P272 UN NUEVO PESEBRE


Diciembre 18 de 2018

Habla Dios Padre 
Hijo Mío, escribe. Las delicias de Mí Corazón se satisfacen cuando os veo alrededor del Pesebre de Mí Hijo, cuando veo que a través de vuestra humildad y donación libre os entregáis a la Vida de Mí Hijo, la cuál es Mí propia Vida.

Las delicias de Mí Corazón se derraman sobre todos vosotros cuando os dáis plena cuenta de que Yo, vuestro Dios, os ha cuidado, os ha fortalecido, os ha amado por siempre.

Las delicias de Mí Corazón son todas vuestras y en ellas se compromete Mí Corazón a daros todo lo necesario para vuestra misión y santificación en la Tierra.

Las delicias de Mí Corazón son grandiosas, son de puro amor para con Mís hijos, Yo sólo busco vuestro bien.

Conozco todo lo que tendréis que pasar sobre la Tierra.

Os conozco perfectamente a cada uno de vosotros, os conozco en todos vuestros actos y momentos, nada se escapa a Mí Sabiduría y aún así; a pesar de vuestras deficiencias en el amor, en el compromiso y en vuestra donación, aún así os Amo.

Yo todo lo perdono; Yo todo lo reparo; Yo todo lo disculpo, pero la decisión de salvación está en vuestra voluntad, en vuestra libre respuesta a seguirme, en aceptar una vida de luz en Mi Voluntad o una vida de tinieblas con Mí Enemigo.

Yo NO os puedo forzar, pero sí os puedo guiar e insistir en vuestro camino hacia el bien y hacia la Eternidad.

Yo os he dado Mís Mandamientos, los cuáles he plasmado con letras de fuego en vuestro corazón, a través de Mí Santo Espíritu de Amor, Quien habita en vuestro corazón.

Las Tablas de Mí Ley que fueron escritas con Mí Fuego Abrazador, con ése mismo fuego plasmé Mís designios en vuestro corazón. Y ése Fuego será de vida eterna si los aceptáís, los seguís y los amáis, sabiendo que al seguir Mís Mandatos, estáis haciendo Mí Santa Voluntad.

Pero también ésas letras de fuego serán vuestros jueces para toda la eternidad y os quemarán con fuego que NO se consume, si conociendo Mí Voluntad, NO la aceptáis y la rechazáis, traicionando Mí Amor en vosotros al aceptar libremente el Mal en vuestro corazón.

Yo os doy multitud de momentos, durante vuestras vidas, para volver a Mí.

Este tiempo de Adviento es tiempo de Gracia que os doy para recapacitar sobre Mi Gran Misericordia para con vosotros, al haberos enviado a Mí Unico Hijo, Jesucristo.

Este tiempo es de preparación espiritual, para provocar un cambio en vuestros corazones y en vuestro proceder para con vuestro Dios y para con vuestros hermanos.  

Este tiempo es un tiempo de salvación en el cuál marco un nuevo inició, una nueva vida para el ser humano, al concederos la gracia de tener a Mí Hijo entre todos vosotros.

Las delicias de Mí corazón se satisfacen cuando vosotros os dáis cuenta de ellas, las agradecéis, las tomáis y hacéis nueva vida en vuestra vida.

Os deberéis dar cuenta plena que vuestra vida ha caminado, en gran medida, en el error.

Mi Santo Espíritu os indica el camino constantemente y vosotros acalláis Sus Palabra, Su guía, Su Verdad y preferís seguir viviendo, o más bien, muriendo en el pecado que preferís, a la Vida que Yo os doy.

Hijitos Míos, grandes momentos de cambio se os avecinan; grandes momentos de Mí Misericordia Excelsa se os mostrará, para que con ellos Yo pueda salvar a Mí Pueblo,Pueblo que seguirá a Su Pastor, porque así lo reconocerán, cuando se os muestre. Yo NUNCA abandono a Mí pueblo, a Mís hijos, a los que son Míos.

Yo doy todo lo Mío para lograr la salvación de vuestras almas.

Mí Enemigo siempre trata de tergiversar Mís Verdades y os pone ante caminos que NO tienen salida, que os envuelven en Tinieblas, que os llevan a la perdición eterna, que os llevan a la obscuridad de las almas, que os llevan a la desesperación.

Yo soy Vida, Yo Soy Paz, Yo Soy Alegría, Yo Soy Salvación, Yo Soy Perdón Infinito, Yo Soy Amor en todas sus facetas y ellas son infinitas. En Mi, SIEMPRE encontraréis refugio seguro, paz infinita.

En Mí no cabe la duda ni el abandono, Yo siempre busco a la oveja perdida, a la oveja afligida.Conozco vuestras deficiencias y las trato de solventar en todo momento, siempre y cuando os acerquéis a Mí, aceptando y pidiendo perdón por vuestros errores y pecados, contra Mí Corazón adolorido por ellos.

Si vosotros os pudiérais dar cuenta del DOLOR tan profundo que Me causáis con vuestras faltas, aún con las más pequeñas, NO pararíais de llorarlas por días o meses.

Veríais Mí Amor, que se os ha dado en pleno y veríais vuestras culpas pisoteándolo; veríais vuestra fragilidad y vuestro desprecio para con Vuestro Dios, comparado con la búsqueda afanosa de Mí Corazón por salvaros.

Yo os amo infinitamente, a cada uno de vosotros. Yo Me he dado en totalidad, en Mí Hijo, hasta la última gota de sangre y de Amor.

Yo Me he dado en guía amorosa en vuestro corazón a través de Mi Santo Espíritu, que habita en vosotros, ¡Yo os amo Mís Hijitos!Yo os amo, hasta la desesperación de Mí Corazón para poder recuperaros. Yo busco momento a momento, durante vuestra vida, rendijas en vuestro corazón, para introducirMe y poder habitar en vosotros plenamente.

Os doy alegrías de toda índole. Os doy Paz de corazón a través de muchos medios, para que Me podáis reconocer en los acontecimientos.

Os doy Mi Amor a través de vuestros semejantes, a través de Mís creaturas y a través de Mi Naturaleza para que los toméis en cuenta, los introduzcáis en vuestro corazón y al meditarlo, os déis cuenta de que Vuestro Dios está con vosotros en todo momento.

Vosotros habláis de casualidades, en Mí no existen, puesto que todo esta guíado por Mí amoroso Corazón.

Todo aquello que mueva vuestro corazón al arrepentimiento, a la reflexión que os lleva al conocimiento de haber cometido un mal a Vuestro Dios, viene de Mí y es dado para lograr un cambio.  

Una nueva vida de alma para con vuestro Dios, para bien vuestro y para la propagación de Mí Amor entre los vuestros.

Yo os llevo paso a paso, a conocer Mís Designios Sagrados. Yo os muestro paso a paso, en vuestro corazón, lo que más conviene para vuestra vida futura.

Yo os muestro paso a paso, Mis Designios Amorosos para crear Mí Reino sobre la Tierra.

Yo os muestro paso a paso, Mí Cielo en vuestro corazón. La gran mayoría de vosotros acalláis Mis voces en vuestro corazón. NO seguís Mís designios de salvación y de amor.

Vosotros mismos váis creando un mundo sin amor, sin Dios, sin vida futura en el amor. Vosotros mismos Me volvéis a matar y al así hacerlo negáis toda ayuda a vuestra alma.  Al así mover vuestra alma, a ponerse en contra de vuestro Dios, os ganáis vuestro propio mal, vuestra propia condenación.

Os incomodáis por lo que sucede en vuestro mundo, por los desastres y muertes, por los cambios tan radicales de clima y por el pecado que camina por vuestras calles y que penetra vuestros hogares libremente.

Os dáis cuenta de que ya NO sóis capaces de luchar y menos vencer a tanto Mal que habéis propiciado. Os encontráis ahora en un callejón sin salida. Ya vuestro mal ha empezado a corromper cada familia.

Ya vuestro mal ha empezado a destruir Mís templos. Ya vuestro mal se burla de vosotros mismos. Los va acabando poco a poco, ya NO podéis, ni podréis detener su paso, porque le habéis dado mucha vida.

Habéis alimentado al Mal en todas sus formas y así vosotros y vuestros hijos padecerán por vuestro error. Os habéis puesto en contra de vuestro Dios y Señor, único Dios Verdadero, único camino de salvación.

NO habéis escuchado Sus Designios ni Sus Palabras Amorosas y abrísteis vuestros oídos a las insidias perversas del Mal.

Ahora tendréis que padecer lo que sembrásteis, cosecharéis mentira, mal, perversión, persecución y muerte por no haber escuchado a vuestro Dios y Señor.

Nueva Vida vendrá después de ésta purificación. Purificación y eliminación de toda la cizaña esparcida por el mundo tratando de ahogar a la buena semilla que aun Me ama.

Que a pesar de la podredumbre sembrada por todo el mundo, aun se mantienen en Mí palabra y en Mí Amor.

La cizaña será cortada y arrojada al fuego eterno, porque eso fue lo que sembrásteis y cultivásteis…  

Porque eso fue la meta de vuestra vida, porque preferísteis gozar del mundo y de su putrefacción sabiendo que Me ofendíais, sabiendo que Yo os buscaba.

Me perseguistéis hasta aniquilarMe en vuestro corazón y en el de vuestros hijos. Enseñastéis los vuestros a atacarMe, a NO seguirMe, argumentando debilidad de corazón

Y según vosotros, creásteis en vuestro corazón montañas poderosas contra los demás, basadas en el Mal y en Mí abandono.

NO Me dejásteis actuar a Mí, vuestro Dios. Me apartastéis de vuestra vida deliberadamente, para NO escuchar Mí Voz que os acusaba, que os guiaba, que os amaba.

Llenásteis vuestro corazón de lujuria, de mal, de falta de caridad hacia vuestros semejantes. Os llenásteis de riquezas desmedidas, cubiertas de sangre y dolor humanos.  

NO quisísteis escuchar Mí Voz que os llamaba al arrepentimiento. Acallásteis Mí Voz eliminando a Mís Sacerdotes que os hacían recapacitar en vuestro mal.

Así como alimentásteis al Mal, como se alimenta a un bebé, que crece y se hace hombre y se vuelve más fuerte y vosotros más ancianos y débiles; ahora así el Mal en su edad de poder, ahora se volcará sobre vosotros.

NO lo podréis detener por vosotros mismos, porque el Mal no reconoce ni agradece a Su creador ni a sus protectores. El Mal traiciona siempre y así os traicionará.

Lo alimentásteis y creéis que os va a proteger y a mimar y estaréis en un error. El Mal NO busca halagar a nadie, el Mal sólo busca destrucción y condenación para todos, aún de los que lo cuidaron, lo hicieron crecer y lo encumbraron.

Os digo y advierto de éstas cosas, porque ya estáis en el Tiempo de la Prueba, en el tiempo de la siega.  Os aviso porque os amo y porque aún espero vuestro arrepentimiento y vuestro retorno a Mí, Vuestro Dios.

Todo aquél que se acerque a Mí, tendrá Vida Eterna. NO importa su pasado, sólo espero vuestro arrepentimiento sincero, profundo, de corazón.

Espero vuestro llamado, de corazón a corazón. Espero vuestro retorno sincero al Amor Infinito, reconociéndome como Vuestro Dios y Creador y reconociéndoos como miseria que Me habéis hecho mucho mal, pero que solo Conmigo podréis volver a la Vida.

 Os regalo nuevamente éste tiempo para que recapacitéis en vuestras vidas, porque os amo y os quiero a todos, a todos vosotros, nuevamente en Mí Corazón.

No temáis, volved y os envolveré en Mi Amor. Sólo veníd a Mí con corazón contrito y NO os dejaré ni hablar; vuestra presencia humillada Me gritará a Mí Corazón, comprando con vuestro arrepentimiento la purificación de vuestros pecados y de vuestra salvación eterna.

Hijitos Míos, Me habéis costado tanto cada uno de vosotros, que NO os abandonaré en ningún momento y a todos os quiero salvar, a TODOS.  Os amo infinitamente y espero vuestro retorno a la Casa Celestial. Luchad con las armas del amor y de la verdad.

NO temáis a nada, porque vuestro Dios NUNCA abandona a Sus hijos, ni aún a los más alejados, puesto que también de ellos es el Reino de los Cielos.

Yo os bendigo y os envío todas las gracias y dones que necesitaréis para éstos tiempos de prueba, en la Verdad y en el Amor.

Tomádlos y defendéd lo que es vuestro, a Mí, vuestro Dios, Y a vuestra libertad, en la pureza de vuestros corazones. Vuestro triunfo será el Mío y vuestro premio, la Vida Eterna en Mí Corazón, lleno de regalos inimaginables.

Mi Amor Infinito quede con vosotros y con todos los vuestros. Revestíos con la coraza del Amor y ningún mal podrá contra vosotros.  Coloquio entre Dios Padre y Dios Hijo en el Huerto de los Olivos

–    “Padre, si es posible aparta de Mí éste Cáliz, quita de Mi éste dolor Padre; cuánta infidelidad del hombre, cuánto Dolor te causa el hombre. Padre he convivido entre ellos, he levantado almas, he salvado a tantos de las garras de Satanás y ni aún así comprenden Padre.

Pueblo de cerviz dura, Pueblo de corazón de piedra. Padre, que no se haga Mi Voluntad, sino la Tuya. Aquí Estoy, Padre, para que se haga en Mí, lo que Tú quieras, TómaMe por ellos, recházaMe por ellos, toma Mi Sacrificio por Ellos.

Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen, déjaMe Padre, todavía darles Vida, todavía estoy aquí sirviéndoTe en éste Mundo; el error del Mundo se ha implantado en sus corazones.

Yo Soy el Camino, la Verdad y la Vida. Padre, permite que abran sus corazones, que vean Tu Obra en Mí. Padre, permiteMe llevarlos a Ti, Te ofrezco todo Mi Ser, Sangre, Mi Amor”. – “Hijo, mucho has hecho por los hombres y los hombres han despreciado Mi Bendición. Hijo, acepto Tus actos, acepto Tu Vida, acepto Tu Sangre, acepto Tu Sacrificio, acepto Tu Amor por    ellos.

Date Todo por ellos, Mi Pequeño, Eres el Salvador. Te he dado la Fuerza, Te he dado Mi Amor, tienes Mi Sabiduría, vienes a restaurar el Reino. Estoy Contigo Mi Pequeño, el Cielo entero está Contigo.

Muere para dar Vida, Ofrece Tu Sacrificio a Mí Tu Padre, para darles Vida a Mis hijos. Estoy Contigo Mi Hijo, sigue adelante, falta poco ¡TE AMO, TE AMO! recibo Tu Sacrificio porque los Amo. Gracias Hijo Mío, gracias por aceptar Mi Voluntad”

-“Padre, gracias, perdónalos, perdónalos, aunque Mi Sacrificio sea inútil para muchos, aquí Estoy para hacer tu Voluntad, Haz de Mi lo que Tu quieras” Habla Nuestro Señor Jesucristo 

Hijitos Míos siempre, siempre durante toda la historia de la Humanidad Mi contacto con los hombres ha sido para traer Vida, para traerles Luz en su camino, para traer Amor entre ustedes.

Mis pequeños, Mi Nacimiento trajo Vida y era una Vida real, ya NO era la Voz de Nuestro Dios, de Nuestro Padre a través de los Profetas, ya era Mi Voz como Hombre, entre los hombres.

Traje Vida a aquellos que quisieron escuchar, conviví entre los hombres para mostrar el camino de la Santidad, de la Perfección, de la Salvación.

Mi Vida aquí en la tierra fue para haceros crecer, para enseñaros las bellezas del Cielo, para enseñaros sobre los misterios que se habían profetizado desde antiguo, para  aclarar vuestra mente y vuestro corazón.

Mi Predicación fue Vida, fue Luz, fue crecimiento. Era ésta Mi predicación, era para todas las generaciones posteriores.  Mi Muerte os trajo Vida. Mi Sacrificio como Cordero Divino, os trajo Vida.

Siempre, siempre, Mi Presencia, a través de los Sacramentos que os dejé, dan Vida. Que esta lección Mis pequeños la toméis para vosotros, al dejarMe actuar en vosotros ya que estaréis viviendo como Yo viví, para Mi Padre.

Que traigáis vida también para vuestros hermanos. Vuestra vida debe dar vida, que en ningún momento dejéis muerte en los corazones.

Que NO le quitéis la paz a vuestros hermanos, que les deis esperanza para seguir caminando y trabajando para su Dios

DejadMe actuar en vosotros para dar Vida. Vuestra humanidad a veces cae y podéis cometer errores que causan muerte espiritual en vuestros hermanos,Por eso, si me dejáis vivir a Mí vuestro Dios, vuestro Redentor, en vosotros; mas difícilmente será que caigáis en el pecado, en la distracción, en el error.

Yo os levantaré y os guiaré; seréis Mis instrumentos fieles, pero dejadMe actuar. Dadle ese regalo a vuestros hermanos, a la Humanidad entera, como Yo Mismo Me di como Regalo a todos vosotros.

Ciertamente sois pequeñitos, insignificantes al mundo, pero así os necesito; pequeñitos, insignificantes, en los cuales Mi poder y Mi Amor pueden actuar en su Omnipotencia Infinita.

Os he dicho que solamente así a través de los pequeños, insignificantes, puedo trabajar, puedo mostrar Mi Poder Divino. Dadle ese regalo a la Humanidad,

Que recordando Mi Nacimiento, se produzca vuestro nacimiento, el Nacimiento en el cual Yo Naceré en vosotros para vuestros hermanos.

HACED DE VUESTRO CORAZÓN UN NUEVO PESEBRE

Así voy pidiendo alrededor del mundo almas que quieran nacer en Mí, almas que Me acepten, almas en las cuales Yo pueda trabajar nuevamente

Y mostrarle al Mundo que su Dios todavía Vive, que su Dios los Ama, que su Dios los perdona, que su Dios los quiere de regreso en la Casa Paterna.

DejadMe vivir. DejadMe nacer. DejadMe dar Gloria a Nuestro Padre Dios a través de vosotros.

Sed pequeños, como Yo Me hice Pequeño para salvaros.Sí, Mis pequeños, en las Bodas de Caná, Yo ayudé a los novios.

Cuando os casáis, sois todavía adolescentes, pequeños, inexpertos y se necesita aún la guía adulta para poder hacer bien las cosas.

Mi Madre Intercedió por ellos.

Ésa época en la que sabéis, eran muy pequeños cuando se casaban, intercedió por ellos, porque es muy penoso ver que se acaba el vino, las viandas, que es la atención que tienen los novios hacia los invitados.

NO permitió Ella que se pusiera en evidencia ésa falta, ése deseo de halagar a los invitados, con la falta del vino. Me insistió, Me pidió que les ayudara, lo hice por Amor a Mi Madre.Mis pequeños, de Mi Madre obtenéis grandes cosas, acercaos a Ella,

Ella es todo Amor.

Me ha tenido a Mí, que Soy el Amor increado.

Ella vivió el Amor desde Su Nacimiento, pero de ésos nueve meses que Me tuvo en Su Seno, vivió Mi Amor, vivió el Cielo y eso marca a un alma tremendamente.

Cuando Me tenéis a Mí en vuestro corazón, en las almas queda una marca indeleble para toda vuestra vida.Un encuentro Conmigo, una experiencia mística, una experiencia de vida Conmigo, con vuestro Dios, marca vuestra existencia para siempre, porque al tener una experiencia del Amor Puro, del Amor Santo, del Amor Divino, las almas gozan infinitamente.

Os he dicho que el potencial de un alma es infinita y cuando Yo permito ésa Gracia, de tener el encuentro Conmigo, el alma goza infinitamente.

En vosotros queda el buscarMe y aprovechar ésas ocasiones y ésas ocasiones se pueden multiplicar si Me buscáis o también queda en vosotros hacerMe a un lado de vuestra vida, rechazarMe, NO querer estar Conmigo.

Yo Soy vuestro Dios, Yo tengo el mejor vino para cada uno de vosotros, Yo puedo hacer en vuestra vida ésas bodas Divinas en las cuales vuestra alma se despose Conmigo, con vuestro Dios,

Pero en vosotros queda el buscarMe, el querer estar Conmigo eternamente, el llenarse de Mí, el dejarse amar por Mí, vuestro Dios.

Yo os doy la libertad y en ésa libertad es como vosotros gozáis más; porque todo lo que se impone NO se goza, todo aquello que se acepta en libertad y por amor se goza, se vive, se transmite y se recuerda eternamente.

A eso os invito Mis pequeños, a que os dejéis marcar por Mí, con ésos actos Divinos, ésos encuentros Divinos de Mi Corazón hacia el vuestro.

AbridMe vuestro corazón con vuestra confianza y con ése deseo de estar Conmigo…

Y Yo os prometo grandes encuentros que gozaréis infinitamente.
Gracias, Mis pequeños.

Os Bendecimos en Nuestro Santo Nombre, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Que la Paz y el Amor estén siempre con vosotros y los vuestros y que la compañía y la veneración a Vuestra Madre Celestial os alcance la Vida Eterna.  

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: