38 EL PEQUEÑO CARPINTERO


38 CONOCER A DIOS, ES EMPEZAR A AMARLO

Primera lección de trabajo a Jesús.

21 de Marzo de 1944.

Que se sujetó a la regla de la edad. 

Veo aparecer, dulce como un rayo de sol en día lluvioso, a mi Jesús, pequeñuelo de unos cinco años aproximadamente,

todo rubio y todo lindo con un sencillo vestidito azul celeste que le llega hasta la mitad de sus bien contorneados muslos.

Está jugando con la tierra en el pequeño huerto.

Está haciendo montoncillos de tierra.

Y plantando encima ramitas, como si fueran bosques en miniatura; con piedritas marca los senderos.

Luego intenta hacer un pequeño lago en la base de sus minúsculas colinas.

Para ello coge un fondo de alguna pieza vieja de loza y lo entierra, hasta el borde.Luego lo llena de agua con una botija que zambulle en un pilón usado como lavadero o para regar el huerto.

Pero lo único que consigue es mojarse el vestido, sobre todo las mangas.

El agua se sale del plato desportillado y tal vez, rajado.

Y… el lago se seca.

José ha salido a la puerta y silencioso, se queda un tiempo mirando todo ese trabajo que está haciendo el Niño.

Y sonríe.

En efecto, es un espectáculo que hace sonreír de alegría.

Luego, para impedir que Jesús se moje más, le llama.

Jesús se vuelve sonriendo.

Y viendo a José, corre hacia él con sus bracitos tendidos hacia adelante

José, con el borde de su vestidura corta de trabajo, le seca las manitas llenas de tierra y se las besa.

Y comienza un dulce diálogo entre los dos.

Jesús explica su trabajo y su juego, así como las dificultades que había encontrado para llevarlo a cabo.

Quería hacer un lago como el de Genesaret. (por ello supongo que le han hablado de él o que lo han llevado a verlo).

Quería hacerlo en pequeño, como entretenimiento.

Aquí estaba Tiberíades, allí Magdala, allí Cafarnaúm.

Esta era la vía que llevaba, pasando por Caná, a Nazaret.

Quería botar al lago unas barquitas — estas hojas son barcas — e ir a la otra orilla.

Pero, el agua se sale…

José observa y se interesa, tomándolo todo con seriedad.

Luego propone hacer él “mañana” un pequeño lago, no con el plato desportillado, sino con un pequeño recipiente de madera, bien estucado y empecinado…

en el que Jesús podrá botar verdaderas barquitas de madera que José le va a enseñar a hacer.

Y agrega:

–   Precisamente en este momento te voy a enseñar unas pequeñas herramientas de trabajo, que he preparado par tí…

Ven, vamos al taller…

El amor de José lo ha hecho para Él; para que pueda aprender sin mayor esfuerzo, a usarlas.  

Jesús con una sonrisa, 

Dice:

–    Así te podré ayudar!

José responde:

–     Así me podrás ayudar.

Y te harás un hábil carpintero. Ven a verlas. Y entran en el taller.

José le muestra un pequeño martillo, una sierra pequeña, unos minúsculos destornilladores, una garlopa como de juguete…

Un banco adecuado a la estatura del pequeño Jesús.

–     ¿Ves cómo se sierra?

Se apoya este pedazo de madera así. Se coge la sierra así.

Y con cuidado de no ir a los dedos, se sierra.

Prueba tú…

Y empieza la lección.

Y Jesús, rojo del esfuerzo y apretando los labios, sierra con cuidado.

Y luego alisa la tablita con la garlopa.

Y a pesar de que esté no poco torcida, le parece bonita

Y José le alaba y le enseña a trabajar, con paciencia y amor.

María regresa — estaba fuera de casa —, se asoma a la puerta y mira.

Ninguno de los dos la ve porque están vueltos de espaldas.

La Madre sonríe al ver el interés con que Jesús usa la garlopa…

Y el afecto con que José le enseña.

Pero Jesús debe sentir esa sonrisa.

Se vuelve.

Ve a su Mamá y corre hacia Ella con su tablita medio cepillada y se la enseña.

María observa con admiración y se inclina hacia Jesús para darle un beso.

Le pone en orden los ricitos despeinados, le seca el sudor de su cara acalorada…

Y afectuosa, le escucha cuando Jesús le promete que le va a hacer una banquetita para que trabaje más cómoda.

José, erguido junto al minúsculo banco, apoyada su mano en uno de los lados, mira y sonríe.

He presenciado la primera lección de trabajo a mi Jesús.

Y toda la paz de esta Familia santa está en mí.  

Dice Jesús: 

Te he confortado, alma mía, con una visión de mi niñez.

Feliz dentro de su pobreza por haber estado rodeada del afecto de dos santos mayores, cuales el mundo no tiene ninguno.

Se dice que José fue el padre nutricio mío.

¡Cierto es que si bien no pudo como hombre, darme la leche con que me nutrió María…

sí se quebrantó a sí mismo trabajando, para darme pan y confortación!

 ¡Y tuvo una dulzura de sentimientos de verdadera madre!

De él aprendí — y jamás alumno alguno tuvo un maestro mejor — todo aquello que hace del niño un hombre.

Un hombre, además, que ha de ganarse el pan.

Si bien mi inteligencia de Hijo de Dios era perfecta, hay que reflexionar y creer que Yo no quise saltarme sin más la regla de la edad.

Por eso, humillando mi perfección intelectiva de Dios hasta el nivel de una perfección intelectiva humana…

me sujeté a tener como maestro a un hombre…

A tener necesidad de un maestro.

Y el hecho de haber aprendido con rapidez y buena voluntad, no me quita el mérito de haberme sujetado a un hombre,

como tampoco le quita a este hombre justo el de haber sido él, quien nutrió mi pequeña mente con las nociones necesarias para la vida.

Esas gratas horas pasadas al lado de José (quien, como a través de un juego, me puso en condiciones de ser capaz de trabajar)

esas horas, no las olvido ni siquiera ahora que estoy en el Cielo.

Y cuando miro a mi padre putativo, veo nuevamente el huertecito y el humoso taller.

Y me parece ver a mi Madre asomándose, con esa sonrisa suya que hacía de oro el lugar y dichosos a nosotros.

¡Cuánto deberían las familias aprender de estos esposos perfectos, que se amaron como ningunos otros lo hicieran!

José era la cabeza.

Clara e indiscutible era su autoridad familiar.

Ante ella se plegaba reverente la de la Esposa y Madre de Dios.

A ella se sujetaba el Hijo de Dios.

Todo lo que José decidía, bien hecho estaba.

Sin discusiones, sin obstinaciones, sin resistencia alguna.

¡Y a pesar de ello, cuánta humildad tuvo!

Jamás abusó de su poder, jamás dictaminó cosa alguna contra todo canon, simplemente por ser el jefe.

La Esposa era su dulce consejera.

Y aunque Ella, en su profunda humildad, se considerase la sierva de su consorte,

éste extraía, de su sabiduría de Llena de Gracia, la luz para conducirse en todo lo que acaecía.

Y Yo así fui creciendo, cual flor protegida por dos vigorosos árboles,

entre estos dos amores que se entrelazaban por encima de Mí para protegerMe y amarMe.

NO.

Mientras la edad me hizo ignorar el mundo, Yo no sentí nostalgia del Paraíso.

Presentes estaban Dios Padre y el Divino Espíritu, pues María estaba llena de Ellos.

Y los ángeles allí moraban, porque nada les hacía alejarse de esa casa.

Y hasta podría decir que uno de ellos se había revestido de carne y era José,

alma angélica liberada del peso de la carne, dedicada sólo a servir a Dios y a su causa.

Y a amarlo como le aman los serafines.

¡Oh, la mirada de José!:

Pacífica y pura como la de una estrella ajena a toda concupiscencia terrena.

Era nuestro descanso y nuestra fuerza.

Hay muchos que piensan que Yo no sufrí humanamente cuando la muerte apagó esa mirada de santo, esa mirada celadora presente en nuestra casa.

Si bien, siendo Dios — y, como tal, conociendo la feliz ventura de José — no me apenó su partida (que tras breve estancia en el Limbo le había de abrir el Cielo),

Como Hombre sí lloré en esa casa privada de su amorosa presencia.

Lloré por el amigo desaparecido.

¿Y es que, acaso, no debía haber llorado por este santo mío, en cuyo pecho, de pequeño, yo había dormido?

¿Y del cual había recibido amor durante tantos años?

Finalmente, pongo ante la consideración de los padres, cómo sin contar con una erudición pedagógica,

José supo hacer de Mí un hábil artesano.

Apenas llegado Yo a la edad que me permitía manejar las herramientas, no dejándome saborear la ociosidad, me encaminó al trabajo,

Y se sirvió sobre todo de mi amor por María, para estimularme a trabajar…

Hacer aquellos objetos que le fueran útiles a Mamá.

Y así se inculcaba el debido respeto que todo hijo debería tener hacia su madre.

Y sobre este respetuoso y amoroso fulcro, apoyaba la formación del futuro carpintero.

¿Dónde están ahora las familias en que a los pequeños se les haga amar el trabajo como medio para realizar algo grato a los padres?

Los hijos, actualmente, son los déspotas de la casa.

Se desarrollan indiferentes, duros, mezquinos para con sus padres, a quienes consideran a su servicio, como si fueran sus esclavos.

No los aman.

Y de ellos reciben a su vez poco amor.

En efecto, al mismo tiempo que hacéis de vuestros hijos unos déspotas caprichosos…

Os separáis de ellos desentendiéndoos vergonzosamente.

Padres del siglo veinte (ya veintiuno), vuestros hijos son de todos menos vuestros:

Son de la nodriza, de la institutriz, del colegio, si sois ricos.

De los compañeros, de la calle, de las escuelas, si sois pobres.

No son vuestros.

Vosotras, madres, los generáis, nada más; vosotros, padres hacéis lo mismo.

Y sin embargo, un hijo no es sólo carne; es mente, es corazón, es espíritu.

Creed pues, que nadie tiene más deber y derecho que un padre y una madre, de formar esta mente, este corazón, este espíritu.

La familia existe, debe existir.

No hay teoría o progreso alguno que pueda válidamente, demoler esta verdad, sin provocar un desastre.

Una institución familiar desmoronada, sólo puede dar futuros hombres y mujeres,

cada vez más depravados; causa a su vez de calamidades crecientes.

En verdad os digo que sería preferible que no os casarais más,

que no engendrarais más sobre esta tierra,

lugar de tener estas familias menos unidas que un clan de monos.

Estas familias que no son escuela de virtud, de trabajo, de amor, de religión..

Sino un caos en que todos viven autónomamente, como engranajes desengranados, que al final terminan por romperse.

Seguid, seguid destruyendo.

Ya estáis viendo y sufriendo los frutos de vuestra acción quebrantadora,

de la forma más santa de la vida social.

Seguid, seguid, si queréis.

Pero luego no os quejéis de que este mundo sea cada vez más infernal,

morada de monstruos devoradores de familias y naciones.

¿Así lo queréis? Pues sea así…”

Esto lo dije en 1944…

¿Qué diré ahora, en 2021, con tantísima corrupción, con tantísimos devaneos y divorcios en los matrimonios,

que ya ni siquiera se casan sino que se juntan como los animales,?

¡Y encima en uniones brutales de hombres con hombres y de mujeres con mujeres!

Queriendo incluso adoptar hijos, en estas uniones abominables ante los ojos de Dios.

¿Para qué…?

¿Para que éstos vivan la corrupción desde pequeños?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: