LA TIERRA DE LOS SISMOS


La corteza terrestre es la zona más externa de la estructura concéntrica de la geosfera, la parte sólida de la Tierra.

La mayoría de los planetas terrestres tienen cortezas bastante uniformes.

La Tierra, sin embargo, tiene dos tipos distintos:

Corteza continental y corteza oceánica.

La corteza de la Tierra es comparativamente delgada, con un espesor que varía de 5 km en el fondo oceánico, hasta 70 km en las zonas montañosas activas de los continentes.

La Litósfera es la capa sólida superficial de la Tierra, caracterizada por su rigidez. Está formada por la corteza y la zona más externa del manto.

La litosfera está fragmentada en una serie de placas tectónicas o litosféricas, en cuyos bordes se concentran los fenómenos geológicos endógenos, como el magmatismo (incluido el vulcanismo), la sismicidad o la orogénesis.

Una placa tectónica o placa litosférica es un fragmento de litosfera (que engloba la corteza y parte del manto superior) de la Tierra relativamente rígido que se mueve sobre la astenosfera, una zona relativamente plástica del manto superior.

En los bordes de las placas se concentra actividad sísmica, volcánica y tectónica. Esto da lugar a la formación de grandes cadenas montañosas y cuencas sedimentarias.

La tectónica de placas es la teoría que explica la estructura y dinámica de la superficie terrestre.

Establece que la litosfera (la zona dinámica superior, la más externa y rígida de la Tierra) está fragmentada en una serie de placas que se desplazan sobre la astenosfera.

La Tierra es el único planeta del sistema solar con placas tectónicas activas.

Las placas se mueven y causan terremotos

Donde son los bordes de una placa, es ahí donde se presenta la mayor actividad tectónica:

Sismos, formación de montañas, actividad volcánica; ya que es donde se produce la interacción entre placas.

Las placas limitan entre sí por tres tipos de situaciones:

Divergentes:

Son límites en los que las placas se separan unas de otras y por lo tanto emerge magma desde regiones más profundas (por ejemplo, la dorsal mesoatlántica formada por la separación de las placas de Eurasia y Norteamérica y las de África y Sudamérica).  

Transformantes:

Son límites donde los bordes de las placas se deslizan una con respecto a la otra a lo largo de una falla de transformación.

En determinadas circunstancias, se forman zonas de límite o borde, donde se unen tres o más placas formando una combinación de los tres tipos de límites.

Son también conocidos como “bordes activos”.

Convergentes:

Son límites en los que una placa choca contra otra, formando una zona de subducción (la placa oceánica se hunde bajo la placa continental) o un cinturón orogénico (si las placas chocan y se comprimen).

Son también conocidos como “bordes activos”.

Límites convergentes:

Donde dos placas se encuentran. Hay dos casos muy distintos:   

Subducción:

Una de las placas se pliega un ángulo pequeño, hacia el interior de la Tierra, y se introduce bajo la otra.

Hay dos variantes, según la naturaleza de la litosfera en la placa que recibe la subducción:

De tipo continental, como ocurre en la subducción de la placa de Nazca con respecto a la cordillera de los Andes.

Las zonas de las placas contiguas a los límites —los bordes de placa— son las regiones de mayor actividad geológica interna del planeta.

En ellas se concentran:

Vulcanismo y Orogénesis:

Es decir, surgimiento de montañas.

Es simultánea a la convergencia de placas, en dos ámbitos:

Donde ocurre subducción se levantan arcos volcánicos y cordilleras como los Andes, ricas en volcanes.

En los límites de colisión el vulcanismo es escaso o nulo y la sismicidad es particularmente intensa.    

Sismicidad:

Las placas tectónicas son grandes bloques de roca que tienen cientos y hasta miles de kilómetros de dimensión; sólo necesita moverse un fragmento de ellas para que se produzca un sismo importante.

Un sismo pequeño sucede cuando la placa tectónica se desplaza sólo unos centímetros.

En tanto que para que un sismo sea de mayor magnitud se requiere que la placa se mueva dos metros, aproximadamente.

Al propagarse, las ondas sísmicas se atenúan rápidamente.

Por ello, a pesar de que la ruptura que generó las ondas sísmicas del martes 19 de Septiembre de 2017 fue mucho menor que la de 1985, las sacudidas en la Ciudad de México fueron muy violentas.

De la misma manera que sucede con el sonido emitido por una cuerda de guitarra, los sismos están formados por ondas con diferentes períodos de oscilación.

El sismo del martes 19, que tuvo una magnitud de 7.1 grados Richter, fue provocado por el doblamiento “casi vertical” de la llamada Placa de Cocos,

Que pasa debajo de la Placa de Norteamérica, sobre la cual se asienta la República Mexicana.

México se halla en zona de interacción de 5 placas tectónicas: UNAM

México se encuentra en una zona de alta sismicidad debido a la interacción de 5 placas tectónicas:

La placa de Norteamérica, la de Cocos, la del Pacífico, la de Rivera y la placa del Caribe. Por esta razón son muy frecuentes la recurrencia de sismos.

No hay ningún mecanismo para predecir ni anticipar un movimiento telúrico.

Los sismos se producen en el interior de la Tierra a decenas de kilómetros de profundidad.

La superficie de la Tierra está dividida en placas tectónicas, las cuales podrían compararse con las piezas de un enorme rompecabezas.

Entre ellas existe una interacción importante registrando movimientos lentos de unos cuantos centímetros al año.Algunos estudios han revelado que una cantidad considerable, tanto de la actividad sísmica como de la actividad volcánica, se concentra en las orillas de las placas tectónicas.

En el caso particular de las zonas de subducción, los sismos pueden ocurrir hasta los 670 kilómetros de profundidad, que es donde termina el manto superior.

Un ejemplo de este tipo de límite de placas se encuentra en el Océano Atlántico, donde es muy común que haya actividad volcánica y sísmica.

Los límites de placa también actúan como fallas.

Una falla es una superficie en la cual se juntan dos placas tectónicas.

El desplazamiento brusco o repentino de una placa con respecto a otra, produce un sismo.

En los límites de placas convergentes, donde una placa se mueve en dirección hacia la otra y se podría propiciar que una se coloque sobre la otra, formando un surco profundo llamado trinchera o fosa marina.

Las trincheras se encuentran en el fondo del mar y nos indican la ubicación de las zonas de subducción.

La fosa de Puerto Rico es una fosa marina localizada en el límite entre el mar Caribe y el océano Atlántico.

Está asociada con un complejo de transición en la zona de subducción al sur de las Antillas Menores y la placa que se extiende al occidente, desde Cuba y la isla de La Española hasta la fosa de las Caimán y la costa de América Central.

Los estudios científicos realizados en la zona han concluido que un terremoto en esta falla podría originar un maremoto.

La isla de Puerto Rico se localiza inmediatamente al sur de la zona de fallas geológicas y de la fosa que lleva su nombre.

Esta fosa tiene una longitud de 1.500 km y alcanza su máxima profundidad de 9.200 metros bajo el nivel del mar. Dicha fosa es el punto más profundo de todo el océano Atlántico.

Estos límites de placa se relacionan con los grandes terremotos.

En el tercer caso, las placas se deslizan de forma horizontal y paralela al mismo límite de placas; estas son las llamadas fallas transcurrentes.

Un ejemplo es la famosa falla de San Andrés en California.

En nuestro país existen cuatro fallas geológicas principales:

Cañón del Sumidero, en Chiapas. 

Falla de San Andrés, Falla Mesoamericana, Eje volcánico Transversal y Falla del Cañón del Sumidero.

Hasta ahora, la más estudiada ha sido la de San Andrés, que corre casi paralela al Océano Pacífico y que se continúa con el Eje Volcánico Transversal.

De la Mesoamericana se conoce todavía muy poco, relativamente.

Mesoamérica, falla que algún día despertará

El sismo del martes 19/09/17 con magnitud de 7.8 grados en la escala Richter que mide 10,

Puso al descubierto la importancia sismológica que tiene para los Valles de México y de Toluca, profundizar en los detalles de la falla Mesoamericana o de Zihuatanejo, por su cercanía y potencial de desarrollo..

La falla Mesoamericana se ha puesto en acción varias veces, como en el terremoto de México de 1957 o en el de 1985.

En la falla de San Andrés no es novedad que existan sismos, sin embargo los ocasionados por esta falla, no han tenido una magnitud tan grande como la Mesoamericana.

El territorio de México contiene gran diversidad de formaciones geológicas.  En el centro y norte hay altiplanicies. Dichas altiplanicies están rodeadas de cordilleras.

La península de Yucatán es una región de tierras bajas, la mayor parte del país tiene elevaciones geológicas, los bosques mexicanos se encuentran en su mayoría en las montañas.

La República Mexicana, geológicamente hablando, es el resultado de múltiples procesos tectónicos llevados a cabo durante su evolución.

El territorio mexicano está situado sobre cinco placas litosféricas, en cuyos límites encontramos trincheras, centros de expansión y fallas transformantes.

La mayor parte del territorio continental pertenece a la Placa Norteamericana, mientras que la península de Baja California pertenece a la Placa del Pacífico.

En el litoral del Pacifico se tiene la microplaca de Rivera, la Placa de Cocos  y la del Caribe

La Placa de Norteamericana contiene, además de la mayor parte del continente mexicano, a toda Norteamérica, parte del océano Atlántico y parte de Asia.  La Placa del Pacífico incluye la península de Baja California, el oeste de California y al Océano Pacífico.

La Placa del Caribe abarca el sur de Chiapas, las islas caribeñas y los países de Centroamérica.

Las otras dos placas que conforman el rompecabezas tectónico de México, Cocos y Rivera, son oceánicas y se encuentran en el Océano Pacífico.

En la zona costera de Jalisco, Colima, Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Chiapas,

Debido a que las placas Cocos y  Rivera se mueven hacia el noreste de la República, 

Una parte de estas placas se hunde sobre la  región bajo la placa Norteamericana (subducción)

… Y la Tierra se mueve

Al sureste de la Dorsal de Tehuantepec se encuentra un punto triple donde un sistema de fallas separa la placa Norteamérica de la Caribe.

Y donde la placa Cocos comienza a ser subducida bajo ésta.Esto constituye significativos riesgos naturales para gran parte del centro y sur de México.

La Península de Yucatán se desplaza en sentido de las manecillas del reloj y el Cinturón Volcánico Transmexicano, sigue en actividad.

Los terremotos ocurren com consecuencia de la subducción de las placas Rivera y Cocos por debajo de la placa de Norteamerica

La interacción de cinco placas tectónicas coloca a México en una zona de alta sismicidad, explicó el Servicio Sismológico Nacional del Instituto de Geofísica de la UNAM.

Las estadísticas han aumentado más de un 30% desde 2015, ya que en promedio se registran 42 sismos por día.

La interacción de cinco placas tectónicas: la placa de Norteamérica, placa de Cocos, placa del Pacífico, placa de Rivera y placa del Caribe es la razón de la alta ocurrencia de sismos.

El estado de Guerrero es uno de los más activos sísmicamente del país.

En esta región, la placa de Cocos se está metiendo por debajo de la placa de Norteamérica.

En esta región se registra alrededor del 25 % de la sismicidad que ocurre en territorio mexicano.

Esto se debe a la subducción de la placa de Cocos (placa oceánica) por debajo de la placa Norteamericana (placa continental).El contacto de estas dos placas tectónicas ocurre frente a las costas del Pacífico, desde el Estado de Jalisco, hasta el de Chiapas, explicó el organismo.

La mayor parte de los terremotos destructivos se generan en los limites de placas tectonicas.

En la región del Bloque de Jalisco en el occidente de México se han registrado históricamente grandes terremotos muy destructivos, acompañados en algunos casos de tsunamis.

Así mismo se revisan los principales estudios sismológicos realizados recientemente. Como resultado se concluye que el Peligro Sísmico es muy alto en toda la región y esto requiere de un estudio continuo y sistemático. Aunque aparentemente la zona de más Peligro Sísmico al presente es la Costa Norte de Jalisco.

No se pueden descartar la ocurrencia de terremotos de magnitud media (6.9<M<7.4) en el corto y mediano plazo en el resto de la región.

La única manera de prevenir la ocurrencia desastres causados por peligros naturales es por medio de su caracterización y estudio,

Que permitan tomar medidas preventivas o en su caso, de mitigación de posibles escenarios de desastre. El estado de Jalisco es una de las regiones con más alta sismicidad en México y por ende, donde el peligro sísmico es muy alto.

Este peligro no solo está asociado al proceso de subducción de la Placa de Rivera bajo la Placa de Norteamérica.

Sino también a otras estructuras continentales no identificadas que han generado grandes terremotos históricos, algunos de ellos capaces de generar tsunamis.

El primer paso evaluar el peligro sísmico es estudiar la sismicidad histórica y correlacionarla con la actual y los estudios recientes relacionados llevados a cabo en la región;Desafortunadamente no se tiene aún una red sísmica local.

El origen de la alta sismicidad en la región de Jalisco se debe a su compleja Tectónica resultado de la interacción de tres placas.

Para un conocimiento general de la situación tectónica del Occidente de la Repub1ica Mexicana,

Se realiza una descripción de norte a sur del marco tectónico del país,

Con relación a los límites de las placas oceánicas y el continente Norteamericano.  Las características relevantes se exponen a continuación.

En el Mar de Cortés (Golfo de California) actúa un sistema de fallas transformantes dando lugar a las dorsales que separa la península de Baja California en la placa del Pacífico,

Del continente Norteamericano en la Placa de Norteamérica.

Este sistema de fallas es la prolongación de la falla de Cerro Prieto (que continua al sistema de fallas de San Andrés en dirección sur).

En la trinchera Mesoamericana subducen las placas oceánicas de Rivera y Cocos bajo el continente.

En la zona de Benioff de esta trinchera y debido a este fenómeno de subducción, ocurren los mayores sismos destructivos en México.

Al sur de la boca del Mar de Cortés y separado por la zona de fracturas de Tamayo se encuentra la placa de Rivera.

Esta se genera en uno de los segmentos de la dorsal del Pacífico Oriental (EPR) y subduce, en su porción sureste, en la trinchera Mesoamericana, bajo la estructura conocida como el Bloque de Jalisco,

Puerto Vallarta, Jalisco

Y que incluye territorios de los estados de Jalisco, Colima, Nayarit y parte de Michoacán.

En su borde suroeste la placa de Rivera está separada de la placa del Pacífico por la zona de fractura de Rivera (RFZ).

En la parte oriental de esta zona de fractura se encuentra el límite de placas entre Rivera y Cocos.

Este límite entre ambas placas oceánicas está aún sin definir, no se conoce con seguridad ni la región de contacto, ni el movimiento relativo entre ambas placas.

Relacionado con la subducción de las placas, de Rivera y de Cocos, se formó el Eje Neovolcánico Mexicano que se extiende desde el golfo de California o Mar de Cortés, hasta el golfo de México, con una orientación aproximada este-oeste.

La región de Jalisco es una de las zonas sísmicas más activas en México, las principales unidades tectónicas en esta región son el Bloque de Jalisco y la Placa de Rivera, que subduce bajo el Bloque.

El mayor terremoto (M=8.2) ocurrido en México en el siglo XX (1932) tuvo lugar en la costa de Jalisco, este fue seguido por otro de magnitud 7.8 quince días después.

En 1995 un terremoto de magnitud 8.0 ocurrió en la costa de Jalisco, pero su área de ruptura fue solo la mitad sur del área propuesta para los terremotos de 1932,

Punta de Mita en Bahía de Banderas, la playa más hermosa de Puerto Vallarta

Esto sugiere que la costa norte de Jalisco, incluyendo Bahía de Banderas, es una zona de alto potencial sísmico (también conocida como brecha sísmica)

En la región también existen tres volcanes activos, el Sanganguey, el Ceboruco y el más activo en México:

El Volcán de Fuego (también conocido como Colima).

Pero a pesar de esto y del riesgo asociado a estos procesos tectónicos, en la costa de Jalisco solo existía hasta el 2001, una estación sismológica permanente en Chamela, perteneciente al Servicio Sismológico Nacional (SSN)

Y la Red Sísmica Telemétrica de Colima localizada sobre el Volcán y la parte sur de la zona del graben (fosa tectónica) de Colima.

En Junio de 1932, los días 3 y 18 de junio, ocurrieron temblores de magnitud 8.2 y 7.8 respectivamente; que rompieron toda la zona de contacto entre la Placa de Rivera y el Bloque de Jalisco.

Ambos generaron tsunamis importantes, aun no estudiados.

Nuevamente el 22 de junio de 1932, un sismo de 7 grados se registró de nuevo en las mismas zonas costeras.  Posteriormente, se produce un tsunami que genera olas que alcanzaron 20 metros de altura y causaron gran destrucción. Hubo 100 muertos y la destrucción casi total de los hoteles y las casas del pueblo, en Cuyutlán.

Este tsunami ha sido asociado al deslizamiento de sedimentos del Río Armería, acumulados en la plataforma continental, hacia uno de los cañones de la Fosa Mesoamericana.

Los reportes históricos mezclan los daños de los tres tsunamis al ocurrir en un período de tiempo tan corto.

El terremoto de 1995 genera un tsunami en la Jalisco afectando principalmente el área de La Manzanilla alcanzado una altura máxima de 5m y una distancia horizontal de inundación de un 1 km.

El caso inusual de la zona de subducción mexicana

México se encuentra en una de las zonas de subducción de la Tierra, donde el fondo oceánico de la placa tectónica de Cocos está forzando su descenso (“subduciendo”) bajo el borde continental de la placa Norteamericana.

Las zonas de subducción son propensas a grandes terremotos, porque las dos placas se mueven una contra otra, a veces se pegan (“bloqueo”), la placa inferior tira de la placa superior hacia abajo con ella y por lo tanto, aumenta la tensión.

Cuando la tensión se acumula hasta el punto de rotura, la placa superior se libera y regresa a donde había estado, levantando así el fondo del océano.

Esto produce un terremoto y a veces un tsunami.

La placa inferior se mueve lentamente, sólo alrededor de 6 cm / año, aproximadamente tan rápido como las uñas crecen.

Por lo tanto, toma cientos de años para que el estrés se acumule antes de causar un gran terremoto. ¿?

Las zonas de subducción también suelen tener una cadena de volcanes, llamada arco volcánico.

Se produce un arco volcánico cuando la corteza oceánica de la placa subductante alcanza temperaturas y presiones suficientemente altas para sufrir metamorfismo, liberando agua que provoca la fusión del manto.

Volcán de Fuego de Colima

El magma resultante se eleva a la superficie, donde es arrojado como lava y forma volcanes.

En el sur de México se pueden observar tres rasgos geológicos inusuales:

Primero, en la mayoría de las zonas de subducción, grandes terremotos ocurren en la interfase entre las dos placas, a profundidades que van desde la superficie de la tierra hasta unos 600 km.

La placa de Cocos, también conocida como placa del Coco, es una placa tectónica debajo del océano Pacífico de la costa occidental de América Central.

Sus límites con la placa del Pacífico, en el oeste y con la placa de Nazca, en el sur, son divergentes. La delimitación con esta última está constituida por la dorsal de Galápagos.

En el noreste limita con la placa Norteamericana y con la placa del Caribe, bajo las cuales es subducida; por lo cual provoca el vulcanismo del Arco Volcánico Centroamericano y del Eje Neovolcánico en México; además de fuertes terremotos en la zona.

El devastador terremoto de México de 1985 fue resultado de la subducción de la placa de Cocos bajo la placa Norteamericana.

También la ruptura de esta placa provocó el sismo de Chiapas el 7 de septiembre de 2017, y el sismo de Puebla, Morelos y la Ciudad de México el 19 de septiembre de 2017, justo en el 32 aniversario del terremoto de México de 1985

PLACA DE RIVERA

La subducción de la placa Rivera bajo la placa Norteamericana en la fosa Mesoamericana ha sido la causante de los mayores terremotos de la historia de México, Incluido el mayor terremoto sufrido por México en el siglo XX ocurrido el 3 de Junio de 1932 en el estado de Jalisco.

PLACA NORTEAMERICANA

La placa norteamericana es la placa tectónica continental en la que se asientan América del Norte (incluyendo Groenlandia) y limita al Sur con la placa de Cocos, la placa del Caribe y la placa Sudamericana,

Es la placa tectónica mas grande de todo el planeta tierra

PLACA DEL PACÍFICO

La placa del Pacífico o placa Pacífica es una placa oceánica que abarca la mayor parte del océano Pacífico. Es una de las más grandes del planeta Tierra.

Limita con las placas siguientes:

Al norte, la norteamericana, (a lo largo de la falla de San Andrés) y la de Cocos, en el centro; al sur, con la de Nazca. En todos estos casos se trata de bordes divergentes.    PLACA DEL CARIBE

La placa del Caribe es una placa tectónica con una superficie de 3,2 millones de km², que incluye una parte continental de la América Central (Guatemala, Belice, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, Panamá y el estado mexicano de Chiapas)

Y constituye el fondo del mar Caribe al norte de la costa de América del Sur.

La placa del Caribe colinda con la placa Norteamericana, la placa Sudamericana, la placa de Cocos y la placa de Nazca.

BORDES

Como en la mayoría de bordes de placas tectónicas, en los límites de la placa del Caribe hay una actividad sísmica importante y en algunas zonas hay presencia de volcanes

El límite norte de la placa del Caribe (LNPC) es en su mayor parte una falla de rumbo o límite transcurrente (como la falla de San Andrés en California, Estados Unidos).

La región que comprende la tectónica actual y el potencial sísmico en el borde Sur de la placa del Caribe es poco comprendida desde el punto de vista sismotectónico.Al encontrarse en una zona donde hay gran actividad tectónica, México tiene numerosas fallas, zonas sísmicas y volcanes.

En el centro y norte hay altiplanicies, rodeadas por dos principales cordilleras, llamadas Sierra Madre Oriental y Sierra Madre Occidental; al sur, la Sierra Madre del Sur y en el centro, el Eje Neovolcánico.

La situación geológica actual de México es debido a que el país está al límite de la Placa Norteamericana, que crea una zona de subducción con la Placa de Cocos, en el océano Pacífico.

También forma parte del Cinturón de fuego del Pacífico y forma zonas de expansión en los límites de las placas norteamericana y del Pacífico.

La actividad sísmica y volcánica de México se debe a las fallas geológicas y puntos calientes que generan placas tectónicas tales como la falla de San Andrés, la falla mesoamericana o el eje volcánico transversal. 

Cinturón de Fuego, zona de sismos y volcanes

Los sismos son esos fenómenos naturales que nos aterran y con los que gran parte de la población del planeta que vive en zonas sísmicas, ha  tenido que aprender a vivir.

Suceden con frecuencia y no hay forma de evitar que ocurran.

En el Cinturón de Fuego o “Anillo de Fuego del Pacífico” es una zona del Océano Pacífico muy propensa a actividad sísmica y volcánica y que además se asocia con la formación de grandes montañas.

Se trata de una larga cadena tectónica que se caracteriza por concentrar algunas de las zonas de subducción más importantes del mundo.

“El Cinturón de Fuego ha llamado la atención de los científicos desde hace más de cincuenta años se sabe que las diferentes placas tectónicas que conforman la superficie terrestre se juntan unas con otras e interactúan para formar este cinturón”,

Los volcanes de México forman parte del Cinturón de Fuego y están asociados con el proceso de subducción, esto es, que la placa de Cocos y la placa de Rivera  están deslizándose por debajo de la placa de América del Norte.Cabe decir que los sismos ocasionados por los volcanes no suelen ser tanta magnitud como los que se producen por la interacción de las placas tectónicas en las zonas de subducción.

Terremoto de 2017 en México partió una placa tectónica en dos:

Alertan que habrá más y con tsunamis

Publicado: 25 oct 2018 16:11 GMT | Última actualización: 25 oct 2018 18:06 GMT

En el sismo del 7 de septiembre se fracturó en 10 segundos una placa de 60 kilómetros de grosor, de acuerdo con un nuevo estudio. Científicos alertan de la posibilidad de que se repitan más desastres como este.

Un soldado en Juchitán, México tras el terremoto de Chiapas, el 9 de septiembre de 2017.
Carlos Jasso / Reuters

Cuando el terremoto de magnitud 8,2 azotó el Pacífico sur de México el 7 de septiembre de 2017 no solo se rompieron récords de potencia sísmica en ese país, sino también una placa tectónica, de acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista Nature Geoscience.

En concreto, científicos de la Universidad de Oregon, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y otros centros de investigación de varios países determinaron que durante el potente sismo que acabó con la vida de 98 personas también se partió en dos la placa Cocos, de 60 kilómetros de grosor.

Daños tras el terremoto de Chiapas del 7 de septiembre de 2017 / Carlos Jasso / Reuters

El fenómeno, según los investigadores, habría tardado solo 10 segundos en producirse.

“Todo indica que se ha roto a lo largo de todo su ancho”, afirmó a National Geographic el profesor Diego Melgar de la Universidad de Oregon, autor principal del estudio, afirmando que en ese corto lapso se dio una gigantesca liberación de energía.

“Como doblar un borrador”

De acuerdo con Melgar, el mecanismo por el que ocurrió este raro pero conocido evento sísmico es similar a “doblar un borrador”.

“Uno puede ver que la mitad superior se extiende y se estira, mientras que la parte inferior se aplasta y se comprime”,

Ejemplifica el investigador, detallando que esta flexión es capaz de activar fallas internas en la placa que podrían hacerla colapsar como sucedió bajo el golfo de Tehuantepec.

Se trata de algo poco común, pero Melgar señala que se han registrado casos en el último siglo y existe el riesgo de que se continúen presentando.
Los sismólogos creen que el último ejemplo de una placa tectónica partida de esta forma ocurrió en Irán en 2013, durante un terremoto de magnitud 7,7 que se cobró la vida de decenas de personas.
Daños tras el terremoto de Chiapas del 7 de septiembre de 2017 / Carlos Jasso / Reuters

En todo caso, según Melgar, nadie sabe por qué se da este fenómeno, y el caso de México no hace más que intensificar el enigma:

Teóricamente, la loza de Cocos no debió haberse fracturado a la profundidad que lo hizo, pues estaba lo “suficientemente caliente” —1.100 ºC— como para doblarse “como un plástico blando”.

Sin embargo, la placa se quebró como un “enorme bloque de vidrio”,

Evidenciando no solo que a los geólogos les falta mucho por descubrir, sino que tales megaterremotos posiblemente ocurrirán con mayor frecuencia.

“Mi preocupación mayor son los tsunamis”, indicó Melgar, advirtiendo que el levantamiento de placas a esas profundidades podría empujar enormes cuerpos de agua hacia la costa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: