Mensaje de Año Nuevo


30 de Diciembre 2022

Habla Dios Padre

Hijitos Míos, os he dado a Mi Hijo para que fuera vuestra salvación.

Manifestación:

Veo a Nuestro Señor, crucificado, a Su izquierda está Dios Padre, un poquito más arriba que Él, pero un poquito más atrás y nos lo está mostrando:

“Este es El Cordero de Dios que os he dado”

Es Mi Hijo, es el  Cordero que se ha dado, que os he dado,

porque Él aceptó en obediencia lo que Yo Le pedí para vuestra salvación.

Hijitos Míos, mucho habéis desperdiciado a través de vuestra existencia.

Ciertamente, Satanás se ha encargado de llevaros por el mal camino,

pero vosotros mismos no habéis hecho gran cosa por defender al que es Mío, lo que Yo os envié:

y que os lo di para que fuera vuestro.

Mi Amor es vuestro, os lo envié a través de Mi Hijo:

Sus Enseñanzas, Su Sabiduría, todo era vuestro y vosotros no las tomasteis,

no quisisteis poneros del lado Divino.

¿Acaso Satanás os ha dado lo que Yo os he dado, empezando por el Don de la vida?

En el momento de la unión del óvulo con el espermatozoide, el alma y el espíritu santo, forman una fusion completa… Y COMIENZA EL MILAGRO DE LA VIDA «

Os he dado todo, Mis pequeños:

Todo lo que tenéis bueno, no viene de Satanás.

Todos los Dones que tenéis:

Capacidades intelectuales, físicas, espirituales, vienen de Mí, no vienen de Satanás.

TAMBIÉN ME DONÉ YO MISMO,

EN MI HIJO

¿Y así Me pagáis?

Aquí Lo tenéis crucificado y se tuvo que dar así, porque vosotros no quisisteis defender lo Mío.

Y que era vuestro.

¡Qué tontos sois, Mis pequeños, qué tontos sois!

Pudiendo haber tenido una vida bellísima, si hubierais seguido todo lo que Le pedí a Mi Hijo que os enseñara,

pero insististeis en dejar llevaros por todo aquello que Satanás os daba.

OS FALTÓ FE

¿Tú crees que hay un solo Dios? Haces bien. Los Demonios también creen. Y sin embargo tiemblan… Santiago 2, 19

Quisisteis aceptar  solamente aquello que podíais tocar, lo que podíais ver..

Y no quisisteis aceptar lo que Yo os daba en vuestra mente y en vuestro corazón.

Si hubierais seguido lo que Mi Santo Espíritu os pedía,

ya que Lo tenéis en vuestro corazón para escucharLo…

Otra vida hubierais tenido… 

Y NO TENDRÍAIS QUE ESTAR PASANDO

TODO LO QUE ESTÁ SUCEDIENDO

Y LO QUE VENDRÁ…

Aquellos que entendieron, aquellos que Me siguieron

y por haberMe seguido han sido socialmente eliminados, blasfemados, apartados;

aquellos que han tenido un martirio incruento, pero ciertamente, doloroso,

serán los escogidos para los Nuevos Tiempos.

Mucho traté de hacer por vosotros, enviándoos a través de Santos, videntes, profetas…

A Mi Misma Hija, La Siempre Virgen María, para que moviera corazones, para que volvierais a Mí…

Y NO QUISÍSTEIS

¡TAMBIÉN A ELLA LA HABÉIS RECHAZADO!

¡Son dos mil años de Enseñanzas!

En los cuales tuvisteis oportunidad de un cambio positivo, para que no tuvierais que pasar por todo esto,

pero os mantuvisteis en la maldad, en el error;

NO QUISÍSTEIS

VUESTRA SANTIFICACIÓN

Ya que si así lo hubierais tomado, hubierais vencido a Satanás fácilmente,

y que aún podríais…

Pero ya, es demasiado tarde para muchísimos de vosotros que tendréis que padecer por todo ello.

Algunos padeceréis solamente un tiempo en el Purgatorio…

Y LA GRAN MAYORÍA

 Tendréis que padecer eternamente en el Infierno.

Todo esto os lo digo;

Y NO ME ALEGRO DE ELLO Mis pequeños,

ESTOY LLORANDO por esto que os va a suceder;

porque vuestra alma es parte de Mí y Me duele perder esa parte de Mí,

que se va a condenar o que va a sufrir fuertemente en el Purgatorio.

Pero gracias a que algunas almas aceptaron dolores, martirio…

Y muchísimos dolores más: físicos, morales, espirituales;

ellos Me quitan muchos de los dolores y también a los de Mi Hijo.

MIS PRECIOSAS Y AMADÍSIMAS

ALMAS VÍCTIMAS

Ellos Me dan la alegría que muchísimas almas Me quitaron, porque no respondieron con el amor con que Yo los Creé…

Y sobre todo, con el Amor que Mi Hijo os llevó a la Tierra,

para que vosotros entendierais Quién Soy Yo y cómo Soy Yo,

Yo que Soy Puro Amor.

Ahora os pido, oréis muchísimo, Mis pequeños.

ORAD MUCHÍSIMO

PORQUE MUCHO LO NECESITARÉIS

 Sacrificaos, implorad de rodillas perdón por vuestras faltas,

PARA AMINORAR

LOS DOLORES QUE PADECERÉIS

Ya esto no se detiene, tendréis que padecer…

Algunos, para una purificación que os llevará directamente, a las Nuevas Tierras que os habéis merecido,

porque no os separasteis de Mí.

Otros, padeceréis un poco más, porque no quisisteis llevar vuestra vida como se os enseñó

y quisisteis hacer vuestra propia voluntad.

Y otros padeceréis fuertemente, por tanta maldad que pudisteis haber evitado, si hubierais estado Conmigo,

PERO QUE NO QUISÍSTEIS

POR VUESTRA SOBERBIA

«Ellos creen en seres invisibles y el imaginario soy yo…»

POR LA MALDAD

QUE DEJÁSTEIS ENTRAR A VUESTRO CORAZÓN

porque no quisisteis escucharMe a Mí, vuestro Dios.

Entended que, a pesar de vuestros males, os amo, porque sois Mis hijos.

Con esto os resumo lo que tanto os he pedido y os he dicho.

Os vuelvo a repetir, y con mucho dolor:

Pudisteis haber evitado todos los dolores que se vendrán

si os hubierais mantenido Conmigo, vuestro Dios.

Yo Soy vuestro Dios, Soy vuestro Padre, Soy vuestro Creador.

Y os he dado una Orden desde el Principio:

No tendréis otro dios fuera de Mí.

Veis en las Sagradas Escrituras, qué es lo que le pasaba al pueblo escogido:

Mientras estaban Conmigo, cuando obedecían los Mandatos que Yo les di, todo caminaba perfectamente,

los cuidaba, los protegía de los demás pueblos de la Tierra;

era un pueblo profético, sacerdotal.

Y Yo prometí que mientras ellos estuvieran Conmigo, Mi Sabiduría, Virtudes, Amor,

bajarían a la Tierra a través de ellos.

Serían el pueblo de ejemplo, entre los demás pueblos de la Tierra.

Cuando les ordenaba que atacaran a algún pueblo idólatra…

Y que los eliminaran totalmente.

ALGUNAS VECES NO OBEDECÍAN

Escogían a algunas mujeres y las tomaban dentro del pueblo.

Y éstas los llevaban a tomar otros dioses, a otros ídolos…

Y en ese momento Yo les daba la espalda.

Ya no era Mi pueblo, Me daban la espalda, ya no obedecían Mis Decretos, Mis Mandamientos, Mis Órdenes.

Y Yo no puedo soportar a algún pueblo o a algunas personas, ni individualmente,

que Me haga a un lado, que escoja adorar a otros dioses o a alguien más,

en donde Yo quede en segundo o tercer lugar.

Yo Soy vuestro Dios.

Y es el Primer Mandamiento que le di a ese pueblo, que tantas veces Me hizo enojar.

“Amarás a tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu mente, con todo tu ser.

¿Qué pasaba en esos momentos, cuando no lo hacían?

Era un pueblo esclavizado, los demás pueblos los atacaban y hacían de ellos lo que querían.

Y después de que sufrían mucho, entraba en ellos nuevamente, Mi Santo Espíritu y les hacía ver su error.

Se arrepentían, hacían penitencia y los perdonaba.

Así ha sido desde siempre, Mis pequeños.

Ahora, está sucediendo lo mismo y es alrededor del mundo.

Ciertamente, el pueblo judío existe, pero sigue causándoMe muchos dolores.

Por otro lado, la sangre judía corre prácticamente, en las venas de cada ser humano sobre la Tierra.

Y volvemos a lo mismo, el pueblo judío.

Y AHORA ESTOY HABLANDO

A TODA LA HUMANIDAD

QUE ME HA DADO LA ESPALDA

OS HE RETIRADO MI PROTECCIÓN

Y SATANÁS OS EMBISTE

CON SU FURIA COLOSAL

 Estáis padeciendo Mi Enojo, estáis padeciendo Mi Desprecio por vosotros,

porque Me habéis cambiado por ídolos,

Me habéis cambiado por otras culturas y Me habéis hecho a un lado.

Y en resumen a esto, estáis sufriendo lo que antiguamente ellos sufrían, como pueblo.

Sois un pueblo, todo el Mundo.

Y estoy dándoos la espalda, porque vosotros Me la habéis dado primeramente.

¡Son tan pocos los que realmente están Conmigo!

¡Son tan pocos los que realmente, cumplen los Mandamientos que Yo os di!

¡Son tan pocos los que realmente Me aman de corazón,

que se compadecen, primeramente de Mi Dolor y oran por sus hermanos!

Ya os había dicho, varias veces, Mis pequeños,

QUE ESTO NO SE DETENDRÍA

HASTA QUE OS ARRODILLÁRAIS

Y ME PIDIÉRAIS PERDÓN

Que es lo que sucedía antiguamente con este pueblo necio, tonto.

Y hasta que no se arrepentían, Yo levantaba Mis castigos y volvía hacia ellos,

aun sabiendo que en algún tiempo después, volverían a causarMe dolor por sus traiciones.

Todo esto que os está sucediendo, Mis pequeños, es por vuestra culpa;

os sucede esto, porque no queréis saber nada de Mí,

aparto Mis Bendiciones y ya no caen sobre vosotros.

 ¿Creéis que vosotros podéis daros a vosotros mismos lo que Yo os doy?

¡No Mis pequeños!

La maldad os lleva a la tontería.

Tenéis TODO cuando estáis Conmigo, pero si os apartáis de Mí, lo perdéis.

OS HE DICHO QUE LOS ACONTECIMIENTOS

SE IRÁN RECRUDECIENDO

Y CADA VEZ, IRÁN DE MAL EN PEOR

Y LO ESTÁIS VIENDO…

¡SUFRIRÉIS TODAVÍA MÁS…!

PORQUE YA ENTRÁSTEIS

¡A LA RECTA FINAL,

DE LA GRAN TRIBULACIÓN!

 Y cuando pocos queden, serán verdaderamente otra vez, el pueblo escogido;

ahí terminará la aflicción que ahora tenéis.

No habéis entendido la lección que se ha dado desde el Antiguo Testamento

hacia aquellos que Me dan la espalda.

No habéis aprendido de la historia…

Y LA ESTÁIS SUFRIENDO NUEVAMENTE

No hay Sabiduría en vuestros pensamientos ni en vuestros actos.

Y seguís padeciendo la maldad que cometéis contra Mí, vuestro Dios.

¡Os amo, Mis pequeños!

Os amo de verdad, pero no puedo soportar vuestra grosería y el dolor que Me causáis.

¡Yo Soy vuestro Dios, Soy todo Bondad y Misericordia, Soy el Dios del Amor!

 Yo comparto ese Amor con vosotros,

pero de vosotros, no obtengo prácticamente nada de ese Amor

que debierais vosotros tomar en vuestro corazón y enriqueceros de él.

Vuestra maldad os hará sufrir,

vuestro olvido a vuestras obligaciones que Yo os pedí desde un Principio,

los padeceréis con el dolor.

No queréis hacer Mi Voluntad,

por eso tendréis mucho dolor y destrucción a vuestro alrededor.

Me causáis mucho dolor,

porque no aceptáis vivir y transmitir Mi Amor a vuestros hermanos.

El Amor lo es todo, Mis pequeños,

pero debe ser un Amor Puro y Santo.

Y no a donde os ha llevado Satanás, que es lo que pasaba con los pueblos de aquél tiempo,

cuando tomaban los judíos mujeres de otros pueblos, eso no era Amor,

eran amoríos hacia otras creencias, se embebían en la maldad de Satanás,

ES LO QUE ADORABAN

A SATANÁS

Ahora este mundo está envuelto en la Maldad de Satanás.

Y mientras vosotros no reconozcáis vuestra maldad,

Satanás seguirá azotándoos con su látigo y seguirá el sufrimiento.

Atended a Mis Palabras, Mis pequeños, atended a Mis Palabras,

YO SUFRO CON VUESTRO DOLOR

Pero vosotros tenéis que entender que Yo Soy vuestro Dios y Me merezco todo.

Y no puede haber nadie antes que Yo.

EL PASO POR EL DESIERTO

DE LA TRIBULACIÓN,

MIS VERDADEROS HIJOS SABRÁN APROVECHARLO, 

PORQUE ES UN TESORO DE BENDICIONES CORREDENTORAS,

PARA BENEFICIO DE TODO EL PUEBLO DE DIOS

Por eso os quiero recordar una Gracia especial que se os ha dado, pero que poco aprovecháis…

Y que muchos rechazáis, que es el dolor.

EL DOLOR, os he explicado antes, es purificador,

El Pecado de vuestros Primeros Padres, abrió el camino del dolor.

El vivir Conmigo, en Mi Divina Voluntad, era para ellos un gozo tremendo, místico, bellísimo.

Pero ellos mismos rechazaron estas Gracias, estos regalos;

rechazaron Mi Amor por buscar lo que no debían buscar.

Y encontraron la maldad, el error, a donde los llevó Satanás.

Y en eso, en esa búsqueda infructuosa, mala,

TAMBIÉN ENCONTRARON EL DOLOR

Mi Hijo siendo Dios, pudo haber venido,

solamente a levantaros de la carga del Pecado que vuestros Primeros Padres causaron;

pero el dolor ya es inevitable en vuestra vida.

Y Mi Hijo os enseñó cómo el dolor os lleva a la sublimación en el Amor.

Él venía por una Misión:

Abrir nuevamente las Puertas del Cielo.

  Pero tenía que vencer también, el dolor y la muerte…

Y lo logró para el Bien de todos vosotros.

El dolor, ya visto desde esta forma, es una Gracia,

que vosotros debéis aprovechar.

 Porque, siendo inevitable en vuestra existencia, desde que nacéis,

o a veces, desde antes de nacer, aún en el vientre materno, podéis empezar con los dolores que muchas veces,

afectarán toda vuestra existencia en la Tierra.

Pero la DIFERENCIA que puede hacer el dolor, entre aprovecharlo y rehusarlo,

es que os ganaréis infinidad de bendiciones, tanto para vosotros, como para vuestros hermanos,

cuando lo ofrecéis, como Mi Hijo, para vuestra salvación.

El dolor nunca lo vais a poder desechar de vuestra existencia;

tanto el dolor físico, el dolor espiritual, el dolor moral, todo tipo de dolores que os pueden afectar,

pueden tomarse para el bien vuestro, como también para el bien de vuestros hermanos en su salvación.

Nunca vais a poder separar el Dolor del Amor.

Debéis vosotros, estar conscientes de ello, Mis pequeños,

porque si Mi Hijo lo tomó, y no solamente lo tomó obedeciendo, sino que también lo gozó,

 porque con ese Dolor, ese ofrecimiento os iba a levantar hacia la perfección del Amor, nuevamente,

al tomarlo, ofrecerlo y dárMelo, para vuestra salvación y la de vuestros hermanos.

Cuando nos crucificamos y Dios nos convierte en corredentores, somos pararrayos de la Justicia Divina… ¡Y ejecutores de su Gloria Portentosa! 

No desperdiciéis, pues, Mis pequeños, todas las posibilidades que tenéis a lo largo de vuestra existencia,

tanto las vuestras como las de vuestros hermanos, para la salvación de las almas.

OfrecedMe continuamente, vuestras molestias, vuestros dolores, que son inevitables…

Y eso Me dará a Mí, una gran alegría, porque vosotros estaréis aceptando Mi Voluntad.

Y vosotros, al aceptar el dolor en vuestra vida, vais a detener vuestra voluntad,

para dejar que Mi Voluntad se dé en vuestra existencia.

Todo esto, como lo veis, Mis pequeños, os va llevando a la perfección,

al entendimiento místico de lo que es vuestra existencia; 

mucho bien podéis hacer, al dejarMe a Mí, vuestro Dios, tomar vuestra vida,

como también tomé la de Mi Hijo Jesucristo.

DejadMe, pues, que Mi Voluntad se dé en vosotros.

Y recordad que el dolor puede ser tomado por vosotros y ofrecido como sacrificio.

Y hay veces, que necesito que vosotros sufráis, por decirlo así,

para remediar muchos pecados que traéis a lo largo de vuestra existencia.

Cuando vosotros Me ofrecéis vuestros dolores,

Nuestro verdadero bautismo lleno de gloria y júbilo celestial, es cuando somos capaces de decir: «Crucifícame Señor, porque te adoro sobre todas las cosas…

y Me los ofrecéis, con vuestra voluntad, doblegando vuestra voluntad,

los dolores serán menos fuertes, que cuando Yo os los imponga, para vuestro bien.

Y éstos serán mayores, pero os daré la Fuerza para soportarlos.

No despreciéis, pues, como os dije, esta Gracia,

esta Gracia de Salvación para vosotros y para vuestros hermanos.

Mucho bien haréis en aceptar Mi Voluntad, y os lo agradezco.

Os amo, Mis pequeños, y os bendigo con Mi Amor.

30 de Diciembre de 2022

Habla Nuestro Señor Jesucristo

Manifestación:

 Veo a mi Señor Jesús, está crucificado. Lo veo de perfil y es un atardecer, casi oscureciendo.

VedMe, Mis pequeños…

Sigo aquí crucificado, sigo padeciendo por vuestros pecados.

Muchos años han pasado desde Mi Sacrificio por vosotros y sigo aquí en la Cruz,

sufriendo por tantos pecados que se cometen.

Tened misericordia de Mí, Mis pequeños.

SUFRO y SON vuestros pecados los que Me hacen sufrir.

Yo no he cometido ni un solo pecado y sufro por los vuestros,

por vuestra salvación, por vuestra santificación.

NO HAY AMOR EN VUESTRO CORAZÓN

No os conmovéis al ver Mis dolores;

no os conmovéis por el sufrimiento continuo que tengo por causa vuestra.

Yo Me di por vosotros, por vuestra Redención,

para abriros las puertas del Cielo y que pudierais entrar,

ahora os toca a vosotros bajarMe de la Cruz.

SON VUESTROS PECADOS

 Con vuestro arrepentimiento, VUESTRA CONVERSIÓN

Y con vuestro cambio de vida, Me podéis bajar.

Debéis tener un cambio de vida hacia el amor, hacia la comprensión entre unos y otros,

hacia el agradecimiento a Nuestra Santísima Trinidad.

Ciertamente, los dolores que tendréis en la purificación que estáis ya padeciendo,

al ofrecerlos por Mis dolores, Me iréis aminorando el dolor.

Cuando vosotros crezcáis en el amor, en el Verdadero Amor,

es cuando Me podréis bajar de la Cruz y caminaré nuevamente entre vosotros.

Tendréis que padecer como Yo padecí por vosotros,

pero Yo padecí sin deber nada y fue porque tomé vuestra vida, vuestros pecados,

vuestra indiferencia hacia Mí, que Soy el Amor.

Yo ofrecí Mis dolores por vuestra salvación, en Mí sólo había Amor hacia vosotros para salvaros

Os pido que estos momentos y los futuros de purificación que tendréis,

TODA vuestra vida diaria, sea ofrecida en todo momento

para que Me quitéis los dolores que padezco por vuestros pecados.

Hijitos Míos, Mi Cruz sigue siendo escándalo para unos y amor para otros.

18. Pues la predicación de la cruz es una necedad para los que se pierden; mas para los que se salvan – para nosotros – es fuerza de Dios. 1 corintios

Sí, Mis pequeños, todavía muchos de vuestros hermanos se escandalizan al ver la Cruz,

quieren ver triunfo, quieren ver Gloria, quieren ver Paz, quieren ver alegría

y no se dan cuenta que la Cruz os da todo eso y más,

pero no sabéis apreciar la Cruz,

que es el sufrimiento que todos vosotros debéis pasar,

como Yo tuve que pasarla por vuestra salvación.

La Cruz os da alegría a tal grado, de que Yo Me abracé a Ella,

por la alegría de saber que al ofrecerMe por vosotros,

os iba a abrir las Puertas del Paraíso.

Mis pequeños, debéis aprender también vosotros a dar alegría a través del sufrimiento,

dar alegría a través del servicio a vuestros hermanos,

aún a pesar de que vosotros estéis cansados y sufráis…

O no estéis tan preparados como creéis que debéis estar.

Mis pequeños, todo se vive en el amor, cuando vosotros aprendéis a vivir en el amor,

es más fácil vivir los sufrimientos, las penurias, vuestras penas de todo tipo,

Jesús con el amor de fusión, nos une a Él para participarnos la Vida y y al hacernos corredentores nos comunica su Semejanza y nuestra alma se recrea…

porque vosotros estaréis uniéndoos a Mí, vuestro Dios y Salvador.

Os he dicho que os amarais los unos a los otros y la Cruz es eso Mis pequeños,

es amor de unos para otros,

 la Cruz no debe ser escándalo, la Cruz debéis verla como Salvación, como Glorificación,

como Vida para todos vosotros.

Uníos a Mí a través de vuestras cruces de cada día,

vuestras pequeñeces se van a hacer grandes cuando os unáis a Mí, vuestro Salvador,

no desperdiciéis vuestros momentos, ofrecedMe todo, Mis pequeños.

Vosotros tenéis una cruz de cada día, que no os podéis apartar de ella ni la podéis negar,

porque la cruz viene por el Pecado que se cometió por vuestros Primeros Padres. 

Vosotros debéis padecer vuestra cruz y qué mejor cuando os unís a Mí, vuestro Dios.

Ahora, os causa penurias, tenéis dolores, tenéis sufrimientos,

pero vendrá el tiempo en que os daréis cuenta de lo que vosotros hicisteis,

En la Tierra el Amor de Jesús DOSIFICA nuestro calvario, Nos da el HEROÍSMO para el martirio. Y ÉL ES EL CIRENEO que nos ayuda a recorrer el Camino Y subir a la Cruz……

al haber ofrecido vuestra vida junto con la Mía en la Tierra.

Cuando lleguéis al Reino de los Cielos gozaréis inmensamente el haberos ofrecido a Mí

y haber unido toda vuestra vida, toda vuestra cruz a la Mía.

Gozad pues desde ahora, Mis pequeños,

ésos grandes momentos que tendréis Conmigo cuando lleguéis al Reino de los Cielos,

GOZAD MI CRUZ Y AGRADECED LA VUESTRA

Porque muchas almas se van a poder salvar a través de vuestros ofrecimientos y de vuestro amor.

Cuando se venga la Purificación en su nivel más alto, las pocas almas que queden,

serán las que por su amor y por su agradecimiento, Me podrán bajar de la Cruz.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: