Archivos diarios: 1/03/19

D77 CALVARIO DE VENEZUELA 7


CUMPLIMIENTO

LA VERSIÓN DE LAS REDES

Seguimos Orando por Tí Venezuela….

Ebullición en Venezuela por la ayuda: represión y deserciones en la frontera

CARACAS.- La Crisis de Venezuela tuvo otro punto de ebullición.

La represión militar contra voluntarios y ciudadanos, y la deserción de varios efectivos de la Guardia Nacional venezolana en la frontera de Colombia, marcaron el día D del desafío de la oposición contra el gobierno de Nicolás Maduro por el ingreso de la ayuda humanitaria.

“Todo aquel que no esté del lado del pueblo y que impida la entrada de la ayuda humanitaria es un desertor que traiciona a nuestro pueblo”, clamó Juan Guaidó,acompañado por el presidente colombiano, Iván Duque, en la propia frontera de Las Tienditas.

El líder opositor dijo que la operación “pacífica, multilateral y humanitaria” para permitir que la ayuda humanitaria enviada por la comunidad internacional ingrese a Venezuela había comenzado al mediodía.

Y que un camión con asistencia había logrado cruzar la frontera con Brasil.

El presidente encargado cruzó el puente de Puerto Santander, a una hora de Cúcuta, en la tarde de anteayer. Y lo hizo a la carrera, tras una odisea de 30 horas jugando al gato y al ratón en las carreteras del país.

El presidente de la Asamblea Nacional hizo caso omiso de la prohibición de salida del país, dictada por el Tribunal Supremo de Justicia.

Otro pequeño desafío dentro de esta pulseada histórica contra la revolución.

A primera hora de la mañana de ayer, cuatro guardias nacionales abandonaron sus posiciones en la zona venezolana para saltar la frontera y no participar así en la represión.

Uno de ellos empotró la tanqueta que conducía contra la barrera oficialista y se pasó al otro lado, pistola en mano.

“Yo tuve la valentía que muchos de mis compañeros no han tenido. Dentro de la tropa hay mucho desacuerdo, también oficiales.

Pero existe el miedo, no se puede decir nada en contra del gobierno. Ellos son 30 y nosotros, millones”, dijo el sargento Linárez.

Freddy Bernal, enviado del gobierno para “proteger” el estado fronterizo de Táchira, señaló que los militares venezolanos que desertaron y se fueron a Colombia, buscaban montar un “falso positivo” cuando chocaron sus tanquetas contra los obstáculos que bloqueaban el puente Simón Bolívar.  El antiguo comisario de policía respaldó durante toda la mañana a Diosdado Cabello, número dos de la revolución, que insistió hasta la extenuación en que esperaban en cualquier momento la invasión militar de Estados Unidos.

Sin embargo, nadie veía por allí a ningún marine.

“Pretendían decir que la Guardia Nacional estaba atacando a Colombia, ese es el falso positivo, eso es lo que Donald Trump había pedido”, culminó Bernal.

Guaidó, que ayer visitó un centro de acopio de ayuda en Cúcuta, anunció que concederá la amnistía a cualquier militar venezolano que deserte a través de la frontera con Colombia, cerrada por orden de Maduro.

“En mi condición de comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional, dadas las circunstancias excepcionales que vive la república, dejo sin efecto la calificación de traidores a la patria, para efectivos militares que crucen la frontera”, escribió en su cuenta de Twitter.

La Guardia Nacional actuó sin contemplaciones en el lado venezolano, incluso lanzaron gases lacrimógenos contra una procesión liderada por un padre católico, que bendijo a los manifestantes con una oración y agua bendita.

Monjas y mujeres, con banderas venezolanas, recibieron gases lacrimógenos como respuesta. Los gritos de “guardia, amigo, el pueblo está contigo”, de nada sirvieron en los primeros avances.

Muchas mujeres resultaron ahogadas por el gas, entre ellas varias monjas.Por lo menos una de ellas fue herida. Entre ellas estaban Mujeres de Blanco, quienes en 2016 protagonizaron la gesta de cruzar a la fuerza el puente fronterizo pese a la presencia militar.

En aquel tiempo, la frontera también estaba cerrada por orden de Maduro, que meses antes había expulsado a miles de colombianos del territorio venezolano.

Las mujeres compraron comida y medicinas en Cúcuta, y volvieron a Venezuela.

En tanto, irrumpió en la escena de la frontera el mayor general retirado Clíver Alcalá, quien fuera uno de los más poderosos militares con Hugo Chávez y lleva varios años en la disidencia chavista contra Maduro.

Lo hizo acompañado de otro mayor, dispuestos a sumarse a la entrada de la ayuda humanitaria.

Efecto Dominó de desertores en unas FF.AA. nerviosas

26 de febrero de 2019

CARACAS.- El efecto dominó avanza entre las filas militares del chavismo. Desde que el sargento Edgar Torres lanzó a primera hora del 23-F su tanqueta contra el muro de vallas levantado por la revolución sobre el Puente Simón Bolívar, entre la venezolana San Antonio y la colombiana Villa del Rosario.

Y abrió la primera ventana para huir del chavismo, la fuga no ha cesado.

Por lo menos 180 militares y policías venezolanos saltaron hasta el mediodía de ayer las fronteras con Colombia y Brasil, según los reportes de ambas administraciones.

Lo hicieron de cualquier forma, atravesando las trochas (pasos ilegales), cruzando entre los arbustos o camuflados con camisetas del Barça de Messi.

Algunos de civil, otros con sus uniforme; unos pocos con sus familias, otros con sus perros antidrogas. Incluso uno de ellos herido en la pierna por el disparo de un antiguo compañero.

“Soy el sargento primero Luis Eduardo González. Hemos tomado la decisión de desertarnos de esta Guardia Nacional, pero no por la institución, sino por los jefes, que son los principales corruptos y los que pretenden que nosotros arriesguemos nuestra vida por ellos y no por el pueblo.

Y nosotros no somos así, señores. De verdad que no. Cuántas personas no mataron en Santa Elena del Uairén (frontera con Brasil). Nosotros estuvimos todo el tiempo en contra de eso, señores”.

Otro crítico con el “hijo de Chávez”, el general Hugo “El Pollo Carvajal”, exhortó a sus “hermanos de armas a cumplir sus deberes patrios.

Defiendan al pueblo y a la Constitución. ¡Su lealtad es hacia el pueblo!”.Carvajal, jefe de la contrainteligencia con Chávez y con Maduro, reconoció la semana pasada la presidencia encargada de Juan Guaidó y acusó a Maduro de ser un “asesino” y un “dictador”.

El jefe del Parlamento aprovechó su estancia en Bogotá, antes de la cumbre del Grupo de Lima, para reunirse con los militares “que no son desertores, porque ningún militar que se ponga al lado del pueblo lo es”.

En una imagen que ya forma parte de la historia del desafío contra la revolución, Guaidó arengó a los militares y escuchó cómo estos le aseguraban que muchos más están por unirse a sus filas.

“A las Fuerzas Armadas les decimos que pueden elegir la generosa oferta de amnistía del presidente Guaidó. Pero si no, en última instancia, perderán todo”, insistió ayer el vicepresidente norteamericano, Mike Pence.

La deserción masiva desde 2017 (al menos 4000, según fuentes militares) sumada al descontento general entre sus filas explican las prisas de Maduro para incorporar a filas a los dos millones de milicianos, una cifra oficial no confirmada por expertos independientes.

El fracasado reclutamiento de jóvenes ha reforzado la apuesta del chavismo por unos milicianos salidos de las filas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), miembros de consejos comunales y de las unidades de batalla Hugo Chávez.

Todos ellos sin formación, cuya principal función es rellenar los mítines revolucionarios, participar en las maniobras militares, protagonizar acciones pintorescas (como la toma de una plaza con fusiles imaginarios) que se convierten en vídeo virales y cumplir ciertas funciones de seguridad en la puerta de hospitales o en las colas por comida.

“Mucho nerviosismo por la situación. Esta semana se prevé el anuncio de un aumento de salario para la FANB como incentivo de lealtad”, adelanta Rocío San Miguel, presidenta de Controlo Ciudadano para la Fuerza Armada.

Guaidó se reunió con los militares que abandonaron a Maduro: “Reconocemos su espíritu patriota”

Fuente: Reuters

25 de febrero de 2019  • 08:13

CÚCUTA (AFP).- El sábado pasado, el #23F, fue un día importante paraVenezuela por varias razones.

Una fue la ayuda humanitaria internacional, que ingresó en dos camiones por la frontera de Colombia y que también quedó varada, en varios vehículos más,  debido al ataque de los partidarios del presidenteNicolás Maduro, que incendiaron varios kilos de comida y medicinas.

Otra fue la represión, los cruces entre las milicias del gobierno y los venezolanos que apoyan a Juan Guaidó, el líder de la oposición que asumió como presidente encargado del país en medio de la crisis, y que provocaron al menos cinco muertos y cientos de heridos.

Y la última fue la deserción. El sábado 23 de febrero un total de 156 integrantes de las fuerzas bolivarianas desertaron y cruzaron a Colombia.

De acuerdo con lo publicado por el diario El Universal, el presidente encargado (reconocido por más de 50 países) les dijo: “Quemaron comida y medicinas, son acciones imperdonables. Sabemos que vendrán más compañeros a defender la libertad”.

Días antes había ofrecido amnistía a los miembros de la Fuerza Armada que rompieran con Maduro, cuya permanencia en el poder depende en su mayoría del apoyo militar.

“Fuera la tiranía y viva la libertad mi comandante en jefe”, le respondió uno de los agentes y Guaidó agregó: “Fuera la tiranía, viva la libertad, viva el honor y viva la patria”.

Luego, el líder de la oposición agrega que la cifra de desertores esta vez era sin precedentes y entonces recibe un aviso por parte de los oficiales: “Y vienen más mi comandante en jefe”.

A eso, el presidente de la Asamblea Nacional retrucó: “Quiero que vengan pero también que vayan”, en un pedido de salir a defender a los venezolanos.

Tras la fallida operación con la que pretendía pasar asistencia donada, el presidente encargado pidió a la comunidad internacional dejar “abiertas todas las opciones para lograr la liberación”.

Y ayer también el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, advirtió que los días de Maduro “están contados”.

El líder opositor adelantó que discutirá con los cancilleres de las 14 naciones americanas del grupo “posibles acciones diplomáticas” contra Maduro.

Será la primera vez que el bloque, creado en 2017 para promover una salida a la crisis venezolana, delibere directamente con Guaidó.

El gobierno colombiano ordenó el cierre de los cuatro pasos fronterizos que conectan el departamento de Norte de Santander con Venezuela durante 48 horas para evaluar los daños ocasionados por los disturbios.

67 militares cambian de bando y un general de peso reconoce a Guaidó como presidente

23 de febrero de 2019  • 21:57

“¡La orden es masacrar al pueblo!”, gritó el penúltimo guardia nacional tras cruzar la frontera, huyendo desde Venezuela, mientras era protegido por soldados colombianos de la ira popular a las 20 horas locales (21 en Argentina).

“¡Sacar a los colectivos y sacar a los presos a la calle!”, añadió el sargento Miguel Tolosa.

Con este salto de frontera son ya 67 militares los que han abandonado el bando revolucionario en una sola jornada, 59 en Cúcuta y 8 en Arauca.

Todos ellos han recibido salvoconducto de las autoridades colombianas, incluso algunos de ellos conversaron, y se cuadraron, ante el presidente encargado, Juan Guaidó.

Colombia analizará cada caso en particular. Dos de los guardias escaparon junto a sus familias.

La mayoría son miembros de la Guardia Nacional Bolivariana, el cuerpo militar especializado en orden público que durante las protestas de 2017 encabezó la represión contra los estudiantes.

La mayoría son sargentos y tenientes, además de soldados. Al frente de todos ellos el mayor José Sandoval.

Entre los que han huido de su país se encuentran dos mujeres de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), quienes no aguantaron sus propias lágrimas ante los “cañonazos” de sentido común que le enviaron los voluntarios…

Y decidieron echar a correr, un oficial de la Armada y un agente de las Fuerzas Especiales (FAES), los temidos escuadrones de la muerte.

Se trata de William Cansino, quien saltó a la libertad desde la trinchera chavista, para ya en Colombia asegurar que el 80% de sus compañeros no están con Maduro.

En el puente fronterizo también hicieron acto de presencia el mayor general retirado Clíver Alcalá, militar clave durante la época de Chávez y disidente desde hace dos años, acompañado por el mayor Hugo Enrique Parra, en activo, otro alto oficial que reconoció públicamente al presidente encargado.

Durante el día, el general Alexis López Ramírez (un peso pesado del Ejército, quien había demostrado su incomodidad desde la destitución de la fiscal rebelde, Luisa Ortega, hace dos años) reconoció a Guaidó como presidente.

“El único civil que puede comandar la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) es el presidente de la República. Desde hace unos años vemos como gobernadores, jefes del PSUV, policías y ese adefesio que llaman protectores se abrogan el mando de nuestra FANB.

Exijo respeto a la Constitución”, subrayó el general López Ramírez, en alusión directa a Freddy Bernal, el polémico expolicía chavista que comanda las tropas en la frontera.

Hasta hace dos años, López Ramírez comandaba el Consejo de Defensa Nacional, de cuya secretaría dimitió. El general volvió a criticar la presencia de militares cubanos, “que hacen el trabajo de los estados mayores”.

Van 326 militares que abandonan a Nicolás Maduro en medio de crisis venezolana

26 Feb 2019

Las fuerzas armadas prefieren entregarse en las fronteras de Colombia para evitar participar en este conflicto

Al menos 326 militares venezolanos han desertado y pedido refugio en Colombia, una cifra que las autoridades colombianas consideran que seguirá creciendo, informaron este martes fuentes oficiales.

 “Al momento hemos recibido más de 230 hermanos venezolanos, militares de la Guardia (Nacional Bolivariana, GNB) que viene huyendo de Venezuela a solicitar apoyo en nuestro país, es una cifra que viene creciendo”, dijo el director general de Migración Colombia, Christian Krüger, en un video difundido por su despacho.

Algunos de estos militares, según detalló, llegan a Colombia con uniforme y armamento, mientras que otros lo hacen de civil y en ocasiones acompañados por sus familias.

Más de 320 miembros de las Fuerzas Armadas de Venezuela han dejado sus puestos y han llegado a Colombia, según la agencia migratoria de ese país. ¿Cuál es el tamaño de la Fuerza Armada en Venezuela?

Por eso, Krüger comentó que ante esa situación varias entidades colombianas están trabajando “eficientemente y rápidamente” en cada uno de los casos que atenderán de manera individual.

En este sentido, destacó que a su llegada solicitan refugio, por lo que cada caso es analizado por la Cancillería para darles una respuesta conforme a la información que aportan y tras un “trabajo de verificación”.

“Estamos actuando de manera articulada, de manera coordinada para otorgar esta condición de refugio a las personas que corresponde y no otorgársela a esas personas que pretendan afectar la seguridad, que pretendan obtener un beneficio de esos y no tener derecho”, subrayó el director de Migración Colombia,.

“¿Dónde está el socialismo? El sueldo no te alcanza ni para los pasajes”, le dice a BBC Mundo uno de los militares desertores.

En su opinión, estas personas abandonan Venezuela por la presión de los “colectivos”, nombre con el que se conoce a los grupos de civiles habitualmente armados y considerados como paramilitares; la falta de comida y la situación política.

Las deserciones comenzaron el pasado sábado, cuando un grupo de voluntarios intentó ingresar desde Colombia y Brasil la ayuda humanitaria colectada por una coalición internacional y que busca aliviar la crisis que se vive en Venezuela.

270 militares y policías de Venezuela desertaron e ingresaron a Colombia

Cien miembros de las fuerzas armadas venezolanas cruzaron la frontera con Colombia en las últimas horas, elevando el total de desertores a 270 al cierre de este lunes

26.02.2019 / 12:14 pm

Cúcuta. Cien miembros de las fuerzas armadas de Venezuela cruzaron la frontera con Colombia en las últimas horas, elevando el total de desertores a 270 al cierre de este lunes, indicó la autoridad migratoria en un comunicado.

Los uniformados entraron al país “huyendo de la dictadura de Nicolás Maduro, buscando protección y ayuda” tras los desmanes ocurridos el fin de semana, cuando voluntarios movilizados por el líder opositor Juan Guaidó intentaron ingresar asistencia humanitaria al país petrolero, precisó la institución.

Los militares y policías -cuyo rango no ha sido precisado- ingresaron en su mayoría por la frontera de Norte de Santander con el estado venezolano Táchira.

De acuerdo a las entrevistas adelantadas por Migración Colombia, en los últimos días llegaron uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana, y la Policía Nacional Bolivariana, entre otras.

De este grupo, varios estaban acompañados por sus familias por temor a las represalias.

“En un solo día, más de 120 oficiales, suboficiales y soldados de la FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana) de Venezuelase incorporaron bajo las órdenes de (el presidente encargado de Venezuela) Juan Guaidó a la ruta constitucional de sacar al dictador que abusivamente ocupa Miraflores.

La consigna: liberar al pueblo venezolano y devolverle la democracia”, había dicho la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, el domingo.

La funcionaria acompañó este domingo al presidente colombiano, Iván Duque, en un recorrido por los puentes internacionales Francisco de Paula Santander y Simón Bolívar, en donde este sábado hubo disturbios durante el primer intento de envío de ayuda humanitaria a Venezuela.

“Está demostrado que las Fuerzas Militares de Venezuelahan tomado contacto con la realidad y no cometieron todos estos atropellos, sino que lo hicieron los colectivos, que no representan a los militares de Venezuela”, comentó Ramírez sobre el saldo de 285 heridos que dejó el primer intento de envío de ayuda humanitaria a Venezuela desde Colombia.

El director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, explicó el proceso que siguieron los militares desertores para solicitar protección de las autoridades colombianas.

“El procedimiento es acercarse a autoridades migratorias y nosotros le otorgamos un salvoconducto”, manifestó.

Dicha solicitud, agregó, “tiene análisis previos del argumento que están dando para la concesión del refugio y, en base a eso, se le concede la posibilidad de refugio o no”.

El proceso de deserción comenzó hacia las 08:00 hora local (13:00 GMT) del sábado cuando cuatro miembros de la Guardia Nacional solicitaron la protección de las autoridades de este país en la ciudad de Cúcuta.

Tres miembros de la guardia venezolanaacaban de desertar de la dictadura de Nicolás Maduro en el Puente Internacional Simón Bolívar y han solicitado ayuda a Migración Colombia”, dijo más temprano un comunicado oficial.

Posteriormente, Migración agregó que un sargento venezolanotambién desertó de las filas en el Puente Francisco de Paula Santander.

Los primeros miembros de la Guardia Venezolana que se entregaron en el Puente Internacional Simón Bolívar son el teniente Richard Sánchez Zambrano y los sargentos mayores Edgar Torres Valera y Óscar Suárez Torres.

“Bienvenidos, bienvenidos. Así es. Gracias por apoyarnos. Todos somos Venezuela. Ustedes, militares, también son venezolanos”, gritaron algunos civiles presentes en el Puente Internacional Simón Bolívar.

Los tres primeros miembros de la guardia venezolana que desertaron fueron recibidos con aplausos y vivas y visiblemente emocionados saludaron a quienes a esa hora hacían presencia en el paso fronterizo.

Abrazados por personal de Migración Colombia los militares pasaron hacia Cúcuta en donde se les restará asistencia.

Durante la deserción, la tanqueta en la que se movilizaban los miembros de la Guardia Nacional Bolivariana rompió las barreras instaladas por el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro en el puente y atropelló a dos personas.

Se trata de Ana Gabriela Petit, de 24 años, quien presenta herida abierta en la región frontal, y Henry Alexander Rincon, de 16 años, que tiene politraumatismos en miembros inferiores.

¿Qué impacto tendrán las deserciones militares en Venezuela?

Más de 300 militares y policías venezolanos cruzaron a Brasil o Colombia, desertando a las fuerzas armadas de su país y reconociendo como presidente interino a Juan Guaidó

26.02.2019 / 10:13 pm

Caracas. Más de 300 efectivos militares y policiales de Venezuela desertaron en los últimos días, cruzaron a Colombia o Brasil y reconocieron al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino.

¿Presagia esta erosión un quiebre inminente del principal sostén del gobiern de Nicolás Maduro?

Empezó como un goteo el pasado sábado, durante la fallida operación de ingreso de ayuda humanitaria, bloqueada por los militares venezolanos en medio de disturbios que dejaron cuatro muertos y decenas de heridos en las fronteras con Colombia y Brasil.

Pero ya suman 326 en Colombia y siete en Brasil, según autoridades de ambos países, la gran mayoría de rangos bajos y medios. Algunos salen, incluso con familia, huyendo de la grave crisis económica que afecta a la población civil y también a la tropa.

“El poder militar de Maduro está sometido a esta dinámica erosiva que ya ha sufrido su apoyo popular. Las deserciones forman parte de un proceso de desgaste, de socavamiento de las bases”, declaró a la AFP el analista Luis Salamanca.

Guaidó, quien se halla en Colombia desde el pasado viernes desafiando una prohibición de salida del país, ofrece amnistía a los uniformados que rompan con Maduro, pero el mando militar, al que el mandatario socialista ha dado vasto poder, le declara lealtad.

Buscando quebrar a la cúpula, Estados Unidos, decisivo aliado de Guaidó, ofreció incluso eximir de sanciones a los oficiales que reconozcan a Guaidó, tras lo que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, dijo que no se dejarán comprar.

“Este un proceso que no se nota muchas veces, una vía que no gusta mucho a la gente porque es lenta, pero que puede tener velocidad mayor en la medida en que los militares y civiles vean que el gobierno se puede desmoronar”, agregó Salamanca.

De 32 ministros, nueve son militares y dirigen carteras estratégicas como Defensa, Interior, Agricultura, Alimentación y la petrolera PDVSA, corazón económico del país.

La Fuerza Armada, con unos 365.000 efectivos y cerca de 2 millones de milicianos civiles adscritos, tiene banco, televisora, constructora, compañía minera y gasífera, todo un poder que fue aumentando a medida que crecía la impopularidad de Maduro, según analistas.

“La deserción de soldados sueltos no va a quebrar el sistema de Maduro por sí mismo. Tiene que pasar al nivel mas alto, almirantes, capitanes, coroneles, y generales”, afirmó a AFP Christopher Sabatini, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad de Columbia.

Pero Diego Moya-Ocampos, del IHS Markit (Londres), destaca que así como es difícil que rangos bajos o medios puedan conducir con éxito un golpe de Estado o una insurrección, también lo es que el aparato de seguridad defienda áreas estratégicas, si aumentan las deserciones”.

Las fisuras, aunque hasta ahora no determinantes, son más evidentes: unos 180 efectivos fueron detenidos igualmente en 2018 acusados de conspirar, según la ONG Control Ciudadano.

Dos generales figuran entre los apresados por el estallido de dos drones cargados de explosivos cerca de una tarima donde Maduro encabezaba un acto militar, el pasado 4 de agosto.

– Hambre en los cuarteles –

En un país donde pocos escapan a la escasez de comida y medicinas y a la hiperinflación, unos 4.300 efectivos desertaron de la militarizada Guardia Nacional en 2018 y unos 10.000 miembros de la Fuerza Armada pidieron la baja desde 2015, según Control Ciudadano.

Para Sebastiana Barraez, experta en temasmilitares, “lo que está pasando es la demostración más fehaciente del quiebre de los pilares fundamentales de la Fuerza Armada”.

“Son militares que ya no pueden resistir las presiones, que son obligados a asistir a actos, que desconocen a sus mandos superiores”, manifestó.

El 21 de enero, dos días antes de que Guaidó se autoproclamara presidente interino luego de que el Congreso declaró a Maduro “usurpador” por considerar su reelección fraudulenta, 27 militares se rebelaron. Algunos se quejaron en videos de la mala situación en la que estaban en los cuarteles.

El sargento Carlos Eduardo Zapata, uno de los que desertó la semana pasada y cruzó a Brasil, resumió así la situación en los cuarteles: “No hay comida. No tienen colchones, nosotros los sargentos de la Guardia Nacional estamos durmiendo en el suelo”.

“No tenemos para comprarle un kilo de leche a nuestros hijos, los hijos están flacos”, agregó.

Rocío San Miguel, presidenta de Control Ciudadano refirió que “hay mucho nerviosismo por la situación. Esta semana se prevé el anuncio de un aumento de salario para la Fuerza Armada como incentivo de lealtad”.

A juicio de San Miguel, “el abandono de efectivos militares a Maduro va a continuar y solo los que están comprometidos en graves violaciones a los DDHH están dispuestos a seguir apoyándolo”.

No obstante, agregó la especialista a la AFP, eso “no sin tener un Plan B de huida que todos en el alto mandmilitar lo tienen, pues ninguno se va a inmolar por él”.

Tres militares venezolanos explican a CNN sus razones para desertar

El enviado especial Marcos Moreno, tuvo la oportunidad de entrevistar a tres jóvenes venezolanos que le dijeron a CNNE que estaban desertando del ejército venezolano.

Jean Carlos César Parra, Jorge Luis González y Carlos Eduardo Zapata pidieron refugio en Brasil y hablaron directamente con este medio.

Atravesaron la frontera en Brasil con sus uniformes. La falta de medicamentos, el alto costo de los medicamentos y la corrupción son algunos de los motivos. Dicen que temen represalias contra sus familias.

Por Marcos Moreno, para CNN

Publicado a las 22:54 ET (03:54 GMT) 24 febrero, 2019

Militares y policías desertan y reconocen a Guaidó como presidente

Al menos 23 personas han desertado de sus puestos tanto en la Guardia Nacional Bolivariana como en la Policía Nacional Bolivariana. Además, el mayor del Ejército Hugo Parra también desertó y anunció públicamente que reconoce a Juan Guaidó como presidente de Venezuela.

Por CNN Español

Publicado a las 16:15 ET (21:15 GMT) 23 febrero, 2019

Desertan 85 militares venezolanos en un día a Colombia y ya suman 411

Al menos 85 militares de Venezuela desertaron y entraron en Colombia en las últimas 24 horas, con lo que ya son 411 los miembros de las fuerzas chavistas que decidieron salir de su país

27.02.2019 / 12:08 pm

Cúcuta. Al menos 85 militares de Venezuela desertaron y entraron en Colombia en las últimas 24 horas, con lo que ya son 411 los uniformados que han cruzado la frontera desde el pasado 23 de febrero, informaron este miércoles fuentes oficiales.

La mayoría de estos militares (328) se presentaron ante la delegación regional Oriente de Migración Colombiaque abarca los departamentos de Santander y Norte de Santander, cuya capital es Cúcuta y que alberga el principal paso fronterizo con Venezuela, según detalló esa entidad.

En el área metropolitana de Cúcuta están los puentes internacionales Simón Bolívar, Francisco de Paula Santander y Tienditas, además de innumerables pasos ilegales a través de trochas.

Ante la sede de Migración Colombiaen la Orinoquia, que incluye los departamentos fronterizos de Arauca, Guainía, Vaupés y Vichada, se presentaron 37 militares venezolanos.

Al departamento de La Guajira (norte) llegaron 26 militares, mientras que en el resto de la región caribeña se presentaron 6, en la región andina 7, en la zona occidental 6 y uno más llegó a Antioquia, cuya capital es Medellín.

De acuerdo a las entrevistas adelantadas por Migración Colombia, en los últimos días llegaron uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana, y la Policía Nacional Bolivariana, entre otras.

De este grupo, varios estaban acompañados por sus familias por temor a las represalias.

“En un solo día, más de 120 oficiales, suboficiales y soldados de la FANB (Fuerza Armada Nacional Bolivariana) de Venezuela se incorporaron bajo las órdenes de (el presidente encargado de Venezuela) Juan Guaidó a la ruta constitucional de sacar al dictador que abusivamente ocupa Miraflores.

La consigna: liberar al pueblo venezolano y devolverle la democracia”, había dicho la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, el domingo.

La funcionaria acompañó este domingo al presidente colombiano, Iván Duque, en un recorrido por los puentes internacionales Francisco de Paula Santander y Simón Bolívar, en donde este sábado hubo disturbios durante el primer intento de envío de ayuda humanitaria a Venezuela.

“Está demostrado que las Fuerzas Militares de Venezuelahan tomado contacto con la realidad y no cometieron todos estos atropellos, sino que lo hicieron los colectivos, que no representan a los militares de Venezuela”, comentó Ramírez sobre el saldo de 285 heridos que dejó el primer intento de envío de ayuda humanitaria a Venezueladesde Colombia.

El director de Migración Colombia, Christian Krüger Sarmiento, explicó el proceso que siguieron los militares desertores para solicitar protección de las autoridades colombianas.

“El procedimiento es acercarse a autoridades migratorias y nosotros le otorgamos un salvoconducto”, manifestó.

Dicha solicitud, agregó, “tiene análisis previos del argumento que están dando para la concesión del refugio y en base a eso, se le concede la posibilidad de refugio o no”.

El proceso de deserción comenzó hacia las 08:00 hora local (13:00 GMT) del sábado cuando cuatro miembros de la Guardia Nacionalsolicitaron la protección de las autoridades de este país en la ciudad de Cúcuta.

“Tres miembros de la guardia venezolana acaban de desertar de la dictadura de Nicolás Maduro en el Puente Internacional Simón Bolívar y han solicitado ayuda a Migración Colombia”, dijo más temprano un comunicado oficial.

Posteriormente, Migración agregó que un sargento venezolanotambién desertó de las filas en el Puente Francisco de Paula Santander.

23 feb. 2019

Los primeros miembros de la Guardia Venezolanaque se entregaron en el Puente Internacional Simón Bolívar son el teniente Richard Sánchez Zambrano y los sargentos mayores Edgar Torres Valera y Óscar Suárez Torres.

“Bienvenidos, bienvenidos. Así es. Gracias por apoyarnos. Todos somos Venezuela. Ustedes, militares, también son venezolanos”, gritaron algunos civiles presentes en el Puente Internacional Simón Bolívar.

Los tres primeros miembros de la guardia venezolanaque desertaron fueron recibidos con aplausos y vivas y visiblemente emocionados saludaron a quienes a esa hora hacían presencia en el paso fronterizo.

Abrazados por personal de Migración Colombia los militares pasaron hacia Cúcuta en donde se les restará asistencia.

Durante la deserción, la tanqueta en la que se movilizaban los miembros de la Guardia Nacional Bolivariana rompió las barreras instaladas por el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro en el puente y atropelló a dos personas.

Se trata de Ana Gabriela Petit, de 24 años, quien presenta herida abierta en la región frontal, y Henry Alexander Rincon, de 16 años, que tiene politraumatismos en miembros inferiores.

Fuente: AFP / EFE  Agencias Reuters y AFP