El Jinete de la Guerra 2


CUMPLIMIENTO

Por favor usen el Carisma del Discernimiento

(El que usó Jesús en el Banquete de Simón)

https://cronicadeunatraicion.com/2021/04/23/216-el-banquete-de-simon/

Reportan que EE.UU. participará en un ejercicio militar cerca de la disputada frontera entre la India y China

Publicado:
Los simulacros se llevarán a cabo en octubre en Aulia, en el estado indio de Uttarakhand, a menos de 100 kilómetros de la frontera china.
Reportan que EE.UU. participará en un ejercicio militar cerca de la disputada frontera entre la India y China

EE.UU. participará en un ejercicio militar conjunto con la India a mediados de octubre en Auli, en el estadio de Uttarakhand, a menos de 100 kilómetros de la disputada frontera del país sudasiático con China,

informó este sábado CNN citando un alto oficial del Ejército indio familiarizado con el asunto.

Los simulacros, que formarán parte de la 18.ª edición de un ejercicio conjunto anual llamado Yudh Abhyas, se centrarán en el entrenamiento de guerra a gran altura, ya que tendrán lugar a más de 3.000 metros de altitud.

Cuando el medio preguntó acerca de estos ejercicios conjuntos entre Washington y Nueva Delhi, un portavoz del Departamento de Defensa estadounidense declaró que la asociación con la India

es «uno de los elementos más importantes» de su visión compartida de una región del Indo-Pacífico «libre y abierta».

«Un elemento importante de este esfuerzo más amplio incluye ejercicios y eventos de capacitación», explicó.

«Yudh Abhyas es uno de esos ejercicios bilaterales anuales diseñado para mejorar la interoperabilidad y mejorar nuestras respectivas capacidades para abordar una variedad de desafíos de seguridad regional», añadió.

Las relaciones entre Nueva Delhi y Pekín se han tensado después de que en junio de 2020 un enfrentamiento en el valle de Galwan —dentro de la disputada región de Aksai Chin, administrada por China— se saldara con 24 soldados muertos, 20 indios y cuatro chinos.

El pasado mes de junio, el general Charles Flynn, comandante general del Ejército de EE.UU. en la región Asia-Pacífico, visitó la India.

En declaraciones a la prensa, aseveró que cree conveniente que Washington y Nueva Delhi trabajen juntos como un «contrapeso» a ciertas «actividades desestabilizadoras» de China.

EE.UU. acusa a China de agravar las tensiones con maniobras en el estrecho de Taiwán

Publicado:
El Ministerio de Defensa taiwanés reportó el sábado que varios aviones militares de China cruzaron la línea media del estrecho.
EE.UU. acusa a China de agravar las tensiones con maniobras en el estrecho de Taiwán

Las acciones del Ejército Popular de China en el estrecho de Taiwán están dirigidas a cambiar el ‘statu quo‘ en el asunto taiwanés, están agravando las tensiones y aumentan el riesgo de un error de cálculo, afirmó este sábado un portavoz de la Casa Blanca.

El Ministerio de Defensa de Taiwán denunció el sábado una nueva incursión de 20 aviones militares chinos alrededor de su espacio aéreo.

«Estas actividades son una escalada significativa en los esfuerzos de China por cambiar el ‘statu quo’. Son provocativas, irresponsables y aumentan el riesgo de un error de cálculo», dijo el vocero estadounidense, citado por Reuters.

«También no están acorde a nuestro objetivo de larga duración de mantener la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán, que es lo que el mundo espera», agregó.

En el comunicado del organismo militar taiwanés se indica que algunos de los aviones chinos cruzaron la línea media del estrecho, una frontera no oficial que separa la isla de la china continental.

La institución señaló que estas maniobras realizadas por Pekín fueron un posible simulacro de ataque.

En respuesta, el Ejército taiwanés utilizó transmisiones de alerta y desplegó fuerzas de patrulla de reconocimiento aéreo, barcos de guerra y misiles en tierra para «adaptarse a la situación».

La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, llegó el martes a Taiwán, convirtiéndose en la primera política estadounidense de tal alto rango en visitar la isla en 25 años.

Pekín expresó su enérgico rechazo al viaje de la política estadounidense, a la que acusó de tratar de «coludir con las fuerzas independentistas taiwanesas para utilizar a Taiwán con el fin de contener a China», y socavar su soberanía e integridad territorial.

El jueves, el Ejército chino inició ejercicios militares a gran escala en el espacio marítimo y aéreo alrededor de la isla, con simulacros con fuego real, generando protestas de algunos de los países de la región.

