Archivos diarios: 27/02/21

180 PARÁBOLA DEL BANQUETE


180 IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Y en efecto incansable – mientras el sol y el recuerdo del arrebol de la tarde desaparecen y se levanta el primer canto de grillos inseguro y solitario –

Jesús va adentrándose en un prado segado recientemente, en que la languideciente hierba crea una alfombra de penetrante y suave fragancia.

Le siguen los apóstoles, las Marías, Marta y Lázaro con los de su casa – entre los sirvientes veo a 1os dos que en el Monte de las Bienaventuranzas hallaron consuelo para sus días: el anciano y la mujer -,

Isaac con los discípulos, y… yo diría que toda Betania.

Jesús se detiene para bendecir al patriarca; éste le besa la mano llorando y acariciando al niño, que va al lado de Jesús;

al niño le dice:

–     ¡Dichoso tú, que lo puedes seguir siempre!

¡Escúchame, hijo: sé bueno; gran ventura la tuya, gran ventura; sobre tu cabeza pende una corona!… ¡Dichoso tú!

Una vez que han terminado todos de colocarse,

Jesús empieza e hablar.

–     Ahora que se han marchado estos pobres amigos necesitados con mucho consuelo en la esperanza,

o mejor, en la certeza, de que basta conocer poco para ser admitidos en el Reino de Dios,

en la certeza de que basta un mínimo de verdad sobre cuyo fundamento trabaje la buena voluntad,

me dirijo a vosotros, mucho menos infelices que ellos, porque os encontráis en condiciones materiales mucho mejores y, además, recibís más ayuda del Verbo

mi amor va a ellos sólo con el pensamiento; aquí, a vosotros, mi amor os llega también con mi palabra.

Por tanto, tanto en la tierra como en el Cielo, recibiréis un trato más riguroso, pues a quien más se le dio más se le ha de pedir.

Mínimo es el bien de que estos pobres amigos que están regresando a su galera pueden disponer;

por el contrario, su dolor es máximo ¿Qué se les puede dar sino promesas de bien?

Cualquier carga sería superflua, pues os digo en verdad que de por sí su vida es penitencia y santidad y nada más se les debe imponer.

En verdad os digo también que, como verdaderas vírgenes sensatas, ellos no dejarán que sus lámparas se apaguen antes de la hora de su llamada.

No, no la dejarán apagarse; esta luz es todo el bien que poseen y no pueden dejar que se apague.

En verdad os digo que, como Yo estoy en el Padre, así los pobres están en Dios.

Por esto, Yo, Verbo del Padre, he querido nacer y permanecer pobre.

Los ricos poseen muchas cosas; los pobres, sólo a Dios.

Los ricos tienen amigos, los pobres están solos.

Los ricos tienen muchas consolaciones, los pobres no.

Los ricos se divierten, los pobres sólo trabajan.

Todo es fácil para los ricos, por su dinero.

Los pobres tienen, además, la cruz del temor a las enfermedades y a las carestías, pues significarían para ellos hambre y muerte.

Mas los pobres poseen a Dios.

Dios, amigo suyo, Consolador suyo;

É1 los distrae de su penoso presente con esperanzas celestiales;

a El se le puede decir (y ellos saben decirlo, lo dicen precisamente por ser pobres y humildes y estar solos):

“Padre, socórrenos con tu misericordia”

Esto lo estoy diciendo aquí, en esta tierra, que es de Lázaro, amigo mío y de Dios a pesar de que sea muy rico.

Puede parecer extraño.

Lázaro es la excepción de los ricos.

Lázaro ha alcanzado esa virtud, dificilísima de encontrar en la tierra y aún más difícil de practicarse por enseñanza ajena,

que es la virtud de la libertad respecto a las riquezas.

Lázaro es un hombre justo,

No se ofende, no se puede ofender porque sabe que es el rico-pobre, por lo cual mi crítica celada no le toca.

Lázaro es justo y reconoce que en el mundo de los grandes sucede como Yo digo.

Por lo cual afirmo:

en verdad, en verdad os digo que es mucho más fácil que esté en Dios un pobre que un rico,

y os digo que en el Cielo del Padre mío y vuestro, muchos asientos serán ocupados por aquellos que en la tierra sufrieron,

cual polvo que se pisa, el desprecio, por ser los más pequeños.

Los pobres guardan en su corazón las perlas de las palabras de Dios; son su único tesoro.

Quien no tiene más que un bien lo custodia

el que tiene muchos se aburre, se distrae, es soberbio y sensual.

Así, este último no admira con ojos humildes y enamorados el tesoro ofrecido por Dios;

lo confunde con otros tesoros – las riquezas de la tierra -, valiosos sólo en apariencia, y piensa:

“¡Si escucho a éste, que es semejante a mí en cuanto a la carne, será por condescendencia!”.

Y hace insensible, con los sabores fuertes de la sensualidad, su capacidad de distinguir el sabor de lo sobrenatural:

sabores fuertes… cargados de especias para confundir su hedor y su sabor a cosa podrida…

Escuchad, y entenderéis mejor cómo los cuidados de este mundo, las riquezas, la crápula, impiden entrar en el Reino de los Cielos.

Un rey celebraba las nupcias de su hijo. ¡Imaginaos qué fiesta habría en palacio!

Era su único hijo, que, llegado a la plena edad, se casaba con su amada. El padre y rey quiso que todo fuera alegría en torno a la de su amado hijo, que por fin se casaba con su elegida.

lo preparó con tiempo, cuidando de todos los detalles, para que resultase espléndido y digno de las bodas del hijo del rey.

Envió a los siervos, también con suficiente tiempo, para decir a los amigos, a los aliados y a los grandes del reino,

que habían sido fijadas las nupcias para esa fecha, por la tarde,

y que estaban invitados; que vinieran para dar un digno marco a la figura del hijo del rey.

Pero… ni amigos, ni aliados, ni grandes del reino aceptaron la invitación.

Entonces el rey, dudando de que los primeros siervos hubieran referido las cosas correctamente, envió a otros siervos,

para que insistieran con estas palabras:

“¡Os rogamos que vengáis! Todo está preparado. La sala está aparejada, hemos traído de los más distintos lugares vinos preciados,

en las cocinas están amontonados bueyes y animales cebados en espera de ser guisados,

las esclavas ya están amasando la harina para hacer dulces, o machacando en los morteros las almendras para hacer

finísimas gollerías enriquecidas con los más exóticos aromas.

Las mejores bailarinas y los mejores músicos han sido ya contratados para la fiesta.

Venid, pues, para no hacer vano tanto aparato”.

Pero los amigos, los aliados y los grandes del reino o rechazaron la invitación, o dijeron: “Tenemos otros quehaceres”,

o fingieron aceptar la invitación pero luego fueron a sus cosas (quién al campo, quién a sus ocupaciones, quién a cosas menos nobles).

–     Porque el siervo del rey insistía:

“No le niegues al rey esto, pues te podría causar algún mal” –

Incluso hubo quien, molesto por tanta insistencia, mató al siervo para hacerlo callar.

Los siervos volvieron y refirieron al rey todo.

El rey se encendió de cólera y mandó a su ejército para castigar a los asesinos de sus siervos y a los que habían despreciado su invitación;

se reservó premiar a los que habían prometido que irían.

Pero llegada la tarde de la fiesta, a la hora establecida, no vino ninguno.

E1 rey, indignado, llamó a los siervos y dijo:

“No ha de suceder que mi hijo no tenga a nadie que le celebre en esta tarde de sus nupcias.

El banquete está preparado.

Los invitados no son dignos de él.

A pesar de todo, el banquete nupcial de mi hijo ha de celebrarse.

Id pues, a las plazas y a los caminos, colocaos en los cruces, parad a los que pasan,

congregad a los que veáisociosos; traedlos aquí; que la sala se llene de gente festiva”.

Y fueron los siervos, y recorrieron los caminos, se diseminaron por las plazas, por los cruces,

y reunieron a todos los que encontraron:

buenos o malos, ricos o pobres, y los condujeron a la morada real (previamente les habían procurado los medios

Los guiaron hasta la sala, y la sala se llenó, como el rey quería, de gente festiva.

Mas he aquí que, habiendo entrado el rey en la sala, para ver si ya podía empezar la fiesta,

vio a uno que, a pesar de las facilidades que le dieron los siervos de ir bien presentado, no llevaba vestido de bodas.

Le preguntó: “¿Cómo es que has entrado aquí sin el vestido de bodas?”.

Este no supo qué responder, porque, en efecto, no tenía nada que lo pudiera disculpar.

Entonces el rey llamó a los siervos y les dijo:

“Tomad a éste, atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera de mi casa, a las tinieblas y al lodo helador:

ahí llorará y le rechinarán los dientes, como ha merecido por su ingratitud y por la ofensa que me ha infligido, 

más que a mí a mi hijo, al entrar con vestido pobre y sucio en la sala del banquete,

donde no debe entrar nada que no sea digno de la sala y de mi hijo”.

Como podéis ver, los cuidados de este mundo, la avaricia, la sensualidad, la crueldad,

provocan la ira del rey y hacen que jamás estos hijos de las preocupaciones vuelvan a entrar en la casa del Rey.

Podéis también ver cómo entre los llamados, por amor al hijo, hay quien recibe castigo.

¡Cuántos, hoy día, en esta tierra a la que Dios ha enviado a su Verbo! Dios verdaderamente ha invitado, a través de sus siervos.

Y los seguirá invitando, cada vez más impelentemente a medida que se va acercando la hora de mi Desposorio -, a amigos, a aliados, a los grandes de su pueblo.

Mas no responderán a la invitación, porque son falsos aliados, falsos amigos, grandes sólo de nombre pues son mezquinos.”  

Jesús va elevando cada vez más la voz.

A la luz del fuego que ha sido encendido entre Él y los que le escuchan,

para iluminar esta noche en que todavía falta la Luna, que está en fase menguante –

Sus ojos lanzan destellos de luz como si fueran dos zafiros relucientes.

Sí, son mezquinos.

Ya se ve por qué no comprenden el deber y el honor que supone la adhesión a la invitación del Rey.

Soberbia, dureza, lujuria crean un baluarte en torno a su corazón. Siendo malos, me odian a mí, a mí, y por eso no quieren venir a mis bodas.

No quieren venir. Prefieren unirse a la sucia política, al dinero (más sucio todavía), a la sensualidad (sucísima).

Prefieren el cálculo astuto, la conjura, la ratera conjura, la celada, el delito.

Yo condeno todo esto en nombre de Dios. Se odia por tanto la voz que habla y la misma fiesta, objeto de la invitación.

En este pueblo han de ser identificados los que matan a los siervos de Dios (los profetas, siervos hasta este momento; mis

discípulos, siervos de hoy en adelante), aquí están; y también los que, pretendiendo burlarse de Dios, dicen: “Sí. Iremos”,

pensando para sus adentros: “^Ni soñarlo!”.

Todo esto es una realidad en Israel.

Y el Rey del Cielo, para que su Hijo goce de un digno aderezo de bodas, dispondrá que vayan a los cruces de camino

para congregar a todos aquellos que no son amigos o grandes o aliados sino simplemente pueblo que pasa.

La convocatoria ha comenzado ya, de mi propia mano, de mi mano de Hijo y siervo de Dios.

Indiscriminadamente vendrán…

De hecho ya han venido.

Yo los ayudo a asearse y engalanarse para la fiesta de bodas.

¡Ah, pero habrá, para desgracia propia, quien se aproveche indignamente de esta magnificencia de Dios,

que le ofrece perfumes y vestiduras regias para que pueda aparecer como en realidad no es, o sea, rico y noble.

Y se aproveche para seducir, para obtener una ganancia…!

¡Oh, individuo de alma torva, atrapado por el repugnante pulpo de todos los vicios…!

Éste sustraerá perfumes y vestidos para obtener una ilícita ganancia, para usarlos no en las bodas del Hijo sino en sus bodas con Satanás.

Sí, esto sucederá.

En efecto, muchos son los llamados, mas pocos los que por saber perseverar en la llamada, alcanzan la elección. 

Pero también sucederá que estas hienas, que prefieren la carroña al alimento fresco, serán arrojados como castigo, fuera de la sala del Banquete,

A las tinieblas y al fango de un lodazal eterno en que Satanás emite su horrible risa estridente por cada triunfo sobre un alma.

Y en que resuena eterno, el llanto desesperado de los mentecatos que siguieron al Delito en vez de seguir a la Bondad que los había llamado.  

Alzaos. Vamos a descansar.

Os bendigo a todos, habitantes de Betania.

Os bendigo y os doy mi paz.

Te bendigo a ti especialmente Lázaro, amigo mío.

Y a ti Marta. Bendigo a mis discípulos, a los primeros y a los nuevos.

Yo los envío por el mundo, a invitar para las bodas del Rey.

Arrodillaos, que voy a bendeciros a todos.

Pedro, di 1a Oración que os he enseñado, dila aquí, a mi lado.

En pie, porque así debe decirla quien ha sido destinado por Dios para ello.

Toda la asamblea se arrodilla sobre la hierba.

En pie sólo están Jesús, con su vestidura de lino, alto, bellísimo…

Y Pedro, vestido de marrón oscuro encendido de emoción, casi tembloroso…

Recitando la Oración con esa voz suya un poco ronca, lentamente por miedo a equivocarse:

«Padre nuestro…»

Cuando la sublime oración termina…

Margziam arrodillado justo delante de María, que le mantiene unidas sus manitas, mira con una sonrisa de ángel a Jesús,

y dice bajo:

–     ¡Mira Madre, qué hermoso es tu Hijo!

Y también mi padre, ¡Qué gallardo’ Parece estar en el Cielo…  

Piensa un ´pcco y agrega:

–     ¿Estará aquí mi madre viendo?

María susurra:

–     Sí, tesoro, está aquí…

Está aprendiendo la Oración…

Y María le da un beso.

–      ¿Y yo?

¿La voy a aprender?

–     Ella te la susurrará en el alma mientras duermes,.

Y yo te la repetiré de día. 

El niño echa hacia atrás su cabecita morena y la apoya en el pecho de María,…

Y se queda así mientras Jesús lleva a cabo la siempre solemne bendición mosaica.

Acabado el gesto, todos se ponen en pie y se marcha cada uno a su casa.

Sólo Lázaro sigue todavía a Jesús.

Luego entra con Él en la casa de Simón, para estar un rato más en su compañía.

P LOS ÚLTIMOS TIEMPOS


Febrero 25 de 2021

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, os he querido llevar con éstas enseñanzas al conocimiento del Amor, vida que da vida a vuestro ser y a todo el Universo.

Os he querido hacer vivir y entender la vida que debéis llevar ahora en el Mundo,

para que vuestro paso de regreso a Mi Reino, sea natural, bello, sin turbaciones ni miedos ocultos.

Porque Yo ya os he mostrado la vida que llevaréis en lo futuro, para toda la Eternidad, en el Reino de los Cielos,

ya que al vivir en el amor y en fraternidad ahora, no tendréis ningún cambio en vuestra Casa Eterna, al regresar a Mí.

LA SITUACIÓN QUE ESTÁIS VIVIENDO AHORA

ES EL RESULTADO DE LA LUCHA

DE LAS FUERZAS DEL MAL CONTRA MIS FUERZAS DE AMOR.

Por desgracia esto no debiera ser así, si el Amor que todo lo vence y todo lo puede, viviera más esparcido en vuestro Mundo.

Así como en una guerra hay soldados enemigos y soldados protectores de los bienes de su Rey,

AHORA TENÉIS EN VUESTRO MUNDO

MUCHOS DE MIS HIJOS QUE SE HAN VENDIDO

A LAS FUERZAS DEL MAL

Y esto hace que la Batalla sea más dura y más destructiva.

Si vosotros, todos los que ahora vivís en el Mundo, Me pertenecierais en cuerpo y alma,

el Maligno no tendría fuerza alguna,

el Infierno no podría atacar a la Gracia que viviendo en cada uno de vosotros,

sería como una ola pequeña golpeando a un muro fortísimo,

el golpeteo sería suave y NO destructivo,

pero por desgracia muchos de vosotros Me habéis dado la espalda, total ó parcialmente,

lo cuál le da poder al Mal para tratar de liquidar al Amor que realmente os habita.

Vuestra vida se ha vuelto monótona, NO buscáis nueva vida que os haga sentir las maravillas que a diario os concedo.

Os embebéis en los problemas que el Mal causa en el Mundo y no os fijáis siquiera, cómo Yo os sigo protegiendo a pesar de vuestras dudas y traiciones.

DEBIDO A VUESTRA DÉBIL FUERZA ESPIRITUAL, 

LE DAIS DEMASIADA ATENCIÓN

A LO QUE SUCEDE EN VUESTRO MUNDO

SIN VER LA REALIDAD ESPIRITUAL,

QUE ES LA QUE ESTÁ MOVIENDO

LOS ACONTECIMIENTOS. 

Véis sólo la destrucción material y no os fijáis, ni entendéis, ni os importa ya, la destrucción espiritual.

De que os sirve un Mundo bello, con paz aparente, si vuestro corazón vive en la zozobra y en el Mal.

Vuestro cambio, tanto para vuestro Mundo, como para vosotros mismos, debe venir de vuestro corazón.

Ya os lo he dicho anteriormente, pero no lo aceptáis ni lo vivís.

Ya no hay confianza en vuestro corazón ni aún en los que son Míos.

Véis la destrucción general, véis la fragilidad de la economía mundial, véis la inseguridad de los gobiernos,

¿Cuáles SON LAS TRAMPAS de Satanás?

véis a la humanidad que vaga errante, sin rumbo fijo, como veleta que se mueve según os quieren mover las insidias del Mal.

Las noticias que él manipula por medio de sus secuaces se vuelven vuestra pauta de vida.

Os movéis según él os quiere mover y no os movéis como debierais,

siguiendo la justa razón que Yo he puesto en vuestro corazón y bajo la moción de Mis Leyes y Decretos de Amor.

NO OS GUIÁIS MÁS POR LA CARIDAD. 

El Miedo y la Duda, armas poderosísimas del Maligno, alteran vuestro comportamiento como hijos de Dios.

Os dejáis manipular según su conveniencia y no la Mía. 

Os volvéis enemigos de vuestros hermanos, protegiendo “vuestros intereses materiales”

Y no protegiendo lo que más debierais de proteger:

Mi Voluntad, vuestra espiritualidad, vuestra vida interior, la cuál es mucho más valiosa que todas las joyas de vuestro Mundo.

Hijitos Míos, estáis viviendo las horas siniestras del Mal, el cuál quiere terminar con Mi Obra Divina, 

EN DONDE VOSOTROS SOIS PROTAGONISTAS PRINCIPALES,

YA QUE AL DESTRUIR VUESTRA ALMA,

DESTRUYE UNA PARTE DE MÍ.

 Las horas obscuras se acercan, horas como las de la Pasión Redentora de Mi Hijo Jesucristo,

en donde Él fue abandonado aún por los suyos.

MI IGLESIA TAMBIÉN ESTÁ VIVIENDO SU PASIÓN

HAY DENTRO DE ELLA UNA TREMENDA LUCHA

ENTRE MIS SACERDOTES FIELES

Y LOS JUDAS QUE ME HAN TRAICIONADO

Y LA HAN ENTREGADO A SATANÁS

PUES ÉSTE LA HA TOMADO

Y CON SUS FUERZAS MALIGNAS

LA ESTÁ MANIPULANDO

PARA ARREBATARME A MIS HIJOS DISTRAIDOS…

Os he pedido mucho que acudáis a Mi Santo Espíritu para que os provea de Sus Dones y especialmente el Don de Discernimiento,

el cuál os ha de indicar lo que deberéis aceptar y os hará ver espiritualmente, lo que os conviene a vuestra vida espiritual

Y LO QUE ES UN ENGAÑO DEL MAL

Veréis y viviréis situaciones nunca antes vividas por el ser humano,

pero para ello, para protegeros, también tendréis Mi Fuerza y Mi Poder en el Amor como nunca antes se ha tenido.

Yo no desprotejo a Mis hijos en ningún momento,

siempre os daré mucho más de lo que necesitaréis para cumplir vuestra misión en la Tierra

y ahora, que los tiempos van a ser determinantes para vuestro Mundo y para muchas, muchas almas,

os proveo con Mi Gracia Omnipotente. 

No dudéis, no os dejéis vencer por la DUDA que el Maligno disemina como cáncer destructivo.

Entre todos vosotros, debéis atacar éste cáncer destructivo con la confianza basada en la Fé ciega a Mi Palabra y en Mi Amor.

SI VOSOTROS VIVIERAIS ATENIDOS A MI VOLUNTAD,

ACEPTANDO CON DOCILIDAD MIS INDICACIONES,

ÉL NO PODRÍA NADA CONTRA VOSOTROS,

PERO PERMITÍS ENTRAR LA DUDA EN VUESTRO CORAZÓN

Y ASÍ OS VENCE FÁCILMENTE.

Ya os había Yo dicho anteriormente, que en el tiempo por venir, en el momento culminante de la Lucha,

cuando todo pudiera faltar, no os faltará nada de alimento, ni en lo material ni en lo espiritual.

¿Por qué os apegáis tanto a los bienes materiales si vuestra vida se debiera basar en los bienes espirituales?

¿Aún no os dais cuenta que lo espiritual mueve y ordena a lo material?

¿No os demostró Mi Hijo Jesucristo con Sus Milagros, que todo lo material es alterable por lo espiritual?

Tenéis Mis Enseñanzas en el Santo Libro.

Tenéis Mi Vida en él, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo.

Tenéis infinidad de ejemplos a través de la vida de las almas santas de la Tierra, quienes por medio del Nombre de Mi Hijo Jesucristo,

REALIZARON INFINIDAD DE MILAGROS,

QUE NO SON OTRA COSA

QUE MI PODER ESPIRITUAL

AFECTANDO A LAS LEYES NATURALES

Y aún así, teniendo todo éste legado divino de siglos,

¿Os dejáis vencer por la DUDA del Mal?

Hijitos Míos, éste ya no es tiempo para dudar, éste ya es tiempo para escoger si queréis vencer en la Fé y en el Amor

y lograr un Mundo Nuevo en el cuál he de reinar Yo, vuestro Dios. 

  U os daréis por vencidos por vuestra falta de Fé y de espiritualidad…

Y así el Mal os hará vivir  como esclavos del error y destrucción por el resto de vuestra vida.

Debéis entender claramente el concepto de vuestra vida actual, el concepto espiritual; 

en donde como os expliqué anteriormente, lo espiritual afecta a lo material.

Vuestro Mundo ahora se está viendo afectado por la fuerza espiritual del Maligno y vosotros podríais cambiarlo todo si lograrais uniros como hermanos

y orar junto Conmigo en la persona de Mi Hijo Jesucristo y con el Amor de Mi Santo Espíritu.

Tenéis en vuestro corazón la fuerza poderosísima de la Oración, ya os lo he dicho antes,

pero si véis que los Acontecimientos se siguen poniendo cada vez más difíciles, es por vuestra falta de Fé y de oración.

La vida en el Mundo se desarrolla según la espiritualidad del alma.

¿No cambió a TODO el Mundo el pecado de vuestros Primeros Padres?

Todas las Leyes se alteraron por una falta espiritual.

Se vivió en la obscuridad por muchos siglos hasta que vino Mi Hijo Jesucristo

y ése otro acto espiritual, el traeros la Luz de la Verdad, volvió a cambiar a todo el Mundo.

29. Y se pusieron a gritar: «¿Qué tenemos nosotros contigo, Hijo de Dios? ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?» Mateo 8

Se le arrebató al Mal el poder que tenía, debido a la Presencia Divina de Mi Hijo en el Mundo. 

Ahora estáis en los Albores de un nuevo Cambio, en donde va a ser el Amor en pleno el que dará un nuevo giro a todo lo creado,

pero el que se acelere ó se retarde, dependerá de cada uno de vosotros.

Cada uno de vosotros ha de vencer su humanidad para darle vida libre al Espíritu que habita en vosotros.

Al abandonaros a Mi Voluntad el Espíritu actuará y así, nuevamente lo espiritual alterará a lo material,

pero sólo cuando lo entendáis con humildad y con donación libre de vuestra voluntad a la Mía, será cuando todo se realice;

pero no busquéis cambio de vida para un momento, como os sucede a veces que os proponéis algo, lo lográis y volvéis a ser como erais antes.

¡NO!, ahora el cambio será para vida eterna.

Un Nuevo Mundo se os dará, pero todos vosotros, como habitantes de él, debéis uniros como hermanos,

protegiendo, custodiando y respetando los bienes de vuestro Padre, bienes que se os han concedido para vuestro bien físico y espiritual.

EN NUESTRAS RODILLAS ESTÁ EL PODER. 16. Confesaos, pues, mutuamente vuestros pecados y orad los unos por los otros, para que seáis curados. La oración ferviente del justo tiene mucho poder.

Ahora es cuando os debéis de dar cuenta plena de que, siendo el Mundo vuestro hogar actual,

que está siendo atacado por el LADRÓN que se quiere robar lo más preciado que tenéis, debéis uniros para protegeros unos a otros.

Es vuestro hogar, es el bien que os he entregado para cuidar y del cuál deberéis dar cuentas, pero no sólo de lo material que hay en él,

SINO DE CADA UNA DE LAS ALMAS QUE EN ÉL HABITAN

ya que no estáis separados los unos de los otros.

Lo que a uno de vuestros hermanos afecte, afectará a todos o a muchos,

¿Acaso no os habéis dado cuenta cómo el pensamiento de uno ha afectado a pueblos enteros?

¿O, cómo el mal ejemplo de algún hermano vuestro, idealizado a través de los medios de comunicación, han alterado el pensamiento mundial?

O ¿Cómo ideologías extrañas y convenencieras os han afectado y que al través del tiempo os habéis dado cuenta cómo actualmente os han afectado en vuestra vida familiar y social?

Así es como uno sólo de vosotros puede afectar a todo el resto del Mundo, para bien ó para mal.

Por ello, como hermanos, viviendo en el mismo hogar, deberéis reprender con amor

y evitar que se difunda el Mal que el Demonio imprima en el corazón de algunos que a él se vendan.

El Espíritu de Discernimiento os debe guiar en vuestra vida,

apoyados en la Fé, en el Amor, en la Pureza, en la Sabiduría y en las demás virtudes. 

Si vivierais apoyados en ellas, vuestro Mundo, vuestro hogar terreno, sería una prolongación real de Mi Reino, de vuestro Hogar Eterno.

Hijitos Míos, apoyaos en Mi, apoyaos en la Verdad, ved la realidad espiritual que está afectando a vuestro Mundo. 

Para construir una nueva vivienda, se tiene que demoler la anterior, vieja y caduca.

Ahora os voy a construir el Nuevo Mundo,

Pero vosotros Me deberéis ayudar con vuestro cambio espiritual

el cuál afectará, favorablemente, a la construcción de éste Nuevo Mundo.

AyudadMe y ayudad a todos vuestros hermanos que vivís en el mismo hogar terreno y entre vosotros, Mis hijos y Yo, vuestro Padre,

construiremos nuestro Nuevo Hogar, en donde Yo viviré con todos vosotros y en él Me veréis como Padre y Yo os tendré como a Mis hijos bajo el mismo techo.

Orad intensamente para vencer al Mal y a sus secuaces.

Aún por ellos pido salvación y depende de vuestra espiritualidad en el amor fraterno,

el que Yo pueda salvarlos, afectando, con amor, su actuación en el Mal.

El Espíritu todo lo puede, porque vive del Amor.

Hijitos Míos, todos vosotros, todo el mundo, el Universo entero ha sido invitado a las Bodas del Señor.

Así como en la Parábola del Rey que tenía a sus invitados, pero que estos pusieron pretextos y ninguno fue.

Y ordenó que sus sirvientes salieran a los caminos, a las veredas, a invitar a todos aquellos que quisieran entrar a las Bodas.

¿Acaso también vosotros Me pondréis pretextos para venir a Mí?

21. Porque habrá entonces una gran = tribulación, cual no la hubo = desde el principio del mundo = hasta el presente = ni volverá a haberla.
22. Y si aquellos días no se abreviasen, no se salvaría nadie; pero en atención a los elegidos se abreviarán aquellos días.

Ya estáis iniciando la Gran Tribulación Universal.

Os he venido invitando a las Bodas, pero necesitáis solamente un requisito grande:

Venir vestidos como es debido y esto es, estar en estado de Gracia. ¿Estáis vestidos así?

OS AVISO y os he venido avisando, que estáis INICIANDO ¡YA! esta Gran Tribulación Universal.

Nada ha sucedido tan fuerte en la Historia de la Humanidad.

Salvo en el tiempo de Noé que las aguas purificaron la Tierra y solamente Noé y su familia fueron escogidos.

Ahora la purificación será total, desde debajo de la Tierra hasta arriba de los cielos;

el Universo entero tendrá esta purificación, porque todo fue afectado por el Pecado Original de vuestros Primeros Padres.

TODA la Creación será purificada, pero vosotros Mis pequeños,

¿OS HABÉIS PREPARADO YA

PARA PRESENTAROS CON EL TRAJE DE GALA,

CON EL TRAJE QUE OS DARÁ LA ENTRADA SEGURA AL REINO?

Os aviso porque os amo, pero la necedad del hombre no quiere escuchar ni quiere ver los Acontecimientos que se dan a vuestro alrededor.

Pensáis en un futuro largo, que todavía tendréis vida.

Y seguís haciendo vuestros arreglos humanos para un futuro material, para vuestra familia, para vosotros mismos,

pero hacéis a un lado la espiritualidad que es la Llave que abrirá Mi Corazón, ya sea para aceptaros, ya sea para rechazaros.

El momento  ha llegado y está sobre vosotros…

¿Estaréis preparados Mis pequeños, para presentaros con el traje de gala, para que Yo os pueda abrir la puerta para que entréis a las Bodas del Cordero?

Yo os bendigo, como Padre, como Hermano, como Amor y vida y os dejo Mi Paz y Fé profundas en vuestro corazón.

 Habla la Santísima Virgen.

Visión: Aquí está con nosotros Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción.

Hijitos Míos,  Me acerco a vosotros porque Mi Hijo os pidió que os preparéis espiritualmente para los acontecimientos que han de venir, que purificarán la Tierra y el Universo entero.

Conozco vuestro corazón y muchos de vosotros tenéis vergüenza de acercaros a pedir perdón de vuestros pecados porque éstos son muy graves.

Y por eso Me acerco Yo a vosotros Mis pequeños, para tomaros de la mano, para tranquilizaros, para llevaros hacia Mi Hijo,

para que reconozcáis vuestros errores, vuestros pecados, vuestras maldades ante Él.

Os llevo a Él, porque Él comprende el error humano, vuestras debilidades, y perdona todos vuestros pecados.

No tengáis miedo Mis pequeños, Yo os llevaré y os presentaré ante Él.

Él es sencillo, Él es todo Amor, y veréis que os perdonará todo aquello que os avergüenza…

¡ARREPENTÍOS MIS PEQUEÑITOS!

¡Yo os arreglaré y os llevaré de la mano, para presentaros ante Dios!

Y tened por seguro que Él os perdonará hasta el último pecado que tengáis.

Cada uno de vosotros bajasteis del Cielo a una misión específica; pero ciertamente por cuestiones personales de vuestro ambiente familiar o aun social,

no todos tuvisteis una vida espiritual fuerte que os diera, a lo largo de vuestra existencia, un soporte espiritual para vencer la Maldad de Satanás.

Y de eso se aprovecha el Maligno, de que no todos tenéis esa fuerza espiritual para rechazarlo y os vais llenando de pecados, de múltiples pecados,

pero ya, por el hecho de que vosotros os sintáis avergonzados, ya eso es un inicio para que obtengáis el perdón de ellos

porque al reconocer que tenéis un corazón sucio pero contrito, os podéis acercar a un sacerdote y él os llevará hasta el Corazón de Mi Hijo y dejará vuestra alma limpia nuevamente.

Yo os acompañaré, Mis pequeños, Yo estoy aquí que Soy vuestra Madre,

Yo os acompañaré a cada uno de vosotros que, si realmente tenéis un corazón contrito y con deseos de no volver a cometer esos pecados,

que dañan tanto el Corazón de Mi Hijo,

SERÉIS PERDONADOS… 

Mi Hijo se dio por todos vosotros.

La evangelización era para toda la Humanidad de todos los tiempos. 

 Y sigue siendo y será, porque Su Palabra es eterna. Mis pequeños,

el Amor de Mi Hijo es infinito y perdona hasta lo más grave que tengáis, siempre y cuando os arrepintáis de corazón.

Vivid pues en esa seguridad del Amor de Mi Hijo, no os perdáis la oportunidad de regresar a Él;

al final de vuestra existencia, todos estáis invitados a regresar al Reino de los Cielos, ese es vuestro Hogar Eterno, pero sí se necesita ese requisito: pureza de alma.

Acudid, pues, al Sacramento de la Penitencia y dejad que Mi Hijo, a través del confesor, perdone vuestros pecados

y una gran alegría, una alegría inmensa, os hará desbordar de alegría a vosotros mismos por tener nuevamente vuestro corazón limpio,

vuestra alma dispuesta a entrar a las Bodas del Cordero.