Archivos diarios: 17/03/21

D ADOCTRINAMIENTO TOTAL


MENSAJE DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

14 de Marzo del 2021

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:

RECIBAN MI BENDICIÓN MATERNA…

Miro con dolor cómo les alejan más de Mi Hijo.

Cuando gran parte de la humanidad no siente necesidad de Él

y con ello se precipitan hacia el encuentro y aceptación del Anticristo (1) y su falsedad, si no despiertan del letargo espiritual. (Col 2:8)

Viven dentro de un gran agujero, en el que les dictan cómo obrar y actuar.

Sin desearlo son cautivos de la Élite,.

Se encuentran en campos de concentración en los hogares,

llevándolos a ser inseguros, disminuyéndoles la capacidad de pensamiento y de razonamiento…

TIBIOS EN LA FE,

CIERRAN LOS TEMPLOS TEMPORALMENTE

PARA LUEGO SER CERRADOS DEFINITIVAMENTE

Y USTEDES HIJOS,

LO MIREN COMO ALGO NORMAL,

DENTRO DE LO QUE VIVE LA HUMANIDAD EN ESTE MOMENTO

HIJOS, PUEBLO FIEL DE MI HIJO,

VIVEN EN GUERRA DE TODA ÍNDOLE,

NO miran armas como las que utilizan en las guerras, pero la Guerra va creciendo ante sus ojos,

les imponen límites temporales para desplazarse de un país a otro, preparándolos para la llegada del “microchip” (2)

sin el cual, no podrán comprar ni vender; ni salir del hogar ni recibir asistencia médica; no podrán trasladarse de un lugar a otro si se niegan a ser sellados. (Ap. 13:16;17 )

ANTE ESTO ES NECESARIO PARA USTEDES

ACERCARSE A MI HIJO, CONOCERLE, AMARLE, SERLE FIEL

Y VIVIR DE SU AMOR PARA QUE FORTALECIDOS,

LOGREN AVANZAR EN MEDIO DE

LA BATALLA ESPIRITUAL Y DEL PODER MUNDIAL.

El comunismo avanza, no ha desaparecido, está vivo y avanza hacia su objetivo y Mis hijos padecerán.

Oren hijos Míos, oren, los Balcanes son noticia para la humanidad. (*)

Oren hijos Míos, oren, Europa sin economía es presa de invasores que visten de rojo.

Oren hijos Míos, acérquense a Mi Hijo sin demora, es urgente la conversión para que sean dignos de la Protección Divina.

Oren hijos Míos, examínense interiormente, el Aviso se acerca.

Oren hijos Míos, oren por Estados Unidos, es flagelado.

Oren hijos Míos, oren por México, se estremece

Miran la Cruz como padecimiento, Mi Hijo les entregó La Cruz de Victoria y la desprecian por ídolos mundanos que les ofrecen distracción.

 Y ¿LA VIDA ETERNA?,

LA PIERDEN EN UN INSTANTE POR NECEDAD.

Tres personas murieron este lunes al caer la avioneta en la que viajaban y estrellarse contra un coche en Pembroke Pines (Florida, EE.UU.), cerca del aeropuerto North Perry, informan medios locales.

CONVIÉRTANSE,

ES URGENTE QUE MIS HIJOS SE CONVIERTAN

PARA QUE CUANTO ACONTEZCA

LES ENCUENTRE FORTALECIDOS

EN LA FE, EN EL AMOR HACIA MI HIJO. (Hechos 17:30)

¡Atentos hijos!

Para varias enfermedades les mencioné por Voluntad Divina, el uso del pino. (3) 

La Casa Paterna no abandona a Sus hijos, por adelantado les previene y les protege.

Mantengan el amor al prójimo, no pierdan la paz interior.

El Enemigo del alma, el Demonio, lucha contra el Pueblo de Mi Hijo,.

¿Cuáles SON LAS TRAMPAS de Satanás?

Les insiste en ser presuntuosos, les induce a ser agresivos, imponentes, impertinentes;

les alimenta el “ego” hasta el hartazgo, para que sean piedra de tropiezo para sus hermanos.

Hijitos, ámanse unos a otros, sean portadores de paz, tengan presente que deben mantenerse fusionados a la Voluntad Divina.

Oren, la Oración es medio para el encuentro con Mi Hijo,

reciban los Sacramentos,

sean en donde se encuentren, adoradores de Mi Hijo, verdaderos adoradores,

dando testimonio del Espíritu Santo que mora en cada uno.

Amados hijos de Mi Corazón Inmaculado:

LES BENDIGO, LES PROTEJO,

MANTÉNGASE UNIDOS AL AMOR DIVINO.

A MI CORAZÓN,

EN ÉL SE ENCUENTRAN SEGUROS.

No teman.  Les bendigo.

Mamá María.

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA

(1) Sobre el Anticristo …

(2) Sobre el Microchips …

(3) Plantas medicinales …

Comentario del Instrumento

Hermanos(as):

Nuestra Madre Santísima nos llama a ser Amor, esto es ser cumplidores del Primer Mandamiento.

Nuestra Madre me dijo que Su Hijo Santísimo y Ella sufren por aquellos de Sus hijos que no meditan en el valor de la vida y pasan sin mantener la paz en sus corazones, esparciendo dolor hacia sus semejantes.

Me manifestó que el amor es garantía para que la criatura humana se mantenga con Fe firme en todo momento y no decline en lo más cruento de las persecuciones.

El amor es el alimento para el alma y lleva a Mis hijos a tomar consciencia del valor de sus semejantes, mirando en ellos a Mi Hijo.

Concluyó diciéndome:

“Diles que amen, que la envidia es el arma del demonio para combatir contra Mis hijos.
Diles que el más fuerte es el que es amor.
El amor salvará a la humanidad y llegará el Triunfo final”. Amén

(*) Península de los Balcanes.

También llamada Península balcánica, es una de las tres grandes penínsulas del sureste de Europa, unida al continente por un amplio istmo constituido por las cordilleras Balcánica al este y Dinárica al oeste.

Está separada de Asia por los estrechos de Dardanelos y el Bósforo, entre los mares Negro, Adriático, Jónico y Egeo, Mármara, el Danubio y el Mediterráneo.

La península está ocupada por las naciones de Grecia, Albania, Bulgaria, la antigua Yugoslavia, Croacia, Eslovenia, Macedonia, Rumania y la región de Estambul (Turquía).

Aunque los Estados de Croacia, Eslovenia, Eslovaquia, Hungría, Rumania, Moldavia y Ucrania no se encuentren dentro de la península de los Balcanes, por motivos históricos y culturales son incluidos dentro de la región Balcánica.  

https://www.revelacionesmarianas.com/index.htm

CUMPLIMIENTO

ESTO ESTÁ SUCEDIENDO Y AUMENTARÁ…

Polémica en Chile por un obispo que llamó a «desobedecer» la ley «injusta» que impide celebrar misas 

Publicado:
 
«Me parece que podemos continuar tranquilamente con nuestra Eucaristía en la semana», señaló el religioso.
Polémica en Chile por un obispo que llamó a "desobedecer" la ley "injusta" que impide celebrar misas 

El obispo de Punta Arenas (Magallanes, Chile), Bernardo Bastres, ha provocado polémica tras viralizarse en las redes sociales parte de la homilía en la que hizo un llamamiento a los fieles a saltarse la ley para poder celebrar misa pese al confinamiento por la pandemia de coronavirus.

«Siguiendo la responsabilidad que hemos tenido hasta el día de hoy en lo que se refiere a los aforos, en lo que se refiere a las medidas sanitarias, me parece que podemos continuar tranquilamente con nuestra Eucaristía en la semana», sostuvo el prelado durante la misa de este fin de semana. 

«Es cierto que la ley dice lo contrario, pero creemos que cuando una ley es injusta y cuando una ley está contra la conciencia, uno puede desobedecer la ley.

Esto lo digo responsablemente, como obispo y como responsable de la Iglesia Católica en Magallanes»,

añadió el religioso, en referencia a la prohibición de participar en misas durante la Fase 2 (Transición) del Plan Paso a Paso, una estrategia gradual para la apertura. 

Poco después, el Gobierno anunció la decisión de autorizar esas reuniones en Fase 2, aunque con un aforo máximo de 20 personas en lugares abiertos y de 10 en espacios cerrados. 

«No es bueno que un obispo llame a no cumplir con las normas sanitarias»

Por otro lado, tras conocerse las declaraciones de Bastres, el ministro chileno de Salud, Enrique Paris, opinó que «no es bueno que un obispo llame a no cumplir con las normas sanitarias, más aún cuando estábamos conversando con la Conferencia Episcopal el cambio de esta resolución».

Este lunes, el religioso emitió una aclaratoria en la que, entre otras cosas, pide situar sus anteriores declaraciones

«en el contexto de la región de Magallanes y de la situación que actualmente estamos viviendo en la pandemia».

«Lamento mucho que mis palabras no hayan sido comprendidas dentro del contexto en que fueron pronunciadas, o el malestar que por esta razón pudieron haber causado», manifestó el obispo de Punta Arenas.

OREN HIJOS MÍOS, OREN POR MÉXICO, SE ESTREMECE.

OREN HIJOS MÍOS, OREN POR ESTADOS UNIDOS, ES FLAGELADO.

194 PARÁBOLA DEL DIENTE DE LEÓN


194 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

Una llanura martilleada por el sol, que encandece los cereales maduros y extrae de ellos un olor que ya recuerda al pan.

Huele a sol, a ropa lavada, a mieses en sazón… a verano.

Cuando viajamos con nuestro cuerpo espiritual, sus sentidos son infinitamente más sensibles que las limitaciones de nuestro cuerpo físico…

Sí, cada estación, se podría decir incluso cada mes y cada hora del día, tiene su olor característico.

Como también lo tiene cada lugar, para una  persona de sentidos bien afinados y agudo espíritu de observación.

E1 olor de un día invernal con viento cortante es muy  distinto del olor suave de un día neblinoso de invierno, o del olor que la nieve esparce.

Qué distinto de éstos es el olor de la primavera que llega, que anuncia su presencia antes de llegar, como un perfume que no es perfume, muy distinto del olor del invierno.

Una buena mañana nos levantamos y… el aire tiene un olor distinto:

Es el primer suspiro de la primavera.

Y así se va adelante: olores de los huertos en flor, luego olores de los jardines, de las mieses;

hasta llegar a ese olor caliente de la vendimia. 

Pasando como un intermedio, por el olor de la tierra después de una tormenta…

¿Y las horas?

Sería necedad decir que el olor de la aurora es como el del mediodía.

Y éste como el de la tarde o el de la noche.

El primero, fresco y virginal.

El segundo, riente y lleno de vitalidad.

El otro, cansado y saturado de todo lo que exhaló durante el día: sus olores.

E1 último el nocturno es moderado; recogido como si la tierra fuera una enorme cuna abierta para recibir el sueño de sus pequeñuelos.

¿Y los lugares?

¡Oh, el olor del litoral, tan distinto desde el alba a la tarde, del mediodía a la noche;

de la tempestad a la calma, de las zonas de arrecife a las de playa baja!

¿Y el olor de las algas cuando quedan al aire después de las mareas?

¡Y parece como si el mar hubiera abierto sus entrañas para hacernos aspirar el olor acre de su fondo?:

¡Qué distinto del de las llanuras de tierra adentro!

Como éste lo es del de los lugares de colinas y éste último del olor de los altos montes.

Grande es la infinitud del Creador, que ha imprimido una señal de luz, color, perfume, sonido, forma o altura; 

en cada una de las infinitas cosas que ha creado.

¡Oh, belleza infinita del Universo!

¡Cuán grande eres, potente, inagotable, exenta de monotonía!

Así, siguiendo a Jesús, que va con sus apóstoles por esta llanura llena de mieses,

¡Qué delicioso es dejarse apresar por la alegría de hablar de Dios en sus espléndidas obras!

Pues también es amor porque el hombre alaba en las criaturas aquello que en ellas ama.

Lo mismo se da de la criatura al Creador: quien lo ama. 

¡Y así brota la alabanza!

El amor ardiente es incontenible en su gozo inefable…

¡Y nos inflama como un volcán! 

Señor, enciende mi corazón en el FUEGO de tu AMOR ARDIENTE y ayúdame a AMAR como Tú Quieres que lo haga…

Porque cuanto más se le ama más se lo alaba, por Él y por sus obras.

¡Oh, deseo de mirarte continuamente y de olvidar lo bajo de los hombres!

¡Y amarlos en su alma y por su alma, para llevarlos a Dios!…

¡Y esta es la energía que nos hace levantarnos de las caídas que nos proporciona Satanás;

cuando nos vapulea y nos derriba para impedir el cumplimiento de nuestra misión…! 

Y eso precisamente es lo que impulsa a Jesús,en esta travesía que ha emprendido con sus Doce apóstoles…

Es una llanura sobre la que el sol cae y caldea el trigo maduro.

Se aspira el olor de las mieses.

El olor del verano.  

Jesús avanza por los campos de cereales en sazón.

El día está caluroso; el paraje, desierto.

No se ve un solo hombre por los campos; sólo espigas maduras y árboles diseminados acá o allá.

Sol, mieses, pájaros, lagartijas, matas verdes y quietas en el aire tranquilo:

Esto es lo que hay en torno a Jesús, que va por un camino de primer orden…

Una cinta polvorienta y cegadora entre el cimbreo de las espigas;

a cuyos lados hay respectivamente, un pequeño pobñado y una hacienda; nada más.

Todos caminan en silencio, acalorados y sudorosos.

Se han despojado de sus mantos; pero sufren igualmente bajo sus vestidos, que son de lana ligera.   

Solamente Jesús con sus dos primos y Judas de Keriot, llevan ropajes de lino o de cáñamo.

Los de Jesús son de lino blanco.

Los de los hijos de Alfeo por su densidad, parecen demasiado pesados para ser lino, son de color marfil intenso, justo como el del cáñamo sin blanquear.

Los otros apóstoles llevan los atavíos habituales y van secándose el sudor con el lienzo que les sirve de velo.

Llegan a un grupo de árboles que hay en un cruce de caminos.

Bajo su saludable sombra se detienen y ávidamente, beben de sus botijas.   odres

Judas está sediento, acalorado, cansado y hambriento…

Pero esta vez no se ha quejado… 

Muy pensativo, bebe su agua tibia…

Pedro refunfuña:

–    Está caliente como si la hubiera quitado del fuego.

Bartolomé suspira:

–     Si hubiera por lo menos un arroyo.

¡Pero nada! ¡No hay nada!  

Dentro de poco me quedaré sin agua.

Santiago de Zebedeo, congestionado por el calor.

se queja:

–    Creo que sería mejor la montaña.

El corazón de Pedro se va a su lago y su barca…

Y suspira:

–    ¡Ah! Mejor es la barca.

Fresca, tranquila y limpia.

Jesús trata de darles ánimo,

y dice: 

–     Tenéis razón todos.

Pero los pecadores están tanto en la montaña como en la llanura.

Si no nos hubieran arrojado de Agua Especiosa y perseguido pisándonos los talones, habría venido aquí entre Tébet y Scebat. (invierno)

De todas formas, pronto estaremos en el litoral, donde la brisa del mar abierto refresca el aire.   

Pedro cuestiona: 

–     ¡Sí, claro!

¡Eh! Que si hace falta…

Aquí parecemos pescados agonizantes.

Pero… ¿Cómo logran estar tan hermosas las espigas de trigo, sin agua?

Jesús explica: 

–     Hay agua subterránea…

Que mantiene húmedo el terreno.

Con su humor impetuoso,

Pedro responde:

–     Mejor hubiera sido que estuviese en la superficie. 

¿De qué me sirve si está bajo tierra?

¡Yo no soy raíz! 

Todos sueltan la carcajada.

Y cuando cesan las risas…

Un momento después, Tadeo se pone serio,

y dice:

–     El suelo es egoísta.

Como los corazones y como ellos, es árido.

Si nos hubieran dejado estar en el pueblo anterior y pasar el sábado allí;

habríamos tenido sombra, agua, posibilidad de descanso.

Pero nos arrojaron…  

Tomás señala el pueblo a sus espaldas, en el oriente, 

y dice: 

– También habríamos tenido comida…

Pero ni siquiera eso. Yo tengo hambre.

¡Si tan sólo hubiese fruta!

Éstas, si las hay; porque los árboles frutales están cerca de las casas.

Judas replica: 

–     Y ¿Quién va?

¿Quién se atreve a acercarse?

Si todos tienen el humor de aquellos..  

Y éstos piensan igual que los de allá.

¿Cómo crees que nos recibirán?

Simón Zelote dice:

–    Toma mi comida.

Yo no tengo mucha hambre.

Jesús apoya:

–    Toma también la mía.

Y agrega: 

–    Quién sienta tener más hambre que coma…

Juntan las provisiones de Jesús, Zelote y Nathanael.

¡Son tan poquitas.…!

Lo dicen los ojos espantados de Tomás y de los jóvenes…

Pero se callan, mordisqueando las microscópicas partes.

El Zelote paciente, va hacia un punto en que una verde hilera sobre la tierra quemada, advierte la existencia de humedad.

Y efectivamente, encuentra un hilo de agua que en el fondo del arenal;

lo guía hasta un pequeño arroyuelo que discurre por el terreno guijarroso…

Simón da un grito a los compañeros, que han quedado ya lejos, para que vengan a gozar de este alivio.

Todos van corriendo, por la sombra discontinua de una hilera de árboles que sigue la ribera del arroyuelo semiseco.  

Llenan los odres que ya estaban vacíos y los apoyan en el agua, en donde se proyecta sombra;

para tenerlos más frescos.

Una vez allí, pueden refrescarse los pies polvorientos, lavarse la cara sudorosa.

Se sientan al pie de un árbol y con el cansancio que tienen, se quedan dormidos.

Jesús los mira con amor y compasión… 

Jesús los mira con amor y compasión.

Mueve la cabeza…

Zelote, que había ido a beber agua otra vez, lo descubre…

Y le pregunta:

–     ¿Qué te pasa, Maestro?

Jesús se levanta, le pone un brazo sobre la espalda y lo lleva a un árbol que está más lejos.

Le dice:

–    ¿Qué tengo?

Me aflijo por vuestro cansancio.

Si no supiese lo que estoy haciendo de vosotros…

No me permitiría jamás, causaros tantas molestias.

Simón objeta:

–     ¿Molestias?

No, Maestro. ¡Es nuestra alegría!

Todo desaparece al venir contigo.

Todos somos felices, créelo.

Ninguno se lamenta, ni…

–     Calla, Simón.

Lo humano da gritos, aún en los buenos…

Y humanamente hablando no os equivocáis al gritar.

Os he arrancado de vuestras casas, familias e intereses.

Y vinisteis pensando que significaría otra cosa el seguirMe.

De todas formas, un día este grito vuestro de ahora, este grito íntimo, se aplacará…  

Entonces comprenderéis la belleza de haber caminado entre neblinas, fango, barro, polvo, canículas… 

O con un calor asfixiante…

Perseguidos, sedientos, cansados, hambrientos.

Detras el Maestro perseguido, odiado, calumniado… y…

Y otras cosas.  

Todavía falta más… 

Y entonces entenderéis que fue una cosa hermosa, haber venido entre neblinas y fango; 

entre polvo y canículas;

perseguidos, sedientos, cansados, hambrientos;

detrás del Maestro perseguido, odiado, calumniado… y más.

Todavía falta más.

Entonces todo os parecerá hermoso, porque vuestro pensamiento será diferente.

Y todo lo veréis bajo otra luz.

Y me bendeciréis por haberos conducido por mis caminos tan difíciles…

–     Estás triste, Maestro.

El mundo justifica tu tristeza, pero no nosotros.

Todos estamos contentos…

–   ¿Todos?

¿Estás seguro?….

    ¿Piensas Tú de otra forma?

–    Sí, Simón.

De otra forma.

Tú estás siempre contento.

Tú has comprendido; muchos otros, no.

¿Ves a esos que están durmiendo?

¿Puedes imaginar, cuántos pensamientos envuelven aún el sueño?…

¿Y todos los que están entre los discípulos?

¿Crees que serán felices hasta que todo se cumpla?

Mira, juguemos a esto que ciertamente tú hiciste cuando eras pequeño..

Jesús toma un diente de león que se yergue entre las piedras…

Y que ha alcanzado ya la plena maduración.

Se lo lleva delicadamente a la altura de la boca, sopla y…

Se disgrega en muy pequeños vilanos que se esparcen por el aire, vagando con su borlita mantenida derecha por el minúsculo tallito.  

Jesús continúa: 

¿Ves? Mira…

¿Cuántos han caído en mis rodillas, cual si estuvieran enamorados de Mí?

Cuéntalos…

Son veintitrés.

Eran, por lo menos, el triple.

¿Y los otros?

Mira. Unos siguen vagando por el aire.

Otros como por demasiado peso, han caído ya al suelo.

Algunos orgullosos, suben vanagloriándose de su penacho de plata.

Otros caen en ese barrillo que hemos formado con nuestros odres.

Sólo… Mira, mira… incluso de los veintitrés que tenía en mis rodillas siete se han ido.

Ha sido suficiente el vuelo de ese abejorro para que se marcharan…

¿Temían algo?: quizás el aguijón.

¡Los ha seducido algo?:

Quizás los hermosos colores negros y amarillos.

O el aspecto gallardo… O las alas irisadas…

Se han ido… tras una belleza falaz…

Simón, así sucederá con mis discípulos…

Se disgregarán detrás de una vana hermosura mentirosa porque así serán…

Algunos por inquietud, otros por inconstancia, quién por torpeza, quién por orgullo…

Unos por nerviosismo, otros por inconstancia, por estar demasiado cargados;

Alguien por ligereza, por apetito de fango, uno más por miedo…

Otros por demasiada simplicidad, otros por pereza…

Por orgullo, por ligereza, por amor al fango, por miedo o ingenuidad…

Pero se irán.

¿Tú crees que a todos los que ahora me dicen: «Voy contigo» los veré a mi lado cuando llegue la hora decisiva de mi misión?

Los vilanos de ese diente de león que creó mi Padre eran más de setenta…

Ahora, en mis rodillas, hay sólo siete…

Pues otros se han ido también, por este movimiento del aire que ha hecho decir «sí» a los tallitos más ligeros.

Así sucederá.

Y pienso en las luchas que soatendréis por manteneros fieles a Mí…

Ven, Simón.

Vamos a ver aquellas libélulas, que hacen sus danzas sobre el agua.

A no ser que quieras descansar.

–   No, Maestro.

Tus palabras me han llenado de tristeza.

Espero que no te abandone el leproso curado, el perseguido al que Tú rehabilitaste; el hombre solitario a quien has dado compañía;

el nostálgico de afecto al que has abierto el Cielo para que encontrase amor y el mundo para que lo diera…

Maestro… ¿Qué piensas de Judas?

El año pasado lloraste conmigo por él.

Luego… no sé…

Maestro, deja esas dos libélulas, mírame a mí, escúchame.

Esto que te voy a decir no se lo diría a ningún otro, ni a los compañeros ni a ningún amigo;

pero a Tí sí:

No logro amar a Judas; lo confieso.

Es él quien rechaza mi deseo de amarlo.

No quiero decir que me trate con desprecio, no;

es más, hasta incluso se muestra muy cortés con el viejo Zelote, al que intuye más experto que los demás en el conocimiento de los hombres.

Es su modo de actuar.

¿Te parece sincero?

Dímelo.

Jesús guarda silencio durante unos momentos…

Pareciera estar como fascinado con dos libélulas,

que posadas sobre la superficie del agua del pequeño estanque,

Con sus élitros irisados dibujan un pequeño arco iris; 

un especioso arco iris que sirve para atraer a un mosquito curioso…

Que acaba devorado por uno de los voraces insectos.

El cual a su vez cae en vuelo, víctima de un sapo que estaba agazapado…

Y que se la come junto con el mosquito que había cazado.

Jesús se mueve, se pone de pie…

Pues casi se había echado para observar estos pequeños dramas de la naturaleza,…

Y dice:

–     Así es:

La libélula tiene fuertes mandíbulas para nutrirse de hierbas.

Y alas fuertes para derribar a los mosquitos.

La rana, garganta ancha para tragarse a las libélulas.

Cada uno tiene lo suyo y lo suyo usa.

Vamos Simón.

Los otros ya despertaron.

–    No me has respondido, Señor.

¿No quieres hacerlo?

Jesús exclama: 

–    ¡Te he dado la respuesta!

Viejo sapiente mío.

Medita y darás con ella.

Zelote suspira…

Y Jesús, remontando el lecho guijarroso, va donde los discípulos, que se están despertando y ya lo buscan.

Y los dos vuelven a subir por el arenal, a reunirse con los demás.