Archivos diarios: 23/11/20

101 EL DERRUMBE


 101 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

Jesús se encuentra con los suyos en un lugar muy montañoso.

El camino es incómodo y escabroso y a los más ancianos se les hace muy duro.

Sin embargo, los jóvenes se muestran muy contentos en torno a Jesús y suben ágiles, conversando entre sí.

El pensamiento de volver a Galilea tiene alborozados a los dos primos, los dos hijos de Zebedeo y a Andrés.

Y su alegría es tal, que conquista también a Judas, que desde hace un tiempo se encuentra en las mejores disposiciones de espíritu.

Se limita a decir:

–     Bueno, Maestro, pero, para Pascua, cuando se va al Templo…

¿Vas a volver a Keriot? Mi madre sigue esperando a que vayas. Me lo ha hecho saber. E igualmente mis paisanos…

Jesús contesta:

–     Por supuesto.

Ahora, aunque quisiéramos, la estación está demasiado desapacible como para meterse por esos caminos intransitables.

Daos cuenta de lo fatigoso que resulta incluso aquí. Y si no hubiese sido por esa imposición, no habría emprendido ahora el camino… Pero ya no se podía estar…

Jesús guarda silencio, pensativo.

Juan dice:

–     Y después, quiero decir por Pascua, se podrá ir?

Yo quisiera enseñar tu gruta a Santiago y a Andrés.

Judas pregunta:

–     ¿Te olvidas del amor de Belén hacia nosotros? 

0 mejor dicho, hacia el Maestro.

–      No. Pero iría yo con Santiago y Andrés.

Jesús podría estar en Yuttá o en tu casa…

–     ¡Oh…, esto me agrada!

¿Lo harás así, Maestro? Ellos van a Belén, Tú estás conmigo en Keriot. Realmente conmigo solo nunca has estado…

Y siento grandes deseos de tenerte enteramente para mí…

Jesús pregunta:

–     ¿Estás celoso?

¿No sabes que Yo os amo a todos de la misma forma? ¿No crees que Yo estoy con todos vosotros aun cuando parezco lejano?

–      Sé que nos quieres.

Si no nos quisieras, deberías ser mucho más severo, conmigo al menos. Creo que tu espíritu nos asiste continuamente.

Pero no somos del todo espíritu; está también el hombre, con sus amores de hombre, sus deseos, sus añoranzas.

Jesús mío  yo sé que no soy el que más te hace feliz.

Pero creo que Tú sabes lo vivo que está en mí el deseo de agradarte y el recuerdo amargo de todas las horas que te pierdo por mi miseria…

Jesús objeta:

–     No, Judas.

No te pierdo. Estoy más cerca de tí que de los demás, precisamente porque conozco quién eres.

–     ¿Qué soy, mi Señor? Dilo.

Ayúdame a entender qué soy. Yo no me entiendo. Me da la impresión de ser como una mujer turbada por deseos de concebir.

Tengo apetitos santos y apetitos depravados. ¿Por qué? ¿Qué soy yo?

Jesús lo mira con una mirada indefinible.

Está apenado. Pero es una tristeza embebida de piedad, de mucha piedad.

Parece un médico que constatara el estado de un enfermo y que supiera que se trata de un enfermo que no puede curarse…

Pero no habla.

Judas insiste:

–     Dilo, Maestro mío.

Tu juicio sobre el pobre Judas será siempre el menos severo de todos.

Y, además… estamos entre hermanos. No me importa que sepan de qué estoy hecho.

Es más, sabiéndolo de Tí, corregirán su juicio y me ayudarán. ¿No es verdad?

Los otros se sienten violentos y no saben qué decir.

Miran al compañero, miran a Jesús.

Jesús pone a su lado a Judas de Keriot, en el lugar donde antes estaba su primo Santiago.

Y dice:

–      Tú eres simplemente un desordenado.

 Tienes en ti los mejores elementos pero no bien asegurados. El soplo más débil de viento, los echa por tierra.

Hace poco pasamos por aquellos desfiladeros y nos mostraron el daño que el agua, la tierra y las plantas, causaron en el poblado.

Estos tres elementos son cosas útiles y benditas, ¿No es verdad? Y sin embargo allí, fueron una maldición.

¿Por qué? Porque el agua del río no tenía una ribera propia.

Además por la pereza del hombre, se había formado más riberas, según su capricho. Era bello, mientras no había tempestades.

Eran bellas las plantas nacidas al azar y que dejaban claros llenos de sol.

Bella, la tierra suave, depositada por lejanos aluviones, en la quebrada del monte.

Era como un primor de joyeles esa agua clara que regaba el monte con muchos riachuelos que el hombre gozaba porque era útil a sus campos.

Esa agua clara que irrigaba el monte con pequeños arroyos: collares de diamantes o de esmeraldas, según reflejasen la luz o la sombra de los bosques, era como un joyel.

Y el hombre gozaba de ello, porque las cantarinas venas de agua eran útiles para sus pequeños campos.

Como también eran hermosos los árboles nacidos por avatares de los vientos en caprichosos grupos; aquí, allá y acullá, dejando claros llenos de sol.

También era hermosa la tierra esponjosa, depositada por quién sabe qué lejanos aluviones entre las variadas ondulaciones del monte.

Tierra verdaderamente  fértil para los cultivos.

Bastó que llegaran hace un mes las tempestades, para que los caprichosos senderos del río, se uniesen y se desbordasen por otro curso, llevándose los desordenados árboles…

Y arrastrando hacia abajo las desordenadas acumulaciones de tierra junto con las plantas que no estaban en orden, llevándose consigo los trozos de tierra, hasta el valle.

Si las aguas hubieran sido reguladas, si los árboles hubieran estado agrupados en bosques ordenados…

Si la tierra hubiese estado sostenida con antemurales.

Entonces los tres elementos buenos: las plantas, el agua y la tierra, no se habrían convertido en ruina y muerte para ese poblado.

Tú tienes inteligencia, intrepidez, instrucción, prontitud, prestancia, actividad, elegancia y muchas otras cualidades.

Tienes muchas cosas, muchas, pero están salvajemente dispuestas en tí; están colocadas sin orden alguno… 

Y tú dejas que estén así.

Mira, necesitas un trabajo paciente y constante sobre ti mismo, para poner orden, que al final se traduciría en una gran fuerza vital, en tus cualidades,

De modo que cuando ruja la tempestad de la tentación, lo bueno que existe en tí, no se convierta en mal para tí y para los demás.

Judas lo mira pasmado y dice:

–    Tienes razón Maestro.

De vez en cuando un viento me golpea y todo se me embrolla. Y dices que podré…

–      La voluntad lo es todo, Judas.

–     Pero hay tentaciones tan ardientes…

Que se ocultan por miedo de que el mundo las pueda leer en la cara…

–    ¡Aquí está el error! 

Sería el momento preciso de no ocultarse. Sino de buscar en el mundo de los buenos, su ayuda. También el contacto con los buenos calma la fiebre.

Y buscar también a los criticones del mundo, porque el orgullo empuja a esconderse, para que no se lea entre nuestros espíritus tentados y esto sirve de reactivo a la debilidad moral… 

Y así no se caería.

–    Tú te metiste en el desierto…

–     Porque lo podía hacer.

Pero ¡Ay! De los solos si no son en su soledad, multitud contra multitud.

–    ¿Cómo? No entiendo.

–      Multitud de virtudes contra multitud de tentaciones.

Cuando la virtud es poca, hay que hacer lo que hace esta hiedra: aferrarse a las ramas de los árboles robustos para poder subir.

–    Gracias maestro.

Yo me aferro a Ti y a mis compañeros. Ayudadme todos. Sois mejores que yo.

Santiago de Zebedeo responde:

–     Ha sido mejor el ambiente parco y honesto en el que hemos crecido amigo.

Ahora estás con nosotros y te queremos mucho. Verás… no es por criticar la Judea, pero créeme que en Galilea hay menos riquezas  y menos corrupción.

Están cerca Tiberíades, Mágdala y otros lugares de recreo. Pero vivimos con nuestra alma sencilla, vulgar si quieres; pero activa, contenta, santamente con lo que da Dios.

Juan Objeta:

–     Pero ten en cuenta, Santiago, que la madre de Judas es una santa mujer.

Se le ve la bondad escrita en la cara.  

Judas de Keriot, contento por esta alabanza, le sonríe.

Y su sonrisa aumenta cuando Jesús confirma:

–      Es así, como has dicho, Juan; es una santa criatura.

Judas agrega:

–      ¡Sí! ¡Ya!

Pero mi padre soñaba con hacer de mí una persona grande en el mundo. Y me separó muy pronto y demasiado profundamente de mi madre…

Pedro pregunta desde lejos:

–      Pero, ¿Qué es lo que tenéis que decir, que no paráis de hablar?

 ¡Paraos! ¡Esperadnos! No le veo la gracia a ir así, sin pensar que yo tengo las piernas cortas.

Se detienen hasta que el otro grupo los alcanza.

–      ¡Uf! ¡Cuánto te quiero, barquita mía!

Aquí se hace esfuerzos de esclavos… ¿Qué decíais?

Jesús responde:

–      Hablábamos de las cualidades para ser buenos.

–      Y ¿A mí no me las dices, Maestro?

–      Claro que sí: orden, paciencia, constancia, humildad, caridad…

¡He hablado de ellas muchas veces!

–      Del orden no.

¿Qué tiene que ver con ello?

–      El desorden no es nunca una buena cualidad.

Se lo he explicado a tus compañeros. Ellos te lo dirán.

Y lo he puesto el primero; mientras que he puesto la última a la caridad, porque son los dos extremos de la recta de la perfección.

Ahora bien, como tú sabes, una recta, puesta horizontalmente, no tiene principio, como tampoco tiene fin.

Ambos extremos pueden ser principio y pueden ser fin, mientras que de una espiral o de cualquier otra figura no cerrada en sí misma, hay siempre un principio y un fin.

La santidad es lineal, simple, perfecta.

Y no tiene sino dos extremos, como la recta.

–      Es fácil hacer una recta…

–      ¿Tú crees? Te equivocas.

En un dibujo, complicado incluso, puede pasar inadvertido algún defecto; pero en la recta enseguida se ve cualquier falta.

O de inclinación o de incertidumbre.

José, enseñándome el oficio, insistía mucho en que fueran derechas las tablas.

Y con razón me decía:

¿Ves, hijo mío? En una moldura o en un trabajo de torno todavía puede pasar una leve imperfección, porque el ojo si no es expertísimo, si observa un punto no ve el otro.

Pero si una tabla no está derecha como se debe, ni siquiera el trabajo más simple, como puede ser una pobre mesa de campesinos, sale bien.

Estará arqueada, hacia abajo o hacia arriba. No sirve sino para el fuego”.

Podemos decir esto también respecto a las almas.

Para que no suceda que no se sirva sino para el fuego infernal, es decir, para conquistar el Cielo, hay que ser perfecto como una tabla debidamente cepillada y escuadrada

Quien empieza su trabajo espiritual con desorden, comenzando por las cosas inútiles; saltando como un ave inquieta, de esto a aquello,

Al final, cuando quiere reunir las partes de su trabajo, ya no puede, no encajan.

Por tanto, orden. Por tanto, caridad.

Luego, manteniendo fijos en las dos mordazas estos extremos, de forma que no se escapen nunca, trabajar en todo lo restante, ya se trate de molduras o de tallas.

¿Has comprendido?

–     Sí, he comprendido.

Pedro se mastica en silencio su lección y repentinamente,

concluye:

–     Entonces mi hermano vale más que yo.

Él es verdaderamente ordenado. Paso a paso, en silencio, tranquilo. Da la impresión de que no se moviera y sin embargo…

Yo desearía hacer muchas cosas y en poco tiempo. Y no hago nada. ¿Quién me ayuda?

–     Tu buen deseo.

No temas, Pedro. Tú también haces. Te haces.

–     ¿Y yo?

–      También tú, Felipe.

–     ¿Y yo?

Tengo la impresión de no ser realmente capaz de nada.

–     No, Tomás.

Tú también te trabajas. Todos, todos os trabajáis.

Sois árboles silvestres, pero los injertos os van cambiando en modo lento y seguro…

Y Yo tengo en vosotros mi alegría.

–     Eso. Estamos tristes y Tú nos consuelas.

Somos débiles y Tú nos fortaleces. Somos miedosos y nos infundes valor. Para todos y para todos los casos, tienes preparado el consejo y el consuelo.

Maestro, Tú siempre estás preparado y siempre eres bueno, ¿Cuál es el secreto?

–      Amigos míos, he venido para esto, sabiendo ya lo que me encontraría y lo que debía hacer.

Sin sufrir ilusiones no se tienen desilusiones; por tanto, no se pierde energía, se va hacia adelante.

Recordad esto, para cuando también vosotros tengáis que trabajar al hombre animal, para hacer de él el hombre espiritual.