Archivos diarios: 6/08/19

E33 ¡¡¡INTERCESIÓN URGENTE!!!


Agosto 03 de 2019 

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, el cuerpo que os he dado es de suma importancia; gracias a él, vuestra alma (espiritual) puede moverse de un lugar a otro en éste mundo (físico).

Sí, Mis pequeños, vuestra alma que es la que tiene la vida y le da vida al cuerpo; a pesar de tener potencias grandísimas, necesita en éste mundo físico de un cuerpo frágil, enfermizo, miserable; para poder ir de un lado a otro.

Ciertamente Mi Gracia fue perfecta y vuestros Primeros Padres poseían un cuerpo sin ningún tipo de imperfección y sus carnes no iban a sufrir enfermedad ni deterioro; pero el Pecado Original afectó todo lo creado y todo se corrompió.

Muchos de vosotros cuidáis mucho de vuestro cuerpo y eso es bueno; porque si no está sano, vuestra alma no puede ir a misionar, llevando la Buena Nueva que os dejó Mi Hijo.

Vuestro cuerpo es simple vehículo del alma y digo simple, porque vuestras potencias espirituales e intelectuales, radican en el alma, no en el cuerpo.

Ciertamente el hombre necesita de la unión del alma y del cuerpo, para desarrollarse como ser humano; no se le puede dividir; pero os vuelvo a repetir, sus potencias más importantes, radican en el alma.Y ello os lo dejé patente en las Sagradas Escrituras, cuando se os dice que vuestra alma está hecha a imagen y semejanza Mía.

Ella es la que entra al cuerpo desde la concepción y ella saldrá del cuerpo y regresará a Mí, al terminar  su misión sobre la Tierra.

Os decía, que muchos de vosotros cuidáis mucho a vuestro cuerpo al exterior, a vuestro vehículo. Algunos lo hacen en exceso, a tal grado de que se os olvida de cuidar lo más valioso que tenéis y que es vuestra alma.

Vuestra belleza real, la que se ve desde el Cielo, no es la belleza del cuerpo, sino la del alma. El cuerpo es finito, el alma es infinita.

Cuando se realiza la concepción por la fecundación humana, en ése preciso momento entra el alma a ésas primeras celulitas que ya unidas empiezan a formar vuestro ser: cuerpo y alma.

Pero además entra al mismo tiempo Mi Espíritu Santo, Quien os irá cuidando aconsejando y guiando toda vuestra vida.  Y así en lo futuro, ya crecido el cuerpo y listo para misionar, llevará siempre como huéspedes a Mi Espíritu Santo y a vuestra alma.

Y el cuerpo solo responderá a las órdenes que le dicte vuestra alma, guiadas por Mi Santo Espíritu. Y el resultado será el fruto que Me presentaréis al final de vuestra existencia.

Imaginad que tenéis una casa muy bella, grande, elegante, bien pintada, muy bien arreglada por fuera y toda la gente que pasa la admira y quisiera tenerla en posesión.

Pero si vieran por dentro, ésta se encuentra despintada, sucia, mal cuidada y los huéspedes que la habitan se encuentran olvidados y mal alimentados, todo un desastre en el interior.

Este es el caso de una gran mayoría de vosotros, Mis pequeños.

Cuidáis muy bien vuestro exterior, lo cuidáis tanto, lo perfumáis con aromas finos y caros, lo vestís con lo mejor; pero a Mi  Santo Espíritu y a vuestra alma, escasamente les hacéis caso.  No alimentáis vuestra alma, la tenéis olvidada, está débil y cae fácilmente en los combates espirituales.

Y quien podría ayudaros con un buen consejo para vencer las tentaciones o ayudaros con un buen consejo para vuestro desarrollo espiritual, tampoco le hacéis caso.

Mi Santo Espíritu espera ser escuchado  y espera en vano que le escuchéis en vuestro interior, para que realmente llevéis a cabo una vida digna de hijos Míos en la Tierra.

El mundo os atrapa y cómo presumís vuestro exterior, Mis pequeños, que hasta concursos hacéis para ver quién es más bello o bella.

Desperdiciáis Mi tiempo que os he concedido a cada uno para misionar en la Tierra, para ayudarMe en la conversión y salvación de vuestros hermanos.

Despreciáis a Mi Santo Espíritu que habita en vuestro interior y preferís hacer vuestra voluntad en todos los actos de vuestra vida; en lugar de escucharle a Él y así hacer Mi Voluntad con lo que aseguraréis que vuestros actos todos, serán perfectos y santos.

¿Os dais ahora plena cuenta de la realidad de vuestra existencia sobre la Tierra?

Estáis desperdiciando el tiempo cuidando exageradamente lo que se va a destruir con la muerte y no le estáis dando alimento Divino a vuestra alma.

Para que cuando se separe de su vehículo al llegar a Mí, venga fuerte, saludable y orgullosa por todas las obras buenas que realizó, para ayudarMe con la co-redención de todos vosotros,

al alimentar a vuestros hermanos con el verdadero alimento de Vida, que os dejó Mi Hijo y que os ayudará a vivir eternamente.

Cuidad de vuestro cuerpo, porque es vehículo del alma y cuidadlo doblemente, porque es Templo de MI Santo Espíritu.La salud de vuestro cuerpo y su buen cuidado deberá de estar al servicio de vuestra alma y ésta deberá estar dócil y humildemente donada a la Voluntad de Mi Santo Espíritu, para que deis ejemplo santo y fruto abundante, entre los hombres.

Cuando el alma, huésped del cuerpo, se deja guiar por Mi Santo Espíritu, también huésped del cuerpo: vuestro cuerpo adquirirá una belleza sobrenatural,

porque la belleza interior que consiste en el AMAR, SERVIR Y ACTUAR en forma virtuosa, se revela hacia el exterior.

Y aunque el cuerpo no tenga rasgos bellos, Mi Amor puro y santo y Mi Vida en vosotros, va a hacer que obtengan tal belleza sobrenatural.

En cambio, cuando cuidáis en exceso vuestro exterior, a pesar de que tengáis rasgos bellos; si vuestro interior es sucio, sin amor verdadero y sin virtudes; vuestro trato va a ser corriente, grosero, vil y sucio.

Y esto producirá una fealdad real que vosotros apreciáis externamente, lo cual provoca que os alejéis de ésa persona.

Cuando estáis Conmigo, fácilmente apreciáis la belleza interior, o sea, de las almas, de lo que realmente vale en vosotros.  Pero cuando no estáis Conmigo, os dejáis atraer sólo por el exterior bello y bien cuidado, pero que os acarreará problemas porque no viven en el verdadero Amor ni en la virtud.

De polvo creé vuestro cuerpo y polvo se convertirá al finalizar vuestros días; en el suelo quedará y ahí habrá acabado su función.

En cambio el alma, hecha a Mi Imagen y Semejanza, vivirá eternamente.

Y de acuerdo a vuestros méritos logrados, durante vuestra misión terrestre, el estado de gozo eterno, variará;

pero en mayor o menor grado vuestra alma gozará eternamente, si os dejasteis guiar por la Vida de Mi Santo Espíritu que habita en vosotros.

Hijitos Míos, os lo he repetido varias veces, que estos son tiempos en que el trigo y la cizaña serán separados y cada quien tendrá su premio o su castigo.

Sé que los que estáis Conmigo, estáis ya cansados por todo lo que está sucediendo contra Mí.

Estáis aterrorizados, hasta podría decirlo así, al ver todos los cambios que se están dando a vuestro alrededor y que Me atacan a Mí como Dios, como el Amor Increado, como el Amor Divino.

Y digo aterrorizados, porque Me amáis y porque veis cómo el hombre puede atacar a su Dios.

 Tenéis que ver ante todo Mis pequeños, que es Satanás a través de vuestros hermanos, el que Me está atacando.

Lo visteis con Mi Hijo en Su Pasión.

Satanás tomando las almas de los verdugos, tomando las almas del pueblo, tomando las almas de todos aquellos que Le rodeaban y aun a aquellos que en un momento dado, recibieron alguna curación o Milagro de parte de Él.

 El hombre es muy ingrato, se deja llevar por las multitudes, se deja llevar fácilmente por lo que dicen los demás.

Son pocos los que se mantienen en sus creencias y las defienden hasta la muerte.  Y de ahí es de donde nacen precisamente, los santos, que son aquellos que defienden en lo que creen, que defienden en lo que os he enseñado, que defienden el ideal de regresar Conmigo al Reino de los Cielos.

 Los que estáis Conmigo sabéis valorar perfectamente, lo que es vivir en el Amor, lo que es transmitirlo, lo que es cambiar a un alma pecadora a un alma justa, a un alma que se puede salvar.

Ese es un gozo que solamente lo pueden gozar aquellos que están Conmigo, aquellos que buscan esparcir Mi Reino entre los hombres.

Pero SON TAN POCOS. Tan pocos los que realmente, quieren estar Conmigo.

Son tan pocos los que en estos tiempos saben entender los signos de los tiempos. Son tan pocos los que realmente quieren regresar al Reino de los Cielos.

 Satanás os ha desviado tanto, os ha hecho creer que estáis en la Tierra para gozar, que es un tiempo que se os ha dado para que gocéis al máximo en vuestra sensualidad, en vuestro gozo indebido, vuestro gozo carnal.

 Yo fui muy claro a través de Mi Hijo, que en el Mundo no se viene a gozar y Mi Hijo os dijo: “el que quiera seguirMe, que tome su cruz y Me siga.”  La Cruz no os está hablando de gozo, al menos del gozo que el hombre entiende, como os dije antes, para los que están Conmigo, sí es un gozo luchar contra el Mal y volver a la vida a aquellos que se han desviado.

A veces se sufre tanto, que hasta la vida se da por salvar a un alma y eso produce un gozo Divino, un gozo santo, que solamente los que están Conmigo saben entenderlo

y el dolor se convierte en alegría en ese gozo Divino que os digo y Divino, porque Yo estoy con esas almas que se saben dar por los demás, como Mi Hijo se dio por vosotros.

 Hay tanto, tanto mal a vuestro alrededor, que ya el mismo hombre no sabe discernir entre lo bueno y lo malo.

Y especialmente, cuando de la misma Iglesia salen tantas malas explicaciones, que producen dudas porque ya, prácticamente, no hay verdaderos ministros que transmitan las Verdades que tenéis en las Sagradas Escrituras.

Todo se ha vuelto un caos, un caos social, un caos religioso, un caos en vuestras creencias, ya no sabéis qué es bueno, qué es malo y, sobre todo, porque no sabéis discernir lo que Mi Santo Espíritu os avisa en vuestro interior.  Sabéis acallar fácilmente a Mi Santo Espíritu, para que vosotros caminéis en el libertinaje de la vida y así, vosotros no os sintáis mal en ningún momento.

 Pero ese engaño, que vosotros mismos os propiciáis, no dura mucho, porque Yo amo a las almas y os insisto continuamente, a que vayáis a recibir el Sacramento de la Penitencia y así vuestra alma, vuelve a estar Conmigo,

Pero son muy pocos los que creen todavía en Mis Sacramentos, en la oración, en Mi Presencia real en la Santa Eucaristía. Vivís una mentira continua a vuestro alrededor.

 Los gobernantes de la Tierra se han vuelto instrumento de Satanás, prometen y prometen, no cumplen y Satanás los manipula a su antojo y los lleva a la desesperación.

 Las familias se destruyen, no se respetan dentro del hogar y eso causa los problemas sociales que veis a vuestro alrededor.

Si en el interior de vuestro hogar hay luchas, hay faltas de respetos, hay grosería, hay mentira, hay maldad, hay error, hay golpes, hay asesinatos,

¿Qué podéis esperar fuera del hogar, que es a donde lleváis todos vuestros problemas? y

¿Qué hacéis vosotros para remediar todo esto que estáis viviendo?

No hacéis gran cosa, os quejáis, pero no ponéis de vuestra parte para ir remediando todos los males que día a día se multiplican.

Ya no tenéis el apoyo espiritual que Yo os pudiera dar para que resolvierais vuestros problemas en el Amor, pero no Me invocáis, porque no confiáis en Mi Amor ni en Mi Perdón,

Buscáis solamente una paz efímera, que os da la droga, el alcohol o relaciones extramaritales que os hacen olvidar por un momento, vuestro error en el hogar; pero que luego se multiplica, se potencializa con más errores que vosotros mismos os estáis causando.

 No vivís en la Verdad, no vivís en la Virtud, no vivís el Verdadero Amor que debéis vivir y que os daría una Paz verdadera dentro de vuestro hogar; pero especialmente, dentro de vuestro corazón.

Lo que no tengáis en vuestro corazón, no lo podréis dar a los demás. Si vuestro corazón está lleno de conflictos, de maldad, de error, de mentira, eso es lo que transmitiréis a vuestros hermanos.

Dad a los demás, lo que queráis recibir de ellos.   El hombre sigue siendo niño, al hombre, aún a pesar de su extensa edad, se le puede enseñar y puede cambiar y esto se logra con el ejemplo, Mis pequeños.

 Por eso os mandé a Mi Hijo, no para hablarles desde un púlpito y luego encerrarse en un cuarto, Le pedí que caminara entre los hombres, que mostrara lo que todo un Dios puede hacer, puede enseñar.

Los hombres, vieron a Mi Hijo, Me vieron a Mí en Él, actuando; en aquél tiempo Lo vieron Personalmente.

En estos tiempos, Me tenéis, también, a Mí, en las Sagradas Escrituras y podéis seguir, paso a paso, Mi Presencia entre los hombres a través de Mi Hijo…

Y podéis aprender y cambiar, primeramente vosotros y así poder ayudar a vuestros hermanos, viviendo como Mi Hijo.

 Queréis grandes cambios, pero exigís que sean los demás los que empiecen primero. Y ¿Cómo van a aprender, si vosotros no les enseñáis?

Hay tantos hermanos vuestros que no han tenido ningún tipo de enseñanza espiritual, no nacieron en un hogar en el cual se les hablara de Mí, ¿Cómo podéis exigirles, cuando no Me conocen?Por eso os he hablado de que algunos de vosotros sois hermanos mayores y otros hermanos menores.

 Los hermanos mayores son aquellos que Me conocen, que Me han escuchado, que Me han seguido, porque han tenido esa educación espiritual desde pequeños.

Y sois necesarios para estos tiempos, sois vida para muchos que están muertos en lo espiritual.

Os necesito, Mis pequeños, necesito de vuestras palabras, para dárselas a vuestros hermanos, necesito de vuestro ejemplo, para que mováis corazones,

Necesito de vuestra Oración, para que intercedáis por aquellos que no quieren escuchar, pero que vuestra Oración pueda mover su corazón para una conversión, al menos, necesaria, para su salvación.

 Graves Acontecimientos se avecinan y hay tantas almas que se pueden condenar. 

Necesito tanto de vosotros, esas almas necesitan de Mí, pero os he dicho que ya Mi Hijo no vendrá en estos tiempos a Evangelizar entre los hombres,Ahora sois vosotros los que estáis Conmigo, los que moveréis almas hacia la conversión.

 Vivid para Mí, como Mi Hijo lo hizo, vivid una vida más profunda en Mi Amor, muchas almas Me necesitan, os lo pidió al final de Su Vida sobre la Tierra, Mi Hijo en la Cruz:

“TENGO SED, DADME ALMAS”, os lo pidió y nuevamente os lo pido a vosotros, Mis pequeños.

 Os repito continuamente esto,

PORQUE NO OS DAIS CUENTA DE LA REALIDAD QUE SE OS AVECINA

NO meditáis lo suficiente ni Me lo pedís, para que Yo os dé una explicación profunda y os haga entender la realidad que estáis viviendo y que viviréis.

 A vosotros os he concedido el estar Conmigo, el ser bendecidos en múltiples formas, pero poneos en el lugar de vuestros hermanos, que no Me conocen o que no les intereso.

Al menos 46 personas que fueron de compras al supermercado Wallmart en el Paso Texas, no sabían que en cuestión de minutos estarían luchando por sobrevivir y 20 LLEGARON A LA PRESENCIA DE DIOS. Como ellos, ¿Cuántos estamos preparados para ese crucial momento y enfrentar nuestra despedida de este mundo?

Aquellos que no Me buscan, aquellos que viven en pecado grave,

¿Cómo van a reaccionar en los momentos drásticos y difíciles de la Purificación?,

Poneos en su lugar y tratad de entenderlos y así, comprenderéis el por qué ellos necesitarán de vuestra compañía espiritual, de vuestra intercesión en esos momentos difíciles.

No sabrán qué decir ni qué hacer, a quién invocar ni cómo ganar su salvación eterna.

 Entended eso, Mis pequeños, no saben y vosotros sí sabéis, os he dado el Conocimiento y os he pedido que lo compartáis, es una necesidad imperante el que vosotros os deis para la salvación de infinidad de almas.

 Os he dicho que ya son momentos graves, momentos muy difíciles que pasará la humanidad pero, sobre todo, momentos de vida o muerte eterna.

Y vosotros, con vuestra donación, con vuestro ejemplo, con vuestra INTERCESIÓN, podéis salvarMe tantas almas. 

¡BENDITO SEAS PADRE SANTO! Desde este patíbulo santísimo que comparto con nuestro Señor Jesucristo, TE ENTREGO LAS ALMAS DE LOS QUE ESTÁN SIENDO PRESENTADOS POR SATANÁS, PARA QUE SE PIERDAN, Te las entrego cubiertas con la Sangre Preciosísima de Jesús y te suplico ABBA que los alcance Tu Misericordia, para que se salven…

 Os lo vuelvo a implorar, ya no a pedir, a implorar, Mis pequeños: breve es el tiempo, antes de éstos Acontecimientos, en que muchas almas se pueden perder.

No desperdiciéis vuestro tiempo, que es Mi Tiempo a través de vosotros.

Vosotros, en estos momentos, estáis haciendo el trabajo de Mi Hijo, Se dio por vuestra conversión y por vuestra salvación, haced, pues, lo mismo por vuestros hermanos.

Gracias, Mis pequeños. Os amo y os bendigo, Yo vuestro Padre y vuestro Dios.

Confiad en Mí, hijitos Míos, Yo no Me separaré de vosotros en ningún momento.

Os daré fuerza física y espiritual para vencer en ésta Prueba; prueba que os hará alcanzar vida de Amor en ésta nueva era de Mi Santo Espíritu por venir.

Te doy gracias porque escuchaste mi Oración y en las manos de mi Madre Santísima, dejo mi propia salvación…. ¡¡¡GRACIAS ABBA!!!! ¡TE ADORO CON TODO MI SER! PATER NOSTER…

(¿Por qué María? ¡Porque Ella NO PERMITIRÁ que Satanás te atrape! !Y muy importante: Satanás le tiene un pavor mortal!)

Confiad, que Yo estoy a vuestro lado, para guiaros y en vuestro corazón para amaros y daros fuerza, fuerza que ha de vencer a las fuerzas del Mal.

Yo os amo y os Bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo y en el del Amor de Mi Santo Espíritu por venir.

¡Llamadlo, hijitos Míos, llamadlo!

http://diospadresemanifiesta.com/