Archivos diarios: 17/10/19

N271 ¡VOLVED A MÍ!


Octubre 12 de 2019

LLAMADO URGENTE DE JESÚS SACRAMENTADO A LA HUMANIDAD

Hijos míos, Paz a vosotros.

Los días de Misericordia están llegando a su fin. La humanidad muy pronto estará en los días de Justicia Divina, donde muchos por falta de conocimiento, tibieza espiritual o pecado, van a sucumbir.

Los días del último reinado del Príncipe de este Mundo, están por comenzar.

Serán 1.290 días, donde el pueblo de Dios, será puesto a prueba y pasado por el Horno de la Tribulación.

Esos días están llegando; sólo falta que mi Padre os envíe el Aviso, para que se terminen los días de Misericordia y todo cuanto está escrito se cumpla a cabalidad.

Esta humanidad conocerá la justicia divina y la inmensa mayoría se lamentará, por no haber querido escucharMe. Serán días de ayes por doquier; serán días de angustia, caos, desolación y purificación;

días que si no estáis preparados espiritualmente, correréis el riesgo de perderos.

La Fe de mi Pueblo, será puesta a prueba; seréis probados como se prueba el Oro en el fuego; muchos últimos serán primeros y muchos primeros, serán últimos.

Este mundo hijos míos, muy pronto pasará y con él, toda la maldad y todo el pecado;

nada impuro y pecaminoso podrá entrar en la Nueva Creación.

Orad, ayunad, haced penitencia y una buena confesión de vida, para que vuestro paso por la eternidad os sea llevadero y podáis al regresar a este mundo,

ser portadores de la verdad; verdad que será vuestra fortaleza y os mantendrá firmes en la fe, para que podáis sobrellevar la etapa final de la purificación.

Hijos míos, se está acercando el Día en que el reloj del tiempo se parará y todo en este mundo dejará de funcionar.

Entonces, vuestro espíritu será tomado y por espacio de entre quince y veinte minutos de vuestro tiempo,

Seréis llevados a la Eternidad y allí seréis juzgados en el Amor, como si hubiera llegado vuestra hora.

Conoceréis la existencia del Único y Verdadero Dios, Uno y Trino. Señor de la Vida.

El Gran Yo Soy. Mis Ángeles, después de mi Pequeño Juicio, os llevarán al lugar en la Eternidad que os corresponde según vuestras faltas.

¡Ay de los tibios de corazón y de los que estén en pecado mortal, porque si no se definen de una vez y se arrepienten, cuando lleguen a la Eternidad, van a conocer muchos, la Oscuridad…

Y EL FUEGO PURIFICADOR DEL TERCER PURGATORIO

Otros, junto con la inmensa mayoría de esta humanidad ingrata y pecadora, si no se arrepienten, VAN A CONOCER EL INFIERNO 

Y allí, ¡Sentirán el Fuego que quema y no se extingue, con el cual son atormentadas las almas condenadas!

Todo esto en el tiempo señalado.

Muchos por su Maldad y Pecado, no lo resistirán y morirán eternamente

La inmensa mayoría de esta humanidad ingrata y pecadora, conocerá las diferentes Moradas del Infierno.

Para que los que regresen por la Misericordia de mi Padre, tomen conciencia de una vez, de que el pecado solo conduce a la Muerte Eterna;

se arrepientan, conviertan y caminen de nuevo por la Senda que conduce a la Salvación.

Estad pues preparados hijos míos, porque ya viene en camino vuestro Amo.

Tened preparada la mesa y vuestras lámparas encendidas. Permaneced en vela, para que cuando el Amo toque a vuestra puerta, podáis abrirle,…

Rebaño mío NO TEMÁIS,  permaneced en mi Amor, que no se turbe vuestro corazón ni se acobarde.

Preparaos con buenas confesiones de vida para la llegada de mi Aviso, que ya está tocando a la puerta de vuestras almas.

Mi deseo no es veros sufrir en vuestro Paso por la Eternidad,

sino que os convirtáis sin tener que conocer el sufrimiento.

Consagraos a nuestros Dos Corazones lo más pronto posible y consagradnos vuestras familias, para que ninguno se pierda en el Paso por la Eternidad

y puedan al regresar a este Mundo cumplir con la Misión que se les asignará.

Os digo: todo mortal que tenga uso de razón va a pasar por la Eternidad…

Y va a ser juzgado por elTtribunal Supremo con base en el Amor.

Os exhorto A QUE OS PERDONÉIS LOS UNOS A LOS OTROS,

para que cuando lleguéis a la Eternidad, vuestras almas NO conozcan el Lago del Purgatorio,

donde yacen las almas que murieron sin perdonar y sin ser perdonadas.

Almas que les faltó amar y perdonar en este Mundo y deben de purgar por ello en la Eternidad.

El Purgatorio para estas pobres almas es largo y penoso, allí deben de expiar toda la falta de amor y perdón que no tuvieron en este mundo para con sus hermanos.

Muchas de estas pobres almas llevan muchos años de vuestro tiempo en este LUGAR, porque en vida en este Mundo se negaron a perdonar.

Su dolor es grande y necesitan de vuestras oraciones, ayunos, penitencias y santas misas, ofrecidas por ellas, que les serán de gran ayuda en su proceso de amor.

Orad por las almas resentidas, su falta de amor en este mundo las llevó a cerrar su corazón al perdón y hoy yacen en la Eternidad sedientas y necesitadas de vuestras oraciones

PARA PODER EXPIAR SUS PENAS Y DISMINUIR SU ESTADÍA EN EL PURGATORIO

Tened pues en cuenta ovejas mías esta instrucción que os doy, para que abráis vuestro corazón al perdón y os pongáis en paz con vuestros hermanos,

para que cuando llegue el día de mi Aviso, vuestro paso por la eternidad no sea de dolor, sino de gozo y paz.

El día y la hora de mi Aviso ya fueron señalados por el Tribunal Supremo.

Solo falta que se consuman unos pocos instantes de Misericordia, para que en Divina Voluntad todo se cumpla.

¡Ay de aquellos necios e insensatos que piensan que sus fortines subterráneos los protegerán en el tiempo de mi Justicia!

¡Qué equivocados están, si no vuelven a Dios de corazón y se arrepienten, la Furia de la Creación en el Tiempo de mi Justicia, derrumbará sus fortalezas y morirán bajo el peso de sus fortines!

¡Insensatos, en el Tiempo de mi Justicia Divina no habrá lugar seguro en la Tierra donde esconderse!

Buscad a Dios y cumplid sus Preceptos, esa es vuestra mayor Fortaleza.

NO busquéis seguridad en las cosas de este Mundo, porque este mundo muy pronto pasará y con él, todos aquellos que hoy me dan la espalda y no la cara.

Preparaos Rebaño Mío, porque vuestro Paso por la Eternidad se está acercando.

Consagraos a nuestros Dos Corazones, nuevamente os lo digo: reconciliaos con vuestros hermanos y practicad la Justicia,

Para que en la  Eternidad podáis ver la Gloria de Dios y NO el suplicio del Purgatorio o el Tormento del Infierno.

A medida que van pasando los días, también se acerca más mi Próxima Venida.

Este mundo está tecnificado en el pecado, la Maldad se ha propagado por la tecnología y los hombres se han apartado de su Creador.

¡Qué dolor siento al ver muchas de mis casas convertidas hoy en museos o en centros de diversión!

¡Me duele y entristece ver tanta ingratitud y tanto olvido de parte de los que dicen ser mis familiares!

¡Cuántas profanaciones a mi Divinidad diariamente se cometen y mis hijos no alzan su voz, ni me defienden!

Millones de comuniones sacrílegas a diario se cometen de parte de muchos de mis hijos que por falta de un buen examen de conciencia o por ignorancia, reciben indignamente mi Cuerpo y mi Sangre.

LA FALTA DE EVANGELIZACIÓN EN ESTE TEMA,

ESTÁ LLEVANDO A MUCHOS A COMETER SACRILEGIOS

La inmensa mayoría se comulga, sin haber pasado por un Confesionario.

Muchos dicen: ¡Qué me voy a confesar con un sacerdote que es un hombre pecador igual a mí!

¡INSENSATOS, MIS PREDILECTOS SON HOMBRES COMO VOSOTROS!

Pero están revestidos de mi Ministerio Sacerdotal

¡Y SÓLO A ELLOS les he dado la Potestad de perdonar o retener pecados!

Vosotros juzgáis según las apariencias humanas, más para Dios lo que importa no es la condición humana del sacerdote, sino su Ministerio Sacerdotal.

Toda comunión que hagáis sin confesaros con uno de mis sacerdotes, es comunión sacrílega, y si no os confesáis con ellos y reparáis, os aseguro que se os puede perder el alma.

Todo aquel que comulgue indignamente o en pecado mortal, es reo de culpa y se está comiendo y bebiendo el cáliz de su propia condenación. (1 de Corintios 11, 27 al 29)

¡QUÉ DOLOR SIENTO AL VER A MUCHOS QUE LLEVAN MESES SIN CONFESARSE,

RECIBIENDO MI SANTA COMUNIÓN!

Os digo, estáis cometiendo también UN GRAN SACRILEGIO; debéis de confesaros mínimo cada mes o inmediatamente cuando cometáis pecado mortal.

Debéis de bañaros en la Piscina del Perdón con mayor frecuencia, porque el que diga que está libre de pecado es un soberbio y mentiroso y ya recibirá su paga.

Todo pecado mortal debe ser confesado inmediatamente y se debe reparar por él, para que cuando lleguéis a la Eternidad no se os alargue la estadía en el Purgatorio.

Tened presentes los Pecados de Omisión para que hagáis buenas confesiones de vida.

Acatad estas instrucciones, porque el día de mi Aviso se está acercando y la inmensa mayoría por su Tibieza espiritual, pecado o falta de conocimiento, va a sufrir en su Paso por la Eternidad.

Hago un llamado urgente a todos aquellos que andan en la Oscuridad y las Tinieblas y se gozan haciéndole el mal a su prójimo.

Os digo hijos de la perdición: sino os arrepentís de corazón, os confesáis con uno de mis sacerdotes y reparáis por todo el mal que habéis hecho, os aseguro que NO regresareis más a este Mundo.

La Muerte Eterna vais a encontrar en vuestro Paso por la Eternidad, por todo el pecado y maldad con que habéis obrado en este Mundo.

El tiempo se os está agotando hijos de la perdición; como Buen Pastor os llamo ovejas descarriadas, para que volváis a Mí de corazón;

acordaos que hay más alegría en el Cielo, no por los noventa y nueve justos, sino por el pecador que se arrepiente.

Os estoy extendiendo mi mano, ¿Qué queréis, Misericordia o Justicia?

De vosotros depende la Vida o la Muerte Eterna.

¡DECIDÍOS DE UNA VEZ!

Rebaño mío, la Marca de la Bestia el microchip, se viene extendiendo y en muchas naciones ya ha comenzado a implantarse en su población.

Ni los recién nacidos se están escapando de llevar la Marca de la Bestia.

En muchos centros hospitalarios de muchas naciones se viene implantando el microchip a los recién nacidos, con el pretexto de brindarles una mejor cobertura en los servicios médicos.

Todo esto hace parte de la estrategia de mi Adversario y sus emisarios del Mal, que quieren tener control de la humanidad y hacer perder el mayor número de almas.

Ya toda la logística y propaganda para el lanzamiento de la Marca de la Bestia está lista. Se están instalando ya máquinas y scanner que sólo operarán con la tecnología del microchip.

Los amos de este mundo, guiados por mi Adversario en sus reuniones secretas, ya decidieron desestabilizar la economía mundial, para dar comienzo a la Era del Microchip.

Muy pronto todo funcionará en este mundo con la tecnología luciferina y el que no se la deje implantar no podrá comprar ni vender, ni acceder a ningún servicio.

Todo le será negado al pueblo de Dios, el cual caminará por el Desierto de la Tribulación.

No temáis Pueblo Mío, YO estaré con vosotros y seré vuestro Alimento y sustento en aquellos días de angustia.

Ninguno de vuestros cabellos se os perderá, si permanecéis unidos a MÍ.

De nuevo os digo: NO TEMÁIS por aquellos días; si camináis tomados de la mano de mi Madre, Ella, os cuidará y NO permitirá que ninguna de mis ovejas se me pierda.

La caída a la Tierra de una gran bola de fuego se aproxima y el Clima se desestabilizará por completo;

habrán heladas y calores intensos que harán invivibles muchos lugares.

En el Tiempo de mi Justicia, muchas bolas de fuego venidas del espacio caerán y muchas naciones van a desaparecer de la faz de la tierra.

Aquellas que se rebelaron contra Mí y le dieron la espalda a mis Preceptos, no volverán a levantarse.

Insensatos, se os está agotando el Tiempo de Misericordia y a la inmensa mayoría de vosotros, no parece importarle.

Solo cuando lleguen las Pruebas y los días de angustia, ahí si se van a despertar y va a ser muy tarde para vosotros.

Gritarán y se darán golpes de pecho, pero todo será en vano porque ya no los escucharé.

La espalda les daré y no la cara, cuando lleguen los días de mi Justicia Divina.

Ya no habrá quien los salve, porque mi Justicia es recta e inexorable y no conoce de misericordia.

¿Qué estáis esperando para volver a Mí?

Todas mis Palabras se cumplirán como están escritas: el Cielo y la Tierra pasarán, más mis Palabras no pasarán.

Mi Aviso es la última oportunidad que os doy, para que retoméis la senda de la salvación, su día está llegando.

Muy pronto tocaré a la puerta de vuestra alma y os llevaré a la Eternidad, donde seréis juzgados en el Amor.

Cielo, Purgatorio o Infierno, esa será la realidad que os está esperando en la Eternidad.

¿Adónde queréis ir?

A la inmensa mayoría de esta humanidad ingrata y pecadora, el Averno la espera y muchos por su maldad y pecado, allí se van a quedar y ya no regresarán más a este Mundo.

¡Recapacitad hijos indóciles, no sigáis caminando en la Oscuridad y el Pecado!

¡Levantaos de una vez y tomad conciencia, porque lo qué está en juego es vuestra vida o muerte eterna!

Parad de pecar y volved a Mí, quitaos la venda de pecado de vuestros ojos, para que podáis ver la Luz de un nuevo amanecer que soy Yo.  

Vuestro paso por la Eternidad cada vez está más cerca. Cuando lleguéis, seréis juzgados por mi Tribunal Supremo y sabréis cuánto habéis amado y servido

Y CUÁNTO HABÉIS DEJADO DE AMAR Y SERVIR

Al llegar, os estará esperando vuestro Ángel de la Guarda, para llevaros al Salón de la Justicia.

Mi Madre estará allí, intercediendo por vosotros en compañía de las almas bienaventuradas.

Después del Juicio mis Ángeles os llevarán al sitio que os corresponde, según sea vuestra sentencia.

Una pequeña minoría que se puede contar, irá al Cielo;

la inmensa mayoría de la humanidad, irá al Purgatorio o al Infierno.

Mis hijos, una vez más os digo: Alimentaos lo más que podáis de mi Cuerpo y de mi Sangre, para que estéis fortalecidos espiritualmente y vuestra alma pueda resistir el Paso por la Eternidad.

El Fuego purificador del Purgatorio, aguarda por la inmensa mayoría de mis hijos y el Fuego Ardiente del Infierno, aguarda por esta generación ingrata y pecadora.

Hijos míos, el Purgatorio es un LUGAR de purificación donde van las almas que no estuvieron en completa comunión de amor con Dios y sus hermanos en este Mundo.

ESTÁ DIVIDIDO EN TRES NIVELES:

ALTO, MEDIO Y BAJO

Y EN CADA NIVEL HAY DIFERENTES LUGARES DE EXPIACIÓN

El Purgatorio alto y medio, es un lugar de Purificación de Amor, donde las almas sufren por no estar en la Presencia de Dios.

El Primer Purgatorio es visitado por mi Madre y mis Ángeles y Ella, mi Madre, es la encargada de subir las almas al Cielo cuando ya han terminado su purificación.

El Segundo Purgatorio, sólo es visitado por mi Amado Miguel.

El, es el Guardián de las almas y baja a este lugar para llevar almas al Primer Purgatorio, en su fiesta o cada vez que la Divina Voluntad de Dios, así lo disponga.

La Santa Intercesión de mi Madre en favor de las almas, hace que muchas suban al Cielo y otras sean libradas del Fuego Eterno.

EL TERCER PURGATORIO, ES UN LUGAR DE FUEGO ABRASADOR

Fuego de Purificación que quema toda la maldad y el pecado.

Allí a las almas se les recuerda toda la maldad y el pecado que cometieron y toda la falta de amor que no tuvieron para con Dios y sus hermanos en este mundo.

Es un lugar de Oscuridad y Purificación, donde las almas luchan con los Demonios que las hicieron caer y casi perder.

Al Tercer Purgatorio van las almas que en este mundo estuvieron apartadas de Dios y vivían en el pecado.

Pero había alguien que oraba por ellas, alcanzaron a pedir perdón antes de morir o eran devotas de mi Madre y llevaban su Escapulario.

O el poder del Rosario de mi Madre o de mi Misericordia por las almas, les alcanzó para que no se perdieran eternamente.

Quiero deciros hijos míos, que las Misas y obras de caridad que hagáis por estas almas del Tercer ´Purgatorio, sólo les servirán para fortalecerlas en su lucha espiritual.

Estas son las almas más necesitadas del Purgatorio, para que oréis muy especialmente por ellas. Estas almas necesitan mucha Oración para poder purificarse y subir a la Gloria Eterna.

Hijos míos, el Cielo, el Purgatorio y el Infierno, son lugares espirituales donde van a parar las almas después del tránsito por este mundo.

Quiero aclararos esto, NO SON ESTADOS, SON LUGARES.

Así como ocupáis espacios en este mundo, así también lo es en la Eternidad, con la diferencia de que los espacios son espirituales creados para albergar almas.

El Cielo es un lugar espiritual de Amor, Paz, Gozo y Plenitud, en compañía de Dios.

El Purgatorio es un lugar espiritual de purificación de Amor o de Fuego purificador.

El Infierno es un lugar espiritual de Tormento y Fuego que quema y no se extingue, donde van a parar las almas que se rebelaron contra Dios.

Os explico todo esto para que toméis conciencia y sepáis que en la Eternidad no hay estados sino lugares.

Hijos míos, si estáis en pecado mortal, os pido que recapacitéis, dejéis de pecar y cuanto antes volváis a Dios.

Os digo esto, porque si os sorprende mi Aviso en pecado mortal, vuestra alma irá a parar al Infierno y de allí, serán muy pocos los que regresen a este Mundo.

Sólo regresarán los pecadores que se hayan arrepentido y quieran cambiar de vida; a esos se les dará la Oportunidad de que al regresar retomen el camino de la salvación

Y se alejen definitivamente del pecado.

LOS QUE NO SE ARREPIENTAN ANTES DE MI AVISO MORIRÁN

Recapacitad pues hijos rebeldes, porque el Día de mi Aviso está llegando.

Vuestro Maestro, Jesús Sacramentado

Mi Paz os dejo, mi Paz os doy.

Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca. Vuestro Maestro, Jesús Sacramentado. El Amado que NO es Amado.

Arrepentíos y convertíos, porque el Reino de Dios está cerca.

Dad a conocer mis mensajes a toda la Humanidad

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html