Archivos diarios: 20/10/20

P QUINTO MANDAMIENTO


¡NO MATARAS!

Octubre 19 2020

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, os invito a discernir los tiempos actuales, para que no os dejéis engañar, para que veáis que Mis Palabras son Verdaderas

y que hay Amor en Mis Palabras y en Mis intenciones y no confiéis en Aquél que se opuso al Amor,

Satanás, quien se está apoderando fuertemente de éste mundo, de Mi Creación, de vuestras almas.

No permitáis que Satanás enlode vuestra alma y eche a perder vuestra misión aquí en la Tierra, que es inmensamente grande y bella.

Es una misión Divina, es una misión de salvación, es una misión de Amor.

¡Mis pequeños, quiero que REFLEXIONÉIS en algunos aspectos de un Precepto mío, que está siendo mancillado por toda la Humanidad…

¡EL QUINTO MANDAMIENTO:

“NO MATARÁS”! 

¡Caín, fue el primer asesino de la humanidad!

Y de ahí en adelante muchos, muchos hermanos vuestros han caído en lo mismo!

Falta de amor completamente para el hermano, no hay otra palabra, Mis pequeños, y estáis viviendo eso.

Son Leyes del Principio de los Tiempos y las queréis hacer a un lado por ser obsoletas.

¡Qué tontos sois, Mis pequeños!

Cuando os he dado Leyes para que os mantuvieras en el Amor y que todo fuera bello en el Amor.

Si no matáis de obra, matáis de palabra.

“La murmuración en el original significa hablar lepra, las palabras también MATAN.”

Guerras, destrucción, maldad, podredumbre en el corazón del hombre, crítica, envidia, falta de Amor.

No dejáis crecer a vuestros hermanos ni crecéis vosotros y no os queréis dar cuenta de ello; nuevamente, falta de Amor.

Si vivierais en el Amor Verdadero, buscaríais el crecimiento de vuestros hermanos, buscaríais el bien total sobre ellos.

Desearíais que ellos fueran mejores que vosotros, porque Me los ofreceríais como holocausto Divino,

Me los daríais como premio a vuestro esfuerzo y a vuestra humildad.

Pero no, queréis estar siempre sobre vuestros hermanos, no dejáis crecer a aquellos que tienen capacidades superiores a las vuestras.

Y si no podéis destruirlos con la lengua, matándolos con blasfemias, con mentira, los destruís quitándoles la vida.

Vida que solamente puedo tomar Yo, vuestro Dios.

¿Hay Amor en la destrucción?

Por eso estáis encadenados al mundo.

El fango de la maldad, el fango de la muerte espiritual os detiene, detiene vuestro crecimiento espiritual y no os deja crecer.

Y vosotros mismos no dejáis crecer a vuestros hermanos.

No hay humildad en los corazones, os creéis conquistadores y el conquistador destruye a todo aquel que puede estar sobre él mismo.

Y así el mundo se ha vuelto conquistador.

Yo os mando almas, almas que vayan renovando todo, que os vayan dando ésos secretos, ésa Sabiduría Santa para ser mejores.

Mando almas llenas de Amor a la Tierra y vosotros conquistadores, las destruís.

¿Dónde está el Amor?

Para el Quinto Mandamiento: “NO MATARÁS”, el Maligno os ha llevado a destruiros unos a otros de palabra y de obra.

De palabra, como ya antes os he explicado, con la crítica, afectando a la honra de vuestros semejantes.

Y de obra, al matarles cuerpo y alma.

Os habéis vuelto fraticidas, al matar a vuestros hermanos con el mal ejemplo, llevándolos a una vida sin Dios,

a una vida en el pecado, a una vida vacía en los vicios y en las drogas.

Matáis a vuestros hermanos al ser cómplices de aquellos que, convirtiéndose en instrumentos del Mal,

producen muerte moral y espiritual por medio de las revistas ó publicaciones inmorales y pornográficas.

O por medio de programas de televisión o de cine y vosotros permitís que vuestros hijos los vean.

Y por último, quizá sean los que menos hay que están pecando contra éste Mandamiento, sean los asesinos, que por asaltar, matan a sus hermanos.

Por ello os dijo Mi Hijo Jesucristo: “Temed más a aquél que pueda matar vuestra alma”.

Hijitos Míos, os di el Mandamiento de “NO MATARÁS” y os he hablado de que podéis matar el cuerpo y que podéis matar el alma.

En cualquiera de las dos opciones, es un pecado muy grande.

Estáis atentando contra vuestro hermano, estáis destruyendo su cuerpo o su alma o ambos.

No es lícito para vosotros atentar contra vuestro hermano.

Satanás os lleva a ello, y si os dais cuenta, se ha ido incrementando alrededor del Mundo,

porque sabe que esto Me molesta mucho, porque os lleva a ir en contra del Mandamiento  que os dio Mi Hijo, de

“AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS, COMO YO OS AMO”

que os amarais como hermanos, que os ayudarais como hermanos.

El ayudaros como hermanos, es el ayudaros a crecer en cuerpo y alma, como los padres también, lo deben hacer con sus hijos.

Cuando tenéis un hijo, lo ayudáis a crecer en cuerpo y alma.

Le dais vida con el alimento del cuerpo, le dais vida con las Enseñanzas espirituales que vosotros habéis aprendido de Mí,

a lo largo de vuestra existencia y a través de vuestros hermanos sacerdotes, vuestros padres, hermanos.

OS INVITO A REPASAR LOS MANDAMIENTOS QUE OS DI,

QUE LOS MEDITÉIS EN VUESTRO CORAZÓN,

A LA LUZ DEL ESPÍRITU SANTO,

PARA QUE VEÁIS LA REALIDAD

QUE ESTÁIS VIVIENDO A VUESTRO ALREDEDOR

.Hijitos Míos, ¿Qué es hacer Mi Voluntad?

Mis pequeños, vosotros habéis nacido cada uno en una familia,

ciertamente hay algunos que no han tenido ésa bendición, pero aquellos que habéis nacido en una familia,

tenéis las reglas de familia, la educación que vuestros padres os han dado, ellos han puesto sus reglas que todas debieran estar basadas en el Amor.

Pero en sí, la voluntad en una familia, primeramente la ponen los padres y ésta se derrama sobre los hijos.

Vosotros habéis absorbido la voluntad de vuestros padres, sus reglas, su educación, sus enseñanzas, eso va marcando vuestra vida.

Para mantener en paz, en armonía vuestro hogar, vosotros aceptasteis la voluntad de vuestros padres.

Cuando se rompe ésa armonía, ésa paz, es cuando queréis hacer vuestra voluntad e introducís dentro de vuestro hogar,

otras enseñanzas que son adversas a lo que vuestros padres quieren en él.

Vosotros, aunque habéis nacido en un hogar terreno, pertenecéis a Mi Familia, la Familia Celestial.

Yo, vuestro Padre y vuestro Dios, os he dado también Mis Reglas, para que podáis seguir Mi Voluntad…

Y éstas están basadas en los Diez Mandamientos que le di a vuestro hermano Moisés.

 Luego Mi Hijo os dio las Enseñanzas que SE VIVEN en Mi Hogar.

Vosotros, al seguir éstas Reglas y Enseñanzas en el amor, estáis haciendo Mi Voluntad.

Si las siguierais y estuvierais amando, estaríais haciendo Mi Voluntad, porque Yo que Soy todo Amor,

Yo no os he impuesto algo que vaya en contra del Amor.

MIS REGLAS, MIS DECRETOS, LAS ENSEÑANZAS DE MI HIJO,

TODO ESTÁ ENVUELTO EN AMOR,

VUESTRO HOGAR CELESTIAL SE RIGE EN EL AMOR.

Ciertamente aquí en el Cielo ya no se vivirá según los Diez Mandamientos,

porque todo se rige en el Amor, en el respeto, en la virtud, el Amor lo abarca todo.

Si vosotros empezáis a vivir en el Amor, ya no necesitaréis los Diez Mandamientos, porque ellos os deben llevar hacia el Amor.

Todo lo que Yo os he dado es Amor, Mis pequeños.

Todo lo que os pido es Amor.

Si realmente en vuestro corazón pensarais en el Amor, vivierais en vuestra vida el Amor, transmitierais el Amor,

ya sería un Cielo tanto para vosotros, como para aquellos que os rodearan.

Eso es lo que necesito de cada uno de vosotros, que viváis el Amor para hacer Mi Voluntad.

Todos estáis llamados a ello, no es obligación, es una necesidad imperiosa para que podáis vivir Mi Hogar,

Mis Leyes y Decretos aquí en la Tierra, para que podáis regresar triunfantes y en familia aquí, a vuestra Familia Celestial.

Hijitos Míos, uno de los pecados más comunes en los que caéis fácilmente, es el pecado de la impureza.

Por el Pecado Original, todo quedó afectado y así vuestro cuerpo, al quedar afectado, tiende a la carne, a los pecados de la carne.

Vuestro cuerpo, así, como toda la Creación, quedó descontrolado.

Cuando vuestra alma está en Mí, y lucha por estar en Mí, controla al cuerpo y sus necesidades,

pero cuando vuestra alma no se encuentra en una estado de pureza, de paz, de amor, cuando NO SOY LO PRIMERO en vuestra vida…

PRIMER MANDAMIENTO

Y le dais primacía al cuerpo, éste os va a llevar a pasiones desordenadas.

Vosotros lucharéis toda vuestra existencia, contra las pasiones de vuestro cuerpo-

Y también, vosotros buscaréis que vuestra alma crezca a niveles de pureza y santidad.

La lucha es continua y Satanás lo sabe.

Y si vosotros os dais cuenta cómo os ataca Satanás, a vuestro alrededor, va a tratar de que vosotros caigáis en el pecado de la impureza.

Cuando el individuo cae en el pecado y se deja vencer por él, su vida espiritual también cae.

Son dos fuerzas extraordinarias, las potencias del cuerpo y las potencias del alma.

 Tenéis todas las armas necesarias para que vosotros podáis vencer a ésa decadencia espiritual, en la que estáis la gran mayoría de vosotros

y a donde os quiere llevar vuestro cuerpo, vuestra carne, a la que no le habéis dado una dirección correcta.

Cuando vosotros Me pedís ayuda y ponéis de vuestra parte, a través de la Oración, del Ayuno, de la Penitencia,

que es la forma de vencer la caída de la carne hacia el pecado,

Yo os ayudo, si queréis crecer en espiritualidad; pero si os dejáis vencer por esta caída natural, por el Pecado Original y vuestra carne os vence,

generalmente caeréis  también, fuertemente en lo espiritual y así, vuestro problema, se va acentuando.

Crece el pecado de la carne y por no estar buscando vuestro crecimiento espiritual, vais cayendo más profundo

“YO soy el rey y mi voluntad y mis deseos es lo ÚNICO QUE IMPORTA…”

y termináis a niveles muy bajos de espiritualidad y a pecados muy graves, que os apartan de Mí.

Satanás lo sabe y os va llevando poco a poco, a que perdáis la espiritualidad,

a través de que vosotros busquéis las desviaciones de la carne.

Ciertamente, vuestro cuerpo busca lo que necesita, pero vosotros lo debéis dominar y Yo os ayudo, cuando vosotros Me lo pedís.

Es una lucha continua, Yo estoy con vosotros, no os dejéis vencer por las tentaciones de Satanás

y no les toméis tanta importancia, porque cuanto más os preocupéis por ello, más fácil os vencerá Satanás.

LAS TENTACIONES SIEMPRE LAS TENDRÉIS

 Llegarán a vuestra vida; simplemente rechazadlas, no os preocupéis.

Poned vuestras preocupaciones en Mi Corazón y Yo os ayudaré a vencerlas.

Ya os dije antes, Satanás no es tan fuerte como lo imagináis,

LO PODÉIS VENCER FÁCILMENTE CON MI GRACIA,

NO OS SEPARÉIS NUNCA DE MÍ Y LO VENCERÉIS 

Vinisteis a la Tierra a sembrar el Bien, y no a enlodaros con el Mal, a donde él os quiere llevar.

Vosotros tenéis una misión bellísima, que es la de transmitir Mi Sabiduría, Mi Amor, Mi Paz,

Mis Palabras a vuestros hermanos para su crecimiento espiritual.

Satanás lo sabe y  no quiere que vosotros salvéis almas;

Pero si vosotros os empezáis a preocupar con sus ataques,

os pondréis nerviosos, os vais a desestabilizar y perderéis vosotros.

Manteneos siempre en la Paz que Yo os doy y la Paz viene con la Fe y con la Confianza hacia Mí y os llenaré de Mi Amor.

 Satanás no puede haceros nada si estáis llenos de Mi Amor.

Seguid adelante Mis pequeños, juntos lo vencereMos, dejad que Mi Sabiduría y Mi Amor crezca en vosotros,

Para el Mandamiento de “No matarás”

DEBÉIS CRECER GRANDEMENTE EN EL AMOR,

EN EL RESPETO AL DON DE LA VIDA

En el respeto a la vida hacia vuestros hermanos, a la ayuda que les debéis dar para su crecimiento espiritual y aún físico.

Todos vosotros tenéis una misión en la Tierra y todos vosotros os complementáis los unos a los otros, pero

¿Cuántas veces realmente ayudáis a vuestros hermanos?

 Se os hace más fácil eliminarlos de vuestra vida, ya sea a través de la crítica; ya sea del ataque verbal.

Y algunas veces, hasta asesinando o ignorándolos.

Os he dicho que Satanás es la Maldad Absoluta y si vosotros le hacéis caso,

estaréis en graves problemas en vuestro Juicio Final ante Mí, vuestro Padre, vuestro Dios.

Soy el Único que puede tomar la vida o que os la puede devolver.

Vosotros, no podéis tomar la vida de vuestros hermanos, ella Me pertenece a Mí. 

Yo os creé y Yo os puedo quitar vuestra vida humana y lo recalco así, humana,

PORQUE LA VIDA ESPIRITUAL NO MUERE,

MUERE EL ESTADO DE GRACIA DE VUESTRA ALMA

Pero vuestra alma, nunca muere. Y Satanás es lo que hace, os quita la vida de la Gracia.

Ciertamente, puede hacer que muráis de alguna forma en vuestro cuerpo,

ya sea a través de una enfermedad, ya sea por el ataque de un hermano vuestr o a través de un accidente.

Hay múltiples formas para que os pueda quitar la vida del cuerpo.

Y esto, en las Escrituras lo tenéis escrito: “no temáis tanto a aquél que pueda matar vuestro cuerpo, sino a aquél que mate vuestra alma”

Ya que la muerte del alma, es la pérdida de vuestro estado de Gracia, que

47. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos, ser arrojado a la gehenna, Marcos 9

AL CAER EN PECADO GRAVE,

VOSOTROS PERDÉIS LA VIDA DE LA GRACIA

Y EL DERECHO A REGRESAR AL REINO DE LOS CIELOS

SI NO OS ARREPENTÍS DE VUESTRO PECADO.

Como os dije observad, deteneos por un momento y ved cómo Satanás os está atacando de múltiples formas,

para que perdáis el estado de Gracia.

Ciertamente, estáis viendo  ataques y muertes por todos lados del Mundo y se van a ir incrementando.

Por eso, os pido que sigáis orando por aquellos que irán muriendo,

para que se puedan arrepentir a tiempo y que la humanidad regrese al estado de Gracia,

 Para que cuando mueran de cualquier forma, esté su alma preparada para regresar a Mí.

Vuestra alma tiene que estar, siempre, en estado de Gracia y no solamente para que podáis trascender al Reino de los Cielos,

sino para que vuestra alma dé mucho fruto.

No es lo mismo un alma enferma, un alma en pecado, un alma llena de maldad, porque le hizo caso a Satanás y de esta forma no da fruto.

A un alma que está en estado de Gracia, que esto quiere decir, que vive en Mi Amor, que dará fruto,

Que Me transmitirá, que ayudará a infinidad de almas en su conversión y en su salvación.

Estas almas, ciertamente, son muy atacadas por Satanás y mientras más os acerquéis a Mí y estéis en estado de Gracia,

Satanás querrá destruiros, querrá matar vuestra alma:

Manteneos en vida espiritual, para que deis mucho fruto.

No temáis a los acontecimientos de la Purificación que puedan matar vuestro cuerpo.

Tarde o temprano os tendréis que despojar de él y vuestra alma volará hacia Mí,

OS DEBE PREOCUPAR MÁS QUE CUANDO LLEGUÉIS A MÍ,

¿EN QUÉ ESTADO ESTARÁ VUESTRA ALMA,

EN VIDA O EN MUERTE?

Vosotros deberéis estar siempre pendientes del estado de vuestra alma, para que la muerte, cuando llegue a vosotros, os dé una bella sorpresa.

 La muerte, es solamente un estado del cuerpo:

en que vuestro cuerpo dejará de vivir, para dejarle una libertad total de vuestra alma.

 Y tomadlo así, Mis pequeños. Vuestro cuerpo, encarcela a vuestra alma, no le permite usar todas las potencias que el alma tiene.

Ya que vuestro cuerpo, ahora afectado por el Pecado Original, impide que vuestra alma utilice todas ésas potencias, con que Yo la he dotado.

Cuando la muerte llega a vosotros, es una alegría si estáis Conmigo.

Y en ése momento, sentiréis la libertad de vuestra alma y veréis las capacidades que tiene.

Y os alegraréis inmensamente de que vuestro cuerpo ya no os aprisiona.

No toméis a la muerte como algo nefasto en vuestra existencia, al contrario,

PEDIDLE A LA MUERTE QUE LLEGUE A VOSOTROS,

PARA QUE PODÁIS GOZAR LAS POTENCIAS DEL ALMA

Ayúdame Señor Jesús a encontrarte, para conocerte y amarte como debo hacerlo en la eternidad

 PERO VUESTRA ALMA

TIENE QUE ESTAR PREPARADA PARA ESTO

Y ella debe estar llena de Vida, en estado de Gracia, llena de Mi Amor…

Y así, podréis gozar inmensamente, el premio que os ganaréis por haberMe servido en la Tierra,

con la misión que Yo le encomiendo a cada uno de vosotros.

Respetad la vida de vuestros hermanos, respetad vuestra propia vida y esperad a que Yo vuestro Dios, que os creé.

Os dé la Gracia de regresar a Mí y os pueda liberar de la cárcel en que ahora estáis en vuestro cuerpo.

Dentro de un tiempo, a aquellas almas del Resto Fiel que queden, les permitiré que su cuerpo ya no sea ésa cárcel que ahora es.

CON SU TRANSFIGURACIÓN,

EL CUERPO TAMBIÉN TENDRÁ POTENCIAS INMENSAS

Que serán un regalo de parte Mía, por haberMe servido y por haber trascendido,

por haber permanecido en Mí, en Fe, en amor y por la transmisión de Mis Enseñanzas.

Los Tiempos que vendrán, serán un regalo inmenso para las almas fieles, para las almas que buscaron su santificación.

Vuestro cuerpo y vuestra alma, tendrán un cambio bellísimo, gozaréis y Me agradeceréis ése cambio,

vendrá vuestra transfiguración y tendréis una nueva vida.

Gozad ya, desde ahora, Mis pequeños, éstas Promesas que os hago y pedídMelas.

Respetad pues, la vida de vuestros hermanos, la vida del cuerpo y la vida del alma,

ayudadles a crecer y pedidMe a Mí, vuestro Padre y vuestro Dios, que os ayude a crecer como lo que sois

y deberéis ser Mis verdaderos hijos en Cristo Jesús, vuestro Hermano, vuestro Dios, vuestro Salvador.