D95 CRIMEN DE ODIO 2


CUMPLIMIENTO

Tiroteo en El Paso, Texas:

Los padres que murieron para salvar a su bebé

Jordan y Andre Anchondo habían ido a Walmart con su bebé de dos meses para comprar materiales escolares para sus otros hijos.

Cuando el atacante ingresó a la tienda y comenzó a disparar, se abalanzaron sobre el bebé para protegerlo. El gesto salvó al pequeño, pero les costó la vida

Por: BBC News Mundo

El domingo se organizó una vigilia para honrar a las víctimas del ataque. GETTY IMAGES
El domingo se organizó una vigilia para honrar a las víctimas del ataque. GETTY IMAGES

Jordan y Andre Anchondo se encontraban en la tienda Walmart en El Paso, EE.UU., cerca de la frontera con México, cuando un joven blanco ingresó armado con un rifle de asalto y empezó a disparar contra la gente.

Ambos fallecieron intentando proteger a su bebé de dos meses.

Gracias al escudo que formaron alrededor del niño este sobrevivió al tiroteo masivo, que dejó un saldo de al menos 20 muertos, con heridas menores (fractura en dos dedos), provocadas probablemente por el peso del cuerpo de su madre al caer sobre él.

La pareja, que tenía tres niños, venía de dejar a la hija mayor en un entrenamiento, y había ido al supermercado como muchas otras familias a comprar materiales escolares para el nuevo curso escolar.

Según le contó a los medios Tito Anchondo, hermano mayor de Andre, también estaban buscando ornamentos decorativos para su nueva casa, que tenían previsto mostrar a sus familiares y amigos en una fiesta el sábado.

Fuera del hospital

La noticia del fallecimiento de Jordan se supo el mismo sábado, mientras que la muerte de Andre se confirmó el domingo.

Elizabeth Terry, tía de la joven, le dijo a CNN que cuando sacaron al bebé -Paul- de debajo de su cuerpo, el niño estaba manchado con la sangre de su madre.

El Paso es una de las ciudades más seguras de EE.UU. REUTERS

Ahora, el pequeño está recuperándose en su casa de una fractura en sus dedos.

“¿Cómo es posible que los padres vayan de compras escolares para morir protegiendo a su bebé de las balas?”, comentó Terry.

Según le dijo al periódico Washington Post Tito Anchondo, Andre había dejado la empresa familiar -un taller de reparación de autos- en 2018 y había establecido su propio negocio, una empresa de venta de piedra y granito para la construcción.

Jordan se dedicaba a cuidar a sus niños.

Día letal

De acuerdo con las autoridades locales, fue uno de los días más mortíferos en la historia de El Paso, una ciudad de 680.000 habitantes vecina de Ciudad Juárez, una de las localidades más peligrosas de México.

Según señaló la policía, Patrick Crusius, de 21 años, fue el único atacante y no se resistió a los oficiales al momento de ser arrestado.

Menos de 24 horas después de este incidente, se produjo otro tiroteo masivo.

Este último tuvo lugar en la ciudad de Dayton, en el estado de Ohio y dejó 9 víctimas mortales, más el tirador que fue abatido, según confirmaron las fuerzas de seguridad.

Tiroteo en Walmart en El Paso, Texas:  Qué se sabe de Patrick Crusius, el “supremacista blanco” de 21 años sospechoso del tiroteo que dejó al menos 22 muertos

4 agosto 2019

Camina sembrando muerte de un lado a otro, con una camiseta negra, un pantalón marrón, protectores auditivos y un rifle de asalto.

Patrick Crusius, un joven de 21 años entró el sábado en una tienda de Walmart en El Paso, cerca de la frontera de Estados Unidos con México, y comenzó a disparar contra la gente que estaba allí: decenas de familias y otras personas que habían acudido a comprar materiales para el nuevo curso escolar.

Como resultado, al menos 21 personas murieron y otras 26 resultaron heridas, en uno de los peores tiroteos masivos en los últimos 20 años en Estados Unidos.

El fiscal distrital de El Paso, Jaime Esparza,indicó que la policía trata el caso como “terrorismo doméstico” y el sospechoso ha sido acusado de homicidio premeditado y buscarán la pena de muerte.

“Es un día triste en la historia de El Paso”, aseguró con anterioridad el gobernador del estado, Greg Abbott.

Según informó la policía el joven fue el único atacante y no se resistió a los oficiales al momento de ser arrestado.

De acuerdo con las autoridades, tras su detención, contó que su objetivo era “matar tantos mexicanos como fuera posible”.

Oriundo de la ciudad de Allen, al parecer, el sospechoso viajó durante nueve horas hasta El Paso para perpetrar la masacre.

Las motivaciones

La policía indicó que investigaba “potenciales nexos” del atacante con “grupos de odio” tras la aparición de un “manifiesto” que recurre al lenguaje de “supremacistas blancos”.

“Ahora tenemos un manifiesto de este individuo que indica en cierto grado una conexión con un posible crimen de odio”, afirmó el jefe de policía de El Paso, Greg Allen.

Durante la conferencia de prensa, las autoridades indicaron que el documento estaba cargado de “odio, intolerancia y fanatismo”.

Según el “manifiesto” el ataque fue una respuesta a la “invasión hispana de Texas”.

“Incluso si otros objetivos no inmigrantes tuvieran un mayor impacto, no puedo obligarme a matar a mis conciudadanos”, indica el documento que la policía investiga.

El texto también expresa simpatías hacia el autor de los tiroteos en la mezquita de Christchurch, en Nueva Zelanda, en los que 51 personas murieron en dos ataques consecutivos en marzo.

Otro lobo solitario

Varios conocidos del atacante contaron a medios estadounidenses que solía andar siempre solo en las escuelas y que era una persona muy callada y de pocos amigos.

El Collin College, la escuela donde el sospechoso estudió de 2017 hasta este año, emitió un comunicado en el que también se ofreció a colaborar con las autoridades.

Según contó en un comunicado el representante al Congreso por Texas, Jeff Leach, Crusius se graduó de la Escuela Secundaria de Plano en 2017.

Una cuenta de Twitter con el nombre del sospechoso contiene tuits que incluyen un hashtag “BuildTheWall” (construye el muro, la frase de los seguidores del presidente de Estados Unidos), una foto con pistolas que forman la palabra “Trump” y publicaciones de Paul Joseph Watson, un youtuber de extrema derecha que trabaja con Alex Jones en InfoWars.

Tiroteo en Walmart en El Paso, Texas: cómo fue la balacera cerca de un centro comercial que dejó al menos 22 muertos

5 agosto 2019Cliente de Walmart en El Paso, Estados UnidosDerechos de autor de la imagen REUTERS
Image caption Los clientes de la tienda Walmart de El Paso vivieron minutos de horror. Algunos de ellos perdieron a sus seres queridos.

La escena se repitió otra vez: el sonido terrible de los disparos, los gritos, las carreras de los que intentaban huir, el llanto y la angustia de los que perdieron a los suyos en los segundos sin lógica de la tragedia.

Un joven blanco de 21 años entró este sábado en una tienda Walmart de El Paso, cerca de la frontera de Estados Unidos con México, y comenzó a disparar contra la gente que estaba allí: decenas de familias y otras personas que habían acudido a comprar materiales para el nuevo curso escolar.

Al menos 22 personas murieron y otras 26, incluidos niños pequeños, resultaron heridas en el peor incidente con armas de fuego que se registra desde noviembre de 2017 en EE.UU.

Los primeros reportes del tiroteo tuvieron lugar cerca de las 10:00 hora local (17:00 GMT), ocurrido en la zona del Cielo Vista Mall, un área muy transitada durante los fines de semana.

El atacante fue detenido en la tienda y las autoridades le atribuyen un documento, publicado en internet, en el que apoya puntos de vista del nacionalismo blanco y racismo.

Según el sitio web de rastreo de tiroteos en EE.UU. Gun Violence Archive, este es la balacera número 250 que se reporta en el país en los 215 días que han transcurrido de 2019.

El ataque tuvo lugar menos de una semana después de que un adolescente armado matara a tres personas en un festival de comida de California.

El tiroteo de este sábado es considerado el octavo más mortal en la historia moderna de Estados Unidos.

Las tiendas de Walmart son algunos de los lugares donde los estadounidenses de más de 21 años pueden comprar armas.

¿Qué dicen las autoridades?

Los investigadores indagan varios cargos con que acusar al sospechoso, incluyendo “crímenes de odio”.

El fiscal federal del Distrito Occidental de Texas, John Bash, declaró que el tiroteo está siendo tratado como un “caso de terrorismo doméstico”.

Policías en Cielo Vista Mall.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa policía acordonó el centro comercial Cielo Vista Mall luego del tiroteo.

“Vamos a hacer lo que hacemos con los terroristas en este país, que es aplicar la justicia rápida y definida”, dijo.

Por su parte, el fiscal distrital de El Paso, Jaime Esparza, dijo que al sospechoso se le acusaba de asesinato premeditado y estarían buscando que se le aplique la pena de muerte.

¿Qué se sabe de las víctimas?

Según informó la policía, la tienda se encontraba llena en el momento del incidente, con familias que compraban útiles para el inicio del curso escolar.

“Las edades y género de los muertos y los heridos son variados. No necesito decir que la situación es horrorosa”, dijo el jefe de la policía de El Paso, Greg Allen.

De acuerdo con las informaciones, entre los lesionados algunas personas reportaron heridas leves y otras se encuentran en estado grave.

Las identidades y nacionalidades de las víctimas no se han hecho públicas, aunque el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que entre los muertos hay tres ciudadanos de su país y entre los heridos seis.

De los 26 lesionados, un grupo fue llevado al Centro Médico Universitario de El Paso para recibir atención, y otros al Del Sol Medical Center.

“Esta es una tragedia que nunca, nunca hubiéramos pensado que pasaría en El Paso”, dijo Dee Margo, alcalde de la ciudad, a CNN. “Estoy destrozado”.

¿Qué se sabe del atacante?

La policía no identificó de forma inmediata al sospechoso, pero dijo que era un hombre blanco de 21 años, proveniente de Allen, Texas, y que los oficiales no tuvieron que disparar sus armas para detenerlo.

Medios locales, sin embargo, indicaron que se trataba de Patrick Crusius, de 21 años.

Imágenes de CCTV que se difundieron en redes sociales muestran aparentemente al atacante, un joven con una camiseta oscura, protectores auditivos y blandiendo un rifle de asalto.

“Los informes iniciales del arma (indican que) era un rifle, pero no puedo confirmarlo todavía”, dijo el sargento Robert Gómez, vocero de la Policía de El Paso.

¿Cuáles fueron las motivaciones del atacante?

La policía indicó que investigaba “potenciales nexos” del atacante con “grupos de odio” tras la aparición de un “manifiesto” de supuesta autoría del joven que recurre al lenguaje de “supremacistas blancos”.

“Ahora tenemos un manifiesto de este individuo que indica en cierto grado una conexión con un posible crimen de odio”, afirmó Allen.

Durante la conferencia de prensa, las autoridades indicaron que el documento estaba cargado de “odio, intolerancia y fanatismo”.

Según el “manifiesto” el ataque fue una respuesta a la “invasión hispana de Texas”.

El FBI, por su parte, indicó que se necesitaba un mayor trabajo de investigación para determinar si se trataba de un crimen de odio.

De acuerdo con la televisora CNN, la policía estaba trabajando después del tiroteo para eliminar una cuenta de Facebook y otra de Instagram asociada con el sospechoso.

Durante una conferencia de prensa tras el ataque, las autoridades informaron que estaban valorando presentar cargos por asesinato.

¿Cuáles han sido las reacciones?

“Esta es una tragedia que nunca hubiéramos pensado que pasaría en El Paso”, dijo a CNN el alcalde de la ciudad, Dee Margo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribió en Twitter que los informes provenientes del área eran “muy malos, muchos muertos” y luego en la noche calificó lo sucedido como un “acto de cobardía”.

“El tiroteo de hoy en El Paso, Texas, no solo fue trágico, fue un acto de cobardía. Me posiciono como todos en este país para condenar el acto de odio de hoy. No hay razones o excusas que justifiquen matar personas inocentes·, escribió.

Sin embargo, el domingo asoció ambos ataques a “enfermedades mentales” de los atacantes.

Kendall Long (izquierda) consuela a Kianna Long fuera de la tienda Walmart de El Paso, Estados Unidos.Derechos de autor de la imagenEPA
Image caption Afuera de la tienda Walmart de El Paso se vieron escenas de dolor.

En un comunicado, el gobernador de Texas, Greg Abbott, consideró que El Paso había sido “golpeado por un acto de violencia atroz y sin sentido”.

“Nuestros corazones están con las víctimas de este horrible tiroteo y con toda la comunidad en este momento de pérdida”, dijo el gobernador.

mapa

El candidato presidencial demócrata Beto O’Rourke abandonó un evento de campaña en Las Vegas para regresar a El Paso, su ciudad natal.

Anteriormente, durante su participación en un foro laboral, dijo ante la multitud que el tiroteo hizo añicos cualquier ilusión de que la reforma de armas “vendrá por sí misma” en Estados Unidos.

“Sabemos que hay mucho dolor, mucho sufrimiento en El Paso en este momento”, dijo.

Shoppers exit with their hands up after a mass shooting at a Walmart in El Paso, Texas.Derechos de autor de la imagen REUTERS
Image caption En el momento del ataque la tienda Walmart de El Paso estaba llena.

Otros candidatos presidenciales demócratas también respondieron al tiroteo con llamados al control de armas.

El senador de Nueva Jersey, Cory Booker, fue uno ellos y dijo que Estados Unidos parece estar “aceptando la idea de que estos [tiroteos] van a ocurrir con regularidad”.

Walmart, por su parte, afirmó que estaba “en shock por los trágicos eventos” y que estaba trabajando “en estrecha colaboración con las fuerzas del orden”.

Qué dice el manifiesto contra “invasores hispanos” que atribuyen al sospechoso de la masacre en Walmart

5 agosto 2019
atacanteDerechos de autor de la imagenEPA
Image caption La policía difundió este domingo una foto del atacante.

Poco antes de que Patrick Crusius se colase en una tienda de El Paso a disparar contra la multitud, un desconcertante documento apareció en la polémica plataforma 8chan.

El sitio, un refugio de libertad para los supremacistas blancos, pronto borró su contenido, pero minutos más tarde, Crusius comenzó su acometida: comenzó a disparar contra los cientos de personas que, según las autoridades, se encontraban en la tienda de Walmart en ese momento.

En el texto, que medios de Estados Unidos le atribuyen desde después de la tragedia, el autor asegura que probablemente moriría ese mismo día, pero lo cierto es que Crusius se entregó poco después a la policía sin resistencia.

Pero antes mató a al menos 22 personas y dejó a otras 26 heridas en el que ya es considerado uno de los peores tiroteos en la historia reciente de Estados Unidos.

El sospechoso le dijo a las autoridades poco después, según la televisora ABC, que su objetivo era “matar tantos mexicanos” como le fuera posible, algo que se desprende del documento que las autoridades de El Paso también le atribuyeron este domingo.

Como resultado, el fiscal de distrito Jaime Esparza indicó que la policía tratará el caso como “terrorismo doméstico” y buscarán la pena de muerte para Crusius.

Antes, las autoridades habían explicado que el documento estaba cargado de “odio, intolerancia y fanatismo” y que podría mostrar una conexión del sospechoso con “grupos de odio”.

“Ahora tenemos un manifiesto de este individuo que indica en cierto grado una conexión con un posible crimen de odio”, afirmó el jefe de policía de El Paso, Greg Allen.

Pero ¿Qué dice el “manifiesto” que ha llevado a las autoridades de Estados Unidos a considerar lo sucedido como “terrorismo doméstico” y un “crimen de odio”?

“Supremacismo blanco”

El “manifiesto” comienza con una declaración de simpatía hacia el autor de los tiroteos en las mezquitas de Christchurch, Nueva Zelanda, en los que 51 personas murieron en dos ataques consecutivos en marzo.

El sospechoso, que presuntamente siguió el mismo modelo del autor de los ataques en Nueva Zelanda de dejar un documento con sus ideas y justificaciones, asegura que el ataque fue una respuesta a lo que llama una “invasión hispana de Texas”.

Texas, como la mayoría de los estados del sur de EE.UU., pertenecieron a México hasta finales del siglo XIX.

También, como el atacante Christchurch, alega a una idea popular entre los supremacistas blancos: que personas extranjeras estaban desplazando a la “gente blanca” de “origen europeo”.

tiroteoDerechos de autor de la imagen REUTERS
Image captionMuchas familias se encontraban en la tienda comprando útiles para el próximo curso escolar.

Dicha teoría racial llamada “el gran reemplazo” fue promovida por un escritor francés llamado Renaud Camus y argumenta que las élites en Europa han estado trabajando para “sustituir” a los europeos blancos con inmigrantes del Medio Oriente y el norte de África.

La diatriba de Crusius, de cuatro folios y 2.300 palabras, se titula “La verdad incómoda” y no solo ataca a mexicanos e hispanos, también alega que los “judíos no ocuparán” el lugar de los “estadounidenses blancos”.

Los congresistas demócratas también se llevan parte de las críticas, pues según el atacante, tienen una estrategia para lograr una mayoría permanente para dar cabida a la creciente población hispana.

También culpa a los políticos de ambos partidos por la “podredumbre en Estados Unidos de adentro hacia afuera”, a la vez que se lamenta de que “la enorme población hispana en Texas” volvería al estado “un bastión demócrata”.

En su discurso antiinmigración también repite otra idea común entre los supremacistas: que los inmigrantes les están quitando los empleos a los “nativos” y que liberarse de ellos puede hacer mejor la vida mejor en Estados Unidos.

“Si podemos deshacernos de suficientes de ellos, entonces nuestra forma de vida puede ser más sustentable”, indica.

En uno de los momentos más tensos del manifiesto, el atacante entra en detalles meticulosos sobre los pros y contras de las armas AK-47 y AR-15, sus municiones, el diseño de bala y la “penetración” que tendrían en los cuerpos de sus víctimas.

tiroteoDerechos de autor de la imagen REUTERS
Image captionAlgunos de los clientes de la tienda perdieron a algunos de sus familiares en los pocos minutos que duró el tiroteo.

El sospecho intenta también quitar responsabilidad a los discursos de Trump sobre los inmigrantes y asegura que su posición es anterior al gobierno del actual presidente.

“Mis opiniones sobre automatización, inmigración y demás anteceden a Trump y su campaña para presidente”, indica.

Sin embargo, al igual que el presidente, ataca a los medios de comunicación por difundir “noticias falsas”.

“Los medios de comunicación son famosos por las noticias falsas. Su reacción a este ataque probablemente lo confirmará”, escribió.

Una cuenta de Twitter con el nombre del sospechoso contiene tuits que incluyen un hashtag “BuildTheWall” (Construye el muro, la frase de los seguidores del presidente de Estados Unidos), una foto con pistolas que forman la palabra “Trump” y publicaciones de Paul Joseph Watson, un youtuber de extrema derecha que trabaja con Alex Jones en InfoWars.

El mandatario, que ha sido cuestionado por sus adversarios por inspirar este tipo de actos con sus discursos antiinmigrantes, escribió en Twitter que lo sucedido había sido como un “acto de cobardía”.

Aunque este domingo, como muchos republicanos, atribuyó lo sucedido a supuestas enfermedades mentales de los atacantes.

Otra forma de “terrorismo”

Como ocurrió durante el ataque de Nueva Zelanda, varios analistas han señalado cómo los autores de estos tiroteos han pasado desapercibidos por gobiernos que combaten otro tipos de “actos terroristas”.

Robert Evans, un periodista que estudia el radicalismo en internet, escribió que el manifiesto del tirador de El Paso muestra cómo el “terror” se convierte en parte de un juego y cómo se usan ciertas plataformas, como 8chan, para la radicalización hacia el supremacismo blanco.

Gordon Corera, corresponsal de Seguridad de la BBC, considera también que el tiroteo en El Paso se ajusta a una tendencia creciente y perturbadora de violencia de extrema derecha a nivel internacional.

Policías en Cielo Vista Mall.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionEl presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribió en Twitter que los informes provenientes del área eran “muy malos, muchos muertos”.

“Al igual que el ataque en Christchurch, Nueva Zelanda, en marzo, el presunto atacante se ajusta a un perfil particular: un individuo que pudo haber actuado solo pero que visitó un sitio internacional en línea que se vincula con la subcultura del extremismo, en la que otros incitan y fomentan actos violentos”, opinó.

En abril pasado, otro atacante que abrió fuego contra una sinagoga en Poway, California, también publicó una diatriba antisemita en 8chan.

Según datos oficiales, el número de estadounidenses que han muerto desde el 11 de septiembre a manos de este tipo de ataques es mayor que los que han perdido la vida en actos asociados con el “terrorismo internacional”.

Sin embargo, pese a la seguridad y las múltiples campañas internacionales de combate al “terrorismo internacional” que realiza EE.UU., ninguna agencia de ese país se encarga de identificar “organizaciones terroristas” a nivel nacional.

Tampoco existe ningún delito penal asociado a este tipo de actos, lo que hace que a los individuos considerados “terroristas domésticos” se les imputen cargos con base en otras leyes existentes, como “crimen de odio” o violación de leyes relacionadas con armas de fuego o asociación delictuosa.

Tiroteo en Walmart en El Paso, Texas:

Cómo es la ciudad en el centro de la crisis migratoria de Trump donde tuvo lugar uno de los mayores tiroteos en la historia de EE.UU.

4 agosto 2019
El PasoDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl Paso, Texas, es una de las principales ciudades en la frontera de EE.UU. y México.

El Paso, la ciudad fronteriza entre México y Estados Unidos, volvió a ser noticia este sábado.

Pero esta vez, nada tuvo que ver con las caravanas de migrantes centroamericanos o con las condiciones en las que viven miles de solicitantes de asilos en los centros de detención allí.

La ciudad, epicentro de una crisis migratoria en la frontera sur de Estados Unidos, fue escenario de uno de los mayores tiroteos masivos en la historia de ese país.

Al menos 22 personas murieron y otras 26 resultaron heridas en una balacera en una tienda Walmart, a pocos kilómetros de la frontera con México.

De hecho, según autoridades de ese país, seis ciudadanos de su país estaban entre los muertos y siete entre los heridos.

De acuerdo con las autoridades locales, fue uno de los días más mortíferos en la historia de El Paso, vecino de Ciudad Juárez, una de las localidades más peligrosas de México.

Según informó la policía un joven de 21 años fue el único atacante y no se resistió a los oficiales al momento de ser arrestado.

Las autoridades locales no lo identificaron de manera inmediata, pero medios locales y la televisora CBS, socia de la BBC, lo nombraron como Patrick Crusius, quien supuestamente viajó hasta El Paso desde Allen, Texas, a nueve horas de allí.

La policía indicó que investigaba “potenciales nexos” del atacante con “grupos de odio” tras la aparición en las redes sociales de un “manifiesto” anónimo, que supuestamente fue de la autoría del sospechoso y que recurre al lenguaje de “supremacistas blancos”.

“Ahora tenemos un manifiesto de este individuo que indica en cierto grado una conexión con un posible crimen de odio”, afirmó el jefe de policía de El Paso, Greg Allen.

Durante la conferencia de prensa, las autoridades indicaron que el documento estaba cargado de “odio, intolerancia y fanatismo”.

Según el “manifiesto” el ataque fue una respuesta a la “invasión hispana de Texas”

“Incluso si otros objetivos no inmigrantes tendrían un mayor impacto, no puedo obligarme a matar a mis conciudadanos”, indica el documento que la policía investiga.

Texas, como la mayoría de los estados del sur de EE.UU., pertenecieron a México hasta finales del siglo XIX.

El FBI, por su parte, indicó que se necesitaba un mayor trabajo de investigación para determinar la vinculación del sospechoso con el documento.

Pero de confirmarse, la ciudad que ha estado en el ojo de grupos supremacistas blancos por su diversidad étnica, habría sido el escenario donde un nuevo crimen de odio se manifiesta en Estados Unidos.

“Esto nos dice algo sobre el odio y la animosidad que existe en la nación. Y parece que siempre se trata de algunos de estos jóvenes que se están distorsionando irracionalmente lo que está sucediendo en el país”, comentó el senador estatal José Rodríguez.

Una ciudad bordeada por un muro

La ciudad vive alrededor de su frontera: unas barras de acero en forma de muro que dividen un lado del otro.

Al sur está Juárez, uno de los lugares más violentos de México.

Al norte, del otro lado, El Paso crece entre las montañas y las planicies pardas del desierto.

border
Image caption La frontera entre El Paso y Ciudad Juárez

Desde la frontera, muestra la mole de concreto del edificio de Chase, el rascacielos oscuro de Wells Fargo, los techos irregulares de los hoteles de cinco estrellas, los edificios y las escuelas que mezclan nombres en inglés y español…

Cuatro puentes atestados de gente, camiones y carros conectan un país con otro, un mundo con otro, una forma de vida con otra.

No era una de las rutas tradicionales de migrantes: cruzar por Ciudad Juárez solía ser demasiado peligroso, pero desde marzo pasado miles de migrantes comenzaron a llegar hasta allí para pedir asilo.

Desde entonces, las noticias sobre las condiciones en las que Estados Unidos retiene a los solicitantes de asilo en El paso han llamado la atención de medios y organizaciones de derechos humanos.

Trump, que destacó la efectividad del muro desde que se construyó como ejemplo para lo que debía pasar en el resto de la frontera si se creara una valla, implementó allí nuevas medidas para controlar la inmigración ilegal.

MuroDerechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
Image captionEl muro en la frontera sur se ha convertido en una de los principales objetivos del gobierno de Donald Trump.

Desde marzo, los migrantes que llegan a pedir asilo en El Paso deben esperar en la vecina Juárez hasta que le llegue su turno y en muchos casos, son regresados a México a esperar a su fecha en la corte.

Según cifras de las autoridades mexicanas, unos 4.000 migrantes de todos lados esperan en Juárez por su turno para cruzar a El paso en una lista que, hasta mediados de julio, superaba el número 17.000.

Otros 8.000 han sido retornados de El Paso a esperar en Juárez su turno para que una corte escuche su caso de asilo, como parte de la otra ley conocida como Migrant Protection Protocols (o Remain in Mexico, su nombre no oficial).

Pero los migrantes que llegan no son los que han vuelto a la ciudad una de las más hispanas de Estados Unidos.

Una ciudad “mexicana” en Estados Unidos

El Paso, con una población de 682.000 habitantes, está formada en su gran mayoría por personas que comparten la nacionalidad mexicana y que tienen como lengua el español.

De hecho, es muy común encontrar anuncios en toda la ciudad en la lengua de Cervantes y el inglés no es necesario para comunicarse en casi ningún lugar.

Cada día, miles de personas cruzan los cuatro puentes fronterizos que la separan de Ciudad Juárez para trabajar, estudiar o comprar al otro lado.

La tienda de Walmart donde tuvo lugar el ataque es uno de los lugares donde los mexicanos acuden cada día a comprar productos que son más caros o no hay del otro lado de la frontera.

frtonera
Image caption La ciudad vive alrededor de su frontera.

“Somos una comunidad binacional, dos ciudades profundamente interconectadas ya sea desde un punto de vista lingüístico, como cultural, como económico”, contó a BBC Mundo en una reciente entrevista el alcalde de Ciudad Juárez, Armando Cabada.

El Paso, es de hecho, la segunda ciudad más importante a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, solo superada por San Diego y uno de las principales rutas del comercio con México.

Para muchos de los que la habitan, un tiroteo como el que ocurrió allí era impensable.

Tiroteo en El Paso:

Qué es 8chan, el “refugio de internet” para los supremacistas blancos donde se publicó el “manifiesto” que se atribuye al atacante de El Paso

saludo naziDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image caption 8chan es usada frecuentemente por grupos supremacistas blancos.

La masacre de Christchurch en Nueva Zelanda, el ataque a una sinagoga en Poway, California, y el tiroteo este fin de semana en El Paso, Texas, tienen más en común que su estela de muerte y horror.

Los tres tenían entre sus objetivos minorías étnicas (musulmanes, judíos y latinos respectivamente).

En el caso de las dos primeras tragedias, los ahora acusados de asesinato —Brenton Tarrant y John T. Earnest— compartieron sendos textos en los que resumían varias de las teorías más comunes del supremacismo blanco.

De eso trataba también el documento que medios de Estados Unidos le atribuyen a Patrick Crusius, al sospechoso de la masacre en Walmart.

Los tres manifiestos se publicaron, además, en la misma plataforma: el sitio digital 8chan.

La página, una especie de red social, es desde hace años un espacio de libertad para grupos nacionalistas de derecha, dada la escasa moderación y censura de los “tableros” de información que la conforman.

Pero el hecho de que el sitio haya devenido aparentemente también una plataforma para al menos tres de los tiroteos masivos ocurridos en los últimos seis meses ha puesto también el foco sobre la forma en que funciona este tipo de red social.

De hecho, Cloudfare, la compañía con sede en San Francisco que le ofrece la infraestructura de internet a 8chan, anunció que a partir de la medianoche del domingo le cortaría la conexión que permite al sitio estar en línea.

La razón es simple: ellos han mostrado no tener (respeto por) ley y la falta de orden ha llevado a múltiples muertes“, informó la empresa de comunicación californiana en un comunicado.

El sitio ha sido cuestionado en múltiples ocasiones por hospedar contenido de las más disparatas teorías de la conspiración, a grupos que promueven la “identidad blanca” o mensajes contra las minorías étnicas.

8chan
Image caption La plataforma funciona por “tablas” de contenidos en la que los usuarios escriben de forma anónima.

Y aunque tras los atentados en Christchurch y California varias voces se alzaron contra el sitio, no fue hasta el tiroteo en El Paso cuando las críticas parecen haber llegado más lejos.

La gota que desbordó la copa

Al menos 22 personas murieron y otras 26 resultaron heridas en el tiroteo en una tienda de Texas, y los medios de Estados Unidos le atribuyen al presunto autor, un joven blanco de 21 años, haber publicado poco antes un “manifiesto” contra la “invasión hispana” en la red social.

De hecho, durante el sábado varios usuarios de 8chan estuvieron comentando sobre la “efectividad” de la tragedia o burlándose sobre el número de muertos o su origen étnico, según reportaron varios medios de Estados Unidos.

tiradorDerechos de autor de la imagenAFP
Image caption Según el documento que se difundió antes, el ataque fue una respuesta a la “invasión hispana de Texas”.

Por lo pronto, sin el suministro de internet de Cloudfare, la página podría desaparecer.

8Chan no se ha pronunciado de momento sobre los ataques o los señalamientos que le han hecho diferentes medios de Estados Unidos.

Pero para el domingo ya había eliminado el texto del espacio superior de la página de inicio que decía “Bienvenido a 8chan, la extensión más oscura de internet”.

Una red social poco conocida

Creada en 2013 por Fredrick Brennan —un programador informático que defendía la eugenesia y que después dejaría la plataforma— 8chan es un sitio web en el que sus usuarios pueden crear y moderar sus “tableros” sobre temas que van desde el anime hasta la política o los videojuegos.

Casi todos participan de forma anónima y la única regla es no publicar contenido que sea considerado ilegal en Estados Unidos, como pornografía infantil.

Pero según expertos en “grupos de odio”, la plataforma se convirtió casi desde su creación en un espacio de encuentro virtual para los nacionalistas blancos y ha devenido un terreno de reunión para discursos de intolerancia.

protestasDerechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
Image captionSupremacistas blancos portan símbolos del Ku Kux Klan. Al fondo, un cartel dice que los judíos son hijos de Satanás.

Según contó Brennan el domingo al diario estadounidense The New York Times, la creó como una “utopía de discurso libre“, pero terminó convirtiéndose en “un megáfono” para los atacantes de los tiroteos.

“(La plataforma) no le está haciendo ningún bien al mundo. Es completamente negativa para todos, excepto para los usuarios que están allí. ¿Y sabes qué? También es negativa para ellos. Simplemente no se dan cuenta”, afirmó.

Jim Watkins, un veterano del ejército estadounidense que vive en Filipinas, es el propietario actual del sitio. Y Brennan asegura que le ha insistido en repetidas ocasiones para que lo cierre.

La página también ha enfrentado la oposición incluso de los buscadores de internet.

Google, por ejemplo, la eliminó de sus resultados de búsqueda por violar sus políticas, aunque para los que lo conocen el sitio no es difícil de encontrar.

También tiene una cuenta verificada Twitter.

Varios gobiernos y proveedores de servicios de internet la han bloqueado en fechas recientes, como pasó de forma temporal en Nueva Zelanda y Australia después de la masacre de Christchurch.

Otras controversias

La popularidad de 8chan entre grupos supremacistas comenzó a crecer a partir de 2014, cuando inmigraron a ella miles de usuarios de 4chan, su red social hermana, al prohibir esta una campaña de acoso misógino conocida como Gamergate.

neonaziDerechos de autor de la imagen GETTY IMAGES
Image captionEn EE.UU. realizar el saludo nazi está amparado por la Constitución.

Desde entonces ha sido foco de polémica.

Por ejemplo, en varias ocasiones sus usuarios han utilizado la plataforma para engañar a los servicio de emergencia y que estas que envíen un equipo de respuesta de la policía a una determinada dirección sin que haya ocurrido ningún incidente.

Es una estrategia que se conoce como swatting, en referencia a los SWAT, las unidades especiales de las fuerzas de seguridad que usan equipamiento y tácticas militares.

Asimismo, ha dado espacio al polémico grupo de la teoría de la conspiración QAnon, según la cual Trump lucha contra la pedofilia y el “Estado profundo”.

Fue también una de las plataformas usadas por los supremacistas blancos que desfilaron en 2017 con antorchas y símbolos nazis el viernes en Charlottesville, Virginia, mientras cantaban consignas contra los judíos.

manifestacionDerechos de autor de la imagen REUTERS
Image caption8chan también fue utilizada por los supremacistas blancos que desfilaron en 2017 con antorchas y símbolos nazis el viernes en Charlottesville mientras cantaban consignas contra los judíos.

Sin embargo, la mayor controversia se generó luego de que el atacante de las mezquitas de Nueva Zelanda también publicara en 8chan su “manifiesto”.

Un mes después, el atacante de una sinagoga de California publicaría allí aparentemente una “carta abierta”.

Tras el ataque de El Paso, el propio creador de la plataforma no pareció sorprenderse de que hubiera sido utilizada otra vez para difundir un nuevo supuesto manifiesto previo a otro tiroteo.

Aunque también se mostró arrepentido de su propia creación.

¿Otro tiroteo por 8chan? ¿Podré alguna vez seguir adelante con mi vida?“, escribió en Twitter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: