Archivos diarios: 13/09/20

60 DUELO EN LA FAMILIA


60 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

La tarde agoniza en medio de un gran arrebol de ocaso que, como un fuego que se va apagando, se vuelve cada vez más oscuro hasta asumir casi un color violeta rubificado.

Una coloración espléndida, rara, que pincela difuminándose lentamente el occidente, hasta desaparecer en el cobalto oscuro del cielo.

La noche avanza cada vez más con sus estrellas y con su arco de luna creciente, ya camino de la segunda fase.

Los agricultores acuden raudos a sus casas, las bajas casitas de Nazaret, que muestran ya los fogones encendidos y se nota por los aros de humo que salen de ellas.

Jesús está para entrar en la ciudad y contrariamente a cuanto desearían los otros, no quiere que ninguno vaya a avisar a su Madre.

Trata de calmarlos:

–      No va a suceder nada. ¿Por qué intranquilizarla antes?

Cuando entran en el poblado de Nazareth y el grupo camina por las calles, entre las casas sucede algo muy curioso, porque pasa de todo:

Algún saludo, algún cuchicheo después que han pasado, algún volverse de espaldas maleducado…  O incluso ruidosos portazos cuando pasa el grupo apostólico.

La gesticulación de Pedro es un verdadero poema, pero también los demás empiezan a inquietarse sorprendidos. 

Los hijos de Alfeo parecen dos condenados: caminan con la cabeza baja a ambos lados de Jesús, observando todo.

Y de vez en cuando se miran asustados entre sí o manifiestan temor por Jesús, según lo que sucede en su caminata a través del poblado.

Él, como si no pasara nada, responde a los saludos con su habitual afabilidad y se inclina para acariciar a los niños.

Los cuales en su simplicidad, no toman partido como los adultos y son siempre amigos de su Jesús, que siempre se muestra tan afectuoso con ellos.

Uno, un tonelito muy regordete de unos tres años, separándose del vestido materno, acude corriendo a su encuentro y le tiende los bracitos diciendo:

–     ¡Súbeme!

Y dado que Jesús lo complace y lo sutoma entre sus brazos, éste lo besa con su boquita toda embadurnada del higo que está chupando.

Y luego lleva su amor hasta el punto de… ofrecerle a Jesús un trocito de higo, diciendo:

–      ¡Toma! ¡Está bueno!

Jesús acepta el ofrecimiento y ríe cuando ese hombrecito naciente le mete el trocito de higo en la boca.

Isaac, cargado de ánforas, viene de la fuente.

Ve a Jesús, deja la  vasijas en el suelo y corre a su encuentro,

gritando:

–     ¡Mi Señor! Tu Madre ha vuelto ahora a casa. Estaba donde su cuñada. Pero…  ¿Recibiste la carta?

Jesús responde:

–     Estoy aquí por este motivo. No digas nada a mi Madre, por ahora. Primero voy a casa de Alfeo.

Isaac, prudente, no dice más que:

–     Te obedeceré.

 Y tomando sus ánforas, va directamente a casa.

Jesús dice a los primos:

–     Pongámonos en camino. Vosotros amigos, nos esperaréis aquí. Estaré poco tiempo en casa de Alfeo.

Pedro protesta:

–     ¡Nooo!

Nosotros no entramos en la casa del luto. Estaremos fuera, eso sí. ¿Verdad?

Los demás apoyan:

–      Pedro tiene razón. Nos tendrás cerca, aunque estemos en la calle.

Jesús cede a la voluntad de todos, pero sonríe… al comprender sus temores.

Y dice:

–      No me harán nada. Creedlo.

No son malos. Sólo están humanamente exaltados. Vamos.

Jesús encabeza la comitiva, detrás avanzan Tadeo y Santiago.

Llegan a la calle donde está la casa y avanzan hasta la entrada del huerto. Después de cruzarlo, en la cocina están los hermanos de Tadeo y Santiago, junto con otros familiares.

Encuentran a Alfeo, cocinando y… llorando.

En un ángulo, Simón y José con otros hombres, sentados en grupo. Entre ellos está Alfeo de Sara.

Están allí, callados como estatuas. ¿Será ésta, costumbre en los funerales?

Jesús entra saludando:

–      Paz a esta casa y paz al espíritu que la ha dejado.

La viuda emite un grito y hace un movimiento instintivo de cerrarle el paso a Jesús, interponiéndose entre Él y los otros.

Simón y José se levantan, hoscos y confundidos; pero Jesús no muestra darse cuenta de su actitud hostil.

Va hacia los dos hombres. Por su aspecto, Simón tiene ya rebasó los cincuenta y cinco años.

Jesús abre los brazos en amorosa iniciativa y los dos hombres se turban aún más, pero no se atreven a comportarse groseros.

Alfeo de Sara tiembla angustiado, sufre visiblemente.

Los demás se muestran reservados, en espera de una indicación.

Jesús pregunta gentil:

–   Simón, tú, ya cabeza de la familia, ¿Por qué no me recibes afablemente?

Vengo a llorar contigo. ¡Cuánto habría deseado estar con vosotros en la hora del duelo! Pero me encontraba lejos, no por culpa mía.

Eres justo, Simón. Y lo debes reconocer.

El hombre sigue con actitud reservada.

Jesús se dirige al otro:

–     Y tú, José, que tienes un nombre muy estimado por mí, ¿Por qué no acoges mi beso? ¿No me permitís llorar con vosotros?

La muerte es lazo para los verdaderos afectos. Y nosotros nos quisimos. ¿Por qué ahora debe haber desunión?

José responde con dureza:

–      Por ti nuestro padre ha muerto resentido.

Y Simón reclama:

–     Debías haberte quedado. Sabías que estaba agonizando. ¿Por qué te marchaste? Te quería a su lado…  

Jesús replica con tristeza:

–     No habría podido hacer por él más de cuanto hice. Y vosotros lo sabéis…

Simón, más justo, dice:

–     Es verdad. Sé que viniste y que te echó. Pero era un enfermo, un hombre afligido.

Jesús responde sin esconder su aflicción:

–     Lo sé. De hecho dije a tu madre y a tus hermanos: “No le guardo rencor, porque comprendo su corazón”.

Pero por encima de todos está Dios. Y Dios quería este dolor para todos. Para mí que creedlo, he sufrido como si me hubieran arrancado carne viva.

Para vuestro padre, que en esta pena ha comprendido una gran verdad, la cual durante toda la vida le había permanecido oscura;

para vosotros, que con este dolor tenéis el modo de ofrecer un sacrificio más beneficioso que el becerro inmolado.

Y para Santiago y Judas, que ahora ya no están menos formados que tú mi Simón;

porque tanto dolor, para ellos es la mayor carga y los oprime como rueda de molino y los ha hecho adultos de perfecta edad, ante los ojos de Dios.

José rebate con mayor dureza:

–     ¿Qué verdad ha visto nuestro padre? Una sola: que su sangre en la última hora, le era enemiga.  

Jesús corrige con firmeza:

–     No. Que el espíritu es más que la sangre. Ha comprendido el dolor de Abraham y por eso Abraham le ha ayudado.

–     ¡Ojalá fuera verdad! Pero ¿Quién lo asegura?

–     Yo, Simón.

Y más que Yo, la muerte de tu padre. ¿No ha anhelado mi Presencia? Tú lo has dicho.

–     Lo he dicho. Es verdad.

Quería que viniera Jesús. Y decía: “¡Al menos que no muera el espíritu! Él puede hacerlo. Lo he rechazado y no volverá. ¡Oh, muerte sin Jesús, qué horror eres! ¿Por qué le obligué a irse?“.

Sí, esto decía, como también: “Él me preguntó muchas veces: ¿Debo marcharme?’ y yo lo eché. Ahora ya no vuelve“. Te anhelaba, te anhelaba.

Tu Madre te mandó recado, pero no te encontraron en Cafarnaúm y él lloró mucho. Y con sus últimas fuerzas tomó la mano de tu Madre y quiso tenerla cercana.

A duras penas podía hablar, pero decía: “La Madre es un poco el Hijo. Me agarro a su Madre para tener algo de Él, porque tengo miedo de la muerte”. ¡Pobre padre mío!

Se produce una escena oriental de gritos y actos de dolor, en la que todos toman parte; también Santiago y Judas, que se han atrevido a entrar.

Jesús, que solamente llora, es el más tranquilo.

Simón pregunta:

–     ¿Lloras? ¡Entonces lo querías?

Jesús, con sus mejillas bañadas por el llanto, responde:

–     ¡Simón! ¿Lo preguntas?

Si hubiera podido, ¿Crees que habría permitido este dolor suyo? Yo estoy con el Padre, pero no por encima del Padre.

José replica con mucha aspereza:

–     Curas a los moribundos y a él no lo curaste.

–     No creía en Mí.

Simón observa:

–     Esto es verdad, José.

Jesús baja los brazos con gesto de derrota:

–     No creía y tampoco deponía el rencor.

Yo no puedo hacer nada donde hay incredulidad y odio.

Por eso, os digo: no sigáis odiando a vuestros hermanos. Vedlos. Que su congoja no resulte gravada por vuestro rencor.

Vuestra madre está más acongojada por este odio vivo que por la muerte, que termina en sí misma.

Y en vuestro padre termina en la paz porque su deseo de Mí le significó perdón de Dios.

Ni hablo de Mí, ni abogo por Mí. Yo estoy en el mundo, pero no soy del mundo. Aquel que dentro de Mí vive, me compensa lo que el mundo me niega.

Sufro con mi Humanidad, pero elevo el espíritu por encima de la Tierra y siento júbilo por las cosas celestes.

¡Pero ellos!… No faltéis a la ley del amor y de la sangre. Amaos. En Santiago y Judas no existe ofensa a la sangre. Pero, aun en el caso de que existiera, perdonad.

Mirad con ojo justo las cosas y veréis que los más ofendidos han sido ellos. Incomprendidos en las necesidades del alma raptada por Dios. Y a pesar de todo no guardan rencor, sino que sólo desean el amor. ¿No es verdad, primos?

Judas y Santiago, a los cuales la madre tiene estrechamente abrazados, asienten entre lágrimas.

Jesús amonesta dulcemente:

–     Simón, eres el mayor, da ejemplo…

Simón balbucea:

–     Yo… por mí… Pero el mundo… pero Tú…

–     ¡Oh, el mundo! Olvida y cambia a cada amanecer… Y Yo…

Ven, dame tu beso fraterno. Yo te quiero. Esto lo sabes. Despójate de estas escamas que te hacen duro y no son tuyas; sino que te vienen de persona a ti ajena y menos justa que tú.

Tú juzga siempre con tu recto corazón.

Simón, todavía un poco reticente, abre los brazos.

Jesús lo besa y luego lo conduce adonde sus hermanos. Se besan entre llanto y lamentos.

Jesús se dirige al otro:

–     Ahora tú, José.

–     No. No insistas. Tengo presente el dolor de nuestro padre.

–     En verdad tú lo perpetúas con tu rencor.

–     No importa. Soy fiel.

Jesús no insiste.

Se vuelve hacia Simón:

–      La tarde está avanzada. Pero, si quisieras… Nuestro corazón arde por el deseo de venerar sus restos mortales. ¿Dónde está Alfeo? ¿Dónde le habéis puesto?

–      Detrás de la casa. Donde el olivar cesa contra el barranco. Un sepulcro digno.

–      Te lo ruego. Llévame.

Y dirigiéndose hacia María de Cleofás,  exhorta: 

 –    María, sé fuerte. El esposo exulta porque ve a sus hijos en tu seno.

Quedaos. Yo voy con Simón. ¡Estad en paz! ¡Estad en paz! José, te digo a ti cuanto dije a tu padre: “No hay rencor en mí. Te quiero. Cuando quieras que venga, llámame. Vendré a llorar contigo. Adiós“.

Y Jesús sale con Simón…

Los apóstoles miran de reojo con curiosidad, pero se sienten contentos al ver a Jesús y Simón en armonía.

Jesús los llama:

–      Venid también vosotros. Son mis discípulos, Simón. Ellos también desean honrar a tu padre. Vamos.

Se van por el olivar y todo termina.

Jesús dice:

Como ves, Simón – menos obstinado – se rindió, si no completamente sí al menos en parte, a la justicia, con santa prontitud.

Es cierto que no se hizo discípulo mío y menos aún apóstol enseguida,  sino hasta después de otro encuentro,  por la muerte de Alfeo. Pero sí fue al menos, espectador y no enemigo.

Incluso fue tutor de su madre y de la mía en momentos en que había necesidad de que un hombre las protegiera y defendiera de las sátiras de la gente.

No fue fuerte hasta el punto de imponerse contra quien me llamaba “LOCO”.

Todavía era “demasiado hombre”,  se avergonzaba un poco de Mí y se preocupaba por los peligros que podía correr toda la familia a causa de mi apostolado contrario a las sectas.

No obstante, ya estaba en el camino del Bien por el cual luego, después del Sacrificio, supo proseguir cada vez más firme, hasta confesarme con la sangre.

La Gracia obra en ocasiones fulminantemente, otras veces lentamente, mas siempre obra en donde existe la voluntad de ser justo. Ve en paz. Queda en paz en medio de tus dolores. Lleva por Mí la Cruz.

Te bendigo, discípulo@ de los Últimos Tiempos.

D PURIFICACIÓN DE FUEGO 1


PROFECÍAS Y REVELACIONES

MAYO 13 DE 2015 – 8:10 P.M.

JESÚS EL BUEN PASTOR A SU REBAÑO

Las trompetas nuevamente sonarán y esta vez será más fuerte su llamado; alertarán a la Humanidad para que se prepare espiritual, material y sicológicamente,

a la llegada de todos los acontecimientos señalados para este Final de los Tiempos.

Rebaño mío, la furia de la Naturaleza está por desencadenarse y castigará al hombre por todo el maltrato y ultraje que ha recibido de su mano.

FUEGO EN CADENA ESTÁ A PUNTO DE BROTAR DE LA TIERRA,

LOS VOLCANES DESPERTARÁN COMO DRAGONES Y EL FUEGO DE SU BOCA

CONVERTIRÁ EN CENIZAS MUCHOS LUGARES DE LA TIERRA

La Creación está por entrar en los últimos dolores de parto y su Lamento se sentirá en todos los confines de la Tierra.

Bolas de fuego del espacio se aproximan a la Tierra con dirección a las naciones impías; fenómenos celestiales nunca antes vistos por ojo alguno se manifestarán;

todo el Universo se consternará y la tierra se moverá.

Los continentes se desplazarán por el asentamiento de las placas tectónicas y la Tierra se transformará dando origen a una Nueva Creación

REBAÑO MÍO, NO ENTRÉIS EN PÁNICO,

BIEN SABÉIS QUE TODO ESTO TIENE QUE DARSE

PARA QUE PUEDA SURGIR UNA NUEVA CREACIÓN

En los días de prueba orad y alabad y todo se irá dando conforme a la Voluntad de mi Padre.

Si permanecéis unidos a Dios nada os pasará, vuestra Fe y confianza en la Voluntad Divina os ayudarán a sobrellevar estos días de prueba.

Como Buen Pastor os anuncio lo que está por venir, para que os preparéis y nada os coja por sorpresa.

Los acontecimientos están muy cerca, por eso debéis de estar atentos y vigilantes como buenos soldados;

llevando siempre vuestra Armadura Espiritual puesta de día y de noche y caminando como hijos de la luz,

para que vuestra luz ilumine la oscuridad que se aproxima y seáis faro que guíe a todas aquellas almas que aún andan en la Tibieza y la Oscuridad.

¡Tibios de corazón, despertad, despertad, de vuestro letargo espiritual!

¡Definíos de una vez, porque la noche está llegando y la puerta se os cerrará!

TIBIEZA E IDOLATRÍA No se puede servir a Dios en dos altares, con una rodilla adorando los placeres del mundo y justificando el pecado y con la otra pretender ganar el Cielo negándonos a ser corredentores.

Acordaos que no todo el que me diga: Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos,

SINO EL QUE HAGA LA VOLUNTAD DE MI PADRE CELESTIAL. (Mt 7, 21)

Vosotros hijos de doble ánimo, todavía no os habéis definido…

y esto será vuestra perdición, si no retomáis cuanto antes el camino de la salvación.

AGOSTO 13 2018 2: 20 P.M

Mi pequeño Nabí, la furia de los volcanes va a traer muchas desgracias, poblaciones enteras van a desaparecer y la tierra va a gemir con sus últimos dolores de parto.

El gran dragón amarillo del país del águila, está próximo a entrar en erupción, el fuego que brotará de sus entrañas va a estremecer ésta gran nación.

¡Oh, cuánto dolor y desgracia para la Creación, va a traer el despertar de los volcanes!

Cinturon de Fuego del Pacífico

Millones de seres humanos van a quedar damnificados y muchas naciones de luto se vestirán por la pérdida de sus hijos.

El agua del mar se va a levantar y olas gigantes de más de cincuenta metros, azotarán las regiones costeras.

Los tsunamis van a destruir muchas poblaciones, en especial aquellas donde reina el pecado y la maldad.

Hijos míos, vais a tener que acostumbraros a convivir con los desastres naturales, porque bien sabéis que el Universo está en conmoción y del Cielo vendrá el castigo para las naciones rebeldes.

¡Oh, naciones impías, vuestros días están contados, pesados y medidos!

Mi Justicia Divina muy pronto os visitará Y SÓLO SE SALVARÁN LOS JUSTOS QUE ELLAS HABITEN.

Todos los pecadores y obradores del mal que habiten en estas naciones, el Fuego de mi Justicia los desaparecerá; de las naciones impías no quedará recuerdo alguno.

Pueblo mío, la Gran Tribulación se está acercando, preparaos para la llegada del Armagedón.

En medio de las tribulaciones y los dolores, os enviaré mi Aviso el cual será un alivio y esperanza, para mi Pueblo;

MÁS PARA LOS IMPÍOS, SI NO SE ARREPIENTEN,

SERÁ SU FIN Y CONDENACIÓN

Los días con la Conmoción del Universo, van a acortarse más; la duración del tiempo llegará al límite de las doce horas.

A partir de ahí, comenzarán los días de la Gran Purificación.

Octubre 06 de 2011  8:50 a.m.

LLAMADO URGENTE DE DIOS PADRE A LA HUMANIDAD

16. Los convocaron en el lugar llamado en hebreo Harmaguedón. 17. El séptimo derramó su copa sobre el aire; entonces salió del Santuario una fuerte voz que decía: «Hecho está». 18. Se produjeron relámpagos, fragor, truenos y un violento terremoto, = como no lo hubo desde que existen = hombres = sobre la tierra, = un terremoto tan violento. 19. La Gran Ciudad se abrió en tres partes, y las ciudades de las naciones se desplomaron; y Dios se acordó de la Gran Babilonia para darle la copa del vino del furor de su cólera. Apoc. 16

Estáis ya en tiempos de purificación, cada día se irá intensificando más la Prueba; grandes acontecimientos en el Cielo y en la Tierra anunciarán el Paso de mi Justicia. 

La purificación para mi Pueblo fiel y orante será más llevadera;

los días serán difíciles, pero si confiáis en vuestro Dios y guardáis sus Preceptos, todo pasará como un sueño para vosotros. 

PARA TODOS AQUELLOS QUE ME HAN DADO LA ESPALDA,

ESTOS DÍAS SERÁN SU PEOR PESADILLA

La tecnología del hombre de hoy no podrá detener el fuego de mi Justicia.

  El Cosmos está a punto de sufrir grandes cambios que afectarán la vida en la Tierra.

El Universo se conmocionará, las estrellas perderán su brillo, el sol y la luna se oscurecerán (Joel 2, 10).

De las entrañas de mi Tierra, dragones de fuego brotarán y mi Creación temblará y gemirá como mujer en parto. 

La tecnología del hombre se revertirá contra él y en su afán de querer detener el Paso de mi Justicia, lo que hará será acrecentar los problemas. 

Lo que está Escrito se cumplirá al pie de la letra, porque no sale una Palabra de mi boca, sin que regrese a Mí, dando el fruto esperado.

Mi Justicia todo lo transformará, todo lo purificará. 

No os destruiré por completo; a pesar de vuestros pecados y maldad, dejaré supervivientes como lo hice con Lot y su familia,

ellos habitarán mis Nuevos Cielos y mi Nueva Tierra y serán mi Pueblo y yo seré su Dios.

MARZO 09 DE 2016 – 2:00 P.M.

Hay millones de vacunas letales listas para ser aplicadas en la población de estas naciones en vía de desarrollo.

Enfermarse en aquellos días es correr el riesgo de morir.

¡Pueblo mío, se acerca la hora de la Desolación!

¡Entonad cánticos plañideros, porque el Jinete de la hambruna, la peste y la muerte, muy pronto enlutará mi Creación!

La Guerra despertará la furia de mi Creación y ésta dejará escuchar su grito lastimero.

MUCHAS NACIONES VAN A DESAPARECER DE LA FAZ DE LA TIERRA,

 CUANDO DESPIERTEN DE LAS ENTRAÑAS DE MI CREACIÓN,

LOS DRAGONES DE FUEGO

La Guerra estremecerá mi Creación y ésta gemirá con sus últimos dolores de parto; de oriente a occidente, de norte a sur.

Sus dolores desplazarán los continentes y todo estará listo para que dé a luz una Nueva Tierra.

ABRIL 09 DE 2018 – 12: 50 P.M

Todo está consternado, unos Nuevos Cielos y una Nueva Tierra, ya están en formación.

Mi Creación entró en los últimos dolores de parto y su gemir, estremecerá toda la Tierra.

El Fuego en cadena de los volcanes acelerará su parto y mi Creación entrará en sus últimas contracciones.

Sus dolores y ayes la purificarán y prepararán para el nuevo nacimiento.

¡Oh gran Nación del Aguila, prepárate porque el dragón amarillo que yace dormido en tu suelo, está a punto de despertar!

El fuego de su boca va a estremecerte toda y vas a conocer el dolor.

Muchas ciudades y poblaciones de esta gran Nación, se vestirán de luto; el gran dragón amarillo americano, caos y desolación traerá a mi Creación.

Su despertar, despertará a los otros dragones que yacen dormidos y el fuego en cadena, abrirá las entrañas de mi Creación.

NO HABRÁ LUGAR EN LA TIERRA

DONDE NO SE SIENTAN SUS DOLORES DE PARTO;

LOS CONTINENTES SE DESPLAZARÁN

Y MUCHOS LUGARES EN LA TIERRA DESAPARECERÁN.

Pueblo mío, me duele y entristece como Padre, tener que daros este aviso; no lo hago para que entréis en pánico,

sino más bien, para que os preparéis y así, podáis sobrellevar los días de tribulación que vienen por la transformación de mi Creación.

Cuando la Tierra comience a moverse, conservad la calma, orad y clamad mi Misericordia;

NO ENTRÉIS EN TEMOR, porque todo esto Escrito está y tiene que cumplirse;

aceptad mi Voluntad con humildad, porque es necesario que esto suceda, para el renacimiento de unos Nuevos Cielos y una Nueva Tierra.

Orad y confiad en Dios y ni uno solo de vuestros cabellos se os perderá. Sólo los que oren y confíen, podrán superar esta prueba.

¡Naciones Impías, os está llegando la hora de vuestro castigo!

¡Del cielo, fuego os caerá y el gemir de mi Creación, vuestras entrañas abrirá; de vosotras, no quedará recuerdo alguno!

Todavía estáis a tiempo, si os arrepentís de corazón y volvéis a Mí, os aseguro que me abstendré de enviaros el castigo.

MÁS SI PERSISTÍS, EN SEGUIR COMETIENDO VUESTRAS DETESTABLES ACCIONES,

OS ASEGURO QUE MÁS CLEMENCIA TUVE CON SODOMA Y GOMORRA,

QUE LA QUE TENDRÉ CON VOSOTRAS

Habitantes de la Tierra, mi Creación está en los últimos dolores de parto.

Preparaos porque su gemir y estremecimiento, os va a despertar de vuestro letargo.

Todo está por cambiar, contemplad cada amanecer, atardecer y anochecer, que aún os quedan; porque muy pronto todo cuanto conocéis, va a desaparecer.

Una Nueva Creación voy a crear para deleite mañana de mi Pueblo Elegido.

Que vuestra fe y confianza en Dios, sea la fortaleza que os ayude a superar las pruebas que están por llegar.

NO TEMÁIS PUEBLO MÍO, Orad y confiad y la sombra de mi Nube os cubrirá y protegerá.

ENERO 14 2019 1: 40 P.M.

Mi Creación está ya en plena transformación y su conmoción va a afectar a todas las criaturas.

Muy pronto veréis caer del cielo muchas bolas de fuego en diferentes lugares de la Tierra;

muchas de ellas, hacen parte de mi Justicia con la cual voy a castigar a las naciones impías.

Nuevamente os digo, mi Aviso no vendrá en tiempo de paz, sino cuando más atribulada esté mi Creación y mis criaturas y esto ya comenzó.

El castigo del Cielo se aproxima y va a coger dormidas espiritualmente a millones de almas, que continúan vendadas por el pecado, dándome la espalda y no la cara.

La conmoción del universo va a hacer que caiga a la Tierra mucho material de vuestra tecnología humana, interrumpiendo por un largo tiempo las comunicaciones en vuestro mundo.

Todo lo que se maneja y gira alrededor de esta tecnología va a quedar obsoleta.

Sed sensatos Hijos míos, guardad cuanto antes, toda la información que el Cielo os está dando, para que mañana podáis sobrevivir y caminar seguros en medio de la tribulación.

Heredad mía, el despertar de mi Creación está por darse; la furia de los volcanes en cadena, va a acelerar los dolores de parto.

No va a haber lugar seguro en la Tierra, porque ésta va a tambalearse de oriente a occidente y de norte a sur;

sus ayes, gemidos y contracciones, os acompañarán hasta el nacimiento de la Nueva Creación.

ABRIL 22- 2016 2:30 P.M

LLAMADO URGENTÍSIMO DE MARÍA ROSA MÍSTICA AL PUEBLO DE DIOS

Una reacción en cadena por el despertar de los volcanes, está próxima a darse.

Muchas naciones van a quedar destruidas y no volverán a levantarse.

El gran dragón amarillo de la gran nación del norte, está próximo a entrar en erupción…

y muchas ciudades y poblaciones de este gran país, van a quedar devastadas y otras desaparecerán.

Las placas tectónicas por la erupción en cadena de los volcanes, se van a mover y su desplazamiento hará que se muevan los continentes.

¡Ay de ti, nación del Águila, porque vuestro pecado y maldad, será vuestra destrucción!

¡Ay de ti mi amada Colombia! ¡Ay de ti mi Tierra Mexicana!

¡Ay de ti nación de la Estrella Solitaria, porque vais a ser purificada!

¡Pobres de las naciones impías, porque van a conocer la justa ira de mi Padre!

Solo el llanto, la destrucción y la muerte, se escuchará de ellas

. Vuestra maldad, injusticia y pecado, serán castigadas por la Justicia Divina.

MARZO 04 2018 3: 15 P.M.

Pequeñitos, todo en vuestro mundo está conmocionado, el clima enloquecerá más; donde hace frío, va a hacer calor y donde hace calor frío.

En muchas regiones han comenzado las heladas, las noches en todo el planeta van a hacer intensamente frías y en el desierto va a haber nevadas.

Los polos se están derritiendo y los casquetes polares se están resquebrajando;

en muchos lugares la tierra ha comenzado a hundirse, tragándose carreteras, puentes, edificaciones, vehículos y todo cuanto esté encima de ella.

El fuego en cadena de los volcanes os va a despertar;

y este acontecimiento que está por suceder, hará que la Tierra ya no deje de temblar.

Por las aguas del mar muchas poblaciones van a desaparecer, la Naturaleza se va a revertir contra el hombre por todo el maltrato que de éste ha recibido.

ACORDAOS QUE LA CREACIÓN ES UN SER VIVO

Y ESTÁ DOLIDA POR EL MALTRATO DEL HOMBRE

AGOSTO 15 DE 2018 – 4: 05 P.M

Todo está por cambiar, la Creación de mi Padre ha entrado ya en las últimas etapas de transformación y ésta será una de las pruebas, que más desgracias traerá a la Humanidad.

El despertar en cadena de los volcanes va a mover las placas tectónicas y esto hará que los continentes comiencen a separarse.

Preparaos hijitos, porque la Conmoción del Universo va a hacer que muchas bolas de fuego se dirijan a la Tierra.

Fuego del Cielo con el cual mi Padre va a castigar a las naciones impías.

Cuando el fuego comience a caer, NO ENTRÉIS EN PÁNICO, lo que debéis hacer es encerraros en vuestras moradas;

Y orar con mi Santo Rosario y con el Salmo 91; alabando a todo instante la Gloria de Dios.

Acordaos de colocar el Ictus o pescado, en el umbral de la puerta de entrada de vuestros hogares,

para que seáis protegidos y vuestras moradas sean preservadas al paso de la Justicia Divina por aquellas naciones.

Todas las naciones que han aprobado el aborto, los matrimonios entre parejas del mismo sexo, la ideología de género y demás leyes que van en contra de natura,

serán castigadas por la Justicia de Dios y muchas van a hacer borradas de la faz de la Tierra.

Hogares donde se ore con mi Santo Rosario, no serán tocados por la Justicia Divina; ninguno de sus moradores perecerá, ni sus moradas sufrirán daño alguno.

El poder de mi Santo Rosario los protegerá y yo, vuestra Madre Celestial, os cubriré con mi Manto Maternal, así como lo hace la gallina con sus polluelos.

No temáis pues mis niños, yo cuidaré de vosotros y de vuestras familias;

Sed obedientes y no os apartéis de Dios; permaneced en su gracia y os aseguro que lo que está por venir, pasará como un sueño para vosotros.

JUNIO 25 2019 2: 15 P.M

Mis niños, dentro de poco todo cambiará, los acontecimientos llegarán de improvisto

Y MILLONES DE ALMAS SE VAN A PERDER,

PORQUE NO VAN A TENER TIEMPO PARA ARREPENTIRSE.

La furia de la Naturaleza se despertará y muchos lugares y poblaciones de la Tierra desaparecerán.

El fuego de los volcanes en cadena y el fuego venido del Cielo, estremecerán toda la Creación;

la Tierra gemirá con sus últimos dolores de parto y no dejará de estremecerse y gemir, hasta dar a luz a la Nueva Creación.

Los Continentes se fusionarán y sólo quedará un continente, EL MAR DESAPARECERÁ; en la Nueva Creación ya no estará.

Todo será renovado por la Sabiduría del Santo Espíritu de Dios;

Nuevos Cielos y Nueva Tierra, serán el Paraíso creado por Dios, para su Pueblo Elegido.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html