N267 LOS GUERREROS CELESTIALES


Septiembre 13 de 2019

Habla Dios Padre y Nuestro Señor Jesucristo

Hijitos Míos, pequeñitos de Mi Corazón, os quiero hablar sobre algo que padecéis a diario en múltiples formas, LA TENTACIÓN.

El Demonio, cuando perdió la batalla ante Mi Arcángel Miguel, él se constituyó el enemigo acérrimo de Mi Obra y de las almas de todos vosotros

Y así, el ángel caído, desde que se convirtió en demonio, ha tratado de destruiros, de destruir la Gracia que Yo os regalé, la Gracia Divina que existe en vuestro corazón, que es la pureza en la que os constituí y que es vuestro gran tesoro.

Así llevó al pecado a vuestros Primeros Padres, así llevó al pecado a Caín y así ha llevado al pecado, en mayor o menor grado, a casi todas las almas que he enviado a la Tierra.

La Tentación es algo con lo que tenéis que lidiar todos los días y se os presenta en muchas facetas.

El Demonio os conoce bien a cada uno de vosotros y así, la tentación que él utiliza no es la misma para un alma como para otra.

Todos vosotros sois diferentes y así como Yo os he dado a cada uno de vosotros dones especiales para que realicéis vuestra personal misión,

el Maligno os ataca por donde vuestra fragilidad se refleja a través de vuestras obras.

Él os va estudiando desde pequeños. Conoce vuestro entorno familiar, la protección o descuido espiritual que vuestros padres os dan,

vuestra personal respuesta a la Gracia que Yo os he dado, las obras que realizáis, etc. Así, en poco tiempo, él ya sabe de qué “pié cojeáis” y por ahí ataca.

A diferencia de vuestro Enemigo, Yo os conozco en vuestro interior y Yo os conozco mejor que Mi Enemigo y por lo tanto os trato de proteger de él continuamente.

Yo no deseo que el alma sucumba a la tentación, pero como sois libres, eso se dará según el grado de protección que vosotros mismos os hagáis con vuestro crecimiento espiritual.

El guerrero tiene que entrenar muchos años para fortalecerse contra el enemigo, cuando se enfrente ante él en la batalla.

Su entrenamiento es duro desde pequeño y sabe que si no se aplica, la pérdida puede ser muy grave: su propia vida.

La vida en la Tierra es un continuo campo de batalla en donde, si no os fortalecéis desde pequeños; al principio con la ayuda de vuestros padres y posteriormente vosotros mismos, podréis sucumbir fácilmente.

A pesar de que no tuvierais ésas enseñanzas, ésa protección en vuestra familia,

YO SIEMPRE HE DE PROVEER  conocimiento, Gracias, Bendiciones, Virtudes, a Mis almitas que vienen a servirMe a la Tierra.  

Yo nunca os voy a desamparar, hasta que vosotros libremente no aceptéis Mi ayuda, la rechacéis o la ataquéis.

Desgraciadamente el problema no queda solo aquí. En mayor o menor grado casi todos vosotros, en una o  en varias ocasiones, os habéis vuelto cómplices del Demonio al haber sido causa de tentación.

Mujeres seduciendo a hombres, sin importarles edades o rango, entre ellos a Mis sacerdotes.

Hombres seduciendo a mujeres sin importarles su estado social: solteras, casadas, viudas, religiosas o menores de edad.

Jóvenes de ambos sexos causando problemas a todos niveles y a todas edades.

Y a veces aún a casi niñas que han sido maleadas por el mal ejemplo de los adultos, ya destruyendo vidas humanas y espirituales.  

Todo es ya podredumbre, sabéis que no estoy hablando por hablar y esto os lo recuerdo para que escudriñéis bien en vuestro corazón y pidáis perdón por todas aquellas ocasiones durante toda vuestra vida,

en que os volvisteis cómplices del Demonio y le ayudasteis a llevar a las almas de Mis pequeños, de vuestros hermanos, a la tentación o a la muerte eterna.

Los medios masivos de comunicación se han vuelto, también en su mayoría, junto con algunos de sus empleados a los que llamáis “artistas”,

un medio único y eficiente para el Demonio, para transmitir sus errores, de tal manera que ya ni los mismos padres pueden controlarlos sin recibir regaño de sus propios hijos.

Ya de esto os he hablado antes y debéis de retomar nuevamente éste consejo.

Si estáis permitiendo que se transmitan eso programas, o si no los evitáis de alguna forma, todos vosotros os estáis convirtiendo en cómplices del Mal.

Obviamente no todo lo que se transmite por éstos medios es nocivo, por eso debéis ser selectivos, es vuestra alma y la de vuestros hijos las que están en juego.

Meditad esto con honestidad en vuestro corazón y os daréis cuenta de la realidad a la que os lleva.

Aún Mi propio Hijo fue tentado por el maligno en el desierto, pero Él se protegió con la Oración y el Ayuno, cosa que para la mayoría de vosotros se os hace obsoleto e impracticable.

Aún sin hablar de ayuno, lo cual se os hace “excesivo” a vuestra corta espiritualidad, simplemente el hablar de Oración ya se os hace pesado.

Os vuelvo a recalcar, estáis en el Mundo, EN UN CAMPO DE BATALLA REAL  y no os estáis protegiendo como debierais.

El guerrero enemigo, el Demonio, os acecha las 24 horas del día y vosotros no caéis en la cuenta por donde os está atacando

Y ESTO OS SUCEDE PORQUE AL FALTAROS LA ORACIÓN

NO SE OS HAN ABIERTO VUESTRAS CAPACIDADES

PARA DISCERNIR LO QUE SUCEDE A VUESTRO ALREDEDOR

Y saber si lo que sucede en vuestra vida es bueno o es malo y termináis dejándoos conducir como borreguitos: hacéis lo que la mayoría hace.

‘Si la mayoría lo hace, es bueno’, es ahora vuestra errónea sabiduría.

No os habéis percatado de las múltiples facetas utilizadas por el Mal para llevaros a una pobreza espiritual. No sois más que soldados vencidos antes de entrar a la batalla.

Si no os acercáis a Mí, a la Fuente de todo Bien, a la Fuente de la Sabiduría, a la Fuente de toda Enseñanza, no podréis manteneros firmes en la Fe y con posibilidades de luchar contra vuestro Enemigo quién es muy fuerte.

No os estáis alimentando como debierais y por eso caéis fácilmente en los primeros ataques que os propina el mal.

En pocas palabras, ya no sois guerreros a los que se les pueda confiar una misión, porque no estáis preparados para defender lo que es de vuestro Padre.

Os habéis vuelto almas débiles, almas cobardes, almas sin deseos para defender, aún a costa de vuestra vida, los bienes de vuestro Rey.

Hijitos Míos, meditad en éstos días de PURIFICACIÓN sobre el estado real de vuestra alma.

Y sobre las ocasiones en las cuales os habéis vuelto también demonios, al haber llevado a vuestros hermanos al pecado mortal ó a su condenación eterna.

Soy duro ahora, pero es la realidad, porque no Me gusta perder almas, Mis almas a manos de otras de Mis almas que se vendieron al Mal,

ESO ES TRAICIONARME, eso es muy grave a Mis ojos,

¡SÓIS OTROS CAÍNES, ASESINOS ESPIRITUALES DE VUESTROS HERMANOS!

Arrepentíos de corazón, que Yo os perdonaré, si realmente tratáis de enmendaros.

Yo os Bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo y en el del Amor de Mi Santo Espíritu.

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Entended, hijitos Míos, que el tiempo que os queda es breve, pero con la Oración comunitaria podréis lograr muchísimo,

porque Yo os indicaré lo que deberéis hacer para que seáis protegidos y también el cómo deberéis de proteger a vuestros hermanos de todo el Mundo.

BUSCADME EN VUESTRO INTERIOR EN DONDE YO HABITO DE SIEMPRE

PonedMe ahora en primer lugar de vuestra vida y vayamos juntos a uniros con vuestros hermanos para adquirir esa fuerza comunitaria la cual unirá Cielo, Purgatorio y Tierra en una sola entidad,

Para que la salvación del género humano y Mi Segunda Venida a la Tierra, se realicen.

Ya sea que os deis con Oración profunda y de corazón por las almas de vuestros semejantes en el Purgatorio…

O al otro lado del Mundo, a quienes no conocéis,

también dad de corazón y con amor, de lo que Mi Padre os ha dado gratuitamente en Su Providencia a cada uno de vosotros, a todos aquellos que se os acerquen a pedir una caridad.

Un amor sin obras se olvida muy pronto. Por eso Mi Padre Me envió a Mí, a Su Hijo, a evangelizar y ahora Yo le pido a los Míos de éste tiempo, hacer lo mismo

Y LES DIGO LO QUE LES DIJE A MIS APÓSTOLES DE AQUÉL TIEMPO:

“ID Y PREDICAD A TODAS LAS NACIONES”.

Todo lo que hagáis por vuestros semejantes, por todos vuestros hermanos, Mi Padre os lo recompensará con creces.

Ahora, en los tiempos en los que vosotros vivís, sucede exactamente lo mismo.

Satanás no puede cambiar su actuación contra el hombre, porque es el mismo de siempre, sus mentiras y sus ataques son los que usó en la antigüedad, porque su caída lo limitó para siempre,

pero le siguen dando resultado, porque el hombre sigue sin protegerse, por alejarse de su Dios.

A los Míos es estos tiempos, se les ataca, se les ridiculiza, se les asesina.

Quizá los métodos actuales sean más sutiles, pero la finalidad es la misma, tratar de destruir Mí Obra y destruirMe del corazón del hombre.

Yo les previne a Mis Apóstoles y Discípulos, cuando los mandé a predicar, haréis grandes cosas, pero también seréis perseguidos por Mí causa.

Y la “causa” es de lo más noble y de la mayor magnitud que un alma puede tener, el servir a su Dios.

EL SERVIR A SU DIOS,

EL SALVAR ALMAS POR MEDIO DE MÍ PALABRA,

EL MORIR POR SU DIOS,

SON REGALOS HERMOSÍSIMOS PARA UN ALMA,

Pero debido a vuestra fragilidad humana, no podéis comprender perfectamente la magnitud del Regalo que os doy.

Al pertenecer a vuestro Dios, por medio de vuestro fiel servicio, estáis asegurando un tesoro grandísimo en el Reino de los Cielos,

PORQUE SI OS ESTÁIS VOLVIENDO UNOS CRISTOS EN LA TIERRA,

ESTARÉIS ALCANZANDO LA GLORIA DE UN CRISTO EN EL REINO DE LOS CIELOS.

Mí Padre paga en forma infinita a todos aquellos que son Nuestros.

Que han sabido mantenerse con Nosotros. Que Nos han transmitido a los demás y que puedan vivir por Nosotros.

Padre Maximiliano Kolbe

El morir por alguien, el dar la vida por un hermano, es la acción más loable que un ser humano puede realizar.

Le está regalando su propia vida por proteger la de él. Humanamente los llamáis héroes, porque dieron su vida por alguien o por un ideal.

Imaginaos lo que sois ante los Ojos de Mí Padre cuando os dais por Nuestra Obra, por Nuestros intereses, cuando os dais por Mí, Su Hijo, esto es algo que no alcanza a abarcar vuestra pequeña mente,

pero os puedo asegurar que el regalo que recibe un mártir en el Reino de los Cielos, es de los más altos y deseados por todas las almas.

EL VALOR DEL MÁRTIR NO TIENE PARANGÓN

Primero, porque se vuelve otro Cristo Conmigo y con ello alivia a una gran multitud de almas de las penas del Purgatorio, alcanzando con éste hecho, una gran Gloria al regalarLe éstas almas a Mí Padre.  

Y por otro lado, el mártir se vuelve ejemplo vivo desde antes de su martirio, de lo que debe ser la vida de un verdadero hijo de Dios, ayudando con ella a muchas almas a cambiar de vida y ayudándoles en su salvación.

Vosotros decís que la palabra mueve, pero el ejemplo arrastra y éste vale para lo bueno y para lo malo, pero si vosotros habéis escogido el camino bueno, entonces os estáis entregando a vuestro Dios y Él no os puede olvidar.

Os he dicho y os lo recuerdo, como decía Mi apóstol, “estáis en el mundo pero no debéis pertenecer a él”.

Esto provoca una lucha continua y tremenda, entre el cuerpo que busca las leyes del Mundo y el alma que tiende a las Leyes Divinas.

Si buscáis la ayuda de las fuerzas de Dios -Sus virtudes, Gracias y Bendiciones-, la lucha se le hace más fácil al alma; pero si no contáis con ellas, porque no os interese, porque no lo queráis,

pronto el alma sucumbe a las fuerzas del Mundo, a las fuerzas del Mal.

Cuando os dais cuenta por Mi Gracia, que lo que debéis hacer en el Mundo es el buscar vuestra salvación y la de vuestros hermanos,

entonces el alma debe luchar fuertemente contra las fuerzas del mal y es cuando os debéis hacer la guerra a vosotros mismos.

Lo que el mundo os ofrece es placer, descanso, goce material de toda índole, pecados enmascarados con una supuesta paz familiar ó paz económica que cubre “todas vuestras necesidades”.

El demonio os puede “consentir” para que al estar enfrascados en los goces  y placeres del mundo, os olvidéis de Mi y de la tarea de corredención que cada uno de vosotros traéis.

Si él logra que os olvidéis, vuestra estancia en la Tierra es estéril para el Cielo.

Muchos de vosotros podéis decir: “Yo no hago mal a nadie ni cometo los pecados graves que cometen mis hermanos.”

Apocalipsis 3, 14-22

“Yo gozo del mundo y de sus cosas. Yo estoy bien.”

Sí, es verdad que no cometéis faltas graves, que vivís para vosotros mismos, pero ésa no es la razón de vivir de un hijo de Dios que ha venido a la Tierra a servirMe.

El alma que baja a la Tierra a servirMe tiene que hacerlo ayudando a la redención del género humano en todas sus facetas: Donación, crecimiento espiritual por medio de la palabra y el ejemplo,

sacrificio y penitencia para expiar por los propios pecados y por los de sus hermanos, vida en la Gracia, en la pureza y en la humildad.

Si no venís para levantar a vuestra alma a niveles espirituales Divinos y para ayudar en lo mismo a la de vuestros hermanos en la Tierra y del Purgatorio, vana es vuestra estancia en la Tierra.

No hacéis el mal, pero tampoco hacéis algún bien.

Se purifican en el Purgatorio bajo la inexorable Justicia Divina

Os tenéis que hacer la guerra a vosotros mismos negando vuestras comodidades terrenas y no buscando afanosamente cómo gozar más.

Mi Vida Pública, la de Mis profetas y seguidores siempre ha estado estampada de sacrificios, penitencias, dolores, ayunos, rechazos, muerte física.

Mis seguidores sufren en el mundo, porque el mundo los ataca, los considera “negativos” para la vida que se desarrolla en el Mundo,

Porque pueden ayudar a la salvación de las almas, cosa que al demonio, Príncipe del Mundo, no le interesa.

Si sois Míos, si pertenecéis a vuestro Dios, si realmente os consideráis parte del Cielo, debéis defender en vosotros todo aquello que os mantenga Conmigo.

Si el Mundo os pide goces desordenados, vosotros deberéis atacar con la prudencia y la virtud.

Si el Mundo os pide muerte espiritual, vosotros deberéis buscar a vuestro Dios a toda costa.

Si el Mundo os pide gula y exageración de gustos a todos vuestros sentidos, vosotros deberéis atacarlo con el sacrificio y la penitencia.

Si vosotros buscáis satisfacción corporal, en donde no puede vivir Mi Santo Espíritu, vosotros deberéis luchar contra él imponiéndoos ayunos.

TODOS Mis profetas antiguos, actuales y Yo mismo hemos aprovechado el valor tan grande que tiene el Ayuno.

Mi Madre Santísima en Sus Apariciones os lo ha recomendado multitud de veces.

El Ayuno de alimentos, limita al cuerpo y a sus leyes y os eleva a niveles Divinos.

El Ayuno aligera vuestra carga terrena y os permite volar hacia vuestro Dios.

El Ayuno une vuestra alma con Mi Corazón, porque el alma, al sentirse libre de algo tan básico del mundo, al no sentirse ya necesitada primordialmente de las necesidades de la carne,

ADQUIERE LA FÁCIL LIBERTAD PARA DIRIGIRSE A SU DIOS

El alma se libera cuando se le vence a la carne y es cuando el alma se potencializa porque entra en comunión con su Creador.

“Una sola gota Mi Sangre sería capaz de salvar a mil mundos”.

Yo Soy vuestro Dios, el Dios Encarnado, el Dios al que se refieren las Escrituras y a quién muchos profetas se refirieron y esperaron.

Me sigo dando a diario en la Santa Eucaristía y quien a Ella acude, se llena de Mi Vida, de Mi gozo, de Mi Salvación. No hay mejor alimento ni medicina para el alma, que el recibirMe, en estado de Gracia, en la Sagrada Eucaristía.

Mi Presencia en un alma lo es todo. No hay nada en el Universo entero que pueda darle más gozo a un alma que el estar con su Dios.

La gran mayoría de vosotros no le permitís al alma alcanzar este gozo entero, este gozo infinito,  por estar tan embebidos en las cosas del mundo.

Pronto sabréis el regalo que tuvisteis y cómo lo desperdiciasteis y no sólo con vuestra alma, sino también el bien que dejasteis de dar a vuestros hermanos.

Las almas que están Conmigo y en Mí, al recibirMe, su gozo es tan grande que no pueden contener todo Mi Poder de Amor, e inmediatamente lo empiezan a transmitir,

primeramente con el deseo, pidiendo por todos sus hermanos de la Tierra y del Purgatorio y posteriormente con el ejemplo de vida.

Así, las almas que están Conmigo, se vuelven administradoras de Mis Bienes, se vuelven almas ricas, deseosas de compartir su riqueza.

Cuando un alma actúa así, está haciendo que Mis Gracias y Bendiciones cubran a todas las almas del Cielo, del Purgatorio y de la Tierra completando Mi Obra de Redención.

Somos una familia y con vuestra ayuda puedo actuar en vuestros hermanos.

El que en Mí confía, se ayuda a sí mismo y ayuda, a que Mis Gracias y Bendiciones sigan cayendo sobre sus hermanos.

Quizá alguna vez os hayáis preguntado qué hicisteis para haber recibido tal o cuál regalo, económico o espiritual, precisamente en el momento que más lo necesitabais y sin haberlo, ni siquiera, pensado ó pedido.

Esto sucede porque Yo voy viendo por vuestras necesidades espirituales y materiales en cada uno de vosotros,pero necesito de las Oraciones de Intercesión que se Me ofrecen de todas partes del Mundo, por vuestros hermanos, que ni conocéis y que continuamente se Me dan para ayudaros.

Tales oraciones, sacrificios, Misas, comuniones, rosarios, la cruz de cada día o aún su misión, aceptada y ofrecida con amor; son los que _ logran que otra alma, quizá del otro lado del Mundo, reciba Mis Bendiciones.

Esto, como ya os había explicado, SE LLAMA LA COMUNIÓN DE LOS SANTOS,  por lo que vuestras oraciones y actos piadosos que salen de vuestro corazón amoroso,

también llegan al Cielo y al Purgatorio, pero ésas almas también oran por vosotros que aún estáis en la lucha aquí en la Tierra.

Todos vosotros, en el Cielo, en el Purgatorio, en la Tierra, sois hermanos y todos vosotros necesitáis de Mis Gracias y de Mi Amor.

Por favor, no desperdiciéis, ya más, vuestros, actos, dolores, alegrías, todos ellos valen muchísimo, siempre y cuando, con Fe y con Amor, los unáis a los Míos.

POR ESO TANTAS VECES OS HE DICHO QUE JUNTOS, PODREMOS LOGRAR LA SALVACIÓN DE TODA LA TIERRA.

Hijitos Míos, vuestras oraciones, vuestros deseos, todo aquello que hacéis por las almas es un rocío santificante para las almas del Cielo,

un rocío refrescante para las ánimas del Purgatorio y un rocío Salvífico para todas las almas de la Tierra.

Vuestras oraciones nunca, nunca se desperdician y todas ellas producen fruto que vuela hacia el Cielo.

Como Yo os decía, Mi Palabra es como esa gota de agua que cae de la nube, llega a la tierra, fecunda y regresa dando frutos al Cielo.

Yo os enseñe a orar, Yo os enseñe a vivir en la Tierra, para eso bajé, para que fuera Maestro, Guía, Luz, Verdad aquí en la Tierra.  

Y ahora vosotros estáis haciendo lo mismo, con vuestra oración, con vuestras penitencias, con vuestros sacrificios.

Hijitos Míos, vosotros sabéis que lo que Yo permito en vuestra vida, lo permito para vuestro bien.

Sabéis que nada sucede por casualidad y siempre va a ser para bien.

Así que Mis pequeños, confiados en esto que os digo, no despreciéis cuando Yo os mande alguna prueba ó un dolor,  alguna molestia a vuestro cuerpo o a vuestra alma,

OFRECÉDMELO, que Yo Me di en totalidad por vosotros. Unios inmediatamente a Mis méritos para que salvemos a muchas almas y especialmente a la vuestra.

Obviamente, es más valioso el regalo que Me dais cuando sale de vosotros mismos, que son las penitencias y los sacrificios que vosotros mismos os imponéis,

Porque de ésta forma estáis venciendo vuestro “yo”, estáis venciendo vuestras comodidades y así, vuestro acto tiene un doble valor.

Pero cuando el alma no está dispuesta a ofrecerse de ésa forma, Yo tengo que permitir que le sobrevenga algo, para que le ayude a esa purificación, a su santificación.

O a moverla nuevamente a regresar al camino indicado por Mí desde toda la Eternidad.

Todo siempre va a ser para vuestro bien, aceptadlo y agradecedlo, Mis pequeños,

PORQUE ES PREFERIBLE MITIGAR AQUÍ VUESTROS DOLORES CAUSADOS POR VUESTRO PECADO,

QUE MITIGARLOS EN EL PURGATORIO

QUE AHÍ SE IMPONDRÁN ESOS DOLORES PARA VUESTRA PURIFICACIÓN.

Aprovechad todos los momentos de vuestra vida para ofrecerlos, no necesariamente todos serán de dolor.

También las alegrías, también la convivencia con vuestro Dios, el hacerle caso a su Dios, a Mí, que se Me olvida tanto, que se Me aparta tanto de la vida del hombre,

esos momentos que también Me dais en compañía, también son grandes a Mis Ojos y también son reparadores para el alma.

Así que dadMe todo, Mis pequeños, todo lo que suceda en vuestra vida, que siempre será para vuestro bien y para el de vuestros hermanos.

Hijitos Míos, vosotros, los que ahora estáis misionando sobre la Tierra, unid vuestro clamor al clamor de los Cielos y del Purgatorio.

Para que la Justicia Divina, Mi Misericordia Infinita, se muestre ya sobre la Tierra y purifique a todos los pueblos, para que esto prepare Mi Segunda Venida y que conviva ya entre vosotros.

Mis pequeños, los que estáis Conmigo, a los que he instruido, a los que habéis aceptado Mi Voz, Mi llamado; VENID, venid a Mí y en paz, en amor, levantad vuestro clamor.

Tantas injusticias que se dan entre vosotros, tanta falta de amor que existe en los corazones, tanta maldad que se produce por los corazones alejados.

Esto Mis pequeños, no se puede quedar impune; la Maldad está destruyendo lo que Me pertenece, lo que le pertenece a Nuestro Padre.

Por mucho tiempo se os ha instruido y habéis desperdiciado todo ése tiempo. No es justo ya y lo digo Yo, vuestro Dios y Señor; para las almas buenas, que sigan sufriendo por las almas necias.

Por eso os pido a las almas justas que elevéis más fuertemente vuestro clamor y así uniéndoos al clamor del Cielo, del Purgatorio y entre todos vosotros de la Tierra,

Implorad a Mi Padre Mi pronta llegada a la Tierra, es necesario ya, Mis pequeños, es necesario ya.

Satanás como veis, prácticamente se ha adueñado de todo cuanto existe y de una gran multitud de almas que ya no viven para vuestro Dios.

Hijitos Míos, sigo aquí en el Huerto de los Olivos, orando y sufriendo.

Os veo a todos vosotros, veo a todos vuestros hermanos en todos los tiempos, veo el bien y veo el mal de las almas y Mi sufrimiento es atroz.

Le he pedido a Mis apóstoles que oraran Conmigo y Me han dejado abandonado, se quedaron dormidos. Sigo orando, Me sigo dando por vosotros y el Mundo está dormido.

No se dan cuenta de los Acontecimientos que ya están sobre vosotros.

Sigue cada quien viviendo su vida despreocupadamente y Yo sigo arrodillado, sudando Sangre por vosotros. ¡Tanto es Mi Dolor, porque os amo tanto!

Vosotros no comprendéis aún todo el Amor que os teneMos. No os podéis imaginar cuánto amaMos a la creatura, lo comprenderéis cuando dejéis vuestro cuerpo y regreséis ante Nuestra Presencia

Y YA SEA EN LOS CIELOS,

EN EL PURGATORIO O EN EL INFIERNO

 ES CUANDO COMPRENDERÉIS CÓMO OS AMAMOS.

La noche ya os alcanzó, igual que llegó el momento en que el Hijo del Hombre fue entregado en manos de Sus asesinos.

Padeceréis también, para que recordéis éstos momentos en que Yo oré por cada uno de vosotros y Le pedí al Padre por vuestra salvación, por el perdón de vuestras faltas, por vuestra redención.

Me di por cada uno de vosotros, ¿Os daréis ahora por Mí, Mis pequeños?

¿OFRECERÉIS VUESTROS SUFRIMIENTOS, QUE ESTÁIS YA PADECIENDO,

Y ALGUNOS PADECERÉIS TODAVÍA PEORES,

PARA ALIVIAR MIS DOLORES EN EL HUERTO?

Yo he aliviado vuestros dolores y os he abierto las Puertas del Paraíso,

¿Me daréis vuestra vida? ¿Me daréis vuestra muerte? ¿Me daréis vuestros padecimientos? ¿Me daréis vuestro dolor?

Soy vuestro Dios, pero también Soy Hombre, no tuve a los apóstoles, a Mis elegidos en ésos momentos, ¿Os tendré a vosotros ahora en éstos momentos?

Por eso insisto en vuestra perfección,

PORQUE OS TENÉIS QUE IR PREPARANDO

PARA VIVIR EN EL REINO DE LOS CIELOS,

DONDE TODO ES PERFECCIÓNCuando no lucháis por obtener ésa perfección aquí en la Tierra, siendo un ejemplo para vuestros hermanos y ayudándoles también a lograrlo,

Os tendréis que purificar, si es que vuestros méritos no os alcanzan para vuestra salvación,

EN EL PURGATORIO: LUGAR DIFÍCIL, DOLOROSO

QUE CIERTAMENTE EN ALGÚN TIEMPO SALDRÉIS DE AHÍ

PERO EL SUFRIMIENTO ES TREMENDOYo os vine a mostrar el Camino, Mis Palabras fueron obras, no dije una cosa y obré de otra forma, como ciertamente los fariseos hacían, tenéis que ser de una sola pieza.

El Amor no miente, el Amor no traiciona, el Amor no critica, el Amor ayuda a levantar al hermano que vive en el error.

El Amor perfecciona, el Amor da vida espiritual y Paz Celestial, el Amor es el Alimento de los Cielos.

Debéis empezar a vivir el Amor, para que podáis entrar fácilmente al Reino de los Cielos.

Acudid a Mí, vuestro Hermano, vuestro Dios, para que os Guíe, os Enseñe y os lleve a amar verdaderamente a vuestros hermanos y a Mí, vuestro Dios;

Como Yo os amo, como Yo os amé, cuando Me di por cada uno de vosotros.

Yo os bendigo en Nombre de Mi Padre, en Mi Nombre, vuestro hermano y en Nombre de Mi Espíritu de Amor, a quién deberéis acudir para que os cambie vuestro corazón de piedra, por un corazón como el Mío.

¡Gracias, Mis almas agradecidas y compartidas, porque con vosotras muchas almas de hermanos vuestros están alcanzando su salvación, Gracias!

Yo os Bendigo y os amo con el Amor de Mi Padre, con el Amor de Mi Redención y con el Amor Purificador de Mi Santo Espíritu.

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: