUEGO ENCADENADO.

Es a través del rezo del Santo Rosario, máximo exponente de la Oración, el que muchos de los Acontecimientos adversos a la Humanidad, se van a aminorar o a cancelar.

Es a través del rezo y devoción al Santo Rosario, que una gran cantidad de las almas actuales sobre la Tierra, se van a santificar. Es a través del amor al Santo Rosario, que llegaréis a alcanzar al Sumo y Eterno Amor, para toda la Eternidad.

El rezo del Santo Rosario es la Oración más completa que existe.

Sacrificáis vuestro tiempo en su rezo, para dármeLo a Mí, a través de Mi Hija. Hacéis penitencia al rezarlo de rodillas y con toda delicadeza y amor.

Ayunáis a vuestras bajas pasiones, al permitir que sea vuestra alma la que ore en vosotros y así detenéis y obstruís, con vuestra concentración amorosa, las acechanzas del Enemigo.

Ofrecéis holocausto divino, al nombrar varias veces, con amor y respeto, Mi Nombre y el de Mi Hija.

Crecéis espiritualmente, con la ayuda de Mi Santo Espíritu, al meditar cada uno de los Misterios del Santo Rosario.

Os volvéis corredentores con Mi Hijo, al acompañarLo y viviendo, cada uno de Sus Momentos, en los Misterios que rezáis.

Me agradecéis profundamente las Gracias que recibís, al daros cuenta del regalo tan grande que habéis obtenido por la vida que os concedí y por todos los méritos de Mi Hijo Jesucristo y de Mi Hija, la Virgen María, para vuestra salvación y para vuestra Gloria Eterna.

Vivís momentos místicos durante su rezo, ya que cuando lo rezáis unidos al Cielo, al Purgatorio y con vuestros hermanos sobre la Tierra, Yo estoy en medio de todos vosotros y si Yo estoy con vosotros, Mi Vida está con vosotros.

Y me manifiesto en vosotros y a vosotros en múltiples formas, como muchos lo habéis constatado.El rezo del Santo Rosario os envuelve de Cielo aún en la Tierra.

Hijitos Míos, os he dado un gran poder que no debéis desperdiciar, un gran poder al alcance de todas las edades y de todas las condiciones sociales.

Un gran poder que os alcanzará el Triunfo Final, si lo usáis con respeto, amor y confianza, el poder de la Oración y el del rezo del Santo Rosario.

Uníos fervientemente a Mi Hija, la Siempre Virgen María, para que apoyados en vuestra Madre, salvéis al Mundo, que ahora parece estar más en manos de Mi enemigo, que en Mis Manos.

Vuestra Oración sincera, humilde, amorosa, hará arder Mi Corazón en Misericordia y sus frutos de protección y de Salvación para todas las almas, los podréis ver de inmediato.Vuestras oraciones son pequeñitas y lo sabéis, pero si van unidas a las Mías, de vuestro Dios,

es cuando podéis hacer grandes Milagros

para el bien de la Humanidad y del Universo entero.

Aprovechad pues, Mis pequeños, esta Gracia que os doy,De que podáis uniros a Mí, vuestro Dios y juntos podamos hacer Milagros para todos vuestros hermanos,

para el bien de sus almas, para el bien del Cielo mismo.

Porque Yo Me di por todos vosotros y os quiero de regreso a todos. DadMe ése gusto, Mis pequeños, dadMe almas para su salvación eterna. 

Confiad en Mí, confiad en Mi Amor, confiad en Mi Misericordia, confiad en el Poder de la Oración.

Yo os Bendigo en Mi Santísimo Nombre de Eterno Dios de Amor, en el de Mi Hijo Jesucristo, donación perfecta en el Amor, en el de Mi Santo Espíritu, Voz y Guía del Amor y en el de Mi Santísima Hija, la Siempre Virgen María, donación perfecta al Amor.  

Habla La Santísima Virgen María

Hijitos Míos, al ver todos los Desastres que estáis teniendo alrededor del Mundo, os concentráis en ellos y os quiero repetir nuevamente Mis pequeños, lo que os avisé en todas Mis Apariciones:

Yo, vuestra Madre, la Siempre Virgen María, os he pedido el rezo del Santo Rosario

PARA QUE PODÁIS DETENER LOS ATAQUES DE SATANÁS

NO estáis queriendo ver la realidad espiritual dentro de toda la problemática que se os está dando en lo humano.

Vosotros NO queréis ver cómo Satanás os está queriendo destruir. Estáis viendo nada más, la vida humana, estáis viendo lo material, cuando debierais estar preparados más en lo espiritual.  Mis pequeños, si Nuestro Padre Dios Me permitió venir en las Apariciones pasadas, fue para prepararos para éstos tiempos que estáis viviendo.

Os estaba trayendo Yo éste aviso del Cielo, para que os protegierais contra sus ataques, contra toda la Maldad que se está diseminando sobre la Tierra, pero lo estáis viendo solamente a nivel humano.

Y al verlo así NO oráis, veis las cosas como normales; pero cada día, se van agravando más estas situaciones que veis como naturales.

LAS LLUVIAS, LAS AGUAS, LOS MARES, van creciendo y destruyendo cada vez más.

Los calores, las sequías, también van creciendo y destruyen vuestros alimentos y la vida de muchas personas.NO estáis queriendo ver la realidad NI os estáis protegiendo. Seguís haciendo lo que estáis haciendo u os preocupáis solamente de vuestra economía particular y le estáis dando libertad total a Satanás para atacaros.

NO hay Oración, ni en vuestra mente ni en vuestro corazón. Estáis viviendo una vida totalmente sin preocupación espiritual y dejando que Satanás destruya, tanto lo material como lo espiritual, al ver también que vuestros jóvenes y niños se están yendo por caminos equivocados y vosotros, ni os inmutáis.

¿Queréis llegar al final de toda esta Maldad?, ¿Queréis dejar a Satanás que se apropie de vuestra vida y de la de los vuestros?

Tenéis que protegeros, Mis pequeños. Tenéis que proteger a los pequeños que tenéis en vuestro hogar.Regresad a Mí, vuestra Madre, Mis pequeños,

dejad que Yo guíe vuestra vida y vuestros actos.

Dejad que Yo os aconseje  contra la Maldad de Satanás,

pero EscuchadMe a Mí, vuestra Madre… Y NO dejéis que solamente ésas falsedades que os rodean, traten de explicar lo que está sucediendo, cuando toda ésa información está manipulada por los esbirros de Satanás.

NO, Mis pequeños, si no os preocupáis, en lo personal, de lo que está sucediendo, Satanás os podrá destruir.

Tenéis que protegeros y para eso estoy Yo, vuestra Madre.

Estos son tiempos que Nuestro Padre Me ha dado, que Me ha concedido para protegeros. Os veo como almitas inocentes, pequeñitos, distraídos y sin saber qué hacer.

Timoratos por los ataques de Satanás y por eso vengo a ayudaros.Apreciad Mi ayuda de Madre, tomad el Santo Rosario como Yo también lo tomo y JUNTOS,

En cada Rosario que recéis, rezadlo Conmigo, con vuestra Madre y así Venceremos a Satanás, Mis pequeños, os lo aseguro y os lo prometo.

Hijitos Míos de todos los pueblos de la Tierra, Me he mostrado a todos los pueblos de la Tierra como Madre vuestra y en diferentes Advocaciones, para con esto, mostraros que estoy con vosotros, que NO Me aparto de ninguno de vosotros.Creáis o NO, en Mí o en Mi Hijo, os estamos cuidando y os estamos llevando hacia la perfección, que es la santidad de las almas.

Ciertamente, estáis en proceso de purificación,

que va a ser un bien supremo que Nuestro Dios os está dando a cada uno de vosotros.

Vosotros, ciertamente, lo entendéis mal, porque veis que va decreciendo vuestra economía.Ya NO podéis obtener los bienes materiales tan fácilmente como antes los obteníais y no en la cantidad que vosotros quisierais…

Y en muchos de vosotros, vuestros hogares han quedado destruidos; ya sea por el viento, por las aguas, por los terremotos, por el fuego.

Muchos de vosotros estáis siendo atacados por fuerzas malignas de gente armada, que van destruyendo vidas y que van causando mucho pánico en vuestra vida diaria.

Y así, cada país va siendo probado de diferentes formas, pero Yo os he dado el remedio en cada una de Mis Apariciones y el remedio ha sido el mismo, Mis pequeños:

La vida en la Gracia y el rezo del Santo Rosario.

Tenéis estas armas poderosísimas contra las fuerzas de Satanás

y las estáis desperdiciando,Las habéis venido desperdiciando porque os habéis alejado de la vida espiritual que tanto necesitáis, ya sea para vuestra vida diaria, para vuestra misión y para protegeros contra las fuerzas de Satanás.

Al vosotros negar toda esta fuerza espiritual que se os ha ofrecido y que Yo os he traído como Madre que os cuida y os ama, vosotros estáis sufriendo de más.

Vosotros no queréis aprovechar toda esta fuerza espiritual que quizá, la menospreciáis; porque os falta Fe,Pero recordad que todo lo que viene de Nuestro Dios es sencillo, siempre y cuando lo hagáis con una Fe absoluta y con un grande amor.

Nuestro Dios no os pide cosas extraordinarias para vuestra salvación,

Él se va a lo sencillo y es lo mismo que os estoy pidiendo que hagáis Mis pequeños, también para vuestra protección contra las fuerzas de Satanás.

En vuestras capacidades humanas,  NO podéis comprender que el rezo del Santo Rosario, algo aparentemente sencillo, pueda doblegar las fuerzas poderosas de Satanás.  Pero así es, Mis pequeños y por eso, Nuestro Dios os da el ejemplo de David y Goliat:

Un niño luchando contra un gigante poderoso, extremadamente fuerte; un guerrero entrenado para destruir…

Y ése niño aparentemente indefenso, con un arma sencilla, que hasta risa le dio al mismo Goliat, cuando se presenta a luchar contra él, pero era un Arma que tenía la Fuerza Divina. 

El Santo Rosario es ésa honda de David.

Es un arma aparentemente sencilla, pequeña, contra el poderío de Satanás, que también lo palpáis;

Pero que os falta Fe para saber que con el Santo Rosario LO PODÉIS DESTRUIR.

Os he dado un arma poderosísima, es el Santo Rosario y si os unís Mis pequeños en confianza, en Fe, en amor,

PODRÉIS DOBLEGAR LAS FUERZAS DE SATANÁS

Y DESTRUIR SU PODER MALIGNO

Sobre todos vosotros, sobre el mundo entero, sobre el Universo Infinito.El Santo Rosario es realmente un arma de amor poderosísima y si lo rezáis con ésa Fe con la que se presentó David contra Goliat, veréis que el Mal se irá terminando sobre la Tierra.

Tenéis que poner de vuestra parte, Mis pequeños, en la redención del género humano, sois parte de él y también, tenéis que poner ése deseo y ése granito de amor; para sacar adelante a vuestros hermanos, al mundo entero.

A la humanidad que se os ha dado para que vosotros la fuerais renovando en el Amor que Mi Hijo os enseñó,

CONFIAD MÁS EN LO QUE OS DA EL CIELO.

Sois pequeños y se os dan cosas pequeñas que podáis entender, para destruir aquello inmenso que os rodea y que no podéis entender, simplemente confiad. SOIS ESOS PEQUEÑOS DAVIDES

QUE LUCHARÁN CONTRA EL GOLIAT

QUE ES SATANÁS.  VENCERÉIS Mis pequeños, porque vuestro Dios está con vosotros, como lo estuvo todo el tiempo con David.

Mí Dios y Señor, Padre de todo lo creado, os Bendiga; que Mí Hijo, Bendición de Mí Dios y Señor, a Mí Corazón y a Mí Vientre Virginal, os Bendiga y que Mí Esposo, el Santo Espíritu del Amor, la Sabiduría, la Palabra, el Amor, también os Bendiga.

Y recibíd también de Mí, Vuestra Madre Celestial, Mis Bendiciones y Mí Ternura. Y preparád vuestra voluntad a una libre donación para ser guiados al Triunfo de la Verdad y del Amor. 

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: