430 PROFECÍA DE MAGDALENA


430 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

372 El día de la Parasceve. Despertar en el palacio de Lázaro.

La residencia de Lázaro, transformada esa noche en dormitorio,

muestra, diseminados por todas partes, cuerpos de hombres dormidos.

No se ve a las mujeres.

Quizás las han conducido a las habitaciones superiores.

El alba clara blanquea lentamente la ciudad,

penetra en los patios de la casa, provoca los primeros gorjeos tímidos

entre las frondas de los árboles plantados para dar sombra a aquéllos,

y también se unen los primeros arrullos de las palomas,

que duermen en la armadura del alero.

Pero los hombres no se despiertan:

cansados saciados de comida y emociones, duermen y sueñan…

Jesús sale al vestíbulo sin hacer ruido.

Y de ahí pasa al patio de honor.

Se lava en una fuente clara que canta en el centro, dentro de un cuadrado

de arrayanes a cuyo pie hay pequeños lirios,

muy parecidos a los llamados muguetes franceses.

Se asea y también sin hacer ruido, vuelve a donde está la escalera que

conduce a los pisos de arriba y a la terraza que corona la casa;

sube hasta ella, a orar, a meditar…

Paseando lentamente, va y viene.

Sólo lo ven las palomas, las cuales, alargando el cuello y haciendo arrullos,

parecen preguntarse una a otra: « ¿Quién es éste?».

Luego se apoya en el antepecho y se queda recogido dentro de sí, inmóvil.

Finalmente levanta la cabeza, reclamada quizás su atención por los primeros rayos del sol,

que se levanta tras las colinas que celan Betania y el valle del Jordán.

Jesús mira el panorama puesto a sus pies.

La residencia de Lázaro se levanta sobre una de las tantas elevaciones del suelo

que hacen de las calles de Jerusalén, especialmente de las menos bonitas,

una ondulación continua.

Está casi en el centro de la ciudad, pero ligeramente retirada hacia el suroeste.

Construida en una bonita calle que termina en el Sixto, formando con ella una T, domina la ciudad baja.

Tiene enfrente Bezeta, Moria y Ofel.

Y detrás de éstos, la cadena del monte de los Olivos;

en la parte de atrás, perteneciente ya al lugar en que está construida, el monte Sión;

Mientras que, por el lado sur, la vista se extiende hacia las colinas meridionales.

Y al Norte, Bezeta oculta buena parte del panorama.

Pero, allende el valle de Guijón, la cabeza calva del Gólgota emerge amarillenta– siempre lúgubre, incluso con esta luz alegre – bajo el rosicler de la aurora.

Jesús la contempla…

Su mirada, aunque ahora es más viril y pensativa, se parece a aquella de

Jesús a los doce años, cuando también contemplaba el edificio del templo,

antes de la disputa con los doctores.

Ahora, como tampoco entonces, no es una mirada de terror. No.

Es una mirada digna;

de un héroe que mira al campo de su postrera batalla.

Luego se vuelve a mirar a las colinas del sur de la ciudad,

y dice: « ¡La casa de Caifás!»

Y con la mirada, traza todo un itinerario desde aquel sitio, hasta el Getsemaní.

Continuando con el Templo,.

Y luego mira más allá de las murallas de la ciudad, hacia el Calvario…

El sol, entretanto, ha salido del todo y la ciudad se enciende de luz…

Alguien da vigorosos golpes al portón de la casa, sin dejar intervalo entre uno y otro.

Jesús se asoma para ver, pero el alero es muy saliente…

Y el hecho de que el portón esté muy adentro en los gruesos muros,

le impiden ver quién llama.

Eso sí, oye enseguida las voces de los durmientes, que se despiertan,

mientras alguien cierra con estrépito el portón, abierto por Leví.

Luego oye que muchas voces de hombre y de mujer gritan su Nombre…

Se apresura a bajar,

y dice:

–          Estoy aquí.

¿Qué queréis?

Los que lo llamaban, nada más oírlo, toman al asalto la escalera…

y suben corriendo y hablando alto.

los apóstoles y los discípulos más antiguos;

en medio de ellos, va Jonás, el encargado del Getsemaní.

Hablan todos a la vez y no se entiende nada.

Jesús debe imponer con violencia, que se paren donde están y que

guarden silencio, para poderlos calmar;

Acercándose a ellos, dice al instante:

–           ¿Qué sucede?

Sigue otro alboroto fragoroso, inútil por incomprensible.

A las espaldas de los que gritan, se asoman caras de aflicción, estupor,

de mujeres y discípulos…

Jesús indica:

–          Hablad de uno en uno.

Tú, Pedro, el primero.

–          Ha venido Jonás…

Ha dicho que eran muchos y que te habían buscado por todas partes.

Él ha estado mal toda la noche;

luego, a la hora de la apertura de las puertas, ha ido a casa de Juana

y ha sabido que estabas aquí.

Pero ¿Qué hacemos?

¡Tendremos que celebrar la Pascua, digo yo!

Jonás del Getsemaní refuerza la noticia,

diciendo:

–          Sí.

Me han maltratado incluso.

He dicho que no sabía dónde estabas, que quizás no volvías.

Pero han visto vuestras túnicas y han comprendido que volveréis al Getsemaní.

¡No me seas causa de daño, Maestro!

Siempre te he hospedado con amor.Esta noche he sufrido por Ti.

Pero… pero…

Jesús dice:

–          ¡No tengas miedo!

No te volveré a poner en peligro de ahora en adelante.

No volveré a detenerme en tu casa.

Me limitaré a ir de paso, durante la noche, a orar…

No me lo puedes prohibir…

Jesús se muestra dulcísimo hacia el aterrorizado Jonás del Getsemaní.

Pero la voz de oro de María de Mágdala,

prorrumpe vehemente:

–          ¿Desde cuándo hombre, te olvidas de que eres siervo…

Y que es nuestra condescendencia la que te hace usar modos de amo?

¿De quién son la casa y el olivar?

Sólo nosotros podemos decir al Rabí:

«No vayas a causar daño a nuestros bienes».

Pero no lo decimos.

Porque sumo bien sería siempre si, por buscarlo a Él, los enemigos del Cristo

destruyeran incluso los árboles y las paredes… y hundieran los bancales;

porque todo habría sido destruido por haber hospedado al Amor.

Y el Amor nos daría amor a nosotros sus fieles amigos.

¡Que vengan!

¡Que destruyan!

¡Que pisoteen!

¿Y qué?

¡Basta con que El nos ame y resulte ileso!

Jonás está entre dos miedos:

a los enemigos y a su ardiente ama…

Y susurra: «

–          ¿Y si hacen daño a mi hijo?…

Jesús lo conforta:

–          No temas, te digo.

No volveré a detenerme en tu casa.

Puedes decir a quien te lo pregunte que el Maestro ya no se hospeda en el Getsemaní…

¡No, María!

Conviene hacerlo así, y déjame que lo haga así.

Te agradezco tu generosidad…

Pero no es mi Hora… 

¡No es todavía mi Hora!

Supongo que serían fariseos…

Jonás dice aterrorizado:

–          ¡Y miembros del Sanedrín, herodianos, saduceos…

Y soldados de Herodes… y… todos… todos... No me logro quitar el temblor del miedo…

Pero, ¿Ves, Señor, que he venido corriendo a avisarte?…

A casa de Juana… luego aquí…

El hombre se preocupa de que se vea que, con el riesgo de su paz,

ha cumplido su deber hacia el Maestro.

Jesús sonríe con compasión y bondad,

diciendo:   

–           ¡Lo veo! ¡Lo veo!

¡Que Dios te lo pague!

Ahora ve en paz a tu casa.

Enviaré a alguien para que te diga a dónde se deben mandar las bolsas,

O a que las retire directamente.

El hombre se marcha.

Y ninguno, excepto Jesús y María Stma., le ahorran reproches o afrentas.

Lo que dice Pedro es punzante.

Mordaz. lo de Judas Iscariote-

Irónico. lo de Bartolomé.

Judas Tadeo no habla, ¡Pero lo mira de una manera…!

Y el murmullo y las miradas de reproche le acompañan también,

entre las filas de las mujeres, para terminar con la pulla final de María de Mágdala,

la cual, a la reverencia del servidor-campesino cuando la saluda, para despedirse,

responde:

–          Referiré a Lázaro que para la comida de la fiesta…

Vaya a procurarse pollos bien cebados a las tierras del Getsemaní.

–          No tengo gallinero, ama.

–          Tú, Marcos y María:

¡Tres magníficos capones!

Todos se echan a reír por la salida nerviosa y…

significativa de María de Lázaro,

que está furiosa por ver el miedo de sus subordinados,

y por la molestia que sufre el Maestro, privado del tranquilo nido del Getsemaní.

Jesús le dice:

–          ¡No te inquietes, María!

¡Paz! ¡Paz!

¡No todos tienen tu coraje!

–          ¡Ah, no, por desgracia!

¡Si todos tuvieran mi coraje, Rabbuní!

¡Ni lanzas y flechas dirigidas contra mí me harían separarme de Ti!

Hay un murmullo entre los hombres…

María lo recoge,

y responde solícita:

–          Sí.

¡Y lo veremos!

Y esperemos que sea pronto, si puede servir para enseñaros la valentía.

¡Nada me dará miedo si puedo servir a mi Rabí!

¡Servir! ¡Servir!

¡Y se sirve en las horas de peligro, hermanos!

En las otras…

¡En las otras no es servir! ¡Es gozar!…

¡Y al Mesías no se le sigue para gozar!

Los hombres agachan la cabeza, punzados por esta verdad.

María hiende las filas y se pone enfrente de Jesús.

–          ¿Qué decides, Maestro?

Es Parasceve.

¿Dónde tu Pascua? Ordena…

Y, si tanto he encontrado gracia ante Ti, concédeme ofrecerte un cenáculo mío

y ocuparme de todo…

–          Has hallado gracia ante el Padre de los Cielos.

Y por tanto, gracia ante el Hijo del Padre,

para el que es sagrado todo movimiento del Padre.

Acepto el cenáculo, pero deja que a sacrificar el cordero,

al Templo, vaya yo como buen israelita…  

Muchos protestan:

–          ¿Y si te echan mano? 

–          No me echarán mano.

En la noche, en la oscuridad, como acostumbran a hacer los granujas, pueden atreverse;

pero no entre la muchedumbre que me venera.

¡No os hagáis cobardes!..

Judas grita: .

–           ¡Además ahora está Claudia! 

¡El Rey y el Reino ya no están en peligro!…

Jesús le advierte:

–          Judas…

Te ruego que no dejes que se derrumben en ti.

No los hostigues dentro de ti.

Mi Reino no es de este mundo.

No Soy un rey como los que están en los tronos.

Mi Reino es del espíritu.

Si lo rebajas a la pequeñez de un reino humano, en ti mismo lo hostigas y lo derrumbas.

–          ¡Pero Claudia…!

–          Pero Claudia es una pagana.

Así que no puede conocer el valor del espíritu.

Ya es mucho si intuye y apoya a quien para ella es un Sabio…

¡Muchos en Israel no me juzgan siquiera como sabio!…

¡Pero tú no eres pagano, amigo mío!

No hagas que tu encuentro providencial con Claudia se vuelva perjuicio.

Y no hagas que todos los dones que Dios te da para afirmar tu fe y tu

voluntad de servir al Señor, se te transformen en ruina espiritual.

–           ¿Cómo podría suceder, mi Señor?

–           Fácilmente.

No sólo en ti.

Si un don, dado como socorro de la debilidad del hombre,

en lugar de fortalecerlo y aumentar cada vez más su deseo de bien sobrenatural…

O incluso simplemente moral;

le sirviera para tener más rémoras de apetitos humanos y alejarlo del recto camino,

por caminos en cuesta abajo;

entonces el don se habría transformado en daño.

Basta la soberbia para hacer de un don un daño.

Basta perder el norte, a causa de algo que exalta,

perdiendo por tanto, de vista el Fin supremo y bueno, para hacer de un don un daño.

¿Estás convencido de esto?

El que haya venido Claudia debe darte sólo la fuerza de una consideración.

Ésta: si una pagana ha sentido la grandeza de mi doctrina y la necesidad de que triunfe;

tú, y contigo todos los discípulos, debéis sentir todo esto con más fuerza aún…

Y como consecuencia, entregaros a ello totalmente.

Pero siempre espiritualmente. Siempre…

Y ahora vamos a decidir.

¿Dónde decís que conviene celebrar la Pascua?

Quiero que estéis en paz de espíritu para esta Cena de rito, para oír a Dios,

que no se oye en la agitación.

Somos muchos.

Pero me sería dulce que estuviéramos todos juntos, para que pudierais decir:

«Celebramos una Pascua con Él’’.

Elegid, pues, un lugar donde podamos decir:

«Estábamos unidos y cada uno oía la voz del otro hermano»

a pesar de subdividirnos según el ritual, formando grupos que puedan comer el propio cordero.

Quién menciona un lugar, quién menciona otro.

Pero las hermanas de Lázaro se salen con la suya.

–          ¡Señor, aquí!

Mandamos a alguien por nuestro hermano.

¡Aquí! Hay muchas salas y habitaciones.

Estaremos juntos y según el rito.

¡Acepta, Señor!

La casa tiene habitaciones con capacidad para al menos,

doscientas personas divididas en grupos de veinte.

Y tantos no somos.

¡Danos esta alegría, Señor!

Por nuestro Lázaro que está tan triste… tan enfermo… 

Las dos hermanas lloran.

Y terminan:

«…, Que no se puede pensar que coma otra Pascua…».

–          ¿Qué opináis?

¿Pensáis que se les debe conceder a estas buenas hermanas?

Pregunta Jesús dirigiéndose a todos.

Pedro dice:

–          Yo diría que sí.

–          Yo también – dice Judas Iscariote

Y muchos otros.

Quien no habla asiente.

–           Encargaos entonces de ello.

Nosotros vamos al Templo,

a mostrar que quien está seguro de obedecer al Altísimo no tiene miedo ni es vil.

Vámonos.

Mi paz para quien queda.

Y Jesús baja el resto de la escalera.

Atraviesa el vestíbulo.

Y sale con los discípulos a la calle llena de gente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: