Archivos diarios: 6/10/19

E34 GUERREROS Y CORREDENTORES


Octubre 02 de 2019

JV revela:

Es muy común escuchar entre la juventud, cuando hay alguna disputa familiar, decirle a los padres: “Yo no les pedí que me trajeran a la Tierra o Yo no les pedí nacer” O cosas similares.

La realidad a esta situación me la hizo conocer Dios Padre.

Dios es súper caballeroso, el NUNCA obliga a hacer algo a alguien, siempre pide permiso, a diferencia del Demonio el cual presiona, quita la paz, mete dudas y malestar general, etc.

Lo que viene de Dios siempre va a dejar Paz, alegría, bienestar general, crecimiento espiritual, etc.

Cuando una pareja de esposos están haciendo el amor, Dios Padre se voltea hacia las almas que aún no han bajado a la Tierra y les pregun­ta:

–      De ésta pareja se va a concebir un niño o una niña (de acuerdo al caso)

Y va a llevar en la Tierra ésta misión.

Y se las muestra a las almas, luego pregunta:

–     ¿Quién quiere encarnarse en ese ser que se va a concebir?

Y el alma contesta:

–      ¿Padre, me concedes el Don de la vida?

A NOSOTROS SIENDO ALMAS SE NOS HIZO ESA PREGUNTA

Y NOSOTROS EN NUESTRA PLENA LIBERTAD PEDIMOS BAJAR A SER SOLDADOS DE DIOS PADRE,

CORREDENTORES CON NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

Y PROFETAS DE AMOR DEL ESPÍRITU SANTO.

Nadie nos obligó, nosotros hicimos un compromiso PERSONAL con Dios Padre.  

El nos explicó:

“Vas a nacer en tal o cual familia, te vas a desarrollar de tal o cual manera, vas a tener estas cualidades y es­tos defectos, vas a tener estas tentaciones del Mal que te van a hacer caer o te van a tratar de evitar el que cumplas la misión que ahora te estoy encomendando, etc.”

NOSOTROS SABEMOS POR ANTICIPADO

TODO LO QUE VA A SUCEDER EN NUESTRAS VIDAS

Pero hay DOS inconvenientes que van a sucederse y van a hacer difícil el cumplimiento de la Misión.

El pri­mero es que “el uniforme” que nos toca llevar a cada quién aquí en la Tierra: el cuerpo tiene defectos y no porque Dios lo quiera así.

Sino que los tiene a causa del Pecado Original y el Demonio conoce muy bien tales defectos…

Y usándolos, tratará durante toda nuestra vida de hacer que los defectos del cuerpo destruyan las cualidades y virtudes del alma…

PARA QUE ÉSTA NO REGRESE TRIUNFANTE A DIOS PADRE.

La segunda inconveniencia es que al encarnarnos se nos va a olvidar la Misión y la explicación que nos dio Dios Padre.

Y ella sólo la podremos recordar si podemos vencer nuestras inclinaciones al Mal que nos ha propuesto el Maligno utilizando nuestros defectos y nuestra falta de voluntad al tratar de vivir en estado de gracia.

Y aumentando las virtudes que Dios nos otorga al utilizar los sacramentos que Dios nos ha otorgado y así poder defendernos de los ataques del Mal.

La mejor forma de recordar nuestra misión es el vivir en estado de gracia, alimentarnos continuamente de la Sagrada Eucaristía y la ORACIÓN de corazón que el mismo Espíritu Santo nos va a conceder a través de la Intercesión de la Santísima Virgen María.

Y si ésta Oración la podemos hacer frente al Tabernáculo o ante el Santísimo Expuesto es lo máximo.

Ahora como Dios Padre sabe perfectamente toda la lucha que vamos a tener aquí en la Tierra y Él siendo un Padre amorosísimo y que trata de proteger a toda costa a “sus” almas que bajan a la Tierra,

Las equipa con lo mejor que nos puede dar y es al mismísimo Espíritu San­to a quién le pide se introduzca, junto con el alma que recién aceptó la Misión, en el recién concebido bebé.

Algunos le llaman “la voz de la conciencia” otros le llaman “la luz interior”, etc. pero la reali­dad es que es el mismísimo Dios en su Tercera Persona quién vive en nosotros.

Esto es algo grandísimo y en lo que pensamos muy poco, así como el darnos cuenta que estamos trabajando PERSONALMENTE para Dios Padre, en Un compromiso PERSONAL que hicimos con Él…

Y que vamos a te­ner que darle cuentas PERSONALES cuando Él nos mande regresar.

Y las cuentas serán de AMOR. ¿Cuanto amor llevamos a los demás?

¿Cuántas almas ayudamos con nuestra Oración a no caer en las garras del Mal para que cumplieran con su misión?

¿Y CUÁNTO AMOR DEJAMOS EN LA TIERRA?

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, al momento en que Yo os doy el Don de la vida, al momento de vuestra concepción, Yo ya os he escogido desde el Cielo, para que bajéis a servirMe, y vosotros habéis aceptado, con gran gusto.

Ciertamente, al momento en que os encarnáis, en que vuestra alma entra en el cuerpo que apenas se está iniciando, cuando apenas se están uniendo ésas dos células que os van a dar vida, vuestra vida, ya desde ese momento inicia la vida,

Y VOSOTROS YA ESTÁIS AHÍ CON VUESTRA ALMA.

Mis pequeños, el venir a servirMe a la Tierra, es una Gracia inmensa que concedo a las almas. Hay miles, millones de almas que quisieran bajar a servirMe, cada uno de vosotros fuisteis escogidos para ello.

MI AMOR ESTÁ EN VOSOTROS,  

OS CUIDO DESDE EL PRECISO MOMENTO EN QUE ME DISTEIS VUESTRO “FIAT” DE VENIR A SERVIRME,

DE TRAER MI AMOR A LA TIERRA.

Ciertamente, hay un compromiso de parte Mía hacia vosotros y un compromiso de parte vuestra hacia Mí. Os voy llevando por el buen camino, pero tenéis el libre albedrío.

Cuando vosotros habéis hecho ese compromiso Conmigo, vosotros estáis aceptando Mis Leyes, Mis Mandamientos; pero sobre todo, el llevar Mi Amor del Cielo a la Tierra. Es un compromiso grande y bello.

Como os he dicho muchas veces, vuestra Misión en la Tierra, es venir a salvar almas; dejando que la Presencia de Mi Hijo Viva en vosotros y trayendo el Amor que se vive en el Cielo.

Ciertamente para ello, vosotros debéis mantenerMe a Mí en vuestro corazón, a lo largo de vuestra existencia, durante vuestra misión en la Tierra.  

Os he explicado también muchas veces, que venir a la Tierra es venir a luchar y luchar fuertemente contra las fuerzas del Mal, recordando que Satanás, es el Príncipe de este Mundo,

Y él, al saber que viene un alma más a la Tierra, se va a encargar de atacarla, porque sabe que cada alma que llega a la Tierra, viene llena de Mi Amor Y VIENE PARA VENCERLO al vivir Mi Amor entre los hombres.

Pero, ¿Qué pasa con todo ello? El hombre escoge muchas veces, el vivir según la Carne, el vivir según el Mundo y apartarse de ese compromiso que hicisteis Conmigo en el Cielo, antes de bajar.

Por Mi parte, Mi compromiso hacia vosotros, es protegeros, guiaros, daros Mi Verdad, que negó Satanás, que ya no quiso llevar sobre sí y no servirMe.

YO OS PROTEJO CONTRA SUS FUERZAS MALIGNAS

Tenéis Mi protección de Mi Santísima Trinidad, viviMos en vuestro interior, tenéis la protección de Mi Hija la Siempre Virgen María, de Su esposo, el Señor San José, de los Santos Ángeles y especialmente del Ángel Custodio, que os pongo para que vosotros seáis protegidos.

Además, vuestro Ángel Custodio está en comunicación continua Conmigo, vuestro Dios.

Él es el que Me indica cómo estáis vosotros, qué necesitáis y os lleva también por caminos seguros, siempre y cuando vosotros le pidáis ser protegidos por él.

Ciertamente vosotros, no os vais a dar cuenta de tantas veces en las que sois atacados por Satanás porque vuestro Ángel Custodio os protege.

Eso lo sabréis cuando retornéis aquí Conmigo, al Reino de los Cielos; si es que cumplisteis con vuestra misión, con vuestro compromiso, con vuestra promesa.

Mis pequeños, sois Mis hijos, Soy vuestro Padre, en todo momento os cuido…

Pero daos cuenta nuevamente os lo pido, de que meditéis íntimamente bajo Mi Gracia, con Mi Amor:

El hecho de que tengáis el Don de la vida.

ES UNA GRACIA INMENSA

ES MI AMOR EN VOSOTROS,

ES MI PRESENCIA EN CADA UNO DE VOSOTROS.

Os he dicho, Mi Santísima Trinidad Vive en cada uno de vosotros,

Y vosotros tenéis la obligación, SÍ, Mis pequeños, tenéis la obligación, de transmitirnos, de mostrarNos ante el Mundo a través de vuestras obras.

A través de vuestras palabras, a través del amor que debe ser parte esencial de vuestra existencia.

Obviamente, Satanás os atacará más fuertemente, porque sus dominios que son de maldad, de obscuridad, de terror…

él no quiere ver almas que estén trabajando para destruir sus dominios; ALMAS que vienen a traer esa Luz que se perdió por el Pecado Original.

Todos lleváis Mi Luz en vuestro interior; pero la gran mayoría de vosotros la esconde, no la deja salir, no viven para Mí, no se vuelven esos Cristos que Yo quiero ver en este tiempo.

¡Hay tantas almas que desperdician esta tarea tan bella, tan grande, tan loable, de ser Mis mensajeros en estos tiempos de tribulación!

¡CUÁNTAS ALMAS SE SALVARÍAN SI VOSOTROS FUERAIS ESOS MENSAJEROS DE AMOR, COMO LO FUE MI HIJO!

Él quiere ENCARNARSE EN VOSOTROS, pero vosotros se Lo tenéis que pedir.

Y al momento en que si realmente vosotros accedéis a ello, empieza vuestro Cielo en la Tierra.

 Es un gozo tremendo para el alma, que Mi Hijo Viva en vosotros, que Mi Hijo os guíe, que Mi Hijo os reeduque en el Verdadero Amor y no en el amor que se vive en la Tierra,

Que es un amor que deja mucho que desear y que es un amor pecaminoso, porque está contagiado por la Maldad de Satanás.

Cuando vosotros vivís realmente para servirMe, por un lado ciertamente seréis atacados por Satanás; pero por otro lado, Me derramaré en Bendiciones, Carismas, Gracias, sobre vosotros.

Viviréis lo que la gran mayoría de vuestros hermanos no viven, porque les da vergüenza servirMe, les da vergüenza hablar de Mí, les da vergüenza que les puedan decir “hijos de Dios”.

Recordad las Palabras del Evangelio: aquél que Me niegue ante los hombres, Yo lo negaré, también, al momento en que regreséis.

Una Luz de Esperanza llegará pronto Mis pequeños, cuando Mi Santo Espíritu os invada y os deis cuenta primeramente, que estáis en Mi Corazón, que he escuchado vuestras plegarias.

 Pero por otro lado, también conoceréis que Soy un Padre Justo, un Juez Justo, un Creador que os ama, pero que también os reprende cuando hacéis el mal.

Ciertamente os amo, Mis pequeños, y no os imagináis en qué forma; pero cada uno de vosotros tenéis una misión que llevar a cabo.

He puesto Mi Confianza en cada uno de vosotros, os envié al Mundo para producir un Bien y así como tenéis en la Parábola de los Talentos,

Yo también quiero recoger de vosotros el treinta, el sesenta, el noventa, el cien por ciento de lo que invertí en vosotros.

Yo no he escatimado en daros lo mejor, a cada uno de vosotros os di en diferente grado y también os voy a pedir de regreso en diferente grado.

Si recibisteis un talento, quizá os pida dos o al menos, que hayáis mantenido y aunque sea multiplicado ligeramente ése talento, para el bien de vuestros hermanos y para el bien vuestro.

Si recibisteis dos talentos, os pediré tres, cuatro, cinco, porque ciertamente, os di más capacidades, y puse más confianza en vosotros.

Pero aquél que recibió tres talentos o más, también le voy a pedir más y espero que ésos talentos se hayan reproducido en el Bien.

Porque ciertamente hay almas a las que les he dado grandes talentos y los utilizaron para el mal y hasta para aprovecharse de sus hermanos y quitarles de aquello que produjeron sus pocos talentos.

Os repito, Soy un Juez Justo y os pediré de acuerdo a lo que os di.

DadMe lo que podáis, pero dádMelo con todo vuestro corazón, con todo vuestro amor, Mis pequeños.

Que Yo vea en vosotros, solamente bondad, que deis poco, pero que sea bondad, que lo que hagáis, aunque sea poco, pero que sea en el amor.

Ciertamente, Satanás continuamente os está atacando para que no produzcáis lo suficiente y que podáis salvar almas para el Reino de los Cielos.

PEDIDME EL DON DEL DISCERNIMIENTO, para que os deis cuenta por dónde os está atacando Satanás y que no os deja obrar libremente.

Acudid a Mí, para que Yo os proteja y os dé lo que necesitéis, para que podáis dar, no diez o veinte por ciento, que podáis dar noventa o cien por ciento de lo que Yo os di para trabajar.

Soy un Dios Justo, Soy vuestro Padre que tanto os ama, pero Soy Justo y también necesito que vosotros obréis de acuerdo a lo que Yo os pido.

Me debéis retribuir, multiplicado, lo que Yo os di; porque también los dones y talentos que Yo os doy, los gozáis durante vuestra vida y Yo quiero que al final de vuestra vida y también durante ella, pueda Yo gozar del bien que estéis produciendo para el Cielo.

Hijitos Míos, luchad por lo que es justo, pero ¿Cómo sabréis que es justo algo?

PEDID EL CARISMA DE DISCERNIMIENTO, EL CARISMA DE SABIDURÍA, EL CARISMA DE LA VERDAD.

Todo aquello que vaya a producir un bien a vuestro hermano y aún a veces, con mucho de vuestro sacrificio, es cuando va a ser justo.

Que veáis que vuestro hermano quede contento, vaya feliz con el bien que vosotros recuperasteis o ganasteis para él y vosotros también hayáis quedado en paz, es cuando sabréis que algo será justo y verdadero.

Mi Hijo os vino a enseñar la justicia, os vino a enseñar la verdad, Él os puede transmitir Sabiduría para que podáis entender entre la dificultad del mundo y ver dónde está la verdad dentro de tanta mentira que ya os rodea.

Mis pequeños, en la justicia veréis por los bienes verdaderos de vuestros hermanos, no por los bienes de unos cuantos, bienes egoístas, malsanos, destructivos.

Sino bienes que los van a llevar hacia la perfección, que los van a llevar hacia un crecimiento espiritual, que los van a llevar a crear vida en ellos,

Para que ellos a la vez luego puedan dar vida, que los van a transformar de una vida pecaminosa a una vida de virtud.

Cuando realmente busquéis la justicia y la verdad, luchareis fuertemente y os lo agradecerán vuestros hermanos, Mi Hijo luchó por ello y su premio fue la Cruz.

Sí, luchó para levantaros a todos vosotros, primeramente a vuestros hermanos que vivieron en ése tiempo, pero que vosotros ganasteis por herencia, Su vida, Sus enseñanzas, Su Amor, Sus Milagros,

Tenéis todo lo que Él os dio y lo seguiréis teniendo hasta el fin del mundo.

Vosotros deberéis mantener la justicia en vuestro mundo, pero primero viviéndola, siendo sinceros con vosotros mismos, viviendo en la rectitud, viviendo en la verdad,

transmitiéndola y exigiendo en cierta forma que vuestros hermanos también la vivan, porque en esa forma todos, todos podrán vivir en paz y en armonía, viviendo en salud espiritual,  

En donde vosotros mismos podréis dar lo que os ha tocado en bienes espirituales para vuestros hermanos.

¡Tanto, tanto que se ha perdido la humanidad!

Porque no se le ha permitido al hombre desarrollarse perfectamente.

Una gran cantidad de vuestros hermanos han sido reprimidos espiritualmente y no han podido dar de los dones con los que fueron constituidos.

Desde el principio, todos venís a la Tierra con dones específicos para hacer que éste mundo se vaya purificando y creciendo en valor espiritual,

Pero lo que tenían que hacer muchos de vuestros hermanos, no se pudo hacer, porque Satanás a través de sus instrumentos, impidieron que vuestros hermanos se desarrollaran espiritualmente

y se perdió todo ése tesoro que tenían ésas almas.

Os digo todo esto, Mis pequeños, para que de ahora en adelante, vosotros estéis pendientes de los ataques del Enemigo.

Y para que sepáis cuál es su forma de atacar, que es el impediros que os desarrolléis espiritualmente y que desarrolléis a vuestros hermanos también espiritualmente,

para  que cambiéis la maldad de éste mundo, las tinieblas de este mundo; en Luz, en sabiduría, en amor perfecto, en salvación para todos.

Estad atentos pues, en lo que Mi Santo Espíritu de Amor os pueda enseñar e inculcar en vuestro corazón y mente y seguidLe con confianza

PIDIÉNDOLE A ÉL MISMO QUE OS PROTEJA Y OS GUÍE CONTRA LOS ENGAÑOS.

Para que os desarrolléis plenamente y no lleguéis de regreso a la Casa Paterna adoloridos, porque os sintáis afectados que no pudisteis desarrollaros completamente en vuestra misión en la Tierra.

Es muy feo que se os pida algo, una tarea que se os encomiende y que no la podáis o no la queráis cumplir y luego se os tome cuenta de ello.

Y ESPECIALMENTE, CUANDO ELLA ES IMPORTANTE PARA MUCHAS OTRAS ALMAS.

No os dais cuenta Mis pequeños, la importancia que tenéis cada uno de vosotros, pero cumplir, son tan pocas las almas que cumplen perfectamente su misión, que se llegan a desarrollar perfectamente,

Y por eso vais tan lento en vuestro desarrollo espiritual y aún tecnológico

Y en todos sentidos, porque no todos van caminando al mismo paso espiritual, ni os dais perfectamente a Mí, vuestro Dios, en vuestros hermanos.

Así pues Mis pequeños, aplicaos en lo que sintáis en vuestro corazón, que es lo que el Santo Espíritu de Amor os va pidiendo.

No os hagáis sordos a Sus Inspiraciones ni necios al trabajo que se os pide,

SE OS HA CONFIADO UNA MISIÓN GRANDE, BELLA E IMPORTANTE,

NADIE MAS CUMPLIRÁ CON VUESTRA MISIÓN

Cada uno de vosotros tenéis una misión particular, sois irrepetibles entendedlo, y vuestra misión es irrepetible,

Si no la hacéis vosotros alguien hará algo similar para reparar el daño que causáis al desarrollo de la Humanidad,

PERO VUESTRA MISIÓN EXACTA NADIE MÁS LA TENDRÁ

Entendedlo bien Mis pequeños, para que veáis lo importante de vuestra vida aquí en la Tierra.

Hijitos Míos, aún los grandes empresarios, la gente triunfadora, algunos presidentes o dirigentes de pueblos, gente importante que lleva negocios fuertes, que sabe la responsabilidad que le confiere su puesto o su posición,

cuando tienen esa humildad de reconocer la importancia de su posición se saben asesorar, reconocen que no pueden ellos cubrir todas las necesidades para sacar adelante su puesto y poder mandar en todos los campos de su empresa para poder hacer perfecto su trabajo.

Ellos reconocen que no pueden estar en dos lugares a la vez, reconocen que aun por cansancio o por dificultades de diferente índole no pueden cubrir las necesidades y obligaciones que su puesto requiere.

Y por eso se asesoran, y por eso piden consejo para que todo salga correcto.

En lo espiritual, lo que os he repetido tantas veces Mis pequeños, vuestra misión en la Tierra es importantísima,

Vosotros os tenéis que asesorar continuamente con Mi Sabiduría,

Debéis pedir continuamente Mi Protección que Yo os doy a través de Mi Hija la siempre Virgen María, de Mi Hijo Jesucristo, del Santo Espíritu de Amor, con los Arcángeles, con los Ángeles,

Con las almas que ya pasaron su misión por la Tierra. Vosotros tenéis múltiples formas de protección y de asesoramiento pero que las más de las veces las despreciáis para sacar adelante vuestra misión.

Cada alma en el mundo es importantísima por eso Satanás os ataca tanto,

PORQUE SI UN ALMA TRIUNFA EN LA MISIÓN QUE TIENE SOBRE LA TIERRA

LE HACE MUCHO DAÑO,

Salva muchas almas, le quita almas que iba a destruir y va acercando a la Tierra con el Cielo.

Vosotros no os queréis dar cuenta de esto, que es tan importante y Yo he puesto Mi confianza en cada alma.

Vosotros os dejáis engañar fácilmente por Satanás y os hace creer que vuestra misión no es tan importante, os desvía hacia lo material y os hace creer que lo material sí es importante

Y que debéis poner todo vuestro esfuerzo para llenaros de cosas materiales y de esta forma el esfuerzo que debisteis haber puesto para lo espiritual lo desperdiciasteis para lo material.

Sí, fuisteis exitosos en lo material y ¿De qué os va a servir eso para la vida eterna?  

Ved vuestra vida, especialmente vosotros los que ya peináis canas, ved en retrospectiva vuestra vida, si os habéis llenado de cosas materiales, ved vuestra vaciedad interior,

¿De qué os ha servido tener tanto de lo material cuando estáis vacíos, aislados del mundo, temerosos de que os roben lo material, de que os ataquen, que os puedan plagiar, que puedan aún arrebataros la vida para quedaros con vuestros bienes materiales?

No vivís en paz ¿Sirvió de algo tener ahora tanto de lo material? No, Mis pequeños, no vivís en esa armonía Celestial, vivís en terror infernal.

Cuando realmente vivís para el Cielo, buscando los bienes del Cielo, PASE LO QUE PASE a vuestro alrededor, vivís una Paz exquisita en un amor sincero, en un amor bello, en un amor que trasmitís

 Y vuestros hermanos lo quieren tener también, aún se preguntan ellos mismos que cómo, a pesar de las adversidades, vosotros tenéis esa Paz interior y es que vosotros habéis escogido la mejor parte: la espiritual.

La buscasteis, la encontrasteis, la cultivasteis, la hicisteis crecer y dio fruto. Y no solamente en vosotros sino en algunos de vuestros hermanos que supieron también apreciar estos valores espirituales.

El Mundo en nada os aprovechará, si os llenáis de los bienes del mundo, para fines egoístas; ellos os destruirán.

Ahora, si utilizáis los bienes del mundo para hacer Caridad, para cuidar a vuestros hermanos, para ayudarles a que se desarrollen ellos espiritualmente, entonces sí, esos bienes materiales os santificarán

y así, lo que os pudo haber hundido, lo que os pudo haber llevado a la materialidad, os va a santificar.

Lo creado, lo que Yo os he dado no es malo, el uso que le deis a las cosas es lo que hace bueno o malo algo,

es vuestra intencionalidad lo que hace buena o mala a la cosa, vuestras obras serán juzgadas a Mis Ojos, no a los ojos humanos, Yo conozco la intención de vuestro corazón.

Así pues, si buscáis las cosas del mundo para ayudar a vuestros hermanos quizá algunos de vuestros hermanos vean que acumuláis bienes mundanos y os juzgarán por ello.  Pero Yo estaré viendo vuestro corazón y viendo la Caridad que hagáis con ellos.

Por eso, Mis pequeños, manteneos siempre Conmigo, buscad siempre el asesoramiento Divino y no fallareis,

No fallareis en vuestros actos, en vuestras palabras y en vuestro pensamiento, porque Yo estaré con vosotros,

Seremos uno y así unidos tendréis el éxito seguro.

Yo os Bendigo en Mi Santo Nombre, en el de Mi Hijo Jesucristo, en el de Mi Santo Espíritu de Amor y en el Nombre de Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María, Madre del Redentor y Madre vuestra por siempre.

 

http://diospadresemanifiesta.com/