Archivos diarios: 4/02/19

N250 ALMA CELESTIAL 1


Febrero 2 de 2019 

Habla Dios Padre 
Imaginad un campo de cultivo extenso, muy grande, con un potencial de producción increíble.

Lo admiráis, os embelesáis con él, os imagináis los cultivos y las riquezas que obtendréis con él pero si no lo trabajáis, si no lo abonáis, si no lo regáis; todos ésos deseos, solo en sueños se quedarán.

Así es vuestra alma, NO tenéis ni idea de la grandiosidad de vuestra alma, de las potencias que posee, de los frutos que puede dar.

El alma, Mis pequeños, es celestial, está creada a imagen y semejanza Mía y es inmortal, por ella podréis vivir en Mí vuestro Dios, ella puede llegar a estar perfectamente en Mí, como Yo puedo estar perfectamente en ella.

Sin Mi nada es, Conmigo lo es todo, Mis potencias pueden darse en ella y ella puede gozar por ello, lo inimaginable. El alma fue creada para compartir Mi Gloria, Mi Amor y Mi Vida pero el Pecado Original detuvo todo éste proceso.

Mi Hijo bajó a la Tierra a rehabilitar lo caído y a poner a caminar nuevamente la maquinaria que os va llevando a recuperar lo perdido.

Vuestra alma es el campo de cultivo, es extenso, es muy grande, ¡Es inmortal!, por lo tanto, su potencial es inmenso, es increíble.

Las almas son bellísimas, su luz es inmensa y bella, cuando están Conmigo, cuando se encuentran en estado de Gracia, cuando están llenas de Mi Amor y lo transmiten.

El alma fue creada para producir grandes frutos, frutos de vida, que son las virtudes. El alma debe producir, está hecha para ello, NO es concebible pensar en un alma estéril.Yo NO creé al alma para ser solamente admirada y ser solamente servida, porque a diferencia del cuerpo; el alma, mientras más se da  para el bien de las otras almas, más luz produce, más bella se hace.

Al cuerpo lo endiosáis, lo cuidáis de que no sufra, ni se dañe para que no pierda su vitalidad y su hermosura; pero mucho tiempo perdéis en daros cuenta de que el cuerpo se acabará tarde ó temprano.

Mientras que el alma, irá poniéndose más bella y más agradable a Mis Ojos con el tiempo, si Conmigo estáis.

Al alma hay que trabajarla, como el campo de cultivo; hay que remover la tierra, esto es, quitar toda impureza y todo aquello que le impida dar buenos frutos.

Hay que abonar la tierra para que esté llena de nutrientes para que crezcan las plantitas, esto es, hay que darle al alma todo aquello que la haga sensible al amor.

LAS SAGRADAS ESCRITURAS

Darle buenos sentimientos, buen ejemplo, buenas bases religiosas basadas en las Enseñanzas que os hemos dado.

Darle apoyo a las virtudes y dones que cada alma recibe en lo particular, para llevar a cabo su misión.

Enseñarle a orar, para que pueda tener la confianza y la seguridad de poder comunicarse Conmigo, con su Dios y Creador.

Hay que regar la tierra porque si, aunque tenga todo lo demás NO tiene el agua que le ayudará a darle vida a las plantitas que ahí se siembren, NO servirá para el fin que fue creada.

El alma, por más bella que pueda llegar a ser y con todo el potencial que tenga, si NO está en estado de Gracia, NO puede recibir Nuestra Vida, Nuestras Bendiciones en su máximo grado.NO puede ser canal de vida que utilizaremos para que por su medio otras almas obtengan Nuestras Bendiciones.

El estado de Gracia en el alma le asegurará a ésta, el poder recibir de continuo Nuestra Vida y así ésta brillará cada vez más ante las demás almas, porque así estará cumpliendo la misión por la que fue creada.

Mis pequeños, NO desperdiciéis el potencial que todos vosotros tenéis en vuestro interior, es vuestra alma la que vale y perdurará por siempre, cuidadla, abonadla, regadla para que sea fecunda a otras almas.

Porque mientras Yo os trato de dar la vida, vosotros vivís la muerte. Sí, Mis pequeños, suena raro esto, pero es la verdad,

Yo trato de derramar Mis Bendiciones, os trato de dar una vida más perfecta, una vida dentro de vuestra vida.Una vida que debéis llevar internamente y que se traduzca en actos de bondad y de amor, pero vosotros buscáis nada más la salud y la vida de vuestro cuerpo.

Buscáis la salud para no enfermaros, os llenáis de cosas externas, cuidados para vuestra piel, para vuestra envoltura; pero NO buscáis lo que verdaderamente os da vida, que es la vida que le deis al alma

Perdéis mucho tiempo en dar vida al exterior, pero no le dais vida al interior.

Os he dicho que vosotros dejaréis la envoltura, vuestro cuerpo, vuestro vehículo aquí en la Tierra, tarde ó temprano.

Y por más que hayáis vosotros perdido vuestro tiempo, invertido vuestro dinero en la salud de vuestro vehículo; al momento que Yo os pida cuentas y pida que vuestra alma se presente ante Mí, en ése momento vuestro cuerpo dejará de vivir.,,Y de nada sirvió Mis pequeños, que lo mantuvierais en buen estado, si vuestra alma NO está en buen estado.

Ciertamente debéis buscar la salud, para que vuestra alma pueda estar más tiempo sobre la Tierra en su posición de apóstol.

Sí, ésa es vuestra posición en la Tierra, ser apóstoles, llevar vida a vuestros hermanos, vuestro cuerpo tiene que estar saludable para estar al servicio de vuestra alma.

Y vosotros, una gran mayoría, ponéis todo vuestro entender y todo vuestro poder en mantener solamente salud en vuestro vehículo y NO en vuestra alma.

Por eso, muchos de vosotros tenéis un vehículo bien cuidado con un alma muerta ante vuestros hermanos. Estáis bonitos por fuera, pero internamente estáis sucios y feos.  Atended  más vuestro interior, Mis pequeños, os vuelvo a repetir;  porque vuestra alma es la que se va a presentar ante Mí y ¿En qué condiciones se va a presentar?

¿Estará bonita o estará fea ante Mí? ¿Vendrá llena de regalos espirituales o traerá las manos vacías? ¿Cómo estará vuestra alma para presentarse ante Mí y ante el Cielo entero?

Vosotros en vuestra soberbia, tratáis de estar agradables ante los ojos de los humanos, cuidáis lo humano; pero cuando os presentéis ante el mundo espiritual,

¿Cómo os estará vuestra alma?, ¿Cómo os presentaréis ante las bellezas de las almas?

Meditad esto Mis pequeños, porque NO sabéis ni el día ni la hora en que os presentaréis ante Mí, vuestro Dios, ¿Cómo estará vuestra alma?, meditadlo.Aunque sí, el cuerpo que os he dado es de suma importancia. Gracias a él, vuestra alma –espiritual-, puede moverse de un lugar a otro en éste mundo físico.

Sí Mis pequeños, vuestra alma, que es la que tiene la vida y le da vida al cuerpo, a pesar de tener potencias grandísimas, necesita en éste mundo físico de un cuerpo frágil, enfermizo, miserable, para poder ir de un lado a otro.

Ciertamente Mi Gracia fue perfecta y vuestros Primeros Padres poseían un cuerpo sin ningún tipo de imperfección.

Y sus carnes NO iban a sufrir enfermedad ni deterioro; pero el Pecado Original afectó todo lo creado y todo se corrompió.

Muchos de vosotros cuidáis mucho de vuestro cuerpo y eso es bueno, porque si NO está sano vuestra alma NO puede ir a misionar, llevando la Buena Nueva que os dejó Mi Hijo.  Vuestro cuerpo es simple vehículo del alma y digo simple, porque vuestras potencias espirituales e intelectuales, radican en el alma, NO en el cuerpo.

Ciertamente el hombre necesita de la unión del alma y del cuerpo para desarrollarse como ser humano, NO se le puede dividir.

Pero os vuelvo a repetir, sus potencias más importantes, radican en el alma y ello os lo dejé patente en las Sagradas Escrituras cuando se os dice que vuestra alma está hecha a imagen y semejanza Mía.

Ella es la que entra al cuerpo desde la concepción y ella saldrá del cuerpo y regresará a Mí, al terminar  su misión sobre la Tierra.

Os decía, que muchos de vosotros cuidáis mucho a vuestro cuerpo, al exterior, a vuestro vehículo. Algunos lo hacen en exceso a tal grado de que se os olvida de cuidar lo más valioso que tenéis y que es vuestra alma. Vuestra belleza real, la que se ve desde el Cielo, NO es la belleza del cuerpo, sino la del alma. El cuerpo es finito, el alma es infinita.

Cuando se realiza la concepción, por la fecundación humana, en ése preciso momento entra el alma a ésas primeras celulitas que ya unidas empiezan a formar vuestro ser: cuerpo y alma.

Pero además entra al mismo tiempo Mi Espíritu Santo quien os irá cuidando aconsejando y guiando toda vuestra vida.

Y así en lo futuro, ya crecido el cuerpo y listo para misionar, llevará siempre como huéspedes a Mi Espíritu Santo y a vuestra alma.

Y el cuerpo solo responderá a las órdenes que le dicte vuestra alma, guiadas por Mi Santo Espíritu y el resultado será el fruto que Me presentaréis al final de vuestra existencia.Imaginad que tenéis una casa muy bella, grande, elegante, bien pintada y muy bien arreglada por fuera y toda la gente que pasa la admira y quisiera tenerla en posesión,,,

Pero si vieran por dentro, ésta se encuentra despintada, sucia, mal cuidada y los huéspedes que la habitan se encuentran olvidados y mal alimentados, todo un desastre en el interior.

Este es el caso de una gran mayoría de vosotros, Mis pequeños. Cuidáis muy bien vuestro exterior, lo cuidáis tanto, lo perfumáis con aromas finos y caros, lo vestís con lo mejor; pero a Mi  Santo Espíritu y a vuestra alma, escasamente les hacéis caso.

No alimentáis vuestra alma, la tenéis olvidada, está débil y cae fácilmente en los combates espirituales.

Y Quien podría ayudaros con un buen consejo para vencer las tentaciones o ayudaros con un buen consejo para vencer las tentaciones o para vuestro desarrollo espiritual, tampoco le hacéis caso.Mi Santo Espíritu espera ser escuchado  y espera en vano que le escuchéis en vuestro interior, para que realmente llevéis a cabo una vida digna de hijos Míos en la Tierra.

Cómo presumís vuestro exterior, Mis pequeños, que hasta concursos hacéis para ver quién es más bello o bella,

Desperdiciáis Mi tiempo que os he concedido a cada uno para misionar en la Tierra, para ayudarMe en la conversión y salvación de vuestros hermanos.

Despreciáis a Mi Santo Espíritu que habita en vuestro interior y preferís hacer vuestra voluntad en todos los actos de vuestra vida, en lugar de escucharle a Él y así hacer Mi Voluntad, con lo que aseguraréis que vuestros actos todos serán perfectos y santos.

¿Os dais ahora plena cuenta de la realidad de vuestra existencia sobre la Tierra? Estáis desperdiciando el tiempo cuidando exageradamente lo que se va a destruir con la muerte.Y NO le estáis dando alimento Divino a vuestra alma para que cuando se separe de su vehículo, al llegar a Mí; venga fuerte, saludable y orgullosa por todas las obras buenas que realizó.

Para ayudarMe con la co-redención de todos vosotros al alimentar a vuestros hermanos con el verdadero alimento de Vida, que os dejó Mi Hijo y que os ayudará a vivir eternamente.

Cuidad de vuestro cuerpo, porque es vehículo del alma y, cuidadlo doblemente, porque es Templo de MI Santo Espíritu.

La salud de vuestro cuerpo y su buen cuidado deberá de estar al servicio de vuestra alma y ésta deberá estar dócil y humildemente donada a la Voluntad de Mi Santo Espíritu para que deis ejemplo santo y fruto abundante, entre los hombres.

Cuando el alma, huésped del cuerpo, se deja guiar por Mi Santo Espíritu, también huésped del cuerpo, vuestro cuerpo adquirirá una belleza sobrenatural porque la belleza interior que consiste en el AMAR, SERVIR Y ACTUAR en forma virtuosa,

En el Cielo, los hijos de Dios adquieren la BELLEZA DIVINA de su Padre, que es también un atributo divino.

Se revela hacia el exterior y aunque el cuerpo NO tenga rasgos bellos, Mi Amor puro y santo y Mi Vida en vosotros va a hacer que obtengan tal belleza sobrenatural.

En cambio, cuando cuidáis en exceso vuestro exterior, a pesar de que tengáis rasgos bellos, si vuestro interior es sucio, sin amor verdadero y sin virtudes, vuestro trato va a ser corriente, grosero, vil y sucio.

Y esto producirá una fealdad real que vosotros apreciáis externamente, lo cual provoca que os alejéis de ésa persona.

Cuando estáis Conmigo, fácilmente apreciáis la belleza interior, o sea, de las almas, de lo que realmente vale en vosotros,

Pero cuando no estáis Conmigo, os dejáis atraer sólo por el exterior bello y bien cuidado, pero que os acarreará problemas porque no viven en el verdadero Amor ni en la virtud.De polvo creé vuestro cuerpo y polvo se convertirá al finalizar vuestros días, en el suelo quedará y ahí habrá acabado su función,

en cambio el alma, hecha a Mi Imagen y Semejanza, vivirá eternamente y de acuerdo a vuestros méritos logrados, durante vuestra misión terrestre,

el estado de gozo eterno, variará, pero en mayor o menor grado vuestra alma gozará eternamente, si os dejasteis guiar por la Vida de Mi Santo Espíritu que habita en vosotros.

Os amo y os bendigo, Yo vuestro Padre y vuestro Dios. Os amo y os Bendigo en Mi Santísima Trinidad.

Yo os Bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, en el de Mi Santo Espíritu de Amor y en el Nombre de Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María, Madre del Redentor y Madre vuestra por siempre.

http://diospadresemanifiesta.com/