R EL VALLE DE LÁGRIMAS


Agosto 10 2020

Habla la Santísima Virgen María

Visión: Veo un faro, un faro con luz. Es de noche, hay una gran turbulencia en el mar, las olas altas se mueven de un lado al otro y me dice la Santísima Virgen:

Hijitos Míos, Yo Soy Faro de Salvación.

Estos son tiempos de gran turbulencia espiritual, veis maldad por todos lados.

Veis idolologías erróneas que muchos van aceptando como verdad absoluta y dejan a un lado las Verdades Reales y Divinas de Nuestro Dios en Su Santísima Trinidad.

Estos son tiempos de gran confusión donde Satanás se ha introducido a todos niveles de la educación, de las creencias y la cultura.

Y va haciendo que vosotros perdáis el rumbo de las Verdades que se os han dejado en las Sagradas Escrituras.

Mucho mal hay a vuestro alrededor, ciertamente hay maldad como, por ejemplo, la gente que se dedica al robo, 

pero la maldad mayor es cuando se destruyen las creencias que se os dejaron como camino para llegar al Cielo de regreso.

Hijitos Míos, Yo, como faro de Salvación, os voy tomando, os voy guiando, os voy alumbrando el verdadero camino, voy llevando a las almas de regreso hacia el redil de Mi Hijo.

Es una desgracia Mis pequeños, que el mundo tenga que entrar en una Tribulación tal, como no la ha habido antes, como en Fátima os anuncié, para que muchas almas regresen al Redil de Mi Hijo.

NO ACTUÁIS CON SABIDURÍA,

OS DEJÁIS LLEVAR POR LO PRIMERO QUE MUEVE VUESTRAS EMOCIONES

Y NO CONSTATÁIS, EN LAS SAGRADAS ESCRITURAS,

SI LO QUE ESTÁIS APRENDIENDO ES VERDADERO O FALSO.

Simplemente lo tomáis porque os emocionáis con ese nuevo conocimiento y tarde, a veces muy tarde, os dais cuenta del error tan grave que cometisteis al seguir esas ideologías, generalmente satánicas, que os desviaron del camino de la perfección.  

Yo Soy ese Faro de Salvación que ven los hombres cuando ya prácticamente, todo lo sienten perdido;

entonces aparezco Yo, vuestra Madre, vuestra Madre que cuida siempre a Sus hijos y los lleva ante Su Dios, Mi Hijo, vuestro Salvador. 

Satanás es muy ruin con las almas, cuando toma a una alma y la engaña, la va llevando por caminos oscuros y llega un momento en que ya no puede salir de ahí, porque no sabe cómo y además, no tiene las bases tampoco.

Bases espirituales correctas para salir de ellos y es cuando Me presento Yo, vuestra Madre, para arrebatarle vuestras almas a Satanás y llevaros por un camino que no conocíais y así, podáis regresar a la Verdad de Nuestro Dios.

Nunca os separéis de Mí, Mis pequeños, Soy vuestra Madre, así Me lo pidió Mi Hijo, que cuidara de vosotros en todo momento.

Satanás no tiene corazón, él quiere destruiros, él os tiene una gran envidia, os quiere destruir para que erréis el camino y os condenéis, como él también perdió todo y en el Infierno está.

Orad, orad intensamente, Mis pequeños, y nunca perdáis la confianza en vuestro Dios y en Mí, Mis pequeños. 

Siempre os estareMos cuidando, aunque no Nos veáis, aunque no Nos sintáis, siempre estareMos ahí junto a vosotros esperando que veáis esa Luz Salvadora,

Esa luz que ven los marinos y que al momento en que la ven, la paz llega a ellos porque saben qué rumbo tomar para llegar a la playa.

Soy vuestra Madre, Mis pequeños, no lo olvidéis. 

Os estoy cuidando, pero también poned de vuestra parte para que alcancéis vuestra salvación, recordad que la salvación no se impone, se toma con cariño y agradecimiento.

Cuando en el Salve Regina rezáis esa parte de que estáis en un valle de lágrimas, es una realidad, Mis pequeños,

¡ESTÁIS EN UN VALLE DE LÁGRIMAS!

El Príncipe  de este Mundo, con el pecado con el que hizo que cayeran vuestros Primeros Padres, convirtió el Paraíso, el Mundo, la Creación bellísima que había creado Nuestro Dios para vosotros, en un Valle de Lágrimas.

5. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Estáis viviendo una irrealidad espiritual, y lo digo así porque Nuestro Padre Dios, Mi Señor y Mi Dios, no creó esto que estáis viviendo, esto se ha dado por causa del pecado.

Estáis viviendo en un Valle de Lágrimas, que es lo que también el hijo pródigo vivió cuando él se separó de su padre, el rey,

cuando se llevó toda su herencia y todo lo que para él era bello antes en el palacio, antes de salir de él, por vivir vida de pecado;

convirtió también su vida en un valle de lágrimas, al grado que sufrió muchísimo al no tener ya lo que tenía en el reino.

Mis pequeños, estáis viviendo con pecados y con maldad a vuestro alrededor.

Lo que estáis viviendo va en contra totalmente de lo que Nuestro Padre, Nuestro Creador, Nuestro Dios, pensó para la Creación;

ESTÁIS VIVIENDO LA MALDAD DE SATANÁS

Y EN CIERTA FORMA VOSOTROS LA HABÉIS ACEPTADO

LA HABÉIS TOMADO COMO MEDIO DE VIDA

Y ESO DESGRACIADAMENTE ES LO QUE CONOCÉIS

Y MANTENÉIS ENTRE VOSOTROS

Estáis viviendo en un valle de lágrimas donde ya no hay virtud, no hay amor entre vosotros, no buscáis el bien entre hermanos

y menos aún buscáis el respeto, el amor, la adoración que se merece Nuestro Dios, Nuestro Creador, el Padre de todo cuanto existe.

Mis pequeños, mucha maldad hay a vuestro alrededor, mucho error ha diseminado Satanás entre los hombres y vosotros podríais levantar todo esto a como era antes si os volvieras a Él,

21. El hijo le dijo: “Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo.”

Si realmente cambiarais de forma de ser, de forma de pensar y que fuerais como el hijo pródigo, que os arrepintierais de corazón y que quisierais regresar a Él pidiéndole perdón

Y de esta forma, Nuestro Dios, Nuestro Padre, os recibiría con los brazos abiertos e inmediatamente cambiaría todo.

Recordad a Nínive, cómo siendo una ciudad también de maldad, de error y de pecado, se arrepintieron; hubo un comportamiento sano y santo y todo volvió a la normalidad.

O sea, al estado de Gracia, dejando el pecado, dejando la maldad en la que vivían, que ciertamente no sucedió en Sodoma y Gomorra.

DE ALGUNA FORMA TAMBIÉN TUVIERON ELLOS ALGÚN AVISO DE NUESTRO PADRE DIOS,

PERO NO QUISIERON ENTENDER,

EL PECADO ESTABA DEMASIADO ARRAIGADO EN EL CORAZÓN DEL HOMBRE,

SE MANTUVIERON EN SU PECADO Y FUERON DESTRUIDAS ESAS DOS CIUDADES

Ahora os pregunto, Mis pequeños: ¿Queréis terminar como Sodoma y Gomorra?

¿Queréis ser aniquilados totalmente o queréis ser los hijos pródigos que está esperando Nuestro Padre Dios que seáis todos vosotros?

El Cielo es para vosotros, las Puertas del Cielo están abiertas porque Mi Hijo las abrió por vosotros, con Su Donación, con Su Redención,

pero vosotros no queréis entender, no brota de vosotros ese amor que necesita Nuestro Padre Dios para enternecerse de vosotros, perdonaros, perdonar la culpa que os merecéis por vuestros pecados

y que os absuelva de vuestras faltas, regreséis al bien y recibáis nuevamente Sus Bendiciones.

De vosotros depende, Mis pequeños, que obtengáis las Bendiciones de Nuestro Dios, de vosotros depende.

 Hijitos Míos, el Amor siempre va a uniros, el Amor nunca separa, el Amor soporta mucho, así como Yo he soportado tanto pecado de la humanidad y aún os sigo buscando.

Así es el Amor, Mis pequeños, y así es lo que os pido también a vosotros, que tengáis Amor hacia vuestros hermanos,

que haya un Amor profundo y sincero hacia todos aquellos que os rodean, hacia aquellos que conocéis y los que no conocéis, todos sois una familia y todos necesitáis de Mi Amor.

Nadie puede entrar al Reino de los Cielos si no está purificado y santificado en el Amor que Yo os he dejado. El pecado siempre os va a separar de Mí, Mis pequeños. 

Estáis viviendo momentos de la historia en los que al pecado ya no lo tomáis así como es, vuestro corazón se ha vuelto traicionero contra Mi Amor.

El pecado va royendo, va destruyendo vuestro corazón y vais dejando, cada vez más y más, que éste entre en vuestra vida, en vuestra forma de ser.

Sabéis que hay muchos tipos de pecado, pero hay uno el cual casi no le dais importancia, que es el pecado de omisión y ese va muy fuertemente en contra de la Caridad, contra el Amor.

 El pecado de omisión es aquel en el cual vosotros no os dais por vuestros hermanos, no dais de lo que tenéis, tanto de lo espiritual como de lo material.

ESTOS TIEMPOS VAN A SER TAN GRAVES

QUE VOSOTROS PODRÉIS IR REPARANDO ESE PECADO DE OMISIÓN,

QUE HABÉIS MANTENIDO DURANTE VUESTRA VIDA,

PORQUE VAIS A TENER QUE DAR CON AMOR O CASI POR OBLIGACIÓN

A VUESTROS HERMANOS DE LO QUE TENÉIS, 

(No olviden USAR el Carisma de los Milagros)

Pero eso os va a ir llevando poco a poco hacia la Virtud de compartir el Verdadero Amor a vuestros hermanos y eso es lo que quiere Mi Hijo, Mis pequeños,

1 de Reyes 17, 15

Que vosotros compartáis de lo que tenéis y que hagáis la verdadera familia a la que estáis llamados, que debéis ser cada uno de vosotros, para que os podáis unir fácilmente, cuando dejéis esta Tierra, a la vida del Cielo

 a vuestra familia que os está esperando, y no estoy hablando de la familia que tuvisteis en la Tierra, sino de la Familia Celestial porque en el Cielo todos sois hermanos en Cristo Jesús, Mi Hijo.

ASÍ QUE, MIS PEQUEÑOS, LUCHAD CONTRA ESE PECADO DE OMISIÓN. 

QUE LA CARIDAD SIEMPRE ESTÉ CON VOSOTROS,

QUE DEIS A VUESTROS HERMANOS DE CORAZÓN LO QUE TENGÁIS,

 puede ser un consejo, puede ser una ayuda material, puede ser el amor que muchos, muchos esperan, porque ya casi no hay amor entre los hombres, verdadero amor.

Visión: Cuando íbamos a empezar el Santo Rosario, estaba aquí la Santísima Virgen, Su Presencia era muy fuerte, duró un ratito.

Se veía bellísima, pero duró poquito y luego veo a Dios Nuestro Señor crucificado, que baja al Purgatorio.

Entonces las almas, todas las almas querían como tocarlo, me imagino para que los perdonara y salieran del Purgatorio.

A partir de ahí me hicieron sentir mucho dolor, el dolor que tienen en Su Corazón por tantas almas que se van a perder.

HIJITOS MÍOS, GRANDES,

GRANDES DESASTRES SE ACERCAN PARA TODA LA HUMANIDAD,

GRANDES DESASTRES SE AVECINAN Y LA HUMANIDAD NO ESTÁ PREPARADA PARA SALVARSE

(EMPIEZO A SOLLOZAR)

ESE ES EL DOLOR QUE TENEMOS HIJO MÍO,

QUE TE HEMOS COMPARTIDO.

Nos duele tanto ver este Desastre Espiritual que se aproxima, las almas no están preparadas porque no viven en estado de Gracia,

Y se van a perder millones de almas porque viven en estado de pecado grave (sigo sollozando)

 Es un Gran Dolor el que se aproxima y la humanidad no lo toma en cuenta, no toma en cuenta su estado actual.

Por más que trataMos de que esta humanidad entienda, que esta humanidad se arrepienta, no quiere, ¡NO QUIERE!

Soy vuestra Madre, la Siempre Virgen María, y busco el bien de vuestras almas, como Me lo pidió Mi Hijo, pero no responden, no responden las almas, no quieren regresar a su Hogar Eterno.

¡CUÁNTA MALDAD HAY EN LOS CORAZONES!

¡CUÁNTA INGRATITUD HAY HACIA NUESTRO DIOS Y SEÑOR!

¡CUÁNTA INDOLENCIA HAY HACIA EL SACRIFICIO ETERNO DE MI HIJO!

El terrible SACRILEGIO de la comunión en la mano y dada por los ministros laicos…

¡CUÁNTA TRAICIÓN HAY HACIA SU CUERPO Y SU SANGRE DIVINOS!

¡CUÁNTOS SACRILEGIOS A DIARIO SE LLEVAN A CABO CONTRA EL CUERPO Y SANGRE DE MI HIJO!

¡CONTRA TODO LO QUE ES DIVINO, CONTRA TODO LO QUE VIENE DEL CIELO!

Orad, orad todo el tiempo, Mis pequeños, orad todo el tiempo que podáis, salvad cuantas almas podáis.

Los DESASTRES van a ser tremendos, no va a dar tiempo de que las almas se arrepientan, no están preparadas, ¡No están preparadas para bien morir!

El Cielo Eterno ora junto con vosotros, pero el hombre ha sellado su corazón y mantiene el Mal dentro de él, no permite que el Bien Divino entre a sus corazones y les purifique de sus faltas.

Orad, interceded, ayunad, haced sacrificios, penitencias, por vuestros hermanos; para que su corazón se abra antes del tiempo señalado de las grandes catástrofes y se puedan arrepentir y salvar.  

Cuando estamos crucificicados junto con Cristo, nuestra intercesión ES PODEROSÍSIMA Y DEVASTADORA CONTRA SATANÁS…

Pedid, pedid Mis pequeños al Cielo, que vuestra Oración sea poderosa.

Uníos a la Comunión de los Santos, vivid de ahora en adelante para salvar almas.

¡Cuánto dolor! ¡Cuánto dolor Nos causan estas almas que han cerrado su corazón a la Gracia!

AcompañadMe Mis pequeños a orar, a interceder. Amadlas aunque no las conozcáis, son vuestros hermanos, orad por ellas.

Que la bendición de vuestro Dios quede con vosotros y que la Luz del Espíritu Santo, Mi Esposo, os lleve hacia la unión fraterna con la que debéis llegar al final de vuestra existencia.

Y que debéis dejar aquí también entre vuestros hermanos, ese amor fraterno, filial, un amor profundo como el que os enseñó Mi Hijo.

Yo os bendigo en Nombre de Nuestro Padre Dios, en Nombre de Mi Hijo, el Salvador, en Nombre de Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor y en Mi Nombre, vuestra Madre Santísima, la Siempre Virgen María.

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: