N234 UNA NUEVA TIERRA


Habla Dios Padre

Hijitos Míos, muchos de vosotros estáis asombrados y un poco asustados ante los Acontecimientos que se están dando ya a nivel mundial, como ya se había profetizado. Y vendrán otros aún mayores; pero entended que Yo los permito para vuestra salvación ESPIRITUAL.

¿Qué le puede doler más a un padre ó a una madre: el perder su casa, sus pertenencias, su dinero, todo esto junto, ó la vida de un hijo?

El dolor de la pérdida del hijo sobrepasa infinitamente a la pérdida material, no importa lo cuantiosa que sea.

La pérdida material, tarde ó temprano se puede reponer y si no en totalidad, aunque sea parcialmente, trae nuevamente equilibrio personal.

Con la pérdida del hijo, la herida es muy profunda, se va parte de uno con ésa pérdida y por lo general NO se reponen los padres en totalidad.Los lazos espirituales son muy fuertes, difícilmente se rompen y en el mejor de los casos, son eternos.

Lo que está sucediendo ahora en el Mundo entero, como ya os lo he estado anunciando a nivel mundial, es una purificación al pecado del hombre y esto va a dar por resultado la renovación ESPIRITUAL de todas las almas.

Yo, como Padre  Supremo de toda la Humanidad, he escuchado el clamor de los que sí se comportan como Mis verdaderos hijos.

Mis hijos nacidos del espíritu, Mis hijos que velan por Mis intereses, Mis hijos que quieren ver Mi Amor ya desbordado sobre todo lo creado.

Por éstos Mis hijos cumpliendo lo ya profetizado desde antiguo y lo profetizado por Mi propio Hijo Jesucristo, voy a regresar al orden primario a toda la Humanidad.El Mal se ha adueñado de lo que era privilegio del hombre y lo ha tergiversado todo para su beneficio en la perdición de las almas. ¡Esto ya no puede seguir así!

El Dolor de Mi Corazón ha hecho eco en el corazón de muchos de vosotros y habéis respondido a éste llamado con el cambio espiritual que ahora lleva el género humano.

Por atención a éstas almas que interceden con amor por toda la Humanidad, he tomado ya la decisión del cambio.

Cambio que, aunque se aprecie fuerte y doloroso como el parto en la mujer, al final será bello y agradable, placentero y gratificante, como todo lo que Yo otorgo a las almas.

Tratad de poneros en Mi lugar por un momento. Yo os he creado a cada uno de vosotros con Amor Sublime, os he Amado desde siempre, os he cuidado y He puesto Mi Esencia en vuestro ser.

Vivo desde vuestro Bautismo, en plenitud en vuestro corazón y os acompaño toda vuestra vida en toda vuestra vida, en una forma muy íntima, ¡Os Amo con locura!.

¡Qué creéis que pueda Yo sentir al ver a aquellas almas, como cada uno de vosotros, creadas a Mi Imagen y Semejanza, que  en vez de agradecerMe, de ver por Mis Intereses, en vez de amarMe…

De repente Me den la espalda, se olviden de Mí, se vuelvan presas del Mal cayendo en las drogas, el sexo, en la degradación espiritual.

Ó peor tantito, ¿Se vuelvan instrumentos del Mal, atacando con odio feroz a Aquél a Quién tanto  os Ama?

Si vosotros como padres,  sufrís fuertemente cuando perdéis un hijo en las drogas, en el alcohol, en la muerte espiritual, ¿Qué no He de sufrir Yo como Dios, cuando Mi Amor es Infinito?

Vosotros os desesperáis cuando esto os sucede ya que no se trata de una pérdida por accidente ni por trastornos climatológicos.

Está vivo vuestro ser querido, pero está muerto a la Gracia, a la vida sana, a la vida de relación normal con sus hermanos, a la vida productiva, a la vida de ejemplo y a la vida familiar.

Vuestros seres queridos, en éste estado, se vuelven carga ó estorbo, vergüenza  y enojo, lucháis por  conseguir un cambio y pocas veces lo lográis. En la mayoría de los casos, NO os queréis dar cuenta que la causa de ésta caída a la degradación, está provocada en el mismo hogar.

Yo he prometido, desde antiguo, abundancia de dones y de Mi cuidado amoroso sobre todos aquellos que de Mí y de Mi Ley NO se aparten.

Ataques del Mal tendréis, pero será vencido siempre su ataque con la Oración y con la CONFIANZA plena que pongáis en Mí vuestro Padre, sabiendo que Yo siempre quiero el bien para Mis hijos.

Con ésta explicación os podéis dar plena cuenta del porqué la Humanidad está como está.

Os habéis olvidado de vuestro Padre, el único que realmente os Ama con verdadero y Santo Amor, de Aquél que todo provee, de Aquél que os cuida de los terribles ataques del Mal. Al apartaros de Mí, quedáis a merced del Enemigo, aquél que Me desafió, aquél que fue desterrado del Cielo, aquél que quiere solo vuestro mal.

Si malo es que os  olvidéis de Mí y Me deis la espalda, peor aún es que lo busquéis a él, a vuestro Enemigo, para que os ayude a resolver el mal con el que os está atacando.

¡Qué paradoja! Os ponéis del lado del Mal y buscáis la ayuda del Maligno, del que solo sabe hacer el mal, para que os ayude a obtener el bien que necesitáis.

¡Qué ciegos y tontos sois! tanto os he hablado del Maligno.  Tanto que os he prevenido de sus ataques.  Tanto se os ha anunciado sobre él a través de los siglos y seguís en la misma tontería y ceguera espiritual.

Por vivir separados de Mí y por vivir más para el mundo material, estáis acostumbrados a comprar vuestros bienes y cuando sufrís alguna desgracia, alguna catástrofe  ó alguna prueba espiritual que Yo permito tengáis para que regreséis a Mí.

Satanás también cura… Pero a precio de salvación.

Al principio pedís en oración que se os resuelva, pero sin confianza y sin CONSTANCIA y al no obtener Mi favor de inmediato, vais y  compráis  ese bien con Mi Enemigo y el vuestro, a través de la brujería ó el satanismo.

Generalmente actuando así, vais a obtener un supuesto resultado de inmediato, os va a  dar un gusto para ganar vuestra confianza; pero esto os va a llevar a una degradación espiritual más profunda y os va a separar de Mí, vais a perder el Bien Supremo por obtener migajas.

Os he dicho que a través de la oración vais a poder conseguir de Mí todo, siempre y cuando vaya bien dirigida a Mi Corazón, que se haga con amor humilde y sincero, que lo que se busque sea un bien para vuestra alma ó para la de vuestros hermanos y que se haga con Fe y Constancia.

¿Por qué os subrayo constancia? Para que algo se aprenda realmente, para que algo perdure por mucho tiempo, para que algo se arraigue en vuestro ser, se necesita el repetirlo muchas veces.

Si NO, se olvida, NO se le toma en cuenta, NO se le valora. Por eso, a veces sueno muy repetitivo en Mis Mensajes que doy alrededor del Mundo, porque sé que si NO os repito la lección varias veces, fácilmente la olvidaréis.Así como le di la lección a Moisés, creyéndoMe encontrar en el trueno ó en el terremoto y Me encontró en la brisa suave. O la lección que le di al rey aquél, que yendo con el profeta a preguntarle como curarse de la lepra, éste le dijo que con solo bañarse varias veces en el Jordán lo iba a lograr.

Así de Mi podréis obtener, con lo sencillo de vuestro corazón, cosas grandes del Mío.

Yo no Me escondo a vuestras peticiones, pero sí deseo que apreciéis lo que Yo os doy, que valoréis Mis bendiciones y que Me agradezcáis el que sea Yo vuestro Padre y vuestro Dios.

Si vivís confiados en Mi Amor y vivís en la oración, que es la plática por excelencia con vuestro Dios,

NO DEBERÉIS TEMER a las catástrofes ni a los acontecimientos; ya que vosotros, todos unidos en la oración, podréis vencer cualquier mal que se os presente.Hijitos Míos, ¿Qué no acaso el hijo se siente seguro y protegido cuando está con el padre ó con la madre?

¿Qué no lo estáis ahora y no os lo he prometido así, que Yo vuestro Padre ó Mi Hija, la Siempre Virgen María, os protegeremos para que vosotros os sintáis perfectamente seguros ante todos los Acontecimientos que vendrán?

Mis pequeños, si en algo os he ayudado con todo lo que se os ha dado en ésta Evangelización, es el hecho de que vosotros estéis seguros de Mí vuestro Dios, en que os Protegeré, os guiaré, os llevaré Conmigo, para que NO seáis afectados por las garras de Satanás.

Yo voy escogiendo a Mi pueblo, voy escogiendo al Rebaño, voy escogiendo Mis Instrumentos.

Vosotros, en lo humano os preparáis yendo a la escuela, tomando cursos especiales para cumplir con ciertas metas que tenéis y así os vais preparando bien y al final os sentiréis seguros, porque aprendisteis la lección que se os dio para poder trabajar con gran capacidad.Yo os he ido preparando a vosotros, Mis pequeños, para que en el momento que se os indicará, a través de Mi Santo Espíritu, podáis ayudar a vuestros hermanos en lo que Yo quiero que se vaya dando en la Tierra, para preparar la Venida de Mi Hijo.

Es Mi Amor el que se tiene que manifestar en pleno, Yo os he dicho que vosotros debéis mantener ésa calma, ésa seguridad en Mi Amor, ésa seguridad al saber que sois Mis hijos y habéis sido preparados para servirMe.

Y que Yo os cuidaré, porque ya habéis sido tomados para los momentos culmen que vendrán.

Mis pequeños, os vuelvo a repetir, CONFIAD, confiad en Mí, vuestro Dios.

Ciertamente los Acontecimientos serán tremendos…

Cuando nos convertimos en corredentores, el Espíritu Santo con el Amor de Fusión, realiza nuestra propia transfiguración; para que seamos un transporte adecuado para ABBA… 

Os podría decir Mis pequeños, que no seréis vosotros mismos cuando lleguen esos momentos, Mi Santo Espíritu estará en vosotros y adquiriréis otra personalidad.

Ciertamente vuestra personalidad será respetada; pero la transformación que Mi Santo Espíritu obre en vosotros, os hará cumplir satisfactoriamente lo que Yo os pediré en ésos momentos, será Mi Sabiduría, Mi Fortaleza, Mis Capacidades Divinas en vosotros.

Ahora estáis pensando a lo humano, en esos momentos estaré Yo en vosotros, actuando a lo Divino.

Por eso os repito, confiad en Mí, Mis pequeños, os necesito como instrumentos; pero seréis tomados por Mí, vuestro Dios. Yo necesito de vosotros, de vuestra docilidad, de vuestra Donación, de vuestra confianza en Mí, vuestro Dios.

Sí, suena increíble esto, Mis pequeños; pero necesito vuestra pequeñez para que se manifieste Mi Grandiosidad.Quiero vencer a Satanás con la pequeñez de vosotros,

Seréis otros Davides, así como el pequeño David venció al gigante Goliat, se repetirá la historia, Mis pequeños.

Seréis ésos pequeñitos Davides que venceréis las potencias soberbias de Satanás.

Por eso os quiero Mis pequeños, quiero que el mismo Satanás se dé cuenta que por su soberbia, NO tiene las capacidades que él cree tener…

 Y que la pequeñez de Mis instrumentos, que sois vosotros, Lo vencerán con la humildad, con la obediencia, con la docilidad, con Mi Amor.

Daos, Mis pequeños, DAOS en totalidad a Mí vuestro Dios, para que Yo Me manifieste perfectamente a través de vosotros. 

Hijitos Míos, prácticamente todos vosotros habréis tenido alguna vez la experiencia de una mudanza de casa, habréis buscado otra casa más grande ó mejor. Mejor ubicada, de mejor construcción, etc.

Y vosotros, cuando ya habéis encontrado la casa ideal, ponéis toda vuestra atención y todo vuestro esfuerzo en la mudanza y en la ilusión del cambio.

Así os quiero Mis pequeños. Os estoy preparando para una mudanza, os estoy preparando para un nuevo hogar, os estoy preparando para una nueva vida. Así como se olvida la casa antigua, la casa vieja; vosotros también olvidaréis ésta Tierra, que se ha llenado de pecado, de maldad, de satanismo, de error, de mentira, de muerte.

Vosotros ahora debéis buscar y tener fuertemente en vuestro corazón, la idea que Yo tanto os he inculcado: el Nuevo Mundo, los Nuevos Cielos y las Nuevas Tierras, que serán para aquellos escogidos,

Que serán para aquellos que aún a pesar de que hayan caído se han levantado, porque todos habéis caído y os habéis levantado una gran mayoría, otros se han quedado en la podredumbre.

Yo estoy aquí para levantaros, ¡Cómo quisiera que fueran todos! porque a todos os amo. Todos vosotros sois Mis hijos.

Pero muchos prefieren quedarse vencidos, prefieren quedarse en el mal porque les ha gustado así. Prefieren quedarse en la traición, en la maldad, prefieren quedarse como instrumentos de Satanás, el Enemigo.  Otros como os dije, sí, os levantáis una gran mayoría, pero entre esa mayoría, muchos NO Me amáis, ciertamente, aquí es donde entra la Parábola del Sembrador.

Mi Palabra toca corazones, una mayoría os levantáis, porque sentís el Llamado, pero en muchos, ese llamado se va disipando poco a poco, porque no hay tierra fértil, porque no hay deseo de cambio.

Sí, sentís el arrepentimiento de momento, queréis algo, sabéis que Me dañasteis, pero el pecado está fuertemente arraigado en vuestro ser y al poco tiempo preferís seguir en el mal.

Sucede la catástrofe y os atemorizáis, acudís muchos a Mí, por eso os hablo de mayoría, es más el miedo el que os hace venir a Mí y no el amor.

Cuando se tiene verdadero Amor, es cuando os quedáis Conmigo y es cuando producís fruto. En cambio, el timorato nada más quiere sentir apoyo en ese momento, pero tan pronto él se siente  fuerte y ve que ya no hay por qué temer, se desapega de Mí,NO quiere fincar su vida en el Amor, quiere el gozo simplemente, quiere lo superficial, NO quiere sentir ningún tipo de obligación. Y así es como van quedando pocos.

Aunque en un principio se levanten muchos, al final son pocos los que quedan, porque pocos son los que valoran realmente el Amor, Mi Amor Divino.

Os vuelvo a pedir Mis pequeños, los pocos que quedaréis, los fieles, Mis hijos fieles, que mantengáis vuestro corazón, vuestro interés, vuestra mirada, en lo que vendrá, como os lo he pedido.

Dejad el hogar pasado, el hogar viejo, que ciertamente os traerá bonitos recuerdos y mantenedlos en vuestro corazón; pero lo que Yo os daré, os dará una nueva vida que hará que se olvide el pasado,

NO completamente, porque os servirá de apoyo, para que os mantengáis más cerca de Mí y más fieles a Mí, pero poned todo vuestro esfuerzo y vuestro corazón en llegar a ése momento tan deseado de Mi Corazón:  Ver a Mis escogidos, a Mi pueblo fiel en esos Cielos Nuevos y en esas Tierras Nuevas, en donde vuestro corazón Me agradecerá grandemente el que hayáis sido escogidos para estos momentos tan importantes en la Historia de la Humanidad.

Serán momentos Divinos, serán momentos humanos pero con una grandiosidad que recordarán las generaciones futuras estos momentos de cambio.

AgradecedMe desde ahora, Mis pequeños, agradeced de corazón, agradeced que Mi Amor os haya tocado profundamente. Y agradeced a vuestro corazón la respuesta afirmativa que disteis a Mi Llamado.

Yo os Bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, en el de Mi Santo Espíritu de Amor y en el Nombre de Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María, Madre del Redentor y Madre vuestra por siempre.

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: