D79 LAS SEIS TROMPETAS 2


10 de Marzo de 2019

Hijitos de mi Corazón, la Paz de mi Señor esté con todos vosotros y mi Protección Maternal, os acompañe siempre Pequeñitos.

Todo está por cumplirse como está escrito en la Santa Palabra de Dios; sufro viendo como ésta Humanidad de estos Últimos Tiempos, cada día se aparta más de Dios.

El Castigo muy pronto vendrá y ya no podré evitarlo, porque es la Justicia de Dios quien lo envía, para restablecer el orden y el derecho en la Creación.

El Cielo hijitos está muy triste por vuestro mal comportamiento, muchas almas se van a perder y millones van a perecer al Paso de la Justicia Divina.

La Fuerza de la Naturaleza se desatará en toda la Tierra y NO va a haber lugar seguro en ella.Corred, nuevamente os digo, a poner vuestras cuentas en orden. Buscad a uno de mis predilectos y haced una buena confesión de vida; preparaos espiritualmente, porque los días de la Justa Ira de Dios, están por comenzar.

NO sigáis en vuestro pecado, despertad, porque YA ESTÁN SONANDO LAS TROMPETAS DE LA JUSTICIA DIVINA, que os anunciarán el comienzo de la Gran purificación y ya no habrá marcha atrás.

Recogeos en oración, ayuno y penitencia, para que podáis sobrellevar los días de Justicia Divina que se aproximan.

Hijitos, todos los obradores del mal, van a desaparecer de la faz de la tierra; sólo quedará en ella, el Pueblo de Dios que será purificado, como se purifica el oro en el fuego; la purificación del pueblo elegido, será hasta que brille como Crisol.

Sólo así purificado, podrá habitar la Nueva Creación de Dios.Se acercan los días mis niños, en que clamaréis al Cielo y parecerá que NO os escuchará; la Humanidad muy pronto va a sentir y experimentar, lo que es estar sin el Espíritu de Dios. 

Clamarán y gritarán: ¡Señor, Señor, ven a salvarnos y nadie los escuchará! Sólo los que estén en gracia de Dios y pongan su Fe y confianza en el Señor, podrán superar esta Prueba.

¡Aridez espiritual y ausencia de la Palabra de Dios, por un tiempo os acompañará; vuestra fe, será puesta a prueba!. Seréis tentados y atacados por los demonios, y muchos por no estar preparados se van a perder.

La prueba de fe, acrisolará vuestro espíritu; por eso hijitos os exhorto a que leáis la Santa Palabra de Dios, la grabéis y meditéis en vuestro corazón, para que se afiance en vosotros.

Y así, podáis superar esta Prueba de Fe, con la cual mi Padre os probará, para ver si sois dignos de ser llamados su heredad.  Hijitos, nuevamente os digo, preparaos espiritualmente porque los días de combate espiritual, YA ESTÁN AQUÍ.

Colocaos vuestra Armadura Espiritual a mañana y noche; permaneced en gracia de Dios y amaos y socorreos los unos a los otros; para que la fuerza del Amor unida a vuestra Fe, os ayude a superar los días de la Gran Purificación que se aproximan.

NO soltéis mi Rosario, porque es el arma que os dará la victoria sobre las fuerzas del Mal.

Hijitos, las tentaciones y los pecados de la carne están haciendo perder a muchos; os digo criaturas que si no contáis con el Cielo, seréis presa fácil de mi Adversario.

Cuidaos Rebaño de mi Hijo, de caer en estas trampas. Acudid a Mí, cuando seáis tentados y decid: “Ave María Purísima, venid en mi auxilio” y yo vuestra Madre atenderé de inmediato vuestro llamado y NO permitiré que mi Adversario os haga caer.  Cada vez que llegue la tentación, acudid a la Protección del Cielo, porque de NO hacerlo mi Adversario irá tomando posesión de vuestra mente y pensamientos, hasta haceros perder.

Renovad las consagraciones a mi Corazón Inmaculado, para que estéis bien fortalecidos espiritualmente y así podáis salir victoriosos en la batalla espiritual de cada día.

Acordaos hijitos que los más grandes combates se llevarán a cabo en vuestra mente; por eso os pido, que estéis orantes y vigilantes, porque vais a estar atacados por la Carne, por el Mundo y por mi Adversario y sus huestes del Mal.

Bien sabéis mis niños que el camino para llegar a la Nueva Creación es angosto, pedregoso, lleno de abrojos y de trampas.

Sólo la Oración y la Fe en Dios os permitirá avanzar. Hijitos, si caéis en tentación acudid de inmediato donde uno de mis predilectos, para que os podáis volver a levantar.Orad, ayunad y haced penitencia, porque vienen los días en que mi Hijo ya NO estará en los Sagrarios.

Cuando vengan esos días de la Gran Abominación, acudid a Mí, porque Yo seré el Sagrario donde permanecerá mi Hijo en aquellos días.

Hijitos, mi Santo Rosario os protegerá de caer en pecado en los días de la Gran Tribulación.

Hacedlo desde ya de día y de noche, para que estéis protegidos y vuestro caminar sea seguro; si os hacéis devotos de mi Santo Rosario, yo NO permitiré que vosotros y vuestras familias se pierdan.

Colocaos la Armadura Espiritual y haced mi Santo Rosario y os prometo que ninguna fuerza del Mal podrá haceros daño. Todos los Acontecimientos llegarán en cadena, uno detrás del otro y si NO estáis preparados espiritualmente os vais a perder; porque la Tribulación que se aproxima, nunca antes se había visto en la Tierra.

Corred a hacer buenas confesiones de vida, porque el tiempo se os está acabando. NO dejéis para el último momento vuestra limpieza espiritual; acordaos que es la vida de vuestro espíritu la que está en juego.

Apresuraos, porque las Trompetas Celestiales nuevamente están sonando y son los últimos anuncios; llaman a la Humanidad al recogimiento y la Oración.

Hijitos, mi Adversario muy pronto hará su Declaración y cuando esto suceda, la Creación de mi Padre se entristecerá.

Las Iglesias serán cerradas y el culto diario suspendido; la Gran Abominación comenzará y la inmensa mayoría de la Humanidad se va a perder por NO haber querido atender a los llamados del Cielo.   Orad hijitos por todos los mártires de estos Últimos Tiempos; miles de almas están siendo torturadas, asesinadas y desaparecidas, por los emisarios del Mal al servicio de mi Adversario.

Orad por la Iglesia del Medio Oriente que se está desangrando y por todos los cristianos que están dando su vida por mantenerse firmes en la Fe y Doctrina de mi Hijo.

NO seáis indiferentes ante el dolor de vuestros hermanos; haced oración, ayuno y penitencia; para que cese el derramamiento de sangre inocente en estos países.

Uníos en oración con el Papa y orad por todos los mártires, para que la justicia y misericordia de Dios detengan el poder del Mal y NO se siga derramando sangre inocente.

Desgarrad vuestros corazones, porque se acerca el Regreso Triunfal de mi Hijo.Hijitos, la Creación ha comenzado sus ayes; id preparándoos para que podáis enfrentar los cambios que sufrirá vuestro planeta.

En muchos lugares ya el Clima ha empezado a descender bajo cero y en otros el calor va a ser insoportable; la vida en las ciudades se tornará en un caos.

Id aprovisionándoos de alimentos NO perecederos y de ropa fresca para los días y abrigos para las noches, porque las mañanas y las tardes serán calurosas y las noches y madrugadas serán gélidas.

Id acostumbrándoos a vivir de la Misericordia de Dios, agradeciendo lo poco o lo mucho; os digo esto, porque cuando la economía caiga, ya el dinero NO servirá para satisfacer vuestras necesidades básicas de cada día.

Atended a mis Llamados de una vez y NO seáis tan tercos; almacenad todo aquello que necesitéis, para que podáis enfrentar los días de prueba que se os avecinan.

ORACIÓN + FE = MILAGROS

Los que tenéis recursos económicos, hacedlo desde ya; los que no contáis con recursos económicos, NO TEMÁIS,  porque yo vuestra Madre, NO os desampararé; Intercederé por vosotros ante mi Padre; sólo os pido que tengáis Fe y confianza y la provisión de cada día, por la misericordia de Dios os llegará.

Lo más importante mis hijitos es la Obediencia a la Voluntad de mi Padre, lo demás vendrá por añadidura.

Las naciones impías, sentirán con mayor rigor el Paso de la Justicia Divina, muchas desaparecerán de la faz de la Tierra.

Los continentes se fusionarán y quedará un solo continente; la Tierra será dividida en las Doce Tribus de Israel.

 Se acerca pues hijitos, el tiempo de vuestra Liberación; el pecado y la maldad muy pronto desaparecerán.

Gloria en Excelsi al Dios de la vida, cantan los Ángeles en el Cielo. Gloria en Excelsi, será el canto del pueblo de Dios en los días de la prueba.

Hijitos, muy pronto seréis transformados por la gracia del Espíritu en nuevas criaturas, para gloria de Dios.  El despertar de conciencias de mi Padre os mostrará la verdad y os preparará para los días de la prueba.

Las trompetas que anuncian el tiempo de la justicia divina han comenzado a sonar y muy pronto se escucharán en todos los confines de la tierra.

NO os asustéis, orad, velad y confiad; reuníos en un solo rebaño, porque se acerca vuestro Eterno Pastor.

Cuidaos hijitos míos de los lobos, porque ya andan sueltos; muy pronto los ángeles caídos, llamados por vosotros extraterrestres, se manifestarán hablando de paz; dirán que son mensajeros que vienen de otras galaxias en visita de paz.

NO creáis en sus mentiras, todo es un engaño de mi Adversario para confundir a la Humanidad. Aparecerán muchos seres llamados iluminados que engañarán a muchos, incluso a muchos de los elegidos. Los ángeles caídos tomarán forma en cuerpos humanos, para transmitir falsos mensajes que muchos creerán como mensajes del Cielo.

No prestéis pues atención a mensajes que hablan de energías y fuerzas cósmicas, porque todo  esto hace parte del engaño de mi Adversario.

Rebaño de mi Hijo, estáis pues avisados para que nada os coja por sorpresa; permaneced a mi lado y yo NO permitiré que mi Adversario os haga daño.

NO creáis en las mentiras de los falsos profetas que andan diciendo que todos estáis salvados y que Dios NO castigará a la Humanidad, porque Dios es amor.

Os lo recuerdo hijitos, Dios ES Amor, pero también ES Justicia y sin purificación NO habrá redención. Que nadie os engañe hablando de salvación sin purificación.  Para llegar al Cielo, primero debéis pasar por el Calvario; para ver la Luz, primero debéis conocer la Oscuridad.

Muy pronto LAS TROMPETAS VOLVERÁN A SONAR Y ESTA VEZ CON MAYOR POTENCIA, se escucharán como un llamado a la Humanidad para que se prepare para la llegada del Aviso.

Ya es hora hijitos de que os recojáis en vuestros hogares y os refugiéis en la Oración, porque en cualquier momento todo cambiará. No penséis que porque no ha pasado nada, nada sucederá.

Acordaos que lo escrito en la Santa Palabra de Dios se cumplirá al pie de la letra. La purificación de la Creación y las criaturas está por cumplirse como está escrito.

Hijitos, ya mi Padre me ha pedido amorosamente que lo deje hacer su Santa Voluntad; como Madre seguiré Intercediendo por la salvación de las almas y muy especialmente, por aquellas que están más apartadas de Dios.Hijitos, NO intercederé más para que se amplíe el Tiempo de Misericordia; sólo intercederé por la salvación de las almas. En Divina Voluntad ya el tiempo de la Misericordia se ha consumado; sólo falta el despertar de conciencias para que este tiempo se consuma totalmente.

Estad preparados, porque la paz del Universo muy pronto se romperá y todo comenzará a cambiar.

Falta muy poco para que el Brazo de mi Padre se descargue totalmente; el Cisma en la Iglesia llegará en cualquier momento y cumpliéndose esta profecía los demás Acontecimientos se darán en cadena.

Por eso hijitos, debéis de estar preparados, porque NO sabéis ni el día, ni la hora, en que todo comenzará.

Me embarga la tristeza al saber que muchas almas se perderán, porque NO han querido atender a los Llamados que el Cielo les está haciendo para que se acojan a la Misericordia Divina. Continúan en su loca carrera de desenfreno y pecado; cuando despierten de su letargo espiritual y quieran acogerse a la Misericordia de Dios, va a ser muy tarde para ellas; porque la Justicia Divina las separará del Rebaño de mi Hijo y ya no serán escuchadas.

Hijitos, la creación está a punto de gemir desde sus entrañas; fuego en cadena brotará de la tierra, las aguas del mar inundarán ciudades; la tierra se estremecerá y se abrirá dejando escuchar su Lamento.

¡Oh criaturas, volved a Dios lo más pronto posible, porque el Tiempo de Misericordia está llegando a su fin!

Entonad cánticos y súplicas para que la Justicia Divina os sea más llevadera y podáis afrontar estos días de prueba con Fe y Esperanza; porque os digo hijitos, que en el Tiempo de la Justicia Divina, vais a ser probados como se prueba el oro en el fuego.

Orad conmigo hijitos mi Santo Rosario y pedid por la salvación de las almas más apartadas de Dios, para que puedan alcanzar la Misericordia del Aviso. Tened caridad con vuestros hermanos y socorreos mutuamente.Permaneced unidos para que podáis caminar conmigo tomados de mi mano y podáis cruzar seguros el Paso por el Desierto de vuestra Purificación.

 ¡Adelante mis niños, la hora está cerca, pero NO TEMÁIS!

NO soltéis mi Rosario para que NO os desviéis del camino; mi Rosario es la brújula que os guiará a las puertas de la Nueva Creación.

Confiad en vuestra Madre que os ama y que no os abandonará si vosotros no la abandonáis. ¡Animo mis pequeños!

Sed valientes; refugiaos en mi Corazón Inmaculado y todo pasará como un sueño! Os ama, vuestra Madre, María Rosa Mística.

Dad a conocer mis mensajes, hijitos de mi Corazón

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

El terremoto y tsunami de Japón de 2011, denominado oficialmente por la Agencia Meteorológica de Japón como el terremoto de la costa del Pacífico en la región de Tōhoku de 2011Gran terremoto de Japón oriental del 11 de marzo, fue un terremoto de magnitud 9,0 que creó olas de maremoto de hasta 40,5 metros.

El terremoto ocurrió a las 2:46:23 p. m. hora local (05:46:23 UTC) del Viernes 11 de marzo de 2011. El epicentro del terremoto se ubicó en el mar, frente a la costa de Honshu, 130 km al este de Sendai, en la prefectura de Miyagi, Japón, a una profundidad de 32 kilómetros.

El terremoto duró aproximadamente seis minutos según los sismólogos.

El USGS explicó que el terremoto ocurrió a causa de un desplazamiento en proximidades de la zona de la interfase entre placas de subducción entre la placa del Pacífico y la placa Norteamericana.

En la latitud en que ocurrió este terremoto, la placa del Pacífico se desplaza en dirección oeste con respecto a la placa Norteamericana a una velocidad de 83 mm/año. La placa del Pacífico se introduce debajo de Japón en la fosa de Japón, y se hunde en dirección oeste debajo de Asia.

Fukushima: paisajes después del tsunami

El fotógrafo David Guttenfelder viajó hasta la ciudad japonesa golpeada por la naturaleza y captó la desolación de una ciudad fantasma golpeada por un brutal tsunami en 2011

Marcas en el fango

Tras la catástrofe del 11 de marzo, decenas de miles de personas fueron evacuadas de sus hogares en las proximidades de la central nuclear afectada. Sus huellas están impresas en el barro seco.

Fotos: David Guttenfelder

Ladridos en Fukushima

Dos perros se pelean en las calles desiertas de Okuma. Los primeros días después del desastre, pululaban por la zona de exclusión un sinfín de animales domésticos: vacas, cerdos, cabras, perros, gatos, incluso avestruces.

Había voluntarios que, desafiando las patrullas y los controles de la policía, recogían animales, los descontaminaban y los devolvían a sus dueños, y daban de comer a otros. Pero a mediados de verano muchas mascotas habían muerto de hambre o enfermedad.

La cama sin hacer

Los futones se suelen doblar y guardar en un armario por la mañana. Pero aquel día fatídico la gente no tuvo tiempo de ordenar la casa antes del precipitado éxodo, derivado de las órdenes de evacuación difundidas por televisión la madrugada del 12 de marzo.

Este dormitorio está en Okuma, a menos de cinco kilómetros de la central nuclear afectada. Las autoridades municipales han acusado a la compañía eléctrica Tepco de incumplir su deber de advertir a la población de la crisis inminente.

Evacuación infantil

Los ensayos de evacuación son muy frecuentes en las zonas de Japón con actividad sísmica. Por eso, cuando en marzo se produjo el desastre real, los niños sabían lo que tenían que hacer, y actuaron según lo previsto pensando en volver al colegio unos días después.

Pero han pasado meses desde que se marcharon, y en las taquillas todavía siguen las mochilas de piel que los escolares usan en Japón, que cuestan varios cientos de euros y son una de sus más preciadas posesiones. Es probable que nadie las reclame nunca.

A la búsqueda de animales abandonados

Un solitario defensor de los derechos de los animales camina por la costa de Fukushima. La central nuclear está al otro lado de la cuesta, a menos de un kilómetro de distancia.

Cuando otras regiones afectadas por el tsunami hacía semanas que habían sido despejadas de escombros, las brigadas de limpieza aún no habían llegado a esta área a causa de los niveles de radiación.

Pese a las estrictas sanciones por entrar en la zona, algunos desafiaron las restricciones para ayudar a los animales domésticos que quedaron abandonados.

Escombros tras el tsunami

Meses después del tsunami, la hierba había crecido en este vehículo tragado por las aguas en la costa cercana a Namie.

Los escombros se esparcieron por el litoral de Fukushima a consecuencia del desastre. El miedo a la radiación desaconsejó la limpieza inmediata.

Ganado abandonado

No se previno la evacuación del ganado de la zona irradiada y muchos animales fueron abandonados.

Supermercado porcino

Un cerdo deambulando por las calles desiertas del centro de Namie descubrió este supermercado, en el que se atracó de lo lindo y luego se echó una siesta.

Control policial

Policías con mascarillas protectoras hacen guardia en un control de la carretera que lleva a la ciudad de Minami-Soma. El cartel dice: «Manténgase alejado».

Formación para volver

En un gimnasio de Hirono, residentes de la zona de exclusión vestidos con trajes protectores reciben instrucciones el 8 de junio antes de ser conducidos a sus hogares para recuperar efectos personales pequeños (en el autobús no hay sitio para los grandes.)

En los viajes de ida los controles eran estrictos, dice un funcionario municipal, pero el proceso de descontaminación a la vuelta (recogida de trajes, gorros y mascarillas, y medición de los niveles de radiación) era mucho menos riguroso.

Casas de cartón

Nobuko Sanpei, de 74 años, cena en su casa de cartón en el centro de congresos Big Palette de Fukushima, en la ciudad de Koriyama. «Recorté un agujero a modo de ventana porque el calor era sofocante», explica.

Meses después del desastre nuclear, miles de refugiados vivían en «casas» de cartón instaladas en albergues, escuelas y otros espacios públicos. Sanpei, que luego se mudó a un apartamento, añora los arrozales que cuidaba con su marido en Tomioka, al sur de la central nuclear.

Intimidad reducida

Una evacuada descansa en la «vivienda» que ha improvisado en el recinto del centro de congresos Big Palette. En los reducidos alojamientos de emergencia no hay intimidad, y las enfermedades pueden propagarse rápidamente.

Las personas mayores, que han pasado su vida en comunidades rurales con gran cohesión social, son las más reacias a trasladarse lejos de la familia y los amigos.

Los trabajadores sociales intentan prevenir una oleada de kodoku-shi («muerte solitaria») entre los mayores.

Centro de evacuados

Toyoo Ide, un hombre de 69 años con la espalda tatuada, es uno de los que aprovechan los baños instalados por los militares a las puertas de Big Palette, que se ha convertido en un centro de evacuados.

Ide, que ha trabajado toda su vida en la central nuclear, se define a sí mismo como una persona bromista y con buen humor, pero echa mucho de menos su casa.

«Ahora no hay agua ni electricidad, pero si las hubiera, yo regresaría a mi hogar, con radiactividad o sin ella. Volvería hoy mismo. No puedo vivir en una ciudad extraña.»

Recuerdos abandonados

El agua estropeó un álbum de fotos abandonado en la costa de Fukushima asolada por el tsunami.

En las fotos, los niños y niñas aparecen ataviados con kimonos con motivo de una ceremonia tradicional en la que celebran el tercer, quinto y séptimo cumpleaños.

Última visita al hogar

Durante una breve visita a su hogar de Namie, Junko Shimizu hace la maleta de su marido antes de abandonar la zona.

Estragos del terremoto

En esta casa, situada dentro de los límites de la zona de exclusión, el terremoto movió el retrato de un miembro de la familia e hizo añicos el cristal del marco.

Muchos japoneses mantienen viva la memoria de sus antepasados colocando en su vivienda sombrías imágenes de patriarcas y matriarcas desaparecidos, que a menudo presiden el altar budista de la familia, donde se queman barritas de incienso y se reza por los muertos.

En la actualidad los retratos presiden casas desiertas.

Fotos: David Guttenfelder

Fukushima: paisajes después del tsunami

Lo más desgarrador de la ciudad de Namie es que todo parece en orden. La hierba verdeazulada de los prados parece fresca. Los ríos Takase Ukedo fluyen resplandecientes bajo el sol.

La barbería, la estación de trenes y el restaurante de cerdo frito parecen a punto de abrir sus puertas, lejos del caos y la destrucción que se abatieron sobre las localidades costeras un poco más al norte.

En las prefecturas de Miyagi Iwate, los relojes que las olas devolvieron a la playa se habían parado hacia las 3.15  de la tarde, la hora en que el tsunami devoró ciudades enteras.

Pero en la humilde localidad pesquera de Namie, los relojes siguen funcionando. 

Namie es uno de los nueve núcleos urbanos situados total o parcialmente dentro de un radio de 20 kilómetros de la central nuclear Daiichi de Fukushima, designado por las autoridades como zona de acceso prohibido.

Al igual que las otras ciudades de la zona de exclusión, Namie ya no existe. De sus 21.000 habitantes, 7.500 se han dispersado por Japón. Los otros 13.500 viven en alojamientos provisionales en la región de Fukushima.

Son parte de los más de 70.000 refugiados nucleares desplazados a raíz del peor accidente nuclear ocurrido desde Chernobil.

El tsunami provocó que 70.000 personas tuvieran que moverse de sus hogares y vivir en otras zonas de Japón

El fin de Namie comenzó en las caóticas horas que siguieron al terremoto del 11 de marzo. La ciudad se abre hacia el noroeste desde la central Daiichi.

Sus habitantes, guiados por las noticias de televisión sobre el accidente nuclear y por las autoridades, se dirigieron hacia la zona más alta, en el centro de la ciudad.

Siglos de tsunamis en Japón

Subir a las colinas es un acto reflejo para los japoneses, condicionados por siglos de tsunamis, pero en este caso fue una decisión nefasta, porque se dieron de bruces con el penacho de aire cargado de residuos radiactivos.

La gente se apiñó en refugios con escasas provisiones hasta el día 15, cuando otra explosión la obligó a desplazarse a Nihonmatsu.

Japanese police officers carry a body during search and recovery operation for missing victims in the area devastated by the March 11 earthquake and tsunami in Namie, Fukushima Prefecture, northeastern Japan, Friday, April 15, 2011. In the background is part of the Fukushima Dai-ichi nuclear complex.(AP Photo/Hiro Komae)

En el número de julio, la popular revista Bungei Shunju llamaba a Namie «la ciudad olvidada», cuyos habitantes nunca recibieron órdenes oficiales de evacuación, ni cuando las explosiones de hidrógeno en las unidades 1 y 3 esparcían partículas tóxicas en toda el área de Fukushima.

Provistos de máscaras y trajes protectores, los desplazados son a veces transportados en autobús a la ciudad para recuperar pequeños efectos personales y comprobar el estado de sus casas. Los viajes son breves (de dos a tres horas) para reducir al mínimo el riesgo de radiación.

Junko Yukichi Shimizu, que vivían con su hijo, su nuera y su nieto de dos años, parecen abrumados mientras se mueven lentamente por su vivienda. El 26 de julio los acompañé durante una hora en una de esas visitas a la ciudad abandonada.

La vida tras el desastre

Yukichi, de 62 años, sella las ventanas con cinta aislante mientras contempla su adorado jardín, ahora asilvestrado. Su mujer, Junko, de 59, limpia el altar budista de la familia y recoge los pocos objetos que pueden sacar de la zona de exclusión: fotos, hierbas medicinales chinas y el quimono de su hija.

Deja atrás las tablillas conmemorativas budistas.

«No hay nadie más para proteger la casa», explica. El ayuntamiento de Namie se ha instalado en unas oficinas improvisadas en Nihonmatsu.

Sus funcionarios siguen expidiendo partidas de nacimiento, intentan tener localizados a los ciudadanos, que cada vez se van más lejos, y consultan a los expertos sobre el cesio radiactivo que ha vuelto inhabitables los 222 kilómetros cuadrados de Namie.

Muchos mantienen la esperanza de regresar cuando la central esté estabilizada. Pero la gente no podrá volver a sus casas en un futuro próximo, y el Gobierno empieza a considerar la posibilidad de comprar sus viviendas.

Mientras los suaves rayos del crepúsculo en­­vuelven el paisaje urbano en un cálido fulgor, la fresca brisa marina ondula nuestros sofocantes trajes protectores.

Por un momento es posible olvidar que a pocos kilómetros, por la Ruta 6, el contador Geiger marca un nivel de radiactividad 600 veces superior al normal.

Yukichi Shimizu, que cultivaba los arrozales y trabajaba en la construcción, observa su amada ciudad hoy sin vida: «¿De verdad sería peligroso vivir aquí?».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: