N263 LA OTRA MEJILLA


Agosto 05 de 2019

Habla la Santísima Virgen María

Hijitos Míos, como Madre vuestra que Soy, también os tengo que educar.

Mis pequeños, cuando la Santísima Trinidad Me constituyó, Me regaló con infinidad de bendiciones, dones, virtudes, Gracias especiales.

Iba Yo a ser la Madre del Salvador y tenía Yo que Ser de una Hechura especial para poder albergar en Mi Vientre a Mi Dios, a vuestro Salvador.

Yo tenía que Ser un Ejemplo inmensamente grande ante los hombres y además, un ejemplo también ante Mi Dios, en Su Santísima Trinidad.

Fui el vínculo entre el Cielo y la Tierra, Mi Dios depositó en Mi Vientre a vuestro Salvador, Yo lo traje hacia vosotros, Lo entregué al Mundo.

Imaginad Mis pequeños Mi gozo, pero también el compromiso tan grande. Como os dije, estaba Yo y sigo estando dotada de todas la Virtudes en su máximo grado.

En la Enseñanza que os quiero dar en éste momento, es el que

PIDÁIS VOSOTROS LA FORTALEZA PARA ÉSTOS TIEMPOS QUE SE ACERCAN

 Porque Yo tuve que tener una Gran Fortaleza al saber que Yo tenía que entregar a Mi Hijo a los verdugos. Ciertamente al traerLo a la Tierra, Yo Me estaba comportando como una sacerdotisa, que entregaba a Mi Pequeño Hijo, a Nuestro Dios al Mundo.

El Cordero que se daba por vuestra salvación, por la Purificación de toda la Maldad, presente, pasada y futura.

Un sacerdote, Lo ofrece también en la Santa Misa, en la Eucaristía; pero Yo fui la primera sacerdotisa en entregar a Mi Hijo en Oblación a los hombres.

Saber cómo iba a ser dañado por los hombres, luego por los mismos fariseos y escribas y al final por los verdugos encargados de ése asesinato horrendo. Fueron deicidas, ellos sin saberlo porque eran romanos.

Pero eran deicidas los fariseos y escribas, que sí sabían perfectamente que era el Mesías, pero que no Lo quisieron aceptar. Un gravísimo pecado.

Y Yo, Mis pequeños, con la fortaleza que solamente Me podía dar Mi Dios, pude soportar todos Sus años sobre la Tierra, sufriendo interiormente, el cómo a todo un Dios se Le ofendía, no se Le aceptaba, se Le atacaba.

YO SOY LA VERDAD

Los que en un momento Lo aceptaron y seguían, ellos mismos en otro momento vociferaban que se Le crucificara y Yo tenía que estar soportando todo esto y ofreciéndoseLo al Padre.

Sufría con Mi Hijo y sigo sufriendo, Mis pequeños. Han transcurrido más de dos mil años y sigo sufriendo. Cómo es posible que se Le quiera destruir a Quien es todo Bien, a Quien es Todo Santo,

A Quien se dio por vuestro bien, por vuestra salvación sin pediros nada; simplemente que os amarais los unos a los otros. ¿Acaso esto se os hace malo?

¿Se os hace malo el que os améis, el que se os pida un bien, sabiendo que si seguís ése bien recibiréis grandes Bendiciones del Cielo y que viviréis mejor?

Cierto es que se le elimina a aquel personaje que está haciendo el mal.

Las autoridades eliminan a aquellos hermanos vuestros que han hecho graves males: asesinatos, maldades, que superan a veces vuestra imaginación.

Podríais decir que ellos se merecen que se les quite la vida, pero Yo os pregunto:

¿Y Mi Hijo, qué mal os hizo? ¿Qué mal os hace, qué mal ha hecho?

¡NINGUNO! Mis pequeños, ninguno. Puro Amor, pura comprensión, puro cariño, toda Su Vida fue de puro bien.

¿Por qué Le quitaron la Vida y por qué vosotros mismos, ahora, Lo seguís haciendo a un lado y no queréis Su Vida, no queréis estar con Él, no aceptáis Sus Enseñanzas?,

¿qué mal os ha hecho? Ninguno, Mis pequeños. Ya es la maldad que traéis en vuestro corazón y todo por no dejar que las Enseñanzas de Mi Hijo anidaran en vuestro corazón, crecieran y dieran fruto.

¿Qué mal os ha hecho Mi Hijo y Sus Enseñanzas? Ninguna, Mis pequeños.

Si vosotros hubierais seguido Sus Enseñanzas, hermanos seríais alrededor del mundo, NO HABRÍA FRONTERAS,

Os amaríais los unos a los otros, gozaríais inmensamente de los bienes que Nuestro Dios os estaría enviando continuamente.

Continuamente os está llamando para que regreséis al bien y vosotros no hacéis caso. Ningún mal habéis recibido de Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad, ningún mal os aconsejó Mi Hijo que hicierais.

Todo fue puro Bien, todo fue puro Amor, ¿Por qué estáis peleados con la Bondad, con el Amor, con la hermandad?

¿Os dais cuenta que el error viene de vuestro corazón?

¿OS DAIS CUENTA QUE TODO LO QUE TENÉIS A VUESTRO ALREDEDOR ES VUESTRA CULPA?  

De Mi Hijo no puede salir ningún mal, porque es el Dios de la Bondad, es el Dios del Amor, es el Dios de la Vida.

Y vosotros tenéis todo lo contrario en vuestro corazón, porque le habéis abierto las puertas de par en par, a la Maldad de Satanás.

¿Acaso de Satanás habéis recibido algún bien? Él no es el dios providente que os da todo, él no os da los alimentos que coméis, la vida que tenéis, el amor que gozáis; pero que pocas veces utilizáis y transmitís.

DE SATANÁS SOLAMENTE OBTENÉIS EL MAL QUE OS RODEA,

EL MAL CON EL QUE ATACÁIS A VUESTROS HERMANOS

El Mal que destruye, que asesina, que mata. Que mata no solamente el cuerpo, sino también el alma.

Ése es el mal que vosotros estáis siguiendo y consintiendo, acrecentando y manteniéndolo vivo en vosotros y en la sociedad, porque no hacéis nada para combatirlo.  

No combatís el mal que tenéis en vuestro interior, no combatís el mal que está a vuestro alrededor.

Al Mal lo debéis de combatir con el bien, con vuestra pureza de intención, con el estado de Gracia, con los buenos deseos, con la ayuda que le deis a vuestros hermanos, con amor.

ÉSA ES LA REPUESTA A VUESTROS MALES: EL AMOR,

El amor con el que podáis ayudar a vuestros hermanos, pero sobre todo, con el amor que debe anidar en vuestro corazón porque si no tenéis amor en vuestro interior, no podéis darlo a los demás. 

Así que empezad Mis pequeños, con vosotros mismos; cerradle las puertas a la Maldad, a Satanás, que os rodea y que os sigue poniendo tentaciones, a la maldad que habéis acrecentado.

Debéis detenerla ya, porque estáis viendo que vosotros, con lo que habéis hecho, no os ha llevado a nada bueno.

Tenéis el mundo que vosotros hicisteis crecer, alimentasteis, cultivasteis y os dio mal resultado seguir lo que Satanás os aconsejaba.  Ahora debéis seguir lo que Mi Hijo os pidió, que os amarais los unos a los otros. Que sacarais de vuestro corazón vicios, maldades, errores, muerte; todo aquello que os lleva a la obscuridad y maldad de vida.

Vosotros sois Luz, fuisteis creados para dar luz y producir amor; está en vosotros lograr éste cambio interno con Nuestra ayuda; pedídMela, Mis pequeños,

Para que Yo interceda por cada uno de vosotros; para que Nuestro Dios en Su Santísima Trinidad, cambie en vosotros todo lo que es negativo, en amor; porque lo que es positivo solamente puede venir de Nuestro Dios.

Si no hay humildad en vosotros, no puede haber nada bueno; la humildad es la llave que abre la puerta a todas las bendiciones de Nuestro Dios.

