N238 LA FASCINACIÓN DEL SEXO 2


Habla la Santísima Trinidad

Hijitos Míos, Yo Soy vuestro Padre Dios. Yo Soy el Alfa y la Omega. Yo Soy el Creador y Dueño de todo lo creado y de todo lo que se mueve en los Cielos y en la Tierra. Yo Soy el Dueño de la Vida y de la Muerte.

El cuerpo es una envoltura para el alma y no tiene valor para el Cielo y es a través de las manifestaciones del cuerpo, que conoceréis el valor del alma.

El cuerpo es como una marioneta, si está tirada o abandonada, no se podrá mover ni mostrará ninguna función; pero será hasta cuando meta uno su mano dentro de la marioneta cuando ella nos mostrará movimiento según lo queramos.

El alma es como aquél vino finísimo que se ha estado añejando durante muchos años y cuando lo van a envasar, para darle un tono especial, se manda a hacer una botella muy bonita para darle un toque fino a éste precioso líquido.

Pero la gente, especialmente los conocedores, van a comprar éste vino finísimo, NO por la botella sino por lo que contiene.

Así es lo que debéis de buscar, el interior, lo que realmente vale y NO el exterior. Ésa preciosa botella puede ser llenada con un vino corriente o con un vino finísimo, la botella –el exterior-, es el mismo; pero la calidad del interior, lo que realmente vale. variará.

Y así sois vosotros, vuestro interior –vuestra alma- es lo que realmente vale.

El cuerpo se os fue dado para tener presencia en la Tierra y poder moveros sobre ella.

El Maligno os trata de engañar al haceros creer que es vuestro cuerpo al que debéis cuidar afanosamente. Os engaña haciéndoos creer que lo debéis embellecer, mantener sano, limpio, bello; lo cuál no es malo, ya que es un regalo que Yo os dí para pasar por la Tierra.

Lo malo estriba en que ocupáis casi todo vuestro tiempo el cuál es inestimable, en embellecer lo que se va a volver polvo y que NO va a trascender.

Y así perdéis éste tiempo valiosísimo para llevar a cabo vuestra misión terrena, la cuál sí tiene trascendencia y que os dará vida o muerte eterna.

El mismo Maligno os trata de hacer creer que le debéis sacar todo el provecho posible a vuestro cuerpo mientras es bello y que debéis gozar todo lo que a él pertenece, tanto como son los vicios, como los goces de la procreación, sin procrear.

A éste gran error habéis caído por vuestra degradada conveniencia humana.La Procreación y el goce que Yo puse en éste acto, se os fue dado para servir a vuestro Dios. La Procreación es un acto divino con el cuál vais a ayudarMe a crear cuerpecitos –por amor mutuo- en los cuales Yo les voy a infundir el alma.

Vuestro acto amoroso va a producir “una envoltura” al Don grandísimo de la vida que Yo os doy en cada alma.  Porque Yo puedo enviar almas llenas de Mi Amor a la Tierra, gracias a un acto amoroso y responsable vuestro.

Vosotros Me ayudáis a crear un cuerpo y así Yo puedo enviar un alma a proseguir la Obra de Redención que Mi Hijo comenzó.

Los “actos amorosos libres” en los que os ha involucrado Mi Enemigo, son actos que van en contra de Mis Planes de Salvación, porque son actos egoístas y con finalidad puramente animal.

Ya NO buscáis procrear para salvar a vuestros hermanos a través del alma que Yo pongo en vuestros cuerpos, sino buscáis gozar a nivel de instinto animal sin aceptar alguna responsabilidad de ninguna especie.Y sólo con la finalidad de satisfacer una necesidad fisiológica –corporal-, sin involucrar para nada NI Mi Voluntad NI el Verdadero Amor.

Habéis caído en una espiral sin fondo que os está llevando a la perdición de vuestras almas, por no verMe a Mí en los demás. Habéis transgredido Mis Leyes y ahora estáis viendo los resultados.

NO queréis responsabilidades, NO queréis transmitir Mis Valores y Riquezas Espirituales a vuestros hijos, cuando aceptáis tenerlos, siendo que en muchos casos sólo os unís en supuesto matrimonio, por aceptar mutuamente la idea de NO procrear y esto para evitar la responsabilidad de criar a los hijos.

O para evitar los “problemas” del deterioro de vuestro cuerpo con la maternidad ó para evitar las preocupaciones que se derivan del educar adecuadamente a vuestros hijos, tanto en el plano espiritual como en el humano.

Os habéis dejado engañar por conveniencia y por vuestra falta de Fé y de amor para conMigo, vuestro Padre. 

Estáis dejando destruir el núcleo familiar, que debiera ser núcleo de convivencia y de enseñanzas de Mis Valores y de Mi Amor.

Vuestra decadencia en la carne ya no lucha por mantener éste núcleo familiar y se os hace fácil acudir al “divorcio”, acción fuertemente reprobada por Mi Hijo en Sus Enseñanzas, para NO aceptar proseguir vuestra responsabilidad de la misión por la cuál os encontráis en la Tierra.

Ninguno de vosotros Mis hijos, estáis capacitados para disolver un Acto Divino, como lo es el matrimonio, cuando es real y verdadero, bajo ninguna circunstancia. Es un sacramento y éste se vuelve un signo indeleble por toda la eternidad.

Malditos serán aquellos que han violado Mis Leyes Divinas o han ayudado a su supuesta anulación dejando con “permiso” al o a los dos cónyuges, de dar rienda suelta a su egoísmo y a sus pasiones desordenadas, desembarazándose de sus obligaciones tanto espirituales como morales.

Hijitos Míos, comprended que Mis Leyes se os han dado para vuestro bien y vuestro premio radica en la Fé, en el amor y en la docilidad que mostréis al aceptarlas y vivirlas durante vuestra misión en la Tierra.
Toda alma que ha bajado a la Tierra a servir a Mi Padre, como Yo lo hice, tiene que tomar un cuerpo, una envoltura material, para desarrollarse en el Mundo, que es materia.

Lo bello y lo grande que poseéis, es el alma, la cuál es envuelta con una cubierta necesaria para transportar a vuestra alma de un lugar a otro y así llevar a otras almas lo necesario para su crecimiento y ayuda espiritual que necesitan, para desarrollar satisfactoriamente la misión por la que cada uno de vosotros bajasteis.

Os he dicho ya que cada alma tiene una misión que cumplir para que con ella sigáis con la Obra de Redenei6n que Yo comencé.

Como ya os he explicado, vuestra verdadera riqueza está en vuestro interior, por eso Yo le decía a la gente de ese tiempo, buscad el Reino de Dios que habita en vuestro interior y con ello Me refería a la Divina Presencia del Espíritu Santo en vuestro interior, quién está en íntimo contacto con vuestra alma, ¡Con vuestro tesoro!

El Demonio ha tratado, a toda costa, de desviar vuestra atención a éste verdadero tesoro. Tesoro que NO tiene límites, ya que el alma humana, al ser de esencia Divina, al ser posesión Divina, es inmortal.Es infinita, así que tiene capacidades muchísimo superiores al cuerpo que la envuelve. De aquí que aquellos que aprenden a unir su alma, al Alma Divina de vuestro Dios, se vuelven poderosísimos en las virtudes Divinas.

El Demonio, sabiendo el potencial tan maravilloso que tiene el alma que se entrega a su Dios, él trata a toda costa de desviar la atención del hombre hacia las cosas del Mundo, las cuales son temporales, finitas, limitadas.

Cuando un alma se desvía, al atender y enriquecerse con las cosas del Mundo, queda vacía de las Cosas de Dios, queda pequeña, sin desarrollo.

Sin potencial Divino, para poder llevar a cabo su misión tan grande por la que vino a la Tierra y sobre todo, queda suspendida su actuación en la Corredención que debía llevar junto Conmigo, vuestro Salvador.

Podéis notar fácilmente a un alma llena del Amor de vuestro Dios y a un alma vacía de él, al sólo verla.  Si por un lado vuestro Dios os pide pudor, él os lleva a exaltar al cuerpo, descubriéndolo lo más que se pueda, para atraer al sexo opuesto y llevarlo a la vaciedad en la que ellos ó ellas viven.

Y así veréis que mientras más vacía es la vida interior de un alma, más mostrará de su “envoltura corporal”.

Si queréis un modelo de un alma perfecta y llena del Amor de vuestro Dios, ahí tenéis a Mi Madre, María Santísima, en quién la humildad era avasalladora y a pesar de ser quién ES, no presumía de ello.

Su presencia imponía bondad, humildad, intercesión ante Mí, Su Hijo. Su Pureza en su vestir, en Su mirada, en Sus palabras, en Sus acciones, no tenía paralelo entre la gente de ese tiempo.

NO decía mucho, pero actuaba mucho, llevando el Amor, que vivía en Su Corazón, a todos aquellos que lo necesitaban.  NO decía mucho, porque llevaba una vida íntima y constante de Oración con Su Dios, con Nuestro Padre.

“Todas las cosas las meditaba en Su Corazón”, frase sencilla pero grandiosa a la vez; ya que a pesar de estar pisando la Tierra, tenía Su Alma en presencia constante con Mi Padre.

NO hacía nada si no era bajo la moción de Mi Santo Espíritu, quien la habitaba perfectamente.

La Imagen preciosa de Mi Madre Santísima, os dá la respuesta a todas vuestras dudas. La pura, la humilde, la sencilla, la santa. Su sola  presencia lo dice todo. NO le sobra ni le falta nada, es la Mujer Perfecta por excelencia.

Hechura Divina para ser ejemplo para todo mortal y por ello mereció la gran dicha de ser Mi Madre, Madre del Salvador y Redentor de todos vosotros.

SeguidLa a Ella e imitad Su ejemplo y ganaréis gran Gloria en el Reino de los Cielos.Hijitos Míos, os he dicho que vuestra necedad y vuestra traición son los que os causan todos los problemas que tenéis a diario en toda la Tierra.

Toda buena o toda mala acción realizada en cualquier parte de la Tierra, repercute y afecta a toda la Tierra.

Aunque hayáis puesto fronteras y divisiones en la Tierra, todos vosotros vivís en ella, pero en los aires no hay fronteras y todo se afecta cuando obráis mal.

Ahora estáis, nuevamente, padeciendo por la insensatez del hombre por causa de un tema que sale de lo más profundo del infierno, el ABORTO.

Ya os he explicado y habéis sido instruidos por Mí, a través de Mi Hijo y de Mis Profetas por toda la Tierra, lo que es el Don de la Vida. Este es una bendición que Yo, vuestro Padre, concedo a todas las almas que han pedido bajar a la Tierra a servirMe.  Como ya os he dicho, Yo Soy el Dueño de la Vida y de la Muerte y al afectar la vida de un ser humano creado por Mí, Me estáis afectando directamente a Mí y a Mi Obra Redentora.

Os apropiáis de algo que NO es vuestro: la vida, la cuál ni vuestros grandes científicos la pueden dar.

¿Cuál de vuestros científicos ha podido resucitar a un muerto estando ya en descomposición como lo hizo Mi Hijo Jesucristo? ¿Cuántos vientres maternos, realmente estériles han hecho fecundos vuestros médicos como Mi Hijo los hizo?

Yo Soy el único que puede dar la vida y la puede quitar. Aquél que es Mi enemigo les propuso a vuestros Primeros Padres el ser como dioses y ahora él os propone lo mismo a todos vosotros.

Os ha hecho creer que sois dueños de la vida que se puede concebir y que podéis hacer con ella lo que más os convenga, pero esto no es así.El Demonio sabiendo que cada alma que se ha encarnado y que forma un nuevo ser desde su concepción, tiene como misión producir AMOR en la Tierra, en sus dominios.

Y destruir, con su buen ejemplo, el odio, la mentira y el error que él mismo ha sembrado por toda la Tierra.

Así que si lo analizáis con humildad y con sabiduría, veréis que vosotros mismos os estáis afectando gravemente al destruir, con los abortos, a almas que llevan una misión salvadora…

O una misión restauradora o una misión que os va a ayudar a todos vosotros a crecer a todos niveles, a vosotros, vivos y actuantes sobre la Tierra.

Yo como Padre de todo el género humano, al ver las necesidades que vais teniendo para vuestro desarrollo espiritual y humano, voy enviando almas que se encarnan, para haceros la vida más fácil sobre la Tierra, Pero por vuestra ceguera y por vuestra estupidez, por haberos dejado Engañar por el Maligno, quien NO quiere este avance en vosotros,

os ha llevado a que vosotros mismos asesinéis, por medio del aborto y anticonceptivos.

A aquellas almas, hermanas vuestras, que os iban a ayudar a llevar una mejor vida, en el Amor de vuestro Dios, en vuestro Mundo. De esta forma él avance espiritual y humano se ha retrasado muchísimo.

Si vivís como vivís, es porque vosotros mismos estáis afectando a vuestros intereses.

El aborto, como os dije, es una acción demoníaca, es un acto demoníaco y que os volvéis instrumentos del Mal.El Demonio siempre ha querido destruir Mi Obra Creadora y en ella estáis principalmente vosotros incluidos. La vida humana es Mi máxima obra en la Creación  y el Demonio lo sabe.

Por ello, si observáis detenidamente, en todos los pueblos de la antigüedad, él dejó su huella maléfica al hacerles adorar a la Serpiente, la cual lo representa.

Y les obligaba, a través de sus brujos o médiums, a ofrecerle sacrificios humanos, a beber sangre humana y a comerse el corazón. Todo ello para ir en contra de Mis Leyes y Preceptos, dados desde antiguo.

El, al pedir como holocausto a quien Yo había creado para ser el Dueño de la creación, hace que el mismo hombre traicione a sus hermanos, asesinándolos y ofreciéndole su sangre al Maligno.

Y NO solo esto, sino el hombre vendido al Mal, traiciona a su Dios, al destruir la vida que Yo os concedo.

La Maldad os sigue persiguiendo y vosotros NO le ponéis un alto definitivo. La mujer se dice dueña de su cuerpo y lo que en ella habite, pero ya muchas veces os He dicho que NO sois dueños, NI de vuestro cuerpo NI de vuestra alma,

De lo único de lo que sí podéis decir que sois dueños es del Libre Albedrío el cual afecta a vuestra voluntad, con la que aceptáis Mi Ley u os ponéis en contra de Ella.

El alma, que Yo concedo, habita en hombres y mujeres de todo el Mundo y a ella le hacéis crecer con la Vida en la Gracia o la afectáis negativamente con vuestros pecados.

 Ahora, la nueva vida que se está desarrollando en el vientre materno, es un nuevo ser, completo, es un alma bellísima, en un cuerpecito apenas en desarrollo.

Con el aborto, esa nueva vida es aniquilada; porque la madre que sin ser dueña de su propio ser, Se adueña del pequeñito ser de sus entrañas para asesinarlo, para ofrecerlo en holocausto a la Serpiente, al volverse instrumento del Mal y traicionera a Mi Obra Creadora y Redentora.

Ese ser pequeñito desde su concepción es un ser completo, formado de un cuerpo que tiene que desarrollarse con el alimento que su madre le provea y de un alma que se tiene también que alimentar. de la vida espiritual que le den sus padres.

NO importa el tamaño del ser que está habitando el vientre materno, es un ser completo, es un hijo Mío y Me pertenece y lo que hagáis con él, Me afecta y os afecta.

El Don de la Vida es un don precioso y NO tenéis el derecho de privar de ella a ningún alma que ha bajado a servirMe.  

Reflexionad hijitos Míos, ya mucho Mal ha causado el hombre a Mi Corazón. Reflexionad porque esto ya no puede seguir así. Esas almas que bajaron a servirMe y que vosotros aniquilasteis por vuestro Egoísmo y por la falta de amor en vuestro corazón

ESTÁN PIDIENDO JUSTICIA y Mi Justicia pronto ha de llegar.

Reflexionad sobre el momento que NO podréis evitar, el de vuestro Juicio Particular, cuando estando frente a Mí vuestro Dios, se presenten a pedir cuentas aquellas almas a las cuales vosotros asesinasteis,

Ya fuera por medios anticonceptivos o por el uso franco del aborto. Almas a las cuales impedisteis servir a su Dios: a Mí, vuestro Padre.

Tanto las mujeres que abortaron, como sus esposos que lo aceptaron y los médicos y enfermeras o gente entrenada a tal caso, TODOS sois asesinos de hermanos vuestros e hijos Míos.

Sois asesinos de un alma que os pudo haber ayudado y que se lo impedisteis,

Alma que como única misión era la de llevar Mi Amor a todos vosotros y de ayudar a Mi Hijo a la Redención del género humano.

Os lo vuelvo a recordar, toda buena o mala acción de vosotros, tiene repercusión en todo el Mundo.

Si ahora estáis rodeados de tantos males en todas las naciones de la Tierra, es por causa de vuestros pecados y por vuestro olvido de vivir en el AMOR, en el amor de vuestro Dios.

Reflexionad y entended que Yo, vuestro Dios, no puedo dejar que el Pecado y el Mal se adueñen del mundo y venzan a Mi bien verdadero.Si NO ponéis vosotros un “hasta aquí’, cambiando vuestra actuación y sobre todo, RESPETANDO todo aquello que es Mío,

Yo he de ponerlo y entonces muchas, muchas almas traidoras encontrarán su paga en el Fuego Eterno.

Esto NO sucederá si vosotros, con sincera humildad, aceptáis vuestro error y pedís Mi perdón.

Hijas Mías, recordad que la maternidad es una bendición que Yo vuestro Dios, he concedido a la mujer; pero que NO todas gozan dé ella,

Aquellas que la usen para hacer Mi Voluntad, grandes bendiciones recibirán en vida y por toda la Eternidad,

Pero, ¡Ay de aquellas que Me la nieguen, pudiendo usarla dentro del sacramento matrimonial, ya sea usando métodos anticonceptivos NO permitidos o haciendo uso del Aborto!

¡Porque su Penitencia o su Castigo serán muy grandes!

 Vuestro Mundo va hacia la hecatombe, hacia la destrucción total si Yo NO intervengo.

Y lo haré cuando sean vuestros corazones contritos, vuestros corazones arrepentidos verdaderamente, al daros cuenta del Mal que Me han infringido en Mi Corazón Amoroso y a Mi Creación.Cuando vea vuestro arrepentimiento sincero y vuestra petición llena de caridad por el cambio, será cuando Yo actuaré, NO antes.

Entended que en vosotros está el acelerar vuestra salvación y la de vuestro Mundo, no lo atraséis más, por favor, os amo infinitamente.

Mi Amor es MUY grande por cada uno de vosotros, pero Mi Santa Justicia ES INQUEBRANTABLE  cuando se trata de proteger a las almas inocentes y buenas.

Os bendecimos en Nuestro Santo Nombre, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Que la Paz y el Amor estén siempre con vosotros y los vuestros y que la compañía y la veneración a Vuestra Madre Celestial os alcance la Vida Eterna.

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: