Archivos diarios: 13/06/20

LA PERFECCIÓN DE ADÁN 2


Habla Dios Espíritu Santo

El Sexto Día fue creado el hombre siguiendo el fin para el que fue creado: amar y servir a su Señor durante la vida terrena, conocerlo en su Verdad y después gozar de Él para siempre en la Vida Eterna.

Fue creado el único hombre del cual debía venir toda la Humanidad y del cual fue tomada la mujer, compañera del hombre y para el hombre, con el cual poblará la Tierra, reinando sobre todas las criaturas inferiores.

Fue creado el Único Hombre, aquel que como padre habría trasmitido a sus descendientes todo cuanto había recibido:

VIDA, SENTIDOS, APTITUDES MATERIALES;

ASÍ COMO INMUNIDAD A TODO SUFRIMIENTO,

RAZÓN, INTELECTO, CIENCIA, INTEGRIDAD,

SABIDURÍA, INMORTALIDAD Y EL DON DE DONES:

LA GRACIA

El hombre era un semidiós por la Gracia y por la Fe.

Cuando el hombre se despertó de su primer sueño y encontró a su lado a la compañera, sintió que la felicidad que Dios le había dado era completa. Era ya tan grande desde antes.

Todo en Adán y en torno a Adán fue hecho para que él gozase de una felicidad completa, sana, santa y la delicia; o sea, el Edén no era solamente en torno, sino también adentro de Adán.

Lo circundaba un jardín pleno de bellezas vegetales, animales y minerales.

Pero dentro de él, un jardín pleno de bellezas espirituales, florecía con virtudes de todo género, prontas a madurarse en frutos de santidad perfecta;

perteneciente a la ciencia apropiada a su estado y que los hacía aptos para la vida sobrenatural, la Gracia.

Como criatura física, gozaba de esto que veía: la belleza de un mundo virgen, testimonio salido del querer de Dios. Gozaba de esto que podía:

su señorío sobre las criaturas inferiores.

Todo había sido hecho por Dios para el servicio del Hombre: desde el sol hasta los insectos, para que todo le fuese una delicia.

Como criatura sobrenatural gozaba, -un éxtasis radiante y suavísimo- de la compañía de la Esencia de Dios:

EL AMOR. 

De los raptos de amor entre el Infinito que se donaba y la criatura que lo amaba adorándolo.

El Génesis encubre esta facultad y este comunicarse con Dios en la frase:

“Habiendo oído la Voz de Dios que se paseaba en el fresco de la brisa de la tarde.”

Por cuanto el Padre había dado a sus hijos una ciencia proporcionada a su estado, aun así, Él Mismo los instruía.

Porque Infinito es el Amor de Dios y después de haber dado, anhela nuevamente dar y tanto más da, en cuanto más la criatura desea serle hija.

Dios se da siempre a aquel que a Él se le da generosamente.

Cuando el hombre se despertó y vio a la mujer, su igual y su complemento; sintió que su felicidad de criatura era total,

teniendo el todo humano en plenitud y el todo sobrehumano colmado por el amor dado al amor del hombre.

EL ALMA

¿Cómo es? ¿Cuáles son sus atributos?

Los Progenitores, además de la Gracia Santificante y la Inocencia, tuvieron en su creación otros dones de su Creador.

La Inmortalidad: atributo divino. 

La Inmunidad: de todo dolor y miseria.

La Integridad: la perfecta sujeción de los sentidos a la razón.

La Razón: Es más grande que el instinto.

La Ciencia: ilumina el saber y regula el amor, sujetándolo al orden hacia las criaturas y hacia Dios.

Adán estaba formado de carne más que de espíritu.

Pero no era carnal en cuanto a que sobre la materia, señoreaban el espíritu y la razón.

Y el espíritu inocente y pleno de Gracia, tenía semejanza admirable con su Creador y por lo tanto era inteligente y sabía comprender.

La Libertad:

Majestad dominante sobre el ‘yo’.

LIBERTAD PELIGROSA que nos permite ejercer nuestra voluntad y ejercer el PAGANISMO, lejos de nuestro Padre y Creador.

La inteligencia: perfecta e iluminada por la Caridad. Plena de sabiduría y de ciencia divina.

Dios dio al hombre la inteligencia unida a la libertad de pensamiento.

¿Qué es el pensamiento? Es al alma de la palabra.

La facultad de comprender y conocer expresando las ideas y comunicarlas a los demás, es una cualidad humana.

Los pensamientos brotan en la profundidad de la mente y esto es lo que distingue al hombre de los brutos,

en los cuales los movimientos mentales se limitan a los más rudimentarios para vivir.

El hombre piensa  y del pensamiento nacen obras de arte, de genio, de belleza.

El hombre piensa  y en este su pensar tiene un íntimo amigo que le sirve de compañía en su soledad.

EL MUNDO ES REFLEJO DEL HOMBRE

El pensamiento del hombre viaja, espiritual como es, por todo el Universo.

Se sumerge en los recuerdos y emerge en la previsión de los tiempos futuros. 

Estudia, contempla y medita, las admirables obras de Dios en la Creación.

Reflexiona los misterios de los hombres. Cada hombre es un misterio encerrado en su vestidura mortal.

Luminoso u oscuro según sea su ánimo, santo o satánico.

Misterio solo conocido por Dios para el que no hay nada oculto.

Y de la contemplación de las cosas y de los hombres, sube a la contemplación de Dios.

Como el águila que cada vez más alto asciende hacia el sol, así el pensamiento humano puede elevarse

“Correrán ríos de sangre, antes de que conquistemos nuestra LIBERTAD. Pero esa sangre deberá ser la nuestra.

y sumergirse en la luminosidad de Dios, después de haber meditado en la capacidad humana.

En la Inmensidad divina después de haber reflexionado en la relatividad humana.

En la eternidad divina, después de haber contemplado la efímera temporalidad humana.

La Perfección, después de haber mirado sin soberbia que ciega, la imperfección humana.

La Mente: humana es perfecta e imperfectísima. Iluminada por Dios es perfecta. Sin Él cae en el error.

La Razón: debe estar motivada por la bondad.

Solo así las acciones humanas obtienen frutos de santidad.

Y la razón si es humilde cae de rodillas en obsequio del Dios Infinito e Incomprendible, que solo se vuelve accesible a través de la FE.

Solo la Fe ilumina la ciencia y la ayuda a comprender.

El conocimiento de la Esencia de Dios se encuentra en la sabiduría.

Y la sabiduría se encuentra en el luminoso y ardiente centro que es la Caridad.

Porque Fe es religión y la religión permite a la criatura inteligente pero limitada, comprender al Perfecto e Infinito.

La Memoria: el hombre fue creado para amar y adorar a Dios. Y sufre porque desea a Dios.

Y ESTE SUFRIMIENTO LO PROVOCA EL VACÍO INTERIOR

QUE EXISTE EN EL HOMBRE QUE VIVE ALEJADO DE ÉL.

PORQUE HAY EN EL HOMBRE UN ANSIA DE CREER

QUE ES MÁS GRANDE QUE SU NECESIDAD DE RESPIRAR.

Por eso tiene hambre de Dios y experimenta una necesidad instintiva de buscar la Verdad,

que se convierte en un acicate doloroso, porque el hombre se engaña voluntariamente en su deseo,

se crea ídolos para aliviar su necesidad espiritual y el alma recuerda a Dios con nostalgia por el momento en que fue creada.

Instante fugaz frente a Él, pero que produce un sello indeleble en lo más íntimo de su ser.

IDOLATRÍA = ¿Qué nombre tiene lo que ocupa mis pensamientos la mayor parte del tiempo? Es el nombre de mi ídolo…

Su recuerdo se vuelve borroso porque el cuerpo que habita y al que gobierna una mente pagana, llena de ídolos, vive una vida que la enferma.

Y CON SU ESPÍRITU MUERTO,

SU SUFRIMIENTO AUMENTA.

PORQUE ELLA SABE QUE SU CUERPO ES PERECEDERO

Y ESTÁ UNIDO A ALGO QUE ES INMORTAL

El hombre se pierde en marasmos filosóficos y aún quién dice que no cree en nada, en alguna cosa cree.

El que afirma “No creo en Dios” presupone otra fe. Tal vez en sí mismo.

 O en su inteligencia soberbia.

TOP 7 PARA ALCANZAR EL ÉXITO

Es como el pensamiento “no quiero pensar”, por el hecho de expresarlo, está manifestando que está pensando.

LA VOLUNTAD: 

De los atributos del alma, si la voluntad no es usada con sagacidad para manejar la inteligencia, ésta se vuelve como las medicinas peligrosas:

EN LUGAR DE SANAR MATAN 

La voluntad es la soberana del alma.

Dios la respeta y da las fuerzas necesarias para ‘una buena voluntad’ con las virtudes que la hacen inclinarse hacia Él.

Pero “No querer ser esclavo del mal”, debe salir del hombre.

La Libertad de Arbitrio:

el libre albedrío es el regalo más grande que Dios otorgó a la inteligencia humana.

Dios ama a los hombres y les concede la libertad de arbitrio, para que por ella se perfeccionen en la virtud y se hagan más semejantes a Él.

Cuando el libre albedrío no está sostenido por el amor, la voluntad se debilita, muere poco a poco porque el libre albedrío se ha dejado seducir y se hace esclavo del Mal.

Dios lo hizo libre y el hombre lo convierte en esclavo de las pasiones.

EL DEMONIO, EL MUNDO, LA CARNE,

EN UN LIBRE ALBEDRÍO DESORDENADO

CONDUCEN AL EGOÍSMO DESENFRENADO

LO QUE DESTRUYE AL SER HUMANO: La política sin principios, el placer sin compromiso, la riqueza sin trabajo, la sabiduría sin carácter, los negocios sin moral, la ciencia sin humanidad, y la oración sin caridad.

QUE DA LA MUERTE AL ESPÍRITU

La inteligencia del egoísta queda obnubilada para Dios y sus verdades.

La soberbia ensombrece con su humo al egoísta y le ofusca la Verdad.

Comienza el proceso de los ‘¿Por qué?’ de estos se pasa a la duda.

A LA SEPARACIÓN NO SOLO DE DIOS Y LA CONFIANZA EN ÉL,

SINO TAMBIÉN DE SU JUSTICIA, DEL TEMOR DE DIOS

Y DE SU CASTIGO

Este es el motivo por el cual se explica, porqué tan fácilmente se peca.

ERES MI PECADO FAVORITO, Porque nada más delicioso que hacer TODO lo prohibido, romper las reglas y actuar en lugares en te dicen QUE NO SE PUEDE…

La mala voluntad en el pecar, es lo único que Dios, NO perdona.

Cuando el alma posee un libre albedrío que vive dentro del orden, en obediencia hacia Dios y siendo heroicamente fiel al Bien, el hombre se eleva y el alma se deifica al tomar la Semejanza con Dios.

Cuando es el Mal el que lo embrutece; esta Semejanza es casi borrada totalmente y la degradación espiritual es tal, que se hace semejante al Demonio.

Todo está en la voluntad con que se hace cada acción, ya sea virtuosa o pecaminosa.

Porque ES la voluntad la que da valor a nuestros actos. 

QUERER ARREPENTIRSE.   QUERER CONVERTIRSE.   

QUERER OBEDECER. QUERER VENCER.   QUERER PERDONAR. 

QUERER AMAR.

LEY DEL AMOR Y EL PERDÓN

QUERER SER FIEL. 

QUERER TRIUNFAR SOBRE SÍ MISMOS Y SOBRE EL MAL

   QUERER SER HÉROES. 

QUERER.    QUERER.   QUERER.

El que NO se quiere salvar teniendo los medios…

 ES PORQUE QUIERE

Construyendo la propia CONDENACIÓN

CONDENARSE

Hasta el último momento, Dios respeta el libre albedrío y la voluntad, reina y soberana del alma.

También la voluntad es el factor fundamental en la RECREACIÓN DEL ALMA. 

Toda la Creación natural y sobrenatural, es obra del Amor.

Todas las providencias, las leyes físicas, morales, espirituales, son obras del Amor.

El Intelecto:

Es capaz de distinguir lo que está bien y lo que está mal.

Y amaestra sobre el cómo y el porqué, se puede y se debe querer hacer el bien y no querer hacer el Mal.

La Conciencia:

Su voz podría llamarse la Voz del Mismo Dios, hablando en el interior del hombre.

Es otra ayuda no-solo en empujar la voluntad a acciones buenas y en detener la misma para acciones malvadas.

Sino en hacer que surja el arrepentimiento y empujar a la reparación de un mal cometido, para que el hombre vuelva a encontrarse en Gracia de Dios, cuando la ha perdido pecando.

La Intuición:

Es una ayuda que Dios da a la inteligencia debilitada en la comprensión.

La lucidez de la inteligencia ayuda poderosamente a recibir y comprender las enseñanzas que la Ciencia Eterna, en las lecciones que Dios quiere que sean guía y consuelo en la hora que vivimos,

para que el mundo no se embrutezca totalmente,

pues las palabras de la justicia no son más que sonidos que repercuten en las orejas y a veces ni siquiera se perciben: no se hacen alimento de Vida.

Dios crea las almas por amor.

Y para que ellas puedan alcanzarLe y poseerLe, después de haberse esforzado en amarLe y conocerLe, las ha llenado de dones.

El alma viene de Dios y todas sus potencias físicas, morales y espirituales tienden hacia Él.

EL ALMA ORIGINALMENTE DADA AL HOMBRE

La INTUICIÓN de una mujer, es más precisa que la CERTEZA de un hombre

SE  RECREA Y SE SUPERA EN GRADOS INIMAGINABLES,

A TRAVÉS DE  GRANDES SUFRIMIENTOS Y TRIBULACIONES,

HACIÉNDOLA APTA PARA REPOSAR EN DIOS.

El espíritu vivo se funde en Dios y el alma se convierte en Templo Viviente del Espíritu Santo,

porque Dios VIVE en ellas y las funde con Él.

Y es de suma importancia para el alma que quiere avanzar en la vía del Cielo, ser robusta y tener todas sus potencias firmes en Dios.

Cuando esto sucede el alma está segura.

Cuando las potencias del espíritu están fijas en Él, ninguna fuerza la puede quitar de ahí.

El alma viva tiene tal repugnancia al mal, porque Jesús está en ella y el alma percibe lo que siente Él.

El mérito del alma es uno solo: aquel de su buena voluntad de querer tenerlo a Él y aferrarse a Él.

Todo otro pensamiento sería soberbia y vanidad espiritual.

Las almas que están fijas en Dios, no deben tener nunca miedo a nada. Solo a pecar.

EL ESPÍRITU

El espíritu es un Templo.

EL ÁNGEL CUSTODIO DE CADA CRIATURA,

ADORA EN LA MISMA, AL DIOS QUE LA HABITA

SI ESTÁ EN GRACIA DEL SEÑOR.

El espíritu es un Rey.

La infinita misericordia del Dios Único y Trino, ha dado a nuestro espíritu todas las ayudas para permanecer dominador.

Los sentimientos pueden ser domados, entregándolos a Dios y pidiéndole que nos llene de su Amor.

Es el alma lo que da al hombre el derecho a decir: “Padre mío…” ABBA

Cuanto más el alma es hija de Dios, tanto más pronta se siente para seguir  los consejos del Espíritu Santo.

 El alma hija de Dios toma de su Padre esta característica divina:

la solicitud pronta y alegre de hacer todo aquello que es bien.

En una ocasión. alguien le dió una bofetada a San Juan María Vianney, él solo dijo por respuesta: “Amigo, la otra mejilla va a tener celos”.

La medida de la filiación alcanzada, la da la prontitud con la que el alma secunda las divinas inspiraciones,

sin pararse a considerar lo que ellas puedan exigir de ESFUERZO por parte de la criatura humana;

ni del PELIGRO que hayan de suponer para el individuo carnal.

Y el alma espiritual es la que distingue al hombre de los animales y lo hace dios sobre todos los otros seres creados:

DIOS-REY QUE DOMINA Y SOMETE.

COMPRENDE, INSTRUYE, PROVEE

Y LO HACE DIOS POR SU ORIGEN Y DESTINO FUTUROS

Es el alma aquella que iluminada por su Divino Origen, Sabe, Quiere, Puede con fuerza ya semidivina.

FUERZA QUE DIOS POTENTEMENTE SOSTIENE Y AYUDA,

CUANTO MÁS EL ALMA SE ELEVA EN LA JUSTICIA Y

EL HOMBRE SE DIVINIZA CON UNA VIDA DE JUSTICIA  

El hombre separado de Dios no sabe amar y cuando está dominado por Satanás, adquiere la semejanza con su Amo:

Los Demonios son los perpetuos rebeldes que viven y respiran en el Odio.

El hombre satanizado y convertido en demonio, es incapaz de amar a nadie.

Y se convierte en una máquina de destrucción hacia todo y hacia todos los que le rodean.

         Grande es el poder y la perfección del hombre, comparada con la del animal.

Pero infinitos son el Poder y la Perfección de Dios, respecto al átomo que es el ser humano.

Y cuya grandeza radica precisamente en el alma que procede de Dios.

Y la única con la que puede llegar a ser grande ante su Presencia Santísima, volviéndola a recrear en la perfección.

LA PERFECCIÓN ES EL AMOR  

         Por eso la evolución debe ser desde el espíritu del muerto espiritual y corrupto por el pecado, hasta llegar a la FUSIÓN DEL ALMA VIVA, que lo convierte en hijo de Dios:

El dios DEIFICADO por Dios.

Con el renacer del espíritu, el que permanece en Cristo, se regenera; 

porque Cristo teniéndole en Sí, lo hace parte de su Ser Santísimo y lo une al Espíritu de Dios, convirtiéndolo en hijo de Dios.

Ser hijos de Dios que tienen del Padre la Semejanza en el espíritu y las virtudes que lo caracterizan a Él.

        El alma que se alimenta de la Verdad y del conocimiento y persevera en la Gracia, con los Sacramentos, creciendo cada vez más en sabiduría y amor, 

recibe cuanto Dios quiere darle con simplicidad.

             Y sin tener que suscitar NADA por sí mismo.       

LOS PROFANADORES DE DIOS

SON SIMULADORES QUE SUSCITAN EL AMBIENTE

REQUIEREN DE MEDITACIONES Y RESPIRACIONES ESPECIALES DE SU SATANISMO,

PARA RECIBIR LAS EFUSIONES DEL MALIGNO,

COMETIENDO EL MAYOR DE LOS SACRILEGIOS:

Profanar su propio espíritu.

Muerto por sus pecados y por el Ocultismo.

Robando a Dios lo que legítimamente le pertenece por Creación y por Redención:

EL ALMA.       

Y ES SATANÁS CON SU ERROR Y CON SUS MENTIRAS,

EL QUE LOS ARRASTRA  EN SUS FALSAS DOCTRINAS

HASTA LO PROFUNDO DEL ABISMO,

AL QUE SE HAN ACERCADO CON TANTA IMPRUDENCIA.

Y DE ESTA MANERA SE CONSUMA LA POSESIÓN DIABÓLICA,

QUE HA PROPICIADO CON SU APOSTASÍA

Y SU REGRESION AL PAGANISMO

POR EL CONTRARIO,

DIOS TOMA DE LA MANO A LOS HUMILDES QUE ACOGEN SU LUZ Y LO BENDICEN,

NO JUZGÁNDOSE DIGNOS DE ELLOS:

LOS DONES MARAVILLOSOS DEL ESPÍRITU SANTO.

Los que siguen a Jesús en el Camino del Calvario;

pueden comprobar cuán dulce, suave, espontáneo y absoluto,

Es la Fusión con el Espíritu Santo.

Este episodio narrado en el Poema del Hombre Dios, la Obra escrita por María Valtorta, el Espíritu Santo nos ilumina varias enseñanzas…

El grupo apostólico está sufriendo la persecución del Sanedrín y se encuentran alojados en Aguas Hermosas, una de las fincas campestres de Lázaro de Betania, a quién los poderosos fariseos no pueden tocar.

Jesús está hoy con los nueve apóstoles restantes, porque los otros tres partieron a Jerusalén.

Tomás siempre alegre, se divide entre sus verduras y sus ocupaciones más espirituales; mientras Pedro, Felipe, Bartolomé y Mateo se ocupan de los peregrinos.

Y los demás van al río para administrar el bautismo como signo de penitencia, ¡Con el viento frío que sopla!

Jesús está todavía en su rincón, en la cocina.

Tomás trajina, pero guarda silencio para dejar tranquilo al Maestro.

En ese momento entra Andrés y dice:   

–     “Maestro hay un enfermo que a mí me parece que convendría curarle enseguida porque… dicen que está loco. Nosotros diríamos que está poseído… pero no es israelita. Grita, vocea, se desgañita con alaridos, se retuerce… Ven a ver”.

Jesús contesta:   

–      “Ahora mismo. ¿En dónde está?”.

Andrés: 

–      “Todavía en el campo. ¿Oyes esos aullidos? Es él. Parece una bestia, pero es él. Debe ser un rico porque su acompañante está bien vestido.

Y le traen en un carro, de mucho lujo y muchos siervos. Debe ser pagano porque blasfema de los dioses del Olimpo”.

Tomás, más curioso de saber qué va a suceder que de sus verduras, dice: 

–     “También voy yo a ver”. 

En medio del prado donde poco antes pastaban unas ovejas que han huido despavoridas por todas partes y a las que los pastores y el perro tratan de reunir,

hay un hombre que está amarrado fuertemente y que no obstante, da unos saltos de loco, gritando terriblemente.

Y cada vez más fuerte a medida que Jesús se va acercando.

Pedro, Felipe, Mateo, Natanael están allí cerca sin saber qué decir.

Hay también más gente, solo hombres, porque las mujeres tienen miedo.

Pedro dice:

–     “¿Has venido, Maestro? ¡Mira qué furia!”.

Jesús responde:   

  “Ahora se le pasará”.

Preocupado, Pedro agrega:

–   “Pero… es pagano, ¿sabes?”.

Jesús sonríe y contesta:

–     “¡Y qué importa eso!”.

Pedro: 

–     “¡Hombre!… ¡Por razón de su alma!…”.

En el rostro de Jesús se dibuja una sonrisa más amplia y continúa avanzando.

Llega al grupo del enfermo, que se agita cada vez más.

Se separa del grupo uno que por su vestido sin franjas y por llevar rostro rasurado se ve que es romano.

Y saluda diciendo:

–     “Salve, Maestro. Tu fama ha llegado hasta mí. Eres más grande que Hipócrates en el arte de curar y que la estatua de Esculapio para curar milagrosamente enfermedades. Porque sé esto, he venido.

Mi hermano, ya lo ves, está loco por un mal misterioso. Ningún médico sabe lo que le pasa. Le llevé al templo de Esculapio, pero salió de allí más loco.

Tengo un familiar en Tolemaida; me mandó un mensajero con una galera. Decía que aquí hay Uno que curaba a todos… Y vine. ¡Qué viaje tan duro!”. 

Jesús contesta:

–     “Merece un premio”.

El romano agrega:

–      “Pero ten en cuenta que no somos ni prosélitos. Somos romanos fieles a los dioses. Vosotros nos llamáis paganos. Somos de Síbari pero ahora estamos en Chipre”.

Jesús responde:

–     “Es verdad. Paganos sois”.

–      “Entonces… ¿Nada para nosotros? ¿Es tu Olimpo el que rechaza al nuestro o el nuestro al tuyo?”.

 –     “Mi Dios, Único y Trino, reina Único y Solo”.

El romano, desilusionado, pregunta:

–     “¿He venido en vano?”.

–      “¿Por qué?”.

–      “Porque pertenezco a otro dios”.

–     “Uno solo crea el alma”.

El romano está perplejo.

Y dice:

–      ¿El alma?…”.

–      “El alma. Esa cosa divina que Dios crea para cada hombre. Compañera en la existencia, sobreviviente más allá de la existencia”.

 –     ¿Y dónde está?”.

–      “En lo profundo del yo. Pero, a pesar de que esté, como cosa divina, en el interior del más sagrado templo; se puede decir de ella —y digo «ella» no ésta; porque no es una cosa, sino un ente verdadero y digno de todo respeto.

QUE NO ESTÁ CONTENIDA, SINO QUE CONTIENE. – y ORDENA con imperio- ¡Traedme al enfermo!

El romano objeta:

–      “Pero no tiene el espíritu de pitón. Es más, dice sólo cosas incoherentes y absurdas. 

Jesús responde con amabilidad:

 –     Nosotros lo llamamos «demonio», no pitón. Está el que habla y el que es mudo, el que engaña con razones aparentes de verdad, y el que solo crea un desorden mental. El primero es el más completo y peligroso. Tu hermano tiene el segundo”.

Entre gritos y saltos le arrastran allí.

Jesús explica:

–      “¿Ves? Dices que está loco; dices que ningún médico puede curarle. Es cierto: ningún médico, porque no está loco, sino que UN SER INFERNAL, te hablo así porque eres pagano, ha entrado en él”– y agrega enigmático- Pero ahora saldrá de él”.

El romano está totalmente confundido y exclama:

–     ¿Cómo?

 –     “El mismo te lo dirá”.

Jesús mirando al enfermo, ordena:

–     “¡Deja este hombre! Vuelve a tu Abismo”. 

El hombre lo mira impotente y derrotado, mientras dice:

–     Me voy. Contra Ti mi poder es demasiado débil. Me echas y me amordazas. – es el Demonio que agrega-  ¿Por qué siempre nos vences?…”.

El desconcierto del romano es total, pues la voz que ha contestado, DEFINITIVAMENTE no es la que reconoce, como la de su familiar tan cercano…

El espíritu maligno habló por la boca del hombre el cual, después de ello, se desploma como agotado del todo.

Jesús decreta:

–      “Está curado. ¡Soltadlo sin miedo!”.

El romano está impactado y cuestiona:

–      “¿Curado?… ¿Estás seguro?… ¡Yo… yo te adoro!”.

El hombre hace ademán de postrarse, mas Jesús no se lo permite y le dice:

–      “Levanta el alma. En el Cielo está Dios. A Él adórale y dirige tus pasos hacia Él. Adiós”.

–     “No. Así no. Al menos acepta éste óbolo (limosna). Permíteme que te trate como a los sacerdotes de Esculapio. Permíteme que te oiga hablar… Permíteme que hable de Ti en mi patria…”.

Jesús concede:

–     “Hazlo y ven con tu hermano”.

El curado está pasmado, mira a su alrededor asombrado y pregunta:

–     “Pero ¿Dónde estoy? ¡Esto no es Cintium! ¿Dónde está el mar?”.

Jesús lo mira con un amor infinito y dice con dulzura:

–     “Sufrías…” – Y haciendo una señal con la que impone silencio, agrega: 

–     “Sufrías una fiebre muy alta y te han traído a otro clima. Ahora estás mejor…”.