SEXTA LECCIÓN


Jesús, viendo a su Madre y junto a Ella. al discípulo que El amaba, dijo a la Madre: Mujer, ¡he ahí a tu hijo! . Luego dijo al discípulo: ¡He ahí a tu Madre! . Y desde entonces el discípulo la acogió en su casa. (Jn 19, 26-27) ¡La Madre de Jesús. es mi Madre!

Habla nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos, Estoy Crucificado y ciertamente le digo a Mi Madre “he ahí a Tu hijo”. Todos son Tus hijos, y quedasteis hermanados TODOS, sin fronteras, sin razas, sin prejuicios; todos hermanos, como lo sois en el Reino de los Cielos.

En la Cruz, en Mi Dolor os hermané, el pecado os ha separado, la maldad en vuestro corazón os ha separado, porque le abriste vuestro corazón a Satanás, el que es todo  mentira, el que es todo destrucción, el que separa lo que Yo uno.

Estos tiempos van a ser de vuestra cruz y os volveréis a hermanar, seréis verdaderamente un solo pueblo. El dolor, la destrucción, os hermanará, produciréis amor por ayudaros los unos a los otros y esto os preparará para Mi Segunda Venida, Mis pequeños.

¿Veis cómo de lo aparentemente malo, Yo saco un bien? Mis caminos NO son los caminos del hombre ni Mis Pensamientos, los vuestros. Yo busco el bien, busco vuestra unión, busco un solo Amor, que es el de Nuestra Santísima Trinidad, y lo queremos para vosotros.

Vosotros aceptasteis lo que Satanás os legó, que fue destrucción, muerte, maldad, vidas sin Vida, porque NO estáis viviendo.

Creéis vivir, pero la gran mayoría de vosotros estáis muertos porque el pecado habita en vosotros y NO lo queréis desechar de vuestra vida, que NO es Vida.

Aquellos que han luchado por mantener Mi Vida y que realmente tienen Mi Vida en su vida, ¡Benditos seréis!, Mi Corazón está con vosotros,  Mi Vida Divina habita en vuestro corazón, anida en vosotros, la habéis acogido y Yo he acogido vuestro corazón, ¡Benditos seréis, porque los ataques de Satanás, a pesar de que cada vez son mayores, vosotros os tomáis más fuerte de Mi Mano y Me pedís el NO separaros de Mí!

Vosotros, que estáis Conmigo, que no soltáis Mi Mano, que Me acompañáis en todo momento, aún a pesar de vuestras distracciones, olvidos y a veces indiferencia, a pesar de ello, os atraigo cada vez más a Mi Corazón.

Porque sois almas de lucha, sois almas verdaderas que aman el Amor, que respetan Mi Amor, que luchan por llenarse de Mi Amor, ¿Cómo Me puedo olvidar Yo de vosotros en éstos tiempos, si en la Obscuridad, que ya os rodea, Me buscáis? 

Ciertamente, encontraréis Mi Luz, vendréis a Mí, os protegeré y os consentiré. Vosotros sois Mis verdaderos hermanos, vosotros sois Luz del Mundo en estos momentos, vosotros sois Mi Verdadera Vida en éste Mundo que se ha dejado morir por haber seguido a Satanás.

Por vosotros Mis hermanos, Mis verdaderos hermanos, todo será reconstruido y éste Mundo Nuevo albergará nueva vida,

Mi Vida en vosotros, los que Me escogisteis, a pesar de la adversidad que vivíais a vuestro alrededor, a pesar de las tentaciones, a pesar de la facilidad que os daba Satanás de tomar lo prohibido y NO quisisteis hacerle daño a Mi Amor.

Yo Seré vuestro Premio, vuestro Tesoro, Yo Seré plenamente vuestra vida, Seré nuevamente vuestro Dios y vosotros Mi nuevo pueblo, el Pueblo del Amor.

Hijitos Míos, cuando Morí en la Cruz por vosotros, bajé a los Infiernos, Satanás creyó que Me iba a poder retener ahí, porque Yo había tomado todos los pecados del Mundo.

Me hice Pecado por todos vosotros, de hecho hubo una separación entre Mi Padre y Yo, por eso Le dije: “Padre, ¿por qué Me has abandonado?”

Él Me vio hecho pecado por vosotros, sufrí inmensamente, porque Mi Padre, NO puede estar en aquellos que tienen pecados graves, que han preferido vivir para Satanás y hubo una separación Divina dolorosísima, ya que en la Trinidad, SoMos Tres Dioses en Uno Sólo.

En ese momento, el pecado, vuestro pecado, el pecado de los hombres de todos los tiempos, que Yo tomé para vuestra salvación, Me separó de Mi Padre y del Espíritu Santo.

Fue algo dolorosísimo. Bajé a los Infiernos, creyó Satanás que Me iba a dejar ahí Mi Padre, porque Yo Me hice Pecado; pero le demostré a Satanás, Quién Soy Yo Y LO VENCÍ.

Sufrí por vosotros, el pecado no Me pudo retener en los Infiernos, Soy Dios y se lo demostré a satanás y ahora, os comparto a vosotros que Yo puedo vencer al ´Pecado, puedo vencer a Satanás y todo aquél que esté Conmigo, puede hacer lo mismo.

Fueron momentos muy dolorosos; pero también le mostré a los hombres Mi Poder y Mi Misericordia. Todo aquél que venga a Mí agobiado por sus pecados, éstos pueden ser perdonados y podéis regresar a Mí.Cualquier pecado puede ser perdonado, menos aquél contra el Espíritu Santo.

Y este es el pecado en el cual vosotros no creéis que Yo os pueda perdonar cualquier pecado que tengáis, porque en ese momento estaréis limitando Mi Poder y con esa falsa mentira, a donde os lleva Satanás, vosotros limitáis Mi Poder Salvador.

Todos aquellos que confían en  Mi Poder Divino, que confían en Mi Amor, se salvarán.

Ciertamente Satanás siempre os va a engañar, os va a hacer creer que vuestros pecados son tan grandes, que Nosotros en Nuestra Santísima Trinidad, NO os los podeMos perdonar. Y NO es así, Mis pequeños.

Sois pequeños y vuestros pecados nunca van a ser más grandes o más poderosos de lo que es Mi Misericordia.

Todos estáis llamados a regresar al Reino de los Cielos, por eso ME HICE PECADO por vosotros, por eso SUFRÍ TANTO por vosotros y POR ESO VENCÍ A SATANÁS y os demostré Mi Poder Divino, para que pudierais regresar al Reino de los Cielos.

Ciertamente, debéis mantener vuestra Fe en Mí, DEBÉIS CREER FIRMEMENTE EN LO QUE OS ESTOY DICIENDO Yo Soy vuestro Dios, en Mi Santísima Trinidad, Mi Padre os ha creado, Yo os he salvado y el Espíritu Santo os guía hacia la perfección. Estáis protegidos en todo momento, siempre y cuando creáis en Nuestra Santísima Trinidad, en Nuestro Amor, en Nuestra Misericordia Divina.

Fuisteis creados para vivir en el Amor y dar Vida a aquellos hermanos vuestros que necesitan vivir, también, en el Amor. En esto se resume toda la vida de un alma, en vivir en el Amor.

Satanás perdió el Amor, perdió esa Vida del Reino de los Cielos y por eso os ataca tanto, por envidia, porque ya no puede regresar al Reino de los Cielos.

Y esto lo podréis lograr si os mantenéis en vida espiritual con Nosotros. Os he dejado Mi Vida en la Eucaristía, Me tenéis ahí en cada Misa, Me tenéis en la Oración, en lo profundo de vuestro corazón.

Me tenéis en vuestros hermanos, cuando vosotros les dais lo que tenéis en vuestro corazón, que debe ser amor y esto a la vez, va a producir que vuestros hermanos os respondan también, con amor.

Todo fue creado en el Amor y satanás se ha encargado de ir destruyendo todo lo que se creó para el bien de vosotros, tanto a vuestro alrededor, como en vuestro interior.

La misión que tenéis, es Salvífica y Restauradora. 

Y es por eso que el Señor ha tomado mi vida por todos. Tengo que pensar continuamente en la reina Ester que fue arrancada de su pueblo para interceder ante el rey por su pueblo. Yo soy una pobre e impotente pequeña Ester, pero el rey que me ha escogido es infinitamente grande y misericordioso. ¨

Salvífica, porque ayudaréis a que muchas almas regresen a Mí.

Y Restauradora, porque con el amor que vosotros dejéis entrar a vuestro corazón, iréis reparando todo aquello que está a vuestro alrededor y que ha sido dañado por Satanás.

Ciertamente ahora veis y podría decir en forma natural, normal, la maldad que os rodea. Lo venís viviendo, lo veis por todos lados, os atemorizáis y esto NO fue así desde el Principio.

Fuisteis creados para vivir un mundo de Paz, de Amor, de Enseñanzas Divinas, porque aquellos que están Conmigo continuamente, reciben las Enseñanzas de Mi Santo Espíritu y vosotros vais creciendo en Sabiduría y en Amor.

Muchas veces se os ha dicho que sois como niños pequeñitos, que todavía os falta crecer mucho, que sois apenas como niños de párvulos, que NO conocéis todo lo que debéis conocer y que vuestros Primeros Padres sabían, pero que se perdió por el Pecado Original.

Después de que venga la Purificación Universal, os daréis cuenta qué es lo que había antes del Pecado Original y podréis comprobar y gozar todo lo que Yo os he dicho, en cuanto a vivir en un mundo de paz, de amor, de fraternidad.

Lo que tenéis ahora, son ataques continuos de Satanás en todo momento, alrededor de vosotros y en vuestro interior.  Os perdéis de las Enseñanzas Divinas, porque ya tenéis otros objetivos en vuestra vida; intereses mundanos, que os apartan de la verdadera Vida que debéis vivir, que es la que Nosotros os daMos.

Estáis viviendo un mundo totalmente diferente de lo que fue en el Principio; es como pasar de un Jardín hermoso, a un basurero hediondo, horrible, sucio.

Así es como estáis viviendo ahora, y la Purificación os llevará a vivir, nuevamente, en ese Jardín hermoso, bello, con aromas y colores bellísimos que aún no conocéis.

Pero necesito de todos vosotros, necesito que viváis con una Fe absoluta, que viváis en estado de Gracia continuo, que viváis deseando el cambio, habiendo cambiado primero vosotros en vuestro interior y que vuestras acciones sean las que se Me vieron hacer a Mí, vuestro Dios. 

Debéis ser ejemplo de vida, de un Cristo que vino a enseñaros a cómo vivir, a cómo morir y cómo resucitar.

Estáis llamados a cosas muy bellas, muy santas y lo podréis lograr, si Me invitáis a vivir en vosotros, si os dejáis guiar por Nosotros, en Nuestra Santísima Trinidad.

Y sobre todo, que os dejéis mover según, Nuestra Santísima Trinidad, os quiera mover.Cuando sois pequeñitos y camináis por la calle, vuestros padres os toman de la mano, porque si os dejan caminar por donde vosotros queréis, podréis tener caídas, dolores o accidentes graves.

Un padre o una madre que os aman, os cuidan, para que no tengáis tropiezo alguno. Y así estáis vosotros en lo espiritual y aún en lo humano.

Satanás os ha llevado a que os apartéis de Nuestra Sabiduría Divina y os hace creer que vosotros os podéis mover a vuestro antojo, con vuestro libre albedrío, que deja mucho que desear,

Y como os apartáis de Nuestros cuidados, Satanás os engaña y os lleva por caminos obscuros, peligrosos, pecaminosos y os accidentáis y caéis, a veces levemente, a veces gravemente y os puede llevar hasta la muerte eterna.

Por eso en Nuestra Santísima Trinidad, con Mi Madre, la Siempre Virgen María, con los Ángeles y Santos, vosotros sois cuidados, para que vuestro caminar sea seguro, sea sano, para que NO tropecéis, para que os mantengáis en el camino recto y podáis regresar fácilmente, al Reino de los Cielos.

Ciertamente estáis viviendo momentos difíciles, momentos de cambio, momentos en los cuales Satanás, al saber que le queda poco tiempo y que será vencido, está atacando a todas las almas de la Tierra y del Universo entero, para quitarles esa oportunidad de regresar al Reino de los Cielos.

Por eso, se os ha insistido tanto en la Oración, en la vida en la Gracia, creciendo en Conocimiento Divino, protegiéndoos con el Santo Rosario, protegiéndoos con la ayuda de las almas del Cielo.Se os viene previniendo de esto desde siempre, pero sois muy necios, NO QUERÉIS CREER, parece que NO os importa regresar al Reino de los Cielos.

Lo veis como una fantasía, un cuento de niños y los que pensáis así, tarde os daréis cuenta de que era real y os perderéis por toda la Eternidad.

Por eso, es imprescindible que viváis en Fe, en obediencia, en Sabiduría; para que entendáis estas Palabras de Amor que se os dan para vuestra seguridad espiritual, para que vuestra alma esté protegida, para que vuestra alma esté llena de Nuestro Amor, que es la principal protección del alma.

El Amor, el Amor Divino, el Amor Puro, el Amor Santo, Satanás NO PUEDE NADA contra aquél que ama verdaderamente, a Nuestra Trinidad y aquél que ama a sus hermanos con un amor de entrega, como lo hice Yo, por TODOS y para todos los Tiempos.

Soy vuestro Dios, Soy vuestro Salvador, Soy Cristo Jesús, que nuevamente os Llamo y os prevengo para lo que pronto ha de suceder.Os quiero de regreso al Reino de los Cielos, SUFRI DEMASIADO POR CADA UNO de vosotros.

Cada uno de vosotros estaba en Mi Alma, en Mi Pensamiento, en Mi Corazón, cuando sufría, Yo Me iba entregando por cada uno de vosotros. NO desperdiciéis Mi Sacrificio, Mi Donación, que fue para vuestra salvación eterna.

Meditad esto, Mis pequeños, PORQUE VUESTRA SALVACIÓN ETERNA, DEPENDE DE VUESTRA RESPUESTA. 

Vosotros tenéis una cruz de cada día, que NO os podéis apartar de ella NI la podéis negar, porque la cruz viene por el Pecado que se cometió por vuestros Primeros Padres.

Vosotros debéis padecer vuestra cruz y qué mejor cuando os unís a Mí, vuestro Dios.

Ahora os causa penurias, tenéis dolores, tenéis sufrimientos; pero vendrá el tiempo en que os daréis cuenta de lo que vosotros hicisteis, al haber ofrecido vuestra vida junto con la Mía en la Tierra.Cuando lleguéis al Reino de los Cielos, gozaréis inmensamente el haberos ofrecido a Mí y haber unido toda vuestra vida, toda vuestra cruz a la Mía.

Gozad pues desde ahora Mis pequeños, ésos grandes momentos que tendréis Conmigo cuando lleguéis al Reino de los Cielos y gozad Mi Cruz y agradeced la vuestra, porque muchas almas, MUCHAS ALMAS se van a poder salvar a través de vuestros ofrecimientos y de vuestro amor.

Yo os Bendigo en Nombre de Nuestro Padre Dios, en Mi Nombre y en Nombre del Amor del Espíritu Santo. Acudid a Nuestra Madre Santísima, Mi Madre, para que os lleve de la mano y os aliente a seguir adelante a pesar de que las cosas se vuelvan adversas en vuestra vida terrena.

Viviendo vida espiritual, ésta logra fortaleceros para vencer cualquier obstáculo.

Habla Nuestra Madre Santísima

Hijitos Míos, estos son Mis Tiempos, Tiempos de la Mujer, la Mujer escogida por Nuestro Padre Dios. Fui escogida para muchas Bendiciones. Mi principal Misión, traer al Redentor a la Tierra, Mi Hijo Jesucristo.

Pero Me concedió la Gracia también, de estar en estos Últimos Tiempos, presente ante todos vosotros, cuidándoos de las garras de Satanás y, sobre todo, la Gracia de vencer a Satanás, pisarle la cabeza, dejarlo sin poder.

Mis pequeños, en la antigüedad, la mujer NO tenía valor alguno y el que se Me haya dado ésa Gracia especial, de poder vencer al que se siente poderosísimo y sentirse casi dios, EL SER VENCIDO POR UNA MUJER, LE DUELE MUCHÍSIMO.

Ante las Potestades del Cielo, es una humillación tremenda ser vencido por una Mujer; ciertamente NO Soy cualquier Mujer, Soy La Mujer por excelencia.

Fui creada para una Misión importantísima dentro de la Salvación, pero lo que más Me gusta, es Mi Maternidad.

Primeramente Mi Maternidad Divina, de haber llevado en Mi Seno a Mi Dios, al Salvador, Mi Dios. Mi Dios en Mi Seno.

Y  luego la Gracia que Mi Hijo Me da en la Cruz, de Mi Maternidad humana, la Maternidad hacia todos vosotros.

Soy vuestra Madre, os cuido más que una madre, que ama infinitamente a sus hijos, os puede cuidar.

Estoy llena del Amor de Nuestro Dios y comparto Mi Amor con cada uno de vosotros. POCOS, muy pocos comprenden esta Maternidad Espiritual y sobre todo, todo lo que ganáis vosotros, Mis hijos, con el que Yo Sea vuestra Madre.

Ciertamente, satanás, ha tratado de hacerMe menos, ha convencido a muchos de vosotros de que NO Me tengáis la veneración que Me merezco y con eso, NO recibís de lleno todas las Bendiciones que Nuestro Padre Dios, en Su Santísima Trinidad, Me permite repartir a vosotros.

Pero, aun así, os amo, os voy protegiendo de las garras de Satanás y voy reuniendo el rebaño, el Rebaño Escogido, que permanecerá después de la Tribulación.

NO os imagináis, Mis pequeños, el regalo tan grande que os tiene reservado Nuestro Dios. AgradecedLe ya desde ahora, lo que os ha de dar por vuestra obediencia y fidelidad, por vuestro amor, por vuestro respeto a Sus Leyes.

Acudid a Mí, Mis pequeños, así como acudís a vuestra madre de la Tierra, Yo os conozco, también, a cada uno de vosotros, os cuido y os atraigo con Mi Amor de Madre.

La Mujer tiene una mayor delicadeza de trato hacia sus semejantes y, especialmente, a los que más quiere. Imaginad Mi Delicadeza hacia vosotros, Delicadeza Santa.

Venid a Mí sin temor, en plena confianza. Al conoceros perfectamente, también os comprendo, os ayudo a crecer espiritualmente y os aparto del mal que os rodea.

 Confiad en Mí, Mis pequeños, estos son Mis Tiempos. Tiempos señalados por el Padre, para ayudar a la Humanidad entera, aún a aquellos que NO Me buscan y que hasta Me rechazan.

Una Madre, soporta todo por amor. Es comprensiva, porque ama y siempre busca lo mejor para los hijos, aún a pesar de los errores que ellos tengan.

Venid con confianza a Mí, Mis pequeños, que Yo os llevaré hacia Mi Hijo, para que obtengáis de Él vuestro regalo eterno.

Os ayudaré a que lleguéis ante Él, limpios y preparados para recibir el Premio Eterno de vuestra salvación.

Satanás será vencido y vencido por Mí, una mujer.

Su humillación será grande, su dolor inmenso; vosotros sois Mis hijos y gozaréis Conmigo su derrota.

Venid pues Mis pequeños, a Mí, vuestra Madre del Cielo y vuestra Madre que también está con vosotros en la Tierra.

Os amo Mis pequeños, NO Me olvidéis, que estoy con vosotros en todo momento.

Hijitos Míos, Yo, como Madre vuestra, por ser Arca de Salvación para infinidad de almas que se acerquen a Mí, muchas, muchas almas serán salvadas, a pesar de que estaban prácticamente condenadas; porque Yo las atraeré al Corazón de Mi Hijo y Sus méritos las purificarán.

Son Mis tiempos, porque así lo ha permitido Nuestro Dios, Nuestro Creador, Mi Señor.

Son tiempos de Su Misericordia, en donde Me ha permitido a Mí, como Madre de la Misericordia, salvar a aquellas almas que están alejadas de Su Amor.

Primera Comunion de niños en IRAK

Voy buscando alrededor del Mundo ésas almas que están equivocadas, pero que todavía hay duda en su corazón, si seguir en la maldad o regresar al Bien, que alguna vez se les enseñó.

Estas almas todavía pueden salvarse, porque todavía tienen en su corazón remanentes del Amor de Nuestro Dios. Todavía la Gracia de Nuestro Dios puede penetrar a ellas y salvarles eternamente.

NO dudéis, Mis pequeños, de la gran Misericordia de Nuestro Dios, confiad y orad, pero con una seguridad tal de que podéis salvar almas para Nuestro Dios.

Por eso habéis sido preparados por años, para que vosotros confiarais en Su Amor, en Su Misericordia, sabiendo que, aún a pesar de que Su Justicia caiga ya sobre la Tierra, Yo puedo todavía tomar Su Misericordia Infinita para éstas almas que se puedan salvar.

Pero vosotros tenéis también que ayudarMe con vuestra oración, pero que sea una Oración Profunda, unida a la Mía.

Sois Mis hijos, Soy vuestra Madre y así juntos, debemos salvar a tantas, tantas almas engañadas pero que todavía llevan una pequeña Luz en su corazón.

Que el Amor Infinito del Padre, de Mi Hijo y del Espíritu Santo quede con cada uno de vosotros y Mi Amor de Madre os proteja y Me permita llevaros de regreso a la Casa Celestial.

Yo os Bendigo en Nombre de Nuestro Padre Dios, en Nombre de Mi Hijo, Verbo y Redentor, en Nombre de Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor y en Mi Nombre de Virgen y Madre, ejemplo de Virtud y de Amor. 

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: