Archivos diarios: 2/03/22

482 Pecado y Posesión


482 IMITAR A JESUS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

409a El drama familiar del Anciano Juan.

ATENCIÓN:

¿Por qué ninguno de los dos miembros del Sanedrín, se escandalizó de la posibilidad de una posesión demoníaca, implicada por Jesús en todo este proceso… ?

Retomemos esta parte, del episodio anterior:

Jesús responde, preguntando

–          ¿Cómo lo sé?

Como sabe Dios los secretos de los corazones.

¿Quieres que te diga el estado del tuyo?…

Jesús insiste:

–        ¿Quieres que te lo diga?

¿Quieres que te ayude a conocerte?

¡No temas!

No tengo mano cruel.

Sé descubrir las heridas.

No las hago sangrar para curarlas.

Sé comprender y compadecerme.

Y sé cuidar y curar;

basta con que uno quiera ser curado.

Tú tienes este deseo.

Y responde con sinceridad a todo.

¿Tú cómo crees que fue el acto de Dios de crear al hombre y a la mujer para que estuvieran unidos?

¿Un acto bueno o un acto malo? 

El Anciano Juan responde:

–         Bueno, Señor.

Como todas las cosas hechas por Dios.

–          Has respondido bien.

Ahora dime:

Si el acto era bueno, ¿Cuáles debían ser sus consecuencias?

–          Igualmente buenas, Señor.

–           Y fueron buenas, a pesar de que Satanás entrara a disturbarlas,

porque Adán siempre encontró confortación en Eva y Eva en Adán.

Es más, fue aún más sensible esta confortación cuando solos, desterrados en la Tierra,

fueron ayuda el uno para el otro.

Y fueron buenas las consecuencias materiales;

o sea los hijos, por los cuales se propagó el hombre… 

Y a través de los cuales brilló el poder y la bondad de Dios.

–         ¿Por qué?

¿Qué poder y bondad?

–        Hombre, pues…

La que ha sido desarrollada en favor de los hombres.

Si miramos hacia atrás… sí… hay justos castigos.

Pero hay también, y más numerosos, actos de bondad…

Bondad infinita es el pacto establecido con Abraham y repetido luego a Jacob…

Y así hasta… hasta el día de hoy.

Y repetido por bocas sin mentira: los profetas… hasta Juan… 

José interrumpe:

–         Y por la boca del Rabí, Juan.

–         No es boca de profeta…

No es boca de Maestro… Es… más.

Jesús sonríe, aunque casi imperceptiblemente; ante la…

profesión de fe aún vinculada del Anciano, que no llega a decir:

«Es boca divina» pero ya lo piensa.  

Jesús prosigue:

–           Entonces Dios ha hecho bien uniendo al hombre y a la mujer.

Está escrito.

¿Pero cómo quiso que fueran el hombre y la mujer? – pregunta Jesús.

El Anciano Juan, responde;

–          Una carne sola.

–          Bien.

¿Entonces puede la carne odiarse a sí misma?

–          No.

–        ¿Puede un miembro odiar al otro miembro?

–         No.

–        ¿Puede un miembro separase del otro miembro?

–         No.

Sólo una gangrena, una lepra o una desventura pueden separar un miembro del resto del cuerpo.

–         Muy bien.

¿Entonces solamente una cosa dolorosa o mala…

puede separar lo que por voluntad de Dios no es sino una unidad?

–         Así es, Maestro.

–         ¿Y entonces por qué tú, convencido como estás de estas cosas, no amas a tu carne?

Y tanto la odias, que haces surgir una gangrena entre uno y el otro miembro..

¿Por lo cual, el miembro más débil, cayendo en  mortificación, se separa y te deja solo?

Juan agacha la cabeza y guarda silencio, mientras manosea las franjas de la túnica…

–         Yo te digo el porqué.

Porque Satanás ha entrado, a turbar, entre ti y tu mujer.

Es más, ha entrado en tí con un amor desordenado hacia tu mujer.

El amor, cuando es desordenado se transforma en odio. Juan.

Satanás ha trabajado en tu sensualidad de varón para conseguir hacerte pecar.

Porque ahí ha empezado tu pecado:

A partir de tu desorden que ha ido engendrando nuevos y cada vez mayores desórdenes.

En tu mujer no has visto solamente la buena compañera y la madre de tus hijos,

sino también el objeto de placer.

Y esto te ha puesto pupilas como las del buey, que ve todo alterado.

Has visto como tú veías.

Así has visto a tu mujer.

Objeto de placer para ti, la has juzgado lo mismo para los demás…

Y de aquí vienen tus febriles celos, tu miedo infundado;

(Los celos nacen de la ENVIDIA… y el MIEDO,  es un dardo incendiario, esgrimido magistralmente por Satanás;

la arrogancia es pecado de SOBERBIA, exacerbada al máximo)

Vapor de soberbia que no dispersó, sino lo acogió y aumentó Y DECIDIÓ NO SERVIR

tu arrogancia pecaminosa que ha hecho de ella una miedosa, una encarcelada, una torturada, una calumniada

¿Qué importa si no le pegas, si públicamente no la vituperas?

¡Tu sospecha es un palo!

¡Tu duda es una calumnia!

La calumnias pensando de ella que es capaz de traicionar.

¿Qué importa si la tratas como su rango te impone?

En lo íntimo de tu casa es para ti menos que una esclava…

Por tu bestialidad lujuriosa, que la humilla sobremanera.

(Por esto ASMODEO ha tomado el poder y el mando)

Y que ha sido soportada siempre por ella en silencio y con docilidad; 

esperando persuadirte, calmarte, hacerte bueno… 

Lo cual no ha servido sino para aumentar tu exasperación, hasta el punto…

De que has hecho de tu casa un infierno, donde rugen los demonios de la lujuria y de los celos.

¡Los celos!

¿Qué habrá más calumniador para una esposa, que los celos?

¿Qué, más claramente indicador del estado real de un corazón que los celos?

muriendo de celos

Debes creer que donde los celos se anidan… 

¡Tan estúpidos e irracionales, infundados, ofensivos, y obstinados!

No hay ni amor al prójimo ni amor a Dios.

Lo que hay es egoísmo.

(La egolatría es violación directa al Segundo Mandamiento, porque nos convierte en PAGANOS adoradores de nosotros mismos….

Con esto nos volvemos ESCLAVOS directamente manejados por Lucifer, que nos convierte en DESTRUCTORES también de lo que nos rodea….

Y es el Pecado más durísimo para aniquilarlo en el Tercer Purgatorio y principal atormentador del alma en el INFIERNO)

¡Por esto debes angustiarte, no por una fracción de sábado violado!

Y para ser perdonado debes satisfacer por la devastación que has provocado…

–          Pero Ana se quiere marchar ya…

Ven a convencerla Tú…

Sólo Tú puedes, oyéndola hablar, juzgar si verdaderamente es inocente y…

–          ¡Juan!

¿Quieres sanar y no quieres creer en lo que digo?

–         Tienes razón, Señor.

Cámbiame el corazón.

Es verdad.

No tengo motivo de fundada sospecha.

Pero la quiero mucho…

Lujuriosamente, es verdad…

Has visto bien…

Y todo me es tiniebla…

–         Entra en la luz.

Sal de la maraña ardiente de una sensualidad tan feroz.

Al principio te costará…

Pero mucho más te costaría perder a una buena esposa y ganarte el infierno…

Y pagar por tu pecado de desamor, calumnia y adulterio.

Y por el suyo, porque te recuerdo que quien mueve a una mujer al divorcio;

se pone a sí mismo y la pone a ella en el camino del adulterio.

Si sabes resistir durante una luna, al menos durante una luna, a tu demonio...

(Asmodeo es un principado)

Te prometo que terminará la pesadilla.

¿Me lo prometes?

–          ¡Oh! ¡Señor!

¡Señor! Quisiera…

Pero es un fuego… Apágamelo Tú.

Tú que eres poderoso…

El Anciano Juan ha caído de rodillas delante de Jesús.

Y llora con la cabeza en las manos apoyadas en el suelo.

–        Te lo adormeceré.

Te lo circunscribiré.

Pondré frenos y límites a este demonio...

(¡QUÉ PODEROSA ES LA ESCLAVITUD DE SATANÁS!

Pero  solamente la voluntad humana personal puede vencerlo…

Por eso nuestras batallas personales son tan durísimas,,,

El cristiano debe tener identidad de realeza con corazón de siervo. Y EL CORAJE DE UN GUERRERO…

Especialmente los exorcistas que hemos padecido, sus TREMENDOS ATAQUES,

somos los únicos que conocemos todo lo que implica,

la horripilante revelación que contienen estas palabras de Jesús. 

Y si no tenemos las rodillas fuertes con la Oración continua,

¡Somos patéticamente vencidos!), 

Pero tú has pecado mucho, Juan… 

Y tienes que trabajar tú mismo en tu resurrección.

Los que Yo he convertido han venido a Mí, con la plena voluntad de hacerse nuevos; 

de quedar liberados…

Habían obrado ya, con sus propias fuerzas, el comienzo de su redención.

Así Mateo y María de Lázaro y otros.

Tú has venido aquí sólo para saber si ella era culpable…

Y para que te ayudase a no perder la fuente en que se sacia tu placer.

Yo circunscribo el poder de tu demonio, no durante una luna, sino durante tres.

Durante este tiempo medita y elévate.

(El alma muerta por el pecado, no puede combatir contra su OPRESOR

Porque Satanás es un amo terriblemente implacable y despiadado.

Renunciar al Pecado, renovar diariamente nuestra conversión…

– mi santo director espiritual, el Padre Tiberio Munari decía:

«Convertirse ES: despertarnos cada día, con el propósito de ser mejores, que el día anterior…»

resucitando espiritualmente, TENER EL ALMA SIEMPRE VIVA

Siendo Templos Vivientes del Espíritu Santo…

Y aferrarnos a la Sangre Preciosa de N.S. Jesucristo, a la Presencia continua de la Santísima Virgen María, a la protección de San Miguel Arcángel;

es lo ÚNICO que puede liberarnos, protegernos, defendernos y ayudarnos a VENCER…

siendo siempre gloriosos confesores, de nuestra Fe católica y cristiana) 

– Ahora soy yo la que sufro, pero en la arena del circo será Otro quien sufrirá por mí, ya
que yo sufriré por Él.
MARTIRIO DE SANTA FELICIDAD

Propónte tomar una nueva vida de marido.

Una vida de hombre dotado de alma.

Y no la vida animal que has llevado hasta ahora.

Y que sepas, fortalecido por la Oración y la meditación;

por la paz que te doy durante tres meses… 

(Jesús Personalmente  va a doblegar a Satanás durante este tiempo, para que el sacerdote Juan pueda fortalecer su voluntad para…)

Luchar y conquistarte la Vida eterna.

Y reconquistarte el amor de tu esposa y la paz de tu casa.

Ve.

–          ¿Pero qué le voy a decir a Ana?

Quizás me la encontraré ya preparada para marcharse…

¿Qué palabras, después de tantos años de… ofensas;

para convencerla de que la amo y de que no quiero perderla?

Ven Tú…

–          No puedo.

Pero, ¡Es tan simple!…

Sé humilde.

Llámala aparte y confiesa tu tormento.

Dile que has venido a verMe porque quieres ser perdonado por Dios.

Y dile que te perdone, porque recibirás el perdón de Dios, sólo si ella te lo invoca y es la primera en dártelo…  

(Necesita ser perdonado por LA EXTENSIÓN DE SÍ MISMO, en la esposa sojuzgada y esto abre otra revelación:   

la RESPONSABILIDAD en el matrimonio, del esposo.

Y del que deberán dar cuenta en su Juicio Personal en el momento de la muerte)

¡Oh! ¡Desdichado!

¡Cuánto bien, cuánta paz has desparramado con tu fiebre!

¿Cuánto mal crea la indisciplina de los sentidos, el desorden en los afectos!

(Los seres queridos que amamos, idolatrados violentando el Primer Mandamiento, son otra de las trampas favoritas para esclavizarnos…)   

¡Ánimo, levántate! Y vete tranquilo.

¿Pero no comprendes que ella, siendo buena y fiel a ti, está más angustiada que tú, por el pensamiento de dejarte?

¿Y no espera más que una palabra tuya para decirte: «Todo te es perdonado»?

Ánimo, muévete.

El ocaso ya está cumplido.

No cometes pues, pecado por volver a tu casa…

Y de haberlo cometido por venir a tu Salvador; tu Salvador te absuelve.

Vete en paz.

Y no peques más.

Jesús hace incapié en esta advertencia, porque el pecado nos convierte en ESCLAVOS de Satanás y con la impenitencia voluntaria,

nos convertimos en posesos, con la posesión diabólica perfecta que afecta Judas de Keriot.

Por eso los sacerdotes pederastas actuales, empezaron con el «inocente» onanismo y acabaron cometiendo los abominables crímenes que hoy están devastando a la iglesia.      

–           ¡Oh! ¡Maestro!

¡Maestro!… ¡No merezco estas palabras!…

Maestro… yo… querré amarte de ahora en adelante…

–          Sí, sí, ve.

No te demores.

Y recuerda esta hora,

en la hora en que Yo sea el Inocente calumniado.