P ¡NO SÓIS DEL MUNDO!


Julio 27 2020

Habla la Santísima Trinidad

¿Cuándo entenderéis, Mis pequeños, que estáis en el mundo, pero que NO pertenecéis al Mundo?

He dado un tiempo de vida y una misión específica a cada uno de vosotros, el tiempo no lo conocéis. 

Vuestra misión os he dicho es el AMAR, amarMe y salvar almas.

¿Habéis llevado bien vuestra misión en vuestra existencia?

Os aferráis demasiado al mundo, a vuestra vida en el mundo, y os repito:

 ¡NO SÓIS DEL MUNDO!

Vinisteis a cumplir una misión, vinisteis a servirMe y el tiempo que tenéis, ése lo conozco Yo. 

Regresaréis y Me daréis cuentas de lo que hicisteis con el tiempo que os concedí y con la misión que os pedí llevarais a cabo.

A lo que llamáis muerte, la cual se puede dar de múltiples formas, es el fin de vuestro tiempo y lo debéis ver así, Mis pequeños.

Lo que debéis temer, cuando estéis ante Mí, es si cumplisteis con la misión que Yo os encomendé.

Los que ya están ante Mí cumplieron un tiempo, pero no necesariamente cumplieron su misión

Y DE ESO SERÉIS JUZGADOS, NO POR EL TIEMPO DE VIDA,

SINO POR LA MISIÓN QUE OS ENCOMENDÉ.. 

La viña, de la que habla la parábola, es el Mundo y estáis vosotros en el mundo, cuidando la viña.

Cuidando que las almas que están a vuestro alrededor, crezcan en vida espiritual para que puedan regresar a Mí, pero con las manos llenas.

Con las manos llenas de buenas obras, que éstas son las almas que ayudasteis vosotros a salvar.

¿Qué habéis hecho con Mi Amor? ¿Tenéis Mi Amor en vuestro corazón o es el mundo el que está en vuestro corazón?

Satanás se encarga de apartaros de vuestra misión, y os vuelvo a repetir nuevamente: 

Estáis en el mundo, PERO NO SÓIS DEL MUNDO, vuestra misión es espiritual y de eso os tomaré cuentas.

¿Estáis esperando el momento de Mi regreso, como las vírgenes prudentes, teniendo la lámpara encendida?

ya que esa lámpara encendida, es Mi Amor en vosotros.

¿Estáis actuando en el bien? ¿Sois mensajeros de Mi Bien? ¿Sois mensajeros de Mi Amor en el mundo?

¿Las almas que están a vuestro alrededor os siguen porque Me ven a Mí en vosotros?

¿Ayudáis a vuestros hermanos a que entiendan cómo debe ser Mi Amor entre vosotros

o ¿Los estáis llevando al mundo porque os habéis vuelto del mundo?

Mis pequeños, hay mucha confusión en vosotros, os aferráis al mundo, os repito:

queréis las cosas del mundo y éstas son temporales, son pasajeras, son sin importancia, no sirven para vuestra salvación,

pero sí os pueden llevar a vuestra destrucción espiritual y a perder vuestra vida eterna en el Reino de los Cielos.

Tenéis que centraros, Mis pequeños,

¿Estáis preparados para llegar a Mí cuando se termine vuestro tiempo? 

No importa cómo llegaréis, si será una enfermedad, si será una catástrofe, si será una muerte natural,

¿Estaréis preparados para presentaros ante Mí y darMe cuentas de vuestra misión bien realizada o mal realizada?

Mis pequeños, preocupaos vosotros los que todavía no estáis llamados, los que estáis todavía en el mundo cumpliendo vuestra misión,

Preocupaos porque, si os mando llamar cuando se termine vuestro tiempo, ¿Qué cuentas Me daréis?

Visión: Veo a Dios Padre sentado en un trono, todo es luz, Él también es Luz. Veo que se le forma una cruz en el pecho y delante de esa cruz, veo al Espíritu Santo.

Estoy viendo a la Santísima Trinidad: Dios Padre en grande, luego la Cruz en el pecho y, enfrente de la Cruz, al Espíritu Santo abriendo las alas.

Hijitos Míos, ciertamente Soy un Dios Severo, pero Justo.

Soy Severo contra todas aquellas almas que se apartaron de Mis Leyes y de Mi Amor, que causaron mucho daño espiritual a sus hermanos;

aquellos que se opusieron a llevar una vida de paz y sobre todo, de crecimiento espiritual.

La ingratitud del hombre es muy grande. ¿Me juzgáis a Mí, vuestro Dios?

¡Me juzgáis a Mí cuando os va mal, cuando tenéis problemas en vuestra existencia, en vuestra sociedad o entre los pueblos!

¡Me juzgáis a Mí, vuestro Dios, que Soy todo Amor, que Mi Misericordia se derrama y se ha ido derramando a lo largo de vuestra existencia y vosotros no respondéis a ella! 

¿No os dais cuenta de que vuestros actos negativos, pecaminosos, contrarios a Mis Leyes, a Mi Amor, son los que causan vuestras desgracias?

Yo mantengo Mi Promesa hecha al pueblo elegido, que ahora sois todos vosotros, porque ellos también fallaron.

 Mi promesa fue: “Yo seré vuestro Dios si cumplís, ¡Sí cumplís!, con Mis Leyes y os mantenéis limpios de corazón, si respetáis Mi Amor y todo lo que venga de Mí”

 Y ¿Qué habéis hecho vosotros?

Queréis hacer vuestra propia vida, vuestras propias leyes; os habéis apartado de lo que Yo os ordené para que tuvierais una vida bendecida por Mí.

Yo no Me aparto del hombre hasta que el hombre, él mismo se aparta de Mí al adorar a cosas, a personas, a todo aquello que antepongan ante Mí, vuestro Dios y Creador.

 Mi Palabra, Mis Promesas son eternas, Yo no os fallo, vosotros sois los que falláis. 

El pecado es obra del hombre, Yo no peco, Soy la Santidad Absoluta.

Vosotros sois los que os apartáis de Mí,

queréis ser consentidos a pesar de que pecáis y Me causáis dolor a Mi Sacratísimo Corazón.

Vuestras obras son abominables a Mis ojos y todavía queréis que Yo os consienta.

Todo lo que estáis padeciendo, y habéis padecido a lo largo de vuestra existencia, es por causa de vuestro pecado.

Os queréis siempre aprovechar de Mi Misericordia y de Mi Benevolencia, pecáis y luego queréis buscar Mi Perdón, que ciertamente os lo doy,

pero en vosotros no hay la promesa de no querer volver a ofenderMe. 

Jugáis con Mi Misericordia y esto no puede seguir así, Mis pequeños.

Ahora tenéis que enfrentar el resultado de vuestros pecados, de vuestra apostasía.

La maldad está siempre a vuestro alrededor, Satanás continuamente os está atacando.

Os preocupáis de lo que sucederá, de lo que vendrá: que si habrá guerras, que si habrá persecuciones, que si habrá dolores fuertes de purificación.

Estáis siempre viendo un futuro de cosas malas que os pueden quitar vuestra alegría diaria.

Estáis ciegos, no hay sabiduría en vosotros.

Diario tenéis que padecer una batalla contra Satanás, diario vuestra alma está en peligro de perderse.

Diario Satanás os lleva a negarMe, a estar en contra Mía. 

¿Qué nombre tiene lo que ocupa mis pensamientos, la mayor parte del tiempo? Es el nombre de mi ídolo…

Vosotros continuamente causáis abominación a Mi Presencia porque os preferís a vosotros mismos, adoráis a otros dioses,

buscáis por todos lados que os vaya bien, no importando si Me dais a Mí la espalda, y ¿todavía así queréis que Yo os consienta?

Ciertamente, siempre os estoy cuidando, porque Soy vuestro Padre, Soy vuestro Dios, mantengo Mi Palabra de cuidaros, de protegeros,

porque sé que satanás, en su maldad, es muy superior a vosotros y os puede destrozar en cualquier momento, pero vosotros no reaccionáis. 

Vuestra lucha como os dije, ES DIARIA.

De día y de noche, Satanás os ataca en todo momento y vosotros solamente estáis esperando dolores futuros cuando los tenéis en todo momento,

Y a Mí Me causáis muchos dolores porque estáis apartándoos de Mi Gracia, estáis pecando contra Mí y de ahí vienen vuestras ingratitudes:

Os veis solamente a vosotros mismos, estáis viendo por vuestras comodidades, estáis viendo que Yo os consienta, que os dé todo lo que necesitáis.

Y vosotros ni siquiera veis por Mí, por Mi Amor.

Hay mucha ingratitud, os repito, de parte vuestra.

Queréis ser amados, sois egoístas, pero no queréis amarMe, porque al ser amado se le respeta, se le busca, se le ama y se le evita todo dolor.

Y ESTO IMPLICA QUE VOSOTROS DEJÉIS VUESTRA VIDA DE PECADO,

Y ESTO NO LO QUERÉIS HACER,

POR ESO ES MI DOLOR CONTRA VOSOTROS,

No trates de ACOMODAR las palabras de Dios a tu vida… TIENES QUÉ ACOMODAR TU VIDA a las Palabras de Dios…

PORQUE YO SIEMPRE VEO POR VOSOTROS,

POR VUESTRO BIEN PARA QUE NO OS FALTE NADA,

Y ME RESPONDÉIS CON DOLOR, CON PECADO,

Y APOSTATANDO DE MÍ, VUESTRO DIOS.

No esperéis los acontecimientos futuros, ¡Ved los acontecimientos diarios que tenéis!

Que esos también os pueden llevar a la Muerte Eterna. 

Diario tenéis que librar una guerra contra Satanás y contra vosotros mismos.

Y NO OS PREPARÁIS PARA ELLO.

¿Cómo os vais a preparar contra una batalla mayor cuando ni siquiera os preparáis para las batallas de todos los días?

Ponéis en juego en todo momento a vuestra alma.

En cualquier momento se puede terminar vuestro tiempo de vida, ¿cómo estará vuestra alma en ese momento? Os repito: 

No esperéis los acontecimientos futuros, no os distraigáis en esa tentación que os pone Satanás, porque son distracciones reales para que no os preparéis en todo momento.

Si no estáis viviendo vida de Gracia, en cualquier momento podéis morir eternamente,

si en esos momentos pido vuestro regreso e inicio vuestro juicio. Meditad esto Mis pequeños,

VIVID EL PRESENTE, VIVID EN ESTADO DE GRACIA, LLENAOS DE MI AMOR,

Y ESTO OS DARÁ LA SEGURIDAD DE GANAR LA VIDA ETERNA.

 Hijitos Míos, os he pedido que seáis perfectos como Mi Padre, vuestro Padre, es Perfecto.

Y en lo primero que debéis ser perfectos Mis pequeños, es en la Fe. 

Cuando vosotros aceptáis que Nuestra Santísima Trinidad es la que os Guía, es la que os Ama, es la que os quiere llevar a la Perfección,

debéis estar plenamente agradecidos y sobre todo, debéis aceptar plenamente Nuestra Voluntad.

Somos Perfectos en el Amor.

Nuestra Santísima Trinidad es Perfecta en el Amor.

Y en el Amor no puede haber Odio, no puede haber Maldad, no puede haber cosas escondidas, Mentiras,

TODO AQUELLO QUE VIVÍS AHORA

Y A LO CUAL DESGRACIADAMENTE

OS HABÉIS ACOSTUMBRADO, MIS PEQUEÑOS

Si queréis vivir en la Verdad y en el Amor, debéis dejaros guiar por Mi Santo Espíritu que vive en vuestro interior.

La maldad que os rodea os lleva por caminos oscuros, por caminos de maldad, por caminos que no os van a dar cosas buenas, ni os van a ayudar a llegar a la perfección a la que estáis llamados.

Ciertamente al vivir en la imperfección Mis pequeños, vosotros debéis aceptar como cuando sois pequeñitos, que se os llame la atención cuando estáis cometiendo un mal.

Y a veces hasta necesitáis ser reprendidos con un castigo para que entendáis que el camino que estáis tomando no es el correcto.

Pero para eso también necesitáis ser perfectos en la Humildad, reconocer que no sois lo que debierais ser ni lo que Nosotros buscaMos en vosotros, que es el ser obedientes, amorosos.

Que cumpláis con los Mandamientos que se os han dado, con las Leyes entregadas a vosotros para que llevéis una vida clara, una vida santa, una vida llena de virtudes y de amor.

Yo os pregunto, ¿Acaso habéis llevado una vida de esta manera?

Dejáis mucho que desear Mis pequeños, no sois esas almas buenas, esas almas santas que buscaMos en vosotros. 

Ciertamente el pecado os ha engañado y os ha llevado por caminos incorrectos,

pero vosotros habéis aceptado en vuestra vida esa maldad, esa mentira, ese desamor entre vosotros.

Y eso os ha causado muchas tribulaciones, como lo que estáis padeciendo en estos momentos.

Todo esto os lo habéis ganado vosotros por haber aceptado la maldad en vuestra vida. 

SATANÁS OS ESTÁ DESTRUYENDO Y YO SE LO HE PERMITIDO

Como un castigo para que volteéis a Mí, vuestro Dios y Me reconozcáis como vuestro Dios.

Que reconozcáis que NO habéis cumplido con los Mandamientos que se os han dado,

Que reconozcáis que habéis dañado Mi Sacratísimo Corazón, que reconozcáis que debéis volver al camino del bien.

Habéis querido hacer vuestra voluntad y en vuestra imperfección caéis fácilmente en el error.

Y es lo que estáis viviendo Mis pequeños, error.

Y esto os ha llevado al caos de vida, al caos en la Naturaleza, al caos en vuestra vida personal, espiritual. 

No Me buscáis, no imploráis Mi Regreso a la Tierra, no buscáis que Mi Santo Espíritu guíe vuestra existencia, guíe vuestros pensamientos, vuestras palabras, vuestras acciones.

No Me llamáis a Mí, vuestro Padre, vuestro Dios, para que os ayude a retomar vuestra existencia; primeramente aceptando vuestro error y pidiendo perdón de corazón por vuestras faltas.

Si verdaderamente sois humildes, debéis aceptar de corazón vuestros errores en todos sentidos:

Principalmente en haberMe hecho a un lado de vuestra existencia, en haber apostatado de la Fe y del Amor que se os han dado,

O ¿Acaso vivís amándoos los unos a los otros como Mi Hijo os pidió?

¿Acaso os ayudáis de corazón como Yo, vuestro Padre, os lo he pedido?

No, Mis pequeños, no lo habéis hecho

Y menos invocáis el Nombre de Mi Hijo, para que os ayude a caminar en esta Tierra,como Él caminó,

dejando una estela de Paz, de Amor, de una Armonía Santa, entre aquellos que sí Le aceptaron y Le siguieron.

Vivís en un caos espiritual y éste se manifiesta en vuestros actos, en vuestros errores a vuestro alrededor, en vuestro trato humano, en vuestra vida conMigo.

Buscáis solamente vuestros gustos, vuestros placeres, como si fuerais todavía niños chiquitos, niños chiquitos que no quieren tener todavía responsabilidades.

Y ¡Ya las tenéis, hijos Míos! ¡Abrid los ojos! Tenéis responsabilidades y primeramente hacia Mí, vuestro Dios.

No sabéis agradecerMe, no sabéis amarMe, no sabéis llevarMe en vuestro corazón;

en cambio, sí habéis dejado entrar en vuestro corazón la maldad de Satanás.

Os aprovecháis de vuestros hermanos, buscáis los momentos en que les podéis quitar algo y si os reprenden, devolvéis con amenazas o castigos el que se os haya llamado la atención.

¿Acaso agradecéis lo que Yo hago por vosotros, llamándoos la atención, reprendiéndoos y aun castigándoos? 

Si fuerais sabios, reconoceríais que os merecéis lo que os está pasando,

Yo NO os lo estoy mandando,

LO ESTOY PERMITIENDO

Es Satanás el que os manda todos estos castigos, porque os apartasteis de Mi Gracia. 

Desde antiguo Yo prometí que os cuidaría de todo mal,

mientras vosotros os mantuvierais cumpliendo Mis Leyes, Mis Mandamientos, si vivierais en Mi Amor,

pero vosotros no habéis cumplido vuestro pacto, que es el aceptar lo que os he pedido.

YO OS HE DICHO QUE HASTA QUE NO OS ARRODILLÉIS Y ME PIDÁIS PERDÓN,

PERO UN PERDÓN QUE SALGA DESDE LO MÁS PROFUNDO DE VUESTRO CORAZÓN,

CON LA INTENCIÓN DE NO VOLVER A OFENDERME,

4. Jonás comenzó a adentrarse en la ciudad, e hizo un día de camino proclamando: «Dentro de cuarenta días Nínive será destruida.»

ES CUANDO TODO CAMBIARÁ A VUESTRO ALREDEDOR.

No os estáis portando como almas maduras, almas buenas, almas santas.

Y por eso tenéis que ser reprendidos, para que a través del Dolor desgraciadamente, podáis entender que vais por mal camino.

Soy vuestro Padre y tengo el derecho de reprenderos, de castigaros, no por maldad.

Sino para hacer que vosotros entendáis que habéis escogido el camino del Mal.

En lugar de seguir el camino del bien que se os ha trazado en diferentes formas, en diferentes momentos. 

Sois esos hijos desobedientes, esos hijos malos que os habéis querido salir de vuestro hogar para hacer vuestra voluntad,

21. El hijo le dijo: “Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo.”

Y ojalá regresarais como el hijo pródigo que aceptó sus errores,

que aceptó haber caminado en el mal, que aceptó el haber desperdiciado los bienes que se le dieron y acongojado, humillado, maltratado, regresó con su padre a pedir perdón.

SOIS LOS HIJOS PRÓDIGOS QUE ESPERO REGRESÉIS A MÍ

Y YO, DE TODO CORAZÓN, OS PERDONARÉ,

OS PONDRÉ NUEVAMENTE EL ANILLO DE HIJOS MÍOS EN VUESTRA MANO

Y OS ABRIRÉ LAS PUERTAS DEL PARAÍSO,  AL CUAL PERTENECÉIS.

Ojalá Mis pequeños, entendáis antes de que lo más fuerte de la Purificación llegue a vosotros.

Y no os dé tiempo del arrepentimiento que busco en vosotros y os lleguéis a perder eternamente.

Que Mi Santo Espíritu os bendiga, os proteja, os guíe en Mi Santísima Trinidad.

Os doy la Bendición, Mis pequeños, para que retoméis el camino del Bien y del Amor.

Yo no os estoy castigando, es vuestra necedad y soberbia que el mismo maligno suscita en vosotros, quien os castiga.

Escoged, Mi Paraíso o vuestro mundo actual.

En vosotros está la decisión. De Mí sólo puede salir Bien, Paz, Verdad y Amor.

Os bendigo entrañablemente hijitos Míos de Mi Corazón.

Os Amo y Os espero al final del camino, a las puertas de Mí Reino Celestial, ya de Nuevo en Nuestro Mundo.

Ahí estaré como Padre Amoroso os estrecharé junto a Mí Corazón, para gozar en vosotros Mí Amor.

Os amo y deseo sólo vuestro bien.

Que Mi Santo Espíritu os bendiga, os proteja, os guíe en Mi Santísima Trinidad.

Os doy la Bendición, Mis pequeños, para que retoméis el camino del Bien y del Amor.

Yo os bendigo en Mi Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: