132 HORA DE LA REDENCIÓN


132 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

 Es ya de noche. Todas las puertas están cerradas.

María está trabajando serena una tela.

Una lamparita de tres bocas ilumina una pequeña habitación de Nazaret, especialmente la mesa junto a la que está sentada la Virgen.

La tela – quizás es una sábana –pende del arquibanco y desde las rodillas hasta el suelo.

Así, María, que está vestida de azul oscuro, parece emerger de un cúmulo de nieve.

Está sola. Cose ligera, con la cabeza inclinada hacia su trabajo.

La luz enciende la parte más alta de su cabeza con reflejos de pálido oro, el resto de su rostro está en la penumbra.

En la habitación, bien ordenada, reina el máximo silencio.

De la calle, desierta en la noche, no llega ningún ruido; tampoco del huerto.  

La pesada puerta que a éste conduce desde la habitación en que María está trabajando – la misma en que generalmente come y recibe a las personas amigas – está cerrada.

Impidiendo que el ruido que hace el agua de la fuente al caer en la pila pueda entrar.

Reina verdaderamente el más profundo silencio. Desearía saber en qué piensa la Virgen mientras sus manos trabajan veloces…

Llaman discretamente a la puerta de la calle.

María levanta la cabeza y escucha.

Tan ligero ha sido el sonido, que María debe pensar que lo ha producido algún animal nocturno, o un ligero viento que haya golpeado la puerta…

Y vuelve a inclinar la cabeza hacia su trabajo.

Pero el sonido se repite, esta vez de forma más perceptible.

María se levanta y va hacia la puerta.  

Pregunta antes de abrir:

–     ¿Quién llama?

Responde una voz fina:

–     Una mujer.

¡En nombre de Jesús, piedad de mí!

María abre inmediatamente.

Mantiene en alto la lámpara para conocer a esta peregrina.

Ve sólo un amasijo de tela, una maraña que no deja traslucir nada; una pobre maraña curvada con profunda reverencia,

y que dice:

–     ¡Ave! ¡Señora!

Y repite: « ¡En nombre de Jesús, piedad de mí!». 

María responde:

–     Entra.

Dime qué quieres. No te conozco.

–     Ninguno me conoce y al mismo tiempo muchos me conocen.

Señora. Me conoce el Vicio y me conoce la Santidad.

Necesito que la Piedad me abra ahora sus brazos. La Piedad eres tú…

Y se echa a llorar.

–     Entra, entra.

Dime. Me basta lo que has dicho para comprender que eres una desdichada. Pero no sé todavía quién eres. Tu nombre, hermana.

–     ¡No, hermana no!

No puedo ser hermana tuya… Tú eres la Madre del Bien… yo… yo soy el Mal… 

Y llora cada vez más fuerte bajo su manto, echado incluso sobre la cara para esconderla enteramente

María deja la lámpara en un asiento, coge la mano de la desconocida, que está arrodillada en el umbral de la puerta…

Y la obliga a levantarse.

María no la conoce… yo sí: es la velada de Agua Especiosa.

Se pone en pie avergonzada, temblorosa, estremecida por su propio llanto.

Pero se sigue resistiendo a entrar,

y dice:

–     Soy pagana Señora.

Para vosotros, hebreos, sería basura aunque fuera santa y soy doblemente basura porque soy una meretriz.

–     Si vienes a mí…

Si buscas a mi Hijo a través de mí, no puedes ser sino un corazón arrepentido. Esta casa acoge a todo el que lleve por nombre Dolor.

Y tira de ella hacia dentro y cierra la puerta.

Pone la lámpara de nuevo en la mesa, le ofrece un asiento,

y le dice:

–     Habla.

Pero la velada no se quiere sentar; un poco cabizbaja, continúa llorando.

María está frente a ella, dulce y majestuosa.

Está esperando a que el llanto se calme; entretanto ora.

La veo orar con todo su aspecto, aunque nada en Ella tome actitud de oración…

Ni las manos que no sueltan la pequeña mano de la velada, ni los labios, que están cerrados.

Por fin el llanto se calma.

La velada se enjuga el rostro con su velo,

y dice:

–     Pero no he venido desde tan lejos para seguir estando en el anonimato.

Ésta es la hora de mi redención y debo desnudar mi corazón para…

Para mostrarte cuántas llagas lo cubren. Tú eres una madre y además… su Madre, por eso tendrás piedad de mí.

–     Sí, hija.

–     ¡Sí!, ¡llámame hija!…

Tenía a mi madre, pero la abandoné. Me dijeron que había muerto de dolor. Tenía a mi padre, pero me maldijo.

Y todavía hoy dice a sus conciudadanos: “No tengo ya ninguna hija”…

Rompe de nuevo a llorar impetuosamente.

María palidece de pena y le pone una mano en la cabeza para consolarla.

La velada sigue diciendo:

–     No tendré ya a nadie que me llame hija…

Sí, acaríciame así, como hacía mi madre cuando yo era pura y buena…

Deja que te bese esta mano y que con ella enjugue mi llanto. Mi llanto solo no me lava.

Cuánto he llorado desde que he comprendido!…

Ya antes había llorado, es horroroso no ser sino carne utilizada e insultada por el hombre.

Pero eran lloros de animal apaleado, que odia a quien lo tortura, y contra él se revuelve.

Y esos lloros ensuciaban cada vez más, porque… yo cambiaba de dueño pero no cambiaba de animalidad…

Hace ocho meses que lloro… porque he comprendido…

He comprendo mi miseria y podredumbre; que me cubren, me hastían y me producen náuseas…

Pero mi llanto, que cada vez es más consciente, no me lava; se mezcla con mi inmundicia, pero no la quita.

¡Oh Madre, seca tú mi llanto, y quedaré limpia y podré acercarme a mi Salvador!

–     Sí, hija, sí.

Siéntate. Aquí, conmigo. Habla con serenidad.

Deposita aquí, sobre mis rodillas maternas, todo tu peso.

María se sienta.

Pero la velada se desliza hasta el suelo, a sus pies, porque quiere hablarle en esa postura.

Comienza suavemente:

–     Soy de Siracusa…

Tengo veintiséis años…

Era hija de un administrador – como diríais vosotros. Nosotros decimos procurador,  de un noble señor romano.

Era hija única. Vivía feliz. Residíamos cerca de la marina, en el bellísimo chalet de la propiedad que administraba mi padre.

De vez en cuando venía el dueño o su mujer, y los hijos… Nos trataban bien.

Conmigo eran buenos. Las niñas jugaban conmigo…

Mi madre era feliz… se sentía orgullosa de mí.

Yo era guapa… inteligente… Todo me salía bien y sin dificultad… Pero estimaba más lo frívolo que lo bueno.

En Siracusa hay un teatro notable….bonito….grande….En él se celebran los juegos y se representan comedias…

En las comedias y tragedias actúan mucho los mimos, para poner de relieve, con sus muchas danzas, el significado del coro.

Tú no lo sabes…

Pero también con las manos y movimientos del cuerpo podemos expresar los sentimientos del hombre turbado por alguna pasión…

Jovencitos y niñas se forman en un gimnasio especial para ser mimos…

Deben ser hermosos como dioses, ágiles como mariposas…

A mí me gustaba mucho subir a una especie de altura desde la que se dominaba este lugar y ver las danzas de los mimos;

luego las repetía yo por mi cuenta en los prados floridos,

en las doradas arenas de mi terreno, en el jardín del chalet. Parecía una estatua de arte, o un viento surcando los espacios:

sí, sabía muy bien pararme en poses estatuarias o trasvolar sin tocar casi el suelo. Mis amigas ricas me admiraban y mi madre se sentía orgullosa…

La velada habla, recuerda, se representa de nuevo, ve como en un sueño el pasado, y llora.

Sus sollozos son las comas de sus palabras.

–     Un día – era el mes de mayo – Siracusa estaba toda florida.

Hacía poco que habían concluido las fiestas. Me había entusiasmado una de las danzas representadas en el teatro…

Los dueños de la propiedad me habían llevado a este espectáculo con sus hijas. Tenía entonces catorce años…

En aquella danza, los mimos, que debían representar a las ninfas de primavera acudiendo a adorar a Ceres, bailaban coronadas de rosas, vestidas de rosas…

Sólo de rosas, porque el vestido era un velo sutilísimo. 

Una red de tela de araña sobre la que habían sido esparcidas rosas…

Bailando, parecían aladas Hebes, de tan ligeras como se movían…

Y aparecían sus espléndidos cuerpos, separadas como estaban las franjas de velo florido para poner a sus espaldas alas…

Estudié esa danza… y un día… y un día…

La velada llora aún más intensamente…

Luego toma nuevas fuerzas:

–     Era hermosa.

Lo soy. Mira.

Se pone de pie echando rápida hacia atrás el velo y dejando caer el manto.

Yo me quedo estupefacta porque veo aparecer, tras las ropas desechadas, a Áglae.

Bellísima incluso así: con una humilde túnica, peinado sencillo de trenzas, sin joyas, sin pomposas vestiduras.

Una verdadera flor de carne, flor esbelta y perfecta.

Su cara, bellísima, es de un moreno pálido; sus ojos, de terciopelo, llenos de fuego.

Vuelve a arrodillarse delante de María:

–     Era bonita, por desgracia para mí.

Y estaba desquiciada.

Aquel día me vestí de velos.

Me ayudaron las niñas, que eran mis señoras, a las cuales les gustaba verme bailar…

Me vestí en una estría de playa dorada, frente al mar azul.

En la playa – que en ese lugar estaba desierta – había silvestres flores blancas y amarillas, con su penetrante perfume de almendra, vainilla, de carne recién lavada…

También de las agruras provenían oleadas de penetrante perfume…

Y olían las rosaleras siracusanas, el mar y la arena.

El sol extraía olor de todas las cosas…

Una sensación de grandeza cósmica que me embriagaba.

Me sentía ninfa también yo, y adoraba… ¿A quién?: ¿A la Tierra fecunda?, ¿Al Sol fecundador? No lo sé.

Siendo pagana entre los paganos, supongo que adoraría al Sentido, .

A mi despótico rey, desconocido para mí como tal rey y más poderoso que un dios…

Me puse una corona de rosas cortadas del jardín… y bailé…

Me sentía ebria de luz, de aromas, del placer de ser joven, ágil y bonita.

Bailé… y fui vista.

Vi que me miraban…

Mas no me avergoncé de aparecer desnuda ante dos ojos concupiscentes de hombre.

Antes al contrario, me complací en aumentar mis vuelos…

La complacencia en ser admirada me ponía verdaderamente alas…

Ello habría de significar mi perdición.

Pasados tres días, como los dueños de la propiedad se habían ido de regreso a su patricia morada de Roma, me quedé sola.

No me quedé en casa…

Aquellos dos ojos admiradores me habían revelado otra cosa más allá de la danza, me habían revelado el sentido y el sexo.

Áglae advierte en María un gesto involuntario de disgusto.

–     ¡Quizás es que te repugno, porque tú eres pura…!

–     Habla, habla, hija.

Mejor a María que a Él. María es un mar que lava…

–     Sí, mejor a ti.

Me lo dije yo a mí misma también, cuando supe que Él tenía una madre…

Porque antes, viéndolo tan distinto de todos demás hombres, el único que es todo espíritu.

Ahora sé que el espíritu existe y qué es…

Antes, no habría podido decir de qué estaba formado tu Hijo, tan sin sensualidad a pesar de ser hombre.

Y  para mis adentros pensaba que no tenía madre. sino que había descendido a esta Tierra así, sin más.

Para salvar a estas horrendas ruinas humanas, de las cuales yo soy la más grande…

Todos los días volví a aquel lugar, con la esperanza de volver a ver a aquel hombre joven, moreno, guapo...

Pasado un tiempo, lo vi de nuevo…

Me habló y me dijo: “Ven conmigo a Roma. Te llevaré a la corte imperial. Serás la perla de Roma”.

Dije: “Sí, seré tu esposa fiel. Ven a casa de mi padre”.

Se echó a reír burlonamente y me besó.

Dijo: “No, no esposa sino diosa; yo seré tu sacerdote y te revelaré los secretos de la vida y del placer”.

Yo estaba fuera de mis cabales. Era una niña.

Lo que no quitaba para que no ignorase lo que era la vida…

Era astuta. De todas formas, aunque no estaba en mis cabales, no era todavía una depravada…

Así que me dio asco su propuesta.

Me libré de sus brazos y corrí hacia mi casa…

Pero no le dije nada a mi madre… y no supe resistir al deseo de volver a ver a ese hombre…

Sus besos me habían hecho enloquecer más aún… Volví…

Apenas llegué a la playa solitaria, me abrazó, besándome con frenesí: una lluvia de besos, de palabras de amor, de preguntas… 

¿Acaso no está ya todo en este amor?” “¿No es más dulce que un vínculo?”, “¿Qué más quieres?”, “¿Puedes, acaso, vivir sin esto?

Oh, Madre! Esa misma noche huí con ese sucio patricio…

Y vine a ser un andrajo bajo el pie de su animalidad.

No una diosa, sino barro; no una perla, sino estiércol.

No se me reveló la vida, sino las porquerías de la vida…

La infamia, el asco, el dolor, la vergüenza, la infinita miseria de no ser ya ni siquiera mía…

Y luego, la caída total.

Después de seis meses de orgía, cansado de mí, ese hombre pasó a nuevos amores… 

Yo pasé a ser una mujer pública. Saqué partido a mis dotes de bailarina…

Para aquel entonces ya sabía que mi madre había muerto de dolor y que ya no tenía ni casa ni padre…

Me recibió en su escuela un maestro de baile. Me perfeccionó… me gozó…

Y me lanzó, cual flor experta en todas las artes de la sensualidad, al ambiente del corrompido patriciado de Roma.

Así, la flor -ya sucia – cayó en una cloaca.

Durante diez años he ido descendiendo cada vez más al abismo.

Luego me trajeron aquí para alegrar los tiempos libres de Herodes.

Aquí pasé a ser del nuevo patrón.

¡Oh, cualquiera de nosotras es como un perro atado con una cadena; más atada incluso que los propios perros!

¡Y no hay amo de jauría más brutal que el hombre que posee a una mujer!

¡Madre… estás temblando!… Sientes horror de mí, ¿No?

María se ha llevado la mano a su corazón, como si lo tuviera herido.

Y responde:

–     No, de ti no.

Lo que me horroriza es el Mal, que tanto domina la tierra. Sigue, desventurada criatura

–     Me llevó a Hebrón…

¿Vivía libre?, ¿Era rica? Sí, digámoslo así, en cuanto que no estaba encarcelada y en cuanto que nadaba en joyas.

Pero la realidad era que sólo podía ver a quien él quería que viese..

Y no tenía derecho ni siquiera a mí misma.

Un día vino a Hebrón un hombre, el Hombre, tu Hijo.

Él estimaba aquella casa. Lo supe y lo invité a entrar. Samay no estaba…

Desde la ventana ya había oído palabras…

Y había visto un aspecto que habían conmovido mi corazón. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: