20 LLEGADA A HEBRÓN


20 CONOCER A DIOS, ES EMPEZAR A AMARLO

La llegada de María a Hebrón y su encuentro con Isabel.

Me encuentro en un lugar montañoso. No son grandes montañas, pero tampoco puede decirse que sean simples colinas.

Tienen cimas y sinuosidades ya propias de las verdaderas montañas, como las que se ven en nuestros Apeninos toscoumbrianos.

La vegetación es tupida y bonita. Abunda el agua fresca que mantiene verdes los pastos y fértiles los huertos, casi todos plantados de manzanos, higueras y vid; esta última, en torno a las casas.

Debe ser primavera, como se deduce de que las uvas sean ya de un cierto volumen, como semillas de veza; y de que las flores de los manzanos asemejen a numerosas bolitas de color verde intenso;

así como del hecho de que en lo alto de las ramas de las higueras hayan aparecido ya los primeros frutos, todavía en estado embrional, pero ya bien definidos.

Y los prados son una verdadera alfombra esponjosa y de mil colores en que pacen, o descansan, las ovejas: manchas blancas sobre el fondo de esmeralda de la hierba.

María sube en su burrito por una vía que está en bastante buen estado, y que debe ser de primer orden.

Sube, porque, efectivamente, el pueblo, de aspecto bastante ordenado, está más arriba.

Mi interno consejero me dice:

–     Este lugar es Hebrón.

No sé si será «Hebrón» toda la zona o sólo el pueblo. Yo oigo esto, y esto es lo que digo.

María está entrando en el pueblo. Atardece.

Algunas mujeres, en las puertas de las casas, observan la llegada de la forastera y chismean entre sí.

La siguen con la mirada y no se quedan tranquilas hasta que la ven detenerse delante de una de las casas más lindas, situada en el centro del pueblo y que tiene delante un huerto-jardín,

y detrás y alrededor un huerto de árboles frutales bien cuidado, que se extiende luego dando lugar a un vasto prado que sube y baja por las sinuosidades del monte, para terminar en un bosque de altos árboles.

Todo ello cercado por un seto de morales o rosales silvestres.

No lo distingo bien porque  tanto la flor como el ramaje de estas matas espinosas son muy semejantes, y mientras no aparece el fruto en las ramas es fácil confundirse.

En la parte delantera de la casa, es decir, por el lado paralelo al pueblo, la propiedad está cercada por un pequeño muro blanco,

a lo largo de cuya parte alta hay ramas de verdaderos rosales, todavía sin flores, aunque ya llenas de capullos.

En el centro, un cancel de hierro, cerrado. Se comprende que se trata de la casa de una de las personalidades del pueblo.

Y de gente que vive desahogadamente, pues efectivamente, todo en ella da signos, si no de riqueza y de pompa, sí, sin duda, de bienestar.

Y mucho orden. María se baja del burrito y se acerca a la puerta de hierro.

Mira por entre las barras. No ve a nadie. Entonces trata de que la oigan.

Una mujer la más curiosa de todas, que la ha seguido. le hace señales para que se fije en un extraño objeto que sirve para llamar:

dos piezas de metal dispuestas en equilibrio en una especie de yugo, las cuales, moviendo el yugo con una gruesa cuerda, chocan entre sí haciendo el sonido de una campana o de un gong.

María tira de la cuerda, pero lo hace de forma tan delicada que el sonido es sólo un ligero tintineo que nadie oye.

Entonces la mujer, una viejecilla toda ella nariz y barbilla puntiaguda y la más parlanchina del grupo, se agarra a la cuerda y se pone a tirar, a tirar, a tirar muy fuerte.

Una llamada que despertaría a un muerto. 

Mientras dice:

–     Se hace así, mujer.

Si no, ¿Cómo va a querer que la oigan? Sepa que Isabel es anciana, y también Zacarías. Y ahora, además de sordo, está mudo. Los dos sirvientes son también viejos, ¿Sabe?

¿Ha venido alguna otra vez? ¿Conoce a Zacarías? ¿Es usted…?.

Aparece un viejecillo renco que salva a María de este diluvio de informaciones y preguntas.

Debe ser jardinero o labrador. Lleva en la mano un pequeño rastrillo y una hoz atada a la cintura. Abre.

María entra mientras le da las gracias a la mujer, pero… ¡Ay!, la deja sin respuesta. ¡Qué desilusión para la curiosa!

Nada más entrar, dice:

–     María de Joaquín y Ana, de Nazaret.

Prima de vuestros señores.

E1 viejecillo inclina la cabeza y saluda,

luego da una voz: 

–    ¡Sara! ¡Sara!.

Y abre otra vez la verja para coger el borriquillo, que se había quedado afuera porque María, para librarse de la mujercita, se había colado dentro muy rápida…

Y el jardinero, tan rápidamente como Ella, había cerrado la verja delante de las narices de la chismosa.

Pasa al burro y, mientras lo hace, dice:

–     ¡Ah… gran dicha y gran desgracia para esta casa!

El Cielo ha concedido un hijo a la estéril. ¡Bendito sea por ello el Altísimo! Pero Zacarías volvió de Jerusalén mudo hace ya siete meses. Se hace entender con gestos, o escribiendo. ¿Ha tenido noticia de ello?

Mi señora, en medio de esta alegría y este dolor, la ha echado mucho de menos. Siempre hablaba de usted con Sara. Decía: “¡Si estuviese aquí conmigo mi pequeña María… !

Si hubiera seguido hasta ahora en el Templo, habría enviado a Zacarías a traerla. Pero el Señor ha querido que fuese la esposa de José de Nazaret.

Sólo Ella podría consolarme en este dolor y ayudarme a rezar a Dios, porque todo en Ella es bondad. En el Templo todos la echan de menos y están tristes.

La pasada fiesta, cuando fui con Zacarías la última vez a Jerusalén a dar gracias a Dios por haberme dado un hijo, oí de sus maestras estas palabras:

“Al Templo parecen faltarle los querubines de la Gloria desde que la voz de María no suena ya entre estas paredes”.

¡Sara! ¡Sara! Mi mujer es un poco sorda. Ven, ven, que te llevo yo».

En vez de Sara, aparece, en la parte alta de una escalera adosada a un lado de la casa, una mujer ya muy anciana, ya llena de arrugas, con el pelo muy canoso, pero que ha debido ser negrísimo,

a juzgar por lo negras que tiene las pestañas y las cejas y por el color moreno de su cara. Contrasta en modo extraño con su visible vejez, su estado, ya muy patente; a pesar de la ropa amplia y suelta que lleva.

Mira protegiéndose los ojos de la luz con la mano. Reconoce a María.

Levanta los brazos hacia el cielo con una exclamación de asombro y de alegría,

y se apresura, en la medida en que puede, hacia abajo al encuentro de la recién llegada.

Y María, cuyos movimientos son siempre moderados, esta vez se echa a correr rápida como un cervatillo y llega al pie de la escalera al mismo tiempo que Isabel.

Y recibe en su pecho con viva efusión de afecto a su prima, que, al verla, llora de alegría. Permanecen abrazadas un momento.

Luego Isabel se separa con una exclamación de dolor y alegría al mismo tiempo, y se lleva las manos al abultado vientre.

Agacha la cabeza, palideciendo y sonrojándose alternativamente. María y el sirviente extienden los brazos para sujetarla, pues ella vacila como si se sintiera mal.

Pero Isabel, después de un minuto de estar como recogida dentro de sí, levanta su rostro, tan radiante que parece rejuvenecido, mira a María sonriendo con veneración como si estuviera viendo un ángel…

Y se inclina en un intenso saludo diciendo:

–     ¡Bendita tú entre todas las mujeres!

¡Bendito el Fruto de tu vientre! (lo dice así, dos frases bien separadas) ¿Cómo he merecido que venga a mí, sierva tuya, la Madre de mi Señor?

Sí, ante el sonido de tu voz, el niño ha saltado en mi vientre como jubiloso, y cuando te he abrazado el Espíritu del Señor me ha dicho una altísima verdad en el corazón.

¡Dichosa tú, porque has creído que a Dios le fuera posible lo que posible no aparece a la humana mente!

¡Bendita tú, que por tu fe harás realidad lo que te ha sido predicho por el Señor y fue predicho a los Profetas para este tiempo!

¡Bendita tú, por la Salud que engendras para la estirpe de Jacob! ¡Bendita tú, por haber traído la Santidad a este hijo mío que siento saltar de júbilo en mi vientre como cabritillo alborozado,

porque se siente liberado del peso de la Culpa, llamado a ser el Precursor, santificado antes de la Redención por el Santo que se está desarrollando en ti!.

María, con dos lágrimas como perlas, que le bajan desde los risueños ojos hasta la boca sonriente, el rostro alzado hacia el cielo, levantados también los brazos, en la posición que luego tantas veces tendrá su Jesús,

exclama:

–    El alma mía magnifica a su Señor – y continúa el cántico como nos ha sido transmitido.

Al final, en el versículo: «Ha socorrido a Israel, su siervo etc», recoge las manos sobre el pecho y se arrodilla muy curvada hacia el suelo adorando a Dios.  

El sirviente, cuando había visto que Isabel no se sentía mal y que quería manifestar su pensamiento a María, se había retirado prudentemente;

ahora vuelve del huerto acompañado de un anciano de aspecto majestuoso, de barba y pelo enteramente blancos, el cual, con vistosos gestos y sonidos guturales, saluda desde lejos a María.  

Isabel dice:

–     Zacarías está llegando…

Y toca en el hombro a la Virgen, que está orando absorta….

–     Mi Zacarías está mudo.

Está bajo sanción divina por no haber creído. Ya te contaré luego. Ahora espero en el perdón de Dios porque has venido tú; tú, llena de Gracia.

María se levanta. Va hacia Zacarías. Se inclina hasta el suelo ante él. Le besa la orla de la vestidura blanca que le cubre hasta los pies.

Esta vestidura es muy amplia y está sujeta a la cintura por una ancha franja bordada.

Zacarías, con gestos, da la bienvenida a María, y juntos van donde Isabel.

Entran todos en una vasta habitación, muy bien puesta, de la planta baja.

Ofrecen asiento a María y mandan que le sirvan una taza de leche recién ordeñada, todavía tiene la espuma y unas pequeñas tortas.

Isabel da órdenes a la sirvienta, quien, embadurnadas de harina todavía las manos y el pelo más blanco de cuanto en realidad lo es, por la harina que tiene, por fin ha hecho acto de presencia.

Quizás estaba haciendo el pan. Da órdenes también al sirviente, al que oigo llamar Samuel, para que lleve el baulillo de María a la habitación que le indica.

Todos los deberes de una señora de casa para con su huésped.

Entretanto, María responde a las preguntas que Zacarías le hace escribiendo con un estilo en una tablilla encerada.

Por las respuestas, comprendo que le está preguntando por José y por cómo se encuentra siendo su prometida.

Y comprendo también que a Zacarías le es negada toda luz sobrenatural acerca de la gravidez de María y su condición de Madre del Mesías.

Es Isabel quien, acercándose a su marido y poniéndole con amor una mano en el hombro, como para hacerle una casta caricia,

le dice:

–     María también es madre.

Regocíjate por su felicidad

Y no dice nada más. Mira a María y María la mira, pero no la invita a decir nada más, por lo cual guarda silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: