Archivos diarios: 3/06/19

F115 DOS MANDAMIENTOS


01 de Junio 2019

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, Yo ya conocía éstos momentos por los que estáis pasando. Yo ya conocía, cómo Satanás iba a ir eliminando Mis Leyes, Leyes Divinas y Mi Amor Verdadero y Puro del corazón del hombre.

Os ha llevado a una confusión tremenda porque primeramente, os ha separado de Mi Iglesia, de sus Enseñanzas, del Amor que Yo he depositado en Ella.

Al no tener ya en vuestro corazón, en medio de vuestro corazón Mis Leyes, Mis Decretos y Mi Amor; estáis viviendo aunque suene feo decirlo, como animalitos, que se dejan llevar solamente por el instinto,

Ya no respetáis a nada ni a nadie, os dejáis llevar solamente por vuestros gustos, por vuestros deseos, por vuestra decadencia espiritual.

Tomáis a quien sea y lo que sea en el momento en que vuestras necesidades así lo piden.

No respetáis ya la vida de vuestros hermanos, ni a sus posesiones ni a su propia persona. Os creéis dueños de todo y de todos.  Ya no hay respeto por la vida de vuestros hermanos, por la misma Naturaleza, por los animalitos, por toda la vida que Yo he creado.

Os creéis dueños de todo os vuelvo a repetir, cuando lo que tenéis Yo os lo di para que lo cuidarais, NO para que lo destruyerais.

Habéis destruido a vuestra propia persona, ya no tenéis valores ni espirituales ni morales en vuestro ser, en vuestra mente ni en vuestro corazón; nada os detiene, nada os limita,

¿A dónde queréis llegar?, ¿Qué queréis hacer con vuestro propio ser y con el de vuestros hermanos?

Por eso os vuelvo a repetir, os había dado ésos Diez Mandamientos que iban a normar vuestra vida, pero los hicisteis a un lado y Mi Hijo con toda Sabiduría, os dijo que todo estaba encerrado solamente en dos.

DOS MANDAMIENTOS: “Amarás a tu Dios por sobre todas las cosas y a tu prójimo, como a ti mismo”,

NO Me respetáis, ni Me amáis, ni Existo ya en vuestra vida, al Primer Mandamiento que Yo os he dado y que debiera regir al Universo entero, ya no existe en vosotros ni os interesa seguirlo.

Y el segundo, como no os respetáis a vosotros mismos, no hay limitantes, tampoco las tenéis para con vuestros hermanos.

Así vuestra vida se ha destruido, ya no servís como hijos Míos, no estáis siguiendo ninguna Ley,

Estáis viviendo simplemente para vosotros y para vuestras pasiones y gustos, no hay limitantes. Destruís, ya no construís, ya no hay vida en vuestro interior, solo muerte, mentira, falsedad.

Os habéis creado vuestras propias leyes, leyes humanas, que se han dejado llevar por lo que Satanás os ha puesto en vuestro corazón, vida fácil y regalada, en donde os aprovecháis de todos y de todo y aún de vuestro propio ser.La mujer vende su cuerpo, que no le pertenece, es Mío; el hombre compra lo que NO le pertenece y con bienes que tampoco le pertenecen: roba, toma, destruye, asesina, con tal de obtener lo que él quiere,

Porque al no tener Mis Leyes y Decretos en medio de su corazón, ya no hay nada ni nadie que lo pueda detener.

Habéis acallado Mi Voz dentro de vuestro corazón, ya no os sentís culpables por nada, os hacen ver la verdad y no la queréis ver ni seguir, porque está en contra de vuestros principios. Principios afectados por la ponzoña satánica.

Estáis viviendo, como os he dicho, peor que Sodoma y Gomorra, porque ésos pueblos no tuvieron las Leyes que Yo os di, ni tuvieron la Evangelización de Mi Hijo, ellos serán vuestros jueces.

Pueblos destruidos por su maldad ¿Y vosotros qué? ESTÁIS PEOR QUE ELLOS

PRONTO OS ENFRENTARÉIS A VUESTRA REALIDADCONOCERÉIS VUESTRA MALDAD

CONOCERÉIS EL REPUDIO A MIS LEYES Y A MI AMOR

Y ENTONCES, CONOCERÉIS LA PODREDUMBRE DE VUESTRO SER,

Os veréis como cadáveres llenos de gusanos, veréis vuestra realidad ante Mis Ojos. NO quisisteis seguir lo que Yo os daba y que Yo os lo daba con Amor, con una finura Divina y preferisteis seguir a Satanás y sus aberraciones.

Preparaos Mis pequeños, porque PRONTO CONOCERÉIS TODO ESTO

Lloraréis y ojalá ésas lágrimas os hagan recapacitar y entendáis que Yo, vuestro Dios os amo y os quiero de regreso…

Y os quiero firmes nuevamente en Mi Amor y en Mis LeyesQue se dieron para que fuerais santos y libres y no esclavos, como creéis estar cuando seguís lo que Yo os pido.

Amaos los unos a los otros, os dijo Mi Hijo y ésa es la Ley primera, el Amor, el Amor que Yo he dado a los hombres y que no han sabido apreciar.

Amaos, Mis pequeños, como Yo, vuestro Padre y vuestro Dios os amo. Yo vuestro Dios y Creador, he puesto Una Ley en vuestro corazón,

Os he dado Mis Preceptos para que al ser cumplidos, pudiérais vivir en la libertad en la que fuisteis creados y al daros a Mi Único Hijo, os doy al rango de hijos del Padre y coherederos de Mi Reino.

Así como Mi Hijo os explicó en el pasado Mensaje, sobre lo que está sucediendo y sucederá en breve en vuestro Mundo,

Yo ahora os quiero ayudar a que reflexionéis sobre vuestro comportamiento pasado y presente, para que podáis afectar el futuro, con vuestra mejora de vida espiritual.  Yo, vuestro Dios, Dios de todas las generaciones, dí a Mi pueblo escogido, 10 Mandamientos a cumplir; haciéndoles hincapié en que si los llevaban a cabo; Yo, vuestro Dios, su Dios, los consentiría siempre.

Aún desde el principio, Mi pueblo escogido fue terco y falto de Fé para Conmigo, aun a pesar de haberles mostrado Mi Poder con grandes prodigios, con los que los iba guiando y protegiendo de los otros pueblos que los querían destruir.

Les di profetas, les di reyes, los di de las mejores tierras, les di grandes hombres; que fueron muchas veces, ejemplo para los otros pueblos y aún así Me dieron la espalda.

Les di a Mi propio Hijo y burlándose de El, lo mataron.

El Mal ha atacado siempre a Mi Obra y en ella, sin excepción, os encontráis todos vosotros.

Hoy os quiero recordar algunas cosas y a poneros en guardia, para que os deis cuenta como el Demonio os ha atacado durante todo el tiempo de la Creación, desde que hubo vida humana sobre la Tierra.  Yo os dí 10 Mandamientos que, aunque Mi Hijo os dijo que lo ideal sería que se resumieran en dos, os los di para que os comportarais como verdaderos hijos Míos al cumplirlos.

El Maligno ha atacado Mis Mandamientos y los ha ridiculizado ante todos vosotros, por lo cuál vosotros ya ni los tomáis en cuenta y caéis en la soberbia y con ella él os ha tapado los ojos del alma.

Al vivir ciegos espiritualmente, actuáis como seres libertinos, que no queréis aceptar ni seguir ley alguna,

con lo cuál habéis permitido que el pecado se haya implantado fuertemente en el Mundo y sea la causa de que vaya rápidamente a su destrucción total.

Hoy os hablaré solamente de Tres Mandamientos, con el quebrantamiento de los cuales Satanás se apoderado de vuestras almas, de vuestra sociedad y está DESTRUYENDO vuestras vidas.

Para el Quinto Mandamiento:

 “NO MATARÁS”El Maligno os ha llevado a destruiros unos a otros de palabra y de obra.

De palabra como ya antes os he explicado, con la crítica, afectando a la honra de vuestros semejantes. Y de obra, al matarles cuerpo y alma.

Os habéis vuelto fraticidas, al matar a vuestros hermanos con el mal ejemplo, llevándolos a una vida sin Dios, a una vida en el pecado, a una vida vacía en los vicios y en las drogas.

Matáis a vuestros hermanos al ser cómplices de aquellos que, convirtiéndose en instrumentos del Mal, producen muerte moral y espiritual por medio de las revistas o publicaciones inmorales y pornográficas

O por medio de programas de televisión o de cine y vosotros permitís que vuestros hijos los vean.

Y, por último, quizá sean los que menos hay que están pecando contra éste mandamiento, sean los asesinos, que por asaltar, matan a sus hermanos.  Por ello os dijo Mi Hijo Jesucristo: “Temed más a aquél que pueda matar vuestra alma”.

 ¡Mis pequeños, NO MATARÁS! 

¡Caín, el primer asesino de la humanidad y de ahí en adelante, muchos, MUCHÍSIMOS hermanos vuestros han caído en lo mismo!

Falta de amor completamente para el hermano, no hay otra palabra Mis pequeños, y estáis viviendo eso.

Son Leyes del Principio de los Tiempos y las queréis hacer a un lado por ser obsoletas.

¡Qué tontos sois, Mis pequeños! Cuando os he dado Leyes para que os mantuvieras en el Amor y que todo fuera bello en el Amor. Si no matáis de obra, matáis de palabra. Guerras, destrucción, maldad, podredumbre en el corazón del hombre, crítica, envidia, falta de Amor. No dejáis crecer a vuestros hermanos ni crecéis vosotros y no os queréis dar cuenta de ello, nuevamente falta de Amor.

Si vivierais en el Amor Verdadero, buscaríais el crecimiento de vuestros hermanos, buscaríais el bien total sobre ellos, desearíais que ellos fueran mejores que vosotros,

Porque Me los ofrecerías como holocausto Divino, Me los daríais como premio a vuestro esfuerzo y a vuestra humildad.

Pero NO, queréis estar siempre sobre vuestros hermanos, no dejáis crecer a aquellos que tienen capacidades superiores a las vuestras

Y si no podéis destruirlos con la lengua, matándolos con blasfemias, con mentira; los destruís quitándoles la vida, vida que solamente puedo tomar Yo, vuestro Dios.

¿Hay Amor en la destrucción? Por eso estáis encadenados al Mundo.  El fango de la maldad, el fango de la muerte espiritual os detiene, detiene vuestro crecimiento espiritual y no os deja crecer y vosotros mismos no dejáis crecer a vuestros hermanos.

No hay humildad en los corazones, os creéis conquistadores y el conquistador destruye a todo aquel que puede estar sobre él mismo y así el mundo se ha vuelto conquistador.

Yo os mando almas, almas que vayan renovando todo, que os vayan dando ésos secretos, ésa Sabiduría Santa para ser mejores; mando almas llenas de Amor a la Tierra y vosotros, conquistadores, las destruís.
¿Dónde está el Amor?

Hijitos Míos, os di el Mandamiento de “NO MATARÁS” y os he hablado de que podéis matar el cuerpo y que podéis matar el alma, en cualquiera de las dos opciones, es un pecado muy grande.

Estáis atentando contra vuestro hermano, estáis destruyendo su cuerpo o su alma o ambos. No es lícito para vosotros atentar contra vuestro hermano.

Satanás os lleva a ello. Y si os dais cuenta, se ha ido incrementando alrededor del Mundo, porque sabe que esto Me molesta mucho,Porque os lleva a ir en contra del Mandamiento  que os dio Mi Hijo, de “amaos los unos a los otros, como Yo os amo”; que os amarais como hermanos, que os ayudarais como hermanos.

El ayudaros como hermanos, es el ayudaros a crecer en cuerpo y alma, como los padres, también, lo deben hacer con sus hijos.

Cuando tenéis un hijo, lo ayudáis a crecer en cuerpo y alma. Le dais vida con el alimento del cuerpo,

le dais vida con las Enseñanzas espirituales que vosotros habéis aprendido de Mí, a lo largo de vuestra existencia y a través de vuestros hermanos sacerdotes, vuestros padres, hermanos.

Para el Mandamiento de NO MATARÁS, debéis crecer grandemente en el Amor,

En el respeto al Don de la vida, en el respeto a la vida hacia vuestros hermanos, a la ayuda que les debéis dar para su crecimiento espiritual y aún físico.Todos vosotros tenéis una misión en la Tierra y todos vosotros os complementáis los unos a los otros,

Pero ¿Cuántas veces, realmente, ayudáis a vuestros hermanos? Se os hace más fácil eliminarlos de vuestra vida, ya sea a través de la crítica, ya sea del ataque verbal, algunas veces, hasta asesinando o ignorándolos.

Os he dicho que Satanás es la Maldad absoluta y si vosotros le hacéis caso, estaréis en graves problemas en vuestro Juicio Final, ante Mí, vuestro Padre, vuestro Dios.

Soy el Único que puede tomar la vida o que os la puede devolver.

Vosotros, no podéis tomar la vida de vuestros hermanos, ella Me pertenece a Mí.

Yo os creé y Yo os puedo quitar vuestra vida humana y lo recalco así, humana, porque la vida espiritual, no muere,Muere el estado de Gracia de vuestra alma; pero vuestra alma nunca muere. Y Satanás, es lo que hace, os quita la vida de la Gracia.

Ciertamente, puede hacer que muráis de alguna forma en vuestro cuerpo, ya sea a través de una enfermedad, ya sea por el ataque de un hermano vuestro, a través de un accidente. Hay múltiples formas para que os pueda quitar la vida del cuerpo.

Y esto en las Escrituras lo tenéis escrito, “no temáis tanto a aquél que pueda matar vuestro cuerpo, sino a aquél que mate vuestra alma”, ya que la muerte del alma, es la pérdida de vuestro estado de Gracia,

Que al caer en pecado grave, vosotros PERDÉIS la vida de la Gracia y el derecho a regresar al Reino de los Cielos, si no os arrepentís de vuestro pecado.

Como os dije observad, deteneos por un momento y ved cómo Satanás os está atacando de múltiples formas, para que perdáis el estado de Gracia.

Ciertamente estáis viendo  ataques y muertes por todos lados del Mundo y se van a ir incrementando, por eso, os pido que sigáis orando por aquellos que irán muriendo.Para que se puedan arrepentir a tiempo y que la Humanidad regrese al estado de Gracia,

 Para que cuando mueran, de cualquier forma esté su alma preparada para regresar a Mí.

Vuestra alma tiene que estar siempre, en estado de Gracia y no solamente para que podáis trascender al Reino de los Cielos, sino para que vuestra alma dé mucho fruto.

No es lo mismo un alma enferma, un alma en pecado, un alma llena de maldad, porque le hizo caso a Satanás y de esta forma no da fruto,

A un alma que está en estado de Gracia, que esto quiere decir, que vive en Mi Amor, que dará fruto, que Me transmitirá, que ayudará a infinidad de almas en su conversión y en su salvación.

Estas almas, ciertamente, son muy atacadas por Satanás y mientras más os acerquéis a Mí y estéis en estado de Gracia, Satanás querrá destruiros, querrá matar vuestra alma: manteneos en vida espiritual, para que deis mucho fruto.NO temáis a los Acontecimientos de la Purificación que puedan matar vuestro cuerpo, tarde o temprano os tendréis que despojar de él y vuestra alma volará hacia Mí,

 Os debe preocupar más que cuando lleguéis a Mí, ¿En qué estado estará vuestra alma, en vida o en muerte?

Vosotros deberéis estar siempre pendientes del estado de vuestra alma, para que la muerte, cuando llegue a vosotros, os dé una bella sorpresa.

La muerte es solamente un estado del cuerpo, en que vuestro cuerpo dejará de vivir, para dejarle una libertad total de vuestra alma; y tomadlo así, Mis pequeños.

Vuestro cuerpo encarcela a vuestra alma, no le permite usar todas las potencias que el alma tiene, ya que vuestro cuerpo ahora afectado por el Pecado Original, impide que vuestra alma utilice todas ésas potencias, con que Yo la he dotado.

Cuando la muerte llega a vosotros, es una alegría, si estáis Conmigo. Y en ése momento, sentiréis la Libertad de vuestra alma y veréis las capacidades que tiene y os alegraréis inmensamente de que vuestro cuerpo ya no os aprisiona.NO toméis a la muerte como algo nefasto en vuestra existencia, al contrario; pedidle a la Muerte que llegue a vosotros, para que podáis gozar las potencias del alma.

Pero vuestra alma tiene que estar preparada para esto y ella debe estar llena de Vida, en estado de Gracia, llena de Mi Amor

 Y así podréis gozar inmensamente, el premio que os ganaréis por haberMe servido en la Tierra, con la misión que Yo le encomiendo a cada uno de vosotros.

Respetad la vida de vuestros hermanos, respetad vuestra propia vida y esperad a que Yo vuestro Dios, que os creé; os dé la Gracia de regresar a Mí y os pueda liberar de la cárcel en que ahora estáis en vuestro cuerpo.

Dentro de un tiempo, a aquellas almas del Resto Fiel que queden, les permitiré que su cuerpo ya no sea ésa cárcel que ahora es.

El cuerpo también tendrá potencias inmensas, que serán un regalo de parte Mía, por haberMe servido y por haber trascendido; por haber permanecido en Mí, en Fe, en amor y por la transmisión de Mis Enseñanzas.Los Tiempos que vendrán, serán un regalo inmenso para las almas fieles, para las almas que buscaron su santificación.

Vuestro cuerpo y vuestra alma tendrán un cambio bellísimo, gozaréis y Me agradeceréis ése cambio,

vendrá vuestra TRANSFIGURACIÓN y tendréis una nueva vida.

Gozad ya desde ahora Mis pequeños, éstas Promesas que os hago y pedídMelas.

Respetad pues, la vida de vuestros hermanos, la vida del cuerpo y la vida del alma.

Ayudadles a crecer y pedidMe a Mí, vuestro Padre y vuestro Dios; que os ayude a crecer como lo que sois y deberéis ser:Mis verdaderos hijos en Cristo Jesús, vuestro Hermano, vuestro Dios, vuestro Salvador.

Para el Sexto Mandamiento:

 “NO FORNICARÁS NI COMETERÁS ACTOS IMPUROS”

El Maligno os ha llevado a ver con “naturalidad” lo que va en contra de ésto Mi Mandamiento, que afecta a la pureza en la que creé al Primer hombre y a la Primera mujer.

Os hace creer que el amor consiste en el goce sexual simplemente y así os ha engañado en tal forma que ahora lo véis tan “normal” en películas y revistas,

Que aquél que no ha tenido experiencias sexuales pre-matrimoniales, lo consideran raro, enfermo o anticuado.

Ya os he explicado que no os puedo decir como algunos de vosotros os decís, que sois peor que animalitos, ya que ellos siguen un instinto de reproducción para mantener la especie. Ellos no piensan si sea bueno o malo, ellos sólo se guían por el instinto que puse al crearlos.

Vosotros NO, Yo os dí un alma y con ella la inteligencia y demás capacidades que dá el ser racionales.

La reproducción en el ser humano no se dá por instinto sino por AMOR y con él, el respeto a la persona amada y todo esto con fines de PROCREACIÓN para dar alegría a vuestro Dios.

El acto sexual es un acto superfluo y falto de vida, sólo lleva a cabo el goce corpóreo, pero no en el alma, ya que en la gran mayoría de los casos, como ahora lo utilizáis, vais a impedir la vida por medio de los artificios que el Maligno os ha dado para que no prosigáis con Mi Obra Creadora.

NO FORNICARÁS, Mis pequeños, ya no hay pureza y santidad en vuestros actos ni en vuestros pensamientos.

¿A qué os lleva todo esto? A destruir Mi Creación, a no respetar Mi Creación, a no respetar la nueva vida que debierais darMe con amor y bajo Mis Leyes.Libertinaje, libertinaje de sexo, de impureza, os habéis convertido peor que animales. El animal sigue sus instintos y los respeta, vosotros ya no.

Seguís vuestros instintos, porque ya no respetáis las Leyes que os he dado y que puse en vuestro corazón, pero ni aún vuestros instintos respetáis, por eso os digo que ya sois peor que animales.

A eso os ha llevado el Enemigo, a no respetar a vuestro prójimo, a no respetar al sexo opuesto, -en el mejor de los casos-, cuando ahora, vuestro mundo está peor que Sodoma y Gomorra.

Sexo, sexo desenfrenado, Lujuria por todos lados, lujuria en vuestra boca, en vuestra mente, en vuestro corazón y ¿Habláis de amor?

Nuevamente os digo, ¡Qué tontos sois, Mis pequeños, que os dejáis engañar por el Gran Engañador!

Haciendo a un lado Mis Leyes que os llevarían a ésa perfección de vida, que os llevarían a ésa santidad a la cual estáis llamados todos.  Y ¿Qué pasa? Destrucción, muerte, concupiscencia.

¿Y a eso le llamáis amor y Me hacéis a un lado porque no es el Amor que Yo os pido?

Buscáis es el amor sangriento, pecaminoso, amor de los sentidos, que os llevan solamente a la destrucción y a vuestra muerte eterna.

Contra el Noveno Mandamiento:

NO DESEARÁS LA MUJER DE TU PRÓJIMO”,

Es parecido al Sexto Mandamiento, pero ahora peor, puesto que el Maligno contra éste Mandamiento, os hace voltear hacia la mujer casada y al dañarla con la seducción, os lleva a la destrucción de la Familia.La mujer, seducida por el placer sexual o por la seducción al dinero y las cosas materiales, es arrancada del núcleo familiar por hombres sin escrúpulos vendidos al Mal.

La falta en la vivencia de Mis Sacramentos y de la Oración, os debilita, debilita vuestra alma y la hace fácil presa de las pasiones de la carne.

La falta de Oración en la familia os vuelve vulnerables a los ataques destructivos del Mal.

Y así, el mal ejemplo diseminado a través de los medios de comunicación, hace estragos en las familias.

Por querer seguir patrones nefastos transmitidos en los medios de comunicación viniendo de “países desarrollados”, os hacen enlodaros al igual que están ellos.

Cuando tarde recapacitáis del mal en el que caísteis, “por gusto o por conveniencia”, La destrucción familiar se ha dado y desgraciadamente, con repercusión futura en sus miembros.

NO DESEARÉIS LA MUJER DEL PRÓJIMO,

Nuevamente el Mal, el mal en vuestro corazón impureza, falta de santidad, concupiscencia, sexo desenfrenado.

Estáis aceptando en vuestra vida, filosofías que os llevan solamente a eso, al engrandecimiento del sexo, a divinizar al sexo sin procrear.

Yo os di una orden tajante “creced y multiplicaos”, ¡Pero NO!, Impedís el fruto, el fruto que debe dar el amor. ¿Dónde están los frutos de vuestro Amor?

Pero no solamente hablo de vuestros hijos, de las almas, sino de frutos de Amor.Debéis llenar a ésas almitas de Mi Amor, para poder reproducir en ellos la imagen de Mi Hijo, debéis hacer de ésas almitas, almas santas, que agradezcan a su Creador el Don de la vida.

No, Mis pequeños, no hay tampoco Amor ahí, es solamente concupiscencia y lo veis todos los días, os lo muestran en los medios de comunicación y lo tomáis como verdaderas leyes y decretos,

Por eso, sentís que Mis Leyes y Decretos son obsoletos, porque se os dan nuevas leyes y decretos para éstos tiempos, en donde ya no hay cabida para lo Mío, para lo Santo.

Os habéis dejado engañar y ése engaño es para vosotros ley

Hijitos Míos, espero que esta pequeña explicación a Mis Mandamientos, os haga reflexionar sobre cómo el Maligno os está atacando actualmente

Y con ellos os lleve a un cambio de vida en donde busquéis afanosamente los verdaderos valores que deben vivir en el alma de cada uno de vosotros.Tratad de vivir más profundamente en Mí y así el Maligno nada podrá contra vosotros.

 Os he dado capacidades tremendas y éstas especialmente se dan a través de la Oración.

Sí, muchos de vosotros hacéis la oración a un lado, creéis que la fuerza, vuestra fuerza radica en vuestras capacidades musculares; mientras más fuertes sois físicamente, creéis que sois más poderosos y NO, Mis pequeños.

Los más poderosos son los más humildes, los más sencillos, los que se han vencido a sí mismos, aquellos que venciendo su ser, su voluntad, se han dado plenamente a Mí.

Cuando éstas almas, ya no en lo individual, sino en grupo, se unen a orar, su oración es poderosísima.

Os he explicado que vosotros estáis unidos en la Comunión de los Santos, a las almas del Cielo y a las del Purgatorio, vuestra fuerza radica ahí, en vuestra unión con las almas de vuestros hermanos.Ciertamente las fuerzas de Satanás también se unen para poder atacaros y tratar de destruiros y destruir toda Mi Obra de Creación.

La Maldad no se detiene, la maldad es continua y vosotros en la Tierra, que tan distraídos estáis con las cosas del Mundo, gracias a la oración continua de vuestros hermanos, almas del Purgatorio y del Cielo,

Si no fueran por ellos, Mis pequeños y por ésas almas en la Tierra, almas consagradas o almas buenas y santas que también se unen en oración continua, la Humanidad ya estaría destruida por las fuerzas de Satanás.

La Sangre Preciosa de Mi Hijo, que se dio por cada uno de vosotros, que baña a toda la Tierra y que produce frutos, es la que mantiene apartada de vosotros la Maldad que Satanás continuamente está sembrando entre vosotros.

Su Vida, Su Evangelización dejó mucho fruto, que aunque vosotros no lo veis en pleno, está actuando para protegeros a todos vosotros.

Cuando vosotros os apartáis de Mí, vuestro Dios y no tomáis en cuenta todo esto que se ha hecho por vosotros, es cuando las fuerzas de Satanás os pueden atacar, porque no le estáis dando valor a lo que tanto le costó a Mi Hijo y que a Mí Mismo Me dolió.Cuando vosotros reconocéis todo esto que se hizo por vosotros, todas ésas capacidades, todo ése valor de salvación, todo ése valor de Amor; toma vida fuerte y santa que os ayuda a eliminar lo malo que tenéis vosotros mismos y vuestros hermanos.

Os quiero explicar esto, Mis pequeños. Mis capacidades están presentes todo el tiempo, es Mi Providencia Divina sobre todos vosotros; pero es una desgracia que vuestro libre albedrío y en vuestra voluntad, neguéis o hagáis a un lado todo aquello que os quiere ayudar,

En ése momento, no es que pierdan valor Mis capacidades, Mi Amor que se derrama por vosotros; sino que, simplemente no se puede derramar en vosotros, porque vosotros os cerráis a recibir ésas Gracias.

Es como si quisierais darle de comer a fuerzas a alguien y éste cierra su boca fuertemente y lucha para que no lo alimentéis.

Así estáis vosotros, lucháis, cerráis vuestra mente y vuestro corazón a la entrada de Mi Gracia, a la entrada de Mi Amor en vuestro ser; está ahí, en toda Potencia, pero vosotros no queréis recibirla.

Atended a Mi llamado, que continuamente va tocando corazones.

A lo largo de vuestra vida tenéis muchas oportunidades de reconversión o de conversión, cuando no habéis tenido vida, vida espiritual y Mis enseñanzas cuando sois pequeñitos.

Yo ayudo a las almas, cuando éstas se dejan ayudar, cuando hay humildad en su corazón. Cuando se sienten necesitadas, es cuando Yo puedo actuar.

Entrad en humildad Mis pequeños, entrad en humildad, entrad dentro de vuestro corazón, en vuestro ser, ved vuestro aislamiento a Mi Gracia y a Mi AmorY pedidMe de corazón, con corazón humilde, qué necesitáis de Mí y ahí estaré de inmediato, para ayudaros, para daros todo lo que necesitéis, para que podáis vivir de acuerdo a lo que debéis ser:

Hijos Míos, hijos de un Dios Verdadero, hijos del Creador del Universo.

Yo os Bendigo con la Gracia y los Dones de Mi Santo Espíritu y os lavo con la Sangre Preciosa de Mi Hijo Jesucristo, para devolveros vuestra dignidad, la de ser Mis hijos para toda la eternidad.

Yo os Bendigo en Mi Santo y Amoroso Nombre, en el de Mi Hijo, Verbo Encarnado por Quién habéis conocido Mi Pensamiento…

Y en el del Espíritu de Amor, en la moción de los corazones abiertos a Mi Amor…

http://diospadresemanifiesta.com/