Archivos diarios: 10/04/20

EL VIERNES SANTO


Abril 08 2020

MIÉRCOLES SANTO

Habla Dios Padre

Oh, ¡Pobre humanidad! ¿Por qué, en estos momentos de desesperación que estáis viviendo, vosotros no os arrodilláis ni Me pedís perdón?

¿Por qué no volteáis a verMe y Me preguntáis:

¿“En qué Te hemos ofendido”? 

Vosotros, en vuestra soberbia, sentís que os merecéis todo y Me pedís solamente salvación de vuestro cuerpo. Es mucha vuestra soberbia, es mucha vuestra maldad, hay mucho rencor en vuestro corazón.

Se os ha dicho que estáis peor que Sodoma y Gomorra, y recordad que esas ciudades fueron destruidas con Fuego;

ahora os he profetizado que, en estos momentos que estáis viviendo, también tendréis una purificación similar:

tendréis fuego de debajo de la tierra y fuego que vendrá de arriba, y ¿Ni aun así queréis doblar rodilla y pedirMe perdón?

¡Cuánta soberbia! ¡Cuánta maldad hay en vuestro corazón! Os sentís seguros de vosotros mismos y no acudís a Mí, vuestro Creador.

Sentís que os merecéis todo lo que tenéis y ni siquiera volteáis hacia Mí, que Soy el que os ha dado todo y de vosotros no recibo ni un agradecimiento, ni una palabra de cariño o de bondad,

Y AUN ASÍ CREÉIS QUE OS MERECÉIS TODO Y SEGUÍS PECANDO

OS HE DICHO QUE LA PURIFICACIÓN VENDRÁ Y SERÁ MUY FUERTE, MIS PEQUEÑOS,

Y NO TERMINARÁN VUESTROS CASTIGOS,

QUE OS MERECÉIS POR VUESTROS PECADOS,

HASTA QUE NO DOBLÉIS RODILLA

Y ME PIDÁIS PERDÓN POR LO QUE HABÉIS COMETIDO

Os he pedido ser como niños, sencillos, buenos, obedientes, amorosos, pero Satanás os ha llevado por malos caminos.

La soberbia de vuestros padres ha pasado a los hijos y los hijos crecen en esa maldad, en esa falsedad, creyendo que debéis comportaros como vuestros padres se comportan en el pecado y en la maldad que se vive a vuestro alrededor,

Y no veis el Dolor que Me causáis, estáis solamente atentos a lo vuestro,

Pero no queréis entender todo el Dolor que producís a Mi Sacratísimo Corazón.

Os he enviado a Mi Hijo, Se dio por vosotros, Se dio para que entendierais el error en el que vivís.

No agradecéis Su sacrificio, no aprendéis de Sus palabras, no copiáis Sus obras de Amor.

Seguís viviendo según vosotros queréis y no como Yo os he mandado, cumpliendo los Mandamientos que os di, para que éstos normaran vuestra vida.

Vuestra soberbia es tal que ya no os tratáis como hermanos, ya no vivís para producir amor, ya no hay paz en vuestro corazón;

Os atemorizáis de todo porque no vivís en la Gracia que os da el vivir sin pecado. 

LOS PECADOS QUE TENÉIS OSCURECEN VUESTRA MENTE,

NO OS DEJAN PENSAR CORRECTAMENTE

Y NO OS ACERCÁIS AL SACERDOTE,

AL MINISTRO QUE OS HE DEJADO PARA QUE PURIFIQUE VUESTRA ALMA

Y VIVÁIS EN LA PAZ QUE SOLAMENTE YO OS PUEDO DAR.

Vuestra maldad, vuestra soberbia ha crecido a niveles nunca antes dados y, ¿Aun así, queréis que Yo os consienta, que os quite estas tribulaciones que os habéis ganado por vuestra maldad?

No, Mis pequeños, vuestra soberbia es tan grande y vuestra necedad malvada que, en lugar de pedir perdón, Me reclamáis y Me blasfemáis porque, ciertamente, reconocéis que os estoy castigando,

pero no hay humildad en vuestro corazón para arrepentiros, para pedir perdón por el dolor que me causáis y por el mal que producís a vuestro alrededor.

Os vuelvo a repetir:

ESTO NO SE TERMINARÁ HASTA QUE,

CON HUMILDAD Y RECONOCIÉNDOOS PECADORES,

DOBLÉIS RODILLA Y ME PIDÁIS PERDÓN

Porque muchos decís que Mis Leyes, Mis Mandatos, Mis Preceptos, SON OBSOLETOS; ya os he hablado de este tema, pero parece que se os olvida fácilmente.

18. Yo advierto a todo el que escuche las palabras proféticas de este libro: «Si alguno añade algo sobre esto, Dios echará sobre él las plagas que se describen en este libro. 19. Y si alguno quita algo a las palabras de este libro profético, Dios le quitará su parte en el árbol de la Vida y en la Ciudad Santa, que se describen en este libro.» 20. Dice el que da testimonio de todo esto: «Sí, vengo pronto.» ¡Amén! ¡Ven, Señor Jesús! 21. Que la gracia del Señor Jesús sea con todos. ¡Amén! Apoc. 22, 18-21

En las Sagradas Escrituras os digo que TODO lo que se os dijo desde el Principio: Será para siempre.

Mis Leyes son eternas, aquí y en el Reino de los Cielos, no tiene el hombre porqué cambiar lo que Yo, vuestro Dios, os he ordenado. 

El respeto a todo lo que viene de Mí, tiene que ser absoluto y tal y como se os ha dado.

Tenéis en las Sagradas Escrituras, por ejemplo en el Levítico, cómo se debían llevar Mis Ritos, los Ritos que los sacerdotes Me tenían que dar.

Y así vais viendo a lo largo de las Escrituras, cómo os voy indicando lo que vosotros,

pequeñas creaturas a las que os he dado el Don de la Vida para servirMe, debéis realizar.

¡VOSOTROS NO SOIS NADIE PARA CAMBIAR MIS LEYES Y MIS DECRETOS!

Os repito:

Lo que os he dado es una Orden absoluta que se deberá llevar por siempre.

¡AY DE AQUEL QUE ESTÁ CAYENDO EN ESOS CAMBIOS!

QUE LOS ESTÁ PROPICIANDO,

QUE ESTÁ PROVOCANDO QUE EL CUERPO DE MI HIJO

SE ESTÉ TOMANDO EN FORMA INCORRECTA,

CAUSANDO SACRILEGIOS, CAUSANDO ABOMINACIONES

¡Ay de aquellos que gobiernan los pueblos!

Que están en contra Mía, que han crecido en soberbia, en maldad, porque se sienten respaldados por el mismísimo Satanás.

A muchos de ellos ¡Más les valiera no haber nacido!

¡AY DE AQUELLOS QUE ESTÁN ATACANDO A MIS MINISTROS!

QUE LOS ESTÁN OBLIGANDO

El terrible SACRILEGIO de la comunión en la mano y dada por los ministros laicos…

A HACER COSAS MUY DIFERENTES A LOS RITOS SAGRADOS,

PARA CAUSARME DAÑO A MÍ Y A MI HIJO

Os digo también que más les valiera no haber nacido. Se sienten fuertes, se sienten poderosos.

Os repito, porque Satanás los está guiando.

Ciertamente llegarán con él y ya no tendrán posibilidad de arrepentimiento, cuando empiecen a sufrir lo que tendrán por castigo por toda la Eternidad.

Ciertamente, el venir a la Tierra, es una lucha tremenda entre los Poderes Divinos contra los poderes satánicos.

Estas pruebas dividirán a los que están conMigo y a los que están contra Mí.

Vosotros mismos escogeréis de qué lado estáis.

Y respetaré Yo, en vuestro libre albedrío, vuestra decisión.

Y ASÍ NO PODRÉIS ECHARME EN CARA DESPUÉS

EL POR QUÉ SUFRIRÉIS, POR TODA LA ETERNIDAD.

Ciertamente os amo, a los buenos y a los malos, Yo os creé para un Bien,

pero vosotros escogéis el camino, así como lo escogieron los ángeles:

Unos escogieron el seguirMe y otros, el darMe la espalda.

Y sabéis el resultado.

ESTOS SON TIEMPOS DE JUICIO, DE JUICIO UNIVERSAL;

CIERTAMENTE NO ES EL JUICIO FINAL,

ES EL JUICIO DE AQUELLOS QUE SERÁN ELIMINADOS

PORQUE NO CUMPLIERON CON LOS REQUISITOS

PARA SER UTILIZADOS PARA UNA NUEVA GENERACIÓN DE AMOR

Los que quedaréis, empezaréis una nueva generación, Mi Santo Espíritu os volverá a mover hacia el Bien, y os dará el Conocimiento de lo que debisteis haber seguido, pero que Satanás os desvió.

Serán almas buenas, dóciles, que querrán vivir en el Bien para agradarMe a Mí, vuestro Dios.

Eso es lo que Yo busco en vosotros, en todos vosotros:

Que viváis movidos en el Amor, una Obediencia total a Mí, vuestro Dios y con un deseo grande de servirMe, como los mismos ángeles Me sirven.

No sois ángeles, sois creaturitas que lleváis otra Misión: 

LA RENOVACIÓN DE LA CREACIÓN.

OS DEBERÉIS SENTIR ORGULLOSOS, PUEBLO FIEL,

QUE SERÉIS TOMADOS PARA INICIAR UNA NUEVA GENERACIÓN

CON UN MUNDO PURIFICADO Y LISTO

PARA SER HABITADO POR VOSOTROS LOS BUENOS,

LOS OBEDIENTES, LOS MANSOS DE CORAZÓN

Orad por aquellos que viven en el error, para que se puedan salvar.

Todo esto os lo pido continuamente, Mis pequeños, porque también os digo repetidamente que os amo a todos, buenos y malos.

Todos vosotros salisteis de Mis Manos Creadoras y os amo a todos, pero una gran mayoría se ha desviado del Camino, prefirieron seguir al Enemigo y Me dieron la espalda,

escogieron su futuro eterno y Me duele, Me duele su decisión.

NO TIENEN IDEA LO QUE SUFRIRÁN,

POR ESO OS RUEGO QUE OREN POR ELLOS

PARA QUE TODAVÍA LE PUEDAN QUITAR ALMAS A SATANÁS

Y ME LAS DEVUELVAN A MÍ, VUESTRO CREADOR

Seguid adelante Mis pequeños, los que estáis conMigo, os amo, ¡OS AMO, Mis pequeños!

PORQUE LAS TRIBULACIONES QUE ESTÁIS PASANDO,

Y QUE PASARÉIS TODAVÍA,

OS PURIFICARÁN, OS ACRISOLARÁN,

Y SERÉIS ESAS ALMAS NUEVAS CON LAS QUE ME DELEITARÉ

EN ESTA NUEVA GENERACIÓN QUE VIVIRÉIS

Os he dicho Mis pequeños, que estos son Tiempos de Cambio.

Dios utiliza las Maldades de Satanás para entrenarnos y hacernos crecer espiritualmente…

Yo permito a veces estas pruebas sobre vosotros que Satanás envía,

NO YO, MIS PEQUEÑOS,

QUE SATANÁS, QUE QUIERE ACABAR CON VOSOTROS,

CON MI CREACIÓN, OS ENVÍA

Él es la Maldad absoluta, Yo Soy el Bien Supremo, de Mí no puede salir ningún mal como muchos creen

y por eso hasta se apartan de Mí y Me blasfeman, porque sienten que Yo os he enviado un mal, y no es así, Mis pequeños.

Satanás desde un principio, desde que fue vencido y arrojado del Cielo,

él prometió destruir la Creación y principalmente al hombre, que fue la perfección de toda la Creación.

EL PECADO ORIGINAL LLEVÓ ABAJO TODA ESA PERFECCIÓN

Y DESDE ESE ENTONCES, SATANÁS HA MANIPULADO POCO A POCO AL HOMBRE

Y HA IDO DESTRUYENDO TAMBIÉN, POCO A POCO, A LA CREACIÓN,

HASTA LLEGAR A LOS MOMENTOS QUE ESTÁIS VIVIENDO,

EN DONDE, POR FALTA DE ORACIÓN Y DE DONACIÓN A MÍ,

Y DE SEGUIMIENTO A MIS LEYES Y PRECEPTOS,

HA TOMADO UN PODER INCONMENSURABLE

PARA VOSOTROS, MIS PEQUEÑOS

Yo, vuestro Dios, lo domino; pero vosotros no ayudáis en mucho porque os habéis apartado de vuestras obligaciones,

Yo os lo repito fuertemente:

¡De vuestras obligaciones! Y ¿Cuáles son vuestras obligaciones?

VINISTEIS A LA TIERRA A 2 COSAS:

A AMAR Y

A SALVAR ALMAS,

NADA MÁS, MIS PEQUEÑOS,

PERO OS DISTRAÉIS CON LAS COSAS DEL MUNDO

PORQUE SATANÁS OS PONE ESOS DISTRACTORES,

OS HACE CREER QUE NECESITÁIS DE LAS COSAS DEL MUNDO,

PORQUE FUE LO QUE LE OFRECIÓ A MI HIJO CUANDO FUE PROBADO, DIJO:

“TODO ESTO TE DARÉ SI ME ADORAS”

Y ESO ES LO QUE HACE EL HOMBRE POR TENER LOS BIENES DEL MUNDO,

AHORA ADORA A SATANÁS

Y ¡VED CÓMO PAGA!

¡CÓMO ESTÁIS SUFRIENDO!

¡CÓMO ESTÁ PRODUCIENDO TANTO DOLOR!

Y cómo, a lo largo de vuestra historia personal de cada uno de vosotros, tenéis momentos de mucho dolor, de muchas penas, de traiciones y de tantas cosas negativas que os hacen sufrir y derramar lágrimas,

Y ESO NO VIENE DE MÍ, MIS PEQUEÑOS

 Eso viene porque vosotros decidisteis dejar vuestra misión de estar conMigo, de llenaros de amor y de salvar almas,

Todo lo que hagáis fuera de esto se lo estáis dando a Satanás.

Y luego el dolor que traéis encima me lo achacáis a Mí, vuestro Dios, cuando Yo Soy todo Amor.

CIERTAMENTE EN ESTOS MOMENTOS DE PRUEBA

QUE PERMITO QUE SATANÁS PRODUZCA PARA VOSOTROS,

CON LOS QUE OS ATACA, CON QUE OS LLEVA A LA DESESPERACIÓN

Y QUE OS PONE EN CONTRA MÍA,

YO LOS TOMO PARA QUE REGRESÉIS A MÍ

Cuando estamos crucificados nuestra INTERCESIÓN la toma Mamita María y unida junto a la de Jesús, como somos CORREDENTORES, nada más imagínenlo…

¿Cuántas almas estarían entregando CADA DÍA, cubiertas con la Preciosísima Sangre de nuestro Señor Jesucristo, para que su Misericordia las salve y ARREBATÁNDOLAS de las garras de Satanás?

¡NO TENGAN MIEDO! No hay nada más glorioso que ser CORREDENTORES y activar en cuanto se consagran, TODOS LOS CARISMAS DEL ESPÍRITU SANTO… 

¡La Voz de TENOR de Jesús o de ABBA, ESCUCHARLA vale la pena cualquier sacrificio o martirio!…

Muchos que estabais apartados de Mí, de Mi Gracia, porque no Me tomabais en cuenta, cuando empezáis a perder vuestros bienes materiales,

Cuando empezáis a perder familiares queridos, cuando empezáis a perder la salud y se os va la vida,

es cuando volteáis a Mí nuevamente y es cuando os dais cuenta de que de un mal que estabais viviendo, surge un bien que os va a dar la salvación.

QUIERO QUE ENTENDÁIS ESTA LECCIÓN, MIS PEQUEÑOS.

A través de la Oración y con el Don de profecía ACTIVO

SI VOSOTROS VIVIERAIS EN EL BIEN QUE YO OS PEDÍ,

NO ESTARÍA SUCEDIENDO ESTO NI LO QUE VA A VENIR,

PERO VOSOTROS MISMOS OS HABÉIS CAUSADO ESTE MAL

Y, AUN ASÍ, CON ESTAS PRUEBAS QUE ESTÁIS PADECIENDO,

OTROS HERMANOS VUESTROS SE APARTARÁN TODAVÍA MÁS DE MÍ,

CREYENDO QUE DE MÍ VIENE ESTE MAL

¿De dónde, entonces, puede venir el bien que buscáis si no Me tomáis en cuenta?

Pedidle a Satanás que os dé un bien y veréis cómo os responde,

de él no puede salir ningún bien, puede aparentar daros un bien y luego se cobrará con un mal mayor,

Y SIEMPRE HA SUCEDIDO ESTO, MIS PEQUEÑOS,

PERO ESTÁIS CIEGOS, 

NO HABÉIS PEDIDO EL DISCERNIMIENTO SANTO

QUE OS HAGA VER TODOS ESTOS ENGAÑOS

A LOS QUE OS LLEVA SATANÁS

 Queréis vivir libremente, sin compromisos, pisoteando Mis leyes, Mis mandamientos; haciendo a un lado Mi Amor y llenándoos de amoríos pecaminosos y

¿Vosotros creéis que os vais a liberar fácilmente de Mí, vuestro Dios, que os he de juzgar al final de vuestra existencia?

No seáis ingenuos, Mis pequeños.

SI HABÉIS OBRADO MAL A LO LARGO DE VUESTRA EXISTENCIA,

NO CREÁIS QUE VUESTRO JUICIO VA A SER EN FAVOR VUESTRO

Entended Mis pequeños, de una vez por todas, PORQUE SE VIENEN COSAS TERRIBLES,

 ya que la humanidad no está preparada para soportar tanta Maldad que satanás va a propiciar sobre vosotros.

No estáis preparados y muchísimos,

MUCHÍSIMOS DE VOSOTROS VAIS A CAER EN SUS TRAMPAS,

EN SUS ENGAÑOS

Y MORIRÉIS ETERNAMENTE

Acercaos a Mí, vuestro Dios, vuestro Padre, vuestro Creador, El que os ha cuidado por siempre,

Y veréis el cambio de vida que tendréis si os apartáis del Mal que aceptasteis en vuestra vida y le seguisteis por mucho tiempo.

ARREPENTÍOS, ¡ARREPENTÍOS DE CORAZÓN!,

DOBLAD VUESTRAS RODILLAS,

PONED LA FRENTE EN EL SUELO

Y PEDIDME PERDÓN

Os escucharé, veré vuestro arrepentimiento de corazón…

Y os levantaré, os abrazaré, lloraré con vosotros, porque sois Mis hijos y os amo.

Mi Amor es infinito, Mi Amor es de un Padre amorosísimo que perdona todo, si es que vosotros arrepentidos así me lo pedís.

APROVECHAD MI MISERICORDIA QUE AUN ESTÁ EN MÍ PARA ESTOS TIEMPOS,

PORQUE MI JUSTICIA YA ESTÁ SOBRE VOSOTROS

 Siempre Mi Amor prevalecerá sobre Mi justicia, pero debéis entender que vuestro mal actuar, merece también un castigo.

Aprovechad el poco o mucho tiempo que os quede de vida para hacer un cambio drástico de vuestro mal vivir y venid arrepentidos.

OS ESCUCHARÉ Y OS PERDONARÉ,

LO PROMETO, MIS PEQUEÑOS

SOIS MIS HIJOS Y OS AMO CON TODO MI CORAZÓN

 Porque todos vosotros, todo el mundo, el Universo entero ha sido invitado a las Bodas del Señor.

Así como en la Parábola del Rey que tenía a sus invitados, pero que estos pusieron pretextos y ninguno fue,

y ordenó que sus sirvientes salieran a los caminos, a las veredas, a invitar a todos aquellos que quisieran entrar a las Bodas,

¿Acaso también vosotros Me pondréis pretextos para venir a Mí?

ESTÁIS A MOMENTOS DE UNA GRAN TRIBULACIÓN UNIVERSAL.

OS HE VENIDO INVITANDO A LAS BODAS,

PERO NECESITÁIS SOLAMENTE UN REQUISITO GRANDE:

VENIR VESTIDOS COMO ES DEBIDO

Y ESTO ES, ESTAR EN ESTADO DE GRACIA.

¿ESTÁIS VESTIDOS ASÍ?

Os aviso, y os he venido avisando, que estáis a momentos de esta Gran Tribulación Universal.

Nada ha sucedido tan fuerte en la Historia de la Humanidad,

salvo en el Tiempo de Noé que las aguas purificaron la Tierra y solamente Noé y su familia fueron escogidos.

AHORA LA PURIFICACIÓN SERÁ TOTAL,

DESDE DEBAJO DE LA TIERRA HASTA ARRIBA DE LOS CIELOS;

EL UNIVERSO ENTERO TENDRÁ ESTA PURIFICACIÓN,

PORQUE TODO FUE AFECTADO POR EL PECADO ORIGINAL

DE VUESTROS PRIMEROS PADRES,

TODA LA CREACIÓN SERÁ PURIFICADA,

PERO VOSOTROS MIS PEQUEÑOS,

¿OS HABÉIS PREPARADO YA PARA PRESENTAROS CON EL TRAJE DE GALA,

CON EL TRAJE QUE OS DARÁ LA ENTRADA SEGURA AL REINO?

Os aviso porque os amo, pero la necedad del hombre no quiere escuchar ni quiere ver los acontecimientos que se dan a vuestro alrededor.

 Pensáis en un futuro largo, que todavía tendréis vida, y seguís haciendo vuestros arreglos humanos para un futuro material, para vuestra familia, para vosotros mismos,

PERO HACÉIS A UN LADO LA ESPIRITUALIDAD

QUE ES LA LLAVE QUE ABRIRÁ MI CORAZÓN,

YA SEA PARA ACEPTAROS, YA SEA PARA RECHAZAROS

Os falta Sabiduría, presumís de gran inteligencia porque conocéis mucho de las cosas del mundo,

conocéis la manera de obtener más bienes para vuestros bolsillos y para tener supuestamente, una vida más holgada, con diversiones, entretenimientos,

pero no para crecer en una vida espiritual que os irá asegurando la vida eterna.

Os he dicho que busquéis primero el Reino de Dios y lo demás se os dará por añadidura, pero os seguís manteniendo en la mentira a donde os lleva Satanás;

él os dice todo lo contrario:

“Llenaos de bienes del mundo”, para que os olvidéis de Mí, de vuestro Dios.

El momento se acerca, os aviso, son los últimos avisos,

¿Estaréis preparados, Mis pequeños, para presentaros con el traje de gala, para que Yo os pueda abrir la puerta para que entréis a las Bodas del Cordero?

Hijitos Míos, la Creación es perfecta, es bella, pero fue afectada por el Pecado Original, no estáis viviendo lo que Yo creé para vuestro bien.

Satanás os desvía continuamente para llevaros por caminos alejados de vuestros deberes espirituales.

Os di un mundo bello del cual podéis aprender mucho y gozar mucho; ciertamente vosotros también necesitáis momentos de distracción, pero deben ser momentos.

Vosotros, por tener una constitución humana afectada por el Pecado Original, os cansáis y necesitáis momentos de descanso,

pero ciertamente no debéis seguir a lo que Satanás os ha llevado,

LO QUE DESTRUYE AL SER HUMANO: La política sin principios, el placer sin compromiso, la riqueza sin trabajo, la sabiduría sin carácter, los negocios sin moral, la ciencia sin humanidad, y la oración sin caridad.

que es el sentir que debéis gozar plenamente, aquí en la Tierra, de todos los bienes que él os da, distrayéndoos de vuestras obligaciones principales.

Mi Hijo, en obediencia a Mí, bajó a la Tierra a serviros, ayudándoos a conocer las bellezas del Cielo, Mi Cielo, las bellezas son infinitas.

Vosotros estáis viviendo en el mundo y es solamente una muy, muy pequeña parte de Mi Creación,

y os dejáis engañar fácilmente por Satanás para que desperdiciéis el tiempo en el que podríais salvar muchas almas.

Y no tomáis en cuenta que cuando regreséis a Mí, si cumplisteis con la Misión que os concedí, gozaréis de todo el infinito, ¡INFINITO, Mis pequeños!

Mis regalos son inmensos, son infinitos.

Satanás solamente os puede dar una parte, una muy pequeña parte, que son los bienes de este mundo y no en totalidad.

Y son como un granito de arena de toda una playa.

Las almas que vienen a Mí, que se ganan la Vida Eterna, gozarán de toda la Creación, ¡Que es infinita!

No os dejéis engañar tan fácilmente por Satanás, él no es el dueño del infinito, Yo sí, Mis pequeños.

TRABAJAD PUES PARA LO QUE FUISTEIS LLAMADOS:

SOIS CORREDENTORES CON MI HIJO.

MEDITAD ESTO, MIS PEQUEÑOS,

PORQUE ES UNA GRACIA MUY GRANDE

Y TAMBIÉN SERÉIS RECOMPENSADOS CON ESA GRANDIOSIDAD,

SI REALIZAIS CORRECTAMENTE VUESTRO TRABAJO.

NO OS DEJÉIS LLEVAR POR LO QUE OS PROPONE SATANÁS,

DE GOZAR AQUÍ EN LA TIERRA, GOZAR LA VIDA, GOZAR PLENAMENTE LO QUE TENÉIS,

ESO LO TENDRÉIS DESPUÉS Y OS LO DARÉ YO

Mi Hijo gozaba plenamente con Su misión, gozaba en hacer el bien, gozaba en enseñar a sus hermanos, a vosotros, Mis pequeños; gozó en tomar la cruz y gozó el darSe por vosotros.

 Aun dentro del dolor hay gozo, Mis pequeños, cuando sabéis ofrecerMe a Mí, vuestro Dios, ese dolor para un bien grande, que es la salvación de las almas.

Presos en medio oriente, antes de ser ejecutados por ISIS alabando igual que Pablo y Silas

Soy vuestro Padre, Soy vuestro Dios, siempre estoy con vosotros, porque sois Míos, aun a pesar de aquellas almas que Me rechazan, Yo Soy vuestro Dios y os cuido.

No tenéis idea Mis pequeños, de la Maldad de Satanás que os rodea y por eso, os cuido continuamente.

CONOZCO VUESTRAS ALMAS, CONOZCO VUESTRO ACTUAR,

CONOZCO VUESTROS PENSAMIENTOS, CONOZCO VUESTRO CORAZÓN.

YO NO JUZGO COMO JUZGA EL HOMBRE,

YO JUZGO VUESTRO INTERIOR,

Y ESE SOLAMENTE LO PUEDO VER YO, MIS PEQUEÑOS

YO SOY LA VERDAD

¡Cuántos juicios nefastos hacéis vosotros! Sois como los fariseos, buscando testigos falsos para desacreditar un alma buena; lo que hicieron contra Mi Hijo, lo sigue haciendo el hombre.

¿Por qué buscáis siempre el mal y no tratáis de mejorar en vuestras propias acciones? ¿Por qué no tratáis de aprender del bien que os rodea y tratáis de evitar todo mal que, desgraciadamente, aceptáis en vuestro corazón?

¿Por qué se os hace más fácil vivir en el Mal, buscar lo negativo, cuando tenéis toda Mi Creación que os cuida, que os halaga, que os hace gozar porque Yo estoy en ella?

VOSOTROS FÁCILMENTE PODRÍAIS ANIQUILAR EL MAL QUE OS RODEA,

SI OS VOLVIERAIS HACIA MÍ

Y ME PIDIERAIS QUE OS LLENARA DE MI BIEN

Vosotros no fuisteis creados para vivir y hacer el Mal, fuisteis creados para un Bien supremo.

Toda la Creación la pensé para halagaros, para cuidaros, para que os consintiera y con ello, bendijerais Mi Santo Nombre todos los momentos de vuestra existencia; 

veis solamente el mal que os rodea y estáis insensibles al Bien que os cuida.

Debéis cambiar vuestras actitudes, Mis pequeños, Yo Soy vuestro Dios y nada,

NADA SE MUEVE si Yo no lo permito; todo tiene Vida y todo está bajo Mi dominio.

YO SOY VUESTRO DIOS Y AQUEL QUE SE ACERCA A MÍ,

RECIBE MIS BIENES PORQUE YO SOY EL SUPREMO BIEN,

¿POR QUÉ OS ESPANTÁIS DEL MAL QUE OS RODEA?

OS DEBIERAIS ESPANTAR DEL MAL QUE YA TENÉIS EN VUESTRO CORAZÓN.

¿ACASO VIVÍS EN GRACIA PLENA?

¿ACASO ESTÁIS PREPARADOS EN ESTE MOMENTO PARA MORIR Y VENIR A MÍ?

Estáis espantados por un simple mal que os rodea,

cuando un mal mortal y eterno habita en vuestro corazón. 

Vuestros pecados son graves, vuestra insolencia hacia Mí, grandísima.

Debierais espantaros de vosotros mismos, de vuestro actuar diario, de vuestros pensamientos nefastos, de vuestra vida, que no deja nada bueno a vuestro alrededor.

¡DE ESOS DEBIERAIS ESTAR ESPANTADOS!

PORQUE NO SABÉIS NI EL DÍA NI LA HORA,

NI EL FINAL DE VUESTRA MISIÓN

El final de vuestra existencia puede llegar en cualquier momento.

Yo os di un tiempo para cumplir vuestra misión personal y tenéis un tiempo límite,

y después os mandaré llamar de regreso para que Me deis cuentas de lo que hicisteis para servirMe.

 ¿Estará vuestro corazón dispuesto a presentarse ante Mí?

¿Estará vuestro corazón contento de haber cumplido con la misión que os dí?

¿U os presentareis ante Mí escondiendo vuestro rostro, para que Mis ojos no os juzguen desde el momento en que lleguéis a Mí?

Mantened pues vuestro interior en una completa paz, pureza, y una vida de santidad y, así, pasaréis vuestros momentos en la Tierra como debéis ser:

Testigos Míos, testigos del Amor, testigos de la Sabiduría Eterna, testigos de la Paz,

Y cuando lleguéis ante Mí, una alegría inmensa, inconmensurable, os elevará ante Mí y gozareis Mi Presencia y, en ese momento, esa unión del Padre con el hijo será indescriptible en vosotros.

¡Eso es lo que debéis estar esperando, Mis pequeños! El cumplir con lo que Yo os he pedido,

para que el momento del encuentro, sea de grandes bellezas, de gran alegría, y de un eterno Amor.

Buscad pues que vuestro corazón esté en todo momento preparado para el Encuentro Final,

Y no dejéis que Satanás os quite la Paz, que debe ser vuestro distintivo, porque Yo Soy la Paz Eterna. Hijitos Míos,

LO QUE ESTÁIS PADECIENDO ES LO QUE SE ESTÁ TRABANDO EN EL UNIVERSO,

ES UNA GRAN GUERRA ESPIRITUAL

ENTRE LOS PODERES DEL CIELO, QUE PROTEGEN A LOS MÍOS,

Y LOS PODERES DE SATANÁS,

QUE QUIERE DESTRUIR A LOS QUE ESTÁN CONMIGO. 

SON FUERZAS TREMENDAS.

Os he ido protegiendo, y la Oración os debiera proteger todavía más, pero Satanás os ganó a muchísimos de vosotros y dejasteis la Oración a un lado…

Y por eso, estáis sufriendo mucho en lo personal, en lo social y en lo espiritual.

No os imagináis esta Guerra Espiritual que se está dando en el Universo, SON PODERES TREMENDOS,

 Y vosotros sois como inocentes creaturas, en comparación a esta fuerza tan tremenda con que Satanás os quiere destruir.

Tanto os he pedido, Mis pequeños, que orarais, que os acercarais a Mí, que hasta os mandé a Mi Hijo para que Él os enseñara a protegeros contra las fuerzas de Satanás y para que crecierais en virtudes y en amor,

PARA ALCANZAR VUESTRA SANTIDAD,

Cuerpo incorrupto del Santo Cura de Ars

Sn. Juan María Vianney “CÓMO NO PUEDE ATRAPAR AL PÁJARO, VINO A QUEMARLE LA JAULA” (Cuando el Demonio lo arrastró y le inició un incendio en su habitación)

PARA PODER DEFENDEROS TODAVÍA MEJOR,

PARA QUE DEJARAIS ESCUELA A LOS VUESTROS,

ESCUELA ESPIRITUAL DE AMOR,

Y PUDIERAIS REGRESAR AL REINO DE LOS CIELOS,

Pero quisisteis hacer vuestra voluntad, NO quisisteis escuchar lo que Yo, vuestro Dios, os pedía, y ahora estáis sufriendo las consecuencias de vuestra necedad.

Los Ángeles, los Santos aquí en el Cielo, están preocupados por vosotros y oran intensamente por todos vosotros, aun las almas del Purgatorio oran por vuestra salvación.

Como os dije alguna vez: 

NO ESTÁIS PREPARADOS PARA LO QUE SE VIENE,

PORQUE VUESTRA FUERZA ESPIRITUAL ES MÍNIMA

Y LOS PODERES SATÁNICOS, INMENSOS.

OS VOY A SEGUIR PROTEGIENDO, PORQUE SOIS MIS HIJOS,

PERO TENÉIS EL LIBRE ALBEDRÍO,

O ESTÁIS CONMIGO O ESTÁIS CONTRA MÍ.

SI ESTÁIS CONMIGO, MI FUERZA DIVINA OS PROTEGERÁ, 

Si estáis en contra Mía o no os importa estar conMigo, vuestra debilidad os acabará, porque NO ESTÁIS PREPARADOS, como os dije, para una fuerza tan grande que os atacará.

A cada uno de vosotros, los que estáis conMigo, Mi Amor os cubrirá y Mi Amor es Poderosísimo contra las fuerzas de satanás. 

Mi Amor os pone como un capelo que os protege contra toda fuerza maligna, pero aquel que no quiere estar conMigo

Y es más, aquellos que Me atacan, que Me blasfeman, que se burlan de Mí, descubiertos están y fácilmente Satanás los acabará.

Al tener vosotros vuestro libre albedrío, estáis escogiendo vuestro futuro: vivir en el bien y vivir eternamente conMigo, ser testigos de Mi Amor, ser testigos de Mi Palabra,

porque no solamente la tomasteis, sino que la vivisteis y la transmitisteis, y estando así, protegidos estaréis.

Os atacará satanás pero, ya os he dicho, que no os podrá ni tocar, pero aquellos que vivieron para sí mismos y que vivieron haciendo el mal,

que se dejaron engañar por Satanás, por las promesas que les hacía: ofreciéndoles honores, bienes materiales, placeres, alegrías mundanas,

sucumbirán fácilmente, porque esos no son los bienes con los que podéis entrar al Reino de los Cielos.

Se os ha venido anunciando desde hace muchísimo tiempo, lo tenéis en las Sagradas Escrituras, lo tenéis a través de los avisos de Mi Hijo y de Mi Hija en todo el mundo,

Y NO QUISÍSTEIS HACER CASO,

Ahora es el tiempo en que el trigo y la cizaña está siendo separada, ¿De qué lado estáis, Mis pequeños?

¿DE QUÉ LADO ESTÁIS?

http://diospadresemanifiesta.com/mensajes/

EL VERDADERO TEMPLO


1jardin imperial

Jesús está con sus apóstoles y sus discípulos, después de haber descansado en este arduo miércoles de Pascua.

Mannaém llega y se excusa porque no puede estar con Él y que al día siguiente no podrá ir al Templo y estar a su lado, porque tiene que estar en su palacio y arreglar unos asuntos muy importantes que tiene pendientes.

Y al decirlo mira fijamente a Pedro y a Simón.

Pedro hace una casi imperceptible señal con la cabeza, como diciendo: ‘Comprendido’

Salen del jardín real. El sol declina hacia su crepúsculo, pero todavía hace calor. Matías, el discípulo pastor, se acerca al Maestro y…

Matías le pregunta:

–      Señor y Maestro mío, mis compañeros y yo hemos meditado mucho en tus palabras y si hemos entendido bien, predices que muchas cosas cambiarán aunque la Ley quede inmutable. Que se deberá edificar un nuevo Templo con nuevos profetas, doctores y escribas, contra el que se trabarán batallas y no morirá. Mientras que éste, si es que entendemos bien; está destinado a desaparecer…

Jesús responde:

–      Lo está. Recuerda la profecía de Daniel…(cap. 9)

–      Dijiste ayer que cuando crean haber destruido al verdadero Templo… ¿Y éste no es el verdadero? Entonces subirá triunfante a la Nueva Jerusalén… ¿Dónde está? Hay  mucha confusión entre nosotros.

–      Lo comprendo. Que los enemigos destruyan si quieren el verdadero Templo y en tres días volveré a edificarlo. Y no volverá a ser objeto de asechanzas, porque subirá a donde el hombre no puede hacerle daño.

Respecto al Reino de Dios, él está en vosotros y donde hay hombres que crean en mí. Se extenderá por la tierra con el correr de los siglos y después será eterno, unido y perfecto en el Cielo.

En el Reino de Dios, será edificado el Nuevo Templo; esto es, donde hay espíritus que acepten mi Doctrina y pongan en práctica sus preceptos. La unión de todos los que tengan a Dios en sí, constituirán el gran Reino de Dios sobre la tierra, la Nueva Jerusalén que llegará a extenderse por todos los confines del mundo.

Vosotros sólo le tendréis que dar vuestra buena voluntad, que consiste en permanecer en Mí, estar unidos y vivir mi Doctrina. Unidos a Mí, hasta formar un solo cuerpo. El Templo Nuevo mi Iglesia, surgirá sólo cuando vuestro corazón hospede a Dios. Él con vosotros piedras vivientes, edificará su Iglesia.

Yo soy la Cabeza Mística. Y Pedro es su cabeza visible. Porque Yo regreso al Padre y os dejo la Vida, la Luz, la Gracia; por medio de mi Palabra. Por medio de mis padecimientos. Por medio del Paráclito que será Amigo de los que han sido fieles. Yo Soy una sola cosa con mi Iglesia, mi cuerpo espiritual, de quién Soy Cabeza.

En la cabeza están el cerebro y la mente. La mente es el asiento del saber. El cerebro es el que dirige los movimientos de los miembros con sus órdenes que no son materiales y son capaces de hacerlos que se muevan, más que cualquier otro estímulo.

Un cadáver, aunque tenga cerebro, no se mueve. Necesita estar vivo. Un hombre idiota está vivo; pero es incapaz de realizar los movimientos instintivos y rudimentarios de un animal inferior. Ved a un hombre al que la parálisis ha roto el contacto del cerebro, con uno o varios de sus miembros: no hay movimiento.

Si la mente dirige con sus órdenes inmateriales, hay otros sentidos cuyos órganos comunican sus sensaciones  a la mente. Y hay otras partes del cuerpo que ejecutan y hacen ejecutar lo que la mente, a la que le han avisado los órganos materiales y visibles, ordena.

La mente tiene necesidad de los órganos y de los miembros, para obrar lo que ella quiere. De igual forma en mi cuerpo espiritual que es mi Iglesia, Yo seré la Inteligencia.

Y en la cabeza que es su asiento, Pedro y sus colaboradores serán los que vean las reacciones, perciban las sensaciones y las transmitan a la mente; para que ilumine y ordene todo lo que hay que practicar, para el bien de todo el Cuerpo.

Y ellos iluminados y dirigidos por orden mía, hablen y guíen a las otras partes del cuerpo, para que alcancen un bien y una ganancia espirituales. 

Mi Iglesia ya existe, porque tiene su Cabeza sobrenatural. Su Cabeza Divina. Y posee sus miembros: los discípulos.

Es pequeña todavía. Es una semilla que se está formando. Perfecta únicamente en su Cabeza. Además, necesita tiempo para crecer. En verdad os digo que la Iglesia ya existe y ya es Santa por su Cabeza y por la buena voluntad de los justos que la componen.

Santa e invencible. Contra Ella lanzará batalla una y mil veces y de todas las formas posibles, el Infierno compuesto de Demonios y de hombres-demonios…  Pero no prevalecerán. El edificio no se derrumbará. Porque Yo Mismo lo edifico, con la piedra viva de mi Carne Inmolada. Uno sus partes con la mezcla hecha de sudor y de sangre.

Cuando esté en mi trono cubierto de una púrpura viva, coronado con una nueva corona… Los que estén lejos me verán. Trabajarán en mi Templo y alrededor de él. Yo Soy el cimiento y la cúspide.

Yo Mismo labraré mis piedras y elegiré a mis albañiles. Así como el Padre, el Amor, el hombre y el Odio, me han desbastado.

Y cuando en un solo día la Iniquidad haya sido quitada de la Tierra, sobre la piedra del Sacerdote ‘in-aeternum’ Vendrán los siete ojos a ver a Dios y las siete fuentes arrojarán agua, para apagar el fuego de Satanás.

Mi Iglesia, antes de que haya terminado la Hora del Mundo, tendrá su fúlgido triunfo. En nada se diferencia la vida del Cuerpo Místico, de lo que fue la Vida de Cristo.

Se dará el ‘Hosanna’ en la víspera de la Pasión, cuando los pueblos prendidos por la fascinación de la Divinidad, doblen sus rodillas ante el Señor.

Sobrevendrá después la Pasión de mi Iglesia militante y por último, la gloria de la Resurrección Eterna en el Cielo.

¡Oh, día venturoso aquel en que habrán terminado para siempre las insidias, las venganzas, las luchas de esta tierra, las de Satanás y las de la carne! Mi Iglesia entonces se hallará compuesta de verdaderos cristianos.

Esto será así en el penúltimo día. Serán pocos como al principio. Su final, como lo fue en su comienzo, será en santidad. 

Jesús calla pensativo.

Luego mira a su alrededor y ordena:

–      Sentémonos aquí a descansar un poco.

Se sientan sobre una pendiente del Monte de los Olivos, frente al Templo que ilumina el sol poniente.

Jesús mira fijamente ese lugar, con infinita tristeza.

Los demás se enorgullecen de su belleza, pero sienten una vaga inquietud por las palabras del Maestro… ¿Toda esa grandiosa belleza tiene que desaparecer?…

Pedro y Juan hablan entre sí.

Luego Pedro se dirige al Maestro:

–       Señor. Explícanos cuando sucederá tu profecía de la destrucción del Templo. Daniel habla de ella. Pero si fuese como él y Tú decís, pocas horas le quedan al Templo. Explícanoslo, para que podamos saberlo…

Jesús anuncia su regreso al Fin de los Tiempos, la destrucción de Jerusalén y el Fin del mudo. Y de todas las señales que acompañarán estos acontecimientos. (Mateo 24)

Y finaliza diciendo:

–         Esto es lo que sucederá. Ahora idos. Que no haya divisiones entre vosotros. Me llevo a Juan. Estará con vosotros a la mitad de la primera vigilia, para la cena y para ir después a vuestras instrucciones.

Judas se lamenta:

–        ¿También esta noche? ¿Vamos a hacer lo mismo cada día? Me siento mal con la intemperie. ¿No sería mejor ir a alguna casa amiga? ¡Estar siempre bajo las tiendas! Siempre en vela y en las noches que son frías y húmedas…

Jesús contesta:

–         Es la última noche. Mañana… será diferente.

–        ¡Ah! Pensaba que querías ir al Getsemaní todas las noches. Pero es la última…

–         No he insinuado esto, Judas. Dije que será la última noche que pasemos juntos en el Campo de los Galileos. Mañana prepararemos la Pascua y comeremos el cordero. Después iré Yo solo a orar al Getsemaní y podréis hacer lo que mejor os parezca.

 

Pedro dice:

–         ¡Vendremos contigo, Señor! ¡Nunca tenemos ganas de dejarte!

Iscariote está contento de poder acusarlos y replica:

–         Tú cállate que no tienes derecho a hablar. Tú y Zelote no hacéis más que revolotear de aquí para allá, en cuanto no os ve el Maestro. No os pierdo de vista… En el Templo… Durante el día… En las tiendas de allá arriba…

Jesús exclama:

–         ¡Basta! Si lo hacen, hacen bien. Pero no me dejéis solo… Os lo ruego…

Zelote protesta:

–          Señor, no hicimos nada malo. Créelo. Dios conoce nuestras intenciones y nuestras acciones. Y sus ojos no se apartan de ellas con disgusto.

–          Lo sé. Pero es inútil. Lo que es inútil, puede causar daño. Estad unidos lo más posible. ¡Velad! Tened listo vuestro espíritu. La paz se quede con vosotros…

Toma a Juan de la mano y se aleja con él hacia la ciudad.

Los demás se van al Campo de los Galileos.

Por la noche, después de su regreso y de haber cenado…

Jesús dice a sus apóstoles:

–         Confiar un secreto es prueba de amor, de la estima que se tiene en quien se confía. Sé que habéis hecho llover preguntas y más preguntas sobre Juan, para saber que le dije cuando estuvimos solos. Y no habéis creído cuando afirmé que no le dije nada, sino que tan solo estuvo conmigo. Tiene razón. Fue suficiente que tuviese a alguien cerca de Mí.

Judas pregunta con cierta altanería:

–       ¿Y porqué él y no otro?

Pedro, Tomás y Felipe reiteran:

–        Tiene razón.

–        ¿Por qué lo escogiste a él y no a otros?

Jesús responde a Iscariote:

–        ¿Hubieras querido ser tú? ¿Te atreves a pedirlo?  -y volviéndose a todos, agrega-  Os diré porqué él.

Era una fresca mañana de Adar. Yo era un desconocido que caminaba por el camino cercano al río. Regresaba del desierto; cansado, polvoriento, pálido por el ayuno, la barba crecida, las sandalias rotas. Parecía Yo un mendigo por los caminos del mundo…

Y él me vio. Me reconoció como Aquel sobre el que había bajado la Paloma del Fuego Eterno. Los ojos que había abierto la penitencia del Bautista y que la pureza conservó angelicales, vieron lo que otros no. Y conservaron aquella visión…

Cuando dos meses después encontró al caminante empolvado, sus ojos se abrieron y su alma me reconoció. Me amaba. Y una boca que temblaba de emoción me dijo: “Te saludo, Cordero de Dios”

¡Oh, Fe de los puros que eres tan grande! No conocía mi Nombre. No sabía Quién era Yo, de dónde venía, ni que hacía. Si era rico o pobre. Le creyó a Juan y se separó de él. Vino al Mesías en la constelación del Cordero.

1aries

Y desde aquel momento han pasado tres años. Se ha mantenido fiel y fijo a Mí, como una estrella de luz pura, junto a su polar. Dejadme que mire su luz. Dos serán las luces durante las tinieblas del Mesías: María y Juan.

Pero será tanto el dolor que apenas si los podré ver. Dejad que imprima en mi pupila esos cuatro ojos que son pedazos de Cielo entre pestañas rubias, para llevar conmigo un recuerdo de pureza.

¡Todo el Pecado! Todo sobre la espalda del Hombre… ¡Oh, gota de pureza!… ¡Mi Madre! ¡Juan! ¡Y Yo!… Tres náufragos que salen del naufragio de una humanidad, en el Mar del Pecado…

Y Jesús sigue con las profecías que describen al Hombre de Dolores; al Redentor…

Finalizando con el Salmo veintiuno:

–       ¡Y todavía no hay compasión! Una jauría de perros me ataca. En mis heridas se clavan sus mordidas y sobre éstas los golpes. No queda en Mí un solo lugar en que no haya mordeduras. Mis huesos suenan porque se les ha estirado cruelmente.

No sé donde apoyar mi cuerpo. La dolorosa corona es un círculo de fuego, que penetra los huesos de mi cabeza. Estoy colgando de las manos y mis pies están atravesados. Elevado muestro al mundo y todos pueden contar mis huesos… 

1jcespinas

Juan dice entre sollozos:

–       ¡Cállate! ¡Cállate!

Los primos de Jesús suplican:

–        ¡No digas más! ¡Nos haces morir!

Andrés no habla, pero tiene la cabeza entre las rodillas y llora en silencio. Simón está pálido. Pedro y Santiago de Zebedeo, parecen dos torturados.  Felipe, Tomás y Bartolomé parecen tres estatuas de piedra, reflejando lo que es la angustia.

Judas de Keriot es una máscara macabra, demoníaca. Semeja un condenado que finalmente se da cuenta de lo que hizo.

Con la boca abierta parece que quiere lanzar un aullido que sale espontáneo, pero que no deja escapar. Está mudo, con los ojos dilatados, espantados; como los de un loco.

Con las mejillas cenizas bajo el velo oscuro de su barba rasurada. Con los cabellos despeinados porque se los descompuso con la mano. Está sudando frío y parece próximo a perder el sentido.

Mateo que ha levantado su cara aterrorizada, lo ve y grita:

–       ¡Judas! ¡Te sientes mal!… ¡Maestro! ¡Judas está mal!

Jesús responde:

–       También Yo. Pero Yo sufro en paz. Haceos espíritus para soportar la Hora. Uno que sea ‘carne’ no podrá vivirla sin enloquecer.

Mateo repite su pregunta:

–        Judas, ¿Te sientes mal?

El Apóstol Traidor inclina la cabeza

Aspira profundo y cuando vuelve a levantarla, todo rastro de tormento ha desaparecido. Sus ojos están vacíos de cualquier expresión. Su mirada se ha oscurecido por completo.

Y  Judas contesta serenamente:

–        Está bien. Ya pasó. Fue solo un malestar pasajero.

Jesús continúa con su exposición del Salmo 21…

Y finaliza diciendo:

–       Todo ha merecido porque todo lo dio. Todo se le entregará porque entregó su vida a la muerte y fue contado entre los malhechores. Él, que no había cometido ningún pecado. Él, que no hizo más que amar perfectamente, con una bondad infinita.

Dos culpas que el mundo no perdona: su amor y su bondad. Dos motivos que lo impelieron a tomar sobre Sí, los pecados de todo el Mundo y a rogar por los pecadores. Por todos los pecadores, aún por aquellos que lo condenaron a muerte.

He terminado. No tengo más que agregar. Todo cuanto tenía que deciros sobre las profecías mesiánicas, os lo he dicho. Todo lo que habla desde mi nacimiento hasta mi muerte, os lo he ilustrado para que me conozcáis y no tengáis dudas. Y para que no aleguéis excusa de vuestro pecado…

Ahora oremos juntos. En esta última noche, podemos hacerlo así, cual granos de uva en el racimo.

Venid. Oremos. “Padre Nuestro que estás en los Cielos, Santificado sea tu Nombre, venga a nosotros tu Reino. Hágase tu Voluntad en la Tierra como en los Cielos. Danos hoy nuestro pan. Perdónanos nuestras ofensas, como perdonamos a los que nos han ofendido. No nos dejes que entremos en la tentación y líbranos del Mal. Así sea.”

“Sea santificado tu Nombre” Padre Yo lo he santificado. Ten piedad de tu Retoño.

“Venga tu Reino” Muero para fundarlo. Ten piedad de Mí.

“Hágase tu Voluntad” Ayuda a mi debilidad. Tú que creaste el cuerpo del hombre y con él revestiste a tu Verbo; para que aquí abajo te obedeciera como te he obedecido en el Cielo. Ten piedad del Hijo del Hombre.

“Danos el Pan.” Un pan para el alma. Un pan que no es e esta tierra. No lo pido para Mí. No tengo necesidad sino de tu consuelo espiritual. Yo cual mendigo, extiendo mi mano por ellos. Dentro de poco será atravesada y enclavada y no podrá dar muestras de amor.

Padre, concédeme darles el Pan que diariamente fortifique la debilidad de los pobre hijos de Adán. Son débiles, Padre. No pueden hacer nada porque no tienen el Pan que es fuerza. El Pan angelical que espiritualiza al hombre y hace que en nosotros se divinice.

“Perdónanos nuestras ofensas”…

Jesús, que ha estado de pie y con los brazos abiertos, se arrodilla. Levanta al Cielo un rostro pálido por el esfuerzo de la súplica, bañado de lágrimas que los rayos de la luna besan e iluminan…

 Y continúa:

–        Perdona a tu Hijo, ¡Oh Padre! Si en algo te faltó. A tu perfección puede parecer todavía imperfecto; Yo tu Mesías, sobre quién pesa la carne. A los hombres… no parecerá. Mi inteligencia me asegura que hice todo por ellos. Perdona a tu Jesús…

Yo también perdono; para que me perdones como Yo perdono. ¡Cuánto debo perdonar! ¡Cuánto!… Y con todo, lo hago. Perdono a éstos que están aquí presentes, a los discípulos ausentes, a los sordos de corazón. A mis enemigos;  a los que se burlarán de Mí, a los traidores, asesinos, deicidas…

En una palabra, perdono a todo el linaje humano. Por lo que a Mí toca padre, perdono toda ofensa que el hombre haya cometido contra Mí. Muero para dar  todos tu Reino. No quiero que se tenga en cuenta como señal de condenación, que se haya ofendido al Verbo Encarnado. ¿No? ¿Dices que no?…

¡Oh! ¡Me duele!  Este ‘No’ derrama en mi corazón las primeras gotas del amargo cáliz. Padre a quién siempre he obedecido, te digo: “Hágase como Tú quieres” 

“No nos dejes caer en la tentación” ¡Si quieres puedes alejar de nosotros al Demonio! Él es la Tentación que incita la carne, la mente, el corazón. Él es el Seductor. ¡Aléjalo Padre!

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio. Que Dios manifieste sobre él su poder, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh Príncipe de la Milicia Celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás, y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén.

¡Que esté a nuestro lado tu Arcángel, que aparte lo que nos puede hacer mal desde el momento en que se nace, hasta el de la muerte!… ¡Oh, Padre Santo, ten piedad de tus hijos!

“Líbranos del mal” Tú lo puedes. Nosotros lloramos aquí… Es muy hermoso el Cielo y tenemos miedo de perderlo. Tú dices: ‘Mi Sangre no puede perderlo’ Pero Yo quiero que veas en Mí al Hombre, al Primogénito de los hombres.

Soy su hermano, ruego por ellos y con ellos. ¡Padre, ten piedad! Sí, ¡Piedad!…

Jesús se inclina hasta la tierra.

 

Luego se levanta y dice:

–                       Vámonos. Despidámonos esta noche. Mañana a esta hora, no lo podremos hacer. Estaremos muy aturdidos… Y no hay amor donde hay turbación. Démonos el ósculo de paz.

Mañana… Mañana cada uno dependerá de sí mismo…

Los besa uno por uno, comenzando por Pedro; luego Mateo, Simón, Tomás, Felipe, Bartolomé, Judas de Keriot, Tadeo y Santiago; Santiago de Zebedeo, Andrés y Juan; sobre el que se apoya mientras salen del Getsemaní…

1getsemani

HERMANO EN CRISTO JESUS:

ANTES DE HABLAR MAL DE LA IGLESIA CATOLICA, – CONÓCELA