Archivos diarios: 3/12/21

P ¡HOMBRES SATANIZADOS!


Diciembre 02 de 2021

Habla el Padre Celestial

Hijitos Míos, en toda guerra hay un vencedor y un vencido, hay un bando bueno y uno malo:

el que busca el bien para los suyos y el que lucha por soberbia sin importarle lo que le pase a los de su pueblo.

Os he dicho, Mis Pequeños, que vosotros estáis en la Tierra librando una Gran Batalla.

Pero aquí, la diferencia con cualquier otra batalla, es que 

YA HAY UN VENCEDOR

Y UN VENCIDO

Yo, vuestro Dios he vencido doblemente, primero en la Gran Batalla que se dio en el Cielo;

Donde vencí al ángel malo a quién convertí en Demonio.

Y luego cuando Mi Hijo Jesucristo lo venció en la Tierra;

en múltiples formas y con Su Resurrección.

La batalla continúa:

El cristiano debe tener identidad de realeza con corazón de siervo. Y EL CORAJE DE UN GUERRERO…

Pero ya vosotros contáis con las armas de la Fé y de Amor,

que Nosotros hemos derramado sobre todas las almas…

Pero, desgraciadamente, unas las aceptan y otras las rechazan.

Sin embargo, ¿Por qué la batalla continúa?

Vuestros Primeros Padres cometieron el Error, el gran error de permitirle al Mal entrar al Mundo;

vosotros como descendientes de ellos,

debéis vencer a ése mal al que ellos permitieron entrar.

Yo nunca os dejé abandonados en manos del Mal.

Os dí la forma de vencerlo a través de las Palabras del Antiguo Testamento;

pero al ver que muy pocos las seguían, envié a Mi propio Hijo;

para que El llevara, Personalmente, Mi Palabra y las Obras que la respaldarían.

Sabéis que, a pesar de éstas y muchas otras ayudas que os he dado; aún seguís apartados de Mi lado.

Pero en éso consiste la libertad que os dí;

que a pesar de tener Mi Palabra y Mi Amor, el Ejemplo y las Enseñanzas de Mi Hijo, seguís prefiriendo uniros al Mal.

La lucha continúa y continuará, hasta que se repare el mal cometido con el amor que se produzca en la Tierra.

LA CEGUERA DE LA INCREDULIDAD

La lucha continúa y la ceguera del hombre también.

Tenéis todo para vencer, pero al apartaros de la vida de Oración y de la Gracia,

NO permitís que os ayude.

Judas Iscariote fue ejemplo de ésto,

Me tuvo en totalidad y Me negó.

Me apartó de sí por los bienes del mundo.

¡Tenía todo y Me traicionó!

En Judas estoy representando a todos los escogidos;

como lo sois todos vosotros los que antes y ahora habitáis la Tierra;

pero que por preferir las cosas del mundo, Me han negado.

A Judas lo consentí, lo amé, lo quise apartar del mal camino y no respondió.

Lo mismo hago con todos vosotros y en especial con los que veo que van por el mal camino;,

el camino de la perdición eterna,

pero es vuestra torpeza de corazón la que os hunde

y os lleva a la perdición.

La lucha continúa, pero Me tenéis a Mí en todo momento,

ya sea para fortaleceros, ya sea para aconsejaros, ya sea para alimentaros,

ya sea para levantaros de las caídas

o para devolveros la vida perdida por el pecado,

pero Yo siempre estaré junto a vosotros.

Si a pesar de Mi Presencia junto a cada uno de vosotros preferís rechazarMe,

Yo ya no puedo hacer ¡NADA! 

Seguiré insistiendo y esperando vuestro arrepentimiento;

pero vuestra elección es libre y la respeto.

Os vuelvo a recordar, a diferencia de cualquier batalla, en ésta ya hay un vencedor:

Yo, vuestro Dios.

Y UN VENCIDO : el DEMONIO.

La elección de a quién seguiréis, es vuestra.

Aunque el demonio ya ha sido vencido, sigue transmitiendo su maldad y su error.

Quién acoja sus enseñanzas y niegue las Mías, vencido también estará.

En la antigüedad, el pueblo judío, que vivía oprimido por el poderío romano, esperaba con ansiad al Mesías,

esperaba con ansias al que iba a venir a protegerlos contra el yugo romano,

esperaban su liberación,

esperaban la libertad para poder vivir como hijos de Dios.

Ahora, todos vosotros, toda la Humanidad, vive bajo el yugo opresor del Demonio,

bajo el yugo opresor de su Maldad.

Os coarta vuestra libertad, pero no la libertad de acción;

SINO VUESTRA LIBERTAD PARA ENTRAR A MI REINO DIVINO

Al corromperos en el pecado en el que, prácticamente, todos vivís.

El yugo opresor de la antigüedad, con el que atacó a vuestros antepasados,

NO TENPIA LA MAGNITUD QUE AHORA TIENE

Porque habiendo tenido las Enseñanzas de Mí Hijo, que debieran vivir en vosotros, han dejado vuestro corazón.

Ya no vivís para Mí ni morís para Mí.

Ya no vivís en el Amor ni lo transmitís a vuestros hermanos.

¿De qué sirve ahora que celebréis la Natividad de Mí Hijo?

La Natividad os debe recordar, a nivel espiritual, quiénes sois, para qué estáis y a dónde váis,

porque éstas son las Enseñanzas que os dio Mí Hijo.

Yo lo envié en la plenitud del Tiempo, al oír el clamor de los míos que pedían MISERICORDIA,

porque buscaban su liberación,

pero ellos la veían a nivel humano y material

Postrado ante la Cruz en la que has muerto y a la que yo también te he condenado. Sólo puedo decirte hoy que lo siento, que te amo y te pido perdón por mis errores y te pido perdón por mis pecados. Perdóname Señor, HOY ME ARREPIENTO, Perdóname Padre mío por mi maldad, perdóname Señor, por mis errores, perdóname señor por mis pecados. PERDÓNAME SEÑOR, HOY ME ARREPIENTO, PERDÓNAME MI DIOS, CRUCIFICADO.

y no buscaban la LIBERACIÓN que a Mí me interesaba:

su liberación ESPIRITUAL,

para que pudieran vivir en la plenitud de la Fe y del Amor,

que Yo había depositado en Mí Pueblo escogido.

Esta falta de visión espiritual afectó a Mí Pueblo escogido,

ya que, por no llevar una vida más espiritual, una vida en el verdadero Amor,

dejaron pasar la Oportunidad Divina que se les concedió.

Ahora, la Humanidad entera, prácticamente vive en la misma situación de entonces.

Estáis viviendo en lo material y mundano,

ESTÁIS VIVIENDO FUERTEMENTE EN EL PECADO,

TODOS LOS DÍAS

NO  tenéis la esperanza del cambio, porque NO LO ESTAIS DESEANDO.

¿A dónde queréis llegar, Mis pequeños?

La maldad día a día CRECE y vuestra voluntad día a día va menguando.

Estáis aceptando adorar ídolos falsos, como lo hacía Mí Pueblo escogido,

cuando se mezclaba con los pueblos que los conquistaban o por los que pasaban.

No estáis ya viendo por lo que vuestro Dios desea

y que siempre es lo mejor para Sus hijos, los que forman su Nuevo Pueblo.

Vosotros mismos os estáis cerrando las puertas de entrada a Mí Reino Eterno.

Necesito que os deis cuenta cómo estáis viviendo,

que os dé ASCO vuestra forma actual de vivir

Y que busquéis, con verdad de corazón, el cambio mundial,

para que nuevamente, Yo, vuestro Padre,

ESCUCHE EL CLAMOR DE MIS HIJOS

Y con otro acto de Misericordia Divina, os libere de vuestro OPRESOR. 

Yo pongo todo Mí Poder de Amor a vuestro alcance, pero necesito que, humildemente, me lo pidáis.

Buscad  vuestra liberación, el verdadero cambio espiritual,

Y DEJAD DE BUSCAR LAS COSAS MATERIALES

QUE YA ESTÁIS PERDIENDO…

Compartíd con el pobre de lo que tenéis y actuad con caridad.  

Cuando os llenáis de lo espiritual, el CAMBIO VERDADERO llega al alma de todos Mís hijos.

Orad intensamente, y pedidMe derrame Mí Misericordia,

la cual hará que vuestro amor y vuestra esperanza no queden defraudadas.

Mis pequeños, vuestra fuerza radica en vuestro interior,

NO es la fuerza de vuestros músculos la que os dará el triunfo en vuestra misión.

NO es la fuerza de aquellos que os apoyan a vuestro alrededor,

utilizando poderío físico, económico, intelectual,

la que os va a dar el éxito en vuestra misión sobre la Tierra.

NO, Mis pequeños, la FUERZA RADICA EN VUESTRO INTERIOR

Os insisto en ello, Mis pequeños y lo podréis ver a lo largo de la historia.

Y tenéis en las Sagradas Escrituras, cómo Yo os muestro, salvo raras excepciones,

como Sansón, que tenía una fuerza descomunal,

que de allí en fuera, todos los demás que he escogido, eran personas sencillas.

O ante los ojos de los demás, eran comunes y corrientes, nada especia;

pero su FUERZA

radicaba en su interior.

Muchos de ellos eran muchachos que a ojos del pueblo eran todavía gente inexperta

que necesitaban crecer y que necesitaban madurar.

LA MADURÉZ QUE YO PIDO

Cuando nos crucificamos y Dios nos convierte en corredentores, somos pararrayos de la Justicia Divina… ¡Y ejecutores de su Gloria Portentosa! PORQUE PODEMOS HACER LOS MILAGROS QUE HIZO JESÚS…

ES UNA MADURÉZ ESPIRITUAL

Y SOLAMENTE SE ADQUIERE

VIVIENDO EN MÍ Y PARA MÍ…

Cuando Yo vivo en el corazón del hombre,

Y si el hombre se deja mover por Mí,

se deja alimentar por Mí, se deja crecer por Mí,

ES CUANDO EL ALMA REALMENTE ADQUIERE 

UNA FUERZA DESCOMUNAL

Los músculos del cuerpo NO SON NADA…

ante las capacidades espirituales de las almas que ya están Conmigo.

Las almas que están conmigo, que se han soltado a Mí, que viven bajo Mí Voluntad,

SOR MARIA DE JESUS DE ÁGREDA, oraba y ayunaba. Y desde su celda le decía a Jesús: «Señor, ayer el jefe de los sioux nos torturó hasta matarnos; ¿Crees que ahora sí se den por vencidos y accedan a escucharnos? Hoy que regresemos dices que también estaremos con los cherokees y los cheyennes; entonces  también el Espíritu Santo tendrá que multiplicar los rosarios, porque ya aumentaron las mujeres que me están enseñando a bordar, mientras rezamos…»

Adquieren una fuerza descomunal ESPIRITUAL:

Se llenan de Amor, de virtud, de vida de Cielo,

empiezan a ver la realidad de la vida que deben tener en la Tierra,

de la vida que deben de transmitir a sus hermanos,

SE VUELVEN PUENTES ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA

. De alguna forma les permito conocer algo de la vida del Cielo,

esa vida Santa y Divina que viven sus hermanos en el Cielo.

Y les hago ver que ésa es la vida que deben ENSEÑAR aquí en la Tierra.

Son puentes de unión entre el Cielo y la Tierra,

se vuelven vida para los hermanos que están misionando,

se vuelven apoyo para los que necesitan crecer,

levantan a los que están agonizando porque tienen Mi Vida.

Mis pequeños, venid a Mí, pedidMe vivir para Mí y al vivir para Mí, estaréis Conmigo,

levantando a vuestros hermanos a la realidad espiritual, celestial y Divina.

Se le atribuye el don de la bilocacion. Sin salir de Lima, fue visto en México, en África, en China y en Japón, animando a los misioneros que se encontraban en dificultad o curando enfermos. Mientras permanecía encerrado en su celda, lo vieron llegar junto a la cama de ciertos moribundos a consolarlos o curarlos. Muchos lo vieron entrar y salir de recintos, estando las puertas cerradas. En ocasiones salía del convento, a atender a un enfermo grave y volvía luego a entrar sin tener llave de la puerta y sin que nadie le abriera. Preguntado cómo lo hacía, siempre respondía: ‘yo tengo mis modos de entrar y salir.’

Ésa es vuestra realidad, NO la de la Tierra.

Vosotros no fuisteis creados para vivir eternamente en la Tierra;

vuestra realidad y vuestra naturaleza es espiritual.

vuestro paso sobre la Tierra es efímero,

vuestra naturaleza eterna es espiritual

y es en donde debéis poner toda vuestra atención

y es a donde debéis llevar a las almas,

a que busquen ellas ése alimento, esa vida, ese futuro.

Ayudadles a las almas de vuestros hermanos a que salgan de ese Error

a donde las ha llevado Satanás con sus Mentiras,

haciéndoles creer que han venido para el goce del mundo solamente…

Y QUE NO HAY NADA

MAS ALLÁ DE LA MUERTE…

Os he explicado muchas veces de vuestra trascendencia espiritual y eterna,

hacedles ver su error y llevadlas a esa Verdad que os estoy enseñando,

que os he enseñado y en donde ya infinidad de hermanos vuestros están gozando. 

«Soy Hija de Dios, CRUCIFICADA EN SU AMOR. Y guerrera del Dios Altísimo, para ARREBATARLE LAS ALMAS A SATANÁS… TODOS LOS APÓSTOLES Y PROFETAS DE ESTOS ÚLTIMOS TIEMPOS, tenemos el alma Vva y estamos gozando el poder sobrenatural del Espíritu Santo misionando ¡A través del Universo…! 

Tenéis el apoyo de todas las almas que ya han misionado antes que vosotros,

acudid a ellas, pedid su ayuda, su protección, para que os ayuden a llevar a cabo vuestra misión

Todos vosotros tenéis un nivel de actuación,

para ir llevando a la Humanidad a ese crecimiento al que deberán llegar, al final,

antes de que el mundo termine

y que será el recuperar lo perdido por vuestros Primeros Padres.

Así pues Mis pequeños, acudid al Alimento Verdadero,

a la Fuente Verdadera de todo bien, que Soy Yo, vuestro Dios

No debéis trabajar demasiado en ello, en buscar por aquí y por allá,

YO ESTOY EN VUESTRO INTERIOR

Me tenéis todo el tiempo, NO ME DESPERDICIÉIS MÁS.

Perfeccionáos en el amor, en las virtudes, en la ciencia celestial;

tenéis todo al alcance de vuestra mano.

Yo no Soy un Dios de imposibles, TODO,

todo lo he puesto fácil para el hombre,

Satanás os pone muchas dificultades en vuestro caminar,

la Sabiduría es la que os va abriendo el camino,

para que podáis entender mejor vuestra misión sobre la Tierra.

Gracias Padre por cada marca y cada cicatríz que llevo en mi cuerpo y en mi alma, garantizando que la Lucha no ha sido fácil, pero Tú haz sido mi Fortaleza…

No desperdicies todos estos regalos que se os dan Mis pequeños,

si vosotros os quejáis de los problemas que tenéis sobre la Tierra, es porque os habéis alejado de Mí

y de los regalos que Yo os doy;

TENÉIS TODO

Es como aquel que dice no tener capacidades, educación y tiene la posibilidad de comprar libros

sobre la materia que necesita aprender,

si no pone esfuerzo, si no pone su trabajo en lograr lo que necesita, es su culpa,

todo está ahí, solamente necesita vencer su flojera.

En lo espiritual, todo lo tenéis al alcance de vuestra mano, no seáis flojos Mis pequeños,

ESTÁIS DESPERDICIANDO MUCHO 

después lloraréis por no haber aprovechado todo lo que se os daba.

Porque estáis viviendo tribulación, estáis viviendo pecado, estáis viviendo fisura espiritual. 

Éste RESQUEBRAJAMIENTO que se está dando en la Humanidad,

es por causa de la separación del hombre con su Dios,

esto es exactamente lo que VIVÍA el pueblo judío cuando se separaba de su Dios.

Mis pequeños, se os ha dicho que fuisteis creados para ser consentidos,

NO os imagináis lo que es el Amor de un Dios por su criatura,

no os imagináis como se os ama Mis pequeños,

no os imagináis lo que vosotros sois para Nosotros.

Seguís siendo “el hijo pródigo”, el hijo desobediente, el hijo soberbio,

que cree tener las potencialidades para separarse de su Dios,

se cree lo suficiente capaz para separarse de la Fuente Divina y poder vivir por sí mismo,

una vida muy aparte de lo que Nosotros podemos darle a la criatura.

Ya no pedís Alimento Divino, buscáis vuestro propio alimento,

alimento que no os satisface, alimento que no os hace crecer, alimento que os enferma, alimento que os mata.

Habéis hecho vuestro propio mundo, habéis hecho vuestras propias leyes,

habéis TRAICIONADO a vuestro Dios y Señor,

Habéis creado vuestros propios ídolos, habéis hecho pacto con el Enemigo, os habéis hecho reos de muerte.

Estáis viendo los resultados de vuestra traición, de la negación hacia lo Divino,

estáis viendo la muerte a vuestro alrededor, habéis cerrado vuestro corazón a la vida,

prácticamente ya no hay Luz en vuestro interior, ni a vuestro alrededor;

aún lo que tenéis en vuestro interior no es Luz pura, santa e inmaculada,

está corrompida por vuestro pensar, por vuestro ser,

«¿Y ahora qué quieres que HAGAMOS Abba?

ya no os dejáis mover por la Voluntad Divina.

Vuestra soberbia no deja que la Luz Divina os mueva en totalidad, 

os ponéis al “Tú por tú” con la Luz Divina.

 y así impedís el paso libre de vuestro Dios a vuestro interior y Su actuar en vuestra vida. 

Ya no sois esas almas dóciles en las que se puede confiar plenamente;

ya no sois esas almas entregadas, en las cuales podeMos trabajar libremente.

Ya no sois esas almas llenas de amor en las cuales podemos reposar aquí en la Tierra;

estáis contaminados con el aliento de Satanás.

Ciertamente, debéis ser purificados para vuestro bien, para el bienestar del Cielo;

ya os acostumbrasteis a vivir como estáis viviendo;

la mugre que os rodea os ciega vuestros ojos, vuestra mente y vuestro corazón, creéis que esto es normal.

Y a esa «normalidad» os ha llevado Satanás;

haciéndoos creer que ese es el futuro del hombre, goce maligno, goce podrido para el alma.

El estiércol en el que estáis viviendo ha ensuciado completamente vuestros sentidos y vuestro corazón,

vuestra alma ya no comprende perfectamente lo que es Pureza y Santidad.

Las Virtudes ya no son buscadas por el hombre,

al Amor se le hace a un lado para no aparentar debilidad.

Rudeza, grosería, falsedad, mentira es lo que ahora predomina en el hombre…

Y ASÍ SE APROVECHAN LOS HOMBRES,

UNOS DE LOS OTROS.

Estáis en la selva atacándoos unos a otros, ya no hay amabilidad, hay destrozo,

ya no se busca el bien del hermano sino aprovecharse de él y quitarle lo que tenga. 

Ya no hay hermandad, sino es enemigo el que está junto a vosotros.

Ya el mundo no es un lugar habitable en donde se viva como se debe vivir para el Cielo

como preparación para los Bienes Celestiales.

¿Qué esperáis pues, Mis pequeños, de lo que os rodea, de lo que tenéis en vuestro corazón,

del futuro que os prometen vuestros dirigentes en vuestros respectivos países?

La mentira brota de sus labios, falsedad en su corazón, solamente sus intereses propios cuentan…

Y Satanás atrás de todo ello, burlándose de Nosotros, su Dios y Creador,

haciéndoNos ver cómo os ha destrozado física y espiritualmente,

cómo os ha llevado con engaños a la destrucción, de la obra que con amor Creamos.

Vosotros fuisteis la Obra Maestra de la Creación y ahora da vergüenza ver al hombre caído;

Porque el mismo hombre, no quiere darse cuenta de su error,

no quiere pedir ayuda para levantarse, ni desea la Pureza y Santidad de su corazón.

Vuelvo a preguntar, ¿Hasta dónde queréis llegar

¡Oh!, Humanidad perversa, ¡Oh!, Humanidad ciega, ¡Oh!,  Humanidad pecadora?,

VUESTRO ERROR OS ESTÁ LLEVANDO

A SUFRIR INNECESARIAMENTE

no fuisteis creados para ello, fuisteis creados para ser consentidos.

Nuevas oportunidades se os darán antes de la Gran Catástrofe

vosotros decidiréis, buscareis a vuestro Dios,

u os mantendréis como hombres satanizados.

Depende de vosotros Mis pequeños,

La posesión demoníaca perfecta, causada por la impenitencia y el egoísmo desenfrenado; provocan la ceguera moral, emocional y espiritual que Satanás necesita, para hacer capaces a sus instrumentos de cometer los más atroces crímenes….

vuestra elección es libre y será respetada;

pero vuestro juicio, vuestro premio y castigo también dependerán de vuestra respuesta.

Cuando ya no hay amor en vuestra vida, en vuestras acciones, ni en vuestros pensamientos,

ya no estoy Yo con vosotros y podéis ser presa fácil de Satanás.

No olvidéis esto nunca, Mis pequeños, 

si Yo estoy con vosotros en todo momento, vuestras almas serán santas

y podréis luchar fácilmente contra las tentaciones de Satanás. 

la Oración es necesarísima en vuestra vida,

PERO SI LA INÍS CON EL AYUNO

PODÉIS VOSOTROS OBTENER GRANDES MILAGROS…

VIVÍS RODEADOS POR DEMONIOS MUY PODEROSOS

 POR ARCÁNGELES CAÍDOS, MENCIONADOS POR MI PROFETA ENOCH

Y QUE ESTÁN ACTUANDO AHORA

¡EN MEDIO Y A TRAVÉS DE VOSOTROS!

Mi Hija, la Siempre Virgen María, en Sus Apariciones alrededor del Mundo, os insistió en ello y,

Mi Hijo Jesucristo, se lo hizo ver también a Sus apóstoles,

cuando les preguntó que si oraban mucho, cuando iban a Evangelizar,

ellos decían que sí, pero se quejaban de que Satanás, en algunas ocasiones, hasta los golpeaba,

y les volvió a preguntar Mi Hijo, ¿Ayunaron?, y ellos dijeron que NO.

Mi Hijo les dijo que, solamente, con el Ayuno y la Oración, se pueden expulsar,

algunos demonios más poderosos.

Y este es el tiempo, Mis pequeños,

donde estáis siendo atacados por demonios muy poderosos. 

Vosotros mismos les habéis dado ese poder, porque os alejasteis de la Oración

y, la única forma en que los podréis vencer, es a través de la Oración, como os la expliqué,

y el Ayuno, Mis pequeños.

Y EVITANDO DISTRAEROS CON LAS COSAS DEL MUNDO

Soy vuestro Dios, VUESTRO PADRE SANTÍSIMO que os va guiando, que Vivo para daros vida.

PedidLe a Mi Santo Espíritu, que Vive en vuestro interior,

a que esté pendiente ANTE VUESTRAS DISTRACCIONES 

 y os avise de inmediato,

para que regreséis a la unión Conmigo, vuestro Dios.

Venid a Mí y la tendréis en abundancia, arrepentios y tendréis las Potencias Divinas,

cambiad de vida y ganareis el Cielo.

Os bendigo Mis pequeños y Mis Dones quedan con vosotros,

abrid vuestro corazón para que ellos encuentren tierra, tierra fértil en donde se puedan desarrollar

y seáis, así, verdaderos hijos de Dios poniéndoos al servicio de vuestros hermanos.

Yo os bendigo en Mí Santo Nombre, en el Nombre de Mí Hijo, Mesías y Salvador del género humano,

y en el Nombre de Mí Santo Espíritu, Luz de las Naciones.

Caso Lucio Dupuy: el asesinato a golpes de un niño de 5 años que conmociona a Argentina y por el que la madre y su novia están detenidas

Publicado:
Ambas mujeres se encuentran acusadas y bajo prisión preventiva, aisladas del resto de las detenidas para evitar que sean agredidas.
Caso Lucio Dupuy: el asesinato a golpes de un niño de 5 años que conmociona a Argentina y por el que la madre y su novia están detenidas

La muerte de Lucio Abel Dupuy, un niño argentino de cinco años que presuntamente fue asesinado a golpes por su madre y su pareja en la provincia de La Pampa, estremece al país.

El pasado viernes 26 de noviembre, el chico fue llevado mal herido por su madre Magdalena Expósito Valenti, de 24 años, y su novia Abigail Páez, de 27 años, a la Unidad Médica Regional de Atuel, donde el personal sanitario intentó reanimarlo.

Allí, ante su mal estado, se decidió trasladarlo a otro centro médico, en el que el pequeño terminó falleciendo, informan medios locales.

La autopsia indicó que el menor murió a raíz de «politraumatismos» y de una «hemorragia interna» y que además tenía lesiones de distinta data, entre ellas golpes, quemaduras de cigarrillos y mordeduras.

Se informó que Lucio había sufrido recientemente un golpe, que pudo haber sido una patada, y que le afectó la cadera, un glúteo y una pierna.

De acuerdo con La Voz, la historia clínica del niño indica que entre diciembre del 2020 y marzo del 2021 ingresó en cinco ocasiones a diferentes centros de salud con fracturas y golpes.

Además, el examen forense reveló que el pequeño fue víctima de abusos sexuales «recientes y también de vieja data», recoge el canal Todo Noticias.

El padre de Lucio

Por su parte, Christian Dupuy, papá de la víctima, confirmó que mantenía una disputa con su expareja por la custodia del niño, y dijo que a pesar de su insistencia la Justicia le otorgó ese derecho a la mamá.

Dupuy aseguró que no estaba al tanto del maltrato constante al que era sometido su hijo, ya que cuando aparecía con alguna herida en su cuerpo, las mujeres hoy detenidas le decían que se había lastimado jugando.

«La Justicia nunca me escuchó, siempre favoreció a la madre, por más abogados y mediaciones que realicé», dijo el joven en una publicación en su cuenta de Facebook. 

«Perdóname, hijo, no llegué a tiempo […] Te amo. Perdóname por no poder hacer nada«, añadió.

Indignación de los vecinos

Tras el incidente, tanto la madre del menor como su novia fueron puestas bajo prisión preventiva: la primera es acusada por homicidio agravado por el vínculo y la segunda por homicidio simple.

Ambas están detenidas en una dependencia policial de San Luis. Según informó el portal El Chorrillero, Magdalena Expósito Valenti y Abigail Páez se encuentran aisladas y separadas del resto de las detenidas, tras recibir agresiones por parte de otras reclusas.

El asesinato de Lucio desató la indignación de los residentes locales, que marcharon el pasado domingo en la ciudad de Santa Rosa, así como en General Pico, de donde era oriundo el

niño, informa Perfil. Cuando los manifestantes llegaron a las puertas de la Comisaría Sexta de la capital de La Pampa, comenzaron los disturbios: fueron incendiados al menos tres vehículos patrulleros y se lanzaron piedras al edificio. «¡Queremos justicia!», gritaban los vecinos.

Otra movilizaciones en reclamo de justicia por el crimen tuvieron lugar este jueves frente a la Unidad 1 del Servicio Penitenciario, donde están detenidas las acusadas. Mientras, una segunda marcha está convocada para este viernes en toda la provincia de San Luis para manifestarse en silencio, según Diario Popular.{

411 PARÁBOLA DE LOS HIJOS


411 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

364 Parábola del hijo verdadero y los hijos bastardos.

Durante la pausa que sigue a la Oración del Señor, recogido ahora dentro de Sí,

solemnemente austero;

se oye a José de Arimatea decir:

–            ¿Y entonces, Gamaliel?

¿No te parece todavía palabra del Señor?

Gamaliel responde:

–           José, se me dijo:

«Estas piedras se estremecerán con el sonido de mis palabras»

Esteban, impetuosamente, grita:

–          ¡Cumple el prodigio, Señor!

¡Da la orden, y se desarticularán!

¡Gran don sería que se derrumbase el edificio;

pero se elevaran en los corazones las murallas de tu Fe!

¡Házselo a mi maestro!.

Un grupo rabioso de rabíes con sus alumnos,

le gritan

–              ¡Blasfemo!

Gamaliel grita a su vez:

¡No!

Mi discípulo habla con palabra inspirada.

Pero nosotros no somos capaces de aceptarla, porque el Ángel de Dios todavía no nos ha

purificado del pasado con el tizón tomado del Altar de Dios…

Y, quizás, ni aunque el grito de su Voz – y señala a Jesús – desencajara los quicios de estas

puertas, sabríamos creer…

Se recoge un extremo del amplio manto blanquísimo y con él se cubre la cabeza,

ocultándose casi el rostro; luego se marcha.

Jesús lo mira mientras se va…

Luego continúa hablando.

Ahora responde a algunos que murmuran entre sí, que se muestran

y que hacen más visible su escándalo descargándolo sobre Judas de Keriot,

con una rociada de protestas que el apóstol encaja sin reaccionar,

encogiéndose de hombros y poniendo una cara que de satisfecha no tiene nada.

Jesús dice:

–           En verdad, en verdad os digo que los que parecen ilegítimos son hijos verdaderos.

Y que los que son hijos verdaderos se hacen ilegítimos.

Escuchad todos una parábola.

Hubo una vez un hombre que, debido a algunas ocupaciones, tuvo que ausentarse durante largo

tiempo de casa, dejando en ella a algunos hijos que todavía eran poco más que unos niños.

Desde el lugar en que se hallaba, escribía cartas a sus hijos mayores para mantener siempre en

ellos el respeto hacia el padre lejano y para recordarles sus enseñanzas.

El último, nacido después de su partida, se estaba criando todavía con una mujer que vivía lejos

de allí, de la región de la esposa, que no era de su raza

Y la esposa murió, siendo pequeño y viviendo lejos de casa todavía este hijo.

Los hermanos dijeron:

«Dejémoslo allí, donde está, con los parientes de nuestra madre.

Quizás nuestro padre se olvida de él.

Saldremos ganando porque tendremos que repartir con uno menos,

cuando nuestro padre muera».

Y así lo hicieron.

De esta forma, el niño lejano creció con los parientes maternos,

ignorando las enseñanzas de su padre;

ignorando que tenía un padre y unos hermanos.

O, peor, conociendo la amargura de esta reflexión:

«Todos ellos me han desechado como si fuera ilegítimo»,

Y tanto se sentía repudiado por su padre, que llegó incluso a creer que ello fuera verdad.

Siendo ya un hombre y habiéndose puesto a trabajar;

porque amargado como estaba por los pensamientos mencionados,

aborrecía también a la familia de su madre, a quien consideraba culpable de adulterio…

Quiso el azar que este joven fuera a la ciudad donde estaba su padre.

Y entró en contacto con él, aunque no sabía quién era.

Y tuvo la ocasión de oírlo hablar.

El hombre era un sabio.

No teniendo la satisfacción de los hijos, que estaban lejos.

A esas alturas, ellos  ya vivían por su cuenta y mantenían con su padre lejano,

sólo unas relaciones convencionales…

Bueno, para recordarle que eran «sus» hijos y que como consecuencia, se acordara de ellos en el

testamento

se ocupaba mucho en dar rectos consejos a los jóvenes a quienes tenía ocasión de conocer

en esa tierra en que estaba.

El joven se sintió atraído por esa rectitud, que era paterna hacia muchos jóvenes;

no sólo se acercó a él, sino que atesoró todas sus palabras.

Y vino a hacer bueno su agriado ánimo.

El hombre enfermó.

Tuvo que decidir regresar a su patria.

El joven le dijo:

«Señor, eres la única persona que me ha hablado con justicia y me ha elevado el corazón.

Deja que te siga como siervo.

No quiero volver a caer en el mal de antes».

«Ven conmigo.

Y regresaron juntos a la casa paterna.

Ni el padre ni los hermanos ni el propio joven, intuyeron que el Señor hubiera congregado de

nuevo a los de una única sangre bajo un único techo.

Mas el padre hubo de llorar mucho por sus hijos conocidos,

porque los encontró olvidados de sus enseñanzas, codiciosos, duros de corazón,

con muchas idolatrías en sus corazones en vez de creyentes en Dios:

la soberbia, la avaricia y la lujuria eran sus dioses.

Y no querían oír hablar de nada que no fuera ganancia humana.

El extranjero, sin embargo, cada vez se acercaba más a Dios; se hacía cada vez más justo,

bueno, amoroso, obediente.

Los hermanos lo odiaban porque el padre quería a ese extranjero.

Él perdonaba y amaba, porque había comprendido que en el amor estaba la paz.

El padre, un día,

disgustado con la conducta de sus hijos, dijo:

«Vosotros os habéis desinteresado de los parientes de vuestra madre.

Y hasta de vuestro hermano.

Me recordáis la conducta de los hijos de Jacob hacia su hermano José.

Quiero ir a esas tierras para tener noticias de él.

Quizás lo encuentro para consuelo mío».

Y se despidió, tanto de los hijos conocidos como del joven desconocido;

dando a este último una reserva de dinero para que pudiera volver al lugar de donde había

venido y montar allí un pequeño comercio.

Llegado a la región de su difunta esposa, los familiares de ella le contaron,

que el hijo abandonado había pasado a llamarse Manasés, de Moisés que se llamaba,

porque realmente con su nacimiento había hecho olvidar al padre que era justo,

pues lo había abandonado.

«¡No me ofendáis!

Me habían referido que se había perdido el rastro del niño.

Y no esperaba siquiera encontrar aquí a ninguno de vosotros

Pero habladme de él. ¿Cómo es?

¿Ha crecido robusto?

¿Se parece a mi amada esposa que se consumió dándomelo?

¿Es bueno? ¿Me ama?».

«Robusto, es robusto.

Y guapo como su madre, aparte de tener los ojos de un color negro intenso.

De su madre tiene<hasta la mancha de forma de algarroba en la cadera.

Y de ti ese estorbo ligero de la pronunciación.

Cuando se hizo hombre, se<marchó, amargado por su sino,

con dudas sobre la honestidad de su madre…

Y sintiendo rencor hacia ti.

Habría sido bueno, si no<hubiera tenido este rencor en el alma.

Se marchó más allá de los montes y de los ríos.

Llegó a Trapecius para…»

«¿Decís Trapecius? ¿En Sinopio?

Seguid, seguid, que yo estaba allí.

Y vi a un joven con este ligero estorbo en la<pronunciación, solo y triste.

Y muy bueno por debajo de su costra de dureza

¿Es él? ¡Hablad!».

«Quizás es. Búscalo.

En la cadera derecha tiene la algarroba saliente y oscura como la tenía tu mujer».

El hombre se marchó a toda velocidad, con la esperanza de encontrar todavía al extranjero

en su casa.

Había partido ya<para regresar a la colonia de Sinopio.

El hombre fue detrás… Lo encontró.

Le hizo acercarse para descubrirle la cadera.

Lo<reconoció.

Cayó de rodillas alabando a Dios por haberle devuelto el hijo.

Y más bueno que los otros, que cada vez se hacían más<animales,

mientras que éste, en estos meses que habían pasado, se había hecho cada vez más santo.

Y dijo al hijo bueno:

«Recibirás la parte de tus hermanos.

Porque, sin ser amado por nadie, te has hecho más justo que todos los demás»

¿No era, acaso, justicia?

Lo era.

En verdad os digo que son verdaderos hijos del Bien aquellos que, rechazados por el<mundo

y despreciados, odiados, vilipendiados, abandonados como ilegítimos,

considerados oprobio y muerte,

saben superar a<los hijos crecidos en la casa pero rebeldes a las leyes de ésta.

No es el hecho de ser de Israel lo que da derecho al Cielo;

ni asegura el destino el ser fariseos, escribas o doctores.

La cosa es tener buena voluntad y acercarse generosamente a la Doctrina de amor,

hacerse nuevos en ella, hacerse por ella hijos de Dios en espíritu y verdad.

Sabed todos los que me escucháis que muchos, que se creen seguros en Israel,

serán sustituidos por los que para ellos son publicanos, meretrices, gentiles, paganos y galeotes.

El Reino de los Cielos es de quien sabe renovarse acogiendo la Verdad y<el Amor.

Jesús se vuelve hacia el grupo de los enfermos prosélitos.

Preguntando con voz fuerte:

–           ¿Sabéis creer en cuanto he dicho?

Y un coro le responde:

—          ¡Sí! ¡Señor!

–           ¿Queréis acoger la Verdad y el Amor?

–           ¡Sí! ¡Señor!

–           ¿Os quedaríais satisfechos aunque no os diera más que Verdad y Amor?

–            Señor, Tú sabes qué es lo que necesitamos más.

Danos, sobre todo, tu paz y la vida eterna.

Jesús levanta los brazos, con su majestuoso poder,

exclamando su sentencia:

–                ¡Levantaos e id a alabar al Señor!

Estáis curados en el Nombre santo de Dios.  

Y rápido, se dirige hacia la primera puerta que encuentra..

Y se mezcla con la muchedumbre que satura Jerusalén,

antes de quela emoción y el estupor que hay en el Patio de los Pagano,

s puedan transformarse en aclamadora búsqueda de Él…

Los apóstoles desorientados, lo pierden de vista.

Sólo Margziam, que no ha dejado nunca de tenerle cogido un extremo<del manto,

corre a su lado, feliz,

y dice:

–           ¡Gracias, gracias, gracias, Maestro!

¡Por Juan, gracias!

He escrito todo mientras hablabas.

Sólo me queda añadir el milagro.

¡Qué bonito! ¡Justo para él!

¡Se pondrá muy contento!