Taipéi se autogobierna con una administración propia desde 1949. Desde entonces, ha conservado la bandera y algunos otros atributos de la antigua República de China, que existía en el continente antes de que los comunistas llegaran al poder.

Pekín considera a Taiwán como parte irrenunciable de su territorio, y la mayoría de los países, incluida Rusia, reconocen a la isla como parte integral de la República Popular China.

Blinken asegura que EE.UU. defenderá a Filipinas en caso de recibir un ataque armado en el mar de la China Meridional

Publicado:
El funcionario estadounidense afirmó que Washington siempre apoya a sus socios, subrayando la importancia de esta idea al tomar en cuenta las recientes tensiones con Pekín por Taiwán.
Blinken asegura que EE.UU. defenderá a Filipinas en caso de recibir un ataque armado en el mar de la China Meridional

El secretario del Departamento de Estado de EE.UU., Antony Blinken, ha asegurado que su país defenderá a Filipinas en caso de recibir un ataque armado en el mar de la China Meridional, según lo declaró durante una rueda de prensa celebrada este sábado en Manila, la capital filipina.

«Quería venir a Filipinas al comienzo de la presidencia de [Bongbong] Marcos porque Filipinas es un amigo, socio y aliado insustituible de EE.UU.», explicó.

«Esta es nuestra alianza más antigua en la región del Indo-Pacífico», añadió.

En este sentido, indicó que durante sus conversaciones con Marcos y Enrique Manalo, secretario de Asuntos Exteriores del país asiático, hablaron de profundizar su relación económica,

detallando que Washington sigue siendo uno de los tres principales socios comerciales e inversores en Filipinas.

«También hablamos sobre nuestra asociación de seguridad, y reiteré nuestro compromiso férreo con el Tratado de Defensa Mutua entre EE.UU. y Filipinas», continuó.

«Reafirmé que un ataque armado contra las fuerzas armadas, embarcaciones públicas o aeronaves de Filipinas en el mar de la China Meridional invocaría los compromisos de defensa mutua de EE.UU. en virtud de ese tratado», agregó.

«Profundamente preocupados»

Blinken, en este punto, afirmó que el país norteamericano siempre apoya a sus socios, subrayando la importancia de esta idea al tomar en cuenta las recientes tensiones con Pekín en el estrecho de Taiwán,

las mismas que se incrementaron esta semana por la visita a Taipéi de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi.

«Desde que la República Popular de China lanzó casi una docena de misiles balísticos hacia Taiwán hace dos días hemos escuchado de aliados y socios en toda la región que están profundamente preocupados por las acciones desestabilizadoras y peligrosas«, aseveró.

El jefe del Departamento de Estado de EE.UU. sostuvo que mantener la paz y la estabilidad a través del estrecho de Taiwán es vital no solo para Taipéi, sino también para Filipinas y muchos otros países, argumentando que lo que sucede en ese lugar afecta a toda la región del Indo-Pacífico.

El pasado mes de julio Wang Wenbin, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, instó a EE.UU. a que «respete la soberanía, los derechos y los intereses de China en el mar de la China Meridional,

deje de provocar problemas y deje de utilizar la cuestión del mar de la China Meridional para sembrar la discordia».

Taiwán denuncia que China ha realizado un simulacro de ataque con varios aviones y buques de guerra

Publicado:

En respuesta, el Ejército de la isla asiática desplegó fuerzas de patrulla de reconocimiento aéreo, barcos de guerra y misiles en tierra para «adaptarse a la situación».

Taiwán denuncia que China ha realizado un simulacro de ataque con varios aviones y buques de guerra

El Ministerio de Defensa Nacional (MND, por sus siglas en inglés) de Taiwán ha denunciado que varios aviones y buques de guerra de China han realizado la mañana de este sábado operaciones alrededor del estrecho de Taiwán.

El comunicado indica que algunos han cruzado la línea media del estrecho, una frontera no oficial que separa la isla del país asiático.

En un tuit, la institución señaló que estas maniobras por parte de Pekín fueron un posible simulacro de ataque.

Asimismo, el ministerio detalló que, en respuesta, el Ejército taiwanés utilizó transmisiones de alerta y desplegó fuerzas de patrulla de reconocimiento aéreo, barcos de guerra y misiles en tierra para «adaptarse a la situación».

Horas antes, el MND informó que la noche de este viernes se detectaron incursiones de vehículos aéreos no tripulados en muchas aéreas de las islas exteriores como Kinmen, Lieyu, Beiding, que ingresaron en aguas prohibidas, aunque no detalló su origen.

Escalada de tensiones

La presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, llegó este martes a Taiwán, donde se reunió con la líder de la isla, Tsai Ing-wen, y proclamó que Washington no abandonará su compromiso con Taipéi.

Pekín expresó su enérgico rechazo al viaje de la política estadounidense, a la que acusó de tratar de «coludir con las fuerzas independentistas taiwanesas para utilizar a Taiwán con el fin de contener a China», y socavar su soberanía e integridad territorial.

El jueves, el Ejército chino inició ejercicios militares a gran escala en el espacio marítimo y aéreo alrededor de la isla, con simulacros con fuego real, generando protestas de algunos de los países de la región.

Taipéi se autogobierna con una administración propia desde 1949. Desde entonces, ha conservado la bandera y algunos otros atributos de la antigua República de China, que existía en el continente antes de que los comunistas llegaran al poder.

Pekín considera a Taiwán como parte irrenunciable de su territorio, y la mayoría de los países, incluida Rusia, reconocen a la isla como parte integral de la República Popular China.

Corea del Sur lanza al océano su primer destructor con sistema de combate Aegis de 8.200 toneladas

Publicado:
Con 170 metros de largo y 21 metros de ancho, se trata de una versión más grande, pesada y mejorada de su predecesor.
Corea del Sur lanza al océano su primer destructor con sistema de combate Aegis de 8.200 toneladas

Corea del Sur llevó a cabo el pasado 28 de julio la ceremonia de lanzamiento del primer destructor equipado con el sistema de combate estadounidense Aegis, en la ciudad portuaria de Ulsan, informan medios locales.

El buque de guerra de 8.200 toneladas, denominado Jeongjo el Grande, mide 170 metros de largo y 21 metros de ancho.

Se trata de una versión más grande, pesada y mejorada de su predecesor, el Sejong el Grande, de 7.600 toneladas.

El nuevo destructor tiene capacidades de sigilo más eficaces gracias a un sistema de sonar avanzado.

Está propulsado por cuatro turbinas de gas y dos motores eléctricos híbridos adicionales, lo que permitirá que ahorre combustible y viaje de manera más silenciosa.

Según la Marina surcoreana, el sistema antimisiles del Jeongjo puede interceptar objetivos aéreos y posee capacidades antisubmarinas más potentes que las de sus predecesores.

Además, es capaz de lanzar misiles guiados de barco a tierra y de barco a aire que pueden rastrear y alcanzar objetivos desde una gran distancia.

La embarcación también cuenta con la capacidad de transportar helicópteros MH-60R Sea Hawk, que Corea del Sur planea introducir en 2024.

El presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, dijo que la nueva nave de guerra mejoraría la capacidad de combate de la Marina y ayudaría al país a «construir una seguridad marítima sólida».

Yoon agregó que el Gobierno fomentará la industria de defensa local para que el país pueda convertirse en una potencia marítima mundial.

China: «Si pasamos por alto las interferencias de Washington en la política interna, este mundo volverá a las leyes de la jungla»

Publicado:
Las autoridades chinas instan a la comunidad internacional a aunar esfuerzos contra la presión por parte de Estados Unidos.
China: "Si pasamos por alto las interferencias de Washington en la política interna, este mundo volverá a las leyes de la jungla"

Es necesario que la comunidad internacional contrarreste conjuntamente a la presión arbitraria de Estados Unidos y su injerencia en los asuntos internos de otros países, declaró el ministro de Exteriores de China, Wang Yi.

«Si pasamos por alto las interferencias [de EE.UU.] en nuestra política interna, este mundo volverá a las leyes de la jungla,

y Washington se volverá aún más inescrupuloso en el uso de fuerza para reprimir a otros países», dijo el diplomático a periodistas en la capital de Camboya, Nom Pen.

Wang Yi señaló que la visita de la legisladora estadounidense Nancy Pelosi a Taiwán esta semana, a pesar de la oposición resuelta de Pekín, violó gravemente la soberanía de China,

interfirió en sus asuntos internos, e infringió los compromisos asumidos anteriormente por EE.UU., poniendo en grave peligro la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán.

Los ejercicios militares lanzados por China tras la visita de Pelosi «son abiertos, transparentes y profesionales, están conforme al derecho nacional e internacional»

y están «diseñados para advertir a los perpetradores y castigar a las fuerzas «independentistas de Taiwán», aseguró.

«Salvaguardaremos firmemente la soberanía y la integridad territorial de China, frenaremos resueltamente el complot de EE.UU. para usar Taiwán para controlar a China

y aplastaremos resueltamente la ilusión de las autoridades de Taiwán de confiar en EE.UU. para conseguir la independencia», acentuó el ministro.

El jefe de la diplomacia china destacó que «el uso de Taiwán para controlar a China» por parte de EE.UU. no puede detener la tendencia histórica del retorno de la isla a su patria.

Las fuerzas independentistas de Taiwán «que esperan la ayuda de Estados Unidos en búsqueda de la independencia» están condenadas a perecer, agregó.

Comentando el aumento de la presencia militar del país norteamericano en la región, Wang expresó la esperanza de que todas las partes ejerzan una mayor vigilancia.

Asimismo, el alto diplomático instó a EE.UU. a «respetar la soberanía y la integridad territorial de China en la cuestión de Taiwán,

dejar de interferir en los asuntos internos de China y dejar de consentir y apoyar a las fuerzas independentistas de Taiwán».

El viaje de Pelosi a Taiwán, quien ocupa el tercer cargo más importante en la jerarquía del Gobierno estadounidense después del jefe de Estado y el vicepresidente, ha agravado las tensiones entre EE.UU. y China,

cuyas relaciones se encuentran en su peor estado desde que ambos países establecieran nexos diplomáticos en 1979. Se trata del primer viaje de un presidente de la Cámara de Representantes a la isla en 25 años.

Pekín considera a Taiwán como parte irrenunciable de su territorio, e insiste en que cualquier negociación con Taipéi que pase por encima del Gobierno central viola el principio clave de su política de una sola China.

La mayoría de los países, incluida Rusia, reconocen a la isla como parte integral de la República Popular China.

Embajador chino en París: La mano de EE.UU. está tanto en la crisis de Ucrania como en la de Taiwán

Publicado:
Washington pretende socavar la estabilidad regional mientras sigue perdiendo influencia en el mundo, opina el diplomático.
Embajador chino en París: La mano de EE.UU. está tanto en la crisis de Ucrania como en la de Taiwán

La mayoría de los países del mundo no apoyan las acciones de Occidente en relación con Ucrania, por lo que no se unen a las sanciones antirrusas, afirmó este viernes el embajador chino en Francia, Lu Shaye.

«En el contexto de la crisis de Ucrania, la mayoría de los países en desarrollo no están de acuerdo con la alianza occidental y no apoyan las sanciones contra Rusia», dijo Shaye al canal LCI.

Según el diplomático, Washington «está perdiendo cada vez más su influencia, incluyendo la región de Asia-Pacífico»,

cuyas naciones «quieren desarrollar las economías nacionales, mejorar la vida de las personas y buscan la paz y la tranquilidad», ante lo cual «EE.UU. quiere causar discordia en el entorno regional».

«Esto no está en el interés de los países de la región, pero el interés de EE.UU. es mantener su hegemonía«, subrayó.

La llegada de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taiwán el martes fue el detonante de la actual crisis entre Pekín y Washington, señaló el embajador.

«Esto violó el compromiso asumido por la Administración estadounidense», dijo Shaye, explicando que la visita de Pelosi cuestiona el principio de una sola China.

La propaganda llevada a cabo por las autoridades taiwanesas está cambiando la opinión pública en la isla frente a la China continental mientras que «no es el pueblo de Taiwán el que realmente quiere esta separación», aseguró.

Según Shaye, «la posición de China es constante: Pekín siempre está a favor de que se respete la integridad territorial y la soberanía de los países».

«También estamos a favor de tomar en cuenta las preocupaciones legítimas de cada país, incluyendo Rusia», indicó.

En su opinión, «la causa fundamental de la crisis ucraniana fue la expansión de la OTAN a partir de la década de 1990″, que «representa un grave problema para la seguridad de Rusia».

«Rusia ha ofrecido en muchas ocasiones a Occidente sentarse a la mesa de negociaciones para discutir este asunto, pero EE.UU. y la OTAN siempre se han negado a hacerlo», enfatizó.

¿El fin de la globalización? Lo que se rompe con la visita de Pelosi a Taiwán y la arriesgada apuesta defensiva de EE.UU. contra China

Publicado:
Pekín se encuentra en una encrucijada: no debe alterar la estabilidad comercial, pero ello tampoco puede ser tan permisivo con Washington, porque su próximo paso puede ser aun más atrevido.
¿El fin de la globalización? Lo que se rompe con la visita de Pelosi a Taiwán y la arriesgada apuesta defensiva de EE.UU. contra China

La visita a Taiwán de la presidenta de la cámara de representantes del Congreso de EE.UU., Nancy Pelosi, fue una acción temeraria pero no irracional,

y dice mucho del agresivo juego que establece el gobierno de su país en el tablero mundial.

Washington movió un alfil que acecha al rey. Pero no para jaquearlo sino para apresurarlo. Para moverlo de su zona de confort. Para inquietarlo.

Básicamente para darle una patada a la existente mesa de acuerdos que permitió el advenimiento de la globalización, definida como el auge comercial ilimitado que se instauró al finalizar la Guerra Fría.

Con su arribo, Pelosi rompe el acuerdo de 1979 en el que EE.UU. reconoce a una sola China, cuya capital es Pekín, Taiwán es expulsado de Naciones Unidas y se establece que no puede haber visitas oficiales de funcionarios internacionales a la isla, sino únicamente encuentros de carácter privado.

Ahora en cambio, la representante estadounidense dice a Taipei: «Queremos que el mundo los reconozca».

Así como lo hizo expandiendo la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) hacia oriente, rompiendo acuerdos tácitos con Rusia, en esta ocasión el mensaje es el mismo: Washington  quiere cambiar las reglas.

Ya no le sirve la actual arquitectura mundial, donde era el otro hegemón, y decide replantear el juego más allá de los consensos que daban estabilidad al mundo.

Así como lo hizo expandiendo la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) hacia oriente, rompiendo acuerdos tácitos con Rusia, en esta ocasión el mensaje es el mismo: Washington  quiere cambiar las reglas. Ya no le sirve la actual arquitectura mundial.

Lo que muy probablemente ha culminado con este viaje y con el conflicto ucraniano es justamente la globalización, tal como la conocimos desde los noventa, y que tanta prosperidad y sensación de triunfo había causado en los EE.UU.

Cuando el secretario general de la ONU, António Guterres, a escasas horas de la llegada de la presidente de la cámara de diputados a Taipéi, dijo que el mundo estaba a «un solo malentendido o error de cálculo de la aniquilación nuclear»,

hacía referencia a esta arrojada acción vanguardista, casi kamikaze, que ha embravecido a un país con pretensiones de ser la principal potencia comercial del mundo.

La guerra comercial que inició el expresidente Donald Trump con las sanciones a China, ahora extremadas con la visita de Pelosi, ha finiquitado el concepto mismo de la «integración mundial»

y ha regresado el mundo a una nueva guerra fría, muy parecida a la existente en la segunda postguerra, con los mismos puntos críticos.

¿Por qué acabar con la globalización?

Si el proceso de mundialización parecía inexpugnable y apenas amenazado por grupos terroristas, islámicos y algún «extremista» estilo Corea del Norte, resulta que ahora es el propio actor que diseñó la globalización el que ha preferido «trancar el juego»

y forzar a que se barajen nuevamente las piezas, cueste lo que cueste, en el escenario económico mundial.

No se trata de un «borracho belicoso» que abre frentes por doquier, sino de que a EE.UU. ya no le interesa el mundo tal como está, que tiene que parar el posicionamiento de China como primera potencia económica

y eso, según sus cálculos, tiene que hacerlo ahora y no dentro de cinco o diez años, cuando China sea el corazón de la «globalización realmente existente» y no la que soñó cuando era el único actor de peso.

EE.UU. creó la globalización para sus intereses y ahora quiere levantar cortinas de hierro justo ahí donde las derribó.

¿O es que acaso el conflicto ucraniano no es un muro a Berlín? Recordemos que todo comenzó con el Nord Stream 2, que le proporcionaba a Europa y a su industria el precio de los combustibles a menos de la mitad del precio que ahora deben pagar.

La pandemia ha sido un catalizador de este conflicto debido a los estragos que causó en Occidente y el escenario favorable que permitió a China para acelerar su ventaja comercial, ante una recalentada economía estadounidense y europea.

Con el viaje en cuestión ha culminado también esa llamada «ambigüedad estratégica» con la que EE.UU logró, junto a China, cercar lo que se llamaba la Unión Soviética, que terminó cayendo.

Es lógico que Washington rompa este acuerdo con Pekín en torno a Taiwán, que no le sirve para romper la alianza ya no ideológica aunque sí comercial y geopolítica entre Pekín y Moscú, ambos cada vez más cerca desde que se arrecieran las sanciones de EE.UU. contra sus economías.

Entonces, EE.UU. ahora ha decidido rediseñar las relaciones internacionales, avivar viejos conflictos, y redefinir su interacción con países que veía como «potencias menores»,  que ya no lo son tanto.

En definitiva, Washington patea la mesa geopolítica, no a pesar de las dificultades financieras o comerciales que esto trae, sino justamente a partir de ellas mismas, porque la estabilidad comercial favorece a China,

que mantiene un ‘sprint’ de crecimiento que EE.UU. no puede frenar desde la estabilidad y la «sana competencia» comercial que, bien o mal, ha venido imperando desde comienzos de los noventa.

Este es sin duda un raro «fin de las ideologías». Por un lado, no hay lucha entre sistemas o modelos económicos contrarios, sino entre distintas formas de capitalismo.

Pero en paralelo también se van desempolvando los retratos de Chiang Kai-shek y Mao Tse-Tung, lo que recuerda el viejo choque ideológico como si su desenlace definitivo no hubiera tenido lugar.

EE.UU. quiere volver (y vaya que en cierta forma lo está logrando), al esplendor de la guerra fría en la que había cortinas de hierro, dos Chinas y la OTAN acechaba a Rusia.

¿Una jugada defensiva o ofensiva?

Al corto plazo la jugada de Pelosi parece muy ofensiva y riesgosa por la crisis mundial que se ha acelerado desde la llegada del presidente de EE.UU., Joe Biden, a la Casa Blanca.

Pero, al largo plazo, puede ser vista más bien como defensiva porque su objetivo es bloquear el juego de China ante su acelerado crecimiento, que podría sobrepasar en pocos años a la economía estadounidense.

La apuesta de EE.UU. es frenar ese avance antes de que tenga efecto el aumento considerable en presupuesto militar de China, que se disparó como respuesta al conflicto ucraniano.

Este es sin duda un raro «fin de las ideologías». Por un lado, no hay lucha entre sistemas o modelos económicos contrarios, sino entre distintas formas de capitalismo.

El teatro de operaciones que emerge a partir de la visita de Pelosi es fundamentalmente marítimo. China es un país que puede ser cercado por sus costas, debido a que está rodeada por islas que son enemigas o potenciales enemigas.

Además, su comercio depende mucho del estrecho de Malaca (paso comercial más transitado del mundo).

La reciente Alianza estratégica militar entre Australia, Reino Unido y EE.UU. (Aukus), establecida el año pasado, ya había marcado una nueva cancha,

incorporando al primero como país activo en la contienda actual que, con la anunciada fabricación de una flota de submarinos de propulsión nuclear,

puede intervenir en el nuevo teatro de operaciones que se expande a todo el Indo-pacífico y especialmente en torno a las rutas comerciales chinas.

Ahora, comenzaremos a ver la postura de los países que hacen parte de la «Ruta de la Seda 2.0», diseñada por Pekín,

y la reacción de Europa, que cada vez funge como aliada automática de EE.UU. pero cuya crisis económica no aguanta más conflictos comerciales.

Pelosi, a la caza de votos

Al evento debe darse también una lectura relacionada con los intereses internos (político-electorales) que ha sabido explotar bien Pelosi con su arribo a Taipei.

Pensamos, sobre todo, en las elecciones de medio término.

Erigirse como la «vanguardia antichina» roba votos al expresidente Donald Trump (en campaña) y a los republicanos, que han lucido divididos a la hora de calificar el viaje.

Pelosi toma la iniciativa política y le da a los demócratas un «oxígeno nacionalista», que posiblemente le permita cosechar votos en noviembre.

La estrategia de China

A China no le interesa un conflicto en sus fronteras. Tampoco le conviene intensificar la guerra comercial con EE.UU. ni mucho menos atizar ahora un conflicto con Taiwán.

Como se dice en el dominó: «quien va ganando la partida, no tranca el juego».

Pero China va a tener que actuar y como no se puede permitir una guerra en sus mares y estrechos, va a tener que presionar financieramente a Taiwán.

Sería muy sabio de su parte si se inhibe de caer en la provocación, pero tampoco puede mostrar una debilidad que termine de aupar una reconsideración de Occidente sobre Taipei, cuyo gobierno es apenas reconocido ahora por un puñado de pequeños países y por ninguna potencia mundial.

Pekín se encuentra en una encrucijada, no debe alterar la estabilidad comercial que le da tantos dividendos, pero ello tampoco puede llevarlo a ser permisivo con la intención de EE.UU. de cambiar el estatus actual de Taiwán, porque su próximo paso puede ser aun más atrevido.

China es conocida por su sabiduría y paciencia, que ahora más que nunca tendrá que aplicar.

Ociel Alí López es sociólogo, analista político y profesor de la Universidad Central de Venezuela.

Ha sido ganador del premio municipal de Literatura 2015 con su libro Dale más gasolina y del premio Clacso/Asdi para jóvenes investigadores en 2004. Colaborador en diversos medios de Europa, Estados Unidos y América Latina.

Las declaraciones y opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de su autor y no representan necesariamente el punto de vista de RT.

Japón pide la «cancelación inmediata» de los ejercicios militares chinos

Publicado:
Por su parte, Pekín instó a Tokio a «adherirse a los principios de los cuatro documentos políticos chino-japoneses y a los compromisos políticos sobre la cuestión de Taiwán».
Japón pide la "cancelación inmediata" de los ejercicios militares chinos

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, afirmó este viernes en una rueda de prensa tras la reunión con la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, que ha pedido a China terminar con los ejercicios militares en torno a Taiwán.

«Hemos pedido la cancelación inmediata de los simulacros militares», aseveró el mandatario, citado por AFP.

En este contexto, Kishida condenó el lanzamiento de misiles balísticos durante las maniobras, a las que calificó de «grave problema» que afecta a la seguridad nacional de su país y de su ciudadanos.

«Las acciones de China en esta ocasión tienen un grave impacto en la paz y la estabilidad de nuestra región y de la comunidad internacional», destacó.

Este jueves, Tokio expresó su protesta ante Pekín después de que cinco misiles chinos cayeran en su zona económica exclusiva.

«El hecho de que [los misiles] hayan caído en aguas cercanas a nuestro país, incluida la zona económica exclusiva, es una cuestión de seguridad nacional. Es un grave problema de seguridad humana», afirmó el viceministro de Asuntos Exteriores japonés Takeo Mori.

El Ejército Popular de Liberación de China (EPL) inició este jueves ejercicios militares «sin precedentes» a gran escala y actividades de entrenamiento, incluidos simulacros con fuego real, en el espacio marítimo y aéreo en seis zonas alrededor de Taiwán.

Se prevé que los ejercicios, que se desarrollan desde las 12:00 del 4 de agosto, terminen el domingo 7 de agosto a la misma hora.

La postura «errónea» de Japón

El viceministro de Asuntos Exteriores chino, Deng Li, convocó este jueves al embajador japonés en China, Hideo Tarumi, debido a la postura «errónea» del país nipón sobre Taiwán.

El diplomático chino expresó que «Japón, junto con el G7 y la UE, han emitido una declaración errónea sobre Taiwán, invirtiendo el blanco y el negro,

y haciendo acusaciones ‘a posteriori’ para justificar las acciones ilegales de EE.UU. aprobando la visita de Pelosi a Taiwán y violando la soberanía china», según el comunicado publicado por el Ministerio de Asuntos Exteriores de la nación.

Pekín instó a Tokio a «adherirse a los principios de los cuatro documentos políticos chino-japoneses y a los compromisos políticos sobre la cuestión de Taiwán», así como «dejar de interferir en los asuntos internos de China«.

En su declaración conjunta, los líderes del G7 y el jefe de la diplomacia de la Unión Europea, Josep Borrell, expresaron su preocupación por las acciones de Pekín en respuesta a la visita a Taipéi de Pelosi.

Las «acciones amenazantes» emprendidas por el gigante asiático, en particular las maniobras militares con fuego real y la presión económica, pueden conducir a «una escalada innecesaria«, señala el texto.

El viaje de Pelosi a Taiwán, quien ocupa el tercer cargo más importante en la jerarquía del Gobierno estadounidense después del jefe de Estado y el vicepresidente, ha agravado las tensiones entre EE.UU. y China,

cuyas relaciones se encuentran en su peor estado desde que ambos países establecieran nexos diplomáticos en 1979. Se trata del primer viaje de un presidente de la Cámara de Representantes a la isla en 25 años.

Pekín considera a Taiwán como parte irrenunciable de su territorio, e insiste en que cualquier negociación con Taipéi que pase por encima del Gobierno central viola el principio clave de su política de una sola China.

La mayoría de los países, incluida Rusia, reconocen a la isla como parte integral de la República Popular China.

El Pentágono ordena que el portaaviones Ronald Reagan y los buques de escolta permanezcan frente a Taiwán

Publicado:
Las Fuerzas Armadas de EE.UU. realizarán patrullajes marítimos y aéreos en la zona en las próximas semanas, comunicó la Casa Blanca.
El Pentágono ordena que el portaaviones Ronald Reagan y los buques de escolta permanezcan frente a Taiwán

Lloyd Austin, secretario de Defensa de EE.UU., ha ordenado que el portaviones Ronald Reagan y los buques de escolta se mantengan monitoreando la situación en el estrecho de Taiwán,

informó este jueves el coordinador de Comunicaciones Estratégicas del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby.

Las Fuerzas Armadas estadounidenses realizarán patrullajes marítimos y aéreos «habituales» en la zona en las próximas semanas, indicó el alto funcionario.

«Tomaremos nuevas medidas para demostrar nuestro compromiso de garantizar la seguridad de nuestros aliados en la región, incluido Japón», agregó.

Asimismo, Kirby condenó el lanzamiento de once misiles balísticos realizados este jueves por China cerca de la isla.

«Las acciones provocadoras de Pekín son una escalada significativa en sus intentos de larga data de cambiar el ‘statu quo'», afirmó, agregando que se espera «que tales acciones de China continúen en los próximos días», por lo que Washington está preparado, «pero no busca una crisis».

Las tensiones entre Washington y Pekín se han agravado tras la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a Taipéi.

Desde China declararon que el viaje de la alta funcionaria estadounidense infringe la soberanía y la integridad territorial del país, al tiempo que representa «una seria violación» del principio de una sola China.

Misiles balísticos de China sobrevuelan Taiwán por primera vez en la historia

Publicado:
Los lanzamientos se realizaron como parte de ejercicios militares que China está realizando en la región.
Misiles balísticos de China sobrevuelan Taiwán por primera vez en la historia

Misiles balísticos del Ejército chino han volado directamente sobre la isla de Taiwán por primera vez en la historia, según se informó en noticias vespertinas de la televisión central de China.

«Los ejercicios incluyeron lanzamientos de misiles que volaron por primera vez sobre la isla de Taiwán», afirmó un profesor de estudios estratégicos de la Universidad de Defensa Nacional del Ejército Popular de Liberación (EPL), el mayor general Meng Xiangqing.

Los disparos, según el profesor, «muestran claramente que el EPL ya ha resuelto el problema de eliminación de objetivos en zonas de largo alcance, y reflejan un aumento significativo de las capacidades de nuestras armas».

Según él, dos zonas de tiro fueron elegidas por la ubicación de bases navales en las ciudades portuarias taiwanesas de Taitung, Hualien y Kaohsiung.

Otra zona de ejercicio sucedió cerca de la isla Pingtan, el punto más cercano a Taiwán.

Además, se encuentran dos zonas al norte del estrecho, en el área del importante puerto y centro de transporte, Keelung.

La última zona de las maniobras, cerca del extremo sur de la isla, supone que se entrenen tareas de bloqueo marítimo del estrecho de Bashi.

El Ministerio de Defensa de Taiwán informó que el EPL lanzó al menos 11 misiles Dongfeng hacia las aguas adyacentes a la isla, mientras que el Ministerio de Defensa de Japón, por su parte, comunicó que China disparó nueve misiles la tarde de este jueves.

La mayoría de los proyectiles se lanzaron desde las provincias costeras de Fujian y Zhejiang, y otros dos de zonas lejanas a la costa china.

Los misiles volaron entre 350 y 700 kilómetros.

Según el ministro de Defensa japonés, Nobuo Kishi, cinco misiles balísticos cayeron en la zona económica exclusiva de Japón.

El Ministerio nipón precisó que cuatro misiles balísticos, lanzados desde la provincia de Fujian, volaron directamente sobre la capital de Taiwán, Taipéi.

El Ministerio de Defensa taiwanés señaló que los misiles estaban fuera de la atmósfera cuando sobrevolaron Taiwán, y no representaron ninguna amenaza.

Ejercicios en seis zonas alrededor de Taiwán 

El EPL inició este jueves ejercicios militares «sin precedentes» a gran escala y actividades de entrenamiento, incluidos simulacros con fuego real, en el espacio marítimo y aéreo en seis zonas alrededor de Taiwán.

Se prevé que los ejercicios, que se desarrollan desde las 12:00 (hora local) del jueves, terminen el domingo 7 de agosto a mediodía.

El Comando del Teatro Oriental del EPL desplegó más de 100 aviones militares al norte, suroeste y sureste del espacio aéreo de Taiwán en el marco del primer día de las maniobras, informa el canal estatal CGTN.

En los simulacros participaron cazas, bombarderos y otras aeronaves de combate que llevaron a cabo misiones de reconocimiento, asalto aéreo y asistencia, precisa el periódico Global Times.

En paralelo, más de diez destructores y fragatas de la Armada realizaron «un bloqueo conjunto, patrullaje de alerta y de reconocimiento» alrededor de la isla.

Los simulacros se producen después de la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, a Taiwán.

Desde China declararon que el viaje de la alta funcionaria estadounidense infringe la soberanía y la integridad territorial del país, al tiempo que representa «una seria violación» del principio de una sola China y de los tres comunicados conjuntos entre Washington y Pekín.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: