P278 SÚPLICA PATERNAL


09 de Junio de 2019

Habla Dios Padre 
Hijitos Míos, os mentiría si os dijera  que las cosas se van a componer de repente.

No, Mis pequeños, habéis alimentado una Fuerza tremenda la cual, en vez de agradecéroslo, os desea destruir aún peor.

El Demonio existe y le habéis dado ahora ésta tremenda fuerza, por la forma en que venís viviendo de mucho tiempo hasta ahora.

No habéis escuchado Mi Clamor a través de los siglos en donde Yo os pedía volver a Mi y a Mis Leyes,

Las cuáles, si las hubieseis cumplido, le hubierais quitado fuerza al Mal, pero no ha sido así; desoísteis Mis ruegos.

Desoísteis  Mis advertencias y no obrasteis con sabiduría ni prudencia.Y por ello el Mal fue creciendo hasta llegarse a constituir el Monstruo que ahora estáis viviendo.

Su poder ahora es tremendo, es ahora la Bestia poderosa de la que se habla en el Apocalipsis y que el mundo actual adora.

Leed en las Escrituras como el Demonio empieza actuar  con la forma de serpiente en el Génesis y termina siendo en el Apocalipsis  como un enorme Dragón de 7 cabezas,

¡Ésta es la fuerza que le habéis dado, Mis pequeños!

Pudisteis haber detenido su poderío  si hubierais vivido Mis Leyes y Preceptos, pero los despreciasteis.

Pudisteis  haber construido el Reino de Dios en la Tierra y en vez de ello, le levantasteis un castillo al Maligno.Pudisteis  haber cultivado Mi Amor y así vivir en paz y con Mis Bendiciones Infinitas y preferisteis cultivar el Odio y las bajas pasiones,

¿Qué pasará ahora?

Jugasteis  con fuerzas tremendas. Fuisteis como el científico que construyó el Frankestein, el cual después al tener vida, se volvió contra su constructor y lo mató.

Estáis ahora viviendo los minutos anteriores en los cuales,  el Monstruo Satanás,

Se va a volver contra los que lo alimentaron y le dieron ése descomunal poder, va hacia TODOS VOSOTROS.

¡DETENED VUESTRO PASO! ¡MEDITAD!OBSERVAD DETENIDAMENTE. QUITAD DE VUESTROS OJOS ESE VELO

QUE OS ESTA CAUSANDO CEGUERA Y MENTIRA ESPIRITUAL

¡Y VED LOS ACONTECIMIENTOS REALES QUE ESTÁIS VIVIENDO!

La gente adulta dice:

Antiguamente se podía dejar las puertas de las casas y de los coches abiertos y no había ningún peligro.

Antiguamente se vivía más respeto entre la juventud y no había tantos divorcios entre los adultos.

Antiguamente se vivía más la moral y las buenas costumbres  en las familias y en la sociedad. Antiguamente se oraba más en familia y trataban de vivir un tiempo dedicado a Mí, vuestro Dios.

Antiguamente… Antiguamente…, etc. O sea que en lugar de haber ido mejorando como creéis, habéis ido empeorando y no os queréis dar cuenta.

Como os dije y os repito para que meditéis la gravedad del momento,

EL DRAGÓN ESTÁ POR DAR SU COLETAZO FINAL

Y SI NO OS VOLVÉIS A MÍ Y A MIS LEYES,

ÉSTE VA A SER TREMENDO,MUY DESTRUCTIVO, AVASALLADOR

La Destrucción irá de lo espiritual a lo material. Esto es, al destruir la espiritualidad de las almas, se sobrevendrá inevitablemente, la destrucción de todo lo creado.

Sólo en vosotros está el remedio, Yo no puedo actuar si no Me lo pedís y sólo os podré escuchar si vuestro corazón vive el Amor y lo desea dar a los demás.

La situación actual es muy grave,  Mis pequeños. Yo, como Padre vuestro, os tengo que hacer ver los Engaños que el Mal está urdiendo contra vosotros.

Os tengo que prevenir porque os amo, porque sois la perfección de Mi Obra de Creación y por eso el Maligno os ataca más, por Envidia a vosotros.

Pero Yo no os puedo obligar a reaccionar, esto debe venir de lo profundo de vuestro corazón.  Me duele y mucho, el que os estéis comportando así entre hermanos contra de Mí, vuestro Dios; porque habéis puesto en práctica los consejos de Mi Enemigo,

Pero a pesar de ello, os busco y os quiero salvar.

  Mi Amor es infinitamente más poderoso que el Mal que él despliega.

Estáis dejando de usar una fuerza poderosísima para vencerle y para volver todo a la normalidad –Mi Reino entre vosotros-, pero no la queréis usar.

¿Necesitáis que el verdugo os siga golpeando hasta que casi desfallezcáis para que volteéis hacia Mí?

La respuesta está en vosotros. Mientras más os tardéis y sigáis viviendo la vida actual que lleváis, el Maligno seguirá creciendo en poder; preparando su coartada final, la cual no va a ser nada agradable para vosotros.

¡VOLVED A LA ORACIÓN!

VOLVED AL ESTADO DE GRACIA.

VOLVED A LOS SACRAMENTOS

E INMEDIATAMENTE VEREIS EL CAMBIO, OS LO PROMETO!

  Yo os Bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo y en el del Amor de Mi Santo Espíritu.EL INFIERNO REVELADO POR JESÚS 

“Una vez te hice ver al Monstruo de los abismos. Hoy te hablaré de su reino. No puedo tenerte siempre en el paraíso.

Recuerda que tú tienes la misión de evocar en los hermanos las verdades que han olvidado demasiado.

Pues en este olvido que en realidad ES DESPRECIO POR LAS VERDADES ETERNAS,

Por lo tanto, escribe esta página dolorosa. Luego tendrás consuelo. Es viernes por la noche.

Mientras escribes, mira a tu Jesús, que murió en la Cruz, entre tormentos tales que pueden compararse a los del Infierno,Y QUE QUISO ESA MUERTE

PARA SALVAR A LOS HOMBRES DE LA MUERTE

Los hombres de vuestro tiempo ya no creen en la existencia del Infierno.

Se han construido un más allá según el propio deseo, de tal modo que sea menos aterrador para su conciencia, merecedora de grandes castigos.

Como son discípulos relativamente fieles del Espíritu del Mal, saben que su conciencia retrocedería ante ciertas fechorías, si de verdad creyeran en el Infierno tal como lo enseña la Fe.

Saben que si cometieran esa fechoría, su conciencia volvería en sí misma y por el remordimiento, llegarían a arrepentirse.Por el miedo llegarían a arrepentirse y arrepintiéndose, encontrarían el camino para volver a Mí.

Su maldad, que les enseña Satanás -del que son siervos o esclavos, según su adhesión a los deseos e instigaciones del Maligno-, NO admite estos retrocesos y estos regresos.

Por eso, anula la creencia en el Infierno tal como es y construye otro -si es que se decide a hacerlo- que no es más que una pausa, para tomar impulso hacia nuevas elevaciones futuras.

E insiste en esta opinión hasta creer sacrílegamente que el mayor pecador de la Humanidad puede redimirse y llegar a Mí a través de fases sucesivas.

Hablo de Judas, el hijo predilecto de Satanás.

El Ladrón, tal como está escrito en el Evangelio; el que era concupiscente y ansioso de gloria humana, como Yo le defino.El Iscariote que, por la sed insaciable de la triple concupiscencia, se convirtió en mercante del Hijo de Dios y que me entregó a los verdugos por treinta monedas y la señal de un beso:

Un valor monetario irrisorio y un valor afectivo infinito.

No; si él fue el sacrílego por excelencia, Yo no lo soy. Si él fue el injusto por excelencia, Yo no lo soy. Si él fue quien con desprecio derramó mi Sangre, Yo no lo soy.

Perdonar a Judas sería un sacrilegio hacia mi Divinidad, que Traicionó.

Sería una injusticia hacia todos los demás hombres que en todo caso, son menos culpables que él y que aún así, son castigados por sus pecados;

Sería despreciar mi Sangre y sería en fin, faltar a mis Leyes.Yo, Dios Uno y Trino, he dicho que lo que está destinado al Infierno, quedará en él eternamente, porque de esa Muerte no se surge a una nueva resurrección.

He dicho que ese Fuego es Eterno y que acogerá a todos los que cometieron escándalos e iniquidades.

Y no creáis que esto dure hasta el momento del fin del mundo. No; al contrario.

Tras la tremenda reseña, esa morada de llanto y de tormento se hará más despiadada, porque el infernal solaz que aún se concede a sus huéspedes

Poder dañar a los vivos y ver precipitar en el Abismo a nuevos condenados, ya no será posible

Y la puerta del abominable reino de Satanás será remachada y clausurada por mis ángeles para siempre, PARA SIEMPRE. Será ése un SIEMPRE cuyo número de años no tiene número;

Un siempre tan ilimitado que, si los granillos de arena de todos los océanos de la Tierra se convirtieran en años, formarían menos de un día del mismo.

De esta inconmensurable Eternidad mía, hecha de luz y gloria en las alturas para los benditos; de tinieblas y horror en el Abismo para los malditos.

Te he dicho que el Purgatorio es Fuego de Amor. Y que el Infierno es Fuego de Rigor.

El Purgatorio es un lugar en el cual expiáis la carencia de amor hacia el Señor Dios vuestro, mientras pensáis en Dios,

cuya Esencia brilló ante vosotros en el instante del juicio particular y despertó en vosotros un incolmable deseo de poseerla.A través del amor conquistáis el Amor y por niveles de caridad cada vez más viva,

laváis vuestras vestiduras hasta hacerlas cándidas y brillantes para entrar en el Reino de la Luz, cuyos fulgores te hice ver días atrás.

El Infierno es un lugar en el cual el pensamiento de Dios, el recuerdo del Dios entrevisto en el juicio particular

NO es como para los que están en el Purgatorio, deseo santo, nostalgia dolorida más plena de Esperanza, esperanza colma de serena espera.

De segura paz, que será perfecta cuando llegue a convertirse en conquista de Dios,

Pero que ya va dando al espíritu que purga sus faltas, una jubilosa actividad purgativa porque cada pena, cada instante de pena, le acerca a Dios, su único amor.  En cambio en el Infierno, el recuerdo de Dios es remordimiento, es resquemor, es tormento, es ODIO.

Odio hacia Satanás, Odio hacia los hombres, Odio hacia sí mismos.

Tras haber adorado en la vida a Satanás en vez que a Mí, ahora que le poseen y ven su verdadero aspecto, que ya no se oculta bajo la hechicera sonrisa de la carne,

bajo el brillante refulgir del oro, bajo el poderoso signo de la supremacía,

AHORA LE ODIAN PORQUE ES LA CAUSA DE SU TORMENTO

Tras haber adorado a los hombres -olvidando su dignidad de hijos de Dios- hasta llegar a ser asesinos, ladrones, estafadores, mercaderes de inmundicias por ellos,Ahora que se encuentran con esos patrones por los que mataron, robaron, estafaron, vendieron el propio honor y el honor de tantas criaturas infelices, débiles, indefensas -que convirtieron en instrumento de la Lujuria,

un vicio que las bestias no conocen, pues es atributo del hombre envenenado por Satanás-, ahora, les Odian porque son la causa de su tormento.

Tras haber adorado a sí mismos otorgando todas las satisfacciones a la carne, a la sangre, a los siete apetitos de su carne y de su sangre

y haber pisoteado la Ley de Dios y la ley de la moralidad, ahora se odian porque ven que son la causa de su tormento.

La palabra “ODIO” tapiza ese reino inconmensurable; ruge en esas llamas; brama en las risotadas de los demonios; solloza y aúlla en los lamentos de los condenados;

Suena, suena y suena como una eterna campana que toca a rebato; retumba como un eterno cuerno pregonero de muerte.Colma todos los recovecos de esa cárcel; es por sí misma, tormento.

Porque cada sonido suyo renueva el recuerdo del Amor perdido para siempre, el remordimiento de haber querido perderlo, la desazón de no poder volver a verlo jamás.

Entre esas llamas, el alma muerta, a igual que los cuerpos arrojados a la hoguera o en un horno crematorio,

se retuerce y grita como si la animara de nuevo una energía vital y se despierta para comprender su error.

Y muere y renace a cada instante en medio de atroces sufrimientos,

porque el remordimiento la mata con una maldición y la muerte la vuelve a la vida para padecer un nuevo tormento.El Delito de haber traicionado a Dios en el tiempo terrenal, está integralmente frente al alma en la Eternidad.

El Error de haber rechazado a Dios en el tiempo terrenal, está presente integralmente para atormentarla, en la Eternidad.

En el Fuego, las llamas simulan los espectros de lo que adoraron en la vida terrena,

por medio de candentes pinceladas, las pasiones se presentan con las más apetitosas apariencias y vociferan. Vociferan su memento:

“Quisiste el fuego de las pasiones. Experimenta ahora el Fuego encendido por Dios, cuyo santo Fuego escarneciste”.

A Fuego corresponde fuego. En el Paraíso es fuego de amor perfecto. En el Purgatorio es fuego de amor Purificador.En el Infierno es fuego de Amor Ultrajado.

Dado que los electos amaron a la perfección, el Amor se da a ellos en su Perfección.

dado que los que están en el Purgatorio amaron débilmente, el Amor se hace llama para llevarles a la Perfección.

DADO QUE LOS MALDITOS ARDIERON EN TODOS LOS FUEGOS

MENOS QUE EN EL FUEGO DE DIOS

 El Fuego de la Ira de Dios les abrasa por la Eternidad. Y en ese fuego hay hielo.¡OH, NO PODÉIS IMAGINAR LO QUE ES EL INFIERNO!

Tomad fuego, llamas, hielo, aguas desbordantes, hambre, sueño, sed, heridas, enfermedades, plagas, muerte, es decir, todo lo que atormenta al hombre en la tierra,

Haced una única suma y multiplicadla millones de veces.Tendréis sólo una sombra de esa tremenda Verdad.

Al calor abrasador se mezcla el hielo sideral. Los condenados ardieron en todos los fuegos humanos y tuvieron únicamente hielo espiritual para con el Señor su Dios.

Y el hielo les espera para congelarles una vez que el fuego les haya sazonado como a los pescados puestos a asar en la brasa.¡Será debatirse en ese horror tenebroso en el que solamente se ilumina, por el reflejo del espíritu abrasado, el nombre del Pecado que les ha clavado en dicho Horror!

Será encontrar apoyo, en medio de ese revuelo de espíritus que se odian y se dañan recíprocamente, sólo en la desesperación que les enloquece y cada vez más les hace malditos.

Será nutrirse de esa desesperación, apoyarse en ella, matarse con ella.

Está dicho:

LA MUERTE NUTRIRÁ A LA MUERTE.

LA DESESPERACIÓN ES MUERTE

Y NUTRIRÁ A ESTOS MUERTOS ETERNAMENTEEn el Juicio Particular, la mirada de Jesús,

¡Qué fulgor es el relámpago de ofendido y doloroso enojo, cuando debe rechazar a los eternos impenitentes!

¡Qué terrible confusión experimenta el alma al comprender en un instante, el tremendo error que cometió!

Está delante de sí toda su vida, con los pecados que han matado su espíritu…

El espíritu no conoce más que una muerte de la que no se resucita.

Y el hombre impenitente contempla sin arrepentimiento lo que ha hecho: las gravísimas ofensas; las gracias recibidas; las oportunidades despreciadas; etc.

Puede ver simultáneamente la Luz Purísima del Altísimo y el cadáver putrefacto, deforme y asqueroso, del alma muerta por el pecado.Está ante el Bien perdido, que fue odiado como Enemigo.  Escarnecido o burlado. Negado como inútil e ilusorio… Quiso perderlo.

No quiere sentir remordimiento y mira con orgullo al que sigue rechazando, por la ausencia absoluta de Amor.

Jesús permanece callado y el alma por sí misma se aparta de Él;

Siendo precipitada por el mismo deseo de lanzarse y desaparecer de la vista de Dios; para poder maldecirle y odiarle.

Satanás la arrastra consigo hasta el Abismo tenebroso del Infierno.

Los Condenados forman parte del Infierno y no desean a Dios.El rechazo por Él los mantiene congelados en lo que voluntaria y libremente eligieron.

¿EN QUÉ CONSISTE LA CONDENACIÓN?

Todo lo creado por Dios ha sido hecho por Amor, con Amor, para amar en el Amor. Todos los seres creados por Dios, para ser felices deben amar.

A todo Condenado incluido Lucifer, Dios se retira de ellos y con Él, pierden la capacidad de amar.

Pero no les quita la necesidad de ser amados.

Y este es el tormento de todos los Condenados:

¡Querer amar y no poder hacerlo!  ¡Ansiar desesperadamente a Dios sabiéndole perdido para siempre!

¡Comprender que no se volverá a tenerlo jamás, después de haberlo conocido plenamente en el Juicio Particular! 

Y esto por toda la Eternidad.

EL INFIERNO ES EL FUEGO DEL RIGOR DE DIOS

El Purgatorio es fuego de amor. Y el Infierno es fuego de rigor.

El Purgatorio es el lugar en el cual pensando en Dios, cuya Esencia fue vista en el instante del juicio particular y despertó en el alma el insaciable deseo de poseerla.  Entonces se expían las faltas de amor por el Señor, Dios nuestro. A través del amor se conquista el Amor.

Y por  grados de Caridad cada vez más encendidos, se lavan las vestiduras hasta hacerlas cándidas y brillantes para entrar en el Reino de la Luz.

Si el Purgatorio es Fuego de Amor; el Infierno es Fuego de Rigor.

El Infierno es el Lugar en el cual el pensamiento de Dios, el recuerdo de Dios visto en el Juicio Particular, no es como para los Purgantes: santo deseo y nostalgia afligida; pero plena de esperanza.

Esperanza plena de tranquila espera; de segura paz que alcanzará la perfección cuando haya conquistado a Dios.

Pero que ya va dando al espíritu que purga sus faltas, una jubilosa actividad purgativa; porque cada pena, cada instante de pena, le acerca más a Dios, su único amor.

El Infierno es el Reino Maldito en el que todos los espíritus se odian y se dañan mutuamente, presas de la desesperación.

El recuerdo de Dios es remordimiento, es aversión, es condenación y odio.

Abismo de Tinieblas y de Odio:

Odio hacia Dios; Odio hacia Satanás; Odio hacia los hombres; Odio hacia sí mismos.

ODIO HACIA DIOS

Los condenados se agitan en la rabia del Bien Perdido.Y el alma tanto menos descanso siente  en su terrible tortura, cuanto más impíos fueron.

Con Dolores solo comparables a los de Jesús en el Viernes Santo, el dolor más grande es la sed de maldecir al Creador.

El alma imposibilitada para amar, se ve forzada a odiarle.

Y cuanto más lo maldice, más aumenta esa sed.

EL HAMBRE DE AMAR LAS CONSUME

El pensamiento de Dios y su recuerdo, es remordimiento y cólera, condenación y odio.

Imposibilitados para alabarlo, lo blasfeman y lo maldicen.ODIO HACIA SATANÁS

Que los tortura en todas las formas, porque es su mísero botín, el que ha puesto a su alcance el poder desfogar el Odio que lo consume contra Aquel que Odia sobre todas las cosas: los condenados.

Ellos ven la cruel realidad de su obstinada torpeza que los convirtió en sus esclavos por toda la Eternidad.

Después de haber adorado a Satanás en la vida, en lugar de a Dios;

ahora que lo poseen y lo ven en su verdadero aspecto, que ya no está velado bajo el encanto sonriente de la carne;

bajo el deslumbrante brillo del oro; bajo el poderoso signo de la supremacía;

AHORA LO ODIAN PORQUE ES LA CAUSA DE SU TORMENTO. ODIO HACIA LOS HOMBRES.

Impulsado por la Envidia que los hace aborrecerlos y desear dañar a los vivientes. Gritando de alegría al ver precipitarse a nuevos condenados en el tenebroso horror de su Reino de Odio.

Odio hacia los causantes de haber caído en aquel Abismo, propiciando las ocasiones que los hicieron pecar tan gravemente, para merecer semejante castigo.

Después de haber olvidado su dignidad de hijos de Dios; adorando a los hombres hasta hacerse asesinos, ladrones, estafadores, mercaderes de inmundicias, por ellos.

Encuentran además que sus amos por los cuales han matado, robado, estafado, vendido su propio honor y el honor de tantos infelices, débiles, indefensos.

Haciéndose instrumentos de vicios que las bestias no conocen… por la Lujuria, atributo del hombre envenenado por Satanás.Sin poseer ya un cuerpo físico, se sienten arder en todos los fuegos de las pasiones humanas y sus miembros son torturados con más fuerza que si lo tuvieran;

súper sensibles a sus necesidades, sin encontrar ningún alivio a su suplicio, porque son atizados por los Demonios a los que sirvió en vida.

Ahora los odian por ser la causa de su tormento.

