Archivo del autor: cronicadeunatraicion

658 Controversia


IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

488 En el Templo para 1a fiesta de los Tabernáculos. 

Sin preocuparse lo más mínimo de la malevolencia ajena;

Jesús vuelve al Templo el tercer día.

No debe haber dormido en Jerusalén, porque sus sandalias muestran abundante polvo del camino.

Quizás ha pasado la noche en las colinas que hay alrededor de la ciudad.

Y con El estuvieron sus primos Santiago y Judas, junto con el pastor José y Salomón.

Al pie de la muralla oriental del Templo…

Se encuentra con los otros apóstoles y discípulos.

Pedro le dice:

–               Han venido, ¿Sabes?

Tanto a nosotros como a los discípulos más conocidos.

¡Buena cosa ha sido que no estuvieras!

Simón Zelote agrega:

–                Siempre tenemos que hacerlo así.

Jesús concede:

–                Está bien.

Pero hablaremos de ello después.

Vamos.

Juan dice

–               Una gran turba te ha y nos ha, precedido exaltando tus milagros.

¡Cuántos se han persuadido y creen en Ti!

Tenían razón tus hermanos, en esto.

Felipe:

–              Han ido a buscarte incluso a casa de Analía, ¿Sabes?

El pastor Daniel:

–             Y al palacio de Juana.

Pero han encontrado sólo a Cusa…

¡Y con un humor!

Los ha echado como a perros, diciendo que en su casa no quiere espías…

Y que ya está aburrido de ellos.

Nos lo ha dicho Jonathán, que está aquí con su jefe

Pedro relata:

–                ¿Sabes?

Los escribas querían dispersar a los que te esperaban, convenciéndolos de que no eres el Cristo.

Pero ellos respondieron: «¿No es el Cristo?

Y entonces según vosotros, ¿Quién lo es?

¿Podrá acaso otro hombre,hacer los milagros que hace Él?

¿Acaso los han hecho los otros que se presentaban como el Cristo?

No, no.

Podrán surgir cien, mil impostores, a lo mejor incluso, creados por vosotros.

Que digan que son el Cristo.

Pero ninguno de los que puedan venir, hará jamás milagros como los que Él hace;

ni tantos como hace».

Y dado que los escribas y fariseos sostenían que los haces porque eres un Belcebú;

ellos respondieron:

“Entonces vosotros debíais hacer milagros estrepitosos,

porque está claro que sois unos Belcebúes respecto al Santo»»

Pedro se ríe.

Y se ríen todos recordando la salida de la gente y el escándalo de los escribas y fariseos,

que se habían marchado enojados.

Ya están dentro del Templo.

Enseguida los rodea una multitud, aún más numerosa de la de los días precedentes.

Los gentiles, saludan:

–               ¡Paz a ti, Señor!

–               La paz y la luz vengan a vosotros – responde Jesús con un único saludo.

Varios dicen:

–                Temíamos que te hubieran apresado,

–                O que no vinieras por prudencia o por desagrado.

–                 Y nos hubiéramos desparramado buscándote por todas partes.

Jesús sonríe levemente…

Y pregunta:

–                ¿Entonces no queréis perderMe?

–                Si te perdemos Maestro…

¿Quién nos va a dar las lecciones y gracias que Tú nos das?

–                Mis lecciones permanecerán en vosotros.

Las comprenderéis aún más, cuando Yo me haya ido…

Y no cesarán, a pesar de mi ausencia entre los hombres;

de descender las gracias a aquellos que oren con fe.  

Muchos protestan:

–            ¡Oh! ¡Maestro!

–             ¿Pero estás decidido a marcharte?

–             Di a dónde vas y nosotros te seguiremos.

–             ¡Tenemos mucha necesidad de Ti!

–             El Maestro lo dice para experimentar si lo amamos.

–            Pero…

¿A dónde pensáis que puede ir el Rabí de Israel…

Sino quedarse aquí, en Israel?

Jesús dice:

–              En verdad os digo que todavía un poco estaré con vosotros.

Que voy donde aquellos a quienes el Padre me ha enviado.

Después me buscaréis y no me encontraréis.

Y a donde Yo estoy, vosotros no podréis ir.

Pero ahora dejadme irme.

Hoy no voy a hablar aquí dentro.

Tengo unos pobres que me esperan en otro lugar y no pueden venir…

Porque están muy enfermos.

Después de la oración iré donde ellos.

Y con la ayuda de los discípulos se abre paso…

Para ir al patio de los Israelitas.

Los que se quedan se miran unos a otros.

Comentando:

–             ¿Y a dónde irá?

–             Sin duda, a casa de su amigo Lázaro.

Está muy enfermo.

–             Yo decía: dónde irá no hoy…

Sino cuando nos deje para siempre.

¿No habéis oído que ha dicho, que no podremos encontrarlo?

–            Quizá vaya a reunir a Israel…

Evangelizando a los dispersos de nosotros en las naciones.

La Diáspora espera como nosotros al Mesías.

–                 O quizás vaya a enseñar a los paganos…

Para atraerlos hacia su Reino.

–                No.

–                 No debe ser así.

Siempre podríamos encontrarlo, aunque estuviera en la Asia lejana…

En el centro de África.

En Roma, en Galia, en Iberia, en Tracia o entre los Sármatas.

–            Si dice que no lo encontraremos ni siquiera buscándolo;

es señal de que no estará en ninguno de estos lugares.

–            ¡Claro!

¿Qué querrán decir estas palabras suyas:

«Me buscaréis y no me encontraréis.

Y a donde Yo estoy vosotros no podréis ir»?

«Yo estoy…».

No:

«Yo estaré…».

¿Dónde está, pues?

¿No está aquí entre nosotros?

–             ¡Te lo voy a decir yo, Judas!

¡Parece un hombre, pero es un espíritu!

–             ¡No, hombre; NO!

Entre los discípulos hay algunos que lo vieron recién nacido.

¡Más todavía!

Vieron a su Madre cuando lo llevaba en su seno pocas horas antes de nacer.

–              ¿Pero y será el mismo, aquel niño que ahora se ha hecho hombre?

–              ¿Quién nos asegura que no es otro ser?

–              ¡No, eh!

Podría ser otro.

–              Podrían equivocarse los pastores.

¿Pero la Madre?

–              ¿Y los hermanos?

–              ¿Y todo el pueblo?

–              ¿Los pastores han reconocido a la Madre?

–              Por supuesto…

–              Entonces…

–               Pero…

¿Por qué dice entonces:

A dónde Yo estoy vosotros no podréis ir?

” Para nosotros, el futuro:

«Podréis»

Para Él queda el presente:

«Estoy»

¿Es que no tiene un mañana este Hombre?

–               No sé qué decirte.

Es así.

–               Yo os digo que es un loco.

–               Loco lo serás tú, espía del Sanedrín.

–              ¿Yo espía?

Yo soy un judío que lo admira.

–               ¿Y habéis dicho que va a casa de Lázaro?

–               Nada hemos dicho, viejo soplón.

–              No sabemos nada.

–                Y si lo supiéramos no te lo diríamos.

–                Ve a decir a los que te mandan que lo busquen por sí mismos.

–                ¡Espía!

–                ¡Espía!

–                ¡Pagado!…

El hombre ve el peligro que corre.

Y pone tierra por medio.

657 La Naturaleza del Cristo


IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

487a En el Templo para la fiesta de los Tabernáculos.

Jesús prosigue:

–                 La misma Verdad.

Vosotros no conocéis sus obras.

No conocéis sus caminos, los caminos por los que Yo he venido.

El odio no puede conocer los caminos ni las obras del Amor.

Las tinieblas no pueden aguantar la vista de la Luz.

Mas Yo conozco a Aquel, que me ha enviado, porque Yo soy suyo, parte suya y un Todo con El.

Y Él me ha enviado para que cumpla lo que su Pensamiento quiere.

Nace un tumulto.

Los enemigos se lanzan contra Él para ponerle las manos encima, para capturarlo y pegarle.

Apóstoles, discípulos, pueblo, gentiles, prosélitos reaccionan para defenderlo.

Acuden otros a ayudar a los primeros.

Y quizás hubieran logrado su objetivo…

Pero Gamaliel, que hasta ese momento parecía ajeno a todo, deja su alfombra…

Y va hacia Jesús.

Que ha sido apartado hacia el pórtico, por quienes lo quieren defender.

Y grita:

–               ¡Dejadlo!

Quiero oír lo que dice.

Más que el pelotón de legionarios que de la Antonia, acude para calmar el tumulto,

lo hace la voz de Gamaliel.

El tumulto cesa cual torbellino que se deshace.

Y el clamor se calma transformándose en rumor.

Los legionarios por prudencia, se quedan cerca del muro externo, pero ya sin función alguna.

Gamaliel a ordena a Jesús:

–             Habla.

Responde a los que te acusan.

El tono es imperioso, pero no burlón.

Jesús da unos pasos hacia delante, hacia el patio.

Tranquilo, reanuda el discurso.

Gamaliel permanece donde está.

Y sus discípulos se apresuran a llevarle alfombra y escabel, para que esté cómodo.

Pero él se queda de pie:

Con los brazos cruzados, la cabeza baja, los ojos cerrados;

concentrado en escuchar.

Jesús dice:

–              Me habéis acusado sin motivo;

como si hubiera blasfemado en lugar de decir la verdad.

Yo, no para defenderme,

sino para daros la luz con el fin de que podáis conocer la Verdad, hablo.

Y no hablo por Mí mismo,

sino que hablo recordando las palabras en que creéis y por las que juráis.

Ellas me dan testimonio.

Vosotros lo sé, no veis en mí sino a un hombre semejante a vosotros, inferior a vosotros.

Y os parece imposible que un hombre pueda ser el Mesías.

Como mínimo pensáis que tendría que ser un ángel este Mesías,

el cual debe tener un origen tan misterioso,

como para poder ser rey por la simple autoridad que el misterio de su origen suscita.

Pero, ¿Acaso alguna vez en la historia de nuestro pueblo,

en los libros que forman esta historia y que serán libros tan eternos cuanto el mundo,

porque a ellos los doctores de todas las naciones y de todos los tiempos irán a beber,

para corroborar su ciencia y sus investigaciones sobre el pasado, con las luces de la verdad.

Acaso alguna vez se dice en estos libros que Dios haya hablado a un ángel suyo

para decirle (Salmo 2, 7; 110, 1 y 4):

«Tú serás para mí, de ahora en adelante Hijo, porque Yo te he engendrado»?».

Entonces Gamaliel pide una tablilla y pergaminos,

se sienta y escribe…

Jesús continúa:

–            Los ángeles, criaturas espirituales siervas del Altísimo y mensajeras suyas,

han sido creados por Él como el hombre, como los animales, como todo lo que fue creado.

Pero no han sido engendrados por Él.

Porque Dios engendra únicamente a otro Sí mismo;

pues no puede el Perfecto engendrar sino a un Perfecto,

a otro Ser parejo a Sí mismo,

para no rebajar su perfección engendrando a una criatura inferior a Él.

Ahora bien, si Dios no puede engendrar a los ángeles:

Y ni siquiera elevarlos a la dignidad de hijos suyos.

(Dios no puede… ni siquiera elevarlos a la dignidad de hijos suyos:

Debe leerse a la luz de la frase:

Pero, si Dios no ha juzgado conveniente elevar al grado de Hijo a un ángel,

de unos renglones más abajo, donde se aduce un motivo de conveniencia,

no de imposibilidad divina)

¿Cómo será el Hijo al que dice:

«Tú eres mi Hijo. Hoy te he engendrado»?

¿Y de qué naturaleza será si engendrándolo y señalándoselo a sus ángeles,

dice: «Y le adoren todos los ángeles de Dios»?

¿Y cómo será este Hijo, para merecer oír que el Padre,

Aquel a cuya gracia se debe el que los hombres lo puedan nombrar

con el corazón anonadado en adoración,

le dice: «Siéntate a mi derecha hasta que haga de tus enemigos escabel para tus pies»?

Ese Hijo no podrá ser sino Dios como el Padre,

con quien comparte atributos y poderes.

Y con quien goza de la Caridad que los letifica en los inefables e incognoscibles amores,

de la Perfección hacia Sí misma.

Pero, si Dios no ha juzgado conveniente elevar al grado de Hijo a un ángel…

¿Habría podido decir de un hombre lo que al final de éste hará tres años,

dijo de quien aquí os habla en el vado de Betabara?

Y muchos de vosotros que os oponéis a Mí, estabais presentes cuando lo dijo.

Vosotros lo oísteis y temblasteis.

Porque la voz de Dios es inconfundible.

Y sin una especial gracia suya abate a quien la oye.

Estremeciendo su corazón.

¿Qué es entonces, el Hombre que os habla?

¿Es acaso, uno que ha nacido de principio y de voluntad de hombre, como todos vosotros?

¿Habría podido poner el Altísimo a su Espíritu a vivir en una carne carente de gracia,

como es la de los hombres nacidos por voluntad carnal?

¿Y podría el Altísimo, como satisfacción de la gran Culpa…

Aplacarse con el sacrificio de un hombre?

Pensad.

Él no designa a un ángel para ser Mesías y Redentor.

¿Podrá entonces, designar a un hombre para serlo?

¿Y podía el Redentor ser sólo Hijo del Padre, sin asumir naturaleza humana;

ser el Redentor con medios y poderes que superaran las humanas deducciones?

¿Y el Primogénito de Dios podía acaso tener padres, si es el Primogénito eterno?

¿No se os trastoca el soberbio pensamiento ante estos interrogantes,

que suben hacia los reinos de la Verdad,

acercándose cada vez más a ella…

Y que hallan respuesta sólo en un corazón humilde y lleno de fe?

¿Quién debe ser el Cristo?

¿Un ángel?

Más que un ángel.

¿Un hombre?

Más que un hombre.

¿Un Dios?

Sí, un Dios.

Pero con una carne unida a Él,

para que ésta pueda cumplir la expiación de la carne culpable.

Todas las cosas deben ser redimidas a través de la materia con que pecaron.

Dios por tanto, habría debido enviar a un ángel para expiar las culpas de los ángeles caídos.

Que expiara por Lucifer y sus seguidores angélicos.

Porque ya sabéis que Lucifer también pecó.

Pero Dios no envía a un espíritu angélico a redimir a los ángeles tenebrosos.

Ellos no han adorado al Hijo de Dios.

Y Dios no perdona el pecado contra su Verbo engendrado por su Amor.

Pero Dios ama al hombre y envía al Hombre, al único perfecto,

a redimir al hombre y a obtener paz con Dios.

Y es justo que sólo un Hombre-Dios pueda cumplir la redención del hombre y aplacar a Dios.

El Padre y el Hijo se han amado y se han comprendido.

Y el Padre ha dicho: «Quiero»

Y el Hijo ha dicho: «Quiero»

Y luego el Hijo ha dicho: «Dame».

Y el Padre ha dicho: «Toma»

Y el Verbo tuvo una carne, cuya formación es misteriosa.

Y esta carne se llamó Jesucristo, Mesías,

Aquel que debe redimir a los hombres, llevarlos al Reino,

vencer al demonio, quebrar las esclavitudes.

¡Vencer al demonio!

No podía un ángel, no puede cumplir lo que el Hijo del hombre puede.

Y por esto, Dios no llama a los ángeles a la gran obra, sino al Hombre.

Aquí tenéis al Hombre cuyo origen se os presenta incierto.

O es negado por vosotros u os pone pensativos.

Aquí tenéis al Hombre.

Al Hombre aceptable para Dios.

Al Hombre representante de todos sus hermanos.

Al Hombre que es como vosotros en la semejanza;

al Hombre superior y distinto de vosotros por la proveniencia;

el cual -que no por un hombre…

Sino por Dios ha sido engendrado y consagrado para su ministerio.

Está ante el excelso altar para ser Sacerdote y Víctima por los pecados del mundo.

Eterno y supremo Pontífice,

Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec.

¡No temáis!

No tiendo mis manos hacia la tiara pontifical.

Otra corona me espera.

¡No temáis!

No os voy a quitar el racional.

Otro está ya preparado para Mí.

Temed sólo, más bien, el que para vosotros no sirva el sacrificio del Hombre

y la misericordia del Cristo.

Os he amado tanto, tanto os amo,

que he obtenido del Padre mi anonadamiento.

Os he amado tanto, tanto os amo,

que he pedido asimilar todo el dolor del mundo, para daros la salud eterna.

¿Por qué no me queréis creer?

«Oh Jesús Sacerdote, guarda a tus sacerdotes en el recinto de tu Corazón Sacratísimo, donde nadie pueda hacerles daño alguno; guarda puros sus labios, diariamente enrojecidos por tu Preciosísima Sangre. Entregamos en tus divinas manos a TODOS tus sacerdotes. Tú los conoces. Defiéndelos, Ayúdalos y SOSTENLOS, para que el Maligno no pueda tocarlos. Amén

¿No podéis creer todavía?

¿No está escrito del Cristo:

«Tú eres Sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec»?

¿Y cuándo comenzó el sacerdocio?

¿Quizás en tiempos de Abraham?

No.

Y vosotros lo sabéis.

El rey de justicia y de paz (Génesis 14, 18-20)

que viene a anunciarme, con figura profética, en la aurora de nuestro pueblo,

¿No os apercibe acerca de la existencia de un sacerdocio más perfecto,

que viene directamente de Dios?

Como Melquisedec, de quien nadie pudo jamás señalar sus orígenes y que es llamado

«el sacerdote»

Y sacerdote será para siempre.

¿No creéis ya en las palabras inspiradas?

Y si creéis…

¿Cómo es que vosotros, doctores,

no sabéis dar una explicación aceptable a las palabras que dicen y de mí hablan:

«Tú eres Sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec»?

Hay pues otro sacerdocio, más allá, antes del de Aarón.

Y de éste está escrito «eres»; no, «fuiste»;

no, «serás».

Eres sacerdote para siempre.

He aquí pues,

que esta frase anticipa que el eterno Sacerdote no será de la estirpe conocida, de Aarón.

No será de ninguna estirpe sacerdotal.

No.

Será de proveniencia nueva, misteriosa, como Melquisedec.

Es de esta proveniencia.

Y si la Potencia de Dios lo manda,

señal es de que quiere renovar el Sacerdocio y el rito,

para que sea provechoso para la Humanidad.

¿Conocéis vosotros mi origen?

No.

¿Conocéis mis obras?

No.

¿Intuís sus frutos?

No.

Nada sabéis de Mí.

Podéis ver pues, que también en esto soy el «Cristo»,

cuyo origen, naturaleza y misión deben permanecer desconocidos

hasta que a Dios le plazca revelarlos a los hombres.

Bienaventurados los que sepan,

los que saben creer…

Antes de que la revelación tremenda de Dios los aplaste contra el suelo con su peso.

Y ahí los clave y triture bajo la fulgurante, poderosa verdad pronunciada:

como trueno desde los Cielos;

como grito desde la Tierra:

«Éste era el Cristo de Dios».

Vosotros decís:

«Es de Nazaret. Su padre era José. Su Madre es María».

No.

Yo no tengo padre que me haya engendrado hombre;

no tengo madre que me haya engendrado Dios.

Y no obstante, tengo una carne.

La he asumido por misteriosa obra del Espíritu.

He venido a vosotros pasando por un tabernáculo santo.

Y os salvaré después de haberme formado a Mí mismo por voluntad de Dios;

os salvaré haciendo salir a mi verdadero Yo mismo del tabernáculo de mi Cuerpo,

para consumar el gran Sacrificio de un Dios,

que se inmola por la salvación del hombre.

¡Padre!

¡Padre mío!

Te lo dije al principio de los días:

«Aquí estoy, para hacer tu voluntad».

Te lo dije en la hora de gracia antes de dejarte para revestirme de carne.

Y así padecer:

“Aquí estoy, para hacer tu voluntad»

Te lo digo una vez más para santificar a aquellos por quienes he venido:

“Aquí estoy, para hacer tu voluntad».

Y volveré a decírtelo, siempre te lo diré, hasta que tu voluntad sea cumplida…

Jesús baja los brazos.

Los tenía levantados hacia el cielo, orando.

Los recoge en su pecho y agacha la cabeza,

cierra los ojos y se sume en una oración secreta.

656 La Estirpe de Dios


IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

487 En el Templo para la fiesta de los Tabernáculos. 

El Templo está aún más lleno de gente que el día anterior.

Y entre el gentío que llena el primer patio y en él hormiguea,

es notorio la gran cantidad de gentiles, muchos más que ayer.

Todos esperan con gran interés, tanto los israelitas como los gentiles.

Y hablan gentiles con gentiles y hebreos con hebreos;

formando corrillos esparcidos acá o allá, sin perder de vista las puertas.

Los doctores debajo de los pórticos,

se esfuerzan en alzar la voz como reclamo y para hacer alarde de elocuencia.

Pero la gente está distraída y predican a pocos alumnos.

También está Gamaliel.

Muy imponente en su sitio.

Pero no habla.

Pasea atrás y adelante sobre su suntuosa alfombra, con los brazos cruzados;

la cabeza baja, meditando.

La larga túnica y el manto aún más largo, porque que está suelto y pende sujeto a los hombros

por dos broches de plata, en forma de rosetones.

Formando por detrás una cola que él aparta con el pie, cuando vuelve sobre sus pasos.

Sus discípulos los más fieles, permanecen muy juntos al muro.

Lo miran en silencio, con temor reverencial…

Y respetan la meditación de su maestro.

Algunos fariseos y algunos sacerdotes dan muestra de tener muchas cosas que hacer…

Y van y vienen…

La gente, que comprende sus verdaderas intenciones, los señala…

Unos a otros se los señalan y algún comentario surge, como un cohete abrasador,

para abrasar su hipocresía.

Pero ellos fingen no oír.

Ven prudente mejor no reaccionar;

porque son pocos respecto a los muchos que no odian a Jesús.

Y que, por el contrario, los odian a ellos.

De repente se produce una alerta, un oleaje de murmullos que se repiten,

a lo largo de todos los pórticos y por todos los recintos del grandioso Templo de Jerusalén.

Los que están en el atrio de los gentiles,

lo gritan:

–              ¡Ahí está!

–              ¡Ahí está!

–              ¡Hoy viene por la puerta Dorada!

–              ¡Corramos!

–             Yo me quedo.

Vendrá aquí a hablar.

No pierdo el sitio.

–               Yo tampoco.

Además, los que se marchan dejan el sitio a los que nos quedamos.

–               Pero ¿Lo dejarán hablar?

–               ¡Si lo han dejado entrar! …

–               Sí, pero es distinto.

Como hijo de la Ley, no pueden impedirle entrar.

Pero como rabí pueden echarlo si quieren.

Un gentil dice:

–              ¡Cuántas distinciones!

Si lo dejan ir a hablar al Dios,

¿Por que no tienen que dejarlo hablar a hombres?

Otro gentil le responde:

–               Es verdad.

–               A nosotros, porque somos impuros, no nos dejáis ir allá;

pero venir aquí sí, esperando que nos hagamos circuncisos…

–               Calla, Quinto.

Por esto le dejan que nos hable a nosotros.

Esperando podarnos como si fuéramos árboles.

Pero no.

Nosotros venimos para poner sus ideas como ramas de injerto en nosotros, silvestres.

–               Así es.

¡Es el único que no nos desprecia!

–               ¡Respecto a esto!

Cuando vamos con una bolsa de monedas a comprar, no nos desprecian tampoco los otros.

En el grupo de romanos,

un patricio poderoso,

exclama:

–             ¡Mira!

Los gentiles nos hemos quedado como dueños y señores de este sitio.

¡Oiremos bien!

¡Y vamos a ver mejor!

Me gusta ver lar caras de sus enemigos.

¡Por Júpiter!

Es un verdadero combate de caras…

Otro romano le replica:

–              ¡Calla!

Que no te oigan nombrar a Júpiter.

Está prohibido aquí.

–               ¡Bueno, entre Júpiter y Yeohveh hay poca diferencia!

Y entre dioses no se ofenderán…

Yo he venido movido por un buen deseo de escuchar; no para burlarme.

¡Se habla mucho, por todas partes, de este Nazareno!

Me dije:

» En esta época hace bueno y voy a oírlo hablar»

Hay quien va más lejos para oír los oráculos…

–             ¿De dónde vienes?

–             De Perge.

¿Y tú?

–            De Tarso.

–           Yo soy casi hebreo.

Mi padre era un helenista de Iconio.

Pero se casó en Antioquía de Cilicia con una romana.

Y luego murió antes de que yo naciera.

Pero la progenie es hebrea.

–              Tarda en venir…

¿Será que lo han detenido?

–               No temas.

Nos lo dirían los gritos del gentío.

Estos hebreos chillan como urracas, siempre…

–              ¡Ahí está!

–              ¡Es Él!

–              ¿Va a venir justamente aquí?

–              ¿No ves que, arteramente, han ocupado todos los sitios menos este rincón?

–              ¿Oyes cuántas ranas croan fingiéndose maestros?

–              Pero aquel de allí está callado.

¿Es verdad que es el mayor doctor de Israel?

-Sí, pero…

¡Qué pedante!

Un día lo escuché y para digerir su ciencia,

tuve que beber muchas copas de falerno en casa de Tito, en Bezeta.

Se ríen.

Jesús se acerca lentamente.

Pasa por delante de Gamaliel, que ni siquiera levanta la cabeza…

Y va al sitio de ayer.

La gente, mezcla ahora de israelitas, prosélitos y gentiles,

comprende que va a empezar a hablar…

Y susurra:

–              Fijaos que habla públicamente y no le dicen nada.

–              Quizás los príncipes y los jefes han reconocido en Él al Cristo.

Ayer Gamaliel, cuando se marchó el Galileo, habló mucho con unos Ancianos.

–              ¡Pero es posible!

¿Cómo han hecho para reconocerlo de repente?

¿Si sólo un poco antes lo consideraban hombre merecedor de la muerte?

–               Quizás Gamaliel tenía pruebas…

Otro arremete:

–              ¿Y qué pruebas?

¿Qué pruebas queréis que tenga en favor de ese hombre?

–                Cállate, ventajista.

No eres más que el último de los escribanos.

¿Quién te ha preguntado?

Lo abuchean.

Él se marcha.

Pero en su lugar aparecen otros, que no pertenecen al Templo.

Sino -ciertamente- a los incrédulos judíos:

–             Nosotros tenemos las pruebas.

Nosotros sabemos de dónde es éste.

Pero cuando venga el Cristo, nadie sabrá de dónde es.

No sabremos su origen.

¡Pero de éste!

Es hijo de un carpintero de Nazaret.

Todo su pueblo puede traer aquí su testimonio,

contra nosotros si mentimos…

Entretanto, se oye la voz de un gentil,

que dice:

–              Maestro…

Háblanos un poco a nosotros hoy.

Nos ha sido dicho que afirmas que todos los hombres provienen de un solo Dios, el tuyo.

Tanto que los llamas hijos del Padre.

Algunos poetas nuestros estoicos tuvieron también una idea semejante a ésta.

Dijeron:

«Somos estirpe de Dios«.

Tus connacionales dicen que somos más impuros que animales.

¿Cómo concilias las dos tendencias?

Se plantea la cuestión según las costumbres de las disputas filosóficas.

Cuando Jesús está para responder,

aumenta de tono la disputa entre los judíos incrédulos y los creyentes.

Y una voz estridente repite:

–             ¡Es un simple hombre!

¡El Cristo no será eso!

¡Todo en Él tendrá carácter excepcional:

forma, naturaleza, origen!…

Jesús se vuelve en esa dirección…

Y dice fuerte:

–                ¿Entonces me conocéis y sabéis de dónde vengo?

¿Estáis bien seguros de ello?

¿Y lo poco que sabéis no os dice nada?

¿No os resulta confirmación de las profecías?

Pero no, vosotros no sabéis todo de Mí.

En verdad, en verdad os digo que Yo no he venido por Mí mismo,

ni tampoco de donde vosotros creéis que he venido.

Es la misma Verdad la que me ha enviado.

Y vosotros no la conocéis.

Prorrumpen los enemigos en un grito de enfado.

Interrumpiéndolo…

655 El Reino de la Luz


IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

486 En el Templo para la fiesta de los Tabernáculos.

Jesús está en el Patio de los Gentiles,

apoyado en la columna que ha elegido para predicar:

Después la introducción sobre el Reino y la declaración sobre su propia Identidad.

Abre de nuevo sus labios:

–              Vosotros calláis:

La mitad admirados;

la otra mitad pensativos;

pensando en cómo podéis hacerme callar.

¿De quién son los Diez Mandamientos?

¿De dónde vienen?

¿Quién os los ha dado?

La gente grita:

–               ¡Moisés!

Jesús declara:

–               No.

El Altísimo.

Moisés su siervo, os los trajo.

Pero son de Dios.

Vosotros los que tenéis las fórmulas pero NO tenéis la fe,

en vuestro corazón decís:

«Nosotros a Dios no lo hemos visto.

Y tampoco lo vieron los hebreos que estaban al pie del Sinaí».

¡Oh!, no os son suficientes, para creer que Dios estaba Presente…

Ni siquiera los rayos,

que incendiaban el monte mientras Dios resplandecía,

tronando delante de Moisés.

No os valen ni siquiera los rayos y los terremotos,

para creer que Dios está sobre vosotros,

para escribir el Pacto eterno de salvación y de condena.

Una epifanía nueva, tremenda veréis…

Pronto, entre estos muros.

Y las mansiones sagradas ya no estarán en tinieblas,

porque habrá comenzado el Reino de la Luz.

y el Santo de los Santos, no celado ya tras la ternaria cortina…

Será elevado ante la Presencia de todos.

Y todavía no creeréis.

Entonces, ¿Qué se necesitará para haceros creer?

¿Que los rayos de la Justicia incidan en vuestras carnes?

Pero entonces la Justicia estará apaciguada.

Y descenderán los rayos del Amor.

Y a pesar de todo, ni siquiera éstos escribirán en vuestros corazones;

en todos vuestros corazones,

la Verdad.

Y suscitarán el arrepentimiento y luego el amor…

Los ojos de Gamaliel, en un rostro tenso;

están ahora fijos en el rostro de Jesús…

Que continúa impertérrito:

–              Pero, Moisés sabéis que era hombre entre los hombres;

de él os han dejado descripción los cronistas de su tiempo.

Y a pesar de todo, sabiendo incluso quién era…

De Quién y cómo recibió la Ley

¿Observáis acaso, esta Ley?

No.

Ninguno de vosotros la observa.

Un grito de protesta se eleva entre la gente.

Jesús impone silencio:

–            ¿Decís que no es verdad?

¿Que la observáis?

¿Y entonces por qué tratáis de matarme?

¿No prohíbe el Quinto Mandamiento matar al hombre?

¿Vosotros no admitís en Mí al Cristo?

Pero no podéis negar que Yo sea Hombre.

Entonces ¿Por qué tratáis de matarme?

Precisamente aquellos que lo quieren hacer…

Gritan enfurecidos:

–             ¡Pero Tú estás loco!

–            ¡Eres un endemoniado!

–              ¡Un demonio habla en ti y te hace delirar y decir embustes!

–              ¡Ninguno de nosotros piensa en matarte!

–             ¡Quién quiere matarte?

–             ¿Qué quién?

Vosotros.

Buscáis las disculpas para hacerlo.

Y me echáis en cara culpas no verdaderas.

Me echáis en cara -y no es la primera vez- el que haya curado a un hombre en sábado.

¿Y no dice Moisés (Deuteronomio 22, 4)

que tengamos piedad incluso del asno y del buey caídos;

porque representan un bien para el hermano?

¿Y Yo no debería tener compasión del cuerpo enfermo de un hermano,

para el cual la salud recuperada es un bien material…

Y un medio espiritual para bendecir a Dios y amarlo por su bondad?

¿Y la circuncisión que Moisés os dio, por haberla recibido de los patriarcas,

acaso no la practicáis también en día de sábado?

Si circuncidando a un hombre en día de sábado no se viola la Ley mosaica del sábado,

porque la circuncisión sirve para hacer de un varón un hijo de la Ley

¿Por qué os enojáis contra Mí si en día de sábado he curado a un hombre enteramente,

en el cuerpo y en el espíritu.

Haciendo de él un hijo de Dios?

No juzguéis según la apariencia y la letra,

sino juzgad con recto juicio y con el espíritu,

porque la letra, las fórmulas, las apariencias…

Son cosas muertas, escenarios pintados, pero no verdadera vida,

mientras que el espíritu de las palabras y apariencias;

es vida real y fuente de eternidad.

Pero vosotros no entendéis estas cosas porque no las queréis entender.

Vámonos.

Y vuelve la espalda a todos…

Dirigiéndose a la salida.

Seguido y circundado por sus apóstoles y discípulos que lo miran…

Con pena por Él…

Con enojo contra los enemigos.

Él, pálido, les sonríe…

Y les dice:

–              No estéis tristes.

Vosotros sois amigos míos.

Y hacéis bien siéndolo, porque mi tiempo se acerca a su fin.

Pronto llegará el tiempo en que desearéis ver uno de estos días del Hijo del hombre,

mas no podréis ya verlo.

Entonces hallaréis confortación en deciros:

«Nosotros lo amamos y le fuimos fieles mientras estuvo entre nosotros».

Y para burlarse de vosotros y haceros aparecer como locos os dirán:

«Cristo ha vuelto.

¡Está aquí!

¡Está allá!»

No creáis en esas voces.

No vayáis, no os pongáis a seguir a estos falaces burladores.

El Hijo del hombre, una vez que se haya marchado, no volverá sino cuando llegue su Día.

Y entonces su manifestación será semejante al relámpago,

que resplandeciendo surca el cielo de una parte a otra, tan rápidamente,

que el ojo apenas puede seguirlo.

Vosotros…

Y no sólo vosotros, sino ningún hombre,

podría seguirme en mi aparición final.

para recoger a todos aquellos que fueron, son y serán.

Pero antes de que esto suceda, es necesario que el Hijo del hombre sufra mucho.

SUFRA TODO.

Todo el dolor de la Humanidad.

Y además, sea repudiado por esta generación.

Matías el pastor, observa:

–                Pero entonces, mi Señor.

sufrirás todo el mal que será capaz de descargar sobre Ti esta generación.

Jesús corrige:

–              No.

He dicho: «Todo el dolor de la Humanidad»

Ella existía antes de esta generación.

Y existirá, por generaciones y generaciones, después de ésta.

Siempre pecará.

El Hijo del hombre gustará toda la amargura de los pecados pasados, presentes y futuros;

hasta el último pecado, en su espíritu, antes de ser el Redentor.

Y ya en su gloria, todavía sufrirá en su espíritu de amor,

al ver que la Humanidad pisotea su amor.

Vosotros no podéis entender por ahora…

Vamos ahora a esta casa que me es amiga.

Llama a una puerta, que se abre y lo deja entrar…

Sin que el custodio muestre estupor por el número de personas,

que entran detrás de Jesús.

654 La Lujuria de la Mente


IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

486a En el Templo para la fiesta de los Tabernáculos.

En el Patio de los gentiles, Jesús se planta junto a una columna, para predicar…

Un escriba dice:

–                ¡Oh! Entonces satisface nuestras mentes.

Ya ves que el callar no es buena cosa,

porque fomenta las nubes de la duda en los corazones.

Jesús responde:

–             No de la duda.

De la soberbia.

Es más grave aún.

–            ¿Cómo?

¿Dudar de Ti es menos grave que ser soberbios?

–              Sí.

Porque la soberbia es la lujuria de la mente.

Y es el pecado más grande, siendo el mismo pecado de Lucifer.

Dios perdona muchas cosas.

Y su Luz resplandece amorosa para alumbrar las ignorancias y alejar las dudas.

Pero no concede su perdón a la soberbia que lo escarnece, afirmando ser mayor que Él.

Varios en el grupo de los poderosos de Israel,

Gritan exaltados:

–              ¿Quién de nosotros dice que Dios es más pequeño que nosotros?

–              Nosotros no blasfemamos…

Jesús responde tranquilo:

–              No lo decís con los labios, pero lo confirmáis con las obras.

Queréis decir a Dios:

«No es posible que el Cristo sea un galileo, uno del pueblo.

No es posible que sea éste».

¿Qué es imposible para Dios?

Al final la voz de Jesús es un trueno.

Si antes presentaba un aspecto un poco modesto,

apoyado como un mendigo en su columna,

ahora Jesús se endereza, se separa del pilar.

Yergue majestuosamente la cabeza y asaetea a la gente con sus fúlgidos ojos.

Está todavía en el escalón…

Pero tan regio es su aspecto, que es como si estuviera sobre un trono.

La gente retrocede, casi con miedo.

Y ninguno responde a la última pregunta.

Luego un rabí pequeño, lleno de arrugas…

Feo de aspecto como ciertamente lo es de alma,

Haciendo preceder la pregunta con una risita disonante y cascada,

Con un tono sarcástico y lleno de desprecio,

cuestiona:

–               La lujuria se cumple siendo dos.

¿La mente con quién la cumple?

No es corpórea.

¡Cómo puede, entonces, pecar lujuriosamente?

¿A qué, siendo incorpórea, se une para pecar?

Y ríe, estirando las palabras y la risita.

La voz de Jesús, truena fulgurante:

–             ¿A quién?

A Satanás.

La mente del soberbio fornica con Satanás contra Dios y contra el amor.

–            ¿Y Lucifer con quién fornicó para hacerse Satanás, si todavía no era Satanás?

–            Consigo mismo.

Con su propio pensamiento inteligente y desordenado.

¿Qué es la lujuria, escriba?

–             ¡Pero… te lo he dicho!

¿Y quién no sabe qué es la lujuria?

Todos la hemos experimentado…

–              No eres un rabí sabio…

Porque no conoces la esencia verdadera de este pecado universal…

Trino fruto del Mal;

así como el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son la trina forma del Amor.

La lujuria es desorden, escriba.

Desorden guiado por una inteligencia libre y consciente, que sabe que su apetito está mal;

pero de todas formas quiere saciarlo.

La lujuria es desorden y violencia contra las leyes naturales,

contra la justicia y el amor hacia Dios,

hacia nosotros mismos, hacia nuestros hermanos.

Toda lujuria.

Tanto la carnal como la que tiende a las riquezas y poderes de la Tierra.

Como la de aquellos que quisieran impedirle al Cristo su misión,

porque mantienen contubernio con la inmoderada ambición que teme ser quebrantada por Mí.

Un gran murmullo se extiende por la aglomeración de gente.

Gamaliel, que se ha quedado solo en su alfombra,

levanta la cabeza y lanza una mirada penetrante a Jesús.

El fariseo insta de nuevo:

–            Pero, ¡Cuándo vendrá entonces, el Reino de Dios?

No has respondido…

Jesús responde:

–            Cuando el Cristo esté en el trono que Israel le prepara…

Más alto que todos los demás tronos;

más alto que este mismo Templo.

Varios preguntan:

–             ¿Pero, donde lo están aparejando, pues que no se ve aparato de nada?

–             ¿Podrá ser verdad que Roma deje resurgir a Israel?

–             ¿Es que las águilas se han quedado ciegas para no ver lo que se prepara?

Jesús responde:

–               El Reino de Dios no viene con aparato.

Sólo el ojo de Dios lo ve formarse, porque el ojo de Dios lee dentro de los hombres.

Por tanto, no vayáis buscando dónde está este Reino, dónde se prepara.

Y no creáis a quien diga:

«Se conjura en Batena, se conjura en las cavernas del desierto de Engadí,

se conjura en las orillas del mar».

El Reino de Dios está en vosotros, dentro de vosotros;

en vuestro espíritu que acoge la Ley venida de los Cielos,

como ley de la verdadera Patria;

ley que practicándola, hace a uno ciudadano del Reino.

Por esto, antes de Mí ha venido Juan a preparar los caminos de los corazones,

bautista

por los cuales debía penetrar en ellos mi Doctrina.

Con la penitencia se han preparado los caminos,

con el amor el Reino surgirá.

Y caerá la esclavitud del pecado, que impide a los hombres el Reino de los Cielos.

Uno que escuchaba atentamente,

Con voz fuerte y en tono muy alto,

como si gritara:

–              ¡Pero, verdaderamente este Hombre es grande!

¿Y vosotros decís que es un artesano?

Y otros, judíos por su vestimenta;

Quizás instigados por los enemigos de Jesús, se miran confundidos:

Miran a sus instigadores preguntando:

–              ¿Pero qué nos habéis imbuido?

–             ¿Quién puede decir que este hombre extravía al pueblo?

–             Nos preguntamos y os preguntamos estas cosas:

Si es verdad que ninguno de vosotros lo ha instruido,

¿Cómo tiene tantos conocimientos?

–           ¿Dónde los ha aprendido…

Si no ha estudiado nunca con ningún maestro?

Y  dirigiéndose a Jesús,

le dicen:

–             Di, pues…

¿Dónde has encontrado esta doctrina tuya?

Jesús levanta un rostro inspirado,

diciendo:

–             En verdad…

En verdad os digo que esta doctrina no es mía,

sino que es de Aquél que me ha enviado a vosotros.

En verdad, en verdad os digo que ningún maestro me la ha enseñado;

ni la he encontrado en ningún libro viviente.

O en ningún rollo o monumento de piedra.

En verdad, en verdad os digo que me he preparado para esta Hora,

oyendo al Viviente hablarle a mi espíritu.

Ahora la hora ha llegado para que Yo dé al pueblo de Dios,

la Palabra venida de los Cielos.

Lo hago y lo haré hasta el último respiro…

Y tras haberlo exhalado, las piedras que me oyeron y no se ablandaron,

conocerán un temor a Dios más fuerte que el que experimentó Moisés en el Sinaí.

Y en el temor, con voz de verdad, para bendecir o maldecir,

las palabras de mi Doctrina rechazada se grabarán en las piedras.

Y esas palabras ya no se borrarán nunca.

El signo permanecerá.

Luz para quien lo acoja al menos entonces, con amor;

absolutas tinieblas para quien ni siquiera entonces,

comprenda que ha sido la Voluntad de Dios la que me ha enviado para fundar su Reino.

Al principio de la creación fue dicho:

«Hágase la luz».

Y la luz apareció en el caos.

Al principio de mi vida fue dicho:

«Paz a los hombres de buena voluntad».

La buena voluntad es aquella que hace la voluntad de Dios y no combate contra ella.

Ahora bien, aquel que hace la voluntad de Dios y no combate contra ella,

siente que no puede combatir contra Mí,

porque siente que mi doctrina viene de Dios y no de mí mismo.

¿Acaso busco Yo mi gloria?

¿Digo acaso que soy el Autor de la Ley de gracia y de la era de perdón?

No.

Yo no tomo la gloria que no es mía,

sino que doy gloria a la gloria de Dios,

Autor de todo lo que es bueno.

Ahora bien;

mi gloria es hacer lo que el Padre quiere que haga;

El sacrificio más grato para el Señor, es el de la voluntad. Padre Pío

porque esto le da gloria a Él.

El que habla a favor propio para recibir alabanza, busca su propia gloria.

Mas aquel que pudiendo -incluso sin buscarla- recibir gloria de los hombres,

por lo que hace o dice y la rechaza diciendo:

«No es mía, creada por Mí sino que procede de la del Padre,

de la misma manera que Yo de Él procedo.

» está en la verdad y en él no hay injusticia,

pues da a cada uno lo suyo sin quedarse con nada de lo que no le pertenece.

Yo soy porque Él ha querido que fuera».

(El contexto presenta a Cristo en su Humanidad:

«Aquel que me ha enviado entre vosotros»

«me ha preparado para esta hora»

«hasta el último respiro»

«Al principio de mi vida»…)

por tanto hay que entender esta frase

en el sentido de la Encarnación por voluntad del Padre).

Jesús se detiene un momento.

Recorre con sus ojos la aglomeración de gente.

Escudriña las conciencias.

Las lee.

Las sopesa.

653 El Reino de Cristo


IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

486a En el Templo para la fiesta de los Tabernáculos

Jesús va al lugar que ha elegido para sí.

¡Oh!, ¡no tiene alfombras bajo los pies!

Ni siquiera está bajo el pórtico…

Simplemente junto a una columna, permanece en pie erguido,

en el escalón más alto, en el fondo del pórtico.

El lugar más modesto.

En torno a Él, apóstoles, discípulos, seguidores, curiosos;

más allá, fariseos, escribas, sacerdotes, rabíes.

Gamaliel no deja el sitio donde está.

Jesús se pone a predicar por centésima vez la venida del Reino de Dios.

De la preparación de este Reino.

Y se podría decir que ampliados en potencia…

Repite los mismos conceptos tratados,

casi en el mismo lugar, veinte años antes.

Habla de la profecía de Daniel,

del Precursor anunciado por los profetas;

recuerda la estrella de los Magos,

la matanza de los Inocentes.

Y sentadas estas premisas para mostrar los signos de la venida del Cristo a la Tierra,

cita, como corroboración de su venida,

los signos actuales que acompañan al Cristo docente;

como antes los otros acompañaban al adviento del Cristo encarnado.

o sea, recuerda la contradicción que lo acompaña…

la muerte del Precursor.

los milagros que continuamente se producen, confirmando que Dios está con su Cristo.

No ataca nunca a sus antagonistas.

Pareciera que no los ve siquiera.

Habla para confirmar en la fe a sus seguidores;

para iluminar acerca de la verdad a aquellos que sin culpa,

están todavía en tinieblas respecto a ella…

Una voz áspera se deja oír desde el extremo donde está la gente,

como una flecha ardiente de odio,

cuestiona:

–               ¿Cómo puede Dios estar en tus milagros, si se producen en día prohibido?

Incluso ayer has curado a un leproso en el camino de Betfagé.

Jesús mira al que lo ha interrumpido, pero no responde.

Sigue hablando de la liberación del dominio que oprime a los hombres.

De la instauración del Reino de Cristo:

eterno, invencible, glorioso, perfecto.

Un escriba con risitas sarcásticas,

pregunta:

–               Y esto, ¿Cuándo?

Ya sabemos que quieres hacerte rey.

Pero un rey como Tú sería la ruina de Israel.

¿Dónde está tu potencia de rey?

¿Dónde, los soldados?

¿Dónde, los tesoros?

¿Dónde, las alianzas?

¡Estás desquiciado!

Y muchos como él menean la cabeza riéndose con menosprecio.

Un fariseo, burlonamente agrega:

–             Así no.

De esta forma nunca sabremos qué entiende Él por reino;

cuáles leyes y cuáles manifestaciones tendrá ese reino.

¿Qué?

¿Acaso el reino antiguo de Israel fue de repente perfecto como en los tiempos de David y Salomón?

¿No recordáis cuántas incertidumbres y horas oscuras antes del esplendor regio del rey perfecto?

Para disponer del primer rey fue necesario antes,

formar al hombre de Dios que lo ungiera.

Y por tanto quitar la esterilidad a Ana de Elcaná.

E inspirarle que ofreciera el fruto de su vientre.

Meditad el cántico de Ana.

Otro escriba añade:

–                Es lección para nuestra dureza y ceguera:

Nadie es santo como el Señor…

No queráis multiplicar jactándoos, las palabras soberbias…

El Señor hace morir y vivir…

Exalta al pobre…

Hace seguros los pasos de sus santos.

Y los impíos callarán porque el hombre no es fuerte por su fuerza,

sino por la que le viene de Dios».

¡Recordad!

«El Señor juzgará los confines de la Tierra.

Dará el imperio a su rey y exaltará la potencia de su Cristo»

(1 Samuel 2; 1 Samuel 1, 10- 11 y 20; 2, 1-11)

¿El Cristo de las profecías no debía acaso, venir de David?

¿Y es que todas las premisas, desde el nacimiento de Samuel en adelante,

no son premisas para el reino del Cristo?

¿Tú Maestro, no eres acaso de David, nacido en Belén?

Pregunta para finalizar, directamente a Jesús.

Jesús responde firme y breve:

–              Tú lo has dicho.

652 El Reino del Miedo


IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

486 En el Templo para la fiesta de los Tabernáculos. 

Jesús entra en el Templo.

Viene con sus apóstoles y con numerosísimos discípulos conocidos.

También al final de todos, pero ya unidos al grupo como queriendo demostrar

que quieren ser considerados seguidores del Maestro; 

está la cara sagaz del griego venido de Antioquía, que habla con otros gentiles como él;

se detienen en el patio de los Paganos.

Mientras Jesús y los suyos prosiguen para entrar en el patio de los Israelitas.

Naturalmente, la entrada de Jesús en el Templo,

que está repleto de todos los que han venido para la Fiesta de los Tabernáculos,

no pasa desapercibida.

Un susurro nuevo se levanta, como de una colmena disturbada;

un susurro que cubre las voces de los doctores que dan sus lecciones,

bajo el pórtico de los Paganos.

Lecciones que se suspenden, como por ensalmo.

Y alumnos de los escribas corren en todas las direcciones…

A llevar la noticia de la llegada de Jesús;

de forma que cuando Él entra en el segundo recinto, donde está el atrio de los Israelitas;

ya bastantes fariseos, escribas y sacerdotes están atropados observándolo.

Mientras ora, no le dicen nada y ni siquiera se le acercan;

únicamente lo vigilan.

Jesús vuelve al pórtico de los Paganos.

Y ellos lo siguen detrás.

La comitiva de los malintencionados aumenta…

Como también aumenta la de los curiosos y de los bienintencionados.

Los susurros en voz baja se mueven entre la gente.

De vez en cuando, alguna voz se escucha más fuerte…

Diciendo:

« ¿Veis como ha venido?

Es un justo.

No podía faltar a la fiesta».

« ¿Qué ha venido a hacer?

¿A extraviar más aún al pueblo?».

O también:

«¿Estáis contentos ahora?

¿Ahora veis dónde está?

¡Mucho lo habéis preguntado!».

Voces aisladas y apagadas enseguida;

ahogadas en las gargantas por miradas significativas de discípulos y seguidores

que amenazan con su propio amor, a los rencorosos enemigos.

Voces irónicas, sarcásticas, mortificantes y mordientes,

de enemigos que arrojan una chorretada de veneno

y después se detienen, porque tienen miedo de la muchedumbre.

En medio del silencio de la multitud,

después de una manifestación significativa en favor del Maestro,

porque también se teme a las represalias de los poderosos.

El reino del miedo recíproco…

El único que no tiene miedo es Jesús.

Camina despacio con majestad, hacia el lugar a donde quiere ir.

Un poco absorto, pero pronto para salir de su abstracción

para acariciar a un niño que una madre le presenta.

O sonreír a un anciano que lo saluda bendiciéndolo.

En el pórtico de los Paganos, de pie, erguido, entre un grupo de alumnos, está Gamaliel:

Con los brazos cruzados, con su esplendorosa vestidura blanquísima y amplísima…

Que parece aún más blanca,

en contraste con la gruesa alfombra roja oscura extendida en el suelo,

en el punto donde esta Gamaliel.

Parece estar pensando con la cabeza un poco inclinada y sin interesarse de lo que ocurre.

Entre sus discípulos por el contrario, hay agitación;

la agitación de la más grande curiosidad.

Uno, pequeñito, incluso se sube a un alto escabel para ver mejor.

Pero, cuando Jesús está a la altura de Gamaliel, el rabí levanta el rostro.

Y sus ojos profundos, bajo su frente de pensador…

Se clavan un instante en el rostro sereno de Jesús.

Es una mirada escrutadora, mortificante y mortificada.

Jesús la siente y se vuelve.

Lo mira.

Los dos fulgores, el de los ojos negrísimos y el de los ojos de zafiro, se entrelazan:

el de Jesús, abierto, manso, que se deja escrutar;

el de Gamaliel, impenetrable, tendente a conocer y deseoso de rasgar el misterio de la verdad…

Porque para él es un misterio el Rabí galileo.

Pero farisaicamente celoso de su pensamiento,

de modo que se cierra a toda indagación que no sea de Dios.

Un instante.

Luego Jesús prosigue y el rabí Gamaliel vuelve a reclinar la cabeza sobre el pecho,

sordo a toda pregunta recta, ansiosa, de algunos que están en torno a él..

O subrepticia y cargada de aborrecimiento de otros:

–             ¿Es Él, maestro?

–             ¿Qué opinas tú?

–             ¡Bien!

–             ¿Cuál es tu juicio?

–             ¿Quién es Éste?

651 El Seductor


IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

485b Jesús llega con los apóstoles a Betania 

Los apóstoles están ahora con Margziam y con casi todos los pastores.

Refiriendo las insistencias de los fariseos en saber acerca de Jesús.

Y dicen que eso los ha escamado tanto que ellos los discípulos,

han pensado en ponerse de guardia en todos los caminos que conducen hacia

el interior de Jerusalén, para avisar al Maestro.

Isaac refiere:

–               Efectivamente…

Estamos diseminados a algunos estadios de las Puertas,

en todos los accesos.

Judas, riendo con ironía,

manifiesta:
–                Maestro…

Ellos dicen que en la Puerta de Jaffa, había hoy medio Sanedrín.

Y discutían unos con otros porque algunos recordaban mis palabras de Enganním;

otros juraban que habían sabido que habías estado en Dotán,

otros por el contrario, decían que te habían visto en los aledaños de Efraím.

Y eso los ponía furiosos, al no saber ya donde estabas…

Y se ríe de la burla jugada a los enemigos del Maestro.

Jesús dice:
–                   Mañana me verán.

Judas objeta:

–                  No.

Mañana vamos nosotros.

Ya lo hemos concertado.

Todos en grupo y haciéndonos ver bien.

–                  No quiero.

Tú mentirías.

–                  Te juro que no mentiré.

Si no me dicen nada, no digo nada.

Si nos preguntan si estás con nosotros, diré:

«¿Y no veis que no está?

Y si quieren saber dónde estás, responderé:

«Buscadlo vosotros.

¿Cómo queréis que sepa yo dónde está el Maestro en este momento?»

Ciertamente no podré saber si estás en la casa, aquí por los huertos o qué sé dónde.

–               Judas, Judas, te he dicho…

–               Y yo te digo que tienes razón.

Pero esto mío no será sencillez de paloma, sino prudencia de serpiente.

Tú, la paloma;

yo, la serpiente.

Y juntos formaremos esa perfección que has enseñado.

Judas toma el tono que tiene Jesús cuando enseña,

imitando a la perfección al Maestro,

dice:

«Yo os envío como ovejas en medio de lobos.

Sed, pues prudentes como las serpientes y sencillos como las palomas…

No os preocupéis de qué responder,

porque en ese momento se os pondrá en los labios las palabras,

siendo así que no habláis vosotros, sino que habla en vosotros el Espíritu…

Cuando os persigan en una ciudad huid a otra,

hasta que venga el Reino del Hijo del hombre…

Las recuerdo y es la hora de aplicarlas.

Jesús objeta

–              No las he dicho así, ni dije sólo estas.

–              Por ahora, sólo es necesario recordar éstas.

Y decirlas así.

Sé lo que quieres decir.

Pero, si no está confirmada la fe en T, que es piedra en tu Reino…

No está bien el ponerse en manos de los enemigos.

Después…

Diremos y haremos lo demás…

Y la expresión de Judas es tan brillante de inteligencia y picardía, que conquista a todos…

Menos a Jesús, que suspira.

Es verdaderamente el hombre seductor al que nada le falta para triunfar sobre los hombres.

Jesús suspira y piensa…

Pero, sintiendo que no es del todo mala la medida propuesta por Judas, cede.

Y éste triunfante, formula todo su plan,

diciendo:

–              Nosotros pues, iremos mañana.

Y pasado mañana, hasta el día siguiente del sábado.

Estaremos en una cabaña hecha de ramas, en el valle del Cedrón,

como perfectos israelitas.

Ellos se cansarán de esperarte…

Y entonces irás.

Entretanto estarás aquí en paz, descansando.

Estás exhausto, Maestro mío.

Y nosotros esto no lo queremos.

Después de cerradas las puertas, uno de nosotros vendrá a decirte lo que hacen ellos.

¡Oh, será bonito verlos chasqueados!

Todos asienten y Jesús no opone resistencia.

Quizás el cansancio verdaderamente grande;

quizás el deseo de consolar a Lázaro, de darle todo el conforte antes de la lucha final;

contribuyen a que ceda.

Quizás también la necesidad real de mantenerse libre,

hasta que no se cumplan todas las obras que son necesarias

para que Israel no dude de su Naturaleza antes de juzgarlo como reo…

Lo cierto es que dice:

–                Pues así sea.

Pero no busquéis disputas.

Y evitad los embustes.

Mejor callad, pero no mintáis.

Ahora vámonos, que Martha nos llama.

Ven, Margziam.

Te encuentro con mejor aspecto…

Pasando un brazo en torno a los hombros del discípulo jovencito,

Se aleja hablando con él…

¿Invierno Nuclear?


PROFECÍAS Y REVELACIONES

Todos hemos oído hablar de la radioactividad y seguramente tenemos una idea de sus nefastas consecuencias para todo tipo de vida.

Una exposición a determinadas dosis o bien la ingesta de alimentos radiactivos puede provocar cambios en la estructura de las células, es decir que puede alterar el ADN,

teniendo en cuenta que los mas vulnerables son las personas mas jóvenes debido a que el organismo celular se renueva muy rápidamente y si alguna célula se vuelve cancerosa el tumor se desarrolla con mayor rapidez,

provocando una dolorosa muerte en un corto periodo de tiempo dependiendo del grado radiactivo.

Quizás muchos no logren comprender la gravísima realidad que el mundo entero está comenzando a padecer,

desestimando las pocas voces ajenas a los poderes mundiales que alertan de este peligro inminente para toda la Humanidad.

Hablamos primeramente y para que se comprenda en un orden científico y practico, una realidad tangible que no se puede negar.

LA RADIOACTIVIDAD NO CONTROLADA

TIENE CONSECUENCIAS IMPREDECIBLEMENTE DESASTROSAS

Y PERDURABLES POR MILES DE AÑOS.

La manipulación de la información en torno a este tema es vergonzosa y humillante,

los científicos traidores de la misma especie humana han desarrollado una ciencia de muerte,

aun a sabiendas de sus consecuencias.

La soberbia de políticos y jefes de estados, ignorantes y con sus conciencias obnubiladas por la ambición de poder,

han propiciado una industria de muerte, ejerciendo sus estrategias de desinformación sobre toda la Humanidad,

logrando crear una maquinaria sin la mínima objeción ni resistencia.

Como consecuencia de esto, la raza humana es poseedora de alrededor de 25.000 ojivas atómicas y aproximadamente 500 centrales termonucleares esparcidas en los 5 continentes, sin olvidar los depósitos de los residuos nucleares,

muchos de ellos enterrados en lugares desconocidos…

¿Y que significa esto ?

Simplemente que si se hiciera uso de solamente el 1% del arsenal nuclear declarado, se extinguiría la vida sobre el planeta tierra.

Es por ello que la amenaza hacia toda la humanidad se agudiza instante a instante ya que las tensiones entre las potencias Nucleares, especialmente en Medio Oriente, podrían dar inicio a una catástrofe planetaria incontrolable.

Luego del maremoto de Japón en donde fuera afectada la central atómica de Fukushima y ésta comenzara a esparcir grandes cantidades de radioactividad por tierra, aire y mar;

estamos viendo impávidos las primeras consecuencias de gravedad mas allá de las costas de Japón.

Y esto es solo un preludio de lo que YA NO se podrá evitar…

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

11 de Enero 2010

El mundo entero sufrirá;

así como pronto Miami sufrirá ante las nevadas que se aproximan.

Las temperaturas en Europa caerán con inclemencia.

Alerto a China, el mundo va a sufrir más.

Cambien, Mis hijos; que apremia el retorno del mayor número de almas hacia Mi Casa.

5 de Mayo 2010

El mal se esparce, escucharán lamentos humanos;

la Tierra se moverá nuevamente, será un pasar de la muerte, dejando la estela de dolor.

Dolor que arderá físicamente en el ser humano, en su piel, en su ser.

Este fenómeno, aunado a un acto del hombre contra el hombre, tocará lo más profundo de los Míos.

Las nubes no se mirarán ante el furor de la Naturaleza que cubrirá de nuevo a Europa.

4 de Julio 2010

EL AMOR Y LA FRATERNIDAD TIENEN QUE PREVALECER.

ÚNICAMENTE LA FE, EL AMOR DE UNOS A OTROS Y LA UNIDAD,

LOGRARÁN MANTENER A MI PUEBLO EN PIE

EN LOS PRÓXIMOS INSTANTES DE TRIBULACIÓN. 

El espectro de la Guerra se levanta con prontitud.

ES URGENTE DOBLAR RODILLAS.

Les invito a orar por Brasil, Japón, Estados Unidos, EUROPA.

5 de Noviembre 2010

Amados Míos: la Tierra se estremece y se estremecerá.

La mente de quienes no aman, esparcirá terror muy pronto.

El agua azotará con más fuerza.

Oren por Asia.

Oren por Europa.

Oren por Norteamérica.

Oren por Brasil.

Oren por Costa Rica.

LA NATURALEZA LES HABLA,

LES LLAMA A RETORNAR A MÍ.

9 de Septiembre 2010

La Tierra se estremecerá en uno y otro punto.

Oren por México, Tailandia, Europa, Centroamérica.

Oren, Oren unos por otros.

5 de Noviembre 2010

La Humanidad se acerca apresuradamente hacia la larga noche.

Tienen ojos y no podrán mirar.

El pecado dará a luz la oscuridad.

El frío calará el cuerpo desde las entrañas hacia fuera.

Amados Míos: la Tierra se estremece y se estremecerá.

La mente de quienes no aman, esparcirá terror muy pronto.

El agua azotará con más fuerza.

Oren por Asia.

Oren por Europa.

Oren por Norteamérica.

Oren por Brasil.

Oren por Costa Rica.

LA NATURALEZA LES HABLA,

LES LLAMA A RETORNAR A MÍ.

LOS SIGNOS NO SE HACEN ESPERAR,

RECONÓZCANLOS.

NO ESPEREN PARA CONVERTIRSE.

28 de Noviembre 2010

El Mal ha lanzado su dardo de odio sobre la Humanidad y ésta Me ha desconocido, siendo fácil presa.

Las mentes agigantadas por el poder se alían, causando dolor a los pueblos;

las fronteras se cerrarán.

Mis hijos continúan creando falsos ídolos. (Cfr. I Jn 5,21; I Tes 1,9;Is 44,9-10)

Se entregan a ellos aturdidos por las voces del placer y de falsos ideales que les llevarán a dar muerte a sus hermanos.

El Mal se esparce con el viento, envenenando las mentes débiles que desconocen Mi Amor.

Éstas, presas del Maligno, se enardecen contra sus hermanos.

Oren por Europa.

Oren por Asia.

Oren por Medio Oriente.

El agua continúa su paso.

La muerte se vestirá de blanco.

La Naturaleza no da tregua.

5 de Enero 2011

LAMENTAN MIENTRAS APARECEN

Y EN CUANTO LOS EMBATES DESAPARECEN,

REANUDAN EL VIVIR TOTALMENTE MUNDANIZADOS Y METALIZADOS.

Todo el Orbe será conmocionado duramente y es que Mi Amor por ustedes es infinito, y no deseo perderles.

 Es Mi Amor el que permite, es Mi Amor el que llama a través de la Creación.

Europa sufrirá grandemente.

Asia será conmocionada con millones de muertos.

América del Sur llorará, llorará nuevamente.

Y por su consecuencia, toda la Tierra nuevamente girará más aprisa.

Y es que el tiempo me ha solicitado permiso para caminar más de prisa.

Todo, todo lo revelado, está a un instante;

tanto así, al último suspiro de la Naturaleza y de la Creación en general.

20 de Mayo 2011

Amados hijos, despierten.

ES NECESARIO UN DESPERTAR EN ESTE ÚLTIMO INSTANTE.

LOS ACONTECIMIENTOS HAN ALCANZADO A LA HUMANIDAD.

SE CIERNEN YA, POCO A POCO SOBRE TODA LA HUMANIDAD.

Oren, oren por Estados Unidos.

Oren por Brasil y Chile.

Oren por Europa. Conocerá el dolor.

Mi Misericordia no se detiene y el hombre la desprecia.

24 de Junio 2011

ESTE ES EL INSTANTE DE MI ESPÍRITU,

PÍDANLO CON ARDIENTE FE PARA QUE LES GUÍE. 

Oren por Ecuador, oren unos por otros.

Oren por Japón, no le dejen en sus oraciones.

Oren por Estados Unidos, necesita de sus oraciones.

Oren por toda Europa, es urgente la protección.

27 de Julio 2011

Oren por el discernimiento de todos.

Oren por Puerto Rico, sufrirá.

Oren hijos, por Europa, la muerte asoma.

Humanidad, llamo a tu conciencia en este instante.

11 de Septiembre 2011

Se levantarán unos contra otros y el dolor se esparcirá por doquier.

Lo que el hombre ha creado con sus manos, se torna en horror para sí mismo.

Oren por Medio Oriente, el dolor se expande para la Humanidad.

Oren Pueblo Mío, oren por Europa.

¡Cuántos inocentes padecerán!

Oren amados Míos, oren, la Tierra se estremece, el dolor llega.

Las tinieblas han extendido su imperio.

Oren por Israel

30 de Noviembre 2011

Deben ser sol que nutra y alimente a sus hermanos;

sol que llegue hasta los íntimos rincones donde yace la oscuridad para dispersar la tiniebla.

Oren, Pueblo Mío, oren para que todos los hombres conozcan Mi Palabra y se acerquen a Mi Amor.

Oren, hijos Míos, oren, oren por Europa que sufrirá grandemente.

Oren, oren hijos Míos, para que la SEÑALES que enviaré.

Y se dispersarán por todo el firmamento sean miradas con fe.

18.09.2011

Gran calamidad habrá en todo el mundo, tan grande como nunca antes la han visto. 

Una gran explosión nuclear contaminará las aguas y dañará al hombre. 

La mano del hombre ha creado su propia destrucción.

No piensan con seriedad sobre las calamidades por las que pasará, Mi Pueblo, Mi Iglesia.

Algunos se encuentran tan cómodos en el mundo, en su vivir actual,

que dejan de lado LA VERDAD»  

21.10.2011

La Humanidad espera un ser que diga: “yo soy el Anticristo” y que se proclame a sí mismo como el Anticristo.

Esperan a que aparezca haciendo prodigios.

Pero los prodigios ya los está ejecutando poco a poco mediante todas las metodologías modernas,

como la tecnología, la ciencia mal empleada, la energía nuclear, los proyectos para destruir el planeta

y la alteración de la biología humana.  

Ha utilizado a los  gobiernos poderosos para crear sus redes y estrategias

para manipular a las masas, acercándolas cada vez más a la Guerra. 

 

23.11.2011

Debido al mal uso de la libertad, el hombre con su voluntad humana, ha creado monstruos como:

armamento, energía atómica, tecnología empleada para el mal, contaminación

y por ende, enfermedades en el cuerpo humano…

Con todo lo cual la Humanidad entera será flagelada y Mi Pueblo lo ignora.

Estos artefactos aseguran el dominio sobre toda la Humanidad.

Estos son los monstruos  que se están despertando y  levantando.

Monstruos creados por la ciencia, por la voluntad humana mal dirigida y mal empleada.

Monstruos que preparan la venida del enemigo del hombre, del maligno opresor del hombre, del Anticristo.

Monstruos que devastarán países enteros en segundos.

Monstruos que llevarán a la raza humana a retroceder  nuevamente, a iniciar de nuevo.

La Naturaleza será extinguida en segundos…

Y aparecerán enfermedades inesperadas que serán propagadas.

18.12.2011

El viento víctima del mal uso de la ciencia por parte del hombre,

dispersará  la contaminación emanada de  una planta nuclear.

El hombre en el insatisfecho deseo de poder, se atormentará a sí mismo.

Mi Corazón sufre por los inocentes que padecerán.

07.01.2012

La amenaza se mantiene sobre la Humanidad y algunos la esperan de arriba.

No, hijos, de arriba vendrá bendición.

La amenaza ha nacido del mismo hombre con el incremento del Mal

y mediante la manipulación atómica que devastará,

cuando la Tierra se estremezca.

10.06.2012

Existe un gran Caín en medio de una Humanidad ignorante de su realidad.

La energía nuclear es el Caín actual que arrebatará sin compasión la vida de los hombres

y devastará cuanto se interponga a su paso.

 

13.08.2012

LA CIENCIA SE HA UNIDO A LAS GRANDES POTENCIAS

PARA LLEVAR A MIS HIJOS A CREAR ARMAMENTO NUCLEAR

QUE TERMINARÁ CON MI CREACIÓN. 

El hombre de ciencia ha creado grandes adelantos en esta época

y el hombre, sintiéndose grandemente avanzado en la tecnología, ha sido incauto e insensato, dejándose llevar por ésta.

No ha sido consciente de que no ha progresado sino que ha retrocedido en gran medida,

ha retrocedido en todos los aspectos, alejándose de Mí, instante a instante. 

 29.04.2013

Amado Pueblo Mío, se levanta ante ustedes el gran Goliat de esta generación: 

LA ENERGÍA NUCLEAR.

Ésta causará estragos, será flagelo para todos los Míos, traspasará la piel y hasta las entrañas.

¡Cuánto dolor sufre Mi Corazón ante esto que les espera!

02.05.2013

¡Cuánto les He llamado a mirar lo que encierra la energía atómica!

Y no han atendido Mis Llamados elevando en conjunto la voz para que ésta no creciera más.

Ya las Naciones poderosas y las no poderosas cuentan con este horror, que mutilará a la Humanidad.

LA DESOBEDIENCIA DEL HOMBRE SERÁ SU PROPIO AZOTE…

 

18.08.2013

Las aguas las han contaminado con la energía nuclear.

Y los gobiernos guardan silencio…

12.01.2014

Ustedes, Pueblo Mío, que me siguen, que continúan a Mi Lado,

ustedes están preparándose para los eventos próximos.

Ustedes que han acatado Mis Órdenes, Mis Llamados y los de Mi Madre, dados anteriormente para este instante,

en los que Mi Casa les alertó sobre la contaminación por la radioactividad,

son testigos de cuántos se burlaban de Mí y de Mis Llamados.

Y vieron como en un instante, con un movimiento sísmico,

la radioactividad está siendo presa con más fuerza y está contaminando todo:

las aguas, el aire, la tierra misma, al hombre y ésta,

esta contaminación es uno de los Jinetes del Apocalipsis, que continuará avanzando y no se quedará en donde está.

 El hombre comprenderá que la energía nuclear

es uno de los grandes flagelos que ha creado en contra de sí mismo.

22.10.2014

El terror de aquellos que sí tienen consciencia de las consecuencias de la ciencia mal empleada

mediante la creación de la energía nuclear y la posesión de ésta en manos de países que serán flagelo de toda la Humanidad,

es lo que mantiene Mi Corazón dolorido,

ya que miro a Mis criaturas padeciendo a causa de este gran flagelo.

8 de Septiembre 2014

Pueblo Mío, ¡Despierta!…

¿Qué te has hecho, cómo me crucificas nuevamente alejándote de Mí?

Pueblo Mío, ora por Estados Unidos, el águila caerá, será intimidada por sus adversarios y herida;  oren por este Mi Pueblo.

Pueblo Mío, Europa será estremecida por el terrorismo, oren.

Pueblo Mío, oren por Chile, la tierra temblará.

La fuerza de la Naturaleza desea contrarrestar el paso del Mal para que Mis hijos despierten.

Aún así, no teman, continúen en Fe, que de Mi Casa llegará la bendición para Mi Pueblo.

El Mal no derrotará a Mi Pueblo,

Mi Pueblo es cobijado por el Manto de Mi Madre.

07.11.2014

LA ENERGÍA NUCLEAR MANTIENE UNA FINALIDAD,

HA SIDO CREADA PARA DESTRUIR

MASIVAMENTE A LA HUMANIDAD

sin distingos de clases ni de creencias. 

El espectro de la energía nuclear culminará con la destrucción del hombre por el hombre.

16.12.2014

El hombre haciendo mal uso de la ciencia,

en este instante posee el poder de destruirse a sí mismo por medio del flagelo más grande que pudo haber creado:

la energía nuclear.  

¿Han meditado, hijos que con las reservas de armas nucleares que se poseen en el mundo

lograrían exterminar la Tierra tantas veces como el hombre deseara?

¿No temen, hijos, a este poder nacido del Mal?

LA CRIATURA HUMANA INVOLUCIONA 

Y RETROCEDE CON SOLO PENSAR

QUE ESTAS ARMAS NO SE USARÁN…

EL HOMBRE,

EN SU DESEO DESMEDIDO DE PODER, 

NO CONSTRUYE LO QUE NO VA A UTILIZAR.

04.01.2015

El proceder del hombre en contra de Mi Voluntad le hará sufrir las consecuencias de su ciencia mal empleada,

cuando ésta se disperse como el viento,

dejando su estela de dolor en cada criatura humana a la que llegue.

Les menciono la energía nuclear y los nuevos inventos como armas bacteriológicas

que se preparan para disminuir la población mundial.

Coronavirus
Casos confirmados
634 855 050
Fallecidos
6 609 606
Actualizado: Sat, 12 Nov 2022 12:21:10 GMT

03.03.2015

Me mantengo con ustedes, mayormente en los instantes en que la locura del hombre le lleve a utilizar la energía nuclear,

gran flagelo de Mis hijos.

09.03.2015

Pueblo Mío, permanece atento antes de que el gran flagelo que ha creado el hombre,

hiera de muerte nuevamente a la Humanidad.

El hombre ha creado lo que usará:

la Energía Nuclear.

18.03.2015

He anunciado, y Mi Madre ha dado a conocer en diferentes países, que el hombre debe cambiar,

debe convertirse para evitar males mayores, pero ni Mi Madre ni Yo hemos sido escuchados.

No desean leer sobre la realidad en que viven,

al sentir comodidad en medio del pecado ensalzado para arrasar almas,

como la energía nuclear extermina al hombre.

23.05.2015

Todos los pueblos han sido subyugados por la mano del Mal.

Son pocos los que aún en medio del padecer, se mantienen fieles a Mí,

pero éstos son y serán perseguidos por los seguidores del Anticristo. 

El Mal no conoce límite.

El Mal llegará a herir a Mi Pueblo, no con una lanza, sino con el Herodes de esta generación:

la Energía Nuclear.

14.10.2015

Las grandes potencias que  creen regir a la Humanidad, se provocan unas a otras

y esto causará un desenlace fatal.

El hombre NO es consciente de la crudeza de una guerra.

NO ES CONSCIENTE

de la fatalidad y el exterminio al que llegaría la Humanidad con el uso de la energía nuclear.

El hombre no crea absolutamente nada que no vaya a ser utilizado para bien o para mal.

El uso que le ha dado la ciencia a la energía nuclear es la gran desolación de Mi Corazón.

La Humanidad padecerá grandemente sin buscarlo ni desearlo…

20.10.2015

El hombre de este instante en su gran mayoría desconoce el mal que genera la energía nuclear,

por este motivo la mira con desdén…

Hasta que llegue a su puerta y asome la letal creación del hombre,

ARRASANDO TODO A SU PASO 

Una nación en  segundos, será un pueblo sin habitantes.

04.12.2015

¡Ah!, Llegará la hambruna y no mirará clases sociales,

ante la contaminación que el hombre llevará mediante la energía nuclear,

feroz flagelo de la Humanidad.

06.03.2016

Oren, la energía nuclear causa en el hombre lo que éste no le ha solicitado:

enfermedades y  la contaminación sin precedentes,

expandiéndose por toda la Tierra.

07.04.2016

Pueblo Mío,

la energía nuclear continúa siendo el flagelo de los hombres. 

10.09.2017

Las acciones de unos hacia otros les llevarán a grandes conflictos en los países menos pensados.

La Humanidad ignora que los elementos se encuentran alterados

y estos alteran el normal proceder del hombre,

reflejándose en disturbios, protestas, amenazas, terrorismo, uso de armas nucleares…

El hombre actúa, no piensa.

 

29.09.2017

Por eso ustedes, generación insolente,

intentarán utilizar la tierra para sembrar

y la tierra ya no se encontrará disponible para ustedes.

A esta no le será posible servirle al hombre

que la contaminó con la energía nuclear.

26.01.2018

El pecado influye sobre lo que rodea al hombre,

hasta llegar a variar lo que antes era beneficioso para el vivir de la creatura humana.  

Se encuentran rodeados por quienes conociendo

que haciendo uso de la energía nuclear causarán una hecatombe sin precedentes;

la utilizarán sin pensarlo.

18.03.2018

No es necesario que levante Mi Mano para que esta generación sea purificada, ustedes se purificarán a sí mismos…

Han utilizado parte de la ciencia para crear artefactos para destruirse a sí mismos,

han utilizado la ciencia para la autodestrucción. 

Todos los gobernantes de las potencias del mundo

conocen el destino de esta generación si un solo país hace uso del armamento nuclear.

24.03.2018

Deben postrarse debido a que no logran pensar en la realidad en que se mueven.

La mayoría, presa del error, da rienda suelta a sus errores.

Las grandes potencias han abastecido de armamento peligroso a los países pequeños,

para que sean parte del caos.

El arsenal atómico supera el necesario para la destrucción de la Tierra…

Y aún así continúan construyendo más armamento bacteriológico y nuclear.

16.01.2019

Pueblo Mío, la mayoría de ustedes no ha laborado directamente en tanta destrucción del planeta,

pero no todos actuaron para detener tal destrucción.

Las grandes naciones, al llevar a cabo ensayos nucleares en la Tierra,

han alterado las fallas tectónicas cercanas a donde realizaron dichas pruebas

y estas fallas han alterado otras cercanas en algunas capas de la Tierra,

y a la vez provocando mayor calor hacia el centro de la Tierra que,

más que en otro instante, se ha calentado. 

Proponen crear en la Luna un banco de esperma para proteger a la humanidad en caso de una catástrofe

Publicado:

Los desastres naturales, las sequías, los riesgos de asteroides y el potencial inicio de una guerra nuclear, entre otros peligros, convierten la idea en una «póliza de seguro global moderna», aseguran los autores del proyecto.
Imagen ilustrativa

Un grupo de científicos ha propuesto construir bajo la superficie de la Luna un depósito que contendría células reproductivas de 6,7 millones de especies de la Tierra, incluyendo espermatozoides y óvulos humanos, informó The New York Post.

La inestabilidad de nuestro planeta deja en situación de vulnerabilidad a sus especies y obliga al establecimiento de una bóveda de semillas en el satélite terrestre lo más pronto posible, aseguró el pasado fin de semana Jekan Thanga y su equipo de la Universidad de Arizona, en EE.UU.

En el marco de la Conferencia Aeroespacial del Instituto Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE), estos ingenieros mecánicos explican que los desastres naturales, las sequías, los riesgos de asteroides y el potencial inicio de una guerra nuclear, entre otros peligros, convierten la idea en una «póliza de seguro global moderna».

En su presentación, titulada ‘Fosas lunares y tubos de lava para un arca moderna’, Thanga y su equipo plantean en concreto la construcción de refugios prefabricados dentro de unas fosas lunares descubiertas recientemente.

Esos lugares brindan las condiciones ambientales perfectas para el almacenamiento de las células reproductoras, ya que soportan «grandes cambios de temperatura», además de ofrecer protección ante amenazas como la radiación y los meteoritos.

Estos complejo de módulos cilíndricos estarían alimentados por paneles solares.

Este ‘arca’ preservaría las especies criogénicamente «hasta que la tecnología avance para luego reintroducirlas» en caso de ser necesario.

Se trata de un proyecto necesario, principalmente por el «grave peligro de extinción» en que se encuentran muchas plantas y animales actualmente. Ya «ha habido pérdidas rápidas en las últimas décadas», resalta Thanga.

En cuanto al trasporte de las muestras hasta la Luna, Jakan estima que para lograr el objetivo y abastecer por completo el depósito se necesitarían 250 vuelos espaciales.

A modo de comparación, la construcción de la Estación Espacial Internacional requirió en su momento 40 lanzamientos.

El concepto de una bóveda de semillas no es desconocido.

En la isla ártica de Spitsbergen, en el archipiélago noruego de Svalbard, se ubica el renovado Banco Mundial de Semillas, también conocido como la ‘bóveda del fin del mundo’. Inaugurado en 2018.

Tiene como objetivo conservar la biodiversidad agrícola del planeta. Aquí, los científicos almacenan semillas congeladas de los cultivos más importantes del mundo con el fin de proteger este material genético de posibles desastres.

INVIERNO NUCLEAR

¿CUÁLES SERÍAN LAS CONSECUENCIAS

CLIMÁTICAS Y AMBIENTALES DE UN CONFLICTO NUCLEAR ?

Se estima que en la actualidad la raza humana guarda unas 26,000 armas nucleares almacenadas en más de 111 lugares distintos

repartidos por 14 países, lo que nos otorga el dudoso honor de tener la capacidad para exterminarnos varias veces.

Se han declarado oficialmente como potencias nucleares los siguientes países :

USA, RUSIA, CHINA, INGLATERRA, FRANCIA, INDIA, PAKISTÁN, COREA DEL NORTE,

Y no oficialmente se reconoce ISRAEL, se presume además que otros países tengan armamento nuclear no declarado.

Mirando estas cifras es difícil no pensar en la fragilidad de nuestra «civilización».

Más allá de crisis medioambientales y económicas, el holocausto nuclear sigue siendo la amenaza más grave a la que nos enfrentamos.

Alan Robock, del Departamento de Ciencias Medioambientales, de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, confirmó recientemente en una  conferencia  junto a un equipo de prestigiosos investigadores norteamericanos y rusos,

la teoría del «invierno nuclear»

…Las ciudades arderían durante semanas e incluso meses extendiendo una vasta nube de cenizas que pintaría el cielo de negro.

Los hongos de las explosiones termonucleares elevarían nubes de polvo y humo a altitudes estratosféricas donde permanecerían en suspensión durante años, velando la luz solar.

Las temperaturas en la Tierra bajarían drásticamente a las pocas semanas.

Por lo menos durante uno o dos años la insolación sería débil.

Tras este desastre emergería un mundo helado y yermo en el que el 90 por ciento de las cosechas mundiales se habrían malogrado.

Y la capacidad de generación de energía habría disminuido a más de la mitad.

Sin medios para calentarse, las ciudades se convertirían en témpanos de cemento abandonados por la fuerte hambruna subsiguiente.

No es la parodia del Apocalipsis, sino el mundo que validan los modelos científicos si estallara solo el 1 por ciento de las bombas atómicas que existen hoy en el planeta. 

Bastaría un conflicto entre la India y Pakistán, dos países que poseen armas de esa naturaleza, para que se hiciera realidad la pesadilla que los investigadores han llamado «invierno nuclear.

Afortunadamente tal teoría jamás se puso a prueba —dijo el científico, pero la única garantía de que eso no ocurra en el futuro es que se destruyan todas las armas nucleares.

Mientras ellas estén ahí, nos seguirán preocupando los accidentes, los malos cálculos y la gente loca que pueda tener estas armas en su poder».

El calentamiento Global y la contaminación son problemas serios, pero la mayor amenaza que gravita en estos momentos sobre la especie humana son las armas nucleares».

Y acto seguido muestra estas dos imágenes.

La primera, dice, es «nuestro hermoso planeta».

La segunda, lo que podría llegar a ser tras una contienda nuclear:

el humo cubriría la Tierra, bloqueando el sol, haciendo de la superficie un páramo frío, oscuro y lleno de polvo.

 

Todo el auditorio se sobrecoge.

La realidad es que hoy el arsenal nuclear tienen un poder explosivo 10 000 veces mayor que todas las armas utilizadas durante la Segunda Guerra Mundial.

Si toda esta cantidad de armas disponibles hoy se divide entre los más de 6 000 millones de habitantes del planeta —afirma Robock—, cada ciudadano tendría derecho aproximadamente a 750 kg de TNT.

«¿No es esto algo loco?».

Aquí una foto de cómo quedó Hiroshima tras el ataque Nuclear, la bomba tenía 15 Kilotones que es tres millonésima del actual arsenal.

Los sobrevivientes recuerdan el fuego y el humo.

¿A dónde fueron todos los edificios y todas las casas?

Pues «se quemaron y se convirtieron en humo!».

Desafortunadamente tenemos ejemplos de que una explosión nuclear  produce fuego y destrucción a cientos de kilómetros a la redonda», asegura.

Robock ejemplifica con otras pruebas nucleares, que confirman sus teorías. 

«En nuestros estudios hemos llegado a la conclusión de que si llegan a lanzar 100 bombas de 15 Kt —que equivale a menos del 1 por ciento del arsenal nuclear del planeta—,

morirían casi instantáneamente 20 millones de personas debido a los efectos directos.

(y un número incalculable posteriormente).

Serían inyectados en la atmósfera 5 Teragramos de humo», afirma.

LUCHAR PORQUE HAYA CONCIENCIA DE ESTE PELIGRO

2055 DETONACIONES NUCLEARES HASTA EL AÑO 1998

Robock tiene una explicación al silencio que ha padecido esta teoría:

«Negación —dice—. Es algo tan horrible que las personas no quieren pensar en esto.

Es más fácil simular que no existe.

«La única forma de evitar esto sería deshacernos de las armas nucleares», concluye.

¿Lograremos comprender los urgentes llamados del Cielo y superar nuestra adolescencia como especie?

¿O sucumbiremos al fuego nuclear?

FUENTE: https://www.revelacionesmarianas.com/nuclear.html

650 Dos Oasis de Paz


IMITAR A JESÚS ES EL EJEMPLO QUE SALVA

485a Jesús llega con los apóstoles a Betania

Jesús está con las hermanas de Lázaro, en el quiosko de los jazmines, de la residencia de Bethania.

María Magdalena dice:

–             Nosotras…

Nosotras que sabemos muchas cosas,

que no se las decimos a Lázaro para no causarle dolor,

teníamos menos esperanza…

Porque pensábamos que no venías para escabullirte de los que te buscan…

Martha sí pensaba mucho esto.

Yo menos, porque… yo, si estuviera en tu lugar, desafiaría a los enemigos.

Yo no soy de esas que tienen miedo de los hombres.

Y ahora ya no tengo miedo tampoco de Dios.

Sé cuán bueno es para con las almas arrepentidas…

Termina María mirándolo con su mirada llena de amor.

Jesús pregunta:

–                ¿De nada tienes miedo, María?

–               Del pecado…

Y de mí misma…

Tengo siempre miedo de volver a caer en el mal.

Creo que Satanás me debe odiar mucho.

–               Tienes razón.

Eres una de las almas más odiadas por Satanás.

Pero eres también una de las más amadas por Dios.

Recuerda esto.

–               ¡Lo recuerdo!

¡Es mi fuerza este recuerdo!

Recuerdo lo que dijiste en casa de Simón.

Dijiste:

«Mucho se le perdona porque mucho ha amado»

Y a mí:

«Te son perdonados los pecados.

Tu fe te ha salvado.

Ve en paz».

Dijiste «los pecados».

No muchos.

TODOS.

Y entonces pienso Dios mío, en tu amor a mí, sin medida.

Pues bien, si mi pobre fe de entonces,

como la que podía haber nacido en un alma gravada de culpas, obtuvo tanto de Ti,

¿Mi Fe de ahora no podrá defenderme del Mal?

–               Sí, María.

Vela por ti misma y vigílate.

Es humildad y prudencia.

Pero ten fe en el Señor.

Él está contigo.

Entran en casa.

Marta va a ver a su hermano.

María quisiera servir a Jesús.

Pero Jesús quiere antes ir donde Lázaro.

Y entran en la habitación en penumbra en que se consuma el sacrificio.

Lázaro al verlo, exclama:

–                ¡Maestro!

–                ¡Amigo mío!

Los brazos esqueletados de Lázaro se extienden hacia arriba;

los de Jesús, hacia abajo para abrazar el cuerpo del amigo que languidece:

Se funden en un largo abrazo.

Luego Jesús coloca de nuevo al enfermo sobre las almohadas y lo contempla con piedad.

Pero Lázaro sonríe.

Está feliz.

En su rostro deshecho por el dolor,

sólo resplandecen vivaces los ojos hundidos,

iluminados con la alegría de tener allí a Jesús.

El Maestro le dice amorosamente:

–               ¿Lo ves?

He venido.

Y para estar mucho contigo.

Lázaro exclama:

–                ¡No puedes, Señor!

A mí no me dicen todo.

Pero sé lo suficiente, como para decirte que no puedes.

Al dolor que te causan, añaden el mío;

mi parte, no concediéndome expirar entre tus brazos.

Pero yo que te quiero, no puedo por egoísmo tenerte a mi lado, en el peligro.

Tú…

Ya he dado disposiciones…

Debes cambiar siempre de lugar.

Todas mis casas están abiertas para Ti.

Los custodios han recibido órdenes, como también los encargados de mis campos.

Pero no vayas al Getsemaní para estar allí un tiempo.

Está muy vigilado.

Me refiero a la casa.

Porque a los olivos, especialmente a los de arriba, puedes ir.

Y por muchos caminos, sin que lo sepan.

¿Sabes que Margziam está ya aquí`?

Algunos le hicieron preguntas mientras estaba en la almazara con Marcos.

Querían saber dónde estabas y si venías.

El muchacho respondió muy bien:

«Es israelita y vendrá. Por dónde, no lo sé, porque lo dejé en el Merón»

Así ha impedido que te tachasen de pecador y no ha mentido.

–             Te lo agradezco, Lázaro.

Seguiré tu consejo.

Pero de todas formas, nos veremos con frecuencia.

Lo sigue contemplando.

–                  ¿Me miras, Maestro?

¿Ves cómo me he quedado?

Como un árbol que se despoja de hojas en otoño yo, cada hora que pasa,

me despojo de carne,

de fuerza y de horas de vida.

Pero digo la verdad diciendo que, si siento el no vivir lo suficiente para ver tu triunfo,

exulto por marcharme para no ver -impotente como soy para frenarlo-

el odio que aumenta en torno a Ti.

–                 No eres impotente; nunca lo eres.

Eres providente para con tu amigo aun antes de que Él llegue.

Tengo dos casas de paz.

Y podría decir: igualmente queridas: la de Nazaret y ésta.

Si allí está mi Madre, el amor celeste casi cuanto el Cielo por el Hijo de Dios,

aquí tengo el amor de los hombres por el Hijo del hombre.

El amor amigo, creyente, venerante…

¡Gracias, amigos míos!

–               ¿Es que tu Madre no va a venir?

–               Al principio de la primavera.

–               ¡Oh, entonces yo ya no la volveré a ver!…

–               No.

la verás.

Yo te lo digo.

Me debes creer.

–               En todo, Señor.

Hasta en las cosas desmentidas por los hechos.

–               ¿Margziam dónde está?

–                En Jerusalén con los discípulos.

Pero viene aquí al atardecer.

Dentro de poco.

¿Y tus apóstoles?

¿No están contigo?

–               Están allá, con Maximino.

Que está atendiendo su cansancio y extenuación.

–              ¿Habéis caminado mucho?

–                Mucho.

Sin tregua.

Ya te contaré…

Ahora descansa.

Entretanto, te bendigo.

Y Jesús lo bendice y se retira.