Archivos diarios: 5/06/19

R152 LA CORREDENTORA


03 de Junio de 2019

Hijitos Míos, Soy vuestra Madre Santísima, la Siempre Virgen María, la Madre del Hijo de Dios hecho Hombre para la Redención del género humano.

Hijitos Míos, Soy la Pura, la Santa, la Inmaculada, virtudes con las que Me dotó Nuestro Padre Dios para la Misión que debía desempeñar.

El Hijo de Dios no podía descender del Cielo y encarnarse de cualquier mujer,

Yo fui preservada del Pecado Original para mantener una situación de pureza, tanto de alma, como de cuerpo.

Para que Mi Dios pudiera vivir y desarrollarse sus primeros meses, de un cuerpo y de un alma acorde a Su Categoría de Dios.

Yo fui Tabernáculo purísimo y viviente para albergarlo aquí en la Tierra, Gracia inmensa que recibí de Mi Dios y Señor.  Con ésta introducción os quiero hacer resaltar la importancia que da Nuestro Padre Dios a la Pureza, virtud, que Nuestro enemigo el Maligno, ataca con toda su furia.

Y procura de ella, arrancar a todo ser que viene a la Tierra a servir a Mi Señor.

Ya les hemos hablado de ésta virtud tan excelsa, pero ahora quiero profundizar más en ella para poder explicaros la diferencia entre amor y deseo, las cuales van íntimamente ligadas a la pureza.

El Maligno, con sus múltiples engaños, os ha llevado a una situación de error gravísimo, el cuál daña gravemente el Corazón de Mi Dios.

Os ha hecho creer que vuestro cuerpo -vuestra belleza exterior-, es lo que cuenta y de ahí que os lleva a malgastar vuestro tiempo, el Tiempo de Dios,

tanto en el tomar demasiados cuidados para mantener bello vuestro exterior, como en el hacer mal uso de vuestro cuerpo.ImpidiéndoLe llevar a cabo la Obra de Procreación que Él os ha pedido, para poder seguir mandando almas a la Tierra para que con Su Amor, en vosotros, podáis vencer a las fuerzas del Mal.

En especial Me dirijo a vosotras, Mis pequeñas hijitas, almas a las que os ha tocado el exterior femenino.

El pudor ya no es parte de vuestra vida.

Creéis que si no mostráis vuestras formas corporales, no podréis atraer al sexo opuesto.

Y de aquí se derivan infinidad de errores que van minando vuestra vida espiritual y desperdiciando el Tiempo de Dios, buscando el cómo mostraros más bellas al mundo.

Vuestra vida se consume en sólo ver por vuestro exterior, en buscar los afeites mejores para resaltar “vuestra belleza”.Las dietas y los cuidados en los alimentos a consumir, se vuelven toda una ciencia para la gran mayoría de vosotras.

Platicáis de cosas superfluas y pecaminosas y sólo con la finalidad de ser admiradas, consentidas y mostradas como trofeo en manos de vuestro “hombre”.

Buscáis las modas provocativas. Tratáis de asistir a los lugares de perversión aún a pesar de sufrir humillaciones, en ésos antros de vicio y de maldad.

Permitís que vuestro cuerpo sea tratado como cosa, como instrumento de placer humano, con tal de presumir ante las demás mujeres, que vosotras sí sois capaces de “amar”.

Os habéis dejado engañar por el Gran Engañador, padre de la Mentira y del Mal, para no llevar a cabo la Obra de Dios en vosotras.

Le negáis a vuestro Padre Dios, la Gracia Divina de la maternidad por no afectar vuestra belleza exterior y para no aceptar “compromisos de ama de casa”Porque os sentís seres libres que podéis hacer de vuestro cuerpo y de vuestra alma, lo que queráis.

En que error tan grande habéis caído, y vuestra falta de espiritualidad no os permite daros cuenta del engaño y en el que ahora vivís.

Vosotras sabéis que vuestro cuerpo no va a durar mucho tiempo con la juventud y lozanía que ahora tenéis.

HABÉIS CAMBIADO EL AMOR POR EL DESEO

 Error que os hace caer del Cielo al Abismo, de la virtud al vicio.

Os llenáis de joyas y oropel externamente y vaciáis vuestro interior de lo más bello, puro y santo que toda mujer debiera cultivar: el amor.  El amor que dará unidad en la familia, el amor que será como dique de contención contra las fuerzas del Mal,

el amor que hará perdurar la especie humana bajo las Leyes y Decretos de vuestro Dios.

Ahora puedo ver una gran cantidad de jovencitas, que al dejarse llevar por el mundo y sus desvíos,

se han vuelto como muñequitas de porcelana, muy bellas por fuera y muy frías y vacías por dentro.

Ya no hay material usable, en la gran mayoría de vosotras, para lograr hacer una familia estable.

Si os llegáis a casar, al enfrentaros a las primeras responsabilidades que se tienen, normalmente,al formar una familia, no sabéis cómo resolverlas

y cuando os dais cuenta de que vuestro esposo ya no busca a la “muñequita” solamente, sino a la mujer y madre para formar una familia,

entonces os sentís que ya no podéis con “el paquete”,

ya que preferisteis sólo buscar cómo embelleceros exteriormente,

no embellecisteis vuestra alma y sus cualidades

Y no acrecentasteis los dones que Dios os dio para poder llevar a cabo vuestra misión de esposa y madre de familia.Entended, hijitas Mías, que

EL AMOR Y EL DESEO SON DOS SITUACIONES MUY DIFERENTES.

El amor es alimento y vida del alma, que une y que hace crecer al alma y a la persona, en su totalidad.

El deseo es una pasión desordenada del cuerpo, desligado totalmente del alma.

Es un apetito animal, es un instinto que debe ser controlado por las fuerzas espirituales propias del ser humano.

Sí a veces os sentís observadas suciamente por un hombre, es porque vuestra forma de vestir, vuestra apariencia, lo incitan a ello. El no podrá observar más allá de lo que vosotras permitáis.

Si muchas de vosotras sois atacadas en vuestra virginidad, es por vuestra misma culpa, habéis perdido el pudor y el recato.

Si muchas de vosotras sois tomadas como instrumentos de placer por un tiempo y luego apartadas como deshecho, es por causa de vuestra vaciedad y materialismo.

Buscáis comprar todo lo posible y llenaros de monedas, lo cuál sólo os ayudará a ganar vuestra perdición eterna, cuando para conseguirlas “vendéis” vuestro exterior al mejor postor.

Ya no os respetáis en nada. Vuestro cuerpo se ha vuelto mercancía y vuestro trato, superfluo y vacío.

Vuestra conversación se ha llenado de palabras obscenas y de temas pecaminosos, vacíos y mundanos.Ya sois muy pocas de vosotras, Mis pequeñas, en las que el recato y la virtud, aún están presentes.

Sois muy pocos ahora, las que vais con la idea por la vida, de servir a vuestro Dios en la familia y en la continuidad del amor en vuestros pequeños.

Sois muy pocas ahora, Mis pequeñas, que véis primero por los intereses de Mi Señor, que en los vuestros propios.

Sois muy pocas ahora, Mis pequeñas, las que buscáis hacer familia y proteger los tesoros espirituales de Mi Dios y poderlos transmitir a Sus pequeños, a vuestros hijos.

Sois tan pocas ahora, Mis pequeñas, las que pasáis por el mundo sin contaminaros de sus bajezas y pecados.

La vanidad la inseguridad personal, por falta de espiritualidad y de oración, os pierden, os hacen caer fácilmente,

LAS PRINCESAS CELESTIALES, HONRAN LA QUE ABBA HA PUESTO SOBRE SU CABEZA…

¡Cómo no va a estar este Mundo como ahora está; si vosotras, Mis pequeñas, Mis mujercitas, las encargadas principales de transmitir los valores en la familia!

¡YA NO LOS POSEÉIS!

El Mundo os ha encadenado a su vaciedad y a su bajeza y ya no deseáis levantar la vista a vuestro Creador, porque ya no queréis ser las mujeres “caducas, abnegadas y aburridas de tiempos pasados”.

Ahora os sentís mujeres “modernas”,

QUE PODÉIS HACER LO QUE QUERÁIS CON VUESTRO CUERPO,

QUE TENÉIS EL “DERECHO” DE ASESINAR,CON LOS MEDIOS ANTICONCEPTIVOS Y CON EL ABORTO,

A LOS BEBÉS QUE SE ESTÉN DESARROLLANDO EN VUESTRO VIENTRE.

Yo os digo que ahora el infierno está lleno de almas, como vosotras, que se sintieron modernas y con derechos para ir en contra de vuestro Dios.

El derecho de dar y quitar la vida sólo corresponde a Vuestro Dios y Creador y vosotras os estáis tomando una prerrogativa que os está encadenando para la eternidad en el abismo infernal.

El don de la maternidad es una bendición tan grande que en la antigüedad se le consideraba maldita a la que no podía procrear y era bendita de Dios la que sí podía concebir.

Hijitas Mías, recapacitad, el tiempo es corto y Mi Hijo ha de volver.  ¿Podríais dar cuentas favorables de vuestra vida a vuestro Dios?

¿Ha sido vuestra vida acorde a la voluntad de vuestro Dios?

¿Habéis dado vida corporal y espiritual al aceptar la maternidad y al observar y transmitir las Leyes y el Amor de vuestro Dios a vuestros hijos?

¿Estáis viviendo en el Mundo, como una verdadera alma hija de Dios, lo debe hacer?

Vinisteis todos vosotros al Mundo a dar ejemplo y vida de Amor Santo y de Virtud,

Y no a destruir la Obra de Dios al volveros cómplices del Mal. Arrepentíos en éste tiempo que se os ha dado para reflexionar y enderezad vuestro camino.

Recordad que de vuestro Dios-Amor podréis obtener todo el perdón necesario,

para que después podáis encaminar vuestra vida futura por los caminos de bien que Él mismo ha trazado para cada uno de vosotros.

Atended a los deseos de vuestro Dios y Él atenderá los vuestros para toda la Eternidad.

Vuestro tiempo sobre la Tierra es demasiado corto, comparado con la Eternidad que Él os dará como premio a vuestras buenas acciones y al buen desempeño de vuestra misión.

Recordad que vinisteis a la Tierra a servir a vuestro Dios,

¡Honor grandísimo que se concede a las almas que Él escoge!

Y todos vosotros, a los que se os dio e! Don de la vida, fuisteis escogidos!

Agradeced a vuestro Dios éste Don tan grande, enmendad vuestra vida y atended a Sus Deseos, con toda vuestra voluntad y corazón, que Él os recompensará con creces.

Tomad de Mí, hijitas Mías, Mi ejemplo, Mi Guía y Mi Amor por Nuestro Dios, para que Yo os pueda llevar a la meta final de la mejor manera

y para que Yo pueda obtener un gran premio eterno de Mi Señor, para cada una de vosotras.

En vosotras, Mis Pequeñas, está principalmente volver a restaurar lo perdido por el Pecado Original.Buscad y actuad en la Pureza, en la el Amor Verdadero y así el resto será fácil para la restauración del Re¡no de Dios en la Tierra.

Llenaos de vida interior, para que ésta se refleje en vuestro exterior, para bien de todos.

Sois almas al servicio de vuestro Dios, orad profundamente para que el maligno no os engañe más.

Daos cuenta de vuestro valer, tanto para la propagación de la vida, cómo de las buenas costumbres hacia todo el género humano,

Sin vosotras Mis pequeñas, la vida de oración, de unión familiar y de la transmisión de las buenas costumbres de devoción cristiana, no se pueden dar.

¡Valéis mucho más de lo que os imagináis, pero sólo cuando veis hacia vuestro interior, buscando la Guía Divina y lo engrandecéis hacia vuestro exterior!

¡El tesoro que Dios puso en vuestro interior ES GRANDÍSIMO,

¡NO LE DESPERDICIÉIS!

 Yo, vuestra Madre Santísima, fui instituida, por Nuestro Padre Dios, para ser la Bienaventurada, que trajera a la Tierra a Su Hijo Jesucristo.

Mi Misión no sólo fue de Madre, sino también de apoyo total a la Tarea de Salvación de Mi Hijo.

Yo conocía Mi Misión y Mi Santo Esposo, el Santo Espíritu de Dios, Me indicó lo que habría de suceder.

Me instruyó, Me guió, Me aconsejó, Me dió la fuerza necesaria para soportar tanto Dolor y Me hizo depositaria de las Verdades de Mi Hijo, Señor y Dios Mío.

REINA DE LOS MARTIRES

Nada se Me ocultó, lo supe con antelación lo acepté y AME ésta gran Misión para servir a Mi Dios y a todo el género humano.

Sí, la tarea iba a ser difícil, pero el Amor todo lo hace llevadero.

Si alguien recibe un encargo, pero no tiene apoyo absoluto de quien se lo dá, la tarea se le hará difícil de llevar.

Sí, ciertamente Mi Tarea fue de mucho Dolor, pero también de un gozo no terreno, de un Gozo Celestial, de un Gozo Divino.

El l servir a Nuestro Dios nos alcanza bendiciones inconmensurables y ésto no sólo lo viví Yo sino todos aquellos que, a partir de la Venida de Mi Hijo, han vivido para Mi Señor en Su Santísima Trinidad.

¡Es una santa alegría la que Nuestro Dios regala al alma dadivosa!Generalmente el alma se dá en determinada proporción a su Dios, pero a pesar de ello, Nuestro Padre le paga al alma, en forma desproporcionada, tal donación.

Si dais el 25, el 50, el 75 o el 100%, Nuestro Dios os lo va a regresar al ciento por uno,

Por éso la alegría de los corazones es diferente en cada ser.

Según se dé el alma al Amor, va a recibir de regreso en la misma proporción, pero siempre será muchísimo más de lo que disteis.

Ahora, en éstos difíciles Tiempos, en donde todo está revuelto, en donde el pecado llama a cada alma en forma cruel, vil y despiadada,

Porque el pecado se os muestra “agradable al paladar” y en múltiples formas, Yo, vuestra Madre, os vengo a proteger bajo Mi Manto, bajo Mi Ayuda y Mi Guía Maternal.

Nuestro Enemigo sabe también que este es el momento de la Historia en donde su poder se desatará al máximo,

pero también sabe que aunque su soberbia no lo acepte, será Vencido en breve,

Pero en ésa “brevedad de tiempo”, para cada uno de vosotros, Mis pequeños,

puede llegar a ser fatal para vuestra alma.

El Maligno ha ido preparando el terreno para ir destruyendo vuestra espiritualidad y con ello, la cercanía con vuestro Dios.  Os ha presentado un Mundo en donde podéis hacer todo lo que os plazca, en donde las pasiones desordenadas se puedan ejercer sin sentir el menor remordimiento,

en donde no os sintáis pecadores a pesar de la perversidad de vuestras acciones y os resume todo en una frase:

“si os sentís satisfechos con lo que estáis haciendo, todo está bien”.

iNoMis pequeños! Esta es una gran mentira, como Mentiroso es él.

Sed conscientes que el pecado dañó vuestra naturaleza humana y espiritual y si no os acogéis a Nosotros no podréis salir adelante.

La falta de espiritualidad que reina ahora en el orbe es increíble, ya no se le hace caso a vuestro Dios ni a sus Leyes.Os ha hecho creer el Maligno que no os debéis someter ante nada ni ante nadie, que sois dueños de vuestra vida y que tenéis la total libertad de obrar según vuestro “corazón os guíe”.

El alma dañada tiende fácilmente hacia la soberbia, el Demonio falló por causa de su soberbia y ahora está envolviendo a todo el género humano en lo mismo.

El no necesita cambiar su táctica de ataque, puesto que ésta le ha dado muy buen resultado desde que él cayó a estado de Demonio.

La envidia que él os tiene, porque vé a vuestras almas capaces todavía, de alcanzar todavía un gran premio que él perdió,

LO VUELVE MÁS FURIOSO CONTRA VOSOTROSAl ser la soberbia su arma preferida, si no os protegéis de virtud, de Fé y de Amor, podréis sucumbir fácilmente.

La soberbia es muy destructiva, porque deleita a vuestro gusto. O sea, a todas las pasiones del hombre y os ciega a la Verdad.

Os hace creer que tenéis derecho a todo, sin limitantes y

¡ÉSTO NO ES ASÍ!

Porque vano hubiera sido el Acto Divino de vuestro Dios, al darle a Moisés las Tablas de la Ley, las cuales se dieron para todo el género humano y para todos los tiempos.

Ya se os ha dicho que la Palabra de Dios y  Sus Designios son siempre ETERNOS y no se dieron sólo para una época de la humanidad.Cuando Dios  Nuestro Padre habla, es para todos en todos los tiempos, porque El no tiene principio ni tendrá fin, como le sucede al cuerpo humano, pero no al alma.

Las Leyes que os dio vuestro Padre Dios, son arma poderosa en su cumplimiento y os ayudan en la lucha contra las pasiones, que la soberbia del Maligno, os pone.

La carne tiende a buscar lo burdo que pertenece a la Tierra, en cambio, el alma tiende a la perfección de su Creador.

El hombre no se puede ni se debe dividir, es una entidad

Y no puede decir le voy a dar a mi cuerpo lo que quiera y no voy a afectar mi alma,

¡ESTO ES IMPOSIBLE!

MUERTE. ESPIRITUAL. MUERTE. FÍSICA. MUERTE. ETERNA

Lo que vuestro cuerpo haga, lo padecerá vuestra alma.

No podéis cometer una grave falta y solo culpar al cuerpo.

El alma, de una u otra forma; quedará afectada con vuestro mal proceder.

Esto es lo que logra provocar la soberbia en la mente del ser humano,

le pretende quitar responsabilidades al alma, dejarla “tranquila”, a pesar de su mal actuar.

El Demonio, el Mentiroso por excelencia,Siempre os va a presentar al pecado “agradable a vuestro paladar”, para que lo cometáis y NO os sintáis culpables

Y si perseveráis en esa falta de Fe y de espiritualidad en la que ahora vivís, lo podrá lograr en un alto porcentaje.

Pero, a pesar de la falta de espiritualidad en la que vivís, Mi Esposo Divino, el Santo Espíritu de Dios, quien habita en cada corazón,

siempre le va a estar recordando al alma sus obligaciones y también aprobará ó desaprobará vuestras acciones.

Ya os hemos dicho que cada alma es una joya preciosa para vuestro Dios y no está dispuesto a perderos por ningún motivo.

Aún al mayor pecador que exista, vuestro Dios, VUESTRO PADRE, siempre luchará por recuperarlo.Por ello, ésta es Mi Misión en  éstos tiempos, he sido constituida Corredentora

y Madre Fiel de todo el género humano y estoy ahora luchando contra las fuerzas del Mal

para lograr regresar, al redil de Mi Hijo, a todos vosotros, no importando en dónde estéis y lo que penséis,

ya que más tarde comprenderéis el Amor Infinito de vuestro Dios.

Lo que ahora importa muchísimo, es que recuperéis vuestra espiritualidad, que volváis al buen camino, que confiéis en vuestro Dios, pase lo que pase, veáis Lo que veáis.

La lucha actual va a desatar los Poderes Absolutos de Nuestro Padre Dios, para defenderos contra los poderes fortísimos del Infierno.Sí, veréis cosas tremendas dentro de poco tiempo.

La mente humana se maravillará de los poderes tremendos que veréis, tanto en lo bueno como en lo malo,

por lo que será muy  importante que cada uno de vosotros pida a Mi Esposo, el Espíritu Santo, el Donde Discernimiento,

para que no os confundáis a quién seguir, ya que podríais fácilmente seguir al espíritu del Mal.

Sí, una gran confusión de mentes y de corazón se avecina.

El Mal se presentará como ángel de bien, quién luego traicionará a todos aquellos que fielmente lo sigan, porque os seducirá con su palabra y sus acciones.  Os presentará el Fruto Prohibido por vuestro Dios, de una forma agradable al paladar

Y todos aquellos que NO SE HAYAN PROTEGIDO CON UNA FÉ VIVA

con el Amor Infinito y con la esperanza de obtener algo mucho mejor de lo que él os prometerá, sucumbiréis para la Vida Eterna.

Yo Soy vuestra Madre Santísima, vuestra Guía y Protectora.

Este es Mi Tiempo, un tiempo divino que Mi Padre Me concedió para venir a ayudaros.

Qué más confianza puede tener un hijo, que en los consejos de su Madre.Una madre puede dar su vida con tal de salvar al hijo de un peligro mortal.

Yo estoy aquí, dando todo lo que puedo, para tocar las fibras más sensibles de vuestro corazón y así llevaros al lugar más seguro para vuestra alma:

el Corazón de Mi Hijo Jesucristo;

Quién os tomará dulcemente para presentaros a Dios Padre y con Él, gozar eternamente en Su Amor.

Hijitos Míos, ved como los Acontecimientos ya se están dando a nivel mundial.

Observad con los ojos del alma y no con los del cuerpo éstos Acontecimientos. Y así os daréis plena cuenta de la lucha real espiritual que se está dando.

No es lucha de nación contra nación, de pueblo contra pueblo, de hermano contra hermano;

sino que, es la Lucha de las diabólicas fuerzas del Mal contra las Bondadosas fuerzas de vuestro Dios.

No veáis los edificios derrumbados, sino ved las almas que llevaban vida de pecado o de virtud.

VED COMO EL MAL DESTRUYE CON SU SANGUINARIA CRUELDAD

LA INOCENCIA TOTAL DE UN BEBÉ, EN EL ABORTOO a aquellas almas que se han donado en totalidad a su Dios.

Estad concientes de que todo ésto se os ha avisado con antelación, desde la antigüedad, en las Sagradas Escrituras…

Y actualmente con Mis Apariciones, en donde os lo vengo todo a recordar.

Todo se llevará a cabo como Nuestro Padre os lo profetizó, pero la magnitud de los Acontecimientos, el Dolor y la Confusión que se vivirán durante ellos,

podrá ser disminuida con vuestras oraciones, sacrificios, ROSARIOS, MISAS y con vuestra sincera respuesta en el vivir lo que Mi Hijo os predicó.

Yo vengo, a recordaros lo que Mi Hijo os enseñó, para protegeros, alimentaros y apoyaros en éste difícil momento para el Cielo y para la Humanidad entera.  Os quiero hacer una grave advertencia para que estéis muy atentos:

Aquél que os hable con palabras bellas, que agraden a vuestros oídos o a vuestro débil corazón,

pero que se oponga a las Leyes y Decretos de vuestro Dios,

no le escuchéis, porque NO VIENE DE DIOS.

Nosotros NO os vamos a dejar solos ni un momento.¿Puede un padre o una madre olvidar al hijo, fruto de su amor?

Si no os separáis de Nosotros, si os cubrís con Nuestro Amor,

las fuerzas del Mal no os podrán hacer sucumbir.

Yo os Bendigo en el Nombre de Nuestro Padre, en el Nombre de Mi Hijo Jesucristo y en el Nombre de Mi Esposo, el Santo Espíritu de Dios-­Amor.

Y Yo os Bendigo en Mi Santo Nombre, de Madre, de Sierva e Hija de Mi Dios y Señor.

http://diospadresemanifiesta.com/

R151 SACRIFICIOS HUMANOS


MAYO 29 2019 12: 15 P.M

Mis amados Hijitos, la Paz de mi Hijo esté con todos vosotros y mi Protección Maternal, os acompañe siempre

Hijitos, Estoy muy triste por el aumento de los Abortos en el mundo.

El libertinaje sexual de los jóvenes, la promiscuidad en las parejas, el adulterio, la corriente satánica del Feminismo

Y todas las demás ideologías contrarias a la Fe y sanas costumbres sociales, morales y espirituales, existentes hoy en el mundo,

es lo que está llevando a la juventud a apartarse de Dios y a hacer correr la sangre de mis inocentes criaturas.

Hijitos, el pecado del aborto hace llorar al Cielo y está llevando a la condenación a miles de jóvenes y parejas.El alma de las parejas que deciden abortar queda negra; lo mismo le pasa al alma del profesional de medicina o persona que lo practique.

Todos son igual de responsables ante Dios por este execrable crimen.

Si no reparan, piden perdón a Dios y se confiesan, corren el riesgo de perderse eternamente cuando lleguen a la Eternidad.

La mujer que aborta hace de su vientre un sepulcro, ennegrece su alma, mancha su conciencia y aleja al Espíritu de Dios, por el tiempo que se demore en confesar, reparar y pedir perdón, por este crimen.

Lo mismo le pasa al hombre, al profesional de la medicina o persona que lo practique; se hacen maldición ante los ojos de Dios;

si los sorprendiera la muerte sin haber reparado, confesado y sin haberle pedido perdón a Dios, corren el riesgo de condenarse.El pecado del aborto abre puertas espirituales para la entrada de Demonios, en aquellos que lo practican.

Los hijos que le nazcan mañana a una madre que ha abortado, se les debe de hacer oración de sanación y liberación en sus vientres,

para que queden libres del espíritu de Aborto y ellos mañana no sigan derramando sangre inocente.

¡Parad madres desalmadas de seguir derramando sangre inocente, porque este pecado os puede llevar a la condenación eterna!

¿Quién sois vosotras para destruir el ciclo de la vida que Dios creó?

Os recuerdo que hay vida desde el mismo momento en que el ovulo es fecundado, toda interrupción que se haga de ella ya es pecado mortal, es ASESINATO. Dejad vuestra promiscuidad sexual hijitos, acordaos que el Sexo sólo lo permite el Cielo para la prolongación de la especie, dentro del Sacramento del Matrimonio con la Bendición de Dios.

Toda relación antes del matrimonio ES FORNICACIÓN y toda relación por fuera del matrimonio ES ADULTERIO.

Estos pecados, son fuertemente castigados por la Justicia Divina, sino no son confesados y reparados.

El pecado del Aborto si no es liberado, se convierte en maldición para las generaciones de las parejas que lo practicaron.

¡Recapacitad mis hijitos rebeldes y no sigáis derramando sangre inocente!

¡Madres abortistas, vuestra conciencia, será vuestro peor juez; mañana cuando lleguéis a la Eternidad, vuestro dolor se acrecentará al ver las criaturas a las cuales les negasteis la vida!Veréis el plan que Dios tenía para ellas y que vosotras interrumpisteis; esa sangre inocente que derramasteis, clamará justicia mañana en la Eternidad.

¡Madres abortistas, reparad y confesad por este execrable crimen, ahora que todavía tenéis Misericordia; para que vuestras almas no se vayan a perder al paso de la Justicia Divina!

Quedad en la Paz de mi Señor.

Vuestra Madre, María Santificadora

Dad a conocer mis mensajes y advocación a toda la Humanidad

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

03 Junio de 2019  Hijitos Míos, Soy vuestra Madre, la Siempre Virgen María.

Sabéis que Mi Hijo Me pidió que os cuidara a todos vosotros, Él estando en la Cruz, le dijo a Juan “he ahí a tu Madre” y con eso sigue señalando en Juan, a todo el género humano.

Soy vuestra Madre, y os cuido de los ataques de Satanás y os cuido también de vosotros mismos y con esto os quiero decir, que os habéis apartado de la Gracia de Mi Dios, por vuestra propia voluntad.

Se os ha explicado ya, que el Príncipe de este Mundo, Satanás, está por todos lados.

Cuando fue apartado del Cielo, él fue arrojado a la “Tierra”, pero hablando genéricamente, la Tierra, son, realmente, todos los planetas del Universo;

 él fue apartado del Cielo, donde se vive vida espiritual, que es vuestro Hogar real; él cayó a la Tierra, considerando que es un lugar en donde no se vive la Espiritualidad Divina.  Se os ha explicado también, que el poder satánico estaba reprimido en la Tierra, donde habita Satanás, por la vida santa de vuestros Primeros Padres, Adán y Eva, antes de que cometieran el Pecado Original.

Su Error provocó que el poder de Satanás se fuera liberando.

Se os ha explicado que cuando no habían cometido todavía, el Pecado Original, Satanás no podía liberarse para poderlos atacar fuertemente y por eso, está representado en el Génesis por una víbora,

pero tan pronto cometieron el Pecado, el hombre se empezó a apartar de Nuestro Dios y Señor y eso causó que el hombre se fuera apartando de la vida espiritual que todos vosotros debéis vivir y mantener siempre

en unión íntima con la Fuente de Amor y la Fuente de Vida de Nuestro Dios y Señor, en Su Santísima Trinidad.

A lo largo de la historia, y con los engaños de Satanás, haciendo que los gobiernos se fueran apartando de la vida en Dios y luego, afectando también a la misma Iglesia para que se fueran eliminando oraciones y una vida espiritual profunda,

Satanás os empezó a atacar más fuertemente,a tal grado, que en estos tiempos, ya es un Dragón de Siete Cabezas, que significan las Siete Logias Masonas, que os están atacando y quitándoos toda esa vida espiritual,

en la que vosotros debisteis haber vivido y que debisteis haber defendido, primeramente, porque la vida espiritual es la vida en Dios,

y segundo, porque esa vida espiritual os iba a proteger como un capelo contra las fuerzas de Satanás, durante vuestra misión en la Tierra.

Os habéis apartado de esa protección, que os la da el vivir en la Oración, el vivir una vida espiritual profunda, el vivir sirviendo a Nuestro Dios y Señor en Su Santísima Trinidad.

Vosotros mismos habéis permitido ya, que satanás os ataque libremente, casi con toda su fuerza y poder,Y digo casi, porque todavía no se le libera completamente, porque todavía hay almas santas, almas buenas que oran, que le están quitando ese poder total con el que él quisiera destruiros.

Satanás toma su poder principalmente, cuando el hombre que le sirve, le ofrece sacrificios humanos y lo estáis viviendo ahora fuertemente, en todo el mundo.

Se le sigue ofreciendo sangre al que os destruye, al que os quiere matar física y espiritualmente: Satanás.

Nuestro Dios y Señor aprovecha aún la maldad del hombre, para sacar de ahí un bien,

Que es lo que estáis padeciendo ahora, con todas las amenazas que tenéis a vuestro alrededor y que son reales, que las estáis viendo en los pueblos de la Tierra.

Cómo los gobiernos os atacan, os están llevando a la destrucción espiritual humana, destrucción en la familia, destrucción de la vida. Estáis viendo una realidad que os está aplastando y gracias a ello, estáis reaccionando; muchos de vosotros ya estáis volviendo a la Oración, 

que es lo que debisteis haber vivido de siempre, para que todo esto que está sucediendo, no hubiera afectado vuestra misión y vuestra existencia aquí en la Tierra.

Venid a Mí, Mis pequeños y pedidMe que interceda ante Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor, para que descienda sobre todos vosotros,

Para que os haga ver la realidad que estáis viviendo y Le pidáis lo que necesitéis para que podáis vencer a Satanás, quien quiere vuestra destrucción total.

Solamente vosotros, entendiendo todo esto y cambiando vuestra forma de vida, cambiando vuestra forma de ser, en lo espiritual, podréis vencer a Satanás.

Os habéis apartado, os repito, de esa vida espiritual que os puede proteger y os puede sacar adelante; os puede hacer vivir nuevamente, la vida que Nuestro Dios y Señor escogió para vosotros.Lo que estáis viviendo, no es una vida que Dios quiso para vosotros, estáis viviendo una irrealidad espiritual, no estáis viviendo en la realidad que Dios quiere para vosotros;

No estáis viviendo el Amor que os une, no estáis viviendo el Amor que os va a regresar al Reino de los Cielos.

Debéis entender Mis pequeños, que estáis a momentos críticos en vuestra vida y en la Historia de la Humanidad,

y solamente cambiando vosotros, podréis salir adelante y regresar a lo que Nuestro Dios y Señor, siempre quiso de vosotros,

que vivierais en santidad de vida, que vivierais  una espiritualidad alta, grande, preciosa, Divina.

Regresad pues Mis pequeños a los orígenes, a la sencillez, al Amor, a la vida totalmente vuelta hacia vuestro Dios.Servid nuevamente a vuestro Dios, amad, nuevamente a Quien os dio la Vida, a Quien os ha llenado de Bendiciones, de Gracias, de Virtudes.

Regresad a lo que sois, sois hijos de Dios, sois Mis hijos; fuisteis creados para amar y ser amados y no para odiaros y destruiros, como ahora estáis viviendo.

Os amo, Mis pequeños, vuestra decisión y vuestro cambio es lo que os llevará nuevamente, a vivir la Paz y el Amor, que es a donde Nuestro Padre y Nuestro Dios, os llevó desde un Principio.

AgradecedLe lo que ha hecho por vosotros y arrepentíos de corazón por lo que Le habéis hecho al ofenderLe, al haberLe dado la espalda,

al haber destruido la espiritualidad que tenéis en vuestro interior, porque seguisteis al Malo en lugar de vivir la realidad Divina, que todos debéis tener, que es la Vida de Dios en vosotros.

Hijitos Míos, vosotros sois los pequeños hijos de Mi Corazón; todos los que amáis a Mi Hijo, todos los que estáis Conmigo, Todos los que tenéis ese deseo de regresar al Reino de los Cielos, porque ese deseo os lo pone Nuestro Padre, en vuestro corazón,

sois Mis hijos, Mis hijos predilectos, Mis hijos amorosos, Mis hijos que habéis encontrado la Verdad, entre toda la mentira que os rodea.

Mis pequeños, a pesar de que estáis esperando momentos difíciles en vuestros paises, también hay momentos bellísimos que tendréis posteriormente, después de la Purificación tan necesaria para todos vosotros.

Os pido, Mis pequeños, que no llenéis vuestro corazón y vuestra mente de temor por todo lo que se viene;

Recordad que Nuestro Padre, vuestro Padre Dios, siempre va a utilizar esos malos momentos, en los que Satanás os pone a prueba y de ahí, sacar un Bien.

Sabéis que lo que tendréis no es Nuestro Padre, vuestro Dios, el que os está mandando este castigo, que, ciertamente, os lo merecéis, porque os habéis apartado de Su Amor y lo habéis ofendido grandemente.

Sino que es el mismo Satanás el que os está atacando.

Sabéis que donde hay mucha Bendición del Cielo, también hay mucha Maldad de Satanás;

Os está atacando su envidia, os está atacando, porque él no quiere que vosotros, transmitáis el amor que tenéis en vuestro corazón.

Ciertamente, como Madre vuestra, Me tenéis un cariño muy especial y Yo correspondo a ese cariño, Mis pequeños

Y muchos de vosotros hijos Míos, habéis recibido grandes Bendiciones de Nuestro Dios, por intercesión Mía y bien lo sabéis, Mis pequeños.

Pero por otro lado, la Maldad se ha introducido en vuestra sociedad y en vuestros corazones.

Esa, la Maldad de Satanás, que os quiere destruir, que os quiere quitar a vuestro Dios y a Mí, vuestra Madre, de vuestro corazón.Os desvía con otros pensamientos, con otras formas de pensar, para que no Nos deis vuestro amor completo a vuestro Dios y a Mí, vuestra Madre.

Os habéis apartado de la Oración y ALGUNOS DE VOSOTROS  aunque no habéis aceptado LEYES INFAMES como el aborto y más pecados,

En donde se atacan vuestros principios que lleváis en vuestro corazón; pero tampoco hacéis gran cosa por recuperar todo eso.

Sabéis que vuestro poder político es dominante, dictatorial y aunque os manifestéis, os imponen sus ideas satánicas,

Pero por otro lado, también sabéis que la Oración, el rezo del Santo Rosario, como tantas veces os he dicho, produce milagros,

Aunque desgraciadamente, la gran mayoría de vosotros, habéis hecho a un lado esta devoción tan poderosa para estos tiempos;Y por eso, veMos en vuestros corazones esa Tibieza, que está causándoNos mucho daño en Nuestro Corazón y a vosotros, mucho daño en los descendientes QUE TENDRÉIS.

Muchos, muchos bebés, que debieran vivir y hacer crecer a ésta vuestra Patria, han muerto, han sido asesinados por el Aborto y ya vosotros, ni os inmutáis,

NO pedís por ellos y no Me pedís, junto con el Santo Rosario, que Yo intervenga, para que se termine toda esta maldad, todos estos asesinatos.

Vosotros, ahí es en donde sí tenéis la culpa de que estos abortos prosigan, POR VUESTRA TIBIEZA,

Porque ya no os amáis los unos a los otros, como Mi Hijo os lo pidió. Tenéis que poner de vuestra parte, Mis pequeños.

CON TODOS ESTOS ASESINATOS

HABÉIS ATRAÍDO LA JUSTICIA DIVINA

Por eso, la Purificación que se dará en todo el Mundo, principalmente, es por vuestra tibieza.

ya no Nos buscáis, ya no queréis depender del Cielo, creéis que por vuestras capacidades humanas, intelectuales, ya no necesitáis del Cielo y estáis en un error tremendo. 

¿De qué os sirven vuestros estudios, carreras, maestrías y doctorados, si no tenéis a vuestro Dios y a Mí, vuestra Madre, en vuestro corazón?

Esos títulos humanos, lejos de daros el Reino de los Cielos, si los utilizáis mal, os podrán llevar a vuestra perdición eterna.

Manteneos sencillos, humildes, como Mi Juan Dieguito, Mis pequeños.Manteneos siempre necesitados de Nuestro Amor, debéis estar conscientes, como tantas veces os lo heMos dicho, que sin Nuestra Protección, sin Nuestra Guía,

Vosotros fácilmente os perdéis, porque estáis en terrenos de Satanás,

estáis en terrenos del Príncipe de este Mundo, que es Satanás.

Si os unierais en oración, pero en una oración de corazón,

podríais disminuir los dolores de la Purificación inminente que tenéis encima,

YA SOBRE VOSOTROSQue no se va a detener, pero que sí la podréis aminorar. Pero ¿Cuántos entenderéis éste, Mi Consejo de Madre hacia vosotros, Mis hijos?

El Amor purificará todo, así es que, hijitos Míos.

Empezad a vivirlo con mayor magnitud, que no os importe aparecer raros ante el Mundo entero, porque los “raros” llenos del Amor de Dios, serán los que habitarán el Nuevo Mundo por venir,

Donde Cielos Nuevos y Tierra Nueva darán la bienvenida a la Nueva Estirpe del Señor, la Estirpe del Amor.

Yo os Bendigo en el Santo Nombre de Nuestro Padre Dios, en el Santo Nombre de Mi Hijo Jesucristo, en el Santo Nombre de Mi esposo y en Mi Nombre, de Madre vuestra y Sierva del Señor, Mi Dios.

http://diospadresemanifiesta.com/