ODIO HACIA SÍ MISMOS.

Por el recuerdo de los pecados cometidos que los impulsa a acusarse y a maldecirse al tenerlos siempre presentes;

así como las oportunidades rechazadas para obtener la Salvación.Después de haberse adorado a sí mismos; dando a la carne, a la sangre, a los siete apetitos de su ‘yo’ todas las satisfacciones;

pisoteando la Ley de Dios y de la moralidad; ahora se odian por ser la causa de su tormento.

ODIO Y DOLOR ETERNOS.

Llanto desesperado que hace rechinar los dientes de rabia. El alma muerta cruje en las llamas del Amor Agraviado, como aquellos cuerpos lanzados en una hoguera o un horno crematorio.

Se retuerce y chirría como animada por un nuevo movimiento vital y se despierta para comprender su error.

Y muere y renace a cada momento con sufrimientos atroces; porque el remordimiento la mata en una blasfemia y la muerte la vuelve a revivir para un nuevo tormento.Todo el Delito de haber traicionado a Dios, en el tiempo y en la Eternidad, está para su tormento presente y hace que su tortura sea más terrible.

El Fuego del Infierno es de tal naturaleza, que un solo reflejo del mismo, emanado por un condenado, puede hacer que arda un tronco, se derritan los metales o haya una combustión instantánea.

La palabra ODIO, tapiza y palpita aquel reino inmenso; ruge en aquellas llamas; brama en las risotadas de los Demonios; solloza y aúlla en los lamentos de los condenados.

Que es por sí misma un eterno suplicio, porque cada sonido suyo renueva el recuerdo del Amor Perdido para siempre;

Y el remordimiento de haberlo querido perder y la  aflicción de no volverlo a ver nunca más. El alma muerta entre aquellas llamas, como los cuerpos arrojados a la hoguera o en un horno crematorio, se contorsiona y grita como si estuviera animada por una energía vital y se despierta para comprender su error.

Y muere y renace constantemente en medio de sufrimientos atroces; porque el remordimiento la mata con una blasfemia y la muerte la vuelve  a la vida para padecer un nuevo tormento.

Todo el delito de haber traicionado a Dios en el tiempo terrenal, está frente al alma en la eternidad.

Todo el error de haber rechazado a Dios en el tiempo, está presente para su tormento por toda la eternidad.

En el Fuego, las llamas simulan fantasmas de lo que adoraron en vida.

Las pasiones se colorean en incandescentes pinceladas con los más apetitosos aspectos y rechinando, vociferan su recordatorio“Has querido el fuego de las pasiones. Ahora tienes el Fuego Encendido por Dios, de cuyo Santo Fuego te has burlado.”

Fuego responde a fuego. En el Paraíso es Fuego de Amor Perfecto.

En el Purgatorio es Fuego de Amor Purificador. En el Infierno es Fuego de Amor Ofendido.

Porque los elegidos amaron a la perfección, el Amor se dona a ellos en su Perfección.

Porque los Purgantes amaron tibiamente, el Amor se hace Flama, para llevarlos a la perfección.

Porque los malditos ardieron en todos los fuegos menos en el de Dios, el Fuego de la Ira de Dios, los arde en eterno.Así como no es posible describir el Paraíso con palabras humanas, así tampoco es posible describir el Infierno con palabras humanas.

Hay que tomar todo cuanto es tormento del hombre sobre la Tierra: fuego, llamas, hielo, aguas que sumergen, hambre, sed, heridas, sueño, enfermedades, llagas, muerte y sumarlos,

multiplicados millones de veces, con la tercera potencia aritmética. No tendremos más que un esbozo de aquella tremenda verdad. 

En el ardor insoportable estará mezclado el hielo sideral.

Los condenados ardieron en todos los fuegos humanos, teniendo únicamente hielo espiritual para el Señor su Dios.

Y el Hielo los espera para congelarlos después que el Fuego los haya sazonado como a los pescados puestos a asar sobre las brasas.

Tormento en el tormento es este pasar del ardor que derrite al hielo que congela.

A todos estos tormentos hay que añadir,  EL TORMENTO SUPREMO:

LA CRUZ Y EL CALVARIO

La Cruz y el Calvario aceptados con amor en la Tierra, hacen que el Dolor sea mitigado por Jesús que convertido en el Divino Cireneo, los va dosificando conforme el alma lo soporta.

Y su Amor hace que sean tan dulces, que el Dolor se llega a amar y se desea y se pide con amoroso anhelo.

De esta forma el tormento se convierte en una gloria. Una alegría que es tormento y un tormento que es alegría.

La Cruz y el Calvario que se rehuyó en la Tierra, porque tibiamente se amó; se deben sufrir en el Purgatorio, con toda la crudeza del alma separada de Dios y la anhelante espera. Es un dolor cuyo tormento es el pensamiento de cuán preferible hubiese sido  sufrir en la Tierra todos los sufrimientos posibles, pero apoyados en Dios.

Aquí el Dolor solamente lo mitigan las oraciones y los sufragios de la Iglesia Militante.

El tormento es esperanza y anhelante espera, mientras aprenden solos a amar y alcanzan la perfección.

La Cruz y el Calvario en el Infierno; son una réplica exacta y completa, del vivido por Jesús.

Y sin Él, el Infinito Dolor de la Condenación Eterna.

Así como como los justos en el Cielo van aumentando su perfección en la santidad y en el Amor;

CRUCIFICADOS Y ODIANDO. Es mejor ser corredentores y tener de Cireneo a Jesús. Aprender a Amar en la Tierra, nos ahorra mucho sufrimiento…

En el Infierno,  los condenados van aumentando su perfección en la Iniquidad y el Odio.

El alma es un cuerpo espiritual, con una sensibilidad más perfecta aún que el cuerpo físico.

Y este no es un lenguaje metafórico, porque las almas gravadas con las culpas cometidas; tienen una sensibilidad más grande, que la carne a la cual revistieron.

VOSOTROS NO SABÉIS Y NO CREÉIS…

MÁS EN VERDAD OS DIGO QUE OS CONVENDRÍA MÁS

SOPORTAR TODOS LOS TORMENTOS DE MIS MÁRTIRES QUE UNA SOLA HORA DE ESAS TORTURAS INFERNALES

La Oscuridad será el tercer tormento. Oscuridad material y oscuridad espiritual. ¡Estar para siempre en las Tinieblas, después de haber visto la Luz que es el Paraíso!

¡Y estar en el abrazo de las Tinieblas; después de haber visto la Luz y el Amor que es Dios!

¡Combatir en aquel horror tenebroso que solamente se ilumina con el reflejo del espíritu ardiente y al nombre del pecado por el cual fueron confinados en aquel Horror!

¡No encontrar apoyo en este revuelo de espíritus que se odian y perjudican recíprocamente; fortaleciéndose sólo en la Desesperación que los enloquece y cada vez les hace más y más malditos!

Nutrirse de ella, apoyarse en ella, matarse con ella.Lo he dicho: la muerte nutrirá a la Muerte. La Desesperación es muerte y alimentará a estos muertos por toda la eternidad.

Y ved que os lo digo Yo que he creado ese Lugar, para los Ángeles Rebeldes.

Cuando descendí a él, PARA SACAR DEL LIMBO a los que esperaban mi Venida, sentí horror de ese Horror.

Yo Dios, lo sentí… Yo Mismo…

Y si no hubiera sido porque lo que ha hecho Dios es inmutable por ser perfecto, habría intentado hacerlo menos atroz,

porque Yo soy el Amor y ese lugar horroroso produjo un infinito dolor en Mí; por lo que significa para las almas que se han equivocado y eligieron no amarme…

¡Y vosotros queréis ir allí!¡Oh hijos, reflexionad sobre esto que os digo!

A los enfermos se les da una amarga medicina; a los cancerosos se les cauteriza y cercena el mal. Ésta es para vosotros, enfermos y cancerosos, medicina y cauterio de cirujano.

No la rechacéis. Usadla para sanaros.

La vida no dura estos pocos días terrenos. La vida comienza cuando os parece que termina y ya no acaba más.

Haced que para vosotros la vida se deslice donde la luz y el júbilo de Dios embellecen la eternidad

y NO donde Satanás es el eterno Torturador”.

29. Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo sea arrojado a la gehenna.

30. Y si tu mano derecha te es ocasión de pecado, córtatela y arrójala de ti; más te conviene que se pierda uno de tus miembros, que no que todo tu cuerpo vaya a la gehenna.(Mateo 5, 29 y 30)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: