Archivos diarios: 16/01/21

140 EL AMOR ES DINÁMICO


140 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA 

Los dos pobres se quedan.

Son una mujer muy delgada y un anciano muy viejo.

No están juntos, se han encontrado allí por azar.

Se habían quedado en un ángulo intimidados, poniendo inútilmente la mano a quienes pasaban por delante.

Ahora no se atreven a acercarse, pero Jesús va directamente hacia ellos y los toma de la mano para ponerlos en el centro del grupo de los discípulos,

bajo una especie de tienda que Pedro ha montado en un ángulo

Quizás les sirve de refugio durante la noche y como lugar de reunión durante las horas más calurosas del día: es un cobertizo de ramajes y de… mantos.

Pero sirve para su finalidad, a pesar de que sea tan bajo, que Jesús y Judas Iscariote, los dos más altos. tienen que agacharse para poder entra.  

Jesús dice:

–     Aquí tenéis a un padre y a una hermana nuestra.

Traed todo lo que tenemos. Mientras comemos escucharemos su historia.  

Y Jesús se pone personalmente a servir a los dos vergonzosos y escucha la dolorosa narración.

Ambos viven solos:

El viejo, desde cuando su hija se fue con su marido a un lugar lejano y se olvidó de su padre…

La mujer, que además está enferma, desde que su marido murió a causa de una fiebre.  

El anciano dice:

–     El mundo nos desprecia porque somos pobres.

Voy pidiendo limosna para juntar unos ahorrillos y poder cumplir la Pascua.

Tengo ochenta años. Siempre la he cumplido. Esta puede ser la última.

No quiero ir con Abraham, a su seno, con algún remordimiento. De la misma forma que perdono a mi hija, espero ser perdonado.

Quiero cumplir mi Pascua.

–     Largo camino, padre.

–     Más largo es el del Cielo, si se incumple el rito.

–     ¿Vas sólo?…

¿Y si te sientes mal por el camino?

–     Me cerrará los párpados el ángel de Dios. 

Jesús acaricia la cabeza temblorosa y blanca del anciano.   

Y pregunta a la mujer:

–     ¿Y tú?

–     Voy en busca de trabajo.

Si estuviera mejor alimentada, me curaría de mis fiebres; una vez sana, podría trabajar incluso en los campos de cereales.

–     ¿Crees que sólo el alimento te curaría?

–     No. Estás también Tú…

Pero, yo soy una pobre cosa, demasiado pobre cosa como para poder pedir conmiseración.

–     Y, si te curara, ¿Qué pedirías después?

–     Nada más.

Habría recibido ya con creces cuanto puedo esperar.

Jesús sonríe y le da un trozo de pan mojado en un poco de agua y vinagre, que hace de bebida.

La mujer se lo come sin hablar.  

Jesús continúa sonriendo.

La comida termina pronto (¡era tan parca!…).

Apóstoles y discípulos van en busca de sombra por las laderas, entre los matorrales.

Jesús se queda bajo el cobertizo.

El anciano se ha apoyado contra la pared herbosa; ahora, cansado, duerme.

Pasado un poco de tiempo, la mujer, que también se había alejado en busca de sombra y descanso, vuelve hacia Jesús…

Que le sonríe para infundirle ánimo.

Ella se acerca, tímida, pero al mismo tiempo contenta, casi hasta la tienda;

luego la vence la alegría y da los últimos pasos velozmente, para caer finalmente rostro en tierra emitiendo un grito reprimido:

–     ¡Me has curado!

¡Bendito! ¡Es la hora del temblor fuerte y no se me repite!…

Y besa los pies a Jesús.

–     ¡Estás segura de estar curada?

Yo no te lo he dicho. Podría ser una casualidad…

–     ¡No!

Ahora he comprendido tu sonrisa cuando me dabas el trozo de pan. Tu virtud ha entrado en mí con ese bocado.

No tengo nada que darte a cambio, sino mi corazón.

Manda a tu sierva, Señor, que te obedecerá hasta la muerte.

–     Sí. ¿Ves aquel anciano?

Está solo y es un hombre justo.

Tú tenías marido, pero te fue arrebatado por la muerte; él tenía una hija, pero se la quitó el egoísmo. Esto es peor.

Y, no obstante, no impreca; pero no es justo que vaya sólo en sus últimas horas. Sé hija para él.

–     Sí, mi Señor.

–     Fíjate que ello significa trabajar para dos.

–     Ahora me siento fuerte. Lo haré.

–     Ve entonces allí, encima de ese risco.

Y dile al hombre que allí está descansando, aquél vestido de gris, que venga aquí.

La mujer va sin demora y vuelve con Simón Zelote. 

Jesús indica:

–     Ven, Simón.

Debo hablarte.

Espera, mujer.

Jesús se aleja unos metros. 

Y pregunta:

–     ¿Crees que a Lázaro le supondrá alguna dificultad el recibir a una trabajadora más?  

Simón exclama:

–     ¡Lázaro!

¡Si creo que ni siquiera sabe cuántos le prestan servicio!

¡Uno más o menos…! … Pero, ¿De quién se trata?

–     Es aquella mujer.

La he curado y…

–     No sigas, Maestro.

Si la has curado, es señal de que la amas. Y lo que Tú amas es sagrado para Lázaro. Empeño mi palabra por él.

–     Es verdad, lo que Yo amo es sagrado para Lázaro; bien dices. 

Por este motivo, Lázaro será santo, porque, amando lo que Yo amo, ama la perfección.

Deseo vincular a aquel anciano con esa mujer.

Y que aquel patriarca pueda cumplir con júbilo su última Pascua.

Quiero mucho a los ancianos santos.

Y si puedo hacerles sereno el crepúsculo de la vida, me siento dichoso.

–     También amas a los niños…

–     Sí, y a los enfermos…

–     Y a los que lloran…

–     Y a los que están solos…

–     ¡Maestro mío!

¿No te das cuenta de que amas a todos, incluso a tus enemigos?  

–     No me doy cuenta, Simón; amar es mi naturaleza.

Mira, el patriarca se está despertando.

Vamos a decirle que celebrará la Pascua con una hija a su lado y sin necesidad de buscarse el pan.

Y vuelven a la tienda, donde la mujer los está esperando.

Acto seguido van los tres donde el anciano, que está sentado, atándose las sandalias. 

Jesús pregunta:

–     ¿Qué piensas hacer, padre?

–     Voy a descender hacia el valle.

Espero encontrar un refugio para la noche. Mañana pediré limosna por el camino.   

luego, abajo, abajo, abajo,…

Dentro de un mes, si no me he muerto, estaré en el Templo.

–     No.

–     ¿No debo hacerlo?

¿Por qué?

–     Porque el buen Dios no quiere.

No vas a ir solo. Esta mujer irá contigo. Te conducirá al lugar que voy a indicaros; os acogerán por amor a Mí.

Celebrarás tu Pascua, pero sin penalidades. Ya has llevado tu cruz, padre; suéltala ahora.

Y recógete en acción de gracias al buen Dios.

–     ¿Por qué esto?…

¿Por qué esto?… No… no merezco tanto… Tú… una hija…

Es más que si me dieras veinte años… ¿A dónde me quieres enviar?…

El anciano llora entre la espesura de su poblada barba.

–     Con Lázaro de Teófilo.

No sé si lo conoces.

–     Soy de la zona confinante con Siria.

¡Claro que me acuerdo de Teófilo! ¡Oh, Hijo bendito de Dios, deja que te bendiga!

Y Jesús, que está sentado en la hierba frente al anciano…

Se inclina realmente para dejar que éste le imponga, solemne, las manos sobre su cabeza.

Y pronuncie, poderoso y con voz cavernosa de anciano venerable, la antigua bendición:

«El Señor te bendiga y te guarde. El Señor te muestre su rostro y tenga misericordia de ti. El Señor vuelva a ti su rostro y te dé su paz.

Y Jesús, Simón y la mujer responden juntos:

–     Y así sea.

P ORANDO CON PODER


Enero 15 de 2021

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, hoy os quiero hablar sobre el grandísimo favor concedido a Mi Hija Santísima, la Siempre Virgen María, el Santo Rosario.

Todas las culturas, antiguas y modernas, tienen y han tenido la necesidad de alabar, agradecer, pedir, ofrecer holocaustos y, sobre todo, amar a un dios determinado.

El alma tiene ésa necesidad intrínseca, la de buscar y tratar de hallar su espiritualidad, ya que ella tiende a lo eterno, a lo sublime, a lo que no es de la Tierra.

Toda alma encarnada sufre una transformación, está aprisionada por el cuerpo y sus debilidades.

Y así, el alma, tiene necesidad de concentrarse más en las cosas espirituales para poder vencer los desvíos, pasiones, pecado, a donde el cuerpo la quiere arrastrar.

El alma inteligente, el alma que discierne, el alma buena, va a tender a luchar por mantener ésa espiritualidad con la que bajó

Y así, el esfuerzo por mantenerse en ése estado, será grande, porque grandes son los ataques del Maligno por conquistar las almas hacia el mal.

Por lo tanto, el alma, después de discernir en la verdad, llega a la conclusión de que no hay otro camino para mantenerse en la salud espiritual,

Con el Santo Rosario Meditamos TODA LA VIDA de Jesús y el Amor del Padre, que lo envió para salvarnos… LE ARREBATAMOS LAS ALMAS A SATANÁS Y VENCEMOS EN TODAS LAS BATALLAS

que a través del alimento espiritual, el cuál consiste en la Oración y en la vida de Amor.

Mi Hijo Jesucristo, antes de instituir la Sagrada Eucaristía, daba ejemplo grandísimo de lo que la Oración significa y debe, también, significar para todos vosotros.

Las Sagradas Escrituras os lo exponen y os dicen: “Y Jesús, después de predicar se apartaba para orar al Padre”

Y también dicen: “Y Jesús se retiró a solas a orar”

Y en otro pasaje dice: “Jesús pasó toda la noche orando”, etc.

Muchos son los pasajes en los cuáles se os habla del valor de la Oración,

tanto como alimento espiritual, como ayuda a prepararse ante las pruebas fuertes y así os lo narran las Escrituras:

Cuando iba a dar comienzo a Su Vida Pública, Jesús se apartó a orar y ayunar en el desierto durante 40 días.

Cuando iba a ser apresado os dicen las Escrituras: Y Jesús se retiró, junto con Sus apóstoles, en el Huerto de los Olivos.

Y así y en muchas otras ocasiones, tanto El cómo Mi Hija, la Virgen, Madre de Mi Hijo, os enseñan cómo orar a Mí, a Su Padre.

Siempre Su oración iba dirigida a Mí y podía ser:

Oración de agradecimiento, oración de amor, oración de unión íntima, oración de petición, oración de intercesión, como la tenemos en las Bodas de Canaán.

Mi Hija intercediendo por los novios ante Su Hijo-Dios, así como todos aquellos que intercedían por algún semejante para alcanzar sanación y vida, en cuerpos y almas.

Oración de Comunión Divina, la instituir la Sagrada Eucaristía.

Su Vida era oración y así también vosotros debéis alimentar a vuestra alma, con la oración continuada a vuestro Dios, de Quién todo recibís. 

Hijitos Míos, a través de la oración humilde, sencilla, confiada, podréis obtener todo de Mi,

Recordad que os he dicho que no desperdiciéis vuestro tiempo de oración pidiendo cosas materiales superfluas,

Yo velo constantemente por vuestras necesidades básicas.

Y de vez en cuando os doy “regalitos extras” para mantener vuestro cuerpo en el mejor estado, para que podáis cumplir vuestra misión.

Cuando bajáis a la Tierra a servirMe y cuando buscáis primero Mi Reino, Yo os doy la añadidura, la cuál es la que concierne a vuestro cuerpo y sus necesidades.

Sin la Oración, hijitos Míos, no sois nada.

Tenéis lo más grande que os puedo dar, el alma, pero sin la oración ella no puede crecer 

Las almas que viven en estado de Gracia y en oración, vosotros las notáis diferentes, raras, a ojos humanos.

Debéis comprenderlas, agradecerlas y apoyarlas, porque gracias a ésas almas de oración, muchos males son detenidos y aún, anulados.

Cuánto mal se podría detener y destruir si fuerais todos almas de oración.

Viviríais el Cielo en la Tierra, porque el vivir en la oración, es vivir Conmigo y Yo Soy vuestro Cielo, Yo Soy vuestro Dios.

Mi grande Amor Me ha llevado a daros la Gracia, a través de vuestra Madre Santísima, de regalaros el Santo Rosario.

Después de la Sagrada Eucaristía, el rezo del Santo Rosario ocupa un lugar grandísimo en Nuestro Corazón.

Es a través del rezo del Santo Rosario y a la devoción de Mi Hija, la Siempre Virgen María, que una gran mayoría de los santos que conocéis, alcanzaron ésa santidad que poseen

Es a través del rezo del Santo Rosario que se han obtenido Gracias inmensas para pueblos enteros y aún para toda la humanidad.

Es a través del rezo del Santo Rosario, que el Cielo se ha acercado a la Tierra y así, con la ayuda de su rezo, la Tierra se va a purificar.

Reúne: Oración Activa, Meditación y Contemplación. Además de ACCIÓN GUERRERA por objetivos concretos; con los cuales SOMOS los guerreros de élite mas letales, contra las Huestes Infernales, comandadas por Lucifer.

No podéis apartar la devoción, el amor grandísimo que le tenéis a Mi Hija Santísima, con el rezo del Santo Rosario.

Aquellos que han sido llamados a ser Mis hijos consentidos, Mis hijos en los cuáles Yo puedo confiar más íntimamente,

han venido a través del Corazón de Mi Hija Santísima y por consiguiente, a través del rezo de Santo Rosario.

ES TAN PODEROSO SU REZO,

QUE SERÁ A TRAVÉS DE ÉL,

QUE EL MALIGNO SERÁ VENCIDO Y LUEGO ENCADENADO.

Es a través del rezo del Santo Rosario, máximo exponente de la oración, el que muchos de los acontecimientos adversos a la humanidad,

21. Porque habrá entonces una gran = tribulación, cual no la hubo = desde el principio del mundo = hasta el presente = ni volverá a haberla.
22. Y si aquellos días no se abreviasen, no se salvaría nadie; pero en atención a los elegidos se abreviarán aquellos días.

SE VAN A AMINORAR O A CANCELAR.

Es a través del rezo y devoción al Santo Rosario, que una gran cantidad de las almas actuales sobre la Tierra, se van a santificar.

Es a través del amor al Santo Rosario, que llegaréis a alcanzar al Sumo y Eterno Amor, para toda la Eternidad.

EL REZO DEL SANTO ROSARIO

ES LA ORACIÓN MÁS COMPLETA QUE EXISTE.

Sacrificáis vuestro tiempo en su rezo, para dármeLo a Mí, a través de Mi Hija.

Hacéis penitencia al rezarlo de rodillas y con toda delicadeza y amor.

Ayunáis a vuestras bajas pasiones, al permitir que sea vuestra alma la que ore en vosotros.Y así detenéis y obstruís, con vuestra concentración amorosa, las acechanzas del Enemigo.

Ofrecéis holocausto divino, al nombrar varias veces, con amor y respeto, Mi Nombre y el de Mi Hija.

CRECÉIS ESPIRITUALMENTE,

CON LA AYUDA DE MI SANTO ESPÍRITU,

AL MEDITAR CADA UNO DE LOS MISTERIOS DEL SANTO ROSARIO.

Os volvéis corredentores con Mi Hijo, al acompañarLo y viviendo, cada uno de Sus Momentos, en los Misterios que rezáis.

Me agradecéis profundamente las Gracias que recibís, al daros cuenta del regalo tan grande que habéis obtenido por la vida que os concedí.

Y por todos los méritos de Mi Hijo Jesucristo y de Mi Hija, la Virgen María, para vuestra salvación y para vuestra Gloria Eterna.

Vivís momentos místicos durante su rezo, ya que cuando lo rezáis unidos al Cielo, al Purgatorio y con vuestros hermanos sobre la Tierra,

Yo estoy en medio de todos vosotros y si Yo estoy con vosotros, Mi Vida está con vosotros.

Y ME MANIFIESTO  en vosotros y a vosotros en múltiples formas, como muchos lo habéis constatado.

EL REZO DEL SANTO ROSARIO

OS ENVUELVE DE CIELO AÚN EN LA TIERRA.

Hijitos Míos, os he dado un gran poder que no debéis desperdiciar, un gran poder al alcance de todas las edades y de todas las condiciones sociales.

Un gran poder que os alcanzará el triunfo final, si lo usáis con respeto, amor y confianza.

El poder de la Oración y el del rezo del Santo Rosario.

UNÍOS FERVIENTEMENTE A MI HIJA,

LA SIEMPRE VIRGEN MARÍA,

PARA QUE APOYADOS EN VUESTRA MADRE,

SALVÉIS AL MUNDO,

QUE AHORA PARECE ESTAR MÁS EN MANOS DE MI ENEMIGO, QUE EN MIS MANOS.

Vuestra oración sincera, humilde, amorosa, hará arder Mi Corazón en Misericordia.

Los que estamos crucificados, lo sabemos y lo EXPERIMENTAMOS…

Y sus frutos de protección y de Salvación para todas las almas, los podréis ver de inmediato.

 Hijitos Míos, os pido que abráis vuestro corazón para que Mi Amor os invada plenamente y para que seáis almas salvadoras de tantos hermanos vuestros que necesitan de su salvación.

Esto os lo digo, Mis pequeños, porque Yo, como Padre vuestro, ciertamente permito que veáis algo de lo malo que está a vuestro alrededor,

para que vuestro corazón, que está buscando Mi Amor, se apiade de estas almas de vuestros hermanos para que oréis por ellos.

Pero, también, como Padre vuestro, no os dejo ver, en profundidad, la Maldad que se ha desatado sobre el mundo. 

Y que no la soportaríais si os permitiera ver un poco de esta Maldad que se da en lo obscuro, en lo profundo, en lo escondido.

Son maldades satánicas y vosotros caeríais muertos, horrorizados, por lo que Satanás está haciendo ya entre vosotros.   

Porque hermanos vuestros, alrededor del mundo, se han donado a su Maldad y lo apoyan, como Instrumentos de Mal sobre los pueblos de la Tierra. 

Ésta Maldad que os rodea y se da así, en lo escondido, por grupos que solamente quieren la destrucción espiritual y humana de todos vosotros.

Esta Maldad puede ser destruida si vosotros oráis, Mis pequeños, como se os ha dicho.

Especialmente, viviendo en estado de Gracia, dejándoos llenar de Mi Amor 

como os dijo Mi Hija, la Siempre Virgen María, con el rezo del Santo Rosario.

Cuando vosotros producís amor, Mis pequeños, éste amor va doblegando a Satanás y le vais poniendo una valla, la cual él no puede cruzar.

LA MALDAD, CON LA QUE OS ESTÁ ATACANDO,

ES PODEROSÍSIMA

PERO NUNCA MÁS PODEROSA, QUE MI PODER DE DIOS

QUE ES EL QUE OS ESTÁ PROTEGIÉNDOOS… 

Y que está junto a vosotros cuando oráis y cuando hacéis un bien a vuestros hermanos.

Ciertamente, Satanás tiene a sus allegados, que están unidos y os quieren destruir…

Y si vosotros no os unís en el amor,

Y oráis para doblegar sus fuerzas, entonces sufriréis mucho, Mis pequeños.

Yo Soy vuestro Dios y estoy viendo perfectamente cómo se están dando estas luchas fuertes entre almas buenas y almas malas. 

 Y porque os quiero proteger, porque sois Mis hijos, os voy dando todos estos consejos, Mis pequeños,

Gracias Padre por cada marca y cada cicatríz que llevo en mi cuerpo y en mi alma, garantizando que la Lucha no ha sido fácil, pero Tú has sido mi Fortaleza…

PARA QUE VENZÁIS AL ENEMIGO… 

Recordad cómo se desarrollan las guerras, están los generales de ambos lados y con tácticas específicas, van moviendo a su ejército para tratar de destruir al opositor. 

Yo voy conociendo todos los movimientos de Satanás, los conozco de antemano

y os voy previniendo, Mis pequeños, para que os adelantéis a sus movimientos. 

Poned de vuestra parte, Mis pequeños, porque todo esto es para vuestro bien, para que no padezcáis tanto dolor,

¿QUÉ ACASO NECESITÁIS VIVIR MÁS DOLOR

Y MÁS TERROR DEL QUE YA AHORA VIVÍS,

PARA QUE ENTENDÁIS QUE MIS PALABRAS SON CIERTAS

Y MIS CONSEJOS VERDADEROS?

Entended ya, Mis pequeños, o ¿Acaso os gusta vivir en el sufrimiento y en el terror con el que os está atacando Satanás?

Venid a Mí, Mis pequeños, venid arrepentidos, entrad en oración íntima Conmigo, con vuestro Padre y vuestro Dios,

para que Yo os vaya guiando a cada uno de vosotros y os vaya uniendo como un bloque inquebrantable, durísimo, que podrá vencer toda fuerza de satanás.

Yo os ayudo, os protejo y os voy guiando, pero necesito de vuestra donación y ésta tiene que ser dentro de vuestra voluntad libre.

Os amo tanto, Mis pequeños, y no quisiera que vosotros sufrierais.

Daos pues al Amor, dejad que Mi Amor llene vuestro ser, porque con el Amor venceréis las fuerzas malvadas de Satanás.

Os he dicho que él no puede contra Mi Amor, debéis uniros en ése bloque de Amor que venga de Mí y salvad vuestra alma y la de vuestros hermanos con vuestra donación.   

Pero hacedlo ya, Mis pequeños, porque pronto está Satanás para dar su zarpazo final con el que quiere destruir vuestro mundo, vuestra vida. 

Y aunque no lo voy a permitir, sí podréis sufrir excesivamente y esto no lo quiero, Mis pequeños, porque sois débiles.

Os quiero consentir, pero actuad de Mi lado, apoyadMe con vuestra vida de amor y de donación, es una lucha muy fuerte que, ciertamente, Yo puedo soportarla Solo.

Pero sois Mi familia, Mis pequeños y quiero compartir el triunfo con vosotros, uniéndoos en ésta lucha que la estáis viviendo y que la estáis sufriendo. 

Para que entendáis la situación que estáis viviendo. imaginad que vais a una expedición en una selva que no conocéis, vais con varias personas,

pero de repente, os quedáis admirando algo que os llamó mucho la atención y no os dais cuenta que esa expedición sigue caminando y os habéis apartado de ellos.

Tardáis un rato en daros cuenta que os habéis quedado apartados del grupo, escucháis los rugidos de las fieras a vuestro alrededor.

Empieza a caer el Sol y se empiezan a hacer tinieblas a vuestro alrededor.

Empezáis a gritar desesperadamente para que os ayuden, para que vuelvan a vosotros.

Las fieras siguen rugiendo y estáis esperando que suceda algo feo en vosotros, tenéis un peligro inminente a vuestro alrededor y seguís gritando desesperadamente por ayuda.

Mis pequeños, esto es la invocación, esto es lo que se llama la invocación, que debéis tener continuamente hacia Mí, vuestro Dios.

Hace tiempo os explicaba cómo es vuestro alrededor espiritual, os dije que, si os permitiera ver espiritualmente vuestro alrededor,

a vuestra alma, cómo sois atacados continuamente por entidades satánicas, moriríais ipso facto. 

Es una realidad espiritual en la que vivís continuamente,

estáis siendo atacados continuamente por esas entidades satánicas que quieren vuestra muerte, vuestra perdición eterna.

Cuando Yo os he dado esta misión de bajar a la Tierra a servirMe, conozco perfectamente la realidad espiritual a la que vais a bajar, con la que os vais a confrontar,

Y POR ESO OS PONGO VUESTROS ÁNGELES CUSTODIOS

ADEMÁS TENÉIS NUESTRA AYUDA,

Y A LO LARGO DE VUESTRA EXISTENCIA VAIS TENIENDO MÁS ATAQUES

porque os estáis acercando al final de vuestra existencia y satanás no quiere, de ninguna forma, que vosotros regreséis al Reino de los Cielos.

 Quiero que os deis cuenta perfectamente de esa realidad espiritual que os ataca todo el tiempo y lo habéis vivido.

CON EL PECADO, ADÁN ENTREGÓ SU HERENCIA… 

Jesús la Redimió, pero… 

Los satanistas están entregando continuamente la Creación, al dominio Luciferino y vivimos en el Mundo que está dominado por el Maligno…   

Por eso es necesario que INVOQUEMOS EL AUXILIO DEL CIELO…

Y DEBIÉRAIS ESTAR CONTINUAMENTE INVOCANDO MI AYUDA

Pero os he dado el libre albedrío y vosotros mismos escogéis si queréis o no Mi ayuda o la ayuda de Mi Hija, la Siempre Virgen María. 

De Nuestra Santísima Trinidad, de algún ángel, de algún santo…

Y con esto os quiero decir, que vosotros no podéis caminar solos en el mundo.

NECESITÁIS NUESTRA PROTECCIÓN

 Al momento en que vosotros invocáis a alguien del Cielo, en ese momento se hace presente para vuestra ayuda… Pero respetaMos vuestro libre albedrío.  

Vuestra soberbia os aparta de esa ayuda cuando os creéis autosuficientes.

Y aquellos que están con Satanás también invocan su Maldad para acrecentar el Mal  sobre la humanidad entera.

Cuando grupos satánicos invocan al Enemigo y le ofrecen sangre, como lo han venido haciendo en toda la historia de la Humanidad.

Quiero que os deis cuenta perfectamente de esto, Mis pequeños, si los malos están invocando a vuestro Enemigo, a Satanás.

¡Vosotros os debéis también preocupar por cuidar vuestra alma y la de los vuestros!

LA INVOCACIÓN DEBE SER CONTINUA

Y POR ESO, MI HIJA, LA SIEMPRE VIRGEN MARÍA,

OS HA DADO EL SANTO ROSARIO

CADA AVE MARÍA ES UNA INVOCACIÓN PARA VUESTRA AYUDA

Y de esta forma, va perdiendo Satanás fuerza, porque le estáis pidiendo a Mi Hija continuamente por vuestra ayuda física y espiritual.

En vosotros está el libre albedrío, pero no estáis conscientes de la gravedad del cuidado de vuestra alma,  lo que sufre por las acechanzas del Enemigo.

Y quiero que estéis muy conscientes de esto Mis pequeños, porque a veces no podéis crecer espiritualmente por esas acechanzas que tenéis y porque no invocáis ayuda espiritual del Cielo.

Veis cómo hermanos vuestros se quejan de tanto mal en su vida, en sus relaciones, sobre todo en el amor.

Satanás lucha por quitaros el amor, Mi Amor en vuestro corazón, y del amor que debéis dar a vuestros hermanos.

Estáis viviendo una realidad espiritual, UNA LUCHA TREMENDA de poderes satánicos contra vosotros, y tenéis Mi defensa contra ellos.

Pero no la pedís y os va destrozando poco a poco Satanás por culpa vuestra, por vuestra soberbia, porque Me habéis hecho a un lado de vuestra existencia y no imploráis Mi ayuda.

No escucho de vosotros esos gritos angustiosos pidiendo Mi ayuda,

¡AYUDA DESESPERADA!

  No estáis invocando Mi Santo Nombre para protegeros de tanto Mal.

Tenéis que estar muy conscientes de esto, Mis pequeños.

Y esto se ha ido acrecentando porque son momentos ya últimos de Satanás, porque será vencido precisamente por la invocación que le estáis haciendo a Mi Hija, la Siempre Virgen María…

A TRAVÉS DEL SANTO ROSARIO

Y por eso, él aumentará todavía más su fuerza de ataque contra vosotros.

¡Ave María Purísima, sin pecado concebida! (tres veces)

INVOCAD MÁS SU SANTO NOMBRE

Invocad la Ayuda Divina de Mi Santísima Trinidad, implorad la ayuda también de los Santos Ángeles que están prestos para la batalla.

Invocad la ayuda de todas las almas del Cielo, de las almas del Purgatorio, de la oración de vuestros hermanos en la Tierra.

La lucha es muy fuerte, ciertamente Satanás ya está vencido, pero también vosotros podéis disminuir su ataque y el dolor que pueda causaros.

No solamente el mundo, sino el Universo entero está sufriendo estos dolores, porque cuando fue apartado Satanás del Cielo, cayó a la Tierra.

O sea a todos los planetas del Universo,

Y éstos están siendo afectados también por su Maldad. 

Habéis venido a traer Luz y destruir las Tinieblas que existen en vuestro mundo y en el Universo entero.

La Luz se va a dar pronto, pero la lucha se va a intensificar.

No dejéis de implorar Mi Santo Nombre, quiero escuchar que pidáis ayuda, que vea que en vosotros hay humildad y necesidad Mía, de vuestro Dios, para ayudaros,

Y PRESTO ESTARÉ PARA HACERLO 

Ayudad a vuestros hermanos, implorad por sus necesidades espirituales y aun temporales, pero os repito, la Maldad de Satanás se va a incrementar…

SALMO 120 El auxilio me viene del Señor...

Y necesitáis estar muy protegidos contra esa Maldad que se va a desatar.

Invocad continuamente Nuestra ayuda… INVOCADME MIS PEQUEÑOS y la recibiréis.

Luchemos juntos, Mis pequeños y, así, Nuestro triunfo se dará pronto y lo gozaréis inmensamente Mis pequeños. Que Mi Amor se derrame sobre vosotros y los vuestros.

Confiad en Mí, confiad en Mi Amor, confiad en Mi Misericordia, confiad en el Poder de la Oración.

Yo os bendigo en Mi Santísimo Nombre de Eterno Dios de Amor, en el de Mi Hijo Jesucristo, donación perfecta en el Amor,

en el de Mi Santo Espíritu, Voz y Guía del Amor y en el de Mi Santísima Hija, la Siempre Virgen María, donación perfecta al Amor.