Pedidla, PedídMela, para que Yo abogue por cada uno de vosotros, sed sencillos, humildes, y alcanzaréis la santidad de vida.

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos, en las Escrituras tenéis todo lo que necesitáis para llegar a la santidad de vida, a donde Yo quiero que lleguéis.

Tenéis en el Antiguo Testamento las indicaciones que Mi Padre hizo a los pueblos anteriores a Mi Llegada.

Ciertamente eran pueblos de dura cerviz, difíciles; pueblos que continuamente utilizaban las armas y luchaban por diferentes causas; pero atrás de ello, era Satanás el que los llevaba a esas luchas fraternas. Ciertamente,

EL PECADO ORIGINAL, CAUSÓ QUE LOS PUEBLOS TUVIERAN FRONTERAS

Y el mismo Pecado Original, siguió causando los problemas en el hombre, por su debilidad en la Oración y por no vivir como Mi Padre les pedía. 

Y así, tenemos cómo en la Torre de Babel, Mi Padre envía al Santo Espíritu para diversificar las lenguas.

Y ahí es donde empieza ya, una gran división y así, se forman los diferentes pueblos alrededor del Mundo.Si os vais dando cuenta, todo se va separando de la Unidad. Fuisteis creados para estar unidos a Nosotros; fuisteis creados para seguir siendo familia aquí en la Tierra, como se vive en una sola familia en el Cielo; pero Satanás divide:.

Satanás os lleva a que no obtengáis esa unidad de vida en Nosotros; especialmente, porque no quiere que vosotros tengáis esa vida espiritual que Yo os traje a la Tierra y os volváis enemigos fraternos.

Todos sois hermanos y todos debéis volver a vuestra Familia Celestial, unidos en el Amor.

Yo os vine a traer ese Conocimiento y la forma en que os pudierais unir nuevamente, en el Amor; pero Satanás sigue atacándoos, os sigue separando.

Sigue atacando el Verdadero Amor que debéis llevar vosotros en vuestro interior y ciertamente, que vosotros no hacéis gran cosa para que la Voluntad de Mi Padre, se dé en vosotros.

Yo vine por la salvación de los enfermos y no por los sanos, como dicen las Escrituras; que ciertamente no hay sanos entre vosotros. Algunos falláis, POCO, pero seguís fallando.

Yo vine como os dije, por los enfermos; o sea, por los pecadores. 

Aquél que se crea que no es pecador, ha entrado en un alto grado de soberbia y esto en sí ya es un pecado, porque no está viviendo en la humildad de vida.

Ciertamente, todos vosotros debéis luchar contra vosotros mismos, para ir buscando esta perfección de vida, ayudados por Nuestra Gracia.

Y toda vuestra vida en la Tierra, es una eterna lucha en vosotros mismos principalmente y con los que os rodean, que os atacan, para que no sigáis buscando esa perfección a la que estáis llamados.

Con esta premisa, Mis pequeños, de que todos debéis buscar la perfección de vida, la gran mayoría estáis fallando.

Si os digo que vine principalmente por la sanación de los enfermos, ¿Qué os estoy tratando de decir?

¿Qué hace un médico con un enfermo?¿Lo abandona a su suerte, para que sufra y luego muera?,

¿O hará todo lo necesario para medicarlo, para ayudarlo física y emocionalmente, para salir adelante y que recupere su salud, y de ahí, que empiece una nueva vida?

Porque hay muchas enfermedades, que prácticamente os llevan a la muerte y si salís adelante, vuestra vida cambia, porque os habéis visto en un momento muy difícil.

Ahora, si vosotros os decís seguidores Míos, de Mis Enseñanzas,

SI OS DECÍS QUE SOIS CRISTIANOS,

SI DECÍS QUE SOY VUESTRO MAESTRO Y VUESTRO GUÍA,

Entonces debierais ACTUAR, PENSAR, AMAR, de la misma forma en la que Yo lo he hecho. ¿Por qué, entonces, cuando veis a alguno de vuestros hermanos haciendo el Mal, viviendo en el mal; en lugar de ayudarle, en lugar de orar por ese hermano vuestro, le atacáis?

¿Le deseáis hasta un mal, le deseáis hasta la muerte, con tal de ya no saber de él y de las cosas que él dice o hace?

Vosotros no conocéis la historia de su pasado, vosotros no sabéis qué padeció cuando era niño, qué problemas tuvo en su crecimiento,

POR QUÉ PREFIRIÓ SEGUIR EL MAL O POR QUÉ ESTÁ DENTRO DEL MAL,

PORQUE VOSOTROS, ASÍ LO HABÉIS DECIDIDO

Decís, es malo. Y lo apartáis de vuestra mente y de vuestro corazón y lo apartáis de vuestra persona.

YO ME DI POR COMPLETO POR TODOS VOSOTROS

POR TODA LA HUMANIDAD Y EN TODOS LOS TIEMPOS

Mi Sangre se derramó por todas las almas y NO HICE NINGUNA DISTINCIÓN NI DIJE:

“VOY A MORIR POR ÉSTOS Y NO POR ESTOS OTROS” 

TODOS vosotros habéis recibido la Gracia de Mi Sangre Preciosa para vuestra salvación.

Si vosotros decidís ya en lo personal, no querer tomar esta Gracia que os pertenece, ésa es vuestra decisión muy particular, y que ciertamente, os va a atraer un mal eterno

Y AUN ASÍ, MI AMOR ES TAN GRANDE POR VOSOTROS

QUE SI LAS ORACIONES DE PERSONAS ALLEGADAS A VOSOTROSINTERCEDIERON POR VUESTRA SALVACIÓN

Podríais ganar vuestra salvación, por el amor de vuestros hermanos que están orando e intercediendo, para que llegue Mi Perdón a vosotros.

Mi Padre Me envió a la Tierra, para vuestra salvación, os repito, sin distinción de raza ni credo.Todos, TODOS tenéis derecho a regresar al Reino de los Cielos, pero es vuestro libre albedrío el que hará la diferencia

Y como os repito, muchos hermanos vuestros que viven en el Mal, que os atacan, que os mantienen en tensión continua por sus robos, ataques en lo personal, raptos, asesinatos y múltiples formas en las que Satanás os ataca y os lleva a la muerte,

ÉSTOS HERMANOS VUESTROS, SON VUESTROS HERMANOS,

LOS MÁS ENFERMOS…

 Hay otros más, ciertamente, los gobernantes de la Tierra, hermanos vuestros, que se han dejado llevar, también, por los consejos malos de satanás y, también, causan con ello, grandes dolores entre sus conciudadanos.  También hay hermanos vuestros que causan mucho mal dentro de las familias, dentro de la Iglesia, en la sociedad misma; son hermanos enfermos que necesitan de un Médico y Ese Soy Yo, Mis pequeños,

pero vosotros debéis pedirMe a Mí, vuestro Dios, Salvador, Redentor, que vaya y alivie a éstas almas que viven en el error, que esparcen el error de satanás entre todos vosotros,

Pero no lo hacéis, porque no sois verdaderos seguidores Míos, no sois verdaderos cristianos, no sois verdaderas almas que amen a vuestro prójimo.

Entended una cosa muy importante:

Si vosotros, en lugar de pedir por ellos para que sanen; todo lo contrario, estáis pidiendo para que les vaya mal; no les estáis protegiendo contra las fuerzas de Satanás.

Y ÉSTE LOS SIGUE UTILIZANDO COMO SU INSTRUMENTO

PARA QUE OS SIGAN MARTIRIZANDO A VOSOTROS En cambio, si vosotros Me pedís que Yo los alivie, que vaya hacia ellos y que Mi Sangre Preciosa caiga sobre ellos, que los proteja contra las insidias de Satanás, que los proteja contra la enfermedad, que es el pecado,

Que los proteja contra todo mal, toda experiencia mala que hayan tenido y que la volvieron un mal hacia todos aquellos que les rodean;

Si vosotros no Me lo pedís, ellos seguirán haciendo el Mal, pero vosotros ya Me estáis pidiendo por su bien.

DE VOSOTROS, SIEMPRE DEBE SALIR UN BIEN,

PORQUE DE ESO SERÉIS JUZGADOS CUANDO REGRESÉIS A MÍ. ,

En las Sagradas Escrituras Yo nunca os he dicho que ataquéis a vuestros hermanos, sino todo lo contrario,

os dije, si os atacan, poned la otra mejilla y esto es, que tengáis la paciencia necesaria para que podáis orar más por este hermano vuestro que ha caído en las garras de Satanás.Esto es una realidad, Mis pequeños. Cuando no estáis en Mí, cuando vivís en el error, cuando no sois verdaderos Cristos, NO alcanzáis a ver el DOLOR en el que viven estas almas.

No Me tienen, han sufrido a lo largo de su existencia, han sido atacados, han sido maltratados, su alma está llena de rencor, de venganza, de odio por todo el dolor que han tenido, quizá, desde pequeños.

Y si vosotros mismos estáis enviando más dolor, ¿cómo queréis que esa alma sane?

Si no Me estáis pidiendo a Mí, que vea por vuestros hermanos que viven en el error y, en lugar de ello, los maldecís, ciertamente más maldad los envuelve.

No sois verdaderos seguidores Míos,

NO SOIS VERDADEROS EJEMPLOS DE SER MÉDICOS DE CUERPOS Y ALMAS,

como lo Soy Yo. Estáis maldiciendo a vuestros hermanos necesitados de Mí, los estáis apartando de vuestra vida con vuestro desprecio, no queréis saber nada de ellos,  simplemente, os queréis deshacer de ellos y esto, lo sienten y os atacan, Satanás sigue tomando a estas almas para que sufráis.

Ellas sufren, por estar llenas de dolor y de la maldad de aquellos que les atacaron desde pequeños y vosotros no tenéis el corazón, ni amor, para ayudarles con vuestra oración, con vuestra INTERCESIÓN, para que salgan de ese círculo vicioso, del mal que les rodea.

Por eso, os repito y espero entendáis esto bien, que si queréis ser verdaderos seguidores Míos, debéis buscar la salvación de aquellos hermanos vuestros que viven en el error, en el pecado, en la maldad;

que son los enfermos de éste, vuestro tiempo y, vosotros, como seguidores Míos, debéis ayudarles a sanar, y aquí, el que los puede sanar Soy Yo, vuestro Dios, pero vosotros Me lo debéis pedir.

Orad, de todo corazón por vuestros hermanos enfermos,

SEA QUIEN SEA, ME NECESITA.

Si, Yo mientras estuve en la Tierra, SANABA AÚN A LOS ENDEMONIADOS,QUE ES EL GRADO MÁXIMO DE MALDAD QUE PUEDE TENER UN HOMBRE,

Y YO LOS PERDONABA, LES AYUDABA A SANAR

Les cambiaba completamente su vida, ahora es vuestro tiempo.

Sois o debéis ser más bien, los Cristos de este tiempo, como os he dicho

y es vuestra obligación sanar a vuestros hermanos enfermos, a todos aquellos que os están haciendo el mal,

A TODOS AQUELLOS QUE ESTÁN POSEÍDOS POR EL MAL

Y REGRESÁRMELOS AL BIEN, A TRAVÉS DE VUESTRA INTERCESIÓN

Eso es amor, eso es hermandad, eso es la vida en Cristo Jesús.

Vuestro Dios os ama infinitamente, ¡Agradecédselo!

Yo os Bendigo en el Santísimo Nombre de Mi Padre. En Mi Santísimo Nombre y en el Santísimo Nombre de Mi Santo Espíritu.
Mi Madre os protege, os guarda y os llena de Su Amor y de Sus Bendiciones

Yo os bendigo, en el Santísimo Nombre de Mi Padre, en Mi Santísimo Nombre, Redentor vuestro y en el Santísimo Nombre del Dios Amor. Luz y Verdad del Mundo.

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: