D LA APOSTASÍA SACERDOTAL 2



PROFECÍAS Y REVELACIONES

¡NO ME COMPLAZCO CON LA MUERTE DEL PECADOR!
(Mensaje de Dios Padre a la Humanidad)
Julio 25 de 2010 3:15 P.M.

Hijos de Dios, hombres de buena voluntad, que mi Paz reine en vosotros y la Luz de mi Espíritu os acompañe siempre.

Estáis ya en los tiempos de Dios vuestro Padre, Creador de todo lo visible e invisible;

vuestro tiempo ya se terminó; la inmensa mayoría de la humanidad, sigue desbocada hacia su propia muerte y perdición.

El pecado del hombre de hoy atemoriza los mismos Infiernos.

Los matrimonios entre homosexuales y lesbianas, los abortos, los hogares mal vividos, la juventud perdida…

Y toda la degradación de esta humanidad ingrata y pecadora,

rompen con el equilibrio de mi Creación y son una afrenta a mi Santo Espíritu.

Os digo, que ni en Sodoma y Gomorra con todo su pecado, jamás se vio lo que hoy se ve en esta Humanidad de estos Últimos Tiempos.

Si a estas dos ciudades las desaparecí con fuego caído del Cielo, cuanto más no haría hoy con tantísimo pecado que hace llorar al Cielo.

Mi Creación no soporta más tanto ultraje y pecado; todas mis criaturas guardan el equilibrio con la cual fueron creadas; es decir:

Armonía, equilibrio, paz y común unión con el Creador.

Pero el hombre de hoy con su soberbia, prepotencia y autodivinidad,

está rompiendo el Código del Amor que rige en la Creación, destruyendo el ecosistema,

18. Y fue exterminada la tercera parte de los hombres por estas tres plagas: por el fuego, el humo y el azufre que salían de sus bocas. APOC. 9

Lo cual traerá como consecuencia su propia autodestrucción.

Entended habitantes de la Tierra, que yo vuestro Padre, no me complazco con la muerte del pecador; antes deseo que viváis y tengáis Vida Eterna.

No Soy el Padre Justiciero que va acumulando vuestros pecados, para luego haceros pagar por ellos.

Ese no soy Yo, si así lo fuera, hace ya mucho que os habría desaparecido de la faz de la Tierra.

Pero no, Soy más Padre que Juez, espero paciente a que se cumpla la última palabra,

a ver si recapacitáis y volvéis a Mí, sin que mi Justicia tenga que castigaros.

Os he enviado a mis profetas y no los habéis escuchado; os he enviado a mi único Hijo, y lo habéis crucificado.

Hoy os envío a vuestra Madre y de nuevo a mis profetas, esperando que los escuchéis, a ver si mi Justicia Divina no tiene que sentenciaros.

Vosotros hijos de Adán, sois de dura cerviz; tenéis que conocer el dolor y la muerte, para poder recapacitar.

¡Oh, que insensatos y necios sois!.

Si alcanzarais a dimensionar la desolación, la muerte y el caos que se os avecina, tal vez recapacitarais y volveríais a Dios, sin tener que conocer su Justicia.

Pero no, escrito está, que esta Humanidad busca a Dios sólo de labios y oídos, pero su corazón está distante de Él.

Os lo repito, no me complazco con la muerte del pecador,

hasta el último segundo estaré esperándoos hijos insensatos a ver si despertáis y retomáis la senda de vuestra salvación.

Os anuncio que mi Milagro y mi Aviso están cerca;

ésta será mi última puerta de mi Misericordia abierta para todos aquellos que quieran entrar por ella.

Después de esto las Tinieblas envolverán mi Tierra y mi Justicia Divina purificará toda mi Creación.

Soy vuestro Padre Celestial: Jesús Yhavé, Señor de las Naciones.

Dad a conocer éste mensaje a todos los habitantes de la Tierra.

http://www.mensajesdelbuenpastorenoc.org/mensajesrecientes.html

Abril 25 2006

“Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”.

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, en las Escrituras os di una frase referente al Matrimonio: “lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”.

Mis pequeños, tanto éste Sacramento, como los otros Sacramentos que tenéis, es la unión del alma Conmigo, con vuestro Dios.

 Pero por vuestra falta de Fe, estáis acostumbrados a ver nada más lo corpóreo, lo material, lo que se ve.

Entre vosotros, hacéis contratos de diferente índole, ya sean comerciales, de amistad, judiciales, etc.,

pero no estáis viendo el contrato que hacéis Conmigo, con vuestro Dios a través de los Sacramentos y así como Yo, en cada Sacramento,

prometo infinidad de Bendiciones, Gracias, cuidados, crecimiento espiritual, protección, vosotros también tenéis que cumplir con vuestra parte.

Y es el de respetar ésa unión que se hace Conmigo.

Mis pequeños, el trato Sacramental que hace el alma Conmigo, con vuestro Dios, es un trato indisoluble, es eterno, no se puede romper. Entendedlo, Mis pequeños.

Por eso, antes de llegar a la recepción del Sacramento, deberéis estar seguros si lo vais a tomar y respetar para siempre, porque Yo así lo estipulo.

A nivel espiritual Mis pequeños, todo se vuelve más grave, más serio y debéis respetar esto que Yo os doy.

No es un juego, no es para tomarse por un tiempo y romperlo cuando vosotros queráis.

En algún tiempo sabréis a qué Me refiero y entonces conoceréis los errores en los que habéis caído, porque no habéis respetado Mis Leyes,

No tenéis la suficiente Fe y no tenéis ése amor hacia todo lo que viene de Mí.

Así que Mis pequeños, os vuelvo a repetir, si vais a uniros por el Matrimonio,

deberéis respetar lo que es el Sacramento Matrimonial, porque Yo no lo romperé. 

Aunque vosotros lo rompáis y como éste dura hasta que uno de los dos cónyuges muera, 

si vosotros os unís nuevamente, estando en vida los dos cónyuges, incurriréis en pecado mortal, en ADULTERIO.

Tened presente esto Mis pequeños, ahora os estoy hablando a nivel espiritual y seréis juzgados a nivel espiritual.

Hijitos Míos, a lo largo de la historia vosotros habéis visto en las guerras, por un lado los que defienden, por el otro lado los que atacan,

siempre ha sido la lucha del Bien contra el Mal y así será hasta el fin del mundo.

Mis pequeños, dentro de vosotros también existe ésa guerra, una guerra continua, la guerra entre el bien y el mal.

Y es ahí en donde vosotros vais forjando vuestra vida futura, os vais formando espiritualmente

“El fruto del silencio, es la Oración. El fruto de la Oración, es la FE; el fruto de la Fe, es el Amor; el fruto del Amor, es el Servicio y el fruto del Servicio, es la Paz.” Teresa de Calcuta

y eso es lo que va dando fruto a vuestros hermanos, con vuestra presencia a donde Yo os llevo.

Hijitos Míos, Yo, vuestro Padre y vuestro Dios, aviso a la Humanidad entera que Yo no puedo permitir ésas uniones del mismo sexo,

porque van contra Mi Ley, contra Mis Órdenes de la Creación y no son uniones para dar vida, sino muerte.

Con descaro los llaman matrimonios, cuando el Matrimonio es una institución Divina,

éstas son uniones de pecado y de maldad, respaldadas por Satanás,

para querer destruir todo lo que Yo creé y ordené desde un Principio en la Creación.

El hombre le ha dado la espalda a Mis Leyes, Me está retando a Mí, vuestro Dios y así, como el pueblo judío,

que tantas veces Me dio la espalda, veis también lo que al pueblo de Sodoma y Gomorra les pasó.

Estáis retando a vuestro Dios, ¡Oh!, Humanidad perversa

y si no reparáis vuestros errores, si no os arrepentís de vuestros pecados, tendréis también el mismo castigo de Sodoma y Gomorra.

Dentro de Mi Creación no puede haber traidores, ni pueden haber almas que estén tratando de destruir lo que es perfecto.

Habláis a través de las mentiras de Satanás, tratáis de convencer a la humanidad, vosotros, los que lleváis a cabo éstas uniones ilícitas,

de que tenéis derechos como cualquier otra unión verdadera y matrimonial y no es así.

Estáis actuando contra natura, vosotros no podéis procrear, vosotros no podéis dar vida, porque sois del mismo sexo.

Vosotros no podéis dar vida tampoco en lo espiritual,

estáis afectados, tanto en vuestra mente como en vuestro corazón y en vuestra alma.

No tenéis una vida espiritual correcta, estáis desviados de mente y corazón.

¿Cómo podéis creer caminar en el Bien, queriendo hacer creer que vais por caminos de verdad cuando no es así,

porque no estáis actuando bajo Mis Principios Sabios y Verdaderos de todo un Dios?

Os habéis dejado engañar por conveniencia humana y por vuestras propias desviaciones que escogisteis lo que Satanás os aconsejó.

Satanás tiene tantos esbirros alrededor del mundo, que han llegado a las cúpulas de los gobiernos.

Y ahora queréis, con ése poder humano, cambiar las Leyes Divinas y esto no será.Yo, vuestro Dios, os lo digo:

Me habéis amenazado a Mí, vuestro Dios, porque atrás de vosotros está Satanás, que continuamente amenaza Mi Obra y Mi Amor.

Pues ahora Yo os advierto, Humanidad perversa, que si no os arrepentís y ya pronto de vuestros pecados, veréis Mi reacción, que no será buena para vosotros.

Ya habéis sucumbido al Mal y al pecado, estáis siguiendo lo que Satanás os ha aconsejado,

¡Si no os arrepentís, acabaréis junto con él eternamente!

El tiempo ya es corto e iréis viendo cómo Mi Justicia se irá dando en todos los pueblos de la Tierra.

Os di unas Leyes, unos Mandamientos a seguir y no los estáis siguiendo.

Aquellos que han luchado contra el mundo y se han mantenido cuidando Mis Mandamientos en su vida y en la de sus hijos, ellos verán Mi Justicia, pero no les tocará.

Todo esto os lo digo Mis pequeños, alrededor del mundo, que Yo Soy un Dios Justo y que Yo, protejo a los Míos,

porque ellos Me protegen a Mí, porque cuidan Mi Santo Nombre entre todos aquellos que les rodean

y vosotros, los que estáis queriendo engañar a vuestros hermanos, transmitiendo los engaños del mismo Satanás, padeceréis Mi Justicia en pleno.

Os lo he advertido, en vosotros está el cambiar y que Mi Justicia no os toque de lleno,

o si seguís con vuestros pasos equivocados, Mi Justicia os aplastará. Es vuestra decisión.

Nota: Papá Dios me hizo, posteriormente, recordar con esto unas palabras de Su Hijo Jesucristo:

“Todo aquél que le quite la inocencia a uno de éstos pequeños, más le valiera no haber nacido y es mejor que se amarre una rueda de molino al cuello y se lance al mar”.

También os quiero explicar brevemente porqué se está dando cada vez más entre vosotros,

éstas situaciones aberrantes de relaciones entre hombres con hombres, mujeres con mujeres.

Mis pequeños, el hombre, cuando se ha aparatado de Mí, que ya no acepta Mis Leyes y Mi Amor en su corazón, tampoco respeta a su prójimo.

Os he dicho que os ha engañado el Demonio, que os ha llevado a una vida fácil, sexo fácil, negocios fáciles, formas fáciles de vivir.

Cuando Mi Hijo os dijo que aquellos que quisieran seguirle, tendrían que llevar una Cruz como la de Él,

porque mantenerse en Mis Leyes, mantenerse en las enseñanzas que os dio Mi Hijo, es una lucha continua, una lucha contra el mundo.

10. Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en la fuerza de su poder.
11. Revestíos de las armas de Dios para poder resistir a las acechanzas del Diablo.
12. Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas.EFESIOS 6

Y atrás de esto está Satanás quien os desvía de Mis Leyes y de Mis Preceptos.

Entonces, los jóvenes van creciendo y empiezan a tener un ataque,

un bombardeo de ideas contrarias a todo aquello que se os enseñó dentro de Mis Leyes y Decretos.

Las relaciones humanas se vuelven pecaminosas, aún nefastas para la vida natural del hombre.

La vida espiritual, afectada ya desde su nacimiento, porque sus padres no les enseñaron a vivir en Mí, van cambiando, su niñez, su adolescencia.

Y así apartados totalmente de Mí, tomando consejos de todo aquél que os rodea o del ejemplo que ven a través de los medios de comunicación,

afectados ya por el veneno de Satanás, su escuela es ésta:

Escuela satánica, escuela de destrucción moral y espiritual, que la llevan a cabo en su vida.

No conocen el trato que se deben de dar como hermanos, no conocen ya la finalidad de lo que puede ser un noviazgo limpio,

para llevarlos a una relación definitiva en el matrimonio para la procreación.

Procreación que seguirá dando vida, pero Mi Vida entre vosotros y así, al no tener una relación limpia,

una relación santa desde pequeños, una relación que os va a llevar a una vida de procreación santa,

se van peleando mujeres y hombres, porque se están viendo como objetos de placer, a ver qué le saca uno al otro,

se van llenando de problemas internos, de vacíos existenciales, de cruda moral y existencial, el pecado los va agobiando,

la misma sociedad, al ver su suciedad en el trato entre ellos, los va apartando,

el odio se apodera de su corazón y entonces sienten que ya los del sexo opuesto no los entienden

y solamente se entienden entre ellos, los del mismo sexo

y así es como se van llevando a cabo éstas relaciones aberrantes.

Porque el Amor, Mis Leyes, Mis Consejos, que debieran de guiarlos, salen sobrando en su vida, 

se guían por el instinto, pero ya por un instinto afectado por el pecado y así terminan relacionándose

y viviendo hermanos vuestros del mismo sexo y cayendo en un abismo de podredumbre mayor.

Por eso veis ahora entre vosotros éstas situaciones aberrantes que día a día se dan más y más…

Y todo porque el Amor, el Verdadero Amor, Mi Amor y Mis enseñanzas ya no viven en el corazón del hombre.

Orad mucho, Mis pequeños y dad mucho ejemplo de Mi Amor en vosotros,

guiad a todas aquellas almas con las cuales Yo os pondré en contacto para que las podáis ayudar.

Hacedles entender que fuera de Mí, no encontrarán respuesta a sus preguntas,

que si no están Conmigo, todo será aberrante en su vida, todo les saldrá mal, porque no Seré Yo el que guiará sus pasos y sus metas,

porque no confían en Mí, porque no Me conocen, no conocen a su Padre y no Me tienen confianza para venir a Mí.

25. Os rociaré con agua pura y quedaréis purificados; de todas vuestras impurezas y de todas vuestras basuras os purificaré.
26. Y os daré un corazón nuevo, infundiré en vosotros un espíritu nuevo, quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne.
27. Infundiré mi espíritu en vosotros y haré que os conduzcáis según mis preceptos y observéis y practiquéis mis normas.

Orad, orad por vuestros hermanos, aún los podéis levantar, 

no es su culpa que estén así, es Satanás, quien está haciendo su obra en vosotros,

en vuestros hermanos, para impedir Mi Obra Santa y Viva entre vosotros.

De cualquier manera, Mis pequeños, os sigo esperando, estoy con vosotros,

os sigo llamando y Soy paciente para vuestra respuesta. Siempre estaré esperando por vuestro regreso,

Soy vuestro Padre y vuestro Dios y siempre espero al hijo pródigo.
Gracias, Mis pequeños. Os amo y deseo sólo vuestro bien.

Yo os Bendigo en Mi Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo

http://diospadresemanifiesta.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: