R153 COMANDANTE SUPREMA


Septiembre 08 de 2019

Habla la Santísima Virgen María

Hijitos Míos, las delicadezas de Mí Corazón, son excelsas. Yo os cuido y os protejo como joyas preciosas. Sóis regalos de Mí Señor, hacia Mí, Su Sierva.

 El Mal os quiere destruir, Yo Vuestra Madre Santísima, tengo la Tarea Divina de rescataros de la inmundicia y del pecado que el Maligno os está inculcando.

Su bestialidad en poco tiempo se mostrará a lo máximo, pero no temáis Yo estaré con vosotros.

Yo Soy la Mujer Vestida de Sol que aplastará la cabeza de Satanás, él lo sabe y por eso ataca con furia a todo lo que es Mío y a los Míos,

Pero el Poder que viene de lo alto Me ha dado toda la fuerza para vencerlo, no temáis, Yo estoy con vosotros.

El os ha estado tratando de engañar a través de todos lo tiempos. Los errores en los que la humanidad ha caído por escucharlo, son ya demasiados y están llevándoos a la perdición de vuestros cuerpos y almas.

El Mal no respeta ni respetará nada. Yo, Vuestra Madre Celestial, os he de guiar a lugares seguros. Deberéis profundizar en la oración, no le déis un valor superfluo a ella, es poderosísima.

Vuestra oración, la cuál Yo tomaré, la purificaré y la levantaré en Ofrenda, junto con la oración de Mí Hijo, para ayuda vuestra, de los vuestros y de todos vuestros hermanos que vivís ahora éstos momentos de cambio.

No temáis, la Fuerza y el Poder de Vuestro Dios y Señor está con Nosotros.

La Sabiduría Eterna se mostrará y os mostrará vuestra pequeñez. Yo deseo llevaros a una santidad digna del Nuevo Reino, dejáos mover por Mí Ayuda y Mí Voluntad, que es la de Mí Señor y Mí Dios.

Hijitos Míos, Yo, Vuestra Madre, deseo hijos purificados en el Amor y para ello deberéis vivir en él. Apacentád el Rebaño de Mí Hijo con vuestra propia vida volcada a los intereses celestiales.

Varios de vosotros seréis nuevos guías de la Iglesia de Mí Hijo, dejád que la Gracia de Mí Esposo, el Santo Espíritu, fluya a través vuestro. Sus Potencialidades son máximas, son de Amor y Perfección.  

Un Nuevo Reino de Perfección se acerca y deberéis daros cuenta de que sóis pequeños y de que no podéis alcanzar esa perfección por vosotros mismos,

NECESITÁIS FUERZA Y GUÍA DE LO ALTO

Y PARA ESO LLEGO YO, VUESTRA MADRE Y MAESTRA

 Para guiar y educar la Nueva Estirpe del Amor.

Seréis Nueva Estirpe, Nación Consagrada a Vuestro Dios y Señor, por quién se vive y por quién viene la Salvación a todos los pueblos de la Tierra.

Viviréis eternamente agradecidos al ver las maravillas de Su Corazón, a la pequeñez del vuestro. Seréis colmados por Su Amor. Dejáos conducir y no os arrepentiréis.  

Almas volcadas en la Virtud Yo deseo. Almas volcadas en la Voluntad Divina Yo busco. Almas donadas al Amor, Yo espero ver, para poderlas conducir hasta la Presencia Real de Nuestro Dios y Señor.

Abandonáos perfectamente, como Yo Me abandoné a Mí Señor, con Fé, con Confianza, con Humildad y ya sabéis lo que Él hizo con Su Sierva, el regalo máximo de Su Amor que se desarrolló en Mí Vientre Virginal.

Vuestra pequeña donación, de corazón y en plena confianza, será coronada con las riquezas del Amor de Vuestro Dios, las cuales no tienen par sobre la Tierra y son omnipotentes e inigualables.

Bendecid en todo momento a Vuestro Dios, alabádLo, agradecédLe porque os ha permitido vivir estos momentos de cambio, en los cuáles veréis Su Misericordia y Su Amor en pleno, en vuestras vidas.

Y veréis maravillas a vuestros ojos que os harán ruborizar y humillar ante Su Poderío Divino.

Sóis pequeños comprendédlo, la Gracia sólo se puede manifestar en almas humildes.

Vivíd la pequeñez del hijo que apenas dá los primeros pasos y que necesita la ayuda de sus padres para ser guiado.

La gran mayoría de vosotros, apenas estáis dando los primeros pasos, dejáos guiar por Vuestra Madre para que Yo pueda hacer de vosotros joyas preciosas a los Ojos de Nuestro Padre.

Y Me pueda enorgullecer de haberos preparado en el Amor y en la total donación de vuestra voluntad.

ORAD CON MUCHO AMOR EL SANTO ROSARIO

Hijitos Míos, el medio más efectivo para manteneros unidos es la Oración.

Vosotros lo sabéis, y se os ha dicho que manteniéndoos unidos podréis hacer grandes cosas y que la oración siempre va a unir más a la familia, os va a unir a vosotros como hermanos, os va a unir como Pueblo Escogido de Dios.

Se os ha anunciado todo, pero no todos quieren tomar ésta Sabiduría Divina. La Oración del Cielo con la Tierra; de la Tierra con el Purgatorio; del Purgatorio con el Cielo, la debéis hacer ésa vida familiar.

Vosotros en la Tierra debéis procurarla, la oración une familias, une pueblos enteros, une al Mundo entero.

Hijitos Míos, a través de la Oración, podréis obtener todo, sabéis lo importante y necesaria que es la oración; que es la unión íntima con vuestro Dios.

Yo Soy la Madre que Guía al género humano, que os trata de llevar hacia esa intimidad que Yo siempre tuve.

Mis pequeños, manteneos unidos, manteneos en oración y así la Promesa de Mi Hijo se realizará, que cuando dos o más estén reunidos, Él estará en medio.

Mis pequeños, ésta es una Promesa que se da en realidad, y se adquiere una fuerza tremenda, porque es vuestro Dios el que está en medio de vosotros.

El Demonio, Satanás, esa fuerza invasora de las almas, siempre está tratando de desunir, de apartar a las almas de orar, de convivir con su Dios, entra en las familias, entra en la Iglesia, entra en los grupos.

Trata siempre de desunir, porque él sabe que aislados, seréis presa fácil de las pasiones, del error, del pecado; unidos siempre tendréis más fuerza, porque Nosotros Estaremos ahí, protegiéndoos, ayudándoos, levantándoos.

Siempre contaréis con Nosotros para haceros crecer espiritualmente, para protegeros contra las fuerzas del Mal, para ayudaros en vuestra Misión en la Tierra, para llevaros a la Perfección del Amor.

Nunca os separéis, Mis pequeños, manteneos unidos. Orad unos por otros, orad en familia, con la vuestra que tenéis aquí en el Cielo, unios siempre, unid el Cielo al Purgatorio así como lo hacéis;

Unidos todos, sois familia Mis pequeños, siempre, siempre debéis manteneros unidos, que vuestro Dios siempre esté en medio de vosotros,

que vuestro Dios que escucha todas vuestras oraciones, derrame siempre en vosotros las necesidades espirituales para cada uno de vosotros pedidLe.  

PedidLe sin cansancio para vuestro prójimo, para vosotros mismos; sois muy pequeños y no sabéis pedir Mis pequeños.

Acercaos a Mí, pedidMe Mi ayuda, para que Yo pida por vosotros.

No os desesperéis, no perdáis esa Paz en vuestro corazón, no estéis aislados para que no os sintáis aislados. Las Gracias se reciben más en grupo que en aislado.

Éstos, que son tiempos de la gran lucha, él está atacando ahora mucho más a Mi obra redentora junto con la de Mi Hijo.

Mi Presencia Salvadora, con la cual Mi Hijo Me dotó para levantar a todos aquellos de vuestros hermanos que están muertos a la Gracia, que se sienten sin Salvación que necesitan vida,

Yo ahí estoy, como Madre vuestra levantándoos, guiándoos,

Me sigo apareciendo en los pueblos para que acudan a Mí, para que vean que es una realidad de que el Cielo se preocupa por las almas de la Tierra. 

No estáis olvidados, Mis pequeños, y nunca lo estaréis. La Trinidad Sacrosanta está viendo por vosotros, Yo, vuestra Madre, estoy viendo por vosotros,

los Ángeles y los Santos del Cielo, están viendo por vosotros, las almas del Purgatorio, oran por vosotros, no estáis olvidados del Cielo, Mis pequeños, no estáis solos en ningún momento.

Sí, Mis pequeños, vosotros contáis con la fuerza de protección del Cielo, de vuestro Dios en Su Santísima Trinidad, la Mía, de vuestra Madre.

De Mi Esposo, San José; mi esposo terrenal, que también os ama tanto y os conoce; de los ángeles, de los santos, de las benditas almas del Purgatorio.

Aquellos que se están basando solamente en vida terrena, que quieren tomar sus fuerzas y su protección solamente en lo terreno, terminan sucumbiendo, Mis pequeños.

Porque Satanás, que es también un ser espiritual, os engaña; os lleva a que os enamoréis solamente de lo terreno y cuando estáis ya embebidos en lo terreno, ataca vuestra parte espiritual y os destruye.

No os habéis percatado de ello la gran mayoría de vosotros, los que estáis inmersos en el mundo, él no quiere lo terreno que vosotros le podéis dar,

a él no le interesan los bienes de la Tierra, de los cuales os enamoráis, él ataca vuestra alma, la debilita, la destruye y os lleva a la condenación eterna.

Soy vuestra Madre, Mis pequeños, y lloro también como Mi Hijo, la pérdida de un alma que se condena

Ciertamente, estáis en proceso de purificación, que va a ser un bien supremo que Nuestro Dios os está dando a cada uno de vosotros.

Vosotros, ciertamente lo entendéis mal, porque veis que va decreciendo vuestra economía. Ya no podéis obtener los bienes materiales tan fácilmente como antes los obteníais y no en la cantidad que vosotros quisierais.

Y en muchos de vosotros, vuestros hogares han quedado destruidos, ya sea por el viento, por las aguas, por los terremotos, por el fuego.

Muchos de vosotros estáis siendo atacados por fuerzas malignas de gente armada, que van destruyendo vidas y que van causando mucho pánico en vuestra vida diaria.

Y así, cada país va siendo probado de diferentes formas, pero Yo os he dado el remedio en cada una de Mis Apariciones y el remedio ha sido el mismo Mis pequeños: la vida en la Gracia y el rezo del Santo Rosario.

Nuestro Dios no os pide cosas extraordinarias para vuestra salvación, Él se va a lo sencillo y es lo mismo que os estoy pidiendo que hagáis Mis pequeños, también para vuestra protección contra las fuerzas de Satanás.

En vuestras capacidades humanas, no podéis comprender que el rezo del Santo Rosario, algo aparentemente sencillo, pueda doblegar las fuerzas poderosas de Satanás, pero así es, Mis pequeños

Y por eso, Nuestro Dios os da el ejemplo de David y Goliat, un niño luchando contra un gigante poderoso, extremadamente fuerte, un guerrero entrenado para destruir.

Y ése niño aparentemente indefenso, con un arma sencilla, que hasta risa le dio al mismo Goliat, cuando se presenta a luchar contra él; pero era un arma que tenía la Fuerza Divina.

EL SANTO ROSARIO ES ÉSA HONDA DE DAVID

Es un arma aparentemente sencilla, pequeña, contra el poderío de Satanás, que también lo palpáis; pero que os falta Fe para saber que con el Santo Rosario lo podéis destruir.

Os he dado un arma poderosísima, es el Santo Rosario y si os unís Mis pequeños en confianza, en Fe, en amor, podréis doblegar las fuerzas de Satanás

Y DESTRUIR SU PODER MALIGNO SOBRE TODOS VOSOTROS,

SOBRE EL MUNDO ENTERO,

SOBRE EL UNIVERSO INFINITO

El Santo Rosario es realmente un arma de amor poderosísima y si lo rezáis con ésa Fe con la que se presentó David contra Goliat, veréis que el mal se irá terminando sobre la Tierra.

A pesar de que se os ha venido avisando de mucho tiempo atrás, muy pocas almas han detenido su paso en la vida y han cambiado de rumbo hacia el Bien.

Pero muchas otras, a pesar de que tuvieron el Llamado, no le hicieron caso o ni siquiera les interesó.

Los momentos de vuestro JUICIO PERSONAL os indicarán cómo está vuestra vida y vuestro interior, cómo os presentaréis ante vuestro Dios. Él es Justo y dadivoso en extremo, vosotros no.

NO OS IMAGINÁIS CÓMO OS AMA

LO CAMBIAMOS POR BIENES MATERIALES

Y VOSOTROS, CÓMO LE FALLÁIS

Soy vuestra Madre y voy buscando a cada alma para que regrese al Redil.

¡Veis la Bondad de la intención, pero no os interesa, pretextos tenéis a miles para no venir a donde Nuestro Dios quiere que estéis!

Vosotros mismos os juzgaréis en el momento indicado, ya no os podréis esconder,

Todo quedará claro ante vuestros ojos, sabréis perfectamente adónde iréis y vosotros mismos tomaréis el rumbo que vuestro corazón os indique.

Benditas aquellas almas que gozarán, porque verán a Nuestro Dios alegre, porque fuisteis almas que acudisteis a Su Llamado,

Le seguisteis y hasta sufristeis por manteneros en la Verdad y en el Amor de Nuestro Dios,

vuestro momento, de gran felicidad, también se acerca, mientras para unos será el sufrimiento y el llorar, para otros será la alegría y el reír.

Mientras tanto, Mis pequeños, Yo, como Madre vuestra, seguiré tratando de convencer a las almas alejadas, a regresar al Rebaño de Mi Hijo.

Vosotros, los que entendéis ésta problemática espiritual, orad, orad por aquellos que no buscan el vivir para Nuestro Dios, pero sobre todo, que no buscan una vida eterna en Nuestro Dios.

Entended, Mis pequeños, que os estáis jugando vuestra Vida Etern.

SI VAIS HACIA EL MAL,

En el INFIERNO SE SUFRE EL CALVARIO DE JESUS CON TODO EL RIGOR DE LA JUSTICIA DIVINA

VUESTRO SUFRIMIENTO SERÁ ETERNO,

NO HAY VUELTA ATRÁS.

Meditad la palabra “eterna”, pedidLe ayuda a Mi Esposo, el Espíritu Santo, para que os haga entender lo que es la eternidad, estaréis sufriendo por toda una eternidad o estaréis gozando por toda una eternidad.

Ya no habrá tiempos, el tiempo desaparecerá.

Seréis parte, los que fuisteis malos, de un mal eterno y los buenos, seréis parte de un bien eterno. Obscuridad y Luz, totalmente separados unos de otros.

Son palabras fuertes, Mis pequeños, entended esta realidad y que os haga temblar el simple hecho de pensar que podríais estar en un ambiente de maldad eterno.

Vosotros los que estáis Conmigo, os he llevado hacia Nuestro Dios en Su Santísima Trinidad, sois pequeñitos, insignificantes; pero Mi Señor y Mi Dios, está con vosotros y eso es lo que os da una fuerza inmensa, un poder Infinito.

Porque Mi Señor y Mi Dios trabaja a través de vosotros y de esta forma, le estáis quitando poder a Satanás y esto es lo que lo está avergonzando ante todo el Infierno, ante todo el Purgatorio, ante todo el Cielo, ante todo el Universo.

Está siendo vencido por Mí, por la Sierva del Señor y por Sus Creaturitas, vosotros Mi Calcañar.

Estos son tiempos de Gran Tribulación, estos son tiempos de gran purificación, estos son tiempos que recordaréis como un parteaguas en la Humanidad.

En donde se verá nuevamente la Mano Poderosa de Nuestro Dios, terminando con la Maldad de Satanás y regresando a esta humanidad al buen camino.

Vosotros no sabéis si quedaréis después de la Gran Tribulación, quiénes quedarán en la Tierra y quiénes serán tomados, ya sea para el Cielo o para el Infierno.

Los que quedéis, veréis un Mundo renovado, bellísimo y tendréis ésa obligación de amor que tienen aquellas almas que realmente aman de corazón a Nuestro Dios y a Mí, vuestra Madre Santísima.

DeseareMos Vivir entre los hombres, porque el hombre habrá ya entendido su Misión, pero después de haber tenido una purificación dolorosa, bien merecida, porque os desviasteis del camino.

Sois Mis hijos, os amo, pero

HAY TANTOS DE VOSOTROS QUE LE HACEN TANTO DAÑO AL CORAZÓN DE MI HIJO

(Por creación nuestras almas son las ‘celulitas’ del Corazón de Dios y con nuestros pecados le ayudamos a Satanás a “DESTRUIRLO”)

Y ASÍ COMO LOS SOLDADOS ROMANOS LACERARON LAS CARNES DE MI HIJO

VOSOTROS, CON VUESTROS PECADOS, LACERÁIS SU CORAZÓN.

Habrá un tiempo, Mis pequeños, en que vosotros sentiréis el Dolor del Corazón de Mi Hijo, que se dio por vosotros.

Os habéis vuelto insensibles porque muchas veces habéis visto la representación de la Muerte de Mi Hijo y poco se mueve vuestra alma en compasión, en arrepentimiento.

Vuestra maldad es mucha y ciertamente viviréis en carne propia, una purificación para vuestro futuro particular.

ALGUNOS QUEDARÉIS PARA LOS NUEVOS TIEMPOS

OTROS SERÉIS TOMADOS AL REINO DE LOS CIELOS

OTROS AL PURGATORIO

Y OTROS A LOS INFIERNOS

Son tiempos en que por vuestra donación y aceptación a lo que os pase,

Si os toca ser asesinados por ser verdaderos apóstoles de estos tiempos o por defender Su Santo Nombre, como ahora lo estáis viendo allá, en las lejanías, en el Oriente,

ésas almas son tomadas directamente al Reino de los Cielos, como prometido está.

Sí, Mis pequeños, estáis llamados a ser poseedores del Amor de Nuestro Dios, no hay ninguna riqueza, en todo el Universo, comparable al Amor de Nuestro Dios,

El que tiene el Amor de Nuestro Dios, no necesita nada más, eso es el Cielo, la posesión Divina en vuestro ser.

Vosotros, cuando estáis misionando en la Tierra, no os dais cuenta, pero todas vuestras buenas obras os están llevando hacia ello, a poseer el Amor de Nuestro Dios.

SI SOIS INSTRUMENTOS DE NUESTRO DIOS,

IRÉIS ACORTANDO DISTANCIAS

ENTRE EL CORAZÓN DE NUESTRO DIOS Y EL VUESTRO.

Os iréis uniendo poco a poco, así como vuestras obras se vayan engrandeciendo en el Amor, para que al fin de vuestra existencia y después de ser purificados en el Purgatorio.

EL CAMINO DE LA CRUZ

 Podáis fusionaros al Amor de Nuestro Dios, por toda la eternidad.

Yo, como Madre vuestra os voy cuidando con vuestra misión en la Tierra, os tomo de la mano, os guío, os protejo, os ayudo a crecer y así, os voy presentando poco a poco ante Nuestro Dios,

Para que al momento que Él quiera, que vosotros regreséis a vuestro Hogar Eterno, estéis preparados para poseer Su Amor en pleno.

A veces, es tanta la distracción en ciertas almas, que prácticamente nunca en toda su vida, alcanzan a darse cuenta para qué vinieron a la Tierra.

Se conformaron solamente en trabajar para lo material y no dieron ningún fruto espiritual.

Esta es una gran desgracia para el Cielo, fue la pérdida de toda una vida de un alma, que no supo hacer la Voluntad del Padre.

¡Qué triste situación para ésa alma, cuando al fin, se encara con su Creador, Nuestro Dios!

Yo Soy Reina de todas las almas, Soy vuestra Madre y os protejo a todos vosotros.

Estoy en el Cielo, estoy en el Purgatorio, estoy en la Tierra, a cada uno de vosotros os voy cuidando de acuerdo a lo que necesitáis, pero, pocas almas se dan cuenta de ello.

Para muchos, prácticamente no existo, eso Me duele; os falta mucha confianza y mucha Fe, Mis pequeños.

Sabed que estos son Mis tiempos. Los que Me conocéis y Me amáis sabéis esto; pero hay tantas almas que no lo saben, porque estos son tiempos de la gran lucha.

Ciertamente, la destrucción en la cual primeramente teméis, es la de vuestro cuerpo. Pensáis en dolores, padecimientos fuertes, accidentes.

Pero la peor pérdida que podéis tener Mis pequeños, es la de vuestra alma y el Lobo rapaz se está haciendo cargo de ello, os está apartando de Mi Hijo. Os está llevando a vivir solamente en las cosas del Mundo.

Se os tiene que rescatar ya, porque si no, muchas almas aún buenas, serán destruidas por este Lobo rapaz que os está acechando y os quiere destruir.

Orad los unos por los otros, para que haya muchas conversiones y que sean muy pocas las almas que se condenen.

No juzguéis, porque no conocéis el interior de los hombres. Simplemente, orad. Orad de corazón, para que todos podáis salvaros.

Porque vosotros ya os conocíais antes de bajar a la Tierra y os amabais inmensamente.Orad, para que os volváis a reencontrar en el Reino de los Cielos y ése amor que solamente puede venir de Nuestro Padre Dios, siga en el Reino de los Cielos para todos vosotros.

¡Bendita tarea la que Me encomendó Mi Hijo en la Cruz, Mis pequeños, Ser la Madre de todos vosotros!

La mujer tiene ése instinto maternal por naturaleza; pero en particular, la Misión que Me estaba concediendo Mi Hijo, era extender todavía mucho más;

ése instinto maternal que Me llevaba hasta lo más profundo del ser de cada uno de vosotros, porque iba a ser el cuidado total de cada uno de vosotros.

Y con ello, Me da la tarea de luchar contra Satanás para protegeros contra sus ataques, porque él no quiere que entréis de nuevo al Cielo, pero especialmente con vosotras, las mujeres;

él no desea que vosotras transmitáis, no solamente vida de cuerpo, sino especialmente, vida de alma.

Cuidados tenéis muchos, pero no acudís a ellos y no transmitís la Verdad a vuestra descendencia.

Si ésas almitas, que se os encomendaron, no se salvan, pagaréis por ello, porque mucho de lo que pudieron haber hecho y no lo hicieron, fue por vuestra culpa,

no les enseñasteis a vivir cómo se vive en el Cielo, que es lo que os Enseñó Mi Hijo Jesucristo.

Ciertamente, HAY MUCHAS MADRES CONDENADAS

Y OTRAS SUFRIENDO FUERTEMENTE EN EL PURGATORIO,

PORQUE NO SUPIERON O NO QUISIERON TRANSMITIR VIDA,

Vida espiritual. Un alma, sin éste alimento espiritual, está vacía y no produce frutos y a eso vinisteis a la Tierra, a salvar almas con el ejemplo que debéis dar.

Hijitos Míos Yo, como Madre vuestra, y vosotros, como Apóstoles de estos tiempos, os seguiré a donde vayáis; os acompañaré, enjugaré vuestras lágrimas, os daré aliento para que sigáis adelante sirviendo a Mi Hijo, vuestro Dios.

Yo os acompañaré en todo lo que hagáis

Y SI FUERA NECESARIO QUE DIERAIS VUESTRA SANGRE,

AHÍ ESTARÉ, MIS PEQUEÑOS

Pero no os preocupéis, vuestro Dios y Mi Dios, os está llevando por caminos de santidad, daréis mucho fruto.

Con esto no os quiero preocupar y que sintáis que un martirio fuerte pueda venir sobre vosotros.  

Se os ha explicado sobre el martirio incruento, el cual no os quita la vida, que es el ataque de Satanás y el de vuestros hermanos que se han satanizado,

para que vosotros no deis lo que nuestro Padre Dios, en Su Santísima Trinidad, quiere que cada uno de vosotros deis.

Yo acompañé a los primeros apóstoles, que fueron por todo el mundo llevando la Palabra de Mi Hijo, Su Ejemplo, Su Amor, Sus Enseñanzas.

Ahora, Él, también, os va a acompañar: Él está en vosotros, Sus Enseñanzas, Su Vida está en vosotros.

Recordad, Mis pequeños, que sois instrumentos y esto os debe facilitar vuestra tarea

Y OS AYUDARÁ TAMBIÉN A QUE NO OS PREOCUPÉIS,

– Ahora soy yo la que sufro, pero en la arena del circo será OTRO quien sufrirá por mí, ya que yo sufriré por Él. (MARTIRIO DE SANTA FELICIDAD)

PORQUE ÉL HARÁ TODO A TRAVÉS DE VOSOTROS

Él quiere vuestra presencia, Él quiere vuestra valentía, Él quiere vuestro amor, porque vosotros os presentaréis ante vuestros hermanos para su conversión.

Mi Hijo hablará a través de vosotros, Mi Esposo, El Santo Espíritu, hará obras excelsas a través de vosotros y vosotros os deberéis mantener como instrumentos que sois y, deberéis ser, en todo momento;

No hagáis nada por vosotros mismos.

NUESTRO DIOS HARÁ TODO A TRAVÉS DE VOSOTROS

SOLTAOS, CONFIAD, TENED FE

NUESTRO DIOS HABITA EN VOSOTROS

Cuando el alma está impura, vosotros mismos os tratáis de esconder, porque os avergonzáis de vuestro estado.

Satanás se ha dedicado a corromper vuestra mente, vuestro corazón, para llevaros a la impureza en la que ahora vivís.

Os ha hecho creer que muchos pecados, ya no lo son, que ya todo es normal,

Y eso, os va llevando a que vosotros no cuidéis del estado de vuestra alma. Y no solamente eso Mis pequeños, porque lo que tenéis en vuestra mente y en vuestro corazón, tarde o temprano se manifiesta en acciones

Y por eso, estáis viendo tanta maldad a vuestro alrededor, sobre todo de actos impuros.

¡TANTAS, TANTAS ALMAS, QUE HAY EN EL PURGATORIO

PARA PURIFICARSE DE ESTE GRAVE PECADO!

Cuando llegáis ante la Presencia de Mi Hijo, para ser juzgados, os dais cuenta, plenamente, de lo que es la Pureza, cuando veis a Mi Hijo, cuando Me veis a Mí, y cuando veis el estado de vuestra alma.

Os avergonzáis, no queréis estar ante Nuestra Presencia, a pesar de que estáis viviendo en ese momento un amor intenso.

Nosotros no os rechazaMos, el alma misma se aparta por vergüenza, porque no puede estar ante Nuestra Presencia Pura, Santa, Inmaculada.

Un alma no puede entrar al Reino de los Cielos, si está impura.

Un apóstol de la Santísima Virgen María, que está siendo fortalecido por Ella.

Venid a Mí, Yo os puedo llevar a esa Pureza, Mis pequeños. Os ayudaré a que alcancéis la santidad a la que estáis llamados todos.

Os ayudaré a que alcancéis la perfección de vuestros actos y pensamientos, para que estéis ante la Presencia de Nuestro Dios en esa sencillez del niño pequeño, que son una belleza ante Nuestros Ojos por su pureza.

Yo Soy Vuestra Madre, la Mujer Vestida de Sol con la Luna bajo Sus pies que vencerá a la Serpiente Antigua con la ayuda de Mis hijos: vosotros, Mis pequeños.

La lucha se inicia para vencer al Mal y para preparar el Reino de Mí Hijo.

Confiad hijitos, confiad en Vuestra Madre. Una madre guía, protege y hasta dá su vida por sus hijos. Vivíd en Mí como Yo vivo en Mí Señor.

La Corona del Triunfo será puesta en vuestra cabeza, para coronar vuestra ayuda en el cumplimiento de la Palabra y en la ayuda a la llegada del Reino.

Mí Dios y Señor, Padre de todo lo creado, os bendiga; que Mí Hijo, bendición de Mí Dios y Señor, a Mí Corazón y a Mí Vientre Virginal, os bendiga y que Mí Esposo, el Santo Espíritu del Amor, la Sabiduría, la Palabra, el Amor, también os bendiga

Y recibíd también de Mí Vuestra Madre Celestial, Mis Bendiciones y Mí Ternura…

Y preparád vuestra voluntad a una libre donación para ser guiados al triunfo de la Verdad y del Amor.